null: nullpx
Cargando Video...

Como Dice el Dicho - 'El que espera, desespera'

Univision5 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

rocío: ¡sol!

valente: ¡ahí vamos!

rocío: ¿van a desayunar?

sol: [grita]

todos: [ríen]

sol: buenos días.

valente: buenos días.

rocío: ¿qué les pasa?

¿por qué tan relajados?

¿no van a ir a trabajar?

sol: no, nos vamos a tomar

el día libre, hermanita.

rocío: ¿y eso?

valente: es que estamos

celebrando, cuñadita.

rocío: se sacaron la lotería.

sol: casi.

rocío: ay, ya, díganme.

sol: ¿le digo yo o le decís tú?

valente: eh, pues...

rocío: ya, ya, ya, ya,

me están matando de curiosidad.

sol: pues resulta que...

[ríe]

¡estamos embarazados!

rocío: ¿en serio?

sol: ¡sí!

rocío: [grita]

felicidades.

sol: ¡por fin!

después de todo este tiempo,

vino, estoy embarazada.

rocío: prometo ser la mejor tía.

valente: seguro que vas a ser

la mejor tía y la mejor

cuidadora cuando nosotros

nos escapemos un ratito

por ahí, ¿no?

¿no, mi amor? ¿no?

rocío: yo digo...

que va a ser niña.

valente: armemos la quiniela.

armemos la quiniela.

señores, a ver,

¿qué dices, cuñadita?

rocío: niña.

valente: ¿niña?

niña.

mi amor.

sol: yo lo que dios quiera,

pero que venga bien.

valente: ay, muy bien.

yo que sea niño

y que le vaya a las chivas.

ambos: [ríen]

rocío: yo creo

que va a ser niña.

avelina: ¿en serio?

qué buena onda.

rocío: sí, la verdad es que sí,

porque ya llevan mucho tiempo

intentando embarazarse.

ya se estaban

poniendo nerviosos.

avelina: pero tu hermana

es joven, ¿no?

rocío: sí, sí es joven.

pero pues ya lleva

cuatro años de casada,

sus amigas ya tienen hijos

y pues hasta ahorita le resultó.

avelina: oye, ¿y qué va

a pasar contigo cuando nazca?

¿sí vas a poder

seguir viviendo con ellos?

rocío: pues a mí nadie

me ha dicho que me vaya.

avelina: pues no,

pero puede pasar.

las mujeres,

cuando tienen hijos,

se ponen medio especialitas.

te lo digo porque yo ya vi

a mis tías y sí se ponen

bastante loquitas, ¿eh?

rocío: pues sí.

tienes razón.

avelina: bueno, aún faltan

varios meses, tú tranquila.

rocío: no, pero pues

no es mala idea irlo pensando.

voy a hablar con mi papá.

avelina: ¿sigue viajando

todo el tiempo?

rocío: [afirma]

sí, de hecho pidió el cambio,

pero, desde que murió mamá,

su jefe no se lo quiere dar.

avelina: ay, qué mala onda.

rocío: pues sí, pero ahorita

no se puede quedar sin trabajo.

y, la verdad, estoy súper

superagradecida con mi hermana

y mi cuñado de que me dejen

vivir en su casa,

porque sino no sé

qué hubiera hecho.

avelina: eso sí.

oye, pero sí ve hablándolo

con tu papá, ¿eh?

porque cuando llega un bebé,

todo cambia.

sol: hola.

rocío: hola.

¿y toda esta ropa?

sol: ya hice shopping

de maternidad.

mira, el pantalón y todo.

rocío: pero ¿qué no es

muy pronto?

sol: es que tengo

que hacer espacio para el bebé.

ya es hora de deshacerse

de todo lo que no uso.

tengo mil cosas que hacer

y tú me vas a ayudar.

mira, ve.

mira, ve.

su primer foto.

¿no está increíble?

ve.

rocío: está muy chiquito, ¿no?

sol: sí, así chiquitito.

tiene cinco semanas.

rocío: guau.

sol: tengo que tomar vitaminas,

el ácido fólico,

cambiar mi alimentación

y bueno, armar todo

para recibir a mi bebé.

[ríe]

rocío: vas a ser abuela

y yo tía.

[llaman a la puerta]

rocío: adelante.

padre: sorpresa.

rocío: ¡papi!

padre: ay.

rocío: oye, ¿no se supone

que esta semana ibas a tijuana?

padre: sí, pero tu hermana

me llamó para darme

la buena nueva.

pedí permiso en el trabajo.

pero eso sí, me tengo

que regresar pasado mañana.

rocío: vas a ser abuelo.

padre: y tú vas a ser tía.

ambos: [ríen]

rocío: pensé en lo feliz

que se pondría mamá.

padre: seguro está feliz

esté donde esté.

rocío: papá, quizás yo debería

de irme a vivir a otro lado

cuando nazca el bebé.

a lo mejor mi hermana

y valente van a querer

vivir solos.

padre: puede ser.

rocío: y, ¿qué vamos a hacer?

