null: nullpx

Chespirito - Devorador de libros

1 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

presentador: este

es el programa número uno

de la televisión humorística:

chespirito.

en esta ocasión

interpretando al chavo,

al chómpiras,

a chaparrón bonaparte

y al doctor chapatín.

con florinda meza,

rubén aguirre,

édgar vivar

raúl chato padilla,

angelines fernández,

horacio gómez,

roberto gómez fernández

y maría antonieta de las nieves

como la chilindrina.

libreto y dirección general:

roberto gómez bolaños.

como una forma de respeto

al público, este programa

no tiene risas grabadas.

enfermera: por aquí,

doctor chapatín, pase.

está usted en su casa.

chapatín: gracias, gracias.

enfermera: por nada.

juan: ay.

hermanita, qué bueno

que llegaste.

enfermera: hola.

juan: ¿quién crees que va

a venir?--

ay, perdón.

buenas noches.

enfermera: él es el doctor

chapatín, mi jefe.

y él es mi hermano juan.

juan: mucho gusto,

para servirle.

chapatín: hola.

juan: ¿cómo está?

chapatín: perdone que hallamos

venido un poco tarde,

pero no pasaba un taxi

ni de casualidad.

juan: no es un problema.

chapatín: ay, a propósito,

necesito dinero para el carro.

juan: yo, yo tengo,

yo traigo aquí.

espéreme.

aquí traigo, tenga.

chapatín: muchas gracias.

juan: por nada.

chapatín: ¿qué no me va

a invitar un refresquito?

enfermera: si, doctor chapatín.

¿cómo no?

juan: oiga, oiga.

¿qué no me dijo que necesitaba

dinero para el carro?

chapatín: sí, sí.

juan: pero se guardó el dinero

en el bolsillo.

chapatín: es que estoy juntando

para comprarme uno.

juan: ah.

enfermera: doctor chapatín,

¿no prefiere mejor un coñac?

chapatín: no, no.

juan: sí, hombre.

es un coñac muy bueno.

bastante seco y añejo.

mejorando lo presente.

chapatín: ¿insinúa

que soy viejo?

juan: ¿yo?

no, no, no.

pero a mí me late que cuando noé

descubrió la forma de hacer

el vino--

chapatín: sí, sí, ya sé

lo que va usted a decir

que yo le ayudé a noé

a inventar el vino.

juan: no.

chapatín: ¿entonces?

juan: no, usted ya había

plantado las uvas.

[ríe]

enfermera: juan...

doctor chapatín, por favor.

juan: no me pegue.

chapatín: él comenzó.

y le advierto una cosa,

me vuelve a llamar viejo

y me voy de esta casa.

juan: de acuerdo.

viejo.

enfermera: juan...

chapatín: se lo advertí.

[balbucea]

enfermera: no, doctor chapatín,

espere.

no le haga caso,

doctor chapatín.

son bromas, no es insu--

ay, ¿te das cuenta

de lo que hiciste?

él es el doctor chapatín,

mi jefe.

juan: ¿y qué?

¿no sabes que va a venir

a cenar nada menos

que don enrique sidote

y su esposa?

enfermera: ¿quién es

enrique sidote?

juan: ah, al que le dicen

el mixer.

enfermera: ¿el mixer?

¿por qué?

juan: por la gran cantidad

de contactos que tiene.

ay, hermanita,

si logro interesarlo,

podré conseguir

un maravilloso contrato.

>> [llaman a la puerta]

enfermera: pues--

juan: ahí está, ahí está.

enfermera: ¿él?

ay, qué barbaridad.

entretenlos un momento

mientras me cambio de ropa.

juan: ándale.

>> [llaman a la puerta]

juan: sí, ya voy.

adelante el hombre

más inteligente que he conocido.

chapatín: gracias, barbero.

juan: por na--

¿se puede saber

a qué demonios regresó usted?

chapatín: regresé gracias

a mi altísimo sentido

de lo que es la ética

profesional, porque su hermana

me dijo que viniera a verlo

a usted como médico.

juan: ¿a mí? ¿para qué?

chapatín: ¿cómo para qué?

tome.

juan: ¿y eso qué es?

chapatín: la medicina.

su hermana me dijo que usted

padece de insomnio

y con esta medicina

y con unos traguitos

se va a quedar dormido

en menos que canta un gallo.

juan: doctor, se lo agradezco

muchísimo, pero precisamente

hoy debo de estar despierto

y no irme a la cama temprano.

