null: nullpx
Cargando Video...

Como Dice el Dicho - 'En las penas y afanes'

Univision24 Jul 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

mariana: ¿qué tanto lees, eh?

no hay recreo

que no te vea sentado leyendo.

¿no vas a decir nada?

adrián: ¿qué--qué--qué quieres

que te diga?

clementina: sí lo besó.

mariana: listo, ya lo besé.

¿satisfechas?

[ríe]

adrián: mariana, ¿po--por qué

lo hiciste?

¿por qué?

mariana: ay, adriancito,

perdí una apuesta.

ni creas que me gustas, ¿eh?

adrián, adrián,

por favor reacciona.

es el último año

de la secundaria, ¿sí?

madura.

miguel: ¿qué pasó, campeón?

ya te vi que andas de matador.

adrián: ¿yo--yo?

miguel: neta que no sé

cómo le haces

para sacar tantos dieces

si eres re menso.

no, no es cierto, mi adri,

sabes que es broma.

oye, te estaba preguntando

qué onda con mariana.

¿sí andan?

porque vi el tremendo besote

que se dieron, ¿eh?

adrián: ella lo hizo

por una apuesta.

hoy parece que dejé

de ser invisible.

primero ella me habla

y luego tú.

miguel: no exageres.

es que no se había dado

la oportunidad.

por eso, pero no por otra cosa.

raúl: ¿qué onda, miguelón?

aléjate de este ñoñazo,

no te vaya a pegar

lo antisocial.

miguel: ey, ey, ey,

bájale de jaula con mi amigo,

¿eh?

raúl: [ríe]

¿amigo?

mariana: discúlpame, discúlpame,

todo por venir tonteando

con esta app que me bajó

clementina.

miguel: ¿y qué tanto te escribe?

¿es tu novio o qué?

mariana: y a ti te encantaría

que te contara, ¿no?

miguel: bien sabes que me gustas

un buen.

¿cuándo me vas a pelar?

mariana: ¿sabes cuándo?

cuando aprendas a sacar bien

una raíz cuadrada.

bueno, está bien, para que veas

que no soy tan mala onda

me conformo con que aprendas

a dividir bien.

miguel: eh, bueno, por lo menos

yo sí te digo las cosas

cara a cara,

no como el matado ese.

"ay, sí, soy muy culto".

mariana: el sí sabe sacar

raíz cuadrada.

isabel: aquí están

los dos americanos.

descafeinado para usted,

y para ti muy cargado, abuelo.

don tomás: gracias.

ernesto: ay, isabelita,

tú siempre tan atenta.

oye, ¿no tendrás por ahí

unas galletitas que te sobren?

isabel: claro que sí,

¿cómo no?

don tomás: no, no, no.

no le traigas nada

de galletitas.

por tu diabetes

no puedes comer nada,

nada de azúcar.

isabel: pero, abuelo, espérate.

acabo de aprender justo

en la escuela

a hacer un pastel sin azúcar

que es para personas

con diabetes.

así que si quiere

le traigo una rebanadita,

¿se le antoja?

ernesto: claro que se me antoja.

isabel: perfecto.

ernesto: mira, así hago tiempo

mientras llega mi nieto.

hoy quedé de que nos veíamos

aquí.

isabel: muy bien, enseguida.

don tomás: ¿y cómo va adrián?

sabes que siempre que lo veo

me acuerdo del accidente

de sus papás y no puedo evitar

sentir pena por él.

ernesto: ay, hermano,

ya pasaron tres años

de la muerte de mi hija

y mi yerno.

lo que le hace falta a adrián

es impregnarse de vida.

mira, es muy inteligente,

pero sabes cómo le cuesta

ser sociable.

don tomás: a mí se me hace

un buen muchacho.

a veces no interactúa

mucho con la gente,

pero se ve que le echa ganas.

ernesto: hola, hijo.

ya saliste de la escuela.

don tomás: ay, adrián,

discúlpame por lo que dije.

adrián: no--no se preocupe,

don tomás.

yo--yo sé que no soy normal

como los demás.

hoy una chava en la secundaria

se sacó de onda

por--por como soy.

ernesto: mira, como dice

mi amigo aquí presente,

cada persona es un mundo.

imagínate que todos

fuéramos iguales.

oye, nunca me habías contado

de ninguna muchachita, ¿eh?

adrián: pues es que mariana

nunca se había fijado en mí.

y--y no creo que lo vuelva

a hacer.

es que ella es tan bonita,

ella es tan popular,

todo mundo la quiere.

don tomás: pues no te angusties,

adrián.

siempre hay una respuesta

para un predicamento.

bien lo dice el dicho:

"en las penas y afanes,

consulta los refranes".

