null: nullpx
Cargando Video...

Como Dice el Dicho - ‘Al ojo del amo, engorda el caballo’

Univision13 Jul 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

octavio: oye. ¿qué te pasa?

relájate.

ya van dos que me tiras así.

rufino: andrés,

¿por qué no me dices de una vez

qué es lo que te pasa?

andrés: nada.

rufino: mira.

entiendo

por lo que estás pasando,

pero esa no es la manera--

andrés: ya basta.

todo el mundo dice que entiende,

pero eso no es cierto.

nadie sabe

por lo que estoy pasando.

rufino: tarde o temprano,

vas a tener que lidiar con esto.

tus calificaciones

siguen bajando.

tomás: qué gusto, querido amigo.

hace tiempo

que no te veía por aquí.

sebastián: pues, he tenido

varios viajes, tomás.

ya sabes que la vida de trailero

es bien dura.

tomás: sí.

sebastián: de aquí para allá

todo el tiempo.

tomás: sí, lo sé.

mis amigos quintanilla

me lo han dicho.

sebastián: sí. los he visto.

pato: don tomás,

van a ser dos empanadas de carne

y dos capuchinos

para la mesa cinco.

tomás: ah, bien. bien, bien.

pato: ¿cómo está, don sebas?

qué milagro.

¿qué cuenta la vida?

sebastián: pues, no cuenta

mucho.

o tal vez dice demasiado

y yo no me quiero dar cuenta.

pato: ah, caray. ¿cómo...?

¿cómo está eso, don sebas?

sebastián: lo que pasa

es que siento

que debo estar más tiempo

con mi hijo.

sus calificaciones

están bajando.

y ya me habló el director

para decirme

que si no se aplica,

lo van a expulsar.

tomás: bueno,

es que los muchachos a esa edad

necesitan más atención.

pato: tiene razón.

eso que ni qué, don tomás.

tomás: sí, sí.

[balbucea]

¿no tiene nada que atender?

¿y esto?

pato: ah, sí.

ya, ya voy.

ahorita voy. sí.

sebastián: ya ni me digas nada,

tomás.

luego, además, está

la florería de rosana.

y ahora que... ella no está,

no hay quien la atienda.

a veces, parece que el mundo

se me viene encima.

cómo me hace falta mi rosana.

tomás: a veces,

así parece, querido amigo,

pero solo hay que ponerle

más atención

a las cosas que valen la pena.

eh...

valen la pena.

pato: trabajar vale la pena.

tiene razón. ya me voy.

tomás: mi ahijado, tu hijo,

necesita que su papá

esté en su casa.

y la florería

hay que atenderla.

recuerda,

los negocios y los hijos

requieren atención.

como dice el dicho:

"al ojo del amo,

engorda el caballo".

[música]

[llaman a la puerta]

[música]

sebastián: hola, hijo.

¿cómo estás?

andrés: ¿qué te pasa?

estaba escuchando música.

sebastián: la puedes escuchar

un poco más bajo

e interactuar con el mundo.

andrés: la escucho

como se me dé la gana.

sebastián: no me hables así.

a tu mamá

jamás le hubieras contestado

de esa manera.

andrés: ella ya no está.

sebastián: pero yo sí.

y merezco el mismo respeto.

andrés: a ella sí le importaba

lo que me pasaba.

ella sí estaba conmigo.

sebastián: a mí también

me importas, hijo.

y si no estoy contigo,

es por mi trabajo.

andrés: ¿por tu trabajo?

por ese maldito trabajo,

casi nunca estuviste

con nosotros.

sebastián: tienes que entender

que yo tengo que trabajar

para traer el sustento.

andrés: ¿te das cuenta

que eres un desconocido para mí,

que casi no te conozco?

¿por qué no puedes entender eso?

sebastián: ¿qué hago, rosana?

dime qué hago.

tú siempre sabías qué hacer

con esta familia.

siempre tenías

la solución perfecta.

¿por qué te fuiste, mi amor?

¿por qué si todavía

te necesitamos tanto?

jerónimo: [ríe]

está bueno, ¿no?

no vas a ir de chismoso,

¿verdad, andresito?

andrés: no.

jerónimo: bueno.

dale un trago. orale.

andrés: no, no, gracias.

jerónimo: no. ¿cómo de que no?

dale un trago.

andrés: en serio. yo no tomo.

jerónimo: mira, andrés,

si tú no le das un trago,

yo no puedo estar seguro

de que no vas a ir de chismoso.

así que éntrale. ya sabes.

aquí o eres nuestro amigo

o te atienes

a las consecuencias.

vas.

andrés: [escupe]

jerónimo: [ríe]

nomás no lo desperdicies,

hermano, que cuesta caro.

andrés: [tose]

jerónimo: [ríe]

ni aguantas nada.

octavio: oye. ¿estudiaste

en el examen de biología?

andrés: poco.

octavio: hueles a alcohol.

no me digas

que estuviste tomando

con jerónimo y su banda.

andrés: ¿y eso a ti

qué te importa?

octavio: me importa

que eres mi amigo.

no te juntes con ellos, andrés.

son bien mala onda.

andrés: ¿quién te crees?

