null: nullpx
Cargando Video...

Como Dice el Dicho - 'Cárceles y caminos, hacen amigos'

30 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

iela: mamá,

necesito una cartulina nueva

para un proyecto de la escuela.

maría: ¿qué?

¿no te sirve el otro lado

de la que usaste o qué?

graciela: estaría bueno

reciclarla,

pero a la maestra no le gusta.

tadeo: ma,

¿me compras una manzana?

maría: sí, mi hijito, ahorita.

graciela: es que ya no me fían

y necesito un cartulina nueva,

ya usé los dos lados.

maría: sí, mi hijita, sí.

graciela: mamá, ¡devuelve eso!

maría: ustedes, chito.

cállese.

tadeo: graciela tiene razón.

robar es malo.

maría: ay,

creo que ya nos vieron.

camina rápido.

graciela: mamá,

¿por qué hiciste eso?

maría: porque era eso

o no comer.

¡rápido!

graciela: ¡mamá,

no estoy de acuerdo!

maría: ¿quieres

que me lleven presa?

ahí viene el policía, camina.

señor--

no, señor.

policía: la vamos a llevar

a la delegación.

ay, discúlpeme.

maría: no me di cuenta,

me distraje.

se las iba a pagar.

tadeo: ¿qué le van a hacer

a mi mamá?

graciela: no te preocupes.

va a estar bien.

maría: ¡señor, espérese!

tadeo: ¿por qué se la llevan?

graciela: vámonos.

>> si tiene que pasar

48 horas en lo que le hacen

la averiguación previa,

que las pase.

no voy a poner amparos

ni gastar un solo peso

en esa mujer.

>> pues, como usted quiera.

rafael: ¡papá!

>> no, rafa.

si es por mí,

que la refundan.

únicamente vine por ustedes,

que son mis hijos.

maría: [grita]

¡suéltenme ya!

¡suéltenme!

ustedes no se preocupen, niños.

ahorita que hable con el juez--

graciela: mamá, ¿cuál juez?

tadeo: ¿la van a encerrar?

maría: no, no.

¡suélteme!

graciela: ¿adónde se la están

llevando?

>> cuando vienen así de locas

como tu mamá llegó,

luego luego las metemos

a los separos.

tadeo: ¿qué son separos?

graciela: es como una cárcel

antes de la cárcel.

>> es donde vemos qué pasó

y el juez dictamina.

ahorita vengo.

rafael: oye, si no es grave,

no pueden retenerla más

de 48 horas.

graciela: ¿48 horas?

carlos: chicos, es obvio

que las autoridades

tienen cosas que hacer.

nos vamos.

jimena: ¿vamos a dejar

a mamá ahí?

carlos: sí, jimenita.

y no estamos haciendo

nada malo,

ella se lo buscó.

así que vámonos, ¿sí?

¡vámonos!

rafael: suerte.

graciela: gracias.

tadeo: ¿qué vamos a hacer?

graciela: no lo sé, tadeo.

de verdad, no sé.

fabiana: carlos va a hacer

lo que sea para quitarme

a jimena y a rafa.

estoy segura.

maría: [grita]

¡desgraciados!

¡yo no hice nada, se los juro!

¡desgraciados!

infelices, ¡déjenme salir!

yo no soy una ladrona.

fabiana: tranquila, no llores.

son capaces de hacer

cualquier cosa

para que estemos calladitas.

maría: ¿te hicieron algo?

fabiana: no, todavía no.

maría: no tenga miedo,

no se asuste.

fabiana: es que es

la primera vez

que estoy en un lugar así.

maría: yo también,

y por babosa.

nada de andar chillando,

porque aquí nos venimos

a hacer fuertes.

ni modo,

a pagar las consecuencias.

fabiana: sí, tienes razón.

lo mismo pienso.

pero es que soy una idiota.

caí.

era justamente lo que mi marido

quería que hiciera.

estoy por tonta.

por tonta.

[llora]

maría: tranquilícese,

todo va a salir bien.

fabiana: [llora]

mírate, acabas de entrar.

tienes toda la razón.

tengo que ser fuerte.

maría: sí.

no nos queda de otra.

jimena: tengo hambre, pa.

carlos: pues dile a silvana

que te atienda, mi amor.

jimena: silvi, ¡volviste!

rafael: corriste al servicio.

carlos: ah, ¿sí?

¿yo lo corrí?