¿o no?

ernesto: sí, sí.

adrián: mariana,

muchas veces he escrito

en tu ausencia.

o muchas veces

he soñado en acercarme

y confesarte todo.

ay.

a ver, como dijo don tomás,

"en las penas y afanes,

consulta los refranes".

pues, ¿qué refrán le puedo decir

para que se enamore de mí?

ernesto: ey, ey, ey.

ya, por cierto, ¿me vas a contar

de--de la--esa amiguita

que me dijiste en el café?

orale.

adrián: mira, abuelo,

te cuento cuando dejes

ese tequilita.

¿no escuchaste al doctor

que el alcohol te puede hacer

mucho daño por tu diabetes?

ernesto: ay, ay, ay,

pero si solamente me tomo

de dos a tres al día, hombre,

por favor, hombre.

no me la cambies.

¿sabes qué?

siéntate y platícame

sobre tu amiguita.

adrián: bueno.

ernesto: orale, eso.

adrián: a ver.

ella me gusta desde el primer

año de secundaria.

aunque no creo que le interese.

aunque hoy me dio un beso.

bueno, fue por apuesta.

ernesto: pues, mira,

con perdón de tu abuelita,

pero cuando yo tenía tu edad,

era yo un galanaso.

bueno, a veces no sabía

qué hacer para que--

para que no me siguieran,

con eso te digo todo.

adrián: ¿crees que le tengo

que decir lo que siento?

es que he intentado escribirle,

pero no sé cómo dárselo.

ernesto: uy.

y por cierto que cómo olvidar

aquellas mujeres

que me pagaban el helado

con tal de que no--

¿qué?

adrián: ¿sabes qué, abuelo?

tengo que hacer mi tarea.

buenas noches.

ernesto: espérate, espérate,

espérate.

pero si apenas estoy platicando

el inicio de la historia.

ven, escúchame, siéntate,

aprende.

vámonos, rara vez platicamos,

hombre.

adrián: abuelo, es que siempre

tienes historias que contarme.

pero a mí,

a mí nunca me escuchas, nunca.

ernesto: pe--pe--pe--tú siempre

tan dramático.

a ver, siéntate, siéntate.

digo, ¿y quieres que me calle?

como decía tu mamá.

no, no, no, no le pidas

peros al almo,

así es que siéntate, escúchame

y aprende.

orale.

mira, adrián, adrián, adrián,

no sabía que te pone mal

cada vez que hablo.

ella era tu mamá, era mi hija.

mira, recordarla no es

faltarle el respeto, ¿eh?

a ver.

adrián: di--discúlpame, abuelo,

pe--pero tengo que hacer tarea.

buenas noches.

ernesto: ah.

ya la regué.

miguel: te digo que esa

marianita me trae ganas.

raúl: más bien el que le trae

ganas es otro.

lo que no entiendo

es para qué quieres usar

al ñoño ese.

¿no has visto cómo se siente

el muy muy cada vez

que le entregan calificaciones?

miguel: mira, no vas a ir

de chismoso con los demás.

raúl: ah, pues tranquilo,

carnal.

miguel: vi cómo mariana

besaba a la cucaracha esa.

raúl: o sea que el tetísimo ese

se agarró a besos a marianita.

y tú no hiciste nada.

miguel: no podía hacer nada,

iba a quedar como un tonto

frente a ella.

pero no me la va a ganar.

solamente tengo que asegurarme

de que así sea.

raúl: sí, porque no vaya a ser

la de mala si no logras [...]

antes de que salgamos

de la secundaria.

miguel: me vas entendiendo.

mira, se me ocurrió algo,

pero tienes que echarme

la mano.

raúl: va, va.

adrián: perdóname, perdóname.

mariana: adriancito, adriancito,

si la que te empujó fui yo.

no, no, no, chiquito,

esta vez no se repite

lo de ayer.

o al menos, yo no soy

la que da el primer paso.

adrián: oye, mariana,

no sé si--si--este--si quieras--

entrar a clase.

es que ya--ya es tarde.

raúl: ey, ey,

¿adónde tan rápido, teto?

>> te están hablando, teto.

adrián: yo no te he hecho anda,

raúl.

ya déjame en paz.

[gime]

raúl: yo no te he hecho nada.

[ríe]

dame tu tarea de mate.

adrián: no, no,

no seas así, raúl.

mi tardé toda la tarde

haciendo esas ecuaciones

y hoy es el examen final.

raúl: igual y si te portas bien

te dejo sacarle copias

a mi nuevo cuaderno.

¿qué, qué, qué, qué?

¿quieres decir algo o qué? ¿eh?

y en tu mugrienta vida

me quieras poner un dedo encima,

teto.

