null: nullpx
Cargando Video...

Como Dice el Dicho - 'Con tu amigo y tu enemigo, tu dinero en el bolsillo'

Univision3 Mar 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

miguel: hola, hola.

¿por qué tan calladitos?

¿qué? ¿ya no me hacen fiesta

cuando llego o qué?

quiero presumirles todas

las materias que exenté.

ni mis profesores se la creen.

¿qué? ¿de plano estuvo

muy duro el trabajo o qué?

papá.

oigan.

ya no es gracioso, ¿eh?

no estén jugando, por favor.

papá.

papá.

ey.

papá.

papá, despierta, ya llegué.

papá.

mamá, mamá, ey, mamá, ya llegué.

¿sí?

yo estoy aquí, mamá.

despierta, mamá.

despierta, por favor.

ya llegué.

papá, pa, por favor.

por favor, papá.

mamá.

[llora]

bueno, necesito una ambulancia,

por favor.

necesito una ambulancia,

mis papás no responden.

no sé, algo les pasó.

necesito una ambulancia,

por favor.

[llora]

no sé qué voy a hacer

sin ustedes.

antes me quejaba

por todo lo que me decían.

solo los quiero--

solo quiero poder decirles

que los quiero.

me arrepiento de no habérselos

dicho todo el tiempo.

todo el tiempo.

es el collar que siempre

te chuleaba mi mamá.

amanda: sí.

siempre que lo veía,

me decía lo mismo.

"ya no lo voy a ver".

[balbucea]

¿quieres salir al parque?

para que te distraigas.

supongo que no traes

muchos ánimos.

¿quieres que te haga

algo de comer?

¿o que te traiga

algo de la tienda?

miguel: preferiría estar solo

un rato.

amanda: tú sabes que para lo que

necesites estoy disponible

a la hora que sea.

solo llámame, ¿ok?

sergio: no sabes

cuánto lo siento.

el día del funeral

no pude platicar contigo

por tanta gente.

aunque la verdad

supongo que lo último

que deseabas ese día era hablar.

prometo que no te voy

a entretener mucho.

circe, tráeme los documentos

que te encargué.

circe: claro,

ahorita se los llevo.

sergio: el motivo

por el que te pedí que vinieras

es como fui abogado

de tus padres, siempre les llevé

sus cosas legales.

y uno que realizamos

desde hace tiempo

fue la herencia

que te iban a dejar.

mira, todo esto es--

circe: permiso, licenciado.

sergio: el apartado que te pedí.

circe: está--es--aquí.

sergio: sí, sería todo, circe,

muchas gracias.

circe: permiso.

sergio: como te decía,

quería que viéramos esto

lo más pronto posible

para que tuvieras tiempo

de revisarlo

con el contador general.

antes de que firmes los papeles,

¿eh?

mira, normalmente

estos son asuntos delicados.

miguel.

miguel: sí, perdón.

¿qué tengo que firmar?

sergio: miguel, ¿me escuchaste?

sería mejor que lo vieras

antes con el contador general

de confianza.

miguel: mira, sergio,

la verdad no estoy de humor.

y no creo estarlo

por un buen tiempo.

entonces, te firmo los papeles

y me voy, ¿sí?

sergio: pues sí, miguel,

pero, por favor,

yo lo que quiero es que--

miguel: sergio, ya está, ¿sí?

ya está.

sergio: bueno, al menos

guarda el teléfono del contador.

y prométeme que le vas a marcar.

45...

este es su número,

prométeme que le vas a hablar.

miguel: sí.

¿ya me puedo ir?

sergio: algo más, miguel.

mira.

este maletín me lo dejó

encargado tu mamá

hace ya varios meses.

era de tu abuela.

la verdad no me dijo mucho

sobre él,

pero lo que sí me dijo

es que si algo pasara,

te lo diera.

miguel: ¿puedo pasar después

por él?

sergio: claro, entiendo.

tú tranquilo,

cuando te sientas bien

platicamos.

miguel: gracias, sergio.

sergio: cuídate.

circe: ¿todo bien?

miguel: eh, sí.

bueno, eso creo.

circe: es difícil perder

a tus padre, yo--yo te entiendo.

miguel: ¿tú también?

circe: ¿sabes qué?

lo mejor es distraerte.

tienes que salir,

porque quedarte solo

empeora las cosas,

te deprimes más.

además, mira,

ya casi va a ser

la hora de la comida.

no me digas que pensabas

ir a comer solo.

miguel: eh, bueno, en realidad--

circe: claro que no,

yo te invito.

anda, yo te invito.