¿me entendió?

chapatín: ¿por qué?

juan: pues, porque van a venir

gentes muy importantes--

enfermera: ay, doctor chapatín.

me da mucho gusto

que se haya decidido a regresar.

juan: si, pero ya se está yendo,

¿verdad, doctor?

chapatín: no.

yo dije que me iría si usted

me volviera a llamar viejo.

juan: de acuerdo.

viejo.

chapatín: se lo advertí,

me voy acabando de cenar.

enfermera: muy bien, señor,

así se dice.

salud, doctor chapatín.

chapatín: salud.

[música]

[música]

enfermera: me da mucho gusto

que se haya decidido a regresar,

doctor chapatín.

de veras, me da mucho gusto.

chapatín: pues, sí.

>> [llaman a la puerta]

enfermera: tú eres un gros--

juan: ese debe ser

don enrique sidote, por favor.

juan: ah, buenas noches.

esposa: llegamos, llegamos.

juan: a los pies de usted,

señora.

muchas gracias, muy amables.

enfermera: ¿cómo está?

mucho gusto.

enrique: ¿cómo has estado,

juanito? ¿bien?

juan: bien, mire, le presento

a mi hermana, don enrique,

su señora esposa.

enfermera: ¿ya conocen

al doctor chapatín?

enrique: no tenía el gusto.

mucho gusto, doctor.

juan: pero, pasen, pasen.

enfermera: por favor, pasen.

esposa: muchas gracias.

enfermera: con permiso, ¿eh?

enrique: pase usted.

juan: adelante, don enrique.

enrique: por favor, después--

juan: no, después de usted.

enrique: usted me muestra

el camino.

juan: está en su casa.

enrique: pase usted, pase.

chapatín: ya, ya, ya, ya.

para que no se peleen,

mejor paso yo primero.

juan: siéntese acá, por favor.

siéntese.

qué calor, ¿verdad?

esposa: ay, sí, un poquito.

enfermera: pues,

el doctor chapatín es un médico

de los que ya no hay, ¿eh?

esposa: ¿ah, sí?

enfermera: un verdadero

enamorado de su profesión.

esposa: ah, pues,

un día de estos lo voy

a ver a su consultorio.

no, figúrese que yo he recorrido

todas las clínicas de huston,

de rochester y en ninguna parte

han atinado con la causa

de mis dolencias.

bueno, luego salen

con el cuento de que todo

es cuestión nerviosa.

enfermera: sí, así dicen ahora.

[golpe]

juan: ay, ya se calló.

esposa: ay, ¿qué le pasó?

enrique: ¿qué le pasó?

a ver.

enfermera: ay, doctor chapatín.

mire nada más, ¿se siente

usted bien?

chapatín: yo opino

exactamente lo mismo.

enfermera: ay, mire,

¿por qué mejor no cambiamos?

usted se sienta allá

y yo me siento en el taburete.

ándele, pase.

esposa: siéntese.

juan: ay,

pero qué distraído soy.

no les he ofrecido

nada de tomar.

¿gustan beber algo?

esposa: no, muchas gracias,

yo no.

enrique: al rato sí le acepto

una copita.

juan: ¿de veras no gusta usted

una crema, algún licor generoso?

enrique: pues, mire,

realmente ahorita no.

me voy a esperar un momentito.

si luego usted me prepara

un combinadito,

sí se lo voy a aceptar.

juan: ¿quizás ron

con algún refresco?

enrique: [tose]

chapatín: yo opino

exactamente lo mismo.

juan: don enrique,

don enrique, ¿qué razón me da

del asunto aquel que le traté?

enrique: ah, olvídelo, juanito,

se lo llevé al abogado.

usted sabe que de esas cosas

uno no conoce muy bien.

entonces pretendí

llevárselo al abogado

y él si me va a poder dar

la solución exacta.

claro, va a tener

que revisar todo,

punto por punto,

cláusula por cláusula.

porque la primera cláusula

es una muy peligrosa.

juan: ¿por qué?

enrique: ah, eso pues

fue lo que tratamos de hacer

cuando estuvimos viendo

punto por punto, analizando.