¿mi mamita?

¿mi angelito de la guarda?

octavio: cálmate.

no tienes por qué hablarme así.

yo solo te lo digo

en buena onda.

jerónimo: entonces,

¿qué, andrés?

¿vas a estar con nosotros

o te vas a seguir juntando

con los nerds de la escuela?

andrés: ya, ya tomé con ustedes

en el baño, ¿no?

jerónimo: así me gusta.

nos vamos a ver

en la casa abandonada

de la calle 4

saliendo de la escuela

para que estés listo.

andrés: no, no creo poder.

es que tengo

que llegar a mi casa.

jerónimo: [ríe] mm.

pues, de lo que te pierdes, ¿eh?

porque nosotros

nos la pasamos muy bien,

sin papás

que nos estén fastidiando,

escuchando musiquita,

tomando,

viendo revistitas de esas con...

con mujeres encueradas. ¿o no?

todos: [ríen]

andrés: lo--lo voy a pensar.

jerónimo: ay,

le vas a pedir permiso a papi.

andrés: no tengo que pedirle

permiso a nadie.

jerónimo: pues, piénsalo,

niñito.

nada más que sí te voy a decir

una cosa.

si tú hablas de lo que viste,

te va a ir muy mal.

andrés: ya, ya te dije

que no voy a decir nada.

jerónimo: vámonos.

rufino: el autógrafo

es original.

sebastián: ¿perdón?

rufino: a ese pintor

le debo este hermoso nombre.

[ríe] a mi papá le gustaba mucho

el trabajo de rufino tamayo

y por eso me puso: rufino.

ambos: [ríen]

andrés: ¿y tú qué haces aquí?

rufino: yo lo mandé llamar.

por favor, tomen asiento.

sebastián: gracias.

rufino: mira, sebastián,

entiendo

por lo que están pasando:

la pérdida de tu esposa

y de tu madre.

y créanme, créanme

que estoy tratando de apoyarlos

tanto como puedo.

y por eso no he tomado

medidas drásticas.

sebastián: ¿a qué te refieres

con medidas drásticas?

rufino: las calificaciones

de andrés

han bajado considerablemente.

su promedio está por debajo

del mínimo requerido

para permanecer en esta escuela.

si no he tomado medidas,

es porque siento su pérdida

y quiero, créanme,

quiero apoyarlos.

además, los conozco

desde hace muchos años.

sebastián: te lo agradezco

mucho, rufino.

andrés va a poner de su parte.

y yo voy a estar al pendiente

para asegurarme

de que cumpla con sus deberes.

¿verdad, hijo,

que entre los dos

vamos a salir de esto?

las cosas

no han sido fáciles para él.

rufino: sí, lo comprendo,

sebastián,

pero el patronato

está encima de mí.

esas calificaciones

tienen que mejorar.

sebastián: sí, lo sé.

y muchas gracias por el apoyo.

hasta luego.

rufino: hasta luego.

tomás: ¿todo bien, bastián?

sebastián: bastián.

así me decía mi mujer.

tomás: pues, sí.

lo recordé.

por eso te lo digo.

sebastián: [ríe]

gracias.

pato: mire, don sebas.

acabo de preparar

este tecito de tila

con manzanilla.

echeselo.

ayuda a los nervios.

sebastián: gracias, pato,

pero ahorita no creo

que surta efecto.

tomás: tómatelo de todos modos.

y dime qué te pasa.

sebastián: tomás,

ya tomé una decisión.

voy a dejar mi trabajo

de trailero.

tomás: ¿y qué vas a hacer?

rufino: me voy a dedicar

a la florería

y a tratar de recuperarme

los clientes

que tenía mi rosana.

tomás: me parece

una muy buena idea, bastián.

a rosana le iba muy bien

con su negocio.

pato: no. y hacía

unos arreglos muy bonitos,

don tomás.

yo, digo, no es por acá,

pero más de una chava

conquisté con sus ramos azules.

no es por acá, pero...

sebastián: pues, ahora voy

a tener que aprender

a hacerlos yo.

y voy a recuperar el negocio

estando ahí todos los días

porque bien me lo dijiste,

tomás: "al ojo del amo...

ambos: ...engorda el caballo".

tomás: bueno,

supongo que lo haces

para estar más tiempo

con mi ahijado, ¿verdad?

sebastián: sí.

principalmente por eso.

hoy comprendí

que no debo dejarlo solo.

al menos, no por ahora.

mi hijo necesita de mi apoyo.

pato: don sebas, yo ahorita

desde aquí le prometo

que voy a ser

su primer cliente.

por aquí anda una chava

así, muy guapa,

y toma la que le quiero llevar.

entonces, si usted me ayuda...

sebastián: entonces,

por ahí nos vemos.

tomás: todo va a salir muy bien.

ya lo verás.

y usted, don juan,

menos novias y más chamba.

pato: don tomás, dígame.

