null: nullpx
Cargando Video...

Chespirito - El marciano

Univision26 Mar 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...e e

de mayor auditorio

en la televisión

de habla hispana, "chespirito".

en esta ocasión, interpretando

al "chómpiras".

con florinda meza,

rubén aguirre,

édgar vivar,

raúl "chato" padilla,

angelines fernández,

actores invitados:

carlos pouliot

y arturo harcía tenorio.

dirección de cámaras:

alfredo gonzález fernández.

libreto y dirección general:

roberto gómez bolaños.

don lucho: ¿se le ofrece algo?

marciano: sí, una "suite".

don lucho: ¿una qué?

marciano: una suite.

así se le llama

a las habitaciones de lujo

de los hoteles.

don lucho: sí, lo sé.

pero aquí no hay de eso.

marciano: ¿qué no hay una

habitación más grande

o más importante que las demás?

don lucho: ah, sí, claro.

pero de eso--

marciano: pues, esa es

la que quiero.

don lucho: bueno.

esta es la tarifa.

el pago es por adelantado.

marciano: de acuerdo.

don lucho: gracias.

su nombre aquí, por favor.

[campanilla]

oiga, señor, ¿le pasa algo?

marciano: es que me pareció

haber escuchado la campanilla

que anunciaba el principio

del "round".

don lucho: no, yo toqué

la campanilla simplemente

para llamar al botones.

marciano: ah.

oiga, ¿qué usted y yo no

nos conocimos en buenos aires?

don lucho: no, yo nunca

he estado en buenos aires.

marciano: yo tampoco.

han de haber sido otros dos.

[campanilla]

don lucho: repito

que la campanilla solo sirve

para llamar al botones,

que por cierto

no sé qué le pasa,

no ha llegado.

marciano: pues, que si es

botones, ya se lo abrocharon.

[ríe]

don lucho: gracioso.

marciano: sí, ya sé.

don lucho: oiga, ¿qué es esto

de x27?

marciano: ¿qué no dijo

que pusiera ahí mi nombre?

don lucho: sí, pero esto no es

su nombre, ¿verdad?

marciano: x27 es mi nombre.

bueno, para decirlo completo

soy x27 viudo de 42.

don lucho: no entiendo.

marciano: claro, claro.

ustedes, los terrícolas, nunca

se han distinguido por entender

las cosas.

don lucho: ¿nosotros los qué?

marciano: los terrícolas.

¿no es usted un terrícola?

don lucho: bueno, si se refiere

usted al hecho de vivir

en este mundo, pues,

todos nacemos en la tierra.

marciano: no, no, no, todos no.

yo nací en marte.

don lucho: ¿en dónde?

marciano: en el planeta marte.

uno que está arriba

a la derecha,

como quien va para júpiter.

don lucho: ah, claro.

por eso se llama x27.

marciano: viudo de 42.

es que, ¿sabe?

hace un año tuve la desgracia

de perder a jota.

don lucho: ¿a quién?

marciano: a jota, mi mujer.

ella se llamaba j42.

por eso soy viudo de 42.

don lucho: mire, amigo,

a mí también me encantan

las bromas, pero la policía

me exige que lleve

el registro de los clientes

con el nombre auténtico.

marciano: ¿está usted insinuando

que le di un nombre falso?

don lucho: no, de ninguna

manera, pero yo pien--

marciano: pues, se equivoca.

los marcianos nunca decimos

mentiras.

y si hay alguien que insinúa

lo contrario--

don lucho: está bien, está bien.

no discutamos más.

marciano: pues, ¿entonces

qué espera para darme la llave

de mí habitación?

don lucho: habitación 315.

marciano: ¿315?

qué curioso, esta habitación

se apellida igual que mi cuñada.

don lucho: claro.

ahora solo falta que llegue

el botones por su equipaje.

[campanilla]

[música]

[música]

chómpiras: oiga, ¿qué usted

y yo no nos conocimos

en alguna parte?

marciano: en eso mismo estaba

yo pensando.

¿qué no fue en el circo?

chómpiras: ¿en cuál circo?

marciano: en el circo

en el que yo trabajé.

es en el único lugar donde yo

he tenido trato con enanos.

yo estaba en la jaula cuando

a ti también te encerraron.

chómpiras: no, no, yo nunca

he estado en una jaula.

marciano: ¿cómo no?

acuérdate.

chómpiras: pero no era jaula.

era en el reclusorio por ahí.

no, usted no se fije en eso.

voy a llevar el equipaje

del señor.

marciano: ¡no!

no toques esto.

no puedo confiar en nadie.

yo solo me haré cargo de esto.

al tercer piso, por favor.

botija: me va a dispensar,

caballero.

pero este ascensor difícilmente

me aguanta a mí,

y comprenderá que...