[ríe]

miguel: ¿y ahora tú

qué te traes?

adrián: nada, no me pasa nada.

miguel: ¿estás seguro?

parece que querías meter

la cabezota en un soga,

traes el cuello súper rojo.

adrián: lo que pasa

es que me rocé el cuello

por la camisa.

eso es todo.

miguel: mira, yo también pasé

por esto.

y si alguien que te está echando

carría nada más dime

y le parto la cara.

adrián: ¿en serio

harías eso por mí?

miguel: pues para eso

están los meres cuates, ¿no?

clementina: y entonces el sonso

no te dijo anda más

que "hay que entrar a clase".

mariana: no te burles,

clementina.

yo estoy casi segura

de que la próxima vez

que me lo encuentre solito

se va a atrever

a invitarme al baile.

clementina: yo la neta

no lo creo, mariana.

ni siquiera te ha invitado

al cine y tú ya haciéndote

ideas de que van a ir juntos

a la fiesta.

mariana: no, no,

tú confía en mí, clementina,

¿sí?

te juro que él lo va a hacer.

clementina: ¿habiendo tantos

que se mueren por ti?

yo no sé qué tanto

le ves a adrián, ¿eh?

mariana: no sé,

es que este año me di cuenta

que adrián es...

es como--es especial, ¿sí?

le encanta leer, es inteligente.

además, no es peleonero.

aunque a veces se mete mucho

en su mundo y como no pela

nada ni a nadie.

clementina: ay,

¿quién te entiende?

te gusta que sea ñoño

y que viva en su propio planeta,

pero también te agobia

que no te haga caso.

mariana: pues sí,

pero es que no sé--

¿esos dos juntos?

qué raro.

clementina: andale,

tus dos galanes.

mariana: [ríe]

clementina: oye, ¿qué vas a

hacer si miguel se te adelanta

y te dice que vayan juntos

a la fiesta?

digo, por lo que me has contado

también tiene tu corazoncito,

¿no?

mariana: bueno, sí.

miguel no es feo

y sé que a veces yo le doy alas,

pero de eso a andar con él,

clementina, no inventes.

es todo lo contrario a adrián,

es torpe, inmaduro, inculto

y--no sé.

clementina: no, no sólo

porque haya reprobado un año

significa que sea tan tonto,

¿eh?

mariana: tan tonto.

pues a ver si no se gradúa

cuando nosotros terminemos

la prepa.

[ríe]

adrián: es que mi abuelo

se la pasa horas platicando

con don tomás

y compitiendo a ver quién sabe

más dichos.

miguel: ¿vives con él?

adrián: pues sí.

bueno, desde que mis papás

murieron.

miguel: ¿y eso?

adrián: bueno,

tuvieron un accidente

y pues no la libraron.

miguel: oye, nunca había venido

a esta cafetería.

está bien chida, ¿eh?

adrián: ¿nunca habías venido

a leer o a ver a la gente pasar

mientras te tomas algo?

miguel: ¿a leer?

eso nunca.

lo de la gente sí,

nada más que por la cuadra

de mi casa con mis cuates,

y en vez de café unas chelas.

adrián: pues es que yo no tengo

amigos ni--ni en mi casa

ni en la escuela.

miguel: ¿y yo qué?

es más, para que veas

que soy tu cuate,

estuve pensando

en lo de tu problemita,

ese de que eres medio raro,

y encontré la solución.

adrián: ¿cuál?

miguel: eso de que andes

creyendo en esas tonterías

de los dichos y los refranes,

tú confía en mí

para tu problemita.

isabel: hola.

¿les doy la carta

o ya saben qué ordenar?

ernesto: ay.

ey, ey, ey, y ahora tú,

¿y adónde vas tan peinadito?

adrián: voy a dar la vuelta,

abuelo.

oye, abuelo, un favor.

este, ¿me podrías prestar

dinero?

es que necesito completar.

ernesto: ¿dinero? ¿dinero?

yo no te puedo dar dinero,

hombre, no tengo, hombre.

además ya te di lo de tu semana,

¿no?

adrián: es para algo importante,

abuelo.

ernesto: no, no,

yo no tengo dinero,

así que ya estuvo, ya.

vale.

adrián: ¿y cómo no vas a tener?

si todo lo tienes

para tu tequila.

ernesto: ioyeme!

ioyeme, muchacho--!

ifaltándome el respeto!

¿qué tiene mi tequila?

es alucinante.

[música]

[música]

miguel: oye, adrián,

te saliste corriendo como bala,

¿qué pasó?

adrián: pues es que estaba

a punto de animarme

cuando la chava dijo un dicho

que mi mamá siempre decía

y pues no sé, me bloqueé

y ya no hice nada.

miguel: tú y tus dichos.

o sea, no estoy diciendo

que estén mal,

es sólo que no está bien

que te pongas todo menso

cada vez que escuchas uno.

mira, yo sólo quería ayudarte,

y perdón si la regué.

adrián: no, no, no te preocupes,

yo sé que lo hiciste

por ayudarme,

pero pues no está padre

así perder [...]

yo lo quiero hacer

con alguien especial.

miguel: no me digas

que te estás guardando.

no te me asustes, es pura broma.