¿cuándo?

rafael: mi mamá ya no podía

pagarle.

carlos: eso es distinto.

yo no corrí a nadie, mi hijo.

jimena: no está, y tengo hambre.

carlos: sírvete tú sola,

estás grandecita.

rafael: todo es tu culpa.

carlos: a ver,

¿qué carambas te pasa?

rafael: lo que le hiciste

a mamá no tiene nombre.

carlos: ¿qué hice, según tú?

fabiana: no me puedes dejar

sin dinero, carlos.

no es justo.

carlos: si quieres divorciarte

y ser independiente,

pues sé independiente.

no te voy a mantener,

porque eso es depender de mí,

como has hecho hasta ahora.

fabiana: no es justo.

todo lo que tienes

lo empezaste con el dinero

de mi familia,

y ahora mi familia no quiere

saber nada de mí.

al menos me debes eso.

carlos: tú firmaste

para que ese dinero

se quedara a mi custodia.

yo no tengo la culpa

de que tu familia haya sido

tan desgraciada contigo.

fabiana: dijiste

que era para los dos.

yo te defendí hasta el final.

y si me odian es porque

los estabas estafando

y yo siempre te defendí.

carlos: tú sin mí

no tienes nada, fabiana.

fabiana: ya no puedo más.

¡ya no puedo más!

¿sabes qué? lárgate.

carlos: ¿qué dices?

fabiana: que te largues.

ya veré qué hago,

ya no te aguanto más.

¡lárgate!

rafael: tranquila, ma.

fabiana: no, rafa.

no puedo más.

estoy harta de que me humillen.

sé que soy alguien

y tengo que poder.

soy alguien a quien tú

has destrozado,

pero ya no más.

no me aguanto más.

lárgate, por favor,

de una vez por todas.

carlos: no se preocupen, niños.

tampoco pensaba a quedarme

a discutir con su mamá.

si quiere que me vaya, me voy.

no hay ningún problema.

pero es obvio que esto

se acabó por su culpa.

jimena: ¡papá, papá!

rafael: mamá.

fabiana: mi amor, lo siento.

perdóname, por favor.

lo siento.

rafael: no, mamá, hiciste bien.

fabiana: ¿tú crees?

rafael: de veras.

fabiana: ay, hijo.

rafael: la odias.

le cortaste las tarjetas,

la dejaste sin dinero.

la hiciste pobre

hasta que tuvo que robar.

eso es odio, papá.

y no lo entiendo,

es nuestra madre.

ella siempre tratando

de ser alguien,

mientras que tú la pisoteas

cada vez que puedes

y cada vez más fuerte.

vamos, jime.

vamos por unas quecas.

carlos: oye, lo hago

porque a ella le gusta.

quiere ser libre,

quiere ser independiente.

rafael: aguantó mucho

porque te tiene miedo.

y la verdad, papá,

ahora que la dejaste

en la cárcel, yo también.

carlos: ¿yo la dejé?

ella robó.

a ver, mi hijo,

ahora que tu madre tenga

su lección de independencia

y regrese con la cola

entre las patas,

te voy a enseñar

cómo se trata a las viejas.

rafael: no, gracias.

así estoy bien.

carlos: oye, jime.

hazme dos quesadillas a mí, ¿sí?

ándale.

rafael: vamos, jime.

tadeo: todo esto

es por mi tonta bocota, ¿verdad?

graciela: en el fondo,

no hiciste nada malo.

¿sabes qué?

en vez de estar aquí tristes,

mejor vamos a trabajar

para sacarla.

tadeo: ¿ya va a salir?

graciela: no sé,

pero no podemos quedarnos aquí

muertos de hambre.

tadeo: ¿qué dijo mi papá?

graciela: no contesta.

ya sabes que con él

no hay que contar para nada,

tadeo.

tadeo: sí, ya sé, como siempre.

graciela: bueno, ¿te acuerdas

cómo lo hacíamos

con lo del comedor?

que, a cambio de lavarle

los trastes,

nos daban un poco de comida.

tadeo: sí.

graciela: ven,

vamos a hacer eso.

tadeo: pero ¿y si mi mamá sale

y no nos ve?

graciela: no la vamos a dejar,

solo nos vamos resolver

la vida.

le vamos a dejar aviso

al agente o al guardia.

tú confía en mí.

dale, vamos.

fabiana: no sé qué van

a hacer mis hijos.

maría: ay, señito,

ni lo diga.

los míos están allá afuera.

aunque se medio manejan, pero...

la niña es reteabusada,

si viera.

fabiana: igual mi hijo.

aunque está en plena

adolescencia,

es muy buen niño.

maría: mi chamaca también

está en la edad de la punzada,

así que la entiendo.

fabiana: mira, no sé.

parece que nos separa un mundo,

pero no.

las dos con hijos

de la misma edad,

las dos acusadas de robo,

en este lugar.

maría: maría, me llamo maría.

fabiana: yo soy fabiana.

pero me puedes decir "fabi".

maría: entonces, ¿amigas?

fabiana: amigas.

graciela: tengo hambre.

tadeo: yo también.

graciela: pero no por eso

vamos a hacer

lo que hizo mamá, ¿verdad?

tadeo: no, claro que no.

es que nadie quiere ayuda.

graciela: solamente cinco

locales nos han dicho que no.

al diez vamos a conseguir algo,

vas a ver.

tomás: hola, buenas tardes.

