null: nullpx
Cargando Video...

Chespirito - Nueva heredera

30 Mar 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

este es el programa

de mayor auditorio

en la televisión

de habla hispana:

"chespirito".

en esta ocasión interpretando

al "chómpiras".

con florinda meza,

rubén aguirre,

edgar vivar,

raúl "el chato" padilla,

angelines fernández,

y horacio gómez.

actores invitados:

miguel suárez,

carlos pouliot

y gustavo del castillo.

dirección de cámaras:

alfredo gonzales fernández.

libreto y dirección general:

roberto gómez bolaños.

como ustedes recordarán,

en el hotel se había hospedado

un simpático y singular anciano

llamado justo

martínez y martínez,

el cual recibió la amable

y paciente atención

de la chimoltrufia.

chimoltrufia: bueno, entonces,

¿qué?

¿quiere que la ayude

a ponérselas?

justo: no.

¿qué acaso yo soy un viejo

decrepito?

no.

chimoltrufia: ay, no,

claro que no.

aquí están.

justo: ay.

ay.

chimoltrufia: ¿de veras

no quiere que le ayude?

justo: no, no.

ya le dije que no.

locutor: y claro, la paciencia

y buena atención

de la chimoltrufia,

no pasaron inadvertidos

para don justo.

chimoltrufia: entonces,

¿se le ofrece algo?

justo: pues, sí.

felicitarla por lo paciente

que ha sido conmigo.

chimoltrufia: ah,

pero por favor, don vetusto.

justo: justo.

me llamo justo.

chimoltrufia: por eso digo,

don justo, si yo nada más quería

decirle que no hago más

que cumplir con mi deber.

justo: pero de la mejor manera

posible.

¿cómo se llama usted?

chimoltrufia: chimoltrufia.

justo: ¿qué?

¿cómo?

chimoltrufia: bueno,

todos me dicen chimoltrufia,

pero me llamo

maría expropiación petronila

lascuráin y torquemada

de botija,

para servirle a usted.

locutor: poco después, las cosas

empezaron a complicarse

con un acontecimiento.

sargento: licenciado,

¿qué el hotel "lucho"

no es el mismo donde trabaja

el chómpiras?

licenciado: sí.

y también trabaja

la chimoltrufia y el botija.

¿por qué?

sargento: porque es don lucho

quien habla

y dice que en una

de las habitaciones

amaneció muerto un anciano.

locutor: e inmediatamente

después,

los acontecimientos

empezaron a precipitarse.

licenciado: y en segundo lugar,

en vez de contestar

a su pregunta,

les voy a hacer yo una.

¿sabían ustedes que el difunto

don justo martínez y martínez,

era el propietario del hotel

donde ustedes trabajan?

locutor: esto, naturalmente,

provocó la sorpresa

de todo mundo.

chimoltrufia: pues, cómo vamos--

botija: espéreme un momentito,

¿usted no es el dueño del hotel?

don lucho: no.

chimoltrufia: espérenme

un momentito.

si usted no es

el dueño del hotel,

¿por qué nos ha estado

mandoneando tanto tiempo?

don lucho: porque yo no soy

el dueño del hotel,

pero soy el encargado

y el gerente del hotel.

chómpiras: espérenme

un momentito.

mire, traigo el esperado

en siete y el que suma 13--

botija: ay, mira, chómpiras.

ya, ya, ya cállate

y vete por allá.

y deja que termine

con su explicación el tipo este.

locutor: y finalmente,

sucedió lo inesperado.

sargento: en este cuaderno,

encontré una nota aparentemente

escrita por el puño y letra

de don justo

martínez y martínez.

licenciado: bueno, eso falta

que sea corroborado

por los peritos en caligrafía.

sargento: ¿sí?

licenciado: claro.

pero, ande, ande,

dé usted lectura

al contenido de la nota.

sargento: ah, sí, cómo no.

dice así.

[carraspea]

"yo,

justo martínez y martínez,

en pleno uso

de mis facultades mentales,

nombro heredera universal

de todos mis bienes

a doña maría expropiación

petronila lascuráin y torquemada

de botija".

chimoltrufia: qué suerte tienen

algunas per--

ándale, esa soy yo.

todos: [hablan]

chimoltrufia: permítanme

un momento, por favor.

permítanme un momento.

señor licenciado,

me podría hacer favor

de explicarme

con la más clara claridad,

qué significa

lo que leyó el sargento.

botija: ay, mi amor,

pero si está bien claro.

permiso, señor licenciado.

mira, esto significa que tú

y nadie más que tú,

es la única dueña de este hotel

donde nosotros trabajamos.

chimoltrufia: ¿me lo juras?

botija: claro que por supuesto,

que desde luego que sí.