¿tú me guías?

miguel: por supuesto.

circe: genial.

¿me acompañas por mis cosas?

miguel: claro.

circe: a partir de ese día,

tuve que valerme por mí misma.

yo sé que al principio

es difícil,

pero luego te prometo

que te haces más fuerte.

y empiezas a tomar

todo lo que tienes como puedas.

yo creo, si no me equivoco--

miguel: gracias.

circe: no, no, por favor.

que lo que tú necesitas,

es un helado.

hay unos buenísimos

aquí cerca del parque,

te van a encantar.

miguel: va, perfecto,

pero no, no, no, ¿cómo crees?

yo pago.

no, no puedo.

circe: no, claro que no.

miguel: no, sí, de verdad.

circe: no.

aquí está.

miguel: no, no, eh, don tomás,

perdón.

yo pago, ¿sí?

circe: don tomás, por favor.

miguel: no, yo pago.

circe: a ver, dime,

¿por qué crees

que una mujer no puede

invitar a un hombre? gracias.

miguel: eh, bueno, claro,

no, no, no.

tomás: con permiso.

miguel: gracias.

no, no era eso, perdón,

tienes razón.

yo invito el helado.

circe: lo más importante

es la compañía.

me encanta la nieve.

dicen que las mejores del mundo

están en italia.

miguel: ¿en serio?

órale, no sabía.

circe: yo siempre he querido ir.

bueno, ahí y a muchos

otros lados.

de chica, me imaginaba

viajar por el mundo

con el hombre de mis sueños.

aunque todavía me falta

encontrarlo.

miguel: órale, ya es supertarde.

¿no te dicen algo en el trabajo?

no quiero que te regañen

por mi culpa.

circe: ¿es supertarde?

uy.

no, ¿sabes qué? no te preocupes.

tengo todo mi día

reservado para ti.

[música]

[música]

miguel: pues aquí vivo.

circe: oh, es linda,

me encanta.

se parece a mi casa.

miguel: perdón, ¿eh?

de haber sabido

que tendría visita,

arreglaba un poco.

circe: ¿en serio?

si está impecable.

[celular]

miguel, tú no estés triste.

yo te voy a ayudar

a que te sientas mejor.

miguel: ¿cómo?

¿qué pasa? ¿qué tienes?

circe: no, nada.

miguel: ¿cómo que nada?

si hace unos minutos

estabas bien.

circe: no quiero preocuparte.

tú ya tienes demasiadas cosas.

miguel: a ver, lo que a ti

te moleste, a mí me molesta.

entonces, lo resolvemos juntos.

circe: ok, ahí te va.

es que tengo que dejar

el departamento

donde estoy viviendo

porque la dueña murió

y los hijos lo quieren vender.

miguel: ¿y por ahí

no hay otros?

circe: ¿sabes qué?

ese es el problema.

a mí la dueña me lo está dando

a un precio superbajo.

ahora para que me alcance,

me voy a tener que mudar

o muy lejos,

hasta incluso, no sé,

quizás, tenga que renunciar.

pero no te preocupes.

ya veré qué puedo...

qué puedo inventar.

miguel: oye, ¿y si te vienes

a vivir a mi casa?

total es muy grande

para mí solo.

circe: ay, no, miguel,

¿cómo crees?

no, no, no podría.

miguel: sí, sí, sí,

¿por qué no? ¿por qué no?

circe, siento que te conozco

de toda la vida.