[golpe]

esposa: doctor chapatín.

esposa: ay, ay, ay.

a este señor le pasa algo.

esposa: mire, se está cayendo

del sueño.

ayúdame, juanito.

juan: sí, ya voy, ya voy.

enfermera: mira, de una vez

mejor llévalo a su casa.

juan: ¿qué?

hermanita, yo no lo invité.

si se quiere ir,

que se vaya él solo.

enfermera: pero ¿cómo

que se vaya solo?

¿no estás viendo que--?

[grita]

esposa: bueno, qué barbaridad,

yo no comprendo cómo puede

haber gente tan desconsiderada

con un pobre anciano.

pero no, no se preocupen, ¿eh?

no se preocupen, enrique

lo puede llevar a su casa.

enrique: ¿qué? ¿yo?

oye, si yo no lo--

no, hombre.

esposa: cuidado.

enfermera: se cae.

juan: óigame, yo no lo invité.

y si él llegó solo,

que se vaya solo.

enrique: ¿qué?

oiga, usted a mí no me avienta

con desperdicios.

[discuten]

[golpe]

[discuten]

chapatín: ¿qué pasó?

enfermera: que ya amaneció.

se pasó usted toda la noche

durmiendo aquí.

juan: así es,

y por su culpa se echó a perder

el negocio que quería yo hacer.

chapatín: perdón.

de lo único que me acuerdo

es que su hermano

no me pudo detener y me caí.

juan: no, no es

que no haya podido detenerlo,

es que no quise detenerlo.

enfermera: ay, juan,

pero ¿cómo hablas así?

después de que el doctor

chapatín se tomó la molestia

de venir hasta acá, a la casa

a traerte la medicina

para dormir y--

juan: ¿qué?

enfermera: ah, la medicina.

ya sé lo que pasó,

ya sé por qué se quedó

dormido toda la noche.

mire nada más, doctor chapatín.

y se le acabó toda la botella.

chapatín: ah, no importa,

es una medicina muy barata.

[golpe]

[golpe]

enfermera: juan.

doctor...

chapatín: bueno,

sirvió para que se durmiera,

¿no?

[música]

[música]

gómez: perdone, ¿lo puedo

ayudar en algo?

chaparrón: sí.

amárreme la cinta del zapato.

gómez: perdón, ¿qué?

chaparrón: que me amarre

la cinta del zapato.

gómez: no, aquí yo

soy empleado de--

chaparrón: es que usted

me preguntó que si me podía

ayudar en algo, ¿no?

gómez: sí, pero como cliente

del negocio.

yo aquí soy el dependiente.

chaparrón: ah, ¿usted

es el que atiende aquí?

gómez: sí, señor.

chaparrón: ¿a cómo es el kilo

de aguayón?

gómez: ¿el kilo de qué?

chaparrón: de aguayón.

gómez: no,

aquí no vendemos carne.

vendemos libros.

chaparrón: ah, libros.

¿a cómo el kilo?

gómez: los libros

no se venden por kilo.

chaparrón: ¿por metro?

gómez: tampoco.

chaparrón: ¿entonces?

gómez: mire, permítame.

voy a atender a otros clientes.

chaparrón: sí, pase, pase.

lucas: chaparrón bonaparte,

qué bueno que te encuentro.

soy portador

de una mala noticia para ti.

chaparrón: bendito.

lucas: ¿sabías que la gente

sigue diciendo que tú y yo

estamos locos?

chaparrón: ¿que tú y yo

estamos locos, lucas?

lucas: figúrate.

chaparrón: no hagas caso, lucas.

eso lo dicen únicamente

porque saben que me dedico

a vender coronas de flores

para los difuntos.

lucas: chaparrón bonaparte,

eso no tiene nada de malo.

a mí me pareció un estupendo

negocio vender coronas de flores

para los difuntos.

chaparrón: lo malo es

que todavía no he encontrado

un solo difunto

que me las quiera comprar.

lucas: bendito.

y es que ya no hacen

los difuntos como antes,

chaparrón.

chaparrón: claro.

lucas: y a propósito

de guitarras bisexuales,

¿qué estás haciendo aquí?

chaparrón: vine a comer.

lucas: ¿a comer?