¿verdad, señor licenciado?

licenciado: bueno,

para eso haría falta realizar

un buen número de tramites.

botija: ah, eso no importa.

licenciado: ¿cómo no?

es que, uno de esos trámites

sería averiguar

si no existe algún pariente

que reclame el intestado.

botija: usted que averigua

y yo que le rompo--

chimoltrufia: espérate,

espérate, botija.

oiga, licenciado,

¿me podría explicar

qué significa

eso del "infestado"?

licenciado: pero no es

infestado,

es intestado.

chimoltrufia: por eso.

pero ¿qué significa?

licenciado: pues, significa

que murió sin haber hecho

el testamento.

botija: ¿qué?

no, hombre.

¿y me quiere decir qué es esto?

sargento: oye, no, botija.

botija: le voy a enseñar--

ambos: [hablan]

licenciado: ya, por favor.

ya, por favor.

antes de seguir adelante,

me podría usted decir,

señora chimoltrufia,

¿cómo es que don justo

supo el verdadero nombre

de usted?

chimoltrufia: ah, pues,

porque él me lo preguntó.

y luego me dijo

que lo escribiera

en una de las hojas

del cuaderno.

sargento: eso también es cierto,

licenciado, porque aquí está.

una hoja antes del testamento,

en ésta de acá

está el nombre escrito por ella.

botija: ahí está, ahí está.

ahí está.

[ríe]

mi amor, ¿cuánto crees

que nos puedan dar por él?

chimoltrufia: ¿de qué estás

hablando?

botija: ah, pues, del hotel,

mi amor.

¿cuánto nos podrán?--

no, espera.

si dice ahí que te nombra

su heredera universal,

eso quiere decir que debe haber

también algún efectivo.

por lo tanto, también--

don lucho: no.

la única propiedad de don justo

era este hotel.

botija: ¿está seguro?

don lucho: trabajé a su servicio

durante muchos años.

botija: bueno, no importa.

señor licenciado, vendo a usted

un hotelito muy barato.

licenciado: no.

botija: mire, se lo doy

en cómodas mensualidades.

licenciado: que no.

además, le voy a recordar

una cosa, botija.

antes de bautizar

a los potrillos,

asegúrese de que la yegua

esté cargada.

chimoltrufia: ¿eso quiere decir

que don justo también era dueño

de una yegua?

botija: no, mujer, no.

chimoltrufia: ¿entonces?

botija: mira, no hagas caso

de lo que dice el tipo ese.

lo importante es--

licenciado: ¿cómo que el tipo

ese?

botija: perdón, quise decir

el señor licenciado.

licenciado: ah.

botija: mira, lo importante

es que ahora tú y yo

somos millonarios.

chimoltrufia: ¿me lo juras?

botija: sí, mi amor, sí.

chómpiras: entonces

ya te alcanza para comprarme

el terminado en siete.

o si prefieres el que suma 13--

botija: chómpiras.

chómpiras: ¿sí?

botija: antes de bautizar

a los potrillos,

hay que asegurarse

de que la yegua está cargada.

en otras palabras,

quiero decir que si quieres

hacer negocio, está bien,

pero antes debes tener

paciencia para esperar.

y a propósito.

eh, ¿nadie se interesa

en comprar un hotel?

lo doy barato.

sargento: señor licenciado,

¿me permite decir algo?

licenciado: a ver, diga,

sargento.

sargento: mire usted.

en este cuaderno dice

muy claramente

que aquí la única heredera

es la chimoltrufia.

por lo tanto, el botija

está tratando de vender algo

que no es de su propiedad.

lo arresto.

licenciado: espere, espere.

no se apresure, sargento.

botija: además,

por si ustedes no lo saben,

la señora chimoltrufia

aquí presente, y yo

estamos casados bajo el régimen

de bienes mancomunados.

¿o no es así, mi vida?

chimoltrufia: ¿eso qué

significa?

botija: que todo

lo tú y yo tenemos,

lo tenemos por partes iguales.

chimoltrufia: siempre y cuando,

no estés hablando del estómago.

botija: me refiero a los bienes

materiales.

chimoltrufia: ah.

tampoco.

botija: ¿qué?

¿qué acaso no recuerdas

que cuando tú y yo nos casamos

dijimos que íbamos a compartir

todas las penas

y todas las alegrías?

chimoltrufia: pero en

el papelito pusimos

que lo tuyo es tuyo

y lo mío es mío.

botija: ¿me lo juras?

chimoltrufia: [asiente]

botija: bueno, es que con tantos

años de casados,

a cualquiera se le olvida

un detallito, ¿no?

sargento: ay, sí, claro.

porque te conviene.

ahora sí lo arresto, licenciado.

licenciado: ay, dale.