¿y tienes alguien en mente?

adrián: pues es que tú sabes

quién me gusta.

miguel: ¿mariana?

adrián: sí.

digo, no es que la quiera

para tener relaciones,

pero es que sí me gusta mucho.

miguel: te voy a decir algo.

tú deberías buscarte

alguien más a tu estilo.

adrián: pero ¿por qué?

¿crees que no tengo oportunidad?

miguel: no, yo lo único

que te estoy diciendo

es que no te claves.

ahí está clementina,

ella es más como tú,

le gustan los libros

y--y todas esas cosas.

adrián: pero yo por la que muero

es por mariana.

miguel: bueno, allá tú.

luego no digas que no te advertí

cuando te batee.

adrián: buenas noches, abuelo.

ernesto: a ver, a ver, a ver,

¿de dónde vienes, hijo?

ya viste--oye, ¿por qué traes

esas fachas?

adrián: como si te importara.

no me pasa nada.

ernesto: estuve a punto

de hablarle a la policía.

adrián: sí, abuelo,

te iban a hacer caso, ¿no?

apestas a alcohol.

ernesto: mira, tú no eres nadie

para juzgarme, ¿eh?

¿tú crees que ha sido fácil

cuidarte?

desde que el maldito tráiler

mató a mi hija y a mi yerno,

nomás veo cómo creces.

¿sabes?

ino sé qué hacer!

¿entiendes?

adrián: ite he dicho mil veces

que no hables de ellos!

y menos cuando estás borracho.

ernesto: mira, escúcheme eso.

yo por lo menos los recuerdo,

tú rara vez hablas de ellos.

¿sabes qué?

no hace daño

recordar a nuestros muertos,

sino todo lo contrario.

adrián, tienes que salir

de esa caparazón.

adrián: y si no quiero,

¿qué, abuelo?

ernesto: te puedes

quedar ahogado

en esa tragedia que tenemos.

adrián: tú, abuelo,

tú te estás ahogando en vida.

ernesto: oye, iven para acá!

[llora]

adrián: todos creen

que no puedo ser mejor

de lo que soy.

ay, tengo que participar.

[teléfono]

miguel: ay, ¿qué querrá

este ñoñazo?

¿qué pasó, mi adrián?

ya te hacía roncando

a estas horas.

adrián: sólo quería agradecerte

lo de hace rato.

creo que sí funcionó.

bueno, en parte.

miguel: ¿en serio?

bueno, si--si saliste corriendo

como si hubieras visto

al diablo.

adrián: me voy a animar

a participar en el concurso

de fin de año.

miguel: ¿y cómo le vas a hacer?

si a duras penas

te conocen en nuestro salón.

a menos que se lo dediques

a la que te presta

los libros en la biblioteca.

digo, sí está chida la idea,

¿eh?

si quieres yo te puedo ayudar,

puedo leerlo

antes de que lo entregues.

adrián: ¿neta harías eso por mí?

miguel: pues claro,

para eso soy tu amigo, ¿no?

adrián: no, pues mil gracias,

miguel.

nunca había tenido un amigo

como tú.

bye.

miguel: un amigo como yo.

[música]

[música]

clementina: no puedo creer

que ya estamos a nada

de que sea la graduación.

y pensar que tres años

odié la escuela.

pero creo que ya la empiezo

a extrañar.

mariana: yo sólo espero

que el discurso de este año

no esté todo sin chiste

como el de la generación

que salió el año pasado,

porque les juro, niñas,

que si está aburrido,

soy capaz de salirme

del auditorio a medio discurso.

[ríe]

miguel: cuando escuches

el discurso que preparé

no vas a tener que preocuparte

por eso.

mariana: ah, ¿tú escribes?

esa sí es noticia.

[ríe]

vamos.

adrián: mira lo que escribí.

miguel: a ver.

"compañeros, maestros, papás--"

oye, está buenísimo,

seguro ganas.

pero no lo puedes

presentar a mano.

adrián: ay, ¿crees que esté mal

si lo entrego así?

es que la computadora

de mi abuelo no sirve

y pues no la ha mandado

a componer.

miguel: cúbreme esta hora

con la maestra

y yo te lo paso a compu.

adrián: no, no, no, ¿cómo crees?

el salón de compu está cerrado

y hoy no hay clase.

miguel: tú confía en mí.

raúl: me costó unos pesitos,

¿eh?

pero la conserje me abrió

el salón y pude pasarlo

rápido a la compu.

miguel: con este discurso

ya seguro tengo a marianita

y su cinturita.

raúl: me cae que esa chavita

te echó bujería, caray.

nunca te habías puesto así

por alguien.

miguel: no, no, es que a mí

nadie se me va viva.

si no fuera porque cree

que el tarado ese es inteligente

e interesante,

ya la tendría bien segura.

raúl: pues apúrale a llevarle

el discurso al profe,

no vaya a ser que se aparece

el ñoño ese y te arruina todo.

miguel: gracias por echarme

la mano, ¿eh?

ya te debo varias.

raúl: tú tranquis, mi mike.

ya luego me lo pagas

con una patona.

profesor: ¿cuántas veces

le he dicho que no puede llegar

después de la hora?