¿dónde voy a vivir?

padre: tranquila,

lo vamos a resolver, ¿ok?

tenemos ocho meses más

para organizarnos.

así que no te empieces

a preocupar desde ahora.

¿de acuerdo?

rocío: de acuerdo.

padre: vamos con tu hermana.

compré unas cosas ricas

para cenar.

rocío: vamos.

padre: [ríe]

rocío: ¡sol!

mira lo que llegó.

sol: ay, ¿qué llegó?

rocío: la tina del bebé.

sol: ay.

rocío: pero ¿no es muy pronto

para comprar estas cosas?

sol: no, al contrario,

prefiero aprovechar ahora

que tengo tiempo

y no andar a las carreras.

ay.

ay, espérate.

rocío: ¿qué? ¿qué te pasa?

ven, a ver, ven.

sol: [gime]

rocío: ¿qué te pasa?

sol: ay.

rocío: estás sangrando,

estás sangrando.

sol: por favor,

llama a la ambulancia.

llévame al hospital, por favor.

ay.

ay, ay, no.

ay.

doctora: lo siento mucho.

a veces estas cosas pasan.

es algo normal.

sol: pero es que yo

no hice nada malo.

a ver, me cuidé muchísimo,

me tomé todas las vitaminas,

el ácido fólico,

estuve tranquila.

doctora: no es tu culpa.

sol: pero es que ¿por qué

me pasa esto a mí? ¿por qué?

llevaba dos años

intentando embarazarme

y cuando por fin lo logro,

pierdo a mi bebé.

doctora: lo siento mucho

de verdad.

lo que sí puedo decirte

es que no tienes nada

de qué culparte.

sol: ¿puedo volverlo a intentar

o tengo que esperar?

doctora: físicamente no hay

ningún impedimento,

pero emocionalmente

es bueno que no te presiones.

sol: es que yo necesito

embarazarme, de verdad

lo necesito demasiado, doctora.

rocío: duerme un poco,

necesitas descansar.

sol: lo único que necesito

es tomarme las medicinas

que me recomendó la doctora.

rocío: sí, pero la doctora dijo

que era por si querías

adelantar tu embarazo.

puede ser mañana.

sol: yo quiero empezar hoy.

necesito empezar hoy.

llevo demasiado tiempo

esperando por este bebé.

y ahora...

rocío: con más razón

tienes que descansar.

sol: ¿quién va a saber mejor

lo que necesito, tú o yo?

rocío: bueno, yo solo

quiero ayudarte.

sol: por favor, mira, ya,

no me digas lo que tengo

que hacer.

[suspira]

¿encontraste

todas las medicinas?

valente: sí, sí, sí,

encontré todo.

sol, cálmate.

tómatelo con calma.

sol: lo único que puedo pensar

es que pronto me voy a quedar

embarazada de nuevo

y vamos a ser papás tú y yo.

rocío: neta ya no sé

cómo ayudarla.

avelina: es que no la puedes

ayudar.

rocío: no me gusta verla

tan estresada, tan tensa.

antes solo pensaba en el bebé

y ahora en embarazarse.

no la veo feliz.

marieta: híjole,

perdón por la tardanza,

es que tenemos

muchísimos pedidos,

pero aquí están sus jugos.

rocío: no, no hay problema.

marieta: ¿quieren algo más?

rocío: sí,

algo para la paciencia.

marieta: ¿cómo?

rocío: nada, perdón.

una broma tonta.

avelina: y muy mala, amiga, ¿eh?

[ríe]

rocío: es que quisiera

darle algo a mi hermana,

está muy ansiosa, esperando.

avelina: embarazarse.

marieta: ay, entiendo.

pues, podríamos darle

un consejito, ¿no?

rocío: ¿un consejito?

marieta: sí, déjeme le hablo

al experto, espérame.

¡don tomás!

don tomás: ¿qué?

marieta: ah.

venga tantito, porfis.

venga, venga, venga.

don tomás: ah.

buenos días.

a ver, cuénteme,

¿para qué soy bueno?

marieta: mi amiga necesita

un consejo.

don tomás: ¿consejo?

opinión, a ver.

rocío: mucho gusto.

me llamo rocío

y ella es avelina.

avelina: hola, mucho gusto.

don tomás: encantado

de conocerlas.

rocío: es que lo que pasa

es que mi hermana

perdió a su bebé

y quiere embarazarse

lo antes posible.

don tomás: ¿y yo qué tengo

que ver?

rocío: no, no.

[ríe]

no, su esposo.

don tomás: ah, qué susto.

todas: [ríen]

rocío: ella ha estado

esperando mucho un bebé

y lo único que quiere

es ser mamá.

lo malo es que la pobre

vive angustiada

y solo vive pensando en eso.

don tomás: pues dile

a tu hermana que hay un dicho

que dice: "el que espera,

desespera".

rocío: "el que espera,

desespera".

sí, tiene toda la razón.

ella está todo el tiempo

esperando.

yo creo que eso

es lo que la tiene peor.

don tomás: es que es mejor

tomarse la vida con calma.

las cosas ocurren

cuando tienen que pasar,

ni antes ni después.

marieta: ¿eh? ¿a poco no es

un buen consejo?

rocío: el mejor de todos.

todas: [ríen]

valente: es que no puede ser.

sol: ay, algo está mal

con nosotros.

valente: ¡sol, no lo tomes así

por favor!

sol: es que no entiendes nada.

valente: ¿por qué me hablas así?

yo también perdí un bebé.