¿cómo sabes usted

si la chimoltrufia

no le quiere ceder a su cónyuge

el manejo de sus intereses

pecuniarios?

chimoltrufia: ¿eso qué

significa?

licenciado: sus intereses

económicos.

chimoltrufia: ah.

botija: y eso es precisamente

lo que yo estoy defendiendo.

los intereses económicos

que están garantizados

por lo que está escrito

en ese cuaderno.

licenciado: mire usted, botija,

en caso de ser autentico,

ese documento pasaría a ser

lo que se llama

un testamento apócrifo.

ahora bien--

chimoltrufia: ¿eso qué

significa?

chómpiras: oh,

¿eso tampoco lo entiende?

chimoltrufia: yo no, ¿y usted?

chómpiras: no, yo menos.

pero no estoy interrumpiendo

a casa rato.

licenciado: pues, déjeme decirle

una cosa, chómpiras.

cuando no se entiende algo,

siempre hay que interrumpir

y preguntar

y no dejar que las cosas sucedan

al azar como en la lotería.

chómpiras: a propósito,

¿no le interesa

el terminado en siete?

licenciado: chómpiras,

¿qué dije hace rato?

chómpiras: pues, que uno debe

interrumpir y preguntar.

yo estoy interrumpiendo

y preguntándole

que si le interesa

el terminado en siete.

[música]

[música]

licenciado: chómpiras,

¿por qué no se va a venderle

sus billetes de lotería

a otra persona?

chómpiras: joven,

¿el terminado en siete?

>> no.

chómpiras: mire, tengo también

el que suma 13.

joven.

licenciado: señora chimoltrufia,

¿me puede hacer el favor

de decirme qué fue

lo que no entendió?

chimoltrufia: del principio

para acá, nada.

botija: ay, mi amor,

pero si te hemos

estado explicando.

chimoltrufia: pues, ¿para qué

te digo que no, si sí?

pero, pues, todavía

quedó pendiente todo eso

del testamento "hipócrita".

licenciado: será testamento

apócrifo.

chimoltrufia: pues, será

el sereno, hermano,

pero no entendí.

¿por qué no me explica

lo que significa eso?

licenciado: bueno, se dice

que es testamento apócrifo

cuando no está testificado

notarialmente.

chimoltrufia: ¿y eso qué

significa?

licenciado: ¿usted sabe

lo que es un notario?

chimoltrufia: ¿como el

de la canción?

licenciado: ¿cuál canción?

chimoltrufia: pues, esa

que dice:

♪ en la cuenta del notario

que tenés se la cargás ♪

licenciado: no.

no, no, no.

es primer lugar,

ahí en la canción

no dice " notario",

dice otario.

y no me pregunte

qué cosa es eso porque no lo sé.

chimoltrufia: ahí está,

ahí está, ahí está.

entonces no soy la única

que "designora" el significado

de las palabras.

licenciado: sí,

con la diferencia

de que esta palabra

no pertenece al español.

pertenece

a lo que en la argentina

llaman lunfardo.

chimoltrufia: ¿y eso qué

significa?

botija: mi amor, mi amor,

yo te lo explico a ti más tarde.

mientras, ¿me permites seguir

discutiendo el asunto?

chimoltrufia: órale, pues.

botija: gracias, ¿sí?

oiga, ¿qué era lo que me decía

acerca de los testamento

"acrosticos"?

licenciado: testamento apócrifo.

botija: por eso, ¿qué me decía?

licenciado: pues, que pueden ser

aceptados

como documentos legales.

botija: ándale.

ahí está, ahí está, ahí está.

don lucho: siempre y cuando

no exista un testamento anterior

hecho con notario

y toda la cosa.

licenciado: no, don lucho, no.

está usted equivocado.

un testamento,

aunque sea apócrifo o posterior,

puede anular a uno anterior.

botija: ahí está, ahí está.

chimoltrufia: boti, ¿eso quiere

decir que vamos ganando?

botija: totalmente.

porque est--

sargento: señor licenciado,

¿me permite interrumpir

un momento?

licenciado: claro.

a ver, diga.

sargento: ¿me da permiso

de ir al baño?

licenciado: ¿para eso quería

interrumpir?

sargento: es que ya tengo

mucho rato parado--

licenciado: sí, ándele,

vaya, vaya.

sargento: gracias, licenciado.

permisito.

licenciado: en cuanto a usted,

señora chimoltrufia,

¿se da cuenta siquiera

de todo lo que tiene que suceder

para que usted pueda

cantar victoria?

chimoltrufia: pues, nomás

que me aprenda la letra.

es una del este, juan gabriel,

¿no?

licenciado: no, no, lo que--

chimoltrufia: no, ¿cómo

de que no?

usted porque nomás llegó

hasta "vereda tropical".

pero yo sí estoy enterada

de todos--

licenciado: de acuerdo.

de acuerdo.

pero lo que le quiero decir

es que cantar victoria,

no es cantar ninguna canción.

chimoltrufia: lo mismo decían

de la de "tus perfumes"

y nomás vea como pegó.

botija: chimoltrufia,

si quieres eso también

te lo explico luego, ¿sí?

chimoltrufia: órale, pues.

pero que no diga

que no le gusta la música

del este, juan gabriel

porque entonces sí está mal,

¿eh?

y me va perdonar bastante,

licenciado,

pero usted ya sabe que yo

como digo una cosa digo otra.

es que hay cosas que ni qué.

pues, es como todo, ¿no?