¿se les ofrece algo?

graciela: ¿no necesita ayuda?

sabemos atender mesas,

cocinar, limpiar.

repartir volantes.

tadeo: y no queremos dinero.

tomás: ah, caray.

tadeo: solo comida.

graciela: tenemos mucha hambre.

tadeo: y, pues,

nuestra mamá está en la cárcel.

graciela: mucha información,

tadeo.

lo arruinaste todo otra vez.

bueno, buenas tardes.

una disculpa.

tadeo: pero ¿por?

graciela: porque nadie

va a darle nada

a los hijos de una ladrona.

no puedes decir eso.

tomás: a ver, a ver.

un momentito, por favor.

eso de lavar platos,

especialmente hoy,

que la mesera pidió permiso,

me viene muy bien.

graciela: ¿de verdad?

tomás: sí, claro, claro.

maría: ay.

fabiana: maría, ¿estás bien?

siéntate.

por favor, no me asustes.

maría: es que es el hambre.

cuando me gana, me tumba así.

no te preocupes.

fabiana: ¿hace cuánto

que no comes?

maría: ya ni sé, hace mucho.

pero ya se me pasa,

no te preocupes.

nomás en lo que se acomoda

la tripa.

fabiana: ¡guardia!

¡guardia!

tenemos sed, necesitamos comer.

¡guardias!

maría: ay, señito.

no creo que la escuchen.

pero me da gusto que ya empiece

a protestar.

fabiana: es que no nos pueden

tener así.

esto es inhumano.

sí, ¿verdad?

protesté.

rafael: "soy tu primo,

hace mucho que no nos vemos.

disculpa, dile al abuelo

que mi mamá está en la cárcel.

necesita su ayuda".

tomás: muchachos,

yo solamente les quiero

decir una cosa.

no dejen de ir a la escuela

por estar trabajando.

fabiana: no, don tomás.

a mí me encanta la escuela.

dejarla, nunca.

tomás: eso está muy bien.

sígale, sígale.

carlos: buenas tardes.

fabiana: don tomás,

yo lo atiendo.

tomás: ¿tú?

fabiana: ahora va a ver

lo que es una mesera de altura.

buenas.

buenas tardes.

carlos: gracias.

rafael: hola.

graciela: hola, otra vez.

rafael: oye, qué loco

que nos hayamos encontrado

otra vez.

¿qué pasó con tu mamá?

graciela: todavía no sé nada.

espero regresar en un rato

y verla libre.

¿y la tuya?

rafael: sale mañana.

¿te veré allí?

graciela: no sé.

rafael: bueno.

soy rafael.

graciela: graciela.

rafael: vamos a liberarlas,

juntos.

graciela: ¿ahora?

rafael: ahora.

graciela: bueno.

te deseo suerte.

rafael: igual.

pato: no vayas a pensar

que soy chismoso, o me meto

en lo que no me importa,

pero creo que no está

bien visto que andes ahí

ligando con los clientes,

¿qué es eso?

graciela: no estaba ligando.

aunque, bueno, sí me gusta.

tadeo: ay, ¿a poco?

pato: [ríe]

omar: así es, sí.

en este momento

estoy abriendo el archivo.

a ver.

está bien, ingeniero.

no se preocupe,

yo me hago cargo del caso.

no, no, para nada.

al contrario,

gracias por su confianza.

hasta luego.

fabiana: no te preocupes,

maría.

en cualquier momento

nos traen agua y algo de comer.

no será comida gourmet,

pero algo, algo van a traer.

maría, maría.

maría, por dios, ¿qué te pasa?

¡maría!

¡maría!

ayúdenme, por favor.

¡ayúdenme!

carlos: bueno, pues vámonos,

muchachos.

¿te cobras, por favor?

graciela: sí,

carlos: le traigo su cambio.

no es necesario,

así está bien.

graciela: gracias.

carlos: bueno, vámonos

antes de que te vuelvas tarado.

jimena: ¿tarado o enamorado?

rafael: ¡jimena!

carlos: ¿de una mesera?

por favor.

rafael: no estoy enamorado,

y si estuviera,

no hay nada de malo

en querer a una mesera.

carlos: ay, hijo.

hay tantas cosas que tienes

que aprender todavía.

vámonos.

vámonos.

omar: ¿qué sigue?