¿a una librería?

chaparrón: claro, cuando iba

yo a la escuela, el profesor

nos decía que los niños

estudiosos deben devorar

todos los libros que puedan.

lucas: estás en lo cierto.

chaparrón: ¿a ti te gusta

devorar libros?

lucas: sí, chaparrón.

especialmente los culinarios.

chaparrón: ¿no te dan asco?

lucas: no, chaparrón.

a mí las que me dan asco

son las novelas de guerra.

me indigesto con tantos muertos.

chaparrón: estás en lo cierto.

oye, lucas.

lucas: dígame, licenciado.

chaparrón: licenciado.

lucas: gracias, muchas gracias.

chaparrón: no hay de queso,

nomás de papa.

oye lucas, ¿ya viste

qué defectuoso está este libro?

lucas: ¿por qué?

chaparrón: mira, tiene impresas

todas las letras boca abajo.

lucas: qué brutos...

eso quiere decir

que para leerlos tendrías

que pararte de cabeza.

chaparrón: estás en lo cierto.

a menos que hiciera esto.

lucas: chaparrón bonaparte,

jamás pensé que fueras

tan inteligente.

chaparrón: ya ve--

lucas: no, no.

no se alarmen, no se alarmen.

es solamente una

de sus chiripiorcas.

ahorita se la quito.

[golpe]

chaparrón: gracias.

lucas: no hay de queso,

nomás de papa.

chaparrón: ¿sabes qué, lucas?

a parte de eso, este libro

tiene todavía otro defecto más.

lucas: ¿cuál, chaparrón?

chaparrón: un apéndice

de 40 páginas.

es un apéndice muy grande.

lucas: claro, es que debe ser

un apéndice inflamado,

pero eso tiene remedio.

¿tienes una navaja?

chaparrón: sí, lucas.

aquí está.

lucas: bien, anestesia.

aspire profundamente.

lucas: bisturí.

gómez: a ver,

un momentito, ¿sí?

pero ¿qué está haciendo?

chaparrón: [chista]

le está quitando el apéndice

a ese libro.

gómez: ¿está loco?

chaparrón: pues, por supuesto.

con un apéndice tan grande,

cualquier se vuelve loco.

lucas: listo.

por favor, si siente cualquier

molestia, no dude en avisarme

inmediatamente.

gómez: óigame,

esto le va a costar

1.200 pesos.

lucas: ¿está loco?

no le haga caso, ¿eh?

yo por una operación de apéndice

no cobro menos de 80.000 pesos.

gómez: oiga, dígale

a su ami--

¿y usted qué está haciendo?

chaparrón: a mí en la escuela

me enseñaron que si quiere uno

saber cosas, debe uno devorar

todos los libros que pueda.

¿usted gusta?

gómez: ay, no.

voy a avisarle al dueño

de la librería, ¿eh?

chaparrón: ándele, sí.

lucas: chaparrón, ¿qué tal

está ese libro?

chaparrón: muy bueno.

yo creo que debe ser italiano.

lucas: ¿italiano? ¿por qué?

chaparrón: porque tiene

una pasta muy fina.

lucas: ah, buen provecho.

chaparrón: gracias.

lucas: no hay de queso,

nomás de papa.

a propósito de armadillos

jubilados, este libro

se parece a un cabaret

de las vegas.

chaparrón: ¿por qué?

lucas: mira, tiene

muy buenos forros.

chaparrón: estás en lo cierto.

gómez: mire, ellos dos.

dueño: permíteme.

caballeros.

buenos días.

yo soy el dueño de esta librería

y mi empleado me informa

que están ustedes destrozando

los libros.

lucas: al contrario,

si no ha sido

por mi intervención,

no se salva la vida

de ese libro.

dueño: ¿usted le salvó

la vida a un libro?

lucas: claro que sí.

le repito que si no es

por mi intervención,

a este libro no le doy

dos semanas de vida.

dueño: eso es exactamente

lo que yo le había dicho,

¿recuerda?

gómez: sí, pe--

dueño: lleva exactamente

dos semanas que no se vende

un ejemplar, ¿no es así?

gómez: sí, pero lo que están

haciendo estos señores--

dueño: permítame.

¿podría dar usted

alguna solución para eso?

lucas: cortar el apéndice.

dueño: ah, ya se lo había dicho

yo al autor.

a la gente le molestan

de sobremanera los apéndices

demasiado largos.

lucas: por supuesto.

gómez: sí, pero--

dueño: permítame, yo voy

a atender a los caballeros.

gómez: sí.

dueño ya dije--

cállese la boca, gómez.

váyase para allá.

gómez: está bien.

dueño: ¿y cuál otra sugerencia

podría usted dar?

chaparrón: yo sugeriría

que no les pusieran

tanta pimienta.

dueño: hombre, caray.

yo hubiera pensado lo contrario,

que a la gente le gusta

los libros con mucha pimienta.

chaparrón: pero no tanta,

mire usted, mire.