¿tengo o no tengo razón?

licenciado: sí, claro.

botija: mi amor,

¿me permites que siga

defendiendo tus intereses?

chimoltrufia: órale, pues.

botija: gracias, ¿eh?

señor licenciado, ¿quiere usted

explicarme cómo está eso

de que mi mujer no puede cantar

eso de "son tus perfumenes"?--

digo, lo de que no puede

cantar victoria.

licenciado: por experiencia

personal,

porque he conocido

muchos casos similares

y he visto que la gente hace

lo indecible cuando se trata

de grandes cantidades de dinero.

chómpiras: aquí hay millones

y millones.

mire, tengo el terminado

en siete,

el que suma 13--

botija: ¡chómpiras!

chómpiras: ¿qué, que pasa?

botija: vuelves a entrar

con tus billetes de lotería

¿y sabes lo que voy a hacer?

chómpiras: no tengo

ni la menor idea.

botija: pues, yo tampoco.

decía usted, licenciado.

licenciado: pues,

que he conocido muchos casos

similares a este

y le aseguro que siempre

surge por ahí

algún pariente del difunto.

evaristo: yo, por ejemplo.

y no se imaginan

cuánto me ha dolido

la muerte de mi pobre tío.

[música]

[música]

don lucho: perdone usted, señor.

¿dice usted que es sobrino

de don justo

martínez y martínez?

evaristo: así es, ¿por qué?

don lucho: porque yo trabajé

mucho tiempo para don justo

y no recuerdo que haya tenido

ningún familiar.

chómpiras: ándale, ándale.

todos: [hablan]

licenciado: orden, orden.

señores, orden.

dígame una cosa, señor.

¿se puede usted identificar?

evaristo: mi licencia

de manejar.

licenciado: perfecto.

chimoltrufia: fíjese si dice

que se apellida martínez.

licenciado: sí,

evaristo martínez heras.

chimoltrufia: ándale.

martínez "eras", hermano,

pero ya no eres.

botija: a ver, chimoltrufia,

déjame ver.

aquí dice heras, con "h",

que también es apellido.

chimoltrufia: por eso te admiro

tanto, botija,

por lo mucho que sabes.

botija: gracias, mi amor.

pero hay una cosa, señor.

aquí por ningún lado

dice que usted

sea sobrino de don justo.

todos: [hablan]

licenciado: orden, orden,

señores, orden.

botija: y todavía hay algo más.

¿cómo se enteró usted

que don justo está difunto?

chimoltrufia: y todavía hay

algo más.

¿cómo tuvo la buena suerte

de estar aquí?

chómpiras: y todavía

hay algo más.

si tiene tan buena suerte,

¿por qué no compra

el esperado en siete?

mire, también traigo

el que suma 13.

licenciado: chómpiras.

chómpiras: sí, sí, ya me acordé.

chimoltrufia: pero todavía

no ha respondido las respuestas

de las preguntas

que le preguntamos.

evaristo: porque no me han dado

tiempo de hacerlo.

pero es muy fácil.

mi tío justo me escribió

una carta diciéndome

que vendría a la capital

y que se hospedaría

en este hotelucho

que era de su propiedad.

don lucho: sí.

evaristo: y quedamos de vernos

la fecha de hoy

a ésta misma hora.

es por eso

que tuve la suerte de estar aquí

en esta fecha de hoy.

y aquí fue donde me enteré

que había muerto mi tío.

y le compraré

el esperado en siete,

nada más pueda cobrar

el dinero de la herencia.

chómpiras: ah, pues, no es

tan mala gente como parecía.

botija: ay, chómpiras,

qué bruto eres.

chómpiras: ¿qué soy qué?

botija: bruto.

chómpiras: ah, sí, sí, sí.

pero, mira, si--

botija: mira, ya, cállate.

cállate la boca.

cállate.

y usted, señor--

¿cómo me dijo que se llamaba?

evaristo: evaristo

martínez heras.

botija: se nota

que se lo aprendió de memoria,

¿verdad?

dígame una cosa.

¿me podría enseñar

la disque carta que disque

le mandó su disque tío?

evaristo: no.

botija: [ríe]

no tiene nada.

todos: [hablan]

licenciado: un poco de silencio,

por favor.