¿qué puedo hacer yo con esto?

sebastián: [ríe]

tomás: maquillarlo.

todos: [ríen]

jerónimo: chale. qué bueno

que te animaste a venir, andrés.

andrés: no, no quería

estar en mi casa.

jerónimo: pues, viniste

al lugar correcto.

aquí nos la vamos

a pasar muy bien.

andale. tómale, ¿eh?

[ríe]

esta vez te lo invito yo,

pero para la próxima,

el pomo lo tienes que traer tú.

andrés: pero en mi casa no hay

y en la tienda

no venden a menores.

jerónimo: ay, pues,

piensa en algo.

si no te lo venden en la tienda,

pues, lo agarras y ya.

andrés: ¿robarlo?

jerónimo: [ríe] sí.

en serio que tienes

mucho que aprender, andresito.

andale. tómale, hombre,

para que te entornes.

andrés: [tose]

todos: [ríen]

jerónimo: [ríe]

rosana: voy a poner

un negocio de flores, bastián.

y va a estar bien bonito.

sebastián: no necesitas ponerlo,

mi amor.

con lo que gano,

es más que suficiente.

rosana: ya sé,

pero me gustan las flores.

y, además, me gusta la ilusión

que sienten las personas

cuando compran flores.

[llaman a la puerta]

sebastián: andrés, hijo,

sé que estás despierto.

voy a abrir de nuevo

la florería de mamá.

necesito de tu ayuda

para limpiarla

y echarla a andar de nuevo.

pato: buenas, don sebas.

sebastián: [ríe] pato.

pato: pásele, don tomás.

ya le cayó

la artillería pesada.

le vamos a ayudar.

sebastián: pues, muchas gracias,

pero no se hubieran molestado.

tomás: te traje

unas empanadas de el dicho.

sebastián: gracias, don tomás.

tomás: [ríe]

además, venimos a ayudarte

con mucho gusto.

no hay mejor manera

de pasar un domingo

que con los amigos.

sebastián: eso sí.

pato: oiga, don sebas.

a esa pared como que le hace

falta una pintadita, ¿no?

ya está muy vieja.

¿quiere que le ayude con eso?

¿le ayudo a trapear, a barrer?

usted dígame.

sebastián: con lo que tú

quieras, pato. muchas gracias.

vamos a dejar este lugar

limpio, ordenado

y lo vamos a dejar

como le gustaba a mi mujer:

lleno de vida.

tomás: [ríe] sí.

¿y mi ahijado?

no lo veo. ¿dónde está?

sebastián: salió

con unos amigos.

parece que no encuentro

la manera de comunicarme

con ese muchacho.

tomás: ya entrará en razón.

sebastián: eso espero.

me dice que soy

un desconocido para él.

y es cierto.

supongo que es cuestión

de tener paciencia

y empezar a conocernos

un poco mejor.

ojalá que no sea

demasiado tarde, tomás.

tomás: no, no.

nunca es tarde

para acercarse a los hijos.

uy, si lo sabré yo.

me costó mucho tiempo

acercarme a ramón.

pero ahora estamos en contacto

siempre.

pato: oiga, don sebas,

va a ver que este lugar

va a quedar muy bonito.

nosotros lo vamos a ayudar.

justo como le hubiera gustado

a su esposa, a rosana.

y yo mismo

de chismoso me voy a encargar

de ir con toda la colonia

a decirles que su florería

ya abrió otra vez.

sebastián: por lo pronto,

ya me inscribí

a un curso nocturno

para hacer arreglos de flores.

espero que andrés

tarde o temprano

se involucre más en el negocio.

tomás: lo hará.

[música]

[mús

>> [ríe]

andrés: no manches. qué bueno

que sí te vendieron el pomo.

jerónimo: con una identificación

falsa, todo se puede, andresín.

si quieres, te consigo una.

andrés: pues, no estaría mal,

¿eh?

pero, bueno, para la próxima.

ya, ya me voy

porque tengo que ayudarle

en la florería

a mi jefe.

jerónimo: [ríe] no inventes.

¿tu papá tiene una florería?

todos: [ríen]

andrés: el negocio

era de mi mamá,

pero ahora él lo va a atender.

jerónimo: ah.

pues, a ver si tu papá

luego me hace un arreglito

de rosas rositas para mi mamá.

todos: [ríen]

andrés: sí, bueno, bueno,

ahí se ven.

jerónimo: orale.

sebastián: ¿cómo ves, hijo?

está quedando igualito

que como lo tenía tu mamá, ¿no?

tomás,

disculpa a mi hijo.

ni siquiera te saludó.

tomás: no te preocupes, bastián.

tú lo dijiste.

hay que tener

un poco de paciencia.

eso es todo.

bueno.

[música]

sebastián: ¿se puede saber

qué te pasa?

andrés: ¿qué te pasa a ti?