¿cuántas, adrián?

adrián: pe--perdón, profesor,

es que estaba esperando

a un amigo--

profesor: a ver, a ver, a ver,

tómese su tiempo y cuéntenos.

¿qué es tan urgente

para que el señorito

interrumpa mi clase?

adrián: es que estaba--

profesor: a ver, a ver,

a todo mundo,

que todo mundo escuche, ándale.

adrián: es que estaba preparando

un discurso.

voy a participar.

profesor: [ríe]

sí sabe que tendría que leerlo

delante de muchas personas,

¿verdad?

capaz que le da un ataque

de pánico y deja en ridículo

a la escuela.

siéntese por favor,

siéntese mejor.

miguel, pasa a leer

lo que escribiste.

miguel: sí.

profesor: y por favor, lee bien.

miguel: "compañeros, maestros

y papás, el día de hoy

termina un ciclo,

pero comienza otro.

los retos no han sido pocos,

pero hemos logrado

salir adelante

y mirar con esperanza

y con ilusión el nuevo camino

que se presenta

en nuestras vidas.

hoy decimos no adiós,

sino hasta luego

a este recinto

que nos ha visto crecer--"

profesor: pásale.

miguel: "estoy seguro

que lograremos

demostrarle al mundo

que las cosas pueden ser mejores

y que nuestra generación

trabajará para volverlo

realidad.

les agradezco, compañeros,

su dedicación, su compromiso

y sus sueños.

nunca olvidaré

estos tres años de vida".

todos: [aplauden]

raúl: profe, profe,

ya no tiene que armar

el concurso,

que lo diga miguel.

¿sí no?

que lo diga.

todos: que lo diga, que lo diga.

profesor: tus compañeros

te lo piden, ¿no?

todos: que lo diga, que lo diga.

raúl: campeón.

adrián: ¿po--por qué lo hiciste?

dijiste que ibas a ir

a imprimir mi discurso,

no que lo ibas a hacer pasar

como tuyo.

miguel: mi--mira, te juro

que yo no hice nada.

to--todo fue un malentendido.

a ver, ¿por qué iba a querer yo

hacerte algo así?

adrián: ¿malentendido?

si todo estuvo muy claro.

miguel: yo iba llegando

al salón para entregarle

el discurso,

te juro que yo no hice

nada malo.

adrián: ¿y luego?

miguel: pues, creyó que yo

lo había escrito y me lo quitó.

adrián: ¿y por qué no le dijiste

que no era tuyo?

como dice el dicho:

"no hagas cosas buenas

que parezcan malas".

miguel: mira, es que sí

lo intenté, pero ya lo conoces,

no quiso creerme.

¿o qué? ¿crees que te estoy

echando mentiras?

adrián: no, pues es que no sé

qué creer.

yo confié en ti, como mi cuate,

y eso no está chido.

miguel: mira, ya, ya, ya,

si quieres mañana voy,

lo arreglo todo y ya.

adrián: no, no, no,

pues ¿ya qué?

de todos modos,

todo mundo dice que lo dices

mejor que yo.

pues creo que tienen razón.

miguel: pues como quieras.

la verdad no quiero

perder a mi amigo

por una tontería que no hice.

ernesto: iamigo! iamigo!

[ríe]

¿qué vamos a discutir hoy?

don tomás: mira, mira nada más.

isabel, hija.

isabel: ¿qué, abuelo?

don tomás: mira, por favor,

atiende a los clientes,

yo aquí--

isabel: sí, yo aquí

le traigo un café

bien cargado, ¿verdad?

don tomás: sí, pero sin azúcar

por la diabetes.

isabel: ay, por favor, abuelo,

como si se cuidara.

ahorita lo traigo.

don tomás: mira nada más.

pero mira cómo vienes.

ernesto: bien contento,

bien contento, ¿no?

don tomás: sí, pero--pero

¿te sientes bien contigo así?

por favor.

ernesto: mira, perdóname,

amigo.

don tomás: pero ¿qué?

ernesto: lo que pasa que yo ayer

me peleé con mi nieto.

y hoy en la mañana

ni siquiera los buenos días

me dijo.

don tomás: bueno,

¿y eso es pretexto

para que te pongas así?

en lugar de conversar,

platicar--

ernesto: no, no, lo que pasa

es que soy un fracaso.

soy un fracaso.

don tomás: no, no digas eso.

ernesto: desde que ese maldito

tráiler acabó con mi familia,

todo, todo ha sido un martirio.

mira, yo he tratado

de olvidarlo, de minimizarlo,

pero no es sencillo.

don tomás: mira, yo sé

que no es fácil, no es sencillo,

pero--pero ¿puedes dejar

de una vez de beber alcohol?

ernesto: mira, mira, mira,

aunque no lo creas,

yo lo he intentado.

y no una vez, muchas veces.