¡el marciano!

marciano: ¿usted me conoce?

botija: pues, claro.

si estuvimos juntos

en la misma celda.

marciano: ¿celda?

botija: ajá.

marciano: ¿qué no era una jaula

de circo?

botija: [ríe]

bueno, eso decías en aquella

ocasión.

pero en realidad era una celda

de reclusorio poniente.

bueno, pero eso fue hace

mucho tiempo, porque ahora

soy un hombre 100% honrado.

marciano: ¿hombre?

marciano: ¿qué no eras tú

el elefante del circo?

botija: eso también dijiste

aquella vez.

y si no te rompí la cara,

fue por una razón.

marciano: ¿por cuál?

botija: te tuve miedo.

pero ya veo que me reconociste,

¿verdad?

marciano: claro.

el elefante del circo.

y también recuerdo

que en esa misma jaula había

otro animal muy parecido

a un gato de basurero.

botija: sí, el chómpiras.

marciano: el chómpiras, claro.

así le decían.

oye, también andaba por aquí

cerca, lo acabo de ver.

botija: sí, él también trabaja

aquí.

marciano: oye, y también

me acuerdo cuando los sacaron

de la jaula.

botija: querrás decir el día

que recobramos la libertad,

porque dejamos el reclusorio.

marciano: eso.

y la persona que los llevó era

tu domadora, ¿verdad?

botija: no era mi domadora,

aquella persona es mi mujer,

la chimoltrufia.

marciano: pero debe haber sido

tu domadora,

porque le obedecías en todo.

además, se veía que te tenía

muy bien amaestrado.

a propósito, con razón

le vi cara conocida.

ella también anda por aquí

cerca, ¿verdad?

botija: sí, casualmente,

ella también trabaja aquí

en el hotel.

marciano: qué bueno.

oye, ¿y cómo andan aquí

de venusinoss?

botija: ¿de qué?

marciano: de venusinoss,

del planeta venus.

botija: ¿qué tiene?

marciano: están invadiendo

todo el sistema planetario.

pero no te preocupes, por eso

vine de marte.

botija: ¿de marte de quién?

marciano: del planeta marte.

yo tengo la misión de proteger

a todos los terrícolas,

incluyendo a los elefantes.

de tal manera que ya sabes,

si ves algo sospechoso,

no dejes de avisarme.

botija: ahora me acuerdo por qée

te dicen el marciano.

marciano: shh.

¿sabes qué es esto?

botija: shh.

una maleta.

marciano: ¡sí!

oye, me estoy dando cuenta

que eres mucho más inteligente

de lo que yo esperaba,

sobre todo para ser elefante.

lo importante es lo que contiene

la maleta.

botija: sí.

marciano: el arma mortal

para los venusinoss.

¿la quieres ver?

botija: ¿arma mortal?

marciano: sí, mira.

no hay venusino capaz que se

resista a los proyectiles.

sobre todo si eres--

aguas, aguas, ahí va uno.

botija: ¿un qué? ¿un qué?

marciano: un venusino.

botija: ay, no, hombre, es

un mosquito.

marciano: asombroso.

debo confesar que en marte aún

no desarrollamos este grado

de tecnología.

oye, ¿me podrías decir

cómo lo hacen?

botija: ah, pues, todo es cosa

de tener habilidad, cuate.

marciano: oye, pues, tú debes

tener muchas, sobre todo

para ser elefante.

sargento: buenos días,

don lucho.

don lucho: buenos días,

sargento.

¿en qué puedo servirle?

sargento: vine a preguntarle

si de casualidad

no se ha registrado

por aquí un marciano.

don lucho: ¿usted también,

sargento?

sargento: ¿yo también qué?

don lucho: mire, hace rato vino

un loco asegurando proceder

del planeta marte, pero de eso

a que usted lo crea...

sargento: no, no, espéreme,

espéreme, yo solamente

cumplo órdenes del agente

del ministerio.

don lucho: no me diga que él

también piensa que ese loco

es un auténtico marciano.

sargento: ¿de qué otra parte

puede ser, don lucho?

yo tengo entendido que júpiter

queda mucho más lejos.

ahora, que si persisten

las dudas, es muy fácil salir

de ellas preguntándole

al licenciado.

¿me permite su teléfono?

don lucho: es todo suyo,

sargento.

sargento: gracias.

[teléfono]

licenciado: comandancia

de policía.

¿cómo dice?

sargento, perdóneme usted

que se lo diga, pero es

usted muy estúpido.

sargento: dice que hice muy bien

en llamarlo.

entonces, ¿qué, licenciado?

licenciado: es un pobre loco

que se escapó del manicomio.

ay, no, no, no, no es

ningún marciano.

se cree marciano,

que es diferente.

sargento: parece que es un tipo

que se hace pasar

por otra persona.

pero entonces, ¿qué, licenciado?

en resumen, ¿lo arresto

o no lo arresto?

licenciado: espere, espere.

de lo que me está diciendo puedo

deducir que usted ya tiene

localizado al individuo.