¿no te da pena

atender esa florería?

eso es de viejas.

sebastián: es un buen negocio.

cuando lo atendía tu mamá,

nos daba un buen de dinero.

además, es una manera

de estar más tiempo contigo,

hijo. entiéndelo.

andrés: no necesito

que estés encima de mí

todo el tiempo.

ino te necesito!

isé cuidarme solo!

sebastián: acepto que estés

de grosero conmigo.

y eso lo puedo pasar.

pero lo que le hiciste

a don tomás no tiene nombre.

a don tomás

no le haces esas groserías

de no saludarlo.

ia él no!

andrés: a mí no me importa

ese ruco

y ni siquiera

ninguno de tus amigos.

[cachetada]

rufino: andrés,

¿qué pasó con tu examen

de geografía?

no contestaste

una sola pregunta.

pensé que el tema

te interesaba.

andrés: pues, ya no.

rufino: andrés,

no puedes seguir así.

ya tengo al patronato

encima de mí.

no estás cumpliendo

con los estándares

de la escuela.

y no te quiero expulsar.

prométeme

que vas a hacer un esfuerzo

por subir ese promedio.

andrés: lo voy a hacer.

se lo prometo.

rufino: mm.

no quiero que te distraigas,

andrés,

que te fijes bien

en lo que haces

y con quién te juntas.

andrés: ya le dije

que me voy a esforzar

en mejorar.

con quien me junte

no es asunto suyo

mientras saque

buenas calificaciones, ¿no?

rufino: sí.

jerónimo: ¿de qué estabas

hablando con el director?

andrés: no, nada que te importe.

jerónimo: te hice una pregunta,

andrés.

andrés: hablábamos

de mis calificaciones.

jerónimo: ¿seguro?

andrés: sí.

jerónimo: ¿no estabas

hablando de mí?

porque yo clarito vi

cómo el ruco me volteaba a ver.

andrés: no, no, no, para nada.

jerónimo: más te vale.

octavio: ¿estás bien, andrés?

jerónimo: ¿estás bien, andrés?

claro que está bien, idiota,

pues, si está conmigo.

trae acá.

octavio: ya dame mis lentes.

jerónimo: estás bien ciego.

ay, ya no llores.

pareces niña, hombre.

octavio: dame mis lentes.

jerónimo: ya.

ahí están tus lentes.

orale.

andrés: octavio, perdóname.

octavio: no hiciste nada

por detener a ese idiota.

andrés: no. es que--

octavio: es que nada.

somos amigos desde el kinder,

andrés.

no manches.

andrés: es que entiende.

me estoy llevando con jerónimo

y me late su rollo.

octavio: lo que no entiendo

es que te hayas olvidado

de que somos amigos.

andrés: no, no lo olvidé.

¿cómo crees?

octavio: pues, parece que sí.

berenice: rosana

era mi amiga, rufino.

no sé si pueda ser objetiva

en ese sentido.

rufino: berenice,

me preocupa mucho andrés.

lo noto con un coraje

que no se logra sacudir.

y ahora,

para acabarla de amolar con esto

de sus calificaciones...

berenice: en un adolescente,

es indicativo

de que algo no está resuelto.

la muerte de su madre

ha sido un golpe muy fuerte.

rufino: sí, lo sé.

y he tratado de hablar con él

y de que el patronato

tenga consideración con su caso.

[resopla]

pero hay situaciones

que ya no dependen de mí.

renata: iya! idame mi mochila!

rufino: ¿qué está pasando?

renata: idame mi mochila!

iestúpido, ya!

jerónimo: ya. si me das un beso,

te la regreso.

renata: dame. ya.

rufino: ¿qué está pasando aquí?

jerónimo: nada, profesor.

estábamos jugando.

rufino: esto no lo voy

a permitir.

y eso no es un juego.

jerónimo: renata,

¿verdad que estábamos jugando?

renata: sí, profesor.

no se preocupe.

rufino: esto, jerónimo,

es acoso.

no es ningún juego. ¿eh?

esto es bullying.

ioiganme!

itodos a la oficina!

licenciada,

encárguese de que renata

cite a sus papás.

quiero que platiquemos

con ellos.

hay que levantar una denuncia.

berenice: sí.

renata: no, no, no, profesor.

de verdad que no pasó nada.

se los juro.

no me insistan

porque yo no voy a denunciar.

berenice: esto es muy grave,

renata.

no tengas miedo.

rufino: lo que acaba de pasar

merece expulsión.

¿me pueden decir

en qué carambas

estaban pensando?

jerónimo: ay, profesor,

no exagere.

estábamos jugando nada más.

rufino: ¿cómo que no exagere?

eso no es un juego.

se los dije.

jerónimo: pues, a renata

le encanta. que no se haga.

[ríe]

rufino: ¿en serio creías

que ella

se la estaba pasando bien?

¿en serio creen

que esto es un juego?

estos no son los valores

que enseñamos en esta escuela.

quedan suspendidos

hasta que decida

qué hacer al respecto.

retírense.

andrés: director.

rufino: lo siento, andrés.

jerónimo: el directorcito ese

no se la va a acabar.

andrés: ya, ya.

déjalo por la paz, jerónimo.

ya pasó.

jerónimo: no, no, no.

no ha pasado, andrés.

esto no se va a quedar así.

pero mi mamá es del patronato.

el rufino ese

no se la va a acabar.