¿qué te pasa?

sol: es distinto, valente.

valente: ah, se me olvidaba

que la única afectada

en esta situación eres tú.

sol: que yo estaba embarazada,

no tú.

valente: los dos estábamos

embarazados.

los dos teníamos una ilusión.

sol: tienes razón, perdóname.

pero a ver, no quiero entrar

en este círculo de espera,

no quiero que vuelvan

a pasar meses

esperando embarazarme--

valente: bueno, y si así fuera,

no sería mi culpa.

ni tampoco la tuya, sol.

sol: mi amor, tenemos que seguir

intentándolo.

valente: sol, sol, sol, sol,

por favor, ¿sabes qué?

voy a dar una vuelta.

sol: ah, estás huyendo

del problema.

valente: ay.

piensa lo que quieras.

sol: ay.

¿piensa lo que quieras?

rocío: ¿quieres un té?

sol: quiero embarazarme,

quiero ser mamá.

quiero ser mamá, rocío.

quiero ser mamá.

rocío: escucha,

hoy aprendí un dicho muy sabio

que deberías de escucharlo.

"el que espera, desespera".

sol: ¿qué?

rocío: sí.

que quizás deberías olvidarte

que quieres embarazarte

y cuando suceda,

será una gran sorpresa.

en lugar de estar esperando

mes tras mes tras mes.

sol: ¿y quién te crees tú

para venirme a dar consejos?

eres una mocosa,

no sabes nada de la vida.

así que mira, mejor

no vengas a darme consejitos

porque no los quiero.

gracias.

rocío: yo solo quiero ayudarte.

sol: ¿sabes?

¿sabes qué necesito

para estar bien?

que no te metas en mi vida.

ya tengo suficiente

con aguantarte en mi casa

como para que además

vengas a darme consejos

de mocosa.

mejor quédate callada.

[música]

[música]

rocío: ya le dije a mi papá

que ya no quiero

vivir con mi hermana.

no quiero ser un estorbo.

avelina: ¿y tu papá

qué te dice?

rocío: que ahorita

no me puede apoyar,

que comprenda a mi hermana,

que está pasando

por una situación muy difícil.

avelina: bueno, en eso sí

tiene razón.

tu hermana te quiere,

nada más está pasando

por un momento complicado.

rocío: pues sí,

pero ya estoy harta

de escuchar sus peleas.

avelina: ¿quieres que le diga

a mi mamá si te puedes

venir a vivir con nosotras?

rocío: no, ¿cómo crees?

avelina: ándale, yo sería

la más feliz.

además en mi casa

sobra un cuarto

desde que mi hermana

se fue a estudiar a jalisco.

ándale, piénsalo,

no es tan mala idea.

rocío: no, aparte,

una tercer persona

es mucho gasto.

avelina: bueno, pero tu papá

le pasa dinero a tu hermana

para tus gastos, ¿no?

rocío: pues sí.

avelina: ahí está,

sería lo mismo.

le pregunto a mi mamá

y te cuento, ¿va?

rocío: sí, pero sin compromiso.

avelina: lo prometo.

[ríe]

ay, ojalá que se nos haga.

sí, me encantaría

que vivieras con nosotras.

rocío: avelina lo va

a hablar con su mamá.

padre: no sé, pero no me gusta

la idea de que vivas

con otra familia.

rocío: bueno, o sea,

es que yo no estoy

a gusto aquí, por favor,

piénsalo.

padre: hija, si fuera tan fácil,

ya lo habría resuelto.

entiende que somos una familia,

todos tenemos que ayudarnos.

rocío: no seas mala onda,

piénsalo.

padre: además falta que la mamá

de avelina esté de acuerdo.

rocío: sí, ya lo sé,

pero igual piénsalo.

padre: nos vemos

la próxima semana.

espero.

te mando un beso, hija.

rocío: y yo a ti.

avelina: parece que a tu papá

no le convence la idea

de que vivas en mi casa,

¿verdad?

rocío: no, no le late.

pero ¿qué crees que diga

tu mamá?

avelina: yo digo que sí.

valente: hola, hola.

mm, qué rico huele.

¿qué están cocinando?

[ríe]

avelina: un pastel imposible.

valente: ¿pastel imposible?

rocío: sí.

valente: ¿qué lleva?

rocío: flan con base

de chocolate.

valente: uf, qué rico,

ya quiero probarlo, por favor.

valente: pues entonces,

cómete esta rebanadita.

sol: ¿se puede saber

por qué me dejaste plantada?

valente: ¿de qué estás hablando?

sol: de que hoy ibas a venir

a medio día.

a ver, estoy en mis días

fértiles.