¿hay alguna razón

para que no muestre usted

esa carta?

evaristo: ¿y hay alguna razón

para que le muestre la carta

al primer idiota

que me lo solicite?

chómpiras: se está refiriendo

a ti.

botija: sí, ya sé.

chómpiras: desde el momento

en que dijo idiota

ya sabía por dónde andaba

la cosa.

licenciado: bueno, bueno.

pero esa carta

que usted menciona,

¿existe o no existe?

evaristo: claro que existe.

licenciado: pues, tendrá usted

que mostrarla

en cualquier momento, ¿eh?

evaristo: sí.

de eso se encargará mi abogado.

botija: ¿cuál abogado?

evaristo: ya tendrá

noticias de él.

y mientras tanto,

con permiso, me retiro.

chimoltrufia: oye, boti.

botija: ¿qué?

chimoltrufia: ¿eso significa

que nos empataron el marcador?

botija: qué nos van a empatar.

nosotros tenemos

la mejor evidencia.

chimoltrufia: ¿eso qué

significa?

botija: la mejor prueba.

chimoltrufia: ah.

¿cuál es?

botija: pues, lo escrito

en ese cuaderno

por puño y letra del--

¿dónde está el cuaderno?

chómpiras: lo tiene el sargento.

botija: ¿y dónde está

el sargento?

chómpiras: fue al baño.

botija: ¿qué está haciendo?

no me digas.

¿sabes qué, chómpiras?

porque no vas a ver

por qué se tarda tanto, ¿sí?

chómpiras: ah, mejor ve tú.

botija: chómpiras, por favor--

chimoltrufia: espérame tantito.

oiga, chómpiras,

a mí me dijo el policía

que tenía muchisisisimas ganas

de comprarle

un billete de lotería.

chómpiras: ah, con permiso,

con permisito.

todos: [ríen]

licenciado: la felicito,

señora chimoltrufia.

nunca me imagine que tuviera

usted ese don de persuasión.

chimoltrufia: ¿y eso qué

significa?

licenciado: ah, que--

que puede usted convencer

fácilmente a cualquier persona.

¿qué pasa?

¿qué es eso?

pero que--

chómpiras: no regresaba

porque estaba ahí

tirado en el suelo.

botija: sargento.

licenciado: pero ¿qué le pasó,

sargento?

sargento: licenciado,

iba yo saliendo del baño

cuando de repente sentí un golpe

en la cabeza y ya no supe más.

botija: [resuella]

¿y el cuaderno?

sargento: ¿el cuaderno?

me lo robaron.

[música]

[música]

licenciado: por favor,

los curiosos a un lado.

abran, abran paso, señores.

pasen, pasen ustedes.

y por favor, ya no--

eso es, eso es.

retírense, retírense

y por favor, no regresen.

por favor, por favor.

eso es.

doña nachita: ¿entonces

sí fue verdad?

licenciado: uy,

cómo corren chismes, ¿eh?

doña nachita: es que

la chimoltrufia me pidió

que le trajera unas cosas

de la farmacia y yo venía a--

don lucho: sí, sí, está allí

arriba arreglando el cuarto.

licenciado: ¿el cuarto

donde falleció el hombre?

don lucho: claro.

licenciado: me lleva el chanfle.

no debían haber tocado nada,

señor.

don lucho: ¿por qué?

licenciado: porque el reglamento

especifica muy--

olvídelo.

olvídelo.

doña nachita: ¿puedo pasar

a ver a la chimoltrufia?

licenciado: sí.

doña nachita: gracias.

licenciado: ¿cómo se siente,

sargento?

chómpiras: mal, muy mal.

sargento: regular, licenciado.

chómpiras: regular,

se siente regular.

licenciado: ¿no quiere

que lo llevemos

a algún hospital?

chómpiras: sí.

sargento: no, no, licenciado.

chómpiras: no, no quiere.

licenciado: bueno,

como usted guste.

¿alcanzó a ver quién lo golpeó?

chómpiras: no.

sargento: sí.

chómpiras: sí alcanzó a ver.

sargento: bueno, pero solamente

alcancé a ver que era un hombre.

licenciado: ¿y lo pudo

identificar?

chómpiras: sí.

sargento: no.

chómpiras: no, no pudo.

botija: chómpiras.

por favor, deja que el sargento

sea el que responda

las preguntas, ¿no?

chómpiras: yo por ayudarlo a él.

botija: mira, él no necesita

ninguna ayuda.

es más, ¿por qué no te largas?

sargento: ay, sí, que se vaya.

chómpiras: ¿ya ves?

él también me está

ayudando a mí.

doña nachita: bueno,

pero ¿quién le pudo haber robado

ese cuaderno al sargento?

chimoltrufia: uh, pues,

vaya usted a saber.

entre tantos mirones,

bien se pudo haber colado

algún ratero.

doña nachita: pero por lo que

usted me ha dicho,

ese cuaderno

solo tiene valor para usted.

lo cual significa

que se lo robaron únicamente

con intención

de perjudicarla a usted.

chimoltrufia: ¿me lo jura?

doña nachita: claro.