¿cómo?

¿y por qué diablos no me dijo

eso desde un principio?

sargento: me está felicitando

por haberlo informado

con rapidez.

eh, sí, licenciado.

se encuentra aquí en el hotel

lucho.

¿lo arresto?

licenciado: no, no, no hay

ninguna orden de detención

contra él.

lo que hay que hacer es avisar a

toda la gente para que no vayan

a hacer algo que lo contraríe

o que lo irrite.

ay, pues, hombre,

por ejemplo, no le vayan a decir

que...mire, mejor voy a ir

yo personalmente para dar

las explicaciones.

ay.

sargento: este, dice que viene

para acá para estudiar

la forma en que estoy

manejando el caso.

chimoltrufia: bueno, sí, ¿eh?

yo también admito que su cara

me parece conocida,

pero eso no le confecciona

ningún derecho para mirarme

con tanto miramiento.

porque quiero que sepa que yo

soy una mujer casada, ¿eh?

y que además, mi marido trabaja

aquí mismo en el...ándale,

ahora sí ya.

marciano: ¿ya qué?

chimoltrufia: ya me acordé

de dónde lo conozco.

oiga, ¿qué no fue usted

el que estuvo encerrado

en la misma celda

con el chómpiras y el botija?

marciano: botija, así se llamaba

el elefante.

chimoltrufia: o se hace

que usted sí es usted.

porque usted es la única persona

que se ha atrevido a decirle

al botija elefante.

y al chómpiras le decía,

este...gato...gato de basurero.

marciano: y usted es

la domadora.

chimoltrufia: ¿la qué?

marciano: la domadora,

la que tiene muy bien amaestrado

al elefante.

chimoltrufia: óigame, no,

tampoco.

una cosa es que yo le enseñe

a mi marido cómo se deben hacer

las cosas, y que lo corrija,

y que cuando hace bien

las cosas, pues,

lo premie con alguna golosina

o que cuando hace malas cosas

le pegue con un periódico

enrollado.

lo mismo que si...

pues, es como todo, ¿no?

marciano: ¿cómo todo qué?

chimoltrufia: ay, no me cambie

la conversación.

mejor dígame, en aquella

ocasión, ¿por qué lo habían

encerrado a usted?

marciano: porque fui capturado

por un grupo de venusinos.

chimoltrufia: pero no se dice

venusinos, se dice vecinos.

sí, que tuvo un pleito

con unos vecinos en la calle.

y ellos lo agarraron

y lo llevaron a la policía.

marciano: oiga, ¿cómo dice

que le llaman aquí

a los venusinos?

chimoltrufia: vecinos.

marciano: ah, es bueno saberlo.

chimoltrufia: ah, pero déjeme

decirle una cosa.

es verdad que en aquella ocasión

habían encerrado al chómpiras

y al botija por haberse

apropiado de unas propiedades

que no eran de su propiedad.

pero mire, desde hace ya mucho

tiempo que no se han vuelto

a robar nada.

ahora son personas

100% honradas.

personas que no se han robado

pero "disolutamente" nada.

es más, ni un "lápice" de algo,

¿eh?

porque eso sí, yo como digo

una cosa, digo otra.

¿tengo o no tengo razón?

marciano: espero que sí.

chimoltrufia: y yo espero

que usted también haya tomado

el buen camino.

marciano: claro, tomé el mejor

camino de marte para acá.

chimoltrufia: ¿apenas desde

el martes?

marciano: no, no, no dije

martes, en plural,

dije marte en singular.

porque marte solo hay uno.

chimoltrufia: sí, uno cada

semana, pero...bueno,

más vale tarde que nunca.

pero de todos modos,

lo felicito.

marciano: ¿por qué?

chimoltrufia: pues, por eso,

por haber tomado el buen camino,

porque no hay nada como ser

un hombre honrado.

porque ¿verdad que no hay nada

más satisfactorio que ser

un hombre honrado?

marciano: eso sí.

chimoltrufia: porque la gente

honrada puede caminar

por el mundo con la frente

muy en alto.

más honrado no se puede ser.