¿qué? ¿no te gustaría

que despertáramos juntos?

circe: ay, claro

que me gustaría, me encantaría.

no es eso.

no es eso, no es tan simple.

yo--no es tan sencillo.

miguel: bueno, a ver,

dime qué es lo que necesitas.

lo que sea.

circe: te va a parecer

una tontería.

es que mi mamá,

ella no hubiera querido

que yo conviviera con un hombre

fuera del matrimonio.

ya sé, es tonto,

pero no me dejaría dormir

la sola idea de pensar en eso.

miguel: pues nos casamos y ya.

circe: [ríe]

ay, no juegues, miguel.

me lo dices solo porque

yo te lo estoy diciendo.

miguel: no, no, no, no.

te lo juro.

lo único que quiero

es estar contigo y nada más.

circe: ay, miguel.

miguel: ¿te quieres casar

conmigo?

circe: sí.

miguel: ¿sí?

circe: sí, claro que sí.

[ríe]

miguel: pues nos casamos y ya.

circe: solo necesito,

solo necesito pedirte

una sola cosa.

miguel: sí, sí.

circe: yo no quiero

que tú te encargues de nada,

de nada que tenga que ver

con trámites, con papeleos.

ya demasiada carga

te estoy dando.

y de verdad no quiero abrumarte.

has sido muy bueno conmigo.

yo quiero ocuparme de todo, ¿sí?

de todo.

miguel: a mi esposa

lo que me pida.

sergio, es lo mejor

que me ha pasado en la vida.

tengo que agradecértelo.

sin ti, no la hubiera conocido.

sergio: bueno, al menos

ve lo referente a los bienes

para que te quede claro.

miguel: ah, sí.

a ver.

sergio: aquí agregué el listado

de terrenos de puebla.

miguel: ajá.

sergio: ¿te acuerdas de aquellos

que--?

circe: hola, hola, llegué.

¿está todo listo?

miguel: todo listo.

circe: le pedí al taxi

que nos espere abajo.

miguel: ah, perfecto.

sergio: ¿tanta prisa llevan?

circe: es que nuestro vuelo

sale en dos horas.

nuestra luna de miel

y no queremos perderla, ¿verdad?

miguel: por supuesto que no.

eh, ¿qué tal?

mucho gusto, yo soy miguel.

usted debe ser el juez,

amigo de circe.

>> efectivamente.

miguel: qué bueno.

circe: ¿todo listo?

sergio: déjame verlo.

sí, están bien los datos.

miguel: bueno, ¿qué estamos

esperando?

muchas gracias.

circe: genial.

sergio: ¿pudiste hablar

con el contador?

miguel: eh, sí, sí,

ya está todo bien.

sergio: bueno.

acá, miguel, firmas tú.

eso sería todo.

circe: perfecto.

perfecto, entonces,

no se diga más, amor.

[balbucea]

nos vamos.

miguel: ¿nos vamos?

circe: nos vamos, adiós.

sergio: que les vaya muy bien.

felicidades.

miguel: gracias, gracias,

sergio.

nos vemos regresando,

muchas gracias.

circe: adiós.

sergio: yo me encargo de esto.

hasta luego,

un gusto en saludarlo.

[música]

[música]

miguel: préstame, yo la meto.

circe: hogar, dulce hogar.

[timbre]

miguel: yo voy.

circe: no, no,

tú ve a descansar,

el vuelo fue muy largo, ¿sí?

yo atiendo.

bueno.

miguel: gracias.

circe: ahorita nos vamos

a comprar nada, muchas gracias.

amanda: no, no, no, no.

no vendo nada.

soy amiga de miguel.

circe: ah, pues ahorita

mi esposo no está disponible.

¿qué se te ofrece?

amanda: perdón, no sabía.

miguel no me platicó,

no me enteré de la boda.

circe: ah.

fue algo pequeño,

algo para gente muy especial

para nosotros, ya sabes.

amanda: ah, como sea.

solo quiero pasar

a felicitarlo y ver cómo está.

miguel: ¿quién es, amor?

circe: nadie, mi amor.

amanda: bueno, felicítalo

de mi parte.

dile que después le llamo.

miguel: ¿quién era?

circe: ah, nadie.

una señora pidiendo limosna.

miguel: ah.

circe: ya sabes cómo se ponen.

miguel: es que me pareció

escuchar la voz

de mi amiga amanda.

circe: ¿no me crees?

¿a mí? ¿a tu propia esposa?

miguel: no, no.

solo que como no la conoces,

pudo haber sido que no supieras

quién era.

circe: ay, ¿así va a ser? dime.