¿o qué, ya se te olvidó?

valente: lo siento,

tuve una emergencia

en la oficina.

lo olvidé.

sol: a ver, te mandé

mil recados.

valente: sí, pero no tuve tiempo

ni de mirar el teléfono, sol.

rocío: con permiso,

nosotras nos--

valente: no, no, no, no,

de ninguna manera, rocío,

ustedes se quedan aquí

a disfrutar del pastel.

nosotros, sol, ¿podemos hablar

esto en privado?

sol: como quieras.

valente: disculpen, ¿eh?

a veces las parejas

tienen crisis y problemas.

mil perdones.

sol.

rocío: ¿ves lo que te digo?

avelina: sí, te entiendo.

tu hermana debe estar

pasándola muy mal.

[llaman a la puerta]

rocío: adelante.

sol: ¿se puede?

rocío: sí, pásale.

sol: les quedó muy rico

el pastel.

¿y avelina?

rocío: se fue.

¿vas a salir?

sol: sí, vamos a ir a bailar.

rocío: eso significa

que ya se arreglaron.

sol: perdona.

a veces así son las parejas.

discúlpame con avelina, porfa.

rocío: no, no te preocupes.

sol: bueno, nos vemos mañana.

vamos a llegar tarde.

descansa, hermanita.

rocío: que se diviertan.

sol: [ríe]

¿cómo puedes ser

tan irresponsable?

valente: déjame en paz,

estoy harto de verdad.

sol: a ver, la doctora

fue muy clara.

nos dijo que había que tener

una vida sana si queríamos

embarazarnos pronto.

valente: sol, déjame en paz.

solo me tomé unos tragos,

por dios.

sol: pero eso afecta

tu fertilidad.

valente: estoy harto

de hablar de fertilidad,

de hijos, ya.

¡estoy harto!

sol: ¡eres un insensible!

valente: quiero tener

una vida feliz,

una vida tranquila.

¿es mucho pedir?

sol: ay, tú--tú no entiendes

nada.

valente: estoy harto.

ya me aburrí.

sol: te vas a arrepentir.

¡te juro que te vas

a arrepentir!

ay.

rocío: lo siento.

sol: es un idiota.

él está echándolo todo a perder.

rocío: sol, no te puedes

estar estresando.

por favor, ya, tranquilízate.

sol: a ver, es valente

quien me pone así.

a ver, primero no llega

a la cita y luego esto.

o sea, qué coraje.

rocío: de veras lo siento mucho.

sol: ay, mira, no lo sientas,

no quiero tu lástima,

ni la de nadie más.

rocío: buenos días.

sol: es la cuarta vez

que te llamo, valente.

a ver si ya te dignas

a contestar.

espero tu llamada.

rocío: ¿no sabes nada de él?

sol: sí, se fue a casa

de su mamita el muy inmaduro.

rocío: bueno, igual y necesita

tiempo.

sol: qué no me digas

que ahora estás de su lado.

rocío: no, no, no.

sol: ¿entonces?

rocío: no sé, no ha pasado

mucho tiempo desde que perdieron

al bebé.

sol: es por eso que yo no quiero

seguir esperando eternamente.

o sea, es importante,

tenemos que ir al doctor

y tenemos que--

rocío: pues sí,

pero ¿cuál es la prisa?

sol: tú no entiendes nada.

rocío: yo solo quiero ayudar.

sol: ¿sí?

pues me ayudas más

quedándote callada.

padre: yo voy a hablar

con tu hermana y valente.

ellos tienen que ser

más cuidadosos contigo.

rocío: es su casa, papá.

ellos no tendrían

por qué recibirme.

déjame ir a la casa de avelina.

no tendrías que pasar

más dinero del que le pasas

a mi hermana.

ella solo pide ayuda

con los gastos.

padre: no es tan fácil, hija.

rocío: papá, sol está

muy ansiosa.

y para ella, yo soy un estorbo.

padre: no digas eso.

tu hermana te ama.

rocío: puede ser que sí,

pero ella necesita estar sola

con valente.

además, me choca estar

escuchando sus discusiones.

padre: a ver, te propongo

una cosa.

rocío: sí, ya sé,

vas a hablar con tu jefe,

pero al final

no va a pasar nada.

padre: eres muy dura conmigo.

muy injusta y egoísta.

si por mí fuera,

tú vivirías conmigo y punto.

rocío: pero en tu trabajo

nunca te han querido

cambiar de puesto, ¿no?

padre: hija, si yo pudiera,

renunciaría.

pero créeme, no es tan fácil.

[música]

[música]

sol: ah, son ustedes.

padre: vaya, parece que no

te dio mucha emoción vernos.

sol: lo que pasa es que estoy

esperando a valente.

no me ha contestado

ni las llamadas ni los mensajes

ni nada.

padre: lo siento, hija,

pues tiempo al tiempo.

sol: yo quiero que me llame.

esta espera me tiene muy mal.

rocío: el que espera desespera.

sol: no más sermones, por favor.

rocío: no digo nada.

sol: por favor.

rocío: ¿ves?

por eso ya no quiero estar aquí.

padre: tu hermana no tiene

la culpa de lo que está pasando.

sol: pero es que no puedo

poner cara de felicidad

y sonreir si no me siento así,

papá.

lo siento, además es mi casa

y si no les gusta, ya, bye.

no entiendo

cuál es tu idea, valente.

me tienes en angustia total.

no es justo.