>> hay que esperar

las 48 horas de rigor.

eso fue lo que dijo el señor.

omar: eso es lo que marca

la ley,

pero la señora parece

estar desprotegida.

quiero verla.

¿o qué?

¿no puedo?

>> ahora que me acuerdo,

licenciado,

su clienta no ha hecho uso

de su llamada,

porque fueron sus hijos

quienes llamaron a su papá.

así que, licenciado,

tiene usted derecho

a una visita.

omar: vaya, qué suerte, ¿no?

>> así es, lic.

sígame, por favor.

fabiana: maría, maría.

escúchame, por favor.

maría: qué pena, qué pena.

es que me está dando

mucho esto últimamente,

pero es nomás el hambre.

perdón.

[puerta]

fabiana: mira, ¿qué te dije?

ya viene la comida.

omar: fabiana almeyda.

fabiana: que bueno que aparece.

necesitamos agua

y esta mujer necesita comer.

omar: escúchame un momento.

yo soy--

fabiana: no, no.

escúcheme usted.

esto es inhumano.

nos tienen aquí encerradas

durante horas.

sin agua, sin comida.

como animales.

>> no es un hotel, señora.

omar: a ver, a ver.

un poco de calma, por favor.

fabiana, mírame.

soy omar.

fabiana: ¿omar?

omar, omar.

tantos años.

¿qué haces aquí?

omar: tu padre me contrató

para representarte.

fabiana: ¿eres abogado?

pues sí, claro que eres abogado,

si por irte a estudiar

dejamos de vernos.

qué pena contigo, omar.

primero,

ni siquiera te reconozco,

y luego, que me veas así.

omar: fabiana, estás igualita.

fabiana: ¿cómo crees?

qué pena.

es que sí,

lo tengo que reconocer, robé.

no lo niego.

sé que mi papá no va a entender,

pero es que estaba desesperada.

omar: eso no importa.

yo te entiendo

y te voy a defender.

para eso estoy aquí.

graciela: o sea que los pasos

en un proceso legal son:

primero, detención.

pato: sí.

tadeo: eso ya pasó,

la detuvieron bien feo.

pato: entonces,

debe estar en el paso

de ingreso.

graciela: no, pero creo que eso

de declaración preparatoria

no se lo han hecho.

tomás: ojalá y no pase de ahí.

graciela: es que ya vi,

lo que sigue es la prisión.

tadeo: graciela,

hay que salvar a mi mamá.

graciela: de menos, verla.

pato: si quieren,

yo puedo ayudar o acompañarlos.

graciela: no, ustedes hicieron

muchísimo por nosotros.

de verdad, muchísimas gracias.

tomás: toma.

es un dinero para que puedas

conseguirle a tu mamá

un abogado que la asesore.

toma.

graciela: ay, don tomás.

es que no tengo como pagarle.

tomás: no te preocupes.

tadeo: si quiere,

cuando terminen las clases,

yo vengo al limpiar los platos.

tomás: eso ya lo veremos, tadeo.

ahora lo importante

es que vuelvan a ver a su mamá.

graciela: gracias.

de verdad, muchísimas gracias,

don tomás.

vámonos.

maría: qué bueno, señito,

que ya va a salir de aquí.

ni creas que me voy

a ir de aquí sola.

omar: tampoco va a ser

en este momento.

primero vamos a revisar,

con la gente del ministerio

público,

tu declaración preparatoria.

fabiana: omar, me tienes que

sacar junto con mi amiga maría.

maría: no, señito, eso no.

fabiana: ¿cómo de que no?

no te voy a dejar

a que te mueras en un desmayo.

maría: no, señora.

mejor cuando salga,

dígale a mis hijos

que se regresen con su papá.

que no me esperen,

porque no me siento bien.

fabiana: ¿ves lo que te digo,

omar?

necesita ayuda.

está muy enferma

y no voy a dejarla aquí.

omar: ¿ya le tomaron

declaración preparatoria

a la señora?

>> tenemos mucho trabajo,

licenciado.

pero, si quiere,

de una vez se la tomamos.

omar: bien.

y me agrega, entonces,

como abogado de--

maría: maría crucifixión

garcía del monte,

para servirle a dios,

a usted y la seño fabi.

omar: omar.

seamos amigos.

con permiso.

maría: amiga, muchas gracias

por esta oportunidad que me das.

de verdad, muchas gracias.

fabiana: ya lo dice el dicho:

"cárceles y caminos

hacen amigos".

graciela: perdón,

venimos por la señora

maría crucifixión

garcía del monte.