[celular]

sebastián: no me contesta

mis mensajes.

no toma mis llamadas.

y, por si fuera poco,

fue suspendido de la escuela

por acosar a una

de sus compañeras.

tomás: no te puedo negar

que yo estoy

igual de preocupado que tú.

eso ya no es

una travesura menor.

¿qué le estará pasando

a mi ahijado?

sebastián: no puedo comunicarme

con él.

no sé qué hacer.

las pocas oportunidades

que hemos tenido para platicar

después de la muerte

de mi rosana han sido

puros gritos y reclamos.

tomás: ay, no te preocupes,

querido amigo.

ya encontraremos un camino.

sebastián: es que no sé

cómo hablar con él.

cuando lo tengo enfrente,

no sé ni qué decirle.

no sé qué música

ni qué películas le gustan.

no sé nada de él, tomás.

en días como hoy,

pienso que ya es

demasiado tarde.

jerónimo: iorale,

que el último es vieja!

[gritos]

orale.

[bullicio]

>> vámonos, vámonos.

jerónimo: vámonos.

rufino: escuincles desgraciados.

¿andrés?

[música]

[música]

berenice: hola, bastián.

sebastián: [ríe] hola, bere.

hace tiempo que no te veía.

desde el...

berenice: sí. desde el funeral.

lamento mucho

haber estado alejada

tanto tiempo.

me era difícil

acercarme a tu casa

o a este lugar.

sebastián: sí.

entiendo.

mi rosana y tú

eran como hermanas.

berenice: inseparables

desde el kinder.

[ríe]

sebastián: me da mucho gusto

volverte a ver.

[ríe]

berenice: sebastián,

ayer me llamó rufino.

como tú sabes,

soy terapeuta externa

en el colegio

y conoce mi relación

con ustedes.

el caso es que está

muy preocupado por--

sebastián: sí, sí.

por la suspensión de andrés.

ya lo sé.

y estoy que no me calienta

ni el sol.

berenice: por eso

y porque ayer andrés

y otros chicos

le vaciaron bolsas de basura

en la entrada de su casa.

no va a presentar cargos,

pero esto y lo que sucedió

en la escuela

ya son eventos muy serios

que no se pueden pasar por alto.

sebastián: dios mío.

no puede ser.

no reconozco a mi hijo.

no sé qué hacer, berenice.

quise reabrir la florería

para estar más cerca de él,

pero mira nada más.

no he logrado nada con mi hijo.

berenice: bastián,

tal vez si acuden

a un terapeuta, los puede--

sebastián: tú me podrías ayudar.

¿podrías hablar con andrés?

berenice: como regla general,

los terapeutas no acostumbramos

a tratar muchachos

que estén cerca

sentimentalmente de nosotros.

y a andrés lo vi crecer.

sebastián: por eso

te lo estoy pidiendo.

berenice: voy a hacer

una excepción,

pero voy a necesitar

de tu ayuda.

un terapeuta

no está para resolver

los problemas de los demás,

sino para servir

como intermediario

para que los pacientes

arreglen ellos mismos

sus problemas.

sebastián: entiendo.

y estoy dispuesto

a ir a las sesiones

que tú gustes,

pero, por favor,

ayuda a mi hijo.

el no es un mal chico.

es solo que está--

berenice: está enojado contigo

y con su mamá

por haberlo abandonado.

y también con la vida entera.

sebastián: sí. eso.

tienes razón.

gracias. gracias.

berenice: todo va a estar bien.

nos vemos pronto.

hola, andrés.

andrés: ini seis meses, papá!

ini seis meses

lleva mi mamá de muerta!

sebastián: andrés.

ino, no es lo que piensas,

andrés!

iandrés, ven acá!

jerónimo: ¿y ahora?

sebastián: mira nada más

cómo vienes.

¿en dónde estuviste?

iandrés, te estoy hablando!

andrés: eso no te importa.

sebastián: ya deja

de contestarme así.

sí me importa

y me importa mucho.

andrés: ¿por qué no te largas

con tu amiguita

y me dejas en paz?

sebastián: iven acá,

muchacho del demonio!

ino seas estúpido!

no me gusta nada

lo que estás insinuando.

berenice no es mi amiguita.

ella era muy amiga de tu madre

y quiere ayudarnos.

andrés: no necesito

que una tipa me ayude.

sebastián: no te refieras a ella

de esa manera.

ya deja de hablar

con tanto odio, carambas.

te guste o no,

yo soy lo único que tienes.

y tú eres lo único

que yo tengo.

así que más vale

que tratemos de llevarnos bien

porque si no,

la vida va a ser un infierno

para los dos.

andrés: iya es un infierno!

ivivo con un desconocido,

con un señor que...

al que odio!

sebastián: pero iaquí estoy,

hijo,

para que tratemos de conocernos!

dejé mi chamba de trailero

para estar más cerca contigo.

estoy tratando

de cambiar mi vida

para que nos conozcamos mejor.

¿qué más quieres, hijo?

¿qué más quieres?

andrés: ¿por qué no me dejas

en paz?