[sopla]

dueño: [estornuda]

ay, bueno.

[estornuda]

está bueno.

lucas: eso es lo que pasa.

eso es lo que pasa

con los libros de ahora,

que son demasiado realistas.

dueño: yo pienso que a la gente

le gusta el realismo, ¿no?

lucas: pero no tanto.

mire, venga por acá.

venga para acá.

mire, vea, por ejemple, este.

¿cómo se llama?

dueño: "el expreso de las 8.30".

lucas: "el expreso de las 8.30".

pues mire usted...

[tren]

lucas: mire.

[tren]

chaparrón: y también

este otro es muy interesante.

mire es "la isla de los perros".

[ladridos]

lo escribió miguel alemán.

lucas: ahora fíjese en este.

dueño: "un grito en la noche".

lucas: "un grito en la noche".

[mujer grita]

chaparrón: y este es todavía

más interesante.

"el campeón".

dueño: a ver...

[golpe]

dueño: buen libro.

lucas: y mire usted,

aquí hay otro libro

también con mucho realismo.

"el manguerazo".

dueño: a ver...

[agua]

chaparrón: y este otro,

"una bomba".

dueño: no, por favor,

no lo vaya a abrir.

chaparrón: bueno, pero no vaya

a olvidar nuestros consejos.

dueño: no, señor, no, no.

lucas: menos mal.

adiós y que le vaya bien.

chaparrón: hasta luego.

gómez: chanfle,

¿qué está sucediendo?

dueño: me hipnotizaron.

gómez: ¿lo qué?

dueño: me hipnotizaron

y con ese recurso llegué

a imaginarme cosas.

gómez: ¿qué tipo de cosas?

dueño: de todas clases,

de todas clases.

inclusive, inclusive llegué

a creer que este libro

iba a explotar simplemente

porque se llama "una bomba".

[explosión]

[música]

[música]

chimoltrufia: ¿otra vez?

policía: ¿otra vez qué?

chimoltrufia: otra vez se

trajeron detenido a mi marido.

policía: ¿y quién es su marido?

chimoltrufia: el botija.

policía: ¿y quién es el botija?

chimoltrufia: mi marido.

policía: ah, sí,

el gordo ese que tiene cara

de papa rellena, ¿verdad?

chimoltrufia: mire, mi marido

podrá tener cara

de papa rellana,

pero usted tiene cara

de hígado encebollado.

policía: ¿qué?

chimoltrufia: ¿qué de qué?

órale y si no le gustó,

vámonos para fuera.

ándele.

policía: ¿está usted insinuando

que se quiere pelear conmigo?

chimoltrufia: pues ¿para qué

le digo que no si sí?

ahora que si le tiene miedo

a la golpiza, pues nomás

entrégueme a mi marido

y asunto "conclullido".

policía: ¿asunto qué?

chimoltrufia: asunto

"conclullido".

cualquiera diría que no estoy

hablando en español.

policía: bueno, es que habla

usted un español

que la mera verdad--

agente: buenos días.

chimoltrufia: ¿un español qué?

policía: buenos días.

agente: ¿sucede algo?

policía: sí, señor licenciado.

aquí la señora que quiere

que ponga en libertad

a su marido y todavía

ni la presento con usted.

agente: oh, bueno, a ver, a ver.

tráigalo.

policía: a la orden.

chimoltrufia: oiga,

¿qué usted aquí es el que parte

el queso?

agente: supongo que lo que quiso

preguntarme es si yo soy aquí

la autoridad.

chimoltrufia: pues, ¿para qué

le digo que no si sí?

agente: pues, sí.

yo soy el agente del ministerio

público.

¿por qué?

chimoltrufia: pues,

porque quiero levantar un acta.

agente: ¿contra quién?

chimoltrufia: contra el policía.

agente: ¿contra cuál policía?

chimoltrufia: el cara de hígado

encebollado, el que estaba aquí.

agente: ¿ah, sí?