[música]

[música]

don lucho: pero ¿se trata

de un loco peligroso?

licenciado: pues, no comúnmente.

pero sí se torna en peligroso

cuando lo contradicen,

cuando le llevan la contraria.

don lucho: así que ¿hay

que darle por su lado?

licenciado: exactamente.

hay que darle por su lado,

seguirle la corriente,

etc., etc., etc.

don lucho: lo comprendo.

pero lo que no comprendo es

por qué el chómpiras

y la chimoltrufia

nunca me informaron nada.

debe usted saber que ellos

ya conocían al tipo este.

sargento: ellos y el botija

también.

lo que pasa es que si no

le informaron nada a don lucho,

es porque los tres son

una partida de mensos,

licenciado.

licenciado: no, sargento, no.

si no dijeron nada, fue

porque ellos nunca llegaron

a saber que el tipo este

se había vuelto loco.

sargento: ¿no?

licenciado: no.

recuerde usted que el tipo este

fue detenido por sostener

una batalla callejera

con un numeroso grupo

de vecinos.

y luego resultó que estos golpes

le ocasionaron un desajuste

cerebral.

don lucho: así que el pobrecillo

viene a ser una pobre víctima.

licenciado: usted lo ha dicho.

sargento: o sea que no habiendo

problema, nosotros nos podemos

retirar tranquilamente porque--

licenciado: sargento.

sargento: a la orden,

licenciado.

licenciado: ¿cómo de que no hay

problema?

recuerde usted que este tipo

se torna en peligroso

cuando lo contradicen,

cuando le llevan la contraria.

sargento: ah, sí, sí, claro.

oiga, ¿y entonces?

licenciado: pues, lo que hay

que hacer es informar de esto

a toda la gente.

sargento: sí.

licenciado: ¿dónde están

sus empleados?

don lucho: pues, mire.

el único que es fácil

de encontrar es el botija.

está en el ascensor.

licenciado: ah, sí, sí, ya sé.

bueno, pues, yo voy a explicarle

al botija, y ustedes hagan

lo mismo con todos

los que se encuentren.

don lucho: así se hará,

licenciado.

escúcheme un momento, por favor.

tengo que aclararle un asunto.

sargento: chómpiras, qué bueno

que te encuentro.

chómpiras: lástima, me gustaría

poder decir lo mismo.

sargento: ¿qué dices?

chómpiras: no, tómelo

por el lado amable.

pero déjeme decirle una cosa:

ni me he robado nada

ni he cometido--

sargento: ya, ya, ya.

ya lo sé, chómpiras,

yo no vengo a eso.

chómpiras: ¿entonces?

sargento: siéntate.

vengo a decirte que tengas mucho

cuidado con una persona que hay

aquí en el hotel.

chómpiras: ¿algún delincuente?

sargento: bueno, no es

precisamente un delincuente.

pero en un momento dado podría

llegar a ser más peligroso

que si fuera un delincuente.

chómpiras: ¿por qué?

sargento: es una persona

que está mal de sus facultades

mentales.

ah, y por cierto,

a esa persona la conocen

muy bien tú y el botija.

chómpiras: ¿una persona

que conocemos muy bien

el botija y yo?

sargento: exactamente, fíjate.

es una persona que además da

la apariencia de ser común

y corriente.

chómpiras: más corriente

que común.

sargento: bueno, tal vez.

pero si le contradicen

o le llevan la contraria,

se puede convertir en la persona

más peligrosa del mundo.

chómpiras: ¿tanto así?

sargento: claro.

sería hasta capaz de matar

a quien lo hiciera.

chómpiras: ¿a quien hiciera

qué cosa?

sargento: contradecirla

y llevarle la contraria.

pues, ¿no te lo estoy

explicando, chómpiras?

chómpiras: ah, sí, sí.

sargento: ahora bien,

hay una manera para dominar

a este tipo de personas,

siguiéndole la corriente.

no contradecirlas en nada

absolutamente.

chómpiras: ah, ah, ah, o sea,

estando siempre de acuerdo

con ellos.

diciendo que sí a lo que ellos

dicen.

sargento: exactamente.

espero que hayas entendido bien.

chómpiras: bien.

[música]

[música]

botija: señor licenciado,

¿de manera que dice usted

que se trata de una persona

que el chómpiras y yo

conocemos muy bien?

licenciado: sí, así es.

botija: ¿no me diga que es

la chimoltrufia?

licenciado: no, no, no, hombre,

no.

bueno, la chimoltrufia también

está loca, aunque en otro

estilo.

botija: señor licenciado,

le recuerdo que estamos hablando

de mi mujer, ¿eh?

licenciado: ay, sí, perdóneme,

perdóneme.

además, el loco del que le estoy

hablando es un hombre.

botija: ah.

oiga, pero dice usted

que el chómpiras y yo

lo conocemos muy bien,

pero ¿de dónde?

licenciado: en el reclusorio

poniente.

una de tantas veces que fueron

ustedes arrestados.

botija: bueno, es que ahí

en el recluso--

licenciado: ah, desde luego.

yo sé que ustedes actualmente

son los dos tipos más honrados

del mundo.

por eso le decía yo que--

botija: sí, sí, sí.

ya sé de quién está usted

hablando, ya sé de quién

se trata.

oiga, y de veras tiene

la apariencia de ser un tipo

muy tranquilo, ¿eh?

licenciado: sí, pero no se

le olvide todo lo que le acabo

de decir.

es un tipo que se torna furioso

cuando lo contradicen,

cuando le llevan la contraria.

botija: sí, sí, ya entendí.

todo es cosa de seguirle

la corriente, de darle

por su lado, ¿verdad?

licenciado: exactamente.

botija: sí.

licenciado: bueno, permítame ir

a poner de acuerdo a todo

el mundo, ¿eh?

botija: sí, sí, pase, pase,

señor licenciado.