¿qué te pasa?

¿por qué me haces esto?

llámame, por favor.

rocío, ayúdame.

llámale a valente y--

y dile que no puede

hacerme esto.

rocío: yo le llamo,

pero por favor,

ya, tranquilízate.

sol: es que no entiendo.

a ver, ¿por qué no me contesta?

¿por qué, por qué

no me contesta, qué le cuesta?

valente: yo te lo puedo

explicar.

sol: al fin te dignas

a aparecer, ¿me puedes explicar

qué significa este silencio?

¿por qué diablos

no me has contestado?

valente: yo necesitaba pensar

las cosas.

sol: ah, mira, qué bien.

valente: sol, necesito

que nos demos un tiempo,

yo ya no puedo seguir así.

rocío: bueno, yo me voy a mi--

valente: no, no, rocío,

de ninguna manera,

sol y yo ya hablamos

y esto va a pasar así,

como tiene que pasar.

sol: ¿qué--qué estás diciendo?

valente: sol, tú y yo

estamos muy mal, un hijo

no va a venir a solucionar

nuestros problemas, por dios.

sol: no entiendo cómo es

que puedes decir algo así.

valente: mira, sol,

yo necesito pensar las cosas,

ver qué es lo que quiero,

qué es lo que siento.

sol: ¿y qué pasa conmigo?

valente: pues eso lo tendrás

que averiguar tú.

sol: es que no puedes

hacerme esto.

a ver, ¡nosotros estamos

en crisis por la pérdida

de nuestro bebé!

valente: ya no quiero seguir

hablando del tema, sol.

yo vine nada más por unas cosas.

te suplico que respetes

mi decisión.

sol: él no puede hacerme esto,

no podemos perder tiempo, no.

valente, ¡valente!

rocío: ¿cómo va todo?

avelina: precioso,

le va a gustar.

rocío: no sé, me da miedo

que me grite o algo.

avelina: ¿quieres que vayamos

juntas a despertarla?

rocío: no, mejor voy yo,

ahorita vengo.

avelina: tranqui, a tu hermana

le va a gustar la sorpresa,

ya verás.

rocío: pues ojalá.

hermanita.

sol: ¿qué?

rocío: avelina y yo

te preparamos una comida,

y es supertarde.

sol: déjame dormir.

ay.

rocío: ándale, ven a comer algo,

te va a gustar.

sol: no tengo hambre,

y tampoco quiero ver a alguien.

rocío: pero avelina

es como de la familia.

sol: a ver, no quiero ver

a nadie, por favor,

no he podido dormir nada,

me dejó mi marido.

rocío: no te dejó,

solo te pidió tiempo.

sol: no, me abandonó

en el momento más importante,

cuando yo más lo necesito,

cuando nada está bien.

rocío: ya, no digas eso,

valente te quiere.

sol: y yo lo necesito,

los dos nos necesitamos,

y yo quiero tener un hijo,

ser una familia,

él tiene que volver,

tiene que recapacitar

y tiene que volver a mi lado.

rocío: ya sé, ¿qué te parece

si salimos juntas a comer

y al cine? yo te invito.

tengo un dinerito ahí ahorrado.

sol: que no, gracias,

no quiero salir, hermana,

no quiero hacer nada.

yo lo que necesito

es que valente regrese,

y lo voy a esperar.

rocío: ¿a esperarlo?

sol: sí, él va a regresar,

yo sé que va a regresar.

rocío: ¿pero qué ganas

esperándolo?

sol: es que no puedo hacer

otra cosa, él tiene que volver.

sin valente mi vida

no tiene sentido,

valente tiene que regresar,

y tenemos que formar la familia

que siempre hemos querido.

¿me quieres ayudar? ¿sí? ¿sí?

rocío: sí, no sabes

cómo me duele verte así.

sol: ve a buscarlo

y dile que me estoy muriendo,

dile que me estoy volviendo

loca, por favor, rocío,

ve a buscar a valente,

dile que me estoy volviendo

loca, ¿harías eso por mí?

te lo suplico, por favor,

yo necesito que valente

regrese.

rocío: ¿qué hago?

me va a mandar a volar.

avelina: qué difícil.