>> nomás doy informes.

graciela: ¡mamá!

fabiana: tú debes ser graciela.

maría: ¿a poco no está rechula

mi hija?

graciela: mamá,

pero ¿cómo es que...?

maría: no,

todavía no salgo libre,

pero gracias a mi amiga fabi

ya tengo abogado.

fabiana: fíjate que tengo

un hijo justo de tu edad.

se llama rafael.

rafael: soy rafael.

graciela: graciela.

hasta siento

que lo conozco.

ay, muchísimas gracias

por ayudar a mi mamá.

fabiana: no es nada y qué linda

que sientas eso.

cuando conozcas a mi rafa

se van a caer muy bien.

graciela: sí, seguro.

jimena: nunca había caminado

tanto.

rafael: jimena, te dije

que esto iba a ser cansado.

jimena: rafa,

¿y si pedimos un taxi?

rafael: jimena, ¿no estás viendo

que no tenemos un peso?

jimena: ¡espera!

rafael: no, jimena, somos

pobres, no podemos pagarle.

jimena: nosotros somos pobres,

pero la señora osa es rica.

rafael: jimena, ¿y por qué

no lo habías sacado antes?

se lo podíamos haber dado

a mi mamá.

jimena: sí, ya sé, ya sé,

no me regañes.

a penas ahorita me acordé

que aquí guardé mis primeros

domingos.

ándale, vamos a rescatar

a mamá.

rafael: ¡taxi, taxi!

[música]

[música]

maría: háganle caso al abogado

en todo, ¿sí?

él se va a quedar

con su custodia en lo que todo

esto pasa.

graciela: sí, mamá.

tadeo: entonces, ¿pronto vas

a salir?

maría: pues esperemos que sí,

¿verdad?

hijos, lo siento mucho,

de verdad, perdónenme.

es que me ganó la desesperación

y yo no medí las consecuencias,

pero quiero que sepan

que si--que si por alguna razón

fallo...

que los quiero mucho.

graciela: mamá, no digas eso.

de esta tienes que salir libre.

maría: no sé, mi amor.

tengo mucho miedo.

omar: hay que hablar

con tu marido,

hay que ponerle un alto

conforme al derecho.

fabiana: tengo mucho miedo,

omar.

omar: ni tú ni tus hijos

tienen por qué estar viviendo

esta situación.

¿por qué no le habías dicho

nada a tu familia?

fabiana: porque hace mucho

que rompimos relaciones

con mi familia.

carlos intentó hacer fraude,

y en fin, ya sabes.

omar: sí.

es un hombre violento.

fabiana: sí, sí lo es.

y por eso prefiero que no vayas

a hablar con él.

dejemos esto hasta aquí.

mira, saliendo tomo a mis hijos

y a empezar de cero lejos

de él.

así lo prefiero, de verdad.

omar: no, no, no, fabiana.

hay que ponerle un alto,

tienes que enfrentarlo.

te tienes que divorciar.

recuperar tu casa.

tienes que demandarle

una pensión.

fabiana: pero es que no sé

si voy a poder.

omar: no hagas de tu vida

una cárcel más grande

que esta.

defiéndete.

fabiana, has hecho una amiga

de por vida.

me tienes a mí.

fabiana: tú y maría tienen

razón, voy a intentar cambiar

de camino por mí

y sobre todo por mis hijos.

jimena: ¡mamá!

fabiana: ¡mis hijos!

¿qué hacen aquí?

jimena: nos escapamos

para rescatarte, mami.

>> licenciado,

no quiero ser aguafiestas,

pero las señoras deben volver

a prisión preventiva.

ya se les tomó declaración

y hay que proceder.

omar: de acuerdo, agente.

solo les pido que no les falte

alimento ni agua,

y que la revisión médica

de la señora maría no pase

de esta noche, por favor.

>> está bien.

señoras, ya les tomamos

la declaración, ya vieron

a sus chilpayates,

y ahora pues ni modo,

hay que cumplir sus horas

de cárcel preventiva.

es la ley.

rafael: no es justo,

acabamos de llegar.

fabiana: al menos nos vimos,

mi amor.

jimena: pero muy poquito.

fabiana: rafael, el licenciado

omar va a hacerse cargo.

confía en él,

es amigo de la familia.

rafael: hola.

te envió mi abuelo, ¿verdad?

omar: hiciste muy bien

en contactarlo.

fabiana: por favor, mi hijo,

háganle caso en todo.

rafael: sí, mamá.

fabiana: adiós, mi amor.

jimena: te extraño mucho, mami.

fabiana: va a pasar pronto,

mi vida, se los prometo

y perdónenme, perdónenme

por haber hecho esta tontería.

los amo.

omar: no se preocupen, chicos,

no van a estar solos.

rafael: graciela.

graciela: mucha coincidencia

para un solo día, ¿no crees?

omar: ¿cómo?