¡ay!

sargento: no te asustes,

hombre botija.

no vengo a arrestarte

ni nada por el estilo, yo ya sé

que desde hace mucho tiempo

te has convertido

en un hombre honrado.

botija: sí.

sargento: ¿no es así?

botija: sí, muy honrado.

sargento: bueno, pues, ahora

escucha muy bien lo que te voy

a decir.

botija: sí, escucho muy bien

lo que me va a decir.

sargento: aunque sospecho que ya

te lo dijo el licenciado.

botija: sí, ya me lo ha de haber

dicho el señor licenciado.

sargento: oye, ¿me estás

vacilando como el chómpiras?

botija: sí, me lo estoy

vacilando como el chómpiras.

sargento: vete al infierno.

botija: sí, me voy al infierno.

¿gusta algo de por allá?

sargento: ay.

don lucho: no es cosa

de que se alarmen.

generalmente el tipo es

tranquilo, pero hay que tomar

las debidas precauciones.

licenciado: hay que tomar

las debidas precauciones.

chimoltrufia: a ver si

le entendí, mi "lic".

usted dice que el tipo puede ser

peligroso, y que se pone furioso

cuando lo "contradesdicen".

licenciado: exac--cuando

lo contradicen.

chimoltrufia: por eso,

o se hace que lo que usted

recomienda es que nadie

"contradesdiga" al otro.

licenciado: que nadie contradiga

al otro.

chimoltrufia: ¿está usted

"ensinuando" que está mal

lo que yo digo?

licenciado: sí.

chimoltrufia: o se hace

que me está "contradesdiciendo".

licenciado: la es--mire,

lo importante es que ya

entendió lo que le dije.

chimoltrufia: ah, pues,

¿para qué le digo que no si sí?

mire, más o menos lo que usted

dice es que, pues,

que si el tipo este llega

y me dice que esto es negro,

pues, yo digo que es negro.

que si llega y dice que esto es

blanco, pues, que es blanco.

o que si me hace algún gesto,

pues, yo hago el mismo gesto

y así "sustantivamente".

licenciado: así sucesivamente.

chimoltrufia: sí, sí,

eso también.

oiga, pero pues, todavía falta

una aclaración por aclarar.

¿usted dice que el botija y yo

conocemos personalmente

y en persona al "sostodicho"?

licenciado: al susodi--ay, sí.

así es.

chimoltrufia: ah.

¿y cómo se llama?

licenciado: bueno, pues,

la verdad es que nunca he sabido

su verdadero nombre.

chimoltrufia: porque...yo

tampoco.

licenciado: ¿usted tampoco qué?

chimoltrufia: yo tampoco conozco

su verdadero nombre,

únicamente conozco su apodo.

licenciado: ah, bueno, eso

significa que sí sabe usted

a quién me estoy refiriendo,

¿verdad?

chimoltrufia: pues, para qué

le digo que no si sí.

licenciado: bueno, entonces,

permítame ir a ver si

ya informaron a todo el mundo.

don lucho: de manera

que no vayan a llevarle

la contraria--

licenciado: perdóneme

la interrupción.

don lucho: sí, ¿dígame?

licenciado: quiero saber si ya

está informada toda la gente

del hotel.

don lucho: bueno, eso es

lo que estoy haciendo.

aún me faltan algunos

de los clientes que están

en sus habitaciones.

licenciado: ah, bueno, pues,

vamos a informarles, ¿no?

don lucho: ¿cómo? ¿yo también?

licenciado: claro.

usted es el que sabe

dónde están, ¿no?

don lucho: pero ¿a quién

le dejo este negocio?

licenciado: pues, mire,

ahí está la chimoltrufia.

ella puede hacerse cargo.

ande, vamos.

don lucho: está bien, ya voy.

chimoltrufia, hágase cargo.

no, no me tardo.

chimoltrufia: ay, ¿por qué yo?

¿por qué todo lo tengo

que hacer yo?

¿que quién va a hacer esto?

la chimoltrufia.

¿que quién va a barrer?

la chimoltrufia.

¿que quién tiene que sacudir?

la chimoltrufia.

ay, todo yo, todo yo.

chómpiras: [balbucea]

chimoltrufia: [balbucea]

chómpiras: [balbucea]

chimoltrufia: [balbucea]

ay, ay, ay.

chómpiras: ay, ay, ay.