¿para qué le puede servir

a alguien un cuaderno usado?

chimoltrufia: bueno, todavía

tenía algunas hojas en blanco.

pero además,

¿quién puede tener intenciones

de "perjodicarme" a mí?

doña nachita: ¿cómo quién?

pues, el presunto sobrino

del difunto.

chimoltrufia: no,

pero él también estaba ahí

entre los mirones

cuando le pegaron al sargento.

oséase, que tuvo que haber sido

otro.

doña nachita: un compinche.

chimoltrufia: ¿un qué?

doña nachita: un compinche.

chimoltrufia: ¿y eso

qué significa?

doña nachita: ay, chimoltrufia,

pero que manera de ignorar

las palabras

que hay en el idioma.

un compinche

es lo mismo que un cómplice.

o sea, que a un cómplice también

se le puede llamar compinche.

chimoltrufia: sobre todo

en este caso.

pero sigo sin entender.

doña nachita: ¿y qué es

lo que no entiende?

chimoltrufia: pues, eso.

¿cuáles son las intenciones

del compinche cómplice?

doña nachita: ay, por favor,

chimoltrufia,

pero hay cosas que son obvias.

chimoltrufia: sí, sí,

eso ya lo sé.

doña nachita: ah, ¿sí?

a ver.

para usted, ¿cuáles son

las cosas que son obvias?

chimoltrufia: ay, pues,

son "novias" las que se van

a casar con sus novios.

pero no estamos hablando--

doña nachita: pero yo no dije

novias,

yo dije obvias.

chimoltrufia: ¿y eso qué

significa?

doña nachita: ah, ¿ya ve?

bueno, pues, obvias son,

pues, las cosas

que cualquiera puede ver.

las que no están

cubiertas por nada.

chimoltrufia: ah.

"sin en cambio", a las novias

no cualquiera las puede ver.

y menos si no están

cubiertas por nada.

doña nachita: ay, no, no,

chimoltrufia, no.

chimoltrufia: ¿no, no, qué?

doña nachita: eso no tiene

nada que ver

con lo que yo estoy hablando.

chimoltrufia: pues, eso es

lo que yo le estoy diciendo.

pero usted a cada rato

me cambia la conversación.

doña nachita: ah, ¿yo?

¿yo soy la que cambio

la conversación?

chimoltrufia: pues, para qué

le digo que no, si sí.

es más, sigue sin responderme

la respuesta de la pregunta

que le pregunté.

¿por qué me quieren

"perjodicar" a mí?

doña nachita: ay, chimoltrufia,

pues, está claro.

pues, para evitar que usted

se quede como dueña del hotel.

chimoltrufia: ¿quiere usted

decir que entonces

sí es cierto que ahora

yo soy la dueña del hotel?

doña nachita: por supuesto

que sí.

don lucho: chimoltrufia.

¿se puede saber a qué hora

terminas de arreglar

este cuarto?

chimoltrufia: sería mejor

que "mediera" el tono

de sus palabras, don lucho.

recuerde usted que está tratando

con la dueña del hotel.

[música]

[música]

don lucho: perdone, pero es que

tuve que planchar las sábanas.

¿a qué cuarto me dijo?

chimoltrufia: pues,

no me acuerdo,

pero ahí búsquele.

don lucho: claro,

ahora mismo voy.

chimoltrufia: pero rápido.

don lucho: sí.

chómpiras: ya llené de agua

todos los botellones.

ah, y también saqué la basura

que había en el cuarto.

doña nachita: yo no soy

ninguna basura.

chómpiras: no, yo hablaba

de otra basu--

doña nachita: cállese la boca.

chómpiras: cállome la boca.

abogado: buenas tardes.

chimoltrufia: buenas tardes,

señor.

mire, tenemos a habitaciones

para todos los gustos.

por ejemplo,

le puedo ofrecer una--

abogado: no, no, yo vengo

a buscar alojamiento.

chimoltrufia: ¿entonces?

abogado: bueno, ¿usted es

maría expropiación petronila

y no sé qué más, verdad?

chimoltrufia: sí,

maría expropiación petronila

lascuráin y torquemada de botija

para servir a usted.

¿cómo le puedo ser útil?

abogado: casándose conmigo.

chimoltrufia: perdone, señor,

¿sería tan amable de repetir

lo que dijo?

abogado: que vengo a proponerle

matrimonio.

chimoltrufia: ¿está borracho?

abogado: no, no, no,

de ninguna manera.

chimoltrufia: ¿entonces?

abogado: ¿me permite explicarle?

chimoltrufia: ¿qué cosa?

abogado: mire, yo soy abogado.

chimoltrufia: ¿y yo qué culpa

tengo?

abogado: bueno, es que yo

represento los intereses

del señor evaristo

martínez heras.

chimoltrufia: ah,

el sobrino del difunto.

abogado: exacto.

chimoltrufia: ¿y?

abogado: ¿podemos hablar

en privado?

chimoltrufia: su abuela

en bicicleta.

abogado: ¿cómo dice?

chimoltrufia: pues, que yo soy

una mujer decente.

abogado: claro, claro.

pero yo garantizo

que no emitiré ningún agravio

que deteriore su integridad.

chimoltrufia: ¿y eso qué

significa?

abogado: que yo también

soy una persona decente.

chimoltrufia: más le vale.

abogado: bueno,

¿podemos sentarnos ahí?

chimoltrufia: pues,

siempre y cuando

no se arrime demasiado.

abogado: téngalo por seguro.

chimoltrufia: no pueden ver

un cuero porque luego, luego

se le lanzan.

perdóneme,

pero yo como digo una cosa

digo otra.

pues, digo, es que

hay cosas que ni qué.