¿van a estar todos los días

viniendo mujeres a buscarte?

porque nunca me habías

mencionado a tus amigas.

¿o esa niña es tu amante?

miguel: [ríe]

no, mi amor, es solo una amiga.

es amanda.

te puedo contar

todo lo que quieras.

circe: ¿seguro?

porque la verdad no quiero

empezar esto con mentiras.

así que si tienes

algo que decirme, adelante.

miguel: no.

a ver--

mi amor, no.

discúlpame, no quería

causarte molestias, ¿sí?

¿podemos volver a estar

como antes?

¿quieres que te traiga algo?

circe: no, no,

quiero estar sola.

permiso.

amanda: no sé qué le picó.

entiendo que haya estado

pasando por un muy mal momento,

pero ¿ni siquiera una llamada

para platicarme

que se casaba o algo?

mínimo ni un mensaje.

marieta: sí, tienes razón.

todo esto está muy raro.

además si no te contó a ti,

seguro nadie sabe.

amanda: sí, a nadie le contó.

marieta: ah, mira.

hablando del rey de roma.

miguel: hola.

hola.

don tomás, ¿cómo está?

marieta: hola.

miguel: hola, marieta.

tomás: con permiso.

miguel: propio.

amanda: miguel, qué milagro.

miguel: ya sé, ya sé,

soy de lo peor.

ando muy desaparecido.

pero no sabes,

tengo mil cosas que contarte.

amanda: me enteré

que te casaste.

miguel: eh, sí,

con la mejor mujer, no sabes.

me urge que la conozcas.

amanda: pues cuéntame.

miguel: híjole, ahorita

no puedo.

es que vine nada más de pasada.

vine a recoger un pedazo

de pastel.

quedé de verme con ella

por aquí.

amor.

circe, ey, circe.

amor, circe, ey, ey, ey.

¿qué pasa?

circe: ¿que qué me pasa?

regreso de trabajar

y al segundo estás con esa.

sin decirme nada.

miguel: ok, a ver, no,

no es lo que pa--

no es lo que parece, ¿sí?

me la topé aquí.

¿podemos hablar en paz?

circe: no podemos hablar.

¿sabes qué me pasó?

fui al supermercado

y me rechazaron la tarjeta.

¿tú vaciaste las cuentas?

miguel: ¿qué?

no, no, para nada.

circe: miguel,

me estás mintiendo.

¿sabes la vergüenza que pasé?

todo el mundo en el supermercado

se me quedó viendo

como si yo fuera una basura.

miguel: bueno, ey,

ya te dije que yo no fui, ¿sí?

tal vez hubo un error, no sé.

circe: ¿por qué me levantas

la voz?

en serio,

¿me vas a estar gritando?

miguel: amor, discúlpame, ¿sí?

no era mi intención, ¿sí?

discúlpame.

circe: ¿sabes lo que pasa,

miguel?

tú crees que yo no me doy cuenta

pero desde que regresamos

de la boda,

estás completamente cambiado.

seguro le das todo

a la muchachita esa.

miguel: amor, ¿cómo puedes--?

mi amor--

circe: ¡suéltame!

no creo que sea buena idea

que pasemos la noche juntos.

lo mejor es que pases

la noche en otro lado.

miguel: bueno.

puedo dormir en el sillón.

circe: a ver, ¿tú quieres

que nuestro matrimonio funcione?

miguel: sí, claro.

circe: entonces,

¿por qué me ignoras

cada vez que te pido algo?

yo no puedo dormir

en la misma casa que tú

estando en esta situación.

a ver, entiéndeme.

yo no sé quién es esa mujer.