[música]

[música]

chimoltrufia: ay...

marciano: hola, ¿le pasa algo?

chimoltrufia: pues, casi nada.

me acabo de topar

con el loco peligroso.

marciano: ¿con quién?

chimoltrufia: el loco peligroso.

¿no sabe usted que aquí hay

un amigo que se volvió loco

y es muy peligroso?

marciano: no tenía ni la menor

idea.

chimoltrufia: pues, sí, fíjese.

mire, antes nada más era bruto

natural, pero le dieron

una golpiza y lo dejaron

más bruto de lo que ya era.

"o séase" que ahora sí está

loco, loco, loco.

marciano: pobrecito.

chimoltrufia: ay, lo mismo

digo yo.

pero además, fíjese

que se pone furioso

cuando lo "contradesdicen".

"o seáse" que lo que hay que

hacer es seguirle la corriente.

darle por su lado, etc., etc.

marciano: bueno, yo no creo

que sea conveniente hacer eso.

chimoltrufia: no, pues, yo creo

que sí, porque de lo contrario

se pone furioso.

marciano: pues, sí, pero no es

honesto contradecir a la gente

sin fundamento.

chimoltrufia: no digo, mano.

si no, pues, nomás aténgase

a las consecuencias.

marciano: no me gusta

que me contradigan.

chimoltrufia: fíjate que me

vale, mano.

lo más importante---ah,

se le cayó esto.

sentí como un chifloncito

por arriba de la cabeza.

le decía que lo más importante

es salvar el pellejo.

marciano: no, lo más importante

es no contradecir a la gente.

chimoltrufia: no, pues, ¿qué

está loco o qué?

¿cómo va a ser más importan--?

marciano: yo no estoy loco.

chimoltrufia: ah, pues, yo digo

que sí, porque--

se le volvió a caer esto.

otra vez volví a sentir

como un chifloncito de aire

por arriba de la cabeza.

déjeme ver de dónde viene.

[mosquito]

marciano: otro venusino.

chómpiras: ah, qué bueno

que te encuentro.

¿ya te dijeron de la persona

que se volvió loca?

marciano: sí, y debe ser

la camarera que estuvo aquí

hace un momento.

chómpiras: esa, porque es

la única camarera que hay

en este turno en el hotel,

la chimoltrufia, sí, sí, sí.

marciano: eso quiere decir

que tú no me contradices.

chómpiras: por supuesto.

marciano: te quiero,

te quiero mucho.

y eso es lo que hace falta

en el universo,

que todos los habitantes

del universo se amen.

hay que amar a todos...

no, no, no, a los venusinos no.

chómpiras: ¿a los qué?

marciano: a los venusinos.

porque ellos quieren apoderarse

de todo.

chómpiras: ah, una pandilla

de rateros.

marciano: más bien

de criminales.

porque lo que ellos quieren

primero es apoderarse

de todo el sistema planetario.

chómpiras: ¿ese dónde lo guardan

o qué?

marciano: y lo malo es

que ya comenzaron.

¿tú has estado últimamente

en saturno?

chómpiras: ¿en dónde?

marciano: en saturno.

uno que está como quien va

para urano.

chómpiras: ah, sí, sí.

¿qué no es uno donde hay

variedad por las noches?

marciano: no, es uno que tiene

muchos anillos.

chómpiras: anillos.

ah, el que tiene muchos anillos

es el dueño,

que tiene muchos anillos

y pulseras y todo.

una vez fui a bailar ahí

con la señora de la farmacia.

¿tú la conoces?

marciano: ¿a quién?

chómpiras: a la señora,

la que atiende la farmacia

de aquí de...ella me invitó

a bailar ahí en...

¿cómo dices que se llama

el lugar?

marciano: ¿saturno?

chómpiras: ah, ándale,

en el saturno.

marciano: ajá.

chómpiras: oye, a ver qué día

de estos te presento a la señora

de la farmacia.

marciano: oye, espérate.

yo estoy hablando de un cuerpo

celestial.

chómpiras: pero no...bueno,

sí tiene buen cuerpo,

pero no tanto así como

celestial.

mira, antes sí, antes sí,

cuando era más joven.

pero luego ya como que la cadera

le creció y todo.

bueno, pero te decía,

ella puede conseguir una amiga

y los cuatros nos vamos

a bailar al saturno.

marciano: pero saturno ya

no existe.

chómpiras: ¿qué? ¿lo clausuraron

o qué?

marciano: no, lo destrozaron

los venusinos.

chómpiras: ay, esas pandillitas,

hombre.

marciano: primero arrasaron

con todos los anillos.

chómpiras: ah, los anillos,

pues, claro.

es que en estos tiempos,

ya la cosa no se presta

para andar haciendo

ostentación de anillos.

ah, porque déjame decirte

una cosa, eran unos anillos

muy grandes.

marciano: ¿los de saturno?

uy, ¿tú sabes cuál era

su diámetro?

chómpiras: ¿su qué?