¿y si le hablas a tu papá?

rocío: si le digo a mi papá

mi hermana se va a enojar

conmigo.

avelina: pues entonces

no te va a quedar de otra

que llamarlo.

rocío: ¿y si no quiere

hablar conmigo?

avelina: pues le dices

eso a tu hermana, la verdad.

rocío: ¿y si mejor

voy a buscarlo?

avelina: francamente

no creo que eso le guste

a tu cuñado.

rocío: tienes razón.

voy a tener que llamarle.

avelina: ánimo, amiga.

en verdad tienes que decirle

esto a tu papá, tú no tienes

por qué estarte entrometiendo

entre las peleas de tu hermana

y su marido, no está padre

para ti.

rocío: pues no, no está padre,

y francamente después

de ver esto no me dan ganas

de casarme.

avelina: no, pues ni a mí.

valente: hola, rocío.

rocío: hola.

gracias por venir.

valente: no, de nada,

pero la verdad es que tengo

poco tiempo, en la oficina

estamos atascados de chamba.

rocío: sí, yo entiendo,

pero la verdad ha sido

un momento muy difícil para mí,

y mi hermana no está bien.

valente: yo tampoco la veo

bien, desde hace un buen rato

que sol no está bien,

está obsesionada

con embarazarse.

rocío: pues sí,

pero desde que te fuiste

cada vez está peor.

valente: es que yo sinceramente

no sé cómo ayudarla,

no puedo ayudarla.

sol sólo quiere embarazarse,

y eso me tiene asfixiado.

rocío: pues sí,

pero tú eres su esposo

y debes de apoyarla.

valente: yo le insistí

hasta el cansancio que fuera

a terapia, pero nada.

ella cree que todo se va

a solucionar si tenemos un hijo.

rocío: ¿y si regresas a la casa

mientras se tranquiliza?

valente: lo siento, rocío, no.

no sé cómo ayudarla, sería peor,

y tú tampoco debieras de estar

aquí metida en estos problemas

de pareja.

no te corresponde, rocío.

rocío: sí, pero si no lo hago

yo, ¿quién?

valente: lamento mucho

que esto le esté pasando a sol,

pero en este momento

no estoy en condiciones

de ayudarla, al contrario.

rocío: ¿pero qué no se supone

que la gente se casa

para que se apoyen?

valente: perdóname, rocío,

pero sinceramente en este

momento le haría más daño

que bien a sol,

y esa es la verdad.

[música]

[música]

rocío: ¿hola?

sol: ¿cómo te fue?

rocío: pues más o menos.

sol: ¿no quiere verme?

rocío: no por el momento.

¿qué haces?

sol: valente se fue de esta

casa porque está todo sucio,

pero eso se acabó,

voy a dejar todo reluciente,

y tiene que regresar, sí.

rocío: sol, sol,

lo único que necesitas

es descansar.

sol: lo que yo necesito

es que valente vuelva,

y eso es lo que voy a conseguir,

valente tiene que regresar,

tiene que volver.

valente va a regresar,

valente va a volver.

valente va a regresar,

valente va a volver,

valente va a volver,

valente va a volver.

rocío: lleva horas limpiando,

yo no sé qué hacer,

no quiere parar.

padre: mira, le voy a llamar

a valente, es injusto

que te deje sola con tu hermana.

rocío: él no quiere saber

nada de sol por ahora, papá.

padre: a ver, mejor pásame

a tu hermana.

rocío: no te va a escuchar,

papá, hazme caso,

está como loca, obsesionada.

padre: voy a hablar con valente

y voy a pedir aquí una semana

de vacaciones para irme

con ustedes.

rocío: sí, eso sería lo mejor.

padre: bueno, ok, mi vida,

llámame por cualquier cosa

y a la hora que sea.

rocío: está bien, pa.

¿sol? sol, tienes que descansar,

es muy noche.

sol: estoy bien.

rocío: por favor, ya,

me estás asustando.

sol: ¿qué te asusta?

rocío: me asusta verte

tan ansiosa.

sol: yo solo quiero recuperar

mi vida, mi marido

y mi relación, mi bebé.

rocío: a ver, siéntate,

por favor, tienes que calmarte,

papá está muy preocupado

por ti.

sol: ¿qué le dijiste a mi papá?

rocío: nada, nada malo,

solo que estás muy estresada.

sol: o sea, tú piensas

que yo estoy loca,

pero no es así,

yo no estoy loca, estoy bien.

rocío: hermanita, hermanita,

¿qué te pasa? hermanita.

sol: siento que me falta aire.

rocío: hermanita, solo respira,

por favor, hermanita.

sol: llama a una ambulancia,

por favor.

rocío: ¿oiga? sí,

necesito una ambulancia.

es urgente, necesito

una ambulancia, por favor.

valente: ¿rocío, qué pasó,

dónde está sol?

rocío: la están atendiendo,

sentía que se ahogaba

y le daba un ataque al corazón.

valente: ¿un ataque?

rocío: yo te dije que mi hermana

no estaba bien.

valente: pues sí, pero...

rocío: doctora, ¿cómo está

mi hermana?

doctora: más tranquila,

la estamos estabilizando.

valente: ¿estabilizando de qué?

doctora: de un ataque

de ansiedad, sol está

muy alterada.

valente: ¿puedo verla?

doctora: no,

ahorita está durmiendo,

lo mejor es que descanse,

le dimos varios tranquilizantes

para asegurarnos

que logre dormir.

valente: bueno, yo me quedo.

doctora: no tiene sentido,

cualquier cosa nos comunicamos

en la noche.

rocío: ¿y cuánto tiempo

se va a quedar aquí?

doctora: vamos a ver

cómo evoluciona,

cómo pasa la noche,

pero eso sí, sol va a necesitar

terapia, no está bien

y es importante apoyarla.

valente: sí, comprendo.

doctora: vayan a descansar,

y cualquier cosa

nos comunicamos. buenas noches.

ambos: buenas noches, gracias.

pues oye, perdón,

no pensé que tu hermana

estuviera tan mal.

rocío: te lo dije, yo nunca

había visto a mi hermana así.

valente: pues sí.

rocío: qué bueno que ya

llegaste, ¿viste a sol?

padre: no, vine a dejar

las cosas y a buscarte, hija.