¿tengo o no tengo razón?

abogado: sí, seguramente.

chimoltrufia: entonces, ¿qué?

abogado: mire usted.

siendo abogado del señor

evaristo martínez heras,

yo sé que existe un testamento

que lo beneficia a él

como heredero absoluto de su tío

don justo martínez y martínez.

chimoltrufia: duró muy poquito

el sueño, ¿verdad?

abogado: bueno, yo no diría eso.

chimoltrufia: sí, pues,

no nos hagamos tarugos.

abogado: recuerde

que soy abogado.

chimoltrufia: nadie es perfecto.

abogado: es que el ser abogado

significa que estudié derecho.

chimoltrufia: sí,

estudian derecho,

pero luego todo lo hacen

chueco, hermano.

si no los conociera.

abogado: bueno.

¿me permite terminar

de explicarle?

chimoltrufia: órale, pues,

siempre y cuando no se arrime

mucho.

abogado: de acuerdo, de acuerdo.

¿sabe usted que el testamento

escrito en el cuaderno

nulifica el anterior?

chimoltrufia: ¿y sabe usted

que se robaron el cuaderno?

abogado: sí, sí, me apreció

escuchar algo al respecto,

pero de todos modos--

chimoltrufia: mire, ya le dije

que no nos hagamos tarugos.

usted bien sabe

que en esta clase de pleitos,

los pobres siempre

salimos perdiendo.

o séase, que usted no deje

de despreocuparse

porque, pues, yo no me pienso

poner a pelear.

abogado: pero yo sí

pienso pelear.

chimoltrufia: pues,

siempre y cuando sea a trancazos

y entonces ahí a ver

cómo nos toca, hermano.

abogado: no, no, yo quiero

pelear a favor de usted.

chimoltrufia: ¿a favor mío?

abogado: [asiente]

chimoltrufia: pues, no entiendo.

abogado: lógico.

mire, casualmente

yo encontré el cuaderno

que se había extraviado.

chimoltrufia: ándale,

usted estaba entre los curiosos,

¿verdad?

abogado: bueno, casualmente--

chimoltrufia: sí, sí,

ya me decía yo que su cara

se me hacía conocida.

abogado: bueno, pero eso

¿qué importa?

lo que importa es el negocio.

chimoltrufia: ¿cuál negocio?

abogado: el hotel.

en vez de que sea propiedad

de evaristo martínez heras,

nos corresponderá

a usted y a mí al 50%.

chimoltrufia: ¿y eso

qué significa?

abogado: mitad y mitad.

en otras palabras,

usted será la dueña

de la mitad del hotel.

chimoltrufia: ¿partiéndolo así

o partiéndolo así?

abogado: [ríe]

vendiéndolo y repartiendo

las utilidades entre los dos.

chimoltrufia: ¿y si yo

no quiero?

abogado: este cuaderno

volvería a extraviarse

y la herencia sería

para el sobrino de don justo.

chimoltrufia: ¿y si yo

sí quiero?

abogado: entonces será cuestión

de ultimar detalles únicamente.

por ejemplo, yo necesito

una garantía de que recibiré

mi parte del dinero.

chimoltrufia: ¿garantía de qué

o qué?

abogado: solo hay una segura.

un matrimonio

con bienes mancomunados.

[música]

[música]

abogado: bueno, estoy

esperando la respuesta.

chimoltrufia: pues, es que hay

varios detalles.

el primero

es que yo soy casada.

abogado: ya lo sabía.

pero hay una solución

que se llama divorcio.

chimoltrufia: pero le dije

que había varios detalles.

y el segundo

es que yo quiero a mi marido.

abogado: lo cual también

tiene solución.

mire,

usted se divorcia de su marido

y se casa conmigo.

cobramos la herencia del hotel

y la repartimos.

finalmente, se divorcia de mí

y se vuelve a casar

con su marido.

chimoltrufia: pero le dije

que había varios detalles.

y el tercero es que eso

que usted me propone

es una disoluta

falta de inmoralidad.

abogado: bueno, pero a cambio

de una buena herencia.

chimoltrufia: pero le dije

que había varios detalles.

y el cuarto es

que ni por todo el oro del mundo

me casaría yo con un infeliz

desgraciado como usted.

abogado: bueno.