¿y sabes qué?

me siento muy vulnerable.

miguel: está bien, está bien.

si crees que es necesario,

tal vez eso necesitamos.

descansar, y mañana hablamos.

todo va a estar bien, ¿sí?

amanda: te ves muy mal,

¿qué te pasó?

miguel: pues problemas

maritales, supongo.

circe pensó que era mejor idea

que pasara la noche

fuera de casa.

pero digo, es solo una etapa.

vamos empezando.

dicen que lo más difícil,

pues es el principio, ¿no?

amanda: te sacó

de tu propia casa.

miguel: bueno, ya si lo pones

así, suena medio mal.

pero es solo una etapa,

de verdad, ella es muy buena.

vas a ver.

mira, cuando todo se arregle,

con ella vamos a comer los tres

y te va a encantar, vas a ver,

¿sí?

solo...

solo espero que se le pase.

la verdad, no sé,

me tiene muy preocupado.

amanda: no te preocupes.

seguramente sí es como tú dices,

son cosas del inicio,

se están adaptando.

seguramente,

cuando regreses a tu casa,

te va a estar esperando

con alguna comida sorpresa

o algo así por el estilo.

miguel: tienes razón.

sí, sí, sí.

bueno, pues mejor me voy.

gracias.

siempre das

los mejores consejos.

yo te marco después, ¿sí?

amanda: ok, bye.

circe: ahorita no, gracias.

miguel: eh, soy yo, amor.

circe: ¿qué se te ofrece?

miguel: ¿qué pasa, amor?

¿sigues enojada?

amor, ya, por favor, perdóname.

te lo juro que no vuelve

a pasar.

no--no deberíamos de estar así,

acabamos de regresar

de nuestra luna de miel, ¿sí?

bueno, ya, déjame pasar, ¿sí?

necesito darme un baño.

tuve que pasar toda la noche

en el coche

y apenas pude dormir.

circe: si entras a mi propiedad,

voy a hablar con la policía

y les voy a decir que me estás

amenazando con golpearme.

miguel: ¿de qué me estás

hablando, circe?

a ver, jamás te he puesto

un dedo encima y lo sabes.

circe: no sé, tal vez sí,

tal vez no.

la policía tampoco lo sabe.

miguel: a ver, es que ya, ya,

¿sí?

ya me estoy cansando

de tus desplantes.

déjame pasar, es mi casa.

a ver, circe, por--

circe: [gime]

ay, me lastimas.

ay, auxilio.

¿sabes qué? lárgate de aquí.

miguel: circe, no--

[música]

[música]

sergio: miguel,

desafortunadamente,

no hay mucho que te pueda decir

sobre circe.

recién llegó de argentina

y la conocí un poco antes de--

de tu boda.

después un día me marcó,

me dijo que ya no podía

venir a trabajar.

aun así, debo decirte

que me pareció muy sospechosa

la manera tan apresurada

en que hizo todo.

sé que no te va a gustar

lo que te voy a decir,

pero me atrevo a decirte

que circe siempre estuvo

tras tu dinero.

miguel: no, no, no puede ser,

sergio, no puede ser.

estábamos--estábamos tan

felices, estábamos enamorados.

sergio: bueno, ya no

te preocupes, deja este asunto

en mis manos.

yo voy a llegar al fondo

de todo esto.

si de verdad te ama,

nos vamos a dar cuenta.

miguel: sí, tiene--

tiene que haber una explicación

a su comportamiento.

no sé, igual y circe tiene

una razón y--

amanda: no creo.

lo que está haciendo

no es normal.

sergio: bueno, denme un par

de días para investigar

y platicamos.

por cierto, sé que este

no es el mejor momento, pero...

nos regresaron los documentos

de la autopsia.

los doctores no lograron

encontrar indicios

de que la muerte de tus padres

haya sido un homicidio.

circe: tengo que hacer

el trámite de mi divorcio.

y pensé: "¿quién mejor que

sergio para ayudarme con eso?".

la verdad necesito que sea

algo muy muy rápido.

yo creo que un divorcio exprés

es lo más conveniente

para todos.

sergio: pero ¿por qué

tan rápido?

se veían muy enamorados

tú y miguel.

circe: ay, ya sé.

no funcionó.