¿no has tenido novedades

desde anoche?

rocío: no, nada.

padre: ¿y valente?

rocío: pues ayer fue al hospital

y se vio un poco preocupado,

y bueno, en parte sí tiene

la culpa.

padre: no, no tiene sentido

echarle la culpa,

él tampoco está bien

con todo esto.

también estaba desesperado

con la situación.

rocío: ¿pero qué vamos a hacer,

papá? yo no me quiero quedar

con mi hermana sola.

padre: vale, no pensemos ahora

en eso, ¿ok?

rocío: ¿entonces cuándo, papá?

padre: bueno, primero déjame

ver a tu hermana, apoyarla

estos días, y de ahí

vamos viendo las opciones.

rocío: es que aquí solo hay

dos opciones, o renuncias a tu

trabajo y te vienes a vivir

a la ciudad, o yo me voy a ir

a vivir con avelina.

padre: oye, no me vas a venir

a poner tus condiciones,

ya tengo suficiente con lo que

le está pasando a tu hermana.

y si pudiera renunciar

lo hubiera hecho desde hace

mucho tiempo.

dejo mis cosas

y nos vamos al hospital.

avelina: me alegra que tu papá

ya esté aquí.

rocío: pues sí, pero la cosa

es cuánto tiempo se va a quedar.

avelina: ¿no hay novedades

con su trabajo?

rocío: ni va a haber,

desde que murió mi mamá

es un tema de siempre.

pero bueno, yo ya estoy

decidida.

avelina: ¿de qué hablas?

rocío: de que le guste o no,

me voy a quedar en tu casa.

padre: hola, avelina.

avelina: hola, señor.

que gusto que ya ande por aquí,

yo solamente pasé a saludar.

padre: pues muchas gracias.

ya puedes pasar, hija,

sol quiere verte.

rocío: gracias.

gracias por venir.

avelina: cuídate, y un abrazo

a tu hermana.

rocío: sí, de tu parte.

¿cómo está mi hermana?

padre: mejor, pero no tengas

miedo, pasa, te está esperando.

rocío: ok.

padre: bye.

qué bueno que viniste.

como siempre acompañando

a tu amiga.

avelina: pues sí, ni modo

que la dejara sola.

[música]

[música]

sol: rocío, ¿cómo estás?

rocío: yo bien, pero la que

importa aquí eres tú,

¿tú cómo estás?

sol: mucho mejor,

más tranquila.

hermanita, quiero pedirte

perdón, sé que todo esto

ha sido muy difícil para ti.

rocío: no, mira, no tengo nada

que perdonarte.

sol: es que no sé,

me puse como muy ansiosa,

y muy tensa, y eso no está bien.

rocío: mira, lo que importa

es que ya no vuelva a pasar.

valente: rocío, ¿cómo estás?

rocío: los dejo hablar

tranquilos.

valente: no, no es necesario

que te vayas.

sol y yo ya hablamos,

y ya todo va a estar bien.

rocío: ¿cómo?

valente: sí, nos dimos cuenta

que no era ni la forma

ni la manera de separarnos,

así es que sol y yo

vamos a estar juntos,

y vamos a trabajar

nuestros problemas en pareja.

sol: ¿qué, no te da gusto

la noticia?

rocío: sí, claro.

valente: ya todo va a estar

mejor.

sol: qué bueno estar

de regreso en casita.

valente: pero tú necesitas

guardar descanso.

rocío: ¿quieres comer?

sol: sí, gracias.

pero tampoco quedarme en cama,

¿eh?

valente: bueno, solo por hoy.

ándale, te acompaño

a dejar tus cosas.

sol: vamos.

padre: ¿y tú por qué tienes

esa cara?

rocío: no sé, se me hace raro

que valente no le contestara

los mensajes a mi hermana,

y ahora...

padre: ellos se quieren,

pero han pasado

por malos momentos.

rocío: ¿y qué va a pasar?

padre: hablé con valente,

y se va a quedar aquí.

va a regresar con tu hermana.

rocío: ¿y yo, qué?

padre: hija, no seas impaciente,

por favor.

rocío: no, es que ya estoy

harta de estos rollos, papá.

padre: a ver, me tienes que dar

un tiempo, y ya lo habíamos

hablado.

rocío: es que ya estoy

desesperada, como dice el dicho,

"el que espera, desespera."

padre: pues tendrás

que esperar más.

padre: buenos días.

ambos: buenos días.

padre: ¿durmieron?

sol: yo muy bien,

descansé mucho y pues ya voy

a preparar todo para regresar

al trabajo.