en tal caso, la única solución

es que este cuaderno

vuelva a desaparecer.

chimoltrufia: pero le dije

que había varios detalles.

y el quinto es

que toda nuestra conversación

la han estado escuchando

un "polecia" y el agente

del ministerio público.

sargento: a este sí lo arresto,

licenciado.

licenciado: por supuesto.

chimoltrufia: pero rápido.

sargento: claro.

no, ¿por qué?

no, sí, ¿cómo no?

venga para acá.

abogado: oiga, no me jale.

no me jale,

recuerde que soy abogado.

la justicia no se mide

por estatura, recuérdelo.

doña nachita: qué día

tan agitado ha sido este,

¿no le parece, chimoltrufia?

chimoltrufia: pues, ¿para qué

le digo que no, si sí?

doña nachita: no,

pero de todos modos,

pues, a mí me da gusto

haber regresado.

sí, porque así pude enterarme

de que todo terminó felizmente.

chimoltrufia: pues, ¿para qué

le digo que no, si sí?

doña nachita: ahí llegan

unos clientes.

¿no los va a atender?

chimoltrufia: no,

para eso tengo un empleado,

para que los atienda.

atiéndalos bien, don lucho.

don lucho: por supuesto que sí.

chimoltrufia: le conservé

su puesto de gerente

y administrador

porque, pues, él sabe hacer

las cosas mejor que yo.

doña nachita: pues, eso sí

que denota inteligencia

de su parte, chimoltrufia.

chimoltrufia: pues, en todo

lo que yo hago, ¿no?

doña nachita: bueno, es que--

chimoltrufia: sí, sí,

doña nachita,

no nos hagamos tarugos.

ay, a propósito.

chómpiras.

chómpiras: a la orden.

chimoltrufia: aquí están

unos clientes.

lléveles su equipaje

a su cuarto.

chómpiras: ahora mismo.

chimoltrufia: y no pierda

la oportunidad para venderles

un billete de lotería.

chómpiras: claro.

por acá, si me hace el favor.

chimoltrufia: botija.

¿adónde vas?

botija: al baño,

si no te causa ninguna molestia.

chimoltrufia: ¿qué no estás

viendo que llegaron

unos clientes

y necesitan el ascensor?

botija: sí,

pero es que ya me anda.

chimoltrufia: está bien,

pero no te tardes, ¿eh?

no me gusta que hagas esperar

a la clientela.

botija: sí, mi amor.

chimoltrufia: aquí no soy

tu amor, aquí soy tu jefa.

botija: sí, mi jefa.

doña nachita: ay, pero de veras

que tiene usted dotes de mando.

sargento: chimoltrufia,

me va usted a matar.

chimoltrufia: no, gracias,

ahorita no me interesa--

¿cómo dijo?

sargento: que me va usted

a matar.

chimoltrufia: ¿y yo por qué?

sargento: ¿recuerda

que hace un momento

me llevé detenido al abogado

ese que se había robado

el cuaderno donde estaba

el testamento de don justo?

chimoltrufia: sí, ¿y qué?

sargento: pues,

que cuando me lo llevaba,

en un descuido mío,

arrancó la hoja y se la comió.

chimoltrufia: ¿se comió la hoja

donde estaba escrito?--

sargento: totalmente.

chimoltrufia: bueno.

supongo que ahora sí ya no hay

manera de comprobar

que yo soy la dueña del hotel,

¿verdad?

sargento: chimoltrufia,

créame que lo siento muchísimo.

chimoltrufia: pues,

no se preocupe, sargento.

no fue su culpa.

sargento: es que a lo mejor

no puse la debida atención.

chimoltrufia: pues,

es como todo.

pero por lo menos

creo que podré seguir

conservando mi empleo

como camarera del hotel,

¿verdad, don lucho?

don lucho: claro.

y déjeme añadir algo.

que yo también siento

que haya ocurrido esto.

chimoltrufia: ¿y usted por qué,

don lucho?

don lucho: porque ahora el dueño

va a ser el sobrino

de don justo.

y no sabe las pésimas

referencias que tengo de él.

licenciado: no, no, don lucho.

ese hombre tampoco será

el dueño del hotel.

don lucho: ¿cómo?

doña nachita: entonces,

¿quién va a ser el dueño?

justo: yo.

don lucho: don justo.

[aplaude]

chimoltrufia: don justo,

pero ¿qué pasó?

pues, ¿no que estaba

usted muerto?

justo: no, no, yo en ningún

momento estuve muerto.

lo que pasa es que padecí

un ataque cataléptico.

chimoltrufia: ¿y eso qué

significa?

licenciado: y dale.

después le explicamos, ¿sí?

chimoltrufia: lo importante

es que está usted vivo.

licenciado: ¡no, chimoltrufia!

recuerde que está muy débil.

mire nada más.

don lucho: ¡viva don justo!

Cargando Playlist...