[llora]

don tomás: pero ¿una vez

cada seis meses?

no, no resulta.

no, no, no.

tú comprométete contigo.

si tú no puedes,

piensa en alguien superior a ti

y así lo vas a hacer.

ernesto: pero ¿cómo alguien

superior a mí, hombre?

don tomás: pues sí.

isabel: aquí está

su café bien cargado.

ernesto: gracias, isabel.

discúlpame mis arranques y--

por favor.

isabel: no se preocupe.

usted cúrese esa borrachera.

don tomás: isabel.

ernesto: ay.

¿no tienes un picantito?

don tomás: ay, por favor,

ernesto.

ernesto: pero es que sabe

re feo así solo, hombre.

mariana: ¿miguel?

¿de dónde sacaste mi dirección?

miguel: uh, yo tengo

mis contactos.

¿no me vas a dejar pasar?

mariana: no.

mi mamá está adentro

y no le gusta que meta

a personas desconocidas.

así que, ¿qué quieres?

miguel: ven conmigo

a la fiesta de graduación.

dame este último chance.

mariana: no puedo aceptártela,

miguel.

de verdad me encantaría

decirte que sí voy contigo

a la fiesta de graduación,

pero estoy esperando

a que alguien que quiero

se anime.

miguel: ¿o--o sea que

ni con el discurso

que me aventé me vas a pelar?

¿no--no que te gustaban

los "intelectibles"?

mariana: [ríe]

sí, sí me gustan

los intelectuales.

y la verdad tu discurso

estuvo muy bueno, ¿eh?

de verdad yo jamás pensé

que tú podrías escribir

algo así.

miguel: entonces, ¿qué onda?

mariana: perdóname, miguel,

pero es que en el corazón

no se manda.

adrián: nunca voy a poder

ser normal.

ay.

ernesto: hijo,

qué bueno que te veo.

necesito decirte algo.

adrián: si es por lo de ayer,

abuelo, ni te preocupes.

ya estoy acostumbrado

a que digas cosas

que después te arrepientes.

ernesto: no, no, no,

ahora va en serio.

como dice el dicho:

"más vale tarde que nunca".

adrián: tú y tus dichos,

abuelo.

deberías aplicarlos,

pero para ti.

ten tu botellita.

raúl: ya quita esa geta,

no vas a arreglar nada así.

miguel: mira, lo único chido

de que me haya bateado

tan gacho es que ya no tengo

que fingir ser el amiguito

de ese tarado.

ya me tenía harto

con su vocecita de "ay,

soy tan listo, tan culto".

raúl: ¿y qué?

¿te vas a dar por vencido o qué?

te lo creo de los sesos

charales que son re sacones,

pero tú siempre fuiste

el más chido de la secu.

miguel: mira, marianita

está muy chida,

y sí me late como para darle

sus arrimones,

pero ya hice todo lo que podía.

raúl: tú mismo me dijiste

que ninguna se te va viva.

todavía puedes ganártela.

no puedes perder

frente al ñoñazo ese, ¿eh?

¿imaginas perder cuatro años

de tu reputación por un sonso?

miguel: bueno, y entonces,

¿qué más puedo hacer?

raúl: ya falta una semana

para la fiesta de graduación,

¿tienes el celular

de tu amiguito, ese tarado?

miguel: pues a ver.

raúl: búscale por ahí.

adrián: que le escriba

una carta a mariana.

"pero una de esas

que la hagan chillar,

así seguro te pela".

miguel: "no sé, tengo miedo

de que se ría de mí.

mañana hablamos".

adrián: mariana,

te he escrito tantas cartas

como no te imaginas.

esta es la primera

que te entrego.

ernesto: [ronca]

[gime]

[grita]

¿qué pasa?

[llora]

adrián: abuelo.

abue.

abuelo, abuelo, ¿qué te pasa?

a--abuelo, ¿me escuchas?

abuelo.

a--abuelo.

abuelo, abuelo, ¿estás bien?

a--abuelo, ¿me escuchas?

a--abuelo.