¿que no ves

que es demasiado tarde?

sebastián: iven acá

que no he terminado contigo!

y no.

no es demasiado tarde.

por dios.

mira nada más

a lo que has llegado.

eres muy joven.

por favor, hijo,

dime qué te pasa. ¿qué tienes?

idime qué tienes

y lo resolvemos juntos!

andrés: ime pasa

que no soporto verte!

ime...! iodio que...

que estés en la florería!

ino soporto estar cerca de ti!

iy por eso me voy a emborrachar

cuantas veces

se me pegue la gana!

sebastián: isi te vuelvo

a ver borracho,

te encierro en tu cuarto!

andrés: ¿ves por qué no soporto

estar cerca de ti?

isi me encierras, me escapo

y no vuelves a verme!

sebastián: estoy a punto

de tirar la toalla con él.

podría mandarlo a irapuato

con la hermana de rosana.

yo ya no sé cómo tratarlo,

tomás. no sé cómo.

tomás: no lo hagas.

estoy seguro

de que él se siente abandonado.

primero, por rosana.

y después, por ti.

sebastián: sí.

eso fue lo que me dijo

la psicóloga.

tomás: y recuerda

que está en plena adolescencia.

no lo abandones.

sigue procurándolo

así como procuras tu negocio.

ay.

pronto vas a ver los frutos

porque ya sabes

que al ojo del amo...

ambos: ...engorda el caballo.

tomás: y con tu atención,

seguro que mi ahijado

va a ser un hombre de bien,

como tú.

sebastián: bueno,

y hablando de atención,

me voy a abrir la florería

porque ya tengo varios pedidos

para hoy.

gracias por tus palabras, tomás,

y por tu amistad.

tomás: aquí estamos

para lo que se te ofrezca.

mi ahijado es muy especial

para mí.

sebastián: sí.

gracias. gracias, tomás.

nos vemos.

tomás: nos vemos, bastián.

jerónimo: [ríe] ahí va

el florista de la colonia.

[ríe]

sebastián: ayer mi hijo

llegó tomado

y es tu culpa, desgraciado.

le vuelves a ofrecer alcohol

y te denuncio.

jerónimo: cálmate.

fue tu hijo

el que se me acercó.

sebastián: ¿y qué haces

con el uniforme de la escuela?

¿que no te suspendieron

igual que a andrés?

jerónimo: la diferencia

entre tu hijito y yo

es que mi mamá

es influyente en la escuela.

andresito, en cambio,

tiene un papá

que hace arreglos de flores.

[ríe]

lo que es la vida, ¿no?

[ríe]

sebastián: rufino,

¿cómo es posible

que jerónimo no esté suspendido

y mi hijo sí?

rufino: es una decisión

del patronato

y no puedo hacer nada.

sebastián: ¿estás empacando

tus cosas?

¿te despidieron?

rufino: sí.

el patronato decidió

reinstalar a jerónimo.

y yo no puedo

estar de acuerdo con eso.

va en contra de mis principios.

ese muchacho es un delincuente

y debe recibir atención.

sebastián: no sabes

cuánto lo siento.

rufino: no. no te preocupes.

no estoy desamparado.

berenice me consiguió

una entrevista

en una de las escuelas

donde trabaja.

además, tengo

un buen historial.

sebastián: sí.

llevas muchísimos años

en esta escuela.

rufino: sí. y no sabes

cómo me duele dejarla.

pero hay cosas

que no se pueden soportar.

eso de tener que pasar por alto

las reglas mínimas

de disciplina

no va con mis principios.

sebastián,

andrés necesita atención.

sé que berenice le va a ayudar,

pero lo más importante,

te necesita a ti.

sebastián: yo ya le he dicho

de mil formas

que aquí estoy.

dejé el trabajo de trailero

por él.

pero construyó una pared

imposible de derribar.

me siento desolado, rufino.

rufino: con los adolescentes,

a veces no es suficiente

quererlos.

ellos deben de sentir

que los queremos.

no te rindas con andrés.

es un buen muchacho.

sebastián: lo sé, rufino.

gracias.

jerónimo: quieto.

quédate quieto.

andrés: ¿qué pasa aquí,

jerónimo?

jerónimo: pasa que octavio

no quiere pagar

la cuota de protección.

andrés: pero él es mi amigo.

idéjalo en paz!

jerónimo: para eso lo trajimos.

a ver si tú lo puedes hacer

entrar en razón.

octavio: ino les voy

a pagar nada!

jerónimo: no es de que quieras.

andrés: ya déjalo ir, por favor.

yo pago su cuota.

octavio: ino les pagues nada

a estos desgraciados!

jerónimo: cállate, cállate.

andrés: ¿cuánto debe?

jerónimo: no es lo que deba.

es que no quiere cumplir.

y así no se puede.

andrés: no, no, no.

ya déjenlo ir, por favor.

suéltenlo.

vete, octavio.

que--que te vayas, te digo.