padre: pero, ¿tan pronto?

sol: sí, trabajar me va

a hacer bien.

oye, papá, te quería contar,

mira, por el momento

valente y yo pues vamos

a seguir separados.

padre: ¿cómo, por qué?

valente: no se asuste, señor,

decidimos hacer las cosas bien,

vamos a ir a terapia,

y vivir una vida más tranquila.

padre: ¿y tú estás bien

con eso, sol?

sol: sí, lo decidimos los dos,

vamos a seguir juntos

pero separados.

padre: a ver cómo se toma

todo esto tu hermana.

valente: bueno, si quiere

la llamo para que venga

a desayunar.

padre: sí.

valente: ¡rocío!

sol: ¿por qué dices

que a ver cómo se toma esto?

padre: mira, rocío ha estado

muy agobiada, no se siente

tranquila viviendo con ustedes,

sus peleas y problemas

de pareja la tienen

muy sensible, y la verdad

no está cómoda.

sol: la entiendo perfecto,

y lamento mucho haberla

afectado, de verdad no era

mi intención.

padre: aquí el único responsable

soy yo, pero yo, es que

el trabajo no es fácil--

valente: rocío no está.

padre: ¿cómo que no está,

a dónde fue?

valente: no tengo

la menor idea.

sol: ¿pero cómo es posible,

dónde está?

valente: sólo dejó esta carta.

sol: a ver.

avelina: ¿pero a dónde te vas

a ir?

rocío: pues a donde sea,

si tu mamá no me quiere

en tu casa.

avelina: mi mamá estaría feliz

de recibirte, lo sabes,

pero no puede hacerlo

si tu papá no lo autoriza,

se metería en un problemón

enorme.

rocío: lo entiendo.

avelina: no está bien

que te vayas, y menos sola,

así como está la ciudad

es muy peligroso,

además, ¿a dónde te vas a ir?

rocío: no sé, encontraré

un lugar.

avelina: amiga, yo sé

que te ha sido difícil,

la muerte de tu mamá,

que tu papá no viva contigo,

y ahora pues las peleas

de tu hermana con su marido,

pero todos te queremos.

rocío: pues sí, yo sé,

pero nadie me escucha,

no les importa cómo me siento,

no quiero vivir con mi hermana,

no quiero escuchar las peleas,

¿qué tal si le da un ataque

otra vez? me da miedo.

padre: hija.

rocío: papá.

¿tú le dijiste?

avelina: no podía dejar

que te fueras sola

quién sabe a dónde.

padre: hija, por favor,

no te vayas, voy a renunciar.

rocío: ¿qué?

padre: sí, no me importa

quedarme sin trabajo,

algo voy a encontrar.

rocío: ¿pero cómo--?

padre: pero nada,

de ahora en adelante tú y yo

vamos a vivir juntos.

rocío: ¿y dónde queda

el nuevo trabajo?

padre: cerca del parque hundido,

así que tenemos que buscar

por ahí casa, ¿eh?

sol: sí, cerca de mi casa.

avelina: ¿le gusta su nuevo

trabajo, señor?

padre: la verdad que sí, mucho.

no gano tan bien, pero espero

que vaya mejorando la cosa.

valente: hola, ¿cómo estás?

sol: hola, mi amor.

¿cómo te fue?

valente: ya está todo listo.

sol: ay, qué emoción.

rocío: ¿de qué hablan?

sol: pues que nos vamos

a chihuahua de viaje,

vamos a tomar el chembe.

avelina: qué padre.

padre: me parece genial.

marieta: oigan, perdón,

aquí están las bebidas,

lo siento.

todos: gracias.

marieta: espero que le gusten

mucho.

padre: la verdad que nos encanta

venir aquí, ¿eh?

sol: oye, ¿y don tomás?

quiero conocerlo.

marieta: ah, don tomás,

déjame, le hablo.

¡don tomás!

don tomás: ¡sí, voy!

marieta: venga.

don tomás: sí, ah,

buenas tardes.

valente: buenas tardes.

sol: hola, yo soy sol,

la hermana de rocío.

don tomás: mucho gusto.

sol: el gusto es mío, de verdad,

quería conocerlo y agradecerle

el dicho que le enseñó

a mi hermana.

rocío: el que espera, desespera.

sol: gracias a ese dicho,

pues aprendí a dejar de esperar

cosas, y a disfrutar del aquí

y del ahora.

don tomás: pues me alegro mucho.

padre: es un dicho muy sabio.

don tomás: sí, es que los dichos

encierran mucha sabiduría,

y por eso me gustan tanto.

marieta: qué bárbaro, don tomás,

debería poner un consultorio

de dichos, creo que

nos iría bien.

don tomás: ajá,

¿y tú qué harías?

marieta: ¿yo?

pues atender el café.

don tomás: no se te escapa

ninguna.

marieta: no, ya ve que no.

y agárrese porque capaz

que le como el mandado,

cada vez me aprendo

un nuevo dicho.

don tomás: ah, está bien,

ándale, pues.

[risas]

[música]

Cargando Playlist...