marciano: su diámetro,

el diámetro de los anillos.

chómpiras: ¿el diámetro es

la cosita que agarra la piedra?

marciano: ¿cuál piedra?

chómpiras: según el anillo.

pues, se hacen las piedras

que tienen los anillos.

marciano: bueno, pero las

piedras eran totalmente heladas.

chómpiras: ¿heladas?

marciano: sí.

mira, los anillos estaban

conformados por piedras

pequeñísimas, pero totalmente

heladas.

en otras palabras, quiero decir

que estaban constituidos

por partículas de hielo.

eso es lo que tú me querías

decir, ¿verdad?

chómpiras: ¿yo?

marciano: sí, y te lo agradezco,

de verdad.

no sabes qué hermoso es

encontrarse a dos personas

que se pongan a hablar

del mismo tema.

es de verdad--

[música]

[música]sí, sí, sí, sí.

se levantan las manos,

se separan,

se levantan las manos...

ah, ah, y listo.

chimoltrufia: ah, ah, y.

ah, ah, y.

ah, ah, y.

chómpiras: ah, ah, y, ah, ah, y.

ah, ah, y.

chimoltrufia: y, y, ah.

y, y, ah.

chómpiras: y, y, ah.

y, y, ah.

chimoltrufia: oh, oh, oh, oh.

chómpiras: oh, oh, oh, oh.

chimoltrufia: oh, oh...

ay.

¡ay!

nachita: ay, ¿qué le pasa?

chimoltrufia: ay, doña nachita,

es usted.

¿y qué anda haciendo por aquí?

nachita: no, nada, no.

es que estaba por aquí cerca

y pasé a saludarla a usted

y al botija.

chimoltrufia: pero

principalmente al chómpiras.

nachita: ¿qué le hace suponer

eso?

chimoltrufia: ay, no nos hagamos

tarugos, doña nachita.

todo mundo sabe que usted nomás

ve al chómpiras y se le alborota

todo el gallinero.

nachita: sí, pues, se equivoca

usted.

entre el chómpiras y yo

no hay más que un simple

lazo de amistad.

chimoltrufia: sí, pero a usted

se le queman las habas

por apretar el nudo.

mire, hay cosas que ni qué.

usted ya sabe que yo como digo

una cosa, digo otra.

¿tengo o no tengo razón?

nachita: pues, no, no la tiene.

porque yo jamás--

chimoltrufia: ay, está bien,

está bien, olvídelo.

mire, ahorita lo importante,

doña nachita,

es que usted debe de tratar

a toda costa de evitar

la compañía del chómpiras.

nachita: ay, no me diga.

¿y por qué?

chimoltrufia: pues, venga.

[susurra] siéntese.

porque el chómpiras

se ha vuelto muy peligroso.

el chómpiras se volvió loco.

nachita: ¿el chómpiras?

chimoltrufia: pues, figúrese

que sí.

parece ser que por una golpiza

le desacomodaron lo que tenía

adentro de la cabeza,

que ya de por sí tenía muy poco

adentro, ¿eh?

pero ahora se ha vuelto

un bastante muy sumamente,

muy peligrosísimo.

sobre todo cuando le llevan

la contraria.

nachita: a ver, a ver,

¿cómo está eso?

chimoltrufia: pues, es

muy sencillo, doña nachita.

mire, el chómpiras

se pone peligroso

cuando lo contradesdicen.

por lo mismo consiguiente,

lo que hay que hacer, pues,

seguirle por su lado,

darle la corriente,

en fin, en fin, etc.

¿me entiende?

nachita: pues, más o menos.

chómpiras: no, no, no, no, no,

boti.

la persona que se volvió loca

no es el policía.

botija: pero si el señor

licenciado me acaba de decir

aquí en el ascensor,

que se trata de una persona

que tú y yo conocemos

desde hace mucho tiempo.

chómpiras: ahí está.

pero no se trata del policía.

botija: ¿entonces de quién?

chómpiras: la chimoltrufia.

botija: pues...¿mi mujer?

chómpiras: ajá.

pobrecita, ¿verdad?

botija: no, no lo creo, no.

chómpiras: boti, lo acabo

de comprobar personalmente.

es más, ¿no te dijeron

que se irrita muchísimo

cuando la contradesdicen?

¿cuando le llevan la contraria?

botija: sí.

chómpiras: bueno, pues, todo es

cosa de que hagas memoria.