¿o sea que ustedes

ya se conocen?

tadeo: sí,

hasta se echan miraditas.

jimena: es como amor a primera

vista.

graciela: tadeo.

mi papá nunca está.

tadeo: y cuando viene

se come toda la comida,

nos golpea y le quita todo

el dinero a nuestra mamá.

es una fea persona.

graciela: ay, tadeo, de verdad

que contigo no se puede ser

discreto en nada.

jimena: deberían de venir

a vivir con nosotros.

rafael: jimena, ¿se te olvida

que nuestro papá se va a poner

furioso cuando sepa

que nos escapamos?

omar: aunque de manera diferente

los cuatro están desprotegidos.

necesitan a sus madres,

los papás no responden,

así que será mejor

que se mantengan unidos

y se echen la mano en todo.

rafael: ¿podemos quedarnos aquí?

graciela: claro que sí.

humilde, pero esta es su casa.

rafael: gracias.

omar: de hecho va a ser

necesario que lo hagan

al menos por unas horas

en lo que acordamos

con tu abuelo qué procede.

mientras tanto yo voy a hablar

con el papá de rafa y jimena.

rafael: suerte.

omar: no te preocupes,

todo va a estar bien.

graciela: licenciado, conseguí

este dinero para pagarle

un abogado a mi mamá,

es poco, pero...

omar: [suspira]

miren, preparen una cena

con esto.

y yo regreso más tarde

con ustedes.

carlos: ¡jimena! ¡rafael!

¿quién eres? ¿cómo entraste?

omar: carlos, ¿me permites

unas palabras?

carlos: pero ¿quién eres?

omar: el abogado de su suegro.

omar.

carlos: dígale a ese viejo codo

que no necesitamos nada de él.

omar: carlos, disculpa

que te hable de tú,

pero necesitamos hablar

de tu divorcio con fabiana.

carlos: ¿cómo dices, igualado?

omar: ya sé que no tienes idea

de quién soy, pero yo sí sé

muy bien quién eres tú.

carlos: ¿ah, sí?

omar: soy amigo de la familia

almeida desde hace mucho antes

que aparecieras

y en tu situación

solo hay dos posibles

soluciones--

carlos: yo creo que hay más.

como correrte.

pero para que veas que soy

buena onda te dejo cinco minutos

para que hables.

omar: o acordamos un convenio

donde entra una demanda

por falta de pensión

alimenticia,

desobligación y negligencia

para con tus hijos y tu esposa--

carlos: pero ¿de qué me hablas?

yo me estoy haciendo cargo

de mis hijos

mientras la madre hace actos

delictivos.

es una ladrona.

está loca.

me echó de la casa.

ella abandonó a sus hijos

en una delegación.

omar: eso te puede ayudar mucho

en el convenio.

¿me permites unas palabras

con tus hijos, por favor?

graciela: lo bueno es que pude

comparar una cartulina nueva.

rafael: sí, te quedó muy bien

el trabajo.

graciela: porque me ayudaste,

que si no--

rafael: bueno, te hubiera

ayudado yo o tu novio.

graciela: yo no tengo novio.

¿tú tienes novia?

rafael: ¿yo? no, no.

nunca he tenido.

graciela: yo tampoco,

no es mi onda.

rafael: no, no, la mía tampoco.

oye, ¿te gustaría tener?

graciela: ¿qué?

rafael: novio.

¿te gustaría andar con alguien?

graciela: no sé, depende quién.

rafael: claro.

graciela: pero puede ser.

rafael: ¿y podría ser yo?

graciela: si ni me conoces,

rafa.

rafael: sí, ya sé, perdón,

pero es que como que me entró

esta onda cursi

de las maripositas en la panza

como cuando te conocí

que se paralizó el tiempo.

o como cuando te encontré

en la cafetería que se abrió

como un universo paralelo

donde--donde tú y yo--

¿sabes qué?

ya déjalo, soy un cursi.

graciela: todo eso suena

a amor a primera vista.

rafael: ¿tú también sientes

lo mismo?

graciela: algo así,

creo.

rafael: ¿y--y qué hacemos?

la neta, pues, no me gusta

sentir así.

me siento como medio raro.

graciela: no sé.

rafael: yo tampoco.

ambos: [ríen]

fabiana: ¿qué te dijo el médico?