[música]

[música]

adrián: ay, por favor, diosito,

que le haga bien esta inyección.

abuelo.

abuelo, abuelo.

abuelo, abuelo.

abuelo, ¿estás bien?

ernesto: ¿qué me pasó?

adrián: te desmayaste.

tuviste un ataque

de hipoglucemia.

ernesto: ¿hi--hipo qué?

adrián: ¿ves?

por no escuchar al doctor.

de seguro el alcohol

te bajó el azúcar

y tuve que inyectarte.

ernesto: ay, ay,

tú y esa cabezota

que piensa tan inteligente

me salvaron la vida.

mi hijo, discúlpame

por no ser el mejor abuelo.

y además, lo que dije hace rato

lo dije en serio.

ya no voy a tomar.

adrián: discúlpame a mí, abuelo,

por estos días.

es que siento como un hueco

en el estómago.

ernesto: pues es

por la muchachita

que--que--que dijiste ahí

en "el dicho",

que nos platicaste

en "el dicho", ¿no?

adrián: sí.

es que soy un cobarde,

no puedo ni entregarle

una carta.

ernesto: no, no,

no eres ningún cobarde.

actuar como actuaste

hace un segundo,

no solamente

habla de un inteligente,

si no también de un valiente.

adrián: ¿tú crees?

ernesto: aunque dudes

que "en las penas

y en los afanes,

consulta los refranes".

recuerda que "más hace

el que quiere que el que puede".

¿eh?

eso.

ay, ay, oye, qué agujerón

hiciste, hijo, hombre.

oye, no.

de milagro no me estoy

desangrando.

ambos: [ríen]

adrián: tengo que hacerle caso

a mi abuelo.

"en las penas y afanes,

consulta los refranes".

ya no puedo estar

sin hacer nada.

sólo queda una semana

para terminar la escuela.

tengo que hacerle caso a miguel.

le voy a hacer la carta.

mariana, esta es la primera

carta que te entrego.

y espero que cuando la leas

sientas cómo palpita

cada milímetro de mi piel.

miguel: ey, adrián, ¿qué onda?

¿a qué hora me volví invisible?

antes saludabas, ¿no?

adrián: es que vi que estabas

con tus amigos y no quise

molestar.

no vaya a ser la de malas

si raúl me agarra

otra vez a golpes.

miguel: oye, ¿y sí te animaste

a lo de la carta?

a ver.

adrián: miguel, ¿por qué

eres amigo de un tipo como raúl?

estoy viendo cómo lo están

agarrando a sapes

a ese pobre chavo.

clementina: el pobre te llevó

hasta una flor.

mariana: ¿y qué querías

que le dijera?

imagínate que le digo

que sí a miguel

y después llega adrián

a invitarme.

clementina: a ver,

llevas más de un año

esperando a que adrián

haga algo.

no digo que no le gustes,

pero tú misma viste

que ni porque ni que te animaste

a darle el beso pasó nada.

mariana: ya sé.

bueno, es que adrián

es un poco tímido.

clementina: exacto.

a ver, no tengo nada contra él,

pero tu forma de ser y la suya

simplemente no van.

a ver, ¿qué peros le pones

a miguel?

mariana: ay, miguelito.

pues mira, para brutos

y poco románticos

ya conozco a mi papá, ¿sí?

¿no te acuerdas cómo trataba

a mi mamá cuando estaban

casados?

clementina: ay, no te azotes,

miguel es un poco raro,

pero creo que sí le lates bien.

mariana: ay, pero es que adrián

es como--no sé,

adrián es como un poeta.

tú has visto cómo le gusta leer,

cómo dibuja,

hasta tiene como un toque

misterioso.

clementina: bueno, sólo espero

que no te quedes a vestir santos

por andar de indecisa, ¿eh?

miguel: es que si no me junto

con ellos después es peor,

pero te juro que es

pura fachada.

adrián: no, no, ¿y qué?

los golpes también

es pura fachada, ¿no?

miguel: ay, a ver,

enséñame la carta.

adrián: no, miguel.

tiene cosas muy personales.

miguel: pues por eso,

yo te puedo decir

si se ve muy ñoño o está chida.

adrián: no, no, no.

no, gracias, miguel.

mejor te cuento cómo me fue

después de entregársela.

miguel: ¿te cae que se la vas

a entregar hoy?

¿y--y a qué hora?

adrián: sí.

después de clases.

ya sé que me voy a quedar

hasta que termine de leerla.

pero bueno, ya vamos a clase.

profesor: a ver, macías,

ten tu examen.

como siempre,

el mejor de la clase, ¿eh?

todos: uh.

profesor: mariana, muy bien.

mariana: gracias.

profesor: clementina,

faltó un poquito esta vez, ¿eh?

profesor: bueno, ¿a ti

qué te digo?

paola, bien.

raúl, hay que estudiar, hermano.

adrián: ¿cómo te fue?

profesor: adrián.

deja de andarle

preguntando a los demás

cosas que no te importan.

y te quiero ver

después de clase.

adrián: sí, profesor.

miguel: maso, pero pasé.

profesor: es una verguenza.

anda, de seguro.

miguel: ¿puedo hablar contigo?

mariana: sí.

lo que tengas que decirme

lo puedes hacer

enfrente de mis amigas.

miguel: bueno, para que veas

que no soy sacatón,

ayer no pude dormir

pensando en ti.

todas: uh.

miguel: yo sé que soy menso

para las letras y los números,

pero tanto me inspiraste

que te escribí algo.

clementina: andale, mariana,

ya, no te hagas del rogar.

miguel: mira, si después

de leerla me dices que no,

no te vuelvo a molestar.

clementina: abrela.