él hizo algunas cosas raras

y la verdad,

¿qué te digo, sergio?

yo esperaba más de él.

sergio: está bien.

pero antes quiero

proponerte algo.

circe: claro, dime.

sergio: mira, estuve revisando

los documentos del matrimonio.

sé que tú y miguel están casados

con bienes mancomunados.

circes: sí, claro, sergio.

eso ya lo sé.

dime cuál es el punto.

sergio: bueno, yo tengo

las facultades para hacer

que tú te quedes con todo.

no nada más con la mitad.

circe: ¿y tú qué ganas con eso?

sergio: mira, dada tu ganancia

y el riesgo que voy a correr yo,

considero que una comisión

del 15 % sobre el valor total

de los bienes es un precio justo

¿te parece?

circe: a mí me parece excelente.

bueno.

sergio: ¿tenemos un trato?

circe: tenemos un trato,

por supuesto.

sergio: bueno, voy a necesitar

un par de firmitas, ¿sí?

mira, vele firmando al calce,

aquí, aquí.

mira, circe.

debemos considerar que esto

va a ser un shock para miguel.

no sabemos cómo va a reaccionar.

circe: sí, sí.

sergio: lo mejor sería

que salieras de la ciudad

un par de días

en lo que se calman las aguas.

circe: te juro, sergio,

que no me lo tienes que decir

dos veces.

yo mañana mismo

me voy a la playa.

y confío plenamente

en que todo estará perfecto.

sergio: claro, dalo por hecho.

circe: así lo haré.

hasta pronto.

socio.

sergio: [ríe]

miguel: no puedo creer

que estaba fingiendo

todos esos momentos.

no, no me cabe.

amanda: a ver, miguel.

tienes que aceptar que todo

era una fantasía.

circe estaba fingiendo,

ella no te quiere.

el amor no es usar a alguien

y deshacerse de él.

¿sabes?

habemos otras personas

en tu vida que sí te conocemos

y sí te apreciamos.

miguel: amanda, ¿qué haces?

amanda: perdón, miguel, no--

no quise incomodarte, perdóname.

miguel: además, yo todavía

estoy casado con circe.

amanda: sí.

miguel: estoy muy cansado,

quiero dormir ya.

amanda: sí, de seguro

estás cansadísimo.

mis papás llegan el lunes,

pero estoy segura

de que te puedes quedar

todo lo que quieras.

buenas noches.

salí por comida,

no quise despertarte

para que descansaras.

amanda.

circe: ay, el vuelo

estaba repleto.

además estaba lleno de bebés.

no sabes, fue horrible.

miguel: perdón.

amanda, déjame te ayudo.

amanda: gracias.

miguel: eh, es que circe

tuvo un problemas con su tarjeta

y pues tuvo que agarrar

un taxi de la calle

para que yo pudiera pagarlo.

circe: ay, no, amor.

no le digas eso,

tampoco fue así.

imagínate que yo hubiera

encontrado la forma de volver

a mi casa, pero no aguantaba más

las ganas de ver a mi esposo.

y de paso no viene nada mal

que amanda y yo nos conozcamos

un poco más, ¿verdad?

¿qué trajiste aquí?

qué rico, cómo huele esto.

justo, muero de hambre.

vamos que se enfría, ¿no?

a comer.

miguel: sí, sí.

circe: dale, ayúdame, amor,

no te quedes ahí

como una estatua

que me muero de hambre.

qué rico, amanda, gracias.

sergio: entonces,

¿ya está todo listo?

perfecto, licenciado vidal.

le agradezco mucho.

sí, claro, tenemos pendiente

la comida.

le agradezco, ¿eh?

un abrazo, cuídate.

[celular]

circe: ay, es que tengo

que irme a mi casa

a resolver unos asuntos.

qué inoportuno, la verdad

e inesperado.

pero sin duda

nos veremos pronto, ¿verdad?

miguel: sí, no, pues vamos.

vamos a casa.

circe: no, mi vida.

¿sabes?

yo creo que mejor

en este momento

te quedas aquí con amanda.

yo necesito llegar a casa sola,

ya sabes.

a reflexionar un poco

sobre todo lo que ha pasado

entre nosotros.

miguel: pero, amor,

pues si acabas de llegar,

podemos irnos ya.

circe: no te preocupes, mi amor.

de verdad.

vamos a estar bien,

te lo prometo.

solo necesito un poquitito

de tiempo, ¿sí?

hablamos, te quiero.

adiós.

miguel: [carraspea]

circe: no.

no, no, no, ¿qué es esto?

¿qué es esto?

no puede ser.

maldita sea, maldito miguel.

ahora mismo me vas a decir

qué es lo que está pasando.