maría: ay, amiga.

fabiana: ¿qué pasó, maría?

maría: pues que no es el hambre.

no es el hambre, amiga.

tenía que estar en la cárcel

para darme cuenta que mi cuerpo

estaba mandando señales.

fabiana: ¿qué dijo exactamente?

maría: que tengo que hacerme

unos análisis porque--

porque puede ser hipoglucemia

y eso puede convertir en--

fabiana: diabetes.

maría: [llora]

mi mamá se murió de diabetes.

y seguramente yo también

me voy a ir de sopetón.

y voy a dejar a mis hijos

solos como ella nos dejó

a nosotros y la historia

se va a repetir otra vez.

fabiana: no, tranquila.

no te adelantes.

mira, la historia puede cambiar

de camino y el pasado

de tu familia no debe de ser

tu cárcel.

mírame, nomás.

maría: no, no.

yo me voy a morir, yo lo sé.

fabiana: no, no, nada de eso.

vas a salir de aquí.

te vas a cuidar y yo voy

a estar contigo, ¿o qué?

¿no quedamos en apoyarnos?

maría: ¿por qué eres tan buena

conmigo?

fabiana: no sé.

porque te veo y me siento

como tú.

sola contra un mundo

que a veces parece una cárcel.

graciela: es que no creo que sea

posible.

rafael: ¿por qué?

graciela: porque somos muy

distintos.

nos van a hacer pedazos.

no me gusta el drama.

como que ya vivo en uno.

rafael: mira, mi vida también

es un rollo, pero pues,

sufriremos juntos.

[suspira]

aunque sí, la verdad,

eso está feo.

mejor déjalo.

graciela: estás loco,

por eso me gustas.

rafael: a mí también me gustas

mucho.

es como que contigo puedo ser

quien realmente soy.

graciela: rafa, hay una cosa.

nunca he besado a nadie.

me da cosa, pero también quiero.

digo, para eso son los novios,

¿no?

rafael: pues yo tampoco sé

mucho de eso, pero pues,

¿quieres probar?

graciela: estaría bien.

mis amigas dicen que soy

una quedada.

rafael: mis amigos también

me dicen lo mismo.

graciela: pues, ¿probamos?

jimena: se están besando.

tadeo: sí, qué asco.

jimena: ay, sí, qué asco.

[música]

[música]

carlos: como ves, mi querido

omar, no soy esa mala persona

que fabiana te había contado.

omar: insisto en hablar

con tus hijos.

carlos: ya te dije, es noche

y están dormidos.

omar: ¿por qué no te creo nada?

carlos: no sé.

creo que es momento

de que terminemos esta

conversación.

hasta luego, ¿sí?

por favor.

y cuidadito con que llegue

esa demanda, porque--

omar: ¡esa demanda

te va a llegar!

te va a llegar y te vas a largar

de esta casa porque no tienes

nada que hacer aquí.

carlos: ¿y quién va a sacarme?

¿fabiana?

omar: ¡sí, fabiana!

carlos: por dios.

es una estúpida esa mujer.

ambos: [gimen]

omar: ¡y le vas a pedir perdón

a la madre de tus hijos

y vas a darle

lo que le corresponde de pensión

de pensión alimenticia!

carlos: a mí nadie--

nadie me dice lo que tengo

que hacer con mi familia.

[tose]

y menos un abogadete de quinta.

así que lárgate ya, ¿sí?

tadeo: entonces ¿ya son novios?

graciela: tadeo, de verdad,

cierra la boca.

rafael: pues creo que sí.

graciela: ¿sí?

rafael: ¿ah, no?

graciela: no sé.

rafael: no, yo tampoco.

jimena: bueno, digamos que son

amigos cariñosos.

tadeo: eso suena bien.

omar: estúpido, ¿quieres saber

la verdad?

carlos: es muy obvio, ¿no?

te bajé a la güerita

y eres un ardido.

omar: y no voy a parar

hasta verla lejos de ti.

carlos: [ríe]

eres demasiado bonito y bueno

para fabiana, por eso me eligió

a mí que soy un hombre.

omar: no, no le dio oportunidad

de elegir.

yo estaba afuera estudiando

leyes y cuando regresé

ya estaba casada con una bestia

llamada tú.

carlos: ¿qué--qué te gusta

tanto?

te--te la regalo.

yo ya la usé por todos lados.

es plato de segunda mesa.

omar: eres un asco.

y no te preocupes

por la entrevista con tus hijos

yo ya tengo contacto con ellos.

carlos: ¿dónde están?

omar: escaparon

y fueron hasta el ministerio

público huyendo de ti

porque no te quieren.