[música]

[música]

profesor: entonces,

¿por eso fue que saliste

como perro sin correa

el otro día?

adrián: sí.

si no le dije nada

que el discurso lo escribí yo

es porque miguel me dijo

que todo esto

era un malentendido.

profesor: mira, adrián,

yo podré ser estricto o payaso,

como me digan,

pero debes saber que fue miguel

el que se acercó a mí.

adrián: ¿en serio?

profesor: claro que sí.

si hay algo que no soporto

es que me vean la cara.

y miguel te la vio a ti

y a mí.

vamos a ver mañana

qué tiene que decir.

cierras cuando sales, por favor.

adrián: sí.

ay, ay, estoy seguro

que la dejé por aquí.

ay.

hola, clementina.

oye, ¿no sabes dónde está

mariana?

clementina: pues es obvio

que aquí no.

¿para qué quieres ver

a mi amiga?

adrián: pues es que tengo

que decirle algo

que debí haberle dicho

hace mucho tiempo.

clementina: pues no es

por intrigar,

pero mariana se fue a su casa

con miguel.

adrián: ¿miguel?

clementina: es que después

de la carta tan romántica

que le escribió,

¿quién se iba a poder negar?

"en tus ojos

descubro el universo

y me enamoro--

adrián: y me enamoro

de la energía que emana

cada una de tus pestañas.

pues es que eso yo lo escribí.

y el maldito fingió

ser mi amigo para quedarse

con mi mariana.

clementina: ¿qué?

mariana: muchas gracias.

adrián: no puedo creer

que hayas sido capaz

de robarte mi carta.

miguel: mira, yo solamente

le hice caso a lo de

"en las penas y afanes,

consulta los refranes", ¿no?

y en la guerra y en el amor

todo se vale.

adrián: yo creí que eras

mi amigo.

y hoy no sólo me enteré

que sí le dijiste al profesor

que sí era tu discurso,

sino que me clavaste

un puñal en la espalda.

miguel: mira, no puedo creer

que seas tan tonto.

¿crees que alguien como yo

se juntaría con alguien

como tú?

¿en qué planeta vives? ¿eh?

adrián: ¿alguien como yo?

¿qué tiene de malo

alguien como yo?

no te haría daño

leer de vez en cuando

en lugar de tomarte

tus cervecitas.

miguel: mira, por lo menos

yo sí tengo el valor

para tener a la chava

que a mí se me dé la gana.

adrián: pues sí, pues sí,

no soy como todos,

pe--pero es 30 veces peor

traicionar y mentirle

a un amigo, fíjate.

[gime]

la verdad duele, ¿verdad?

>> iayúdenme!

mariana: isuéltense!

¿qué les pasa?

miguel: princesa,

no sé qué se le metió

a este ñoño.

llegó a golpearme de la nada.

neta que hay que estar

malito de la cabeza, ¿eh?

mariana: adrián, ¿qué te pasa?

tú no eres así.

adrián: ¿y qué me pasa?

me--me pasa que desde

que me perdí en las ondulaciones

de tus labios

y en la textura de tu pelo,

perdí la razón y...

y supe que existe el corazón.

mariana: ¿có--cómo sabes

esa frase?

adrián: pues--pues porque yo

te lo escribí

y este mentiroso me la robó.

pero...

pero vengo a decirte

lo que siento, mariana.

y te amo.

miguel: me las vas a pagar,

idiota.

isabel: guau, qué elegantes,

qué guapos, qué guapa.

¿de dónde vienen?

ernesto: de la ceremonia

de graduación de mi nieto.

mariana: y adrián

fue el promedio más alto

de toda la generación.

isabel: no.

felicidades, no lo puedo creer.

mariana: ay, hubieras visto

cómo todos lo aplaudieron

en su discurso de despedida.

don tomás: [ríe]

¿ya ves cómo valió la pena

arriesgarse?

por la graduación.

isabel: [festeja]

adrián: gracias a usted,

don tomás, y a mi abuelo,

que me enseñaron que

"en las penas y afanes,

consulta los refranes".

todos: [ríe]

adrián: y sí se bien ese dicho,

¿eh?

Cargando Playlist...