[golpe]

[música]

jerónimo: ¿qué hiciste, tarado?

así no funcionan

las cosas conmigo.

andrés: octavio es mi amigo

y a él no lo tocas.

jerónimo: ¿me estás amenazando?

¿me estás amenazando, andrés?

andrés: iesto ya se pasó

de la raya, jerónimo!

lo que hicieron

es un secuestro.

jerónimo: por dios,

qué dramático eres.

si fue un sustito nada más.

andrés: ¿en serio crees?

sí fuiste demasiado lejos.

ihoy sí te pasaste!

jerónimo: bueno, ya, ya.

ya, ya. ya.

andale.

dale un trago.

andrés: no. hoy no.

jerónimo: mira, andresito,

te voy a decir una cosa.

si hablas,

te va a ir muy mal.

muy mal.

vámonos.

andrés: sabía

que te iba a encontrar aquí.

este era nuestro escondite

desde chiquitos.

octavio: déjame en paz.

¿o qué? ¿te mandaron

a cobrarme la cuota?

andrés: no.

octavio: ¿qué te pasó, andrés?

antes eras bien buena onda

y ahora... mírate.

en serio que ni yo te conozco.

andrés: con ellos

me la paso bien. es todo.

octavio: ¿te la pasas bien?

¿emborrachándote?

ya te suspendieron de la escuela

y estás a nada

de que te expulsen.

¿eso es pasártela bien?

andrés: por lo menos,

cuando estoy borracho,

no pienso en--

octavio: ¿no piensas en qué?

andrés: ien lo de mi mamá!

iy que la vida

me cambió por completo!

octavio: itu vida cambió,

andrés, pero por eso

no puedes estar enojado

con todo el mundo! ¿verdad?

si en verdad te importara

lo de tu mamá,

piensa que a ella

no le gustaría nada

de lo que estás haciendo.

>> gracias.

sebastián: igualmente.

que le vaya bien.

octavio, qué sorpresa.

¿estás bien? ¿te pasó algo?

octavio: yo estoy bien, señor,

pero...

el que está remal es andrés.

está... bien borracho

en el parque.

pensé que tenía que decirle.

sebastián: gracias, tabo.

eres un buen amigo.

ahorita mismo

cierro el changarro

y voy por él.

octavio: hasta luego.

sebastián: gracias, hijo.

andrés, hijo.

mírate nada más cómo andas.

vamos a la casa.

camina.

andrés,

hijo.

[llora]

no me digas

que ya te perdí para siempre.

no sabes cuánto te amo.

ayer me lo encontré

otra vez borracho

y con un fuerte golpe

en la cara.

berenice: hoy paso a tu casa

a verlo.

es más fácil platicar

con alguien externo.

sebastián: te lo voy a agradecer

en el alma, berenice.

pato: don sebas, yo creo

que su hijo es buen chavo.

va a ver que todo

se va a mejorar. va a ver.

tomás: mi ahijado

va a encontrar su camino.

sebastián: perdón por...

por venir aquí

a mortificarlos con esto,

pero...

tomás: no, no, no.

hiciste bien en venir, bastián.

para eso estamos los amigos.

sebastián: lo descuidé tanto.

todos esos años

dedicados a trabajar,

a ser un buen proveedor.

me olvidé de ser

un buen padre para andrés.

berenice: ya no te tortures

con un pasado

que no puedes cambiar,

sebastián.

enfócate en el presente.

estás haciendo todo lo posible

por mejorar tu relación

con andrés.

eso está muy bien.

sebastián: gracias, berenice.

gracias, tomás.

berenice: la pérdida de tu madre

fue difícil. lo sé,

pero no eres el único

que sufre por esa pérdida.

tu padre también

está pasando por un duelo.

andrés: ¿a él cómo le iba

a importar

si ni siquiera

estaba en la casa?

casi nunca lo veíamos.

berenice: tu madre y yo

éramos muy amigas.

y escucha muy bien esto, andrés.

rosana siempre me dijo

que tu papá era lo mejor

que le pudo haber pasado

en la vida.

tus papás eran felices juntos.

se amaban.

así es que, por favor, no digas

que a tu papá

no le importó su muerte.

andrés: ia él no le dolió

tanto como a mí!

iyo quisiera morirme

para estar con ella!

ino puedo entrar en esta casa

y saber que ya no está!

berenice: tu mamá

era la compañera de vida

de tu papá, su pareja,

su amiga y su confidente.

andrés: pero él a mí

no me quiere.

berenice: juntos tenían

un proyecto de vida

y un futuro que planeaban

día con día.

¿te das cuenta de lo que perdió

tu padre también?

los dos te amaban profundamente.

tú eras parte de ese proyecto.

¿cómo puedes decir

que tu papá no te quiere?

andrés: no quiero odiarlo tanto.

berenice: pues, entonces,

no lo odies.

déjate querer por él.

andrés: hola, soy andrés.

soy menor de edad.

y hace semanas

que bebo a diario.

estaba enojado con la vida

por la muerte de mi mamá.

pensaba que todo fue muy injusto

y tenía coraje con ella

por haberme abandonado.

y por el puro coraje,

me empecé a llevar

con gente que no me convenía.

y me olvidé de quienes eran

mis verdaderos amigos.

ahora estoy aquí,

en alateen,

tratando de componer mi vida

y acercarme a los que me quieran

de verdad

y, sobre todo,

tratando de hacer

lo que mi papá y mi mamá

me dijeron que era lo correcto.

octavio: oye.