¿qué vas a hacer cuando el juez

les pregunte con quién quieren

estar?

¿los vas a obligar a mentir?

¿los vas a meter a la cárcel

que es esta casona...

sin su madre?

seguro que vas a hacer eso.

carlos: cállate.

cállate ya.

omar: suerte, bestia,

arruina tu vida,

ya lo hiciste con fabiana.

vas muy bien.

rafael: qué día tan largo.

graciela: y tan raro.

rafael: graciela, perdóname.

graciela: ¿de qué?

rafael: no sé, es que me siento

rarísimo.

como--como que las mariposas

se volvieron alacranes y--

y no es por ti.

como que siento que todo esto

es un maremoto.

graciela: qué bueno

que lo dijiste.

yo tampoco me siento cómoda.

pero podemos ser amigos.

rafael: tal vez sí.

graciela: es lo mejor, ¿no?

[llaman a la puerta]

rafael: ¿qué pasó?

[música]

[música]

fabiana: maría, te juro

que cuando salga de aquí

no voy a volver a cometer

los mismos errores.

maría: yo tampoco.

fabiana: oye, deberíamos

de hacer algo juntas.

maría: ¿sabes?

yo tengo un sueño.

fabiana: ¿sí?

a ver.

cuéntame.

maría: mira, se supone

que mi mamá me dejó un terrenito

en un lugar donde se dan

las alcachofas y los espárragos,

pues me gustaría saber

si es cierto.

fabiana: oye, pues eso se vende

requete bien.

maría: sí.

imagínate que podamos hacer

productos de nuestra propia

cosecha.

nos iría muy bien.

fabiana: lejos de la ciudad,

rescatando nuestro campo

que lo necesita más que nunca.

bueno, pero ¿qué te falta?

maría: pues me ha faltado dinero

para ir a ver si es cierto.

y si es cierto me va a faltar

una socia.

fabiana: pues ya la tienes,

socia.

[ríe]

rafael: entonces no hubo

arreglo, ¿verdad?

omar: pues digamos que estuvo

un poco intenso.

pero al final tu papá entendió

algo.

¿tú quieres estar con él?

estaba un poco preocupado.

rafael: no.

a mí me da miedo él.

no me gustan sus formas.

quizás cuando cambie.

omar: bueno, eso va a tomar

un poco de tiempo.

esta noche los voy a llevar

con tu abuelo.

graciela: pero mañana hay

escuela.

hay que ir.

rafael: cierto.

por eso trajimos las mochilas

para mañana.

vamos, jime.

omar: nena, te ayudo.

rafael: gracias.

graciela: adiós, amiga.

omar: gracias.

graciela, te vamos a mantener

al tanto de cómo va el caso.

graciela: sí, gracias,

licenciado.

omar: pásale.

buenas noches.

graciela: ¿por qué le dije

que fuéramos amigos

si me encanta?

>> aquí tiene el dictamen

del juez en donde las señoras

quedan libres, licenciado.

omar: qué bueno que el juez

pudo entender el caso.

>> igual pasaron sus horas

en la prisión preventiva,

ya pagaron sus multas,

y ahora sí, como quien dice,

ahuecando el ala.

fabiana: muchas gracias, omar.

maría: de verdad muchas gracias,

licenciado.

omar: lástima que los chicos

están en la escuela.

les hubiera gustado mucho

estar presentes.

maría: bueno, pero ahorita

los encontramos.

omar: antes que nada y siguiendo

el consejo de fabiana

te vamos a llevar al médico,

maría, no puedes andar así

por la vida.

maría: ah, caramba.

¿quién iba a decir

que en la cárcel iba a conocer

a los mejores amigos?

gracias.

muchas gracias, de verdad.

fabiana: gracias.

graciela: aquí tiene su dinero,

don tomás.

nada más nos faltó un poco

que tomamos para hacer

unos folletos.

tadeo: y adivine qué,

el licenciado va a traer

a mi mamá aquí mismo.

tomás: pues qué bueno,

muchachos, parece que todo

tuvo una buena solución.

tadeo: buenísima.

hasta graciela consiguió novio.

graciela: ay, tadeo, de veras

que contigo no se puede.

y no es mi novio, es mi amigo.

tomás: [ríe]

jimena: tadeo, vente,

vamos a jugar.

tadeo: sí, vente.

tomás: bueno, yo voy

a mi changarro.

marieta: pues yo también.

rafael: ¿cómo te fue

con tu trabajo?

graciela: bien, saqué diez.

rafael: ¿de veras?

qué padre.

jimena: ¡mamá!

carlos: ¿qué hice?

Cargando Playlist...