¿alguna vez has podido

contradecir a tu mujer?

botija: jamás.

chómpiras: ahí está, ahí está.

botija: pero ella nunca

me ha matado por eso.

chómpiras: ¿estás seguro?

botija: totalmente, pues...

chómpiras, qué bruto eres.

chómpiras: ¿que soy qué?

botija: bruto.

chómpiras: ah, sí, sí, sí.

pero de que la chimoltrufia esáa

loca, no hay la menor duda.

botija: [solloza]

chómpiras, ¿no habrá algo

que se pueda hacer?

chómpiras: sí, boti.

botija: ¿qué, qué, qué?

chómpiras: tomarlo por el lado

amable.

botija: [llora]

suéltame.

chómpiras, ¿cómo es posible

que--?

chómpiras: ¿te pasa algo, boti?

botija: me pareció oír la voz

de la chimoltrufia aquí junto.

chómpiras: ah, sí, ahí está.

déjame ir a ver.

sí, sí, sí.

está con doña nachita.

es capaz de matarla.

botija: chómpiras, tienes

que hacer algo para evitarlo.

chómpiras: ¿yo?

no, no, no, boti.

ese papel le corresponde

al marido.

botija: chómpiras, jamás pensé

que fueras tan cobarde.

chómpiras: ¿que fuera tan qué?

botija: cobarde.

chómpiras: ah, sí, sí, sí.

con permiso.

botija: [llora] ay, ay.

nachita: pues, sí que es

una tragedia terrible.

chimoltrufia: pues, para qué

le digo que no si sí,

doña nachita.

marciano: [chista]

chimoltrufia: ¿yo?

marciano: sí, sí, usted.

¿puede venir un momento,

por favor?

chimoltrufia: sí.

es un huésped del hotel.

ahorita regreso, ¿eh?

nachita: sí, sí, pase usted.

¿qué tal, botija?

botija: doña nachita, ¿está

usted bien?

nachita: yo sí, ¿por qué?

ay, estoy tan trastornada

por lo que me contó

la chimoltrufia.

es que es insólito eso

de que una persona pierda

la cabeza así de repente.

botija: espéreme un momento.

¿dice que la chimoltrufia

le contó todo?

nachita: claro.

botija: ay, eso quiere decir que

hay una esperanza de curación.

nachita: ay, ojalá.

chimoltrufia: no, no, no, señor.

que no, está usted

muy "desequivocado".

¿cómo va a ser más fácil matar

los mosquitos a cachetadas que

con una bomba de insecticida?

mire, ¿cómo agarra a cachetadas

a un mosquito que esté abajo

de este sillón?

por ejemplo...y siguen

los chiflones de aire.

¿sabe qué?

voy a ver ahora sí de dónde

vienen.

marciano: ay.

ay, ay, ay.

chimoltrufia: oye, botija, ¿tú

sabes de dónde viene al aire

que sentimos por arriba

de la cabeza?

botija: sí, mi amor.

tu cabecita está llena de aire,

por una de esas malas jugadas

del destino.

chimoltrufia: botija, ¿qué tú

también estás loco?

botija: sí, sí, yo estoy también

loco.

chimoltrufia: ay, no seas

payaso, botija.

tú no estás loco.

botija: no, no, no, yo no estoy

loco, no.

chimoltrufia: nomás estás

idiota.

botija: nada más estoy...sí,

nada más estoy idiota.

chimoltrufia: mira, no estoy

de humor de estar.

ay, aguas, aguas, aguas.

chómpiras: aguas, aguas, aguas.

chimoltrufia: ay.

chómpiras: ay.

nachita: eso es lo que se llama

estar mal de la cabeza.

botija: usted lo ha dicho.

don luchó: pues, yo pensé

que estaría en su cuarto.

licenciado: no, afortunadamente

no estuvo en el cuarto

de otra persona.

sargento: ah, eso sí.

¿de casualidad alguno de ustedes

vio al loco peligroso?

todos: sí, ahí está.

chómpiras: no, ¿cómo que ahí

está?

todos: [discuten]

chimoltrufia: ¿el grandulón?

¿ese era el que estaba loco?

licenciado: por supuesto que sí.

chimoltrufia: y yo que me pasé

todo el tiempo

"contradesdiciéndolo".

nachita: además, usted pensaba

que el loco era el chómpiras.

chómpiras: y yo pensaba

que la loca era la chimoltrufia.

botija: y yo pensaba que el loco

era el policía.

[ríe]

licenciado: sí, pues, deben

darle gracias a dios

de que nadie salió lastimado.

y de que el sargento pude

llevárselo tranquilamente

a una casa de salud.

sargento: bueno, no lo llevé

precisamente a una casa

de salud, licenciado.

licenciado: ¿no?

entonces, ¿adónde lo llevó?

sargento: mire, ya íbamos

llegando a la casa de salud

cuando se me ocurrió matar

a un mosquito.

luego, maté otro.

ah, porque por ahí hay muchos

mosquitos.

licenciado: bueno, sí, ¿y qué?

más moscos hay en mi casa.

sargento: eso fue lo que

le dije.

entonces él me pidió

que lo llevara a su casa.

licenciado: ¿a mi casa?

sargento: como la consigna

era no contradecirlo...

licenciado: ¡ay!

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.