¿y neta te vas a parar

a decirles todo eso?

andrés: pues, sí, mira,

lo que hace jerónimo

no está nada bien.

octavio: pero su jefa

es de la mesa directiva.

andrés: pues, con mayor razón.

no debe de haber favoritismos.

octavio: [ríe] uy.

suenas como líder político.

si te postulas para presidente,

yo voto por ti. neta.

andrés: con que me apoyes hoy

me basta y me sobra.

octavio: cuenta con eso.

no por nada

somos amigos desde el kinder.jerónimo: ime las vas a pagar,

maldito chismoso!

ime las vas a pagar!

¿tú de qué te ríes?

rufino: hola, sebastián.

sebastián: rufino,

buenos días.

¿cómo va todo?

rufino: bien.

muy bien, sebastián.

no sé si escuchaste

que cambiaron

a todo el patronato

por lo que pasó con jerónimo.

¿y qué crees?

me pidieron regresar.

sebastián: oh. pues, esa sí

que es una muy buena noticia.

¿y cómo sucedió eso?

rufino: ¿que no sabes?

sebastián: no.

rufino: tu hijo, andrés,

habló con la mesa directiva.

denunció a jerónimo

y a sus amigos

y él fue el que pidió

que me reinstalaran en mi cargo.

sebastián: ¿mi hijo?

¿mi andrés hizo eso?

rufino: ¿que no te lo dijo?

sebastián: no.

andrés: quería

que fuera una sorpresa.

sebastián: pero, hijo,

¿por qué no me dijiste nada?

yo hubiera estado ahí

para apoyarte.

andrés: era algo

que yo quería hacer solo.

sé que siempre

me la he pasado diciendo

que tú nunca estabas conmigo,

que no tenías tiempo para mí,

pero eso no es cierto.

¿sabes?

¿te acuerdas

cuando me llevabas al parque

y jugábamos fut?

sebastián: sí, hijo,

claro que me acuerdo.

andrés: siempre me decías

que había que jugar limpio,

que los jugadores

que hacían faltas

eran unos mediocres.

sebastián: hijo,

¿te acuerdas de eso?

andrés: sí.

también me acuerdo

que lo importante

es hacer equipo

y luchar por lo justo.

sebastián: sí.

siempre pensé eso.

tu abuelo me lo decía también.

andrés: y yo estaba tan enojado

que...

que no me acordaba de eso.

solo me acordaba de los momentos

en los que no estuviste

a mi lado.

pero berenice me hizo ver

que yo puedo escoger

lo que quiero recordar.

sebastián: sí.

andrés: y hoy elijo

recordar lo bueno.

rufino: una muy importante

decisión, muchacho.

sebastián: pues,

no sé qué decir, hijo.

solo que estoy muy orgulloso

de ti. muy orgulloso, hijo.

andrés: eso es suficiente.

sebastián: este arreglo

es para ustedes,

para darles las gracias

por haberme escuchado,

por haberme aconsejado

y por estar conmigo.

tomás: bueno,

para eso son los amigos.

ya te lo dije.

pato: oye.

¿y cómo vas tú, andrés?

¿cómo...? supe que estuviste

en algo de... ¿alateen se llama?

andrés: sí. voy muy bien.

y, además, sigo yendo

con berenice.

pato: ah. qué bueno.

tomás: bueno, ¿y cómo está

la relación entre ustedes dos?

sebastián: muy bien.

andrés: [ríe] sí.

sebastián: ahora que andrés

trabaja conmigo por las tardes,

tenemos tiempo de platicar

y conocernos mejor.

¿verdad, hijo?

andrés: sí.

sebastián: no cabe duda

que la vida encuentra

la manera

de arreglar las cosas.

tomás: la vida

y la buena voluntad

de cada uno de nosotros.

pato: oigan.

supe que el negocio

va muy bien.

¿eso es cierto?

sebastián: sí.

estamos a punto

de comprar el local de al lado

porque no nos damos abasto.

tomás: [ríe] ah, caray.

andrés: y los arreglos

de mi papá ya son bien famosos.

sebastián: así es.

y ahorita venimos a las carreras

porque tenemos que hacer

unos arreglos de unos 15 años.

tomás: uh. bueno, entonces,

te voy a poner un café

para llevar

porque no hay que descuidar

ese negocio.

sebastián: así es, tomás.

y gracias por el dicho.

al ojo del amo...

ambos: ...engorda el caballo.

tomás: gracias por las flores.

sebastián: con mucho cariño

para usted.

tomás: oye, pato, agua.

tú que siempre andas regando.

sebastián: [ríe]

marieta: ♪ tanto amor

que me derrites el corazón

que se me va la respiración

amor

es tan... ♪

Cargando Playlist...