[celular]

miguel: ¿amor?

circe: miguel, ahora mismo

me explicas qué hiciste.

miguel: a ver, a ver, amor,

tranquila.

no tengo ni idea

de qué me estás hablando.

circe: ¿cómo quieres

que me calme, miguel?

yo no sé qué estás tramando.

pero quiero que sepas

que conmigo no se juega.

y tú no sabes

con quién te metiste.

te lo advierto, miguel.

miguel: oye, a ver, a ver,

circe, ¿sí?

no me hables así, por favor.

circe: yo te hablo

como se me da la gana.

[música]

[música]

miguel: mira, sergio,

sé que hice todo mal,

pero ya no hay nada

que pueda cambiar.

estamos aquí para ver

cómo está el asunto

y ver qué podemos hacer.

sergio: bueno, mira, podríamos--

circe: ¡sergio!

¡déjenme pasar!

sergio: amanda, llama al agente

y dile que venga rápido

a la oficina.

amanda: sí.

circe: ¡sergio!

sergio.

me engañaste y me mentiste.

eres un ladrón.

te robaste todo el dinero

de miguel.

me dijiste que solo querías

un porcentaje.

y tú debes ser su cómplice,

con esa cara de suplanto.

miguel: bueno, ey, ey, ey,

a ella no la metas, ¿sí?

ella no tiene nada que ver.

circe: mi amor,

mi amor, yo te amo.

yo lo único que quiero

es que estemos juntos

y defenderte de estos

que te quieren robar todo

tu dinero y separarnos, mi vida.

tienes que elegir,

ahora tienes que elegir.

es ella o yo.

yo, que te saqué de tu depresión

cuando tus papás murieron.

ahora tienes que elegir,

este es el momento,

¿no me vas a creer?

¿de verdad?

sergio: tú ya no eres

la esposa de miguel.

me pediste que tramitara

un divorcio exprés.

y a partir de hoy,

el matrimonio ha quedado

oficialmente anulado.

y ya deja de manipular a miguel.

te encontraste con un muchacho

pasando por una situación

difícil y quisiste aprovecharte.

todo lo que has hecho

ha sido en función de quererle

sacar su dinero.

desde el primer momento.

circe: por supuesto que no.

sergio: pero yo no iba

a permitir eso.

circe: claro que no,

deja de mentir.

sergio: y lo más importante,

el hijo de mis queridos amigos.

circe: no los escuches, amor,

no los escuches, yo te amo.

lo único que quieren

es separarnos

porque nos tienen envidia.

envidia porque jamás

van a poder tener

lo que nosotros sí tenemos.

yo te amo, mi amor.

por favor, no los escuches,

de verdad.

sergio: agente,

esta es la señora que buscan

por evasión fiscal.

¡llévensela!

circe: ¿qué?

sergio: vámonos.

circe: no, ¿por qué?

no, eso no es cierto.

yo no hice nada.

miguel, yo no hice nada.

miguel, diles quién soy,

tú me conoces, por favor.

diles quién soy.

yo no hice nada.

yo no hice nada.

¡suéltenme, por favor!

¡miguel!

¡miguel!

miguel: sergio, explícame

qué está pasando, por favor.

sergio: es muy duro

lo que tengo que decirte,

miguel.

vamos a sentarnos, ¿sí?

por favor.

hace un par de años,

en la empresa de tus padres

hubo una gran crisis

que les generó una deuda

de la cual nunca se recuperaron.

intentaron por todos los medios

posibles pagar ese dinero.

pero al ver que aun vendiendo

todas las propiedades

seguían debiendo

varios millones de dólares,

entonces,

decidieron quitarse la vida

y aparentar un homicidio.

miguel: ¿mis papás

se suicidaron?

pero ¿por qué?

sergio: mira, ellos creyeron

que aparentando el homicidio,

el seguro iba a pagar

todas las deudas.

y así, tu herencia

iba a quedarte íntegra.

pero la aseguradora determinó

que fue un suicidio.

cuando tú firmaste

los papeles de la herencia,

heredaste también las deudas.

miguel: ¿y mis propiedades?

sergio: desafortunadamente,

todas las propiedades

fueron embargadas.

amanda: ¿y la casa?

sergio: todo fue confiscado

por el banco.

inclusive la casa.

la buena noticia es que circe

me pidió que pusiera

todas las propiedades

y cuentas a su nombre.

así que las deudas

ahora son problema de ella.

miguel: no tengo adónde vivir.

pero bueno, la vida continúa

y tengo que seguir adelante.

amanda: no te preocupes.

puedes vivir conmigo

el tiempo que sea necesario.

sabes cuánto te quieren

mis papás.

miguel: muchas gracias, amanda.

de verdad.

y gracias, sergio.

gracias por todo, en serio.

amanda: mira, este no se ve mal.

"se busca joven amable,

encantador, buenas presentación.

para trabajo de relaciones

públicas en empresa grande.

medio tiempo".

podrás seguir yendo a la uni.

miguel: o sea que...

piensas que soy encantador.

amanda: quise decir que es

una buena oportunidad porque--

[timbre]

es de medio tiempo,

y el salario está muy bien, y--

miguel: salvada por la campana.

sergio: buenos días.

amanda: buen día.

miguel: ah, sergio, hola.

sergio: ¿cómo estás, miguel?

amanda: hola, bienvenido,

sergio.

sergio: qué gusto saludarlos.

miguel: igualmente.

sergio: discúlpenme que venga

tan a la carrera,

pero tengo compromisos

en la oficina que atender.

me salí solo un momentito.

miguel: ah, ¿y a qué debemos

esta visita exprés?

sergio: mira, te traigo

el maletín que era de tu abuela.

el que me pidió tu madre

que te entregara,

lo había olvidado.

miguel: claro, el maletín.

yo, yo también

lo había olvidado.

sergio: bueno, si me disculpan,

me tengo que retirar.

tengo gente en la oficina, ¿eh?

quedo a tus órdenes.

miguel: sergio, tú siempre

tan formal.

muchas gracias.

amanda: yo lo acompaño

a la puerta.

sergio: no hace falta,

conozco perfectamente la salida.

que tengan muy buen día.

miguel: igualmente.

ambos: gracias.

miguel: pues veamos.

amanda: estabas más gordito.

miguel: sí.

y bueno, pues esto es todo

lo que me queda de ellos.

amanda: lo siento mucho, miguel.

miguel: gracias, amanda.

amanda: ¿qué es esto?

miguel: no lo sé, veamos.

amanda: son timbres postales.

me parece que los vi

o algunos similares

en otro lugar.

miguel: no tengo casa ni dinero.

lo único que me quedó

fue este maletín antiguo

de mi abuela.

con algunas fotografías

de cuando éramos felices.

tomás: ya lo dice el dicho:

"con tu amigo y tu enemigo

tu dinero en el bolsillo".

además, miguel, mira,

todavía a mi edad uno aprende

que lo más importante,

lo que es realmente valioso

en la vida son precisamente

esos bellos recuerdos.

miguel: tiene razón, don tomás.

y bueno, por lo menos

ya no tengo a una persona

tóxica en mi vida como circe.

ella pues ahora está

en la cárcel.

aunque estaban pensando

en mandarla a un manicomio

por--por los ataques

de psicosis que sufre.

amanda: miguel, miguel, miguel,

no me vas a creer lo que pasó.

miguel: ¿qué pasó?

amanda: me quedé pensando

en las estampillas

y recordé dónde las había visto.

en un museo de estampillas

antiguas en madrid.

y, pues busqué

a un coleccionista

para averiguar cuánto valían.

miguel: ¿y?

amanda: me ofreció más de dos

millones de pesos por ellas.

tomás: ¿qué?

amanda: sí.

son muy antiguas, particulares

y están bien conservadas.

tomás: oye, parece que tu mamá

siempre te estuvo cuidando.

nada más que tú no lo sabías.

miguel: tiene razón, don tomás.

amanda, guau, no--no,

no me lo puedo creer,

no sé qué decirte.

gracias.

amanda: de nada.

marieta: este arroz ya se coció.

[ríe]

>> ♪ la noche no me alcanza

porque estoy de fiesta

y no hay quien me detenga

bailo en libertad ♪

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.