¿y por qué?

chimoltrufia: por sangrón.

agente: óigame, en primer lugar

el ser sangrón no es un delito.

si fuera delito eso--

[bufa]

tendría la cárcel llena

de intelectuales.

y en segundo lugar--

botija: está bueno, está bueno,

está bueno, nomás no me empujes.

policía: no, está bien,

está bien.

botija: yo puedo caminar solo,

permítame.

chómpiras: a mí tampoco

me empuje, yo puedo

caminar solo.

policía: de acuerdo, pase.

chómpiras: hasta la vista.

policía: nos vemos.

policía: ey, un momento,

ven para acá.

te querías escapar, ¿no?

chómpiras: bueno, tómalo

por el lado amable.

agente: ya está bien,

ya está bien.

silencio, por favor.

óigame, ¿no que no era

más que uno solo el detenido?

policía: no, son dos.

agente: bueno, yo más bien

diría que son uno y medio.

[ríe]

chómpiras: bueno, pues yo

más bien diría que somos tres.

chimoltrufia: no, no,

chómpiras, yo no estoy

detenida.

chómpiras: no, ya lo sé,

chimoltrufia.

chimoltrufia: entonces,

¿por qué dice que son tres?

chómpiras: es que esta panza

vale como por dos y medio.

o sea, sumándola al medio

que soy yo, más dos y medio--

botija: permíteme, permíteme.

chómpiras: tómalo

por el lado amable, boti.

botija: tú también.

[golpe]

botija: ya, no exageres

delante de la autoridad.

y la próxima vez te voy a dar

un golpe tan duro que en lugar

de quedar como medio,

vas a quedar como tachuela

de un octavo.

agente: bueno, ya está bien,

señores, orden.

señora, ¿cuál de los dos

es su marido?

¿el abundante o el escaso?

chimoltrufia: pues, va a creer

que soy muy presumida,

pero fíjese que no entendí.

agente: eh, ya lo suponía.

botija: pero además,

si me permite, señor licenciado.

su pregunta saldía sobrando.

¿por qué usted cree

que va a haber alguien capaz

de casarse con una gente

como el chómpiras?

chómpiras: no, un momento,

un momento.

señor licenciado,

¿usted es casado?

agente: sí.

chómpiras: ahí está, si hubo

quien ser casara con este,

¿no va a haber quien se case

conmigo?

chimoltrufia: además, botija,

en un tiempo yo estuve

indecisa entre tú

y el chómpiras.

si nada más que me decidí

por ti, por tú fuiste

el primero que me sacó a bailar

en aquella fiesta, acuérdate.

chómpiras: ándale, ¿te acuerdas?

que estábamos los dos,

ahí en la fiesta y echamos

a la suerte a ver quién sacaba

a bailar a la chimoltrufia.

y tú perdiste.

[música]

[música]

agente: ah, sí, sí,

ya estoy recordando

quiénes son ustedes

y no me gusta verlos por aquí.

chómpiras: la culpa

de todo la tuvo este.

bien clarito le dijimos

que al señor licenciado

no le gusta que nos traiga acá,

pero usted terco y terco

y terco.

póngale una multa.

agente: óigame,

¿acaso piensa que yo estoy aquí

para recibir indicaciones suyas?

chómpiras: bueno, tómelo

por el lado amable.

agente: bueno, ya está bien.

a ver, usted, gordo,

¿cómo se llama?

botija: ¿qué? ¿qué?

óigame, le voy a decir una cosa,

solamente a una persona

en este mundo he permitido

en este mundo que me diga gordo.

agente: ¿a quién?

botija: a usted.

es que me cae muy bien.

chómpiras: ah.

agente: bueno, ya, orden.

¿cuál es su nombre?

botija: botija.

policía: te preguntaron

tu nombre, no tu apodo.

botija: es que yo así

me apellido: botija.

policía: [ríe]

nunca he visto

una coincidencia más grande.

[ríe]

claro que no, a menos que usted

se apellide burro.

policía: ¿qué?

agente: quieto, sargento.

quieto.

usted tuvo la culpa.

chómpiras: sí, ahora sí

póngale una multa.

agente: le vuelvo a repetir

que no estoy aquí

para recibir órdenes suyas.

chimoltrufia: si, chómpiras.

ya le he dicho que no le ande

queriendo ver la cara de mensa

a la gente, por más que así

la tenga.

agente: ¿qué dijo?

chimoltrufia: que puede

usted continuar, mi "lic".

agente: ay...

bueno, no me ha dicho

usted cuál es su nombre propio.

botija: ni se lo pienso decir.

agente: ¿ah, no?

¿y qué tal si me lo dice

o lo encierro?

botija: pues, por las buenas,

así sí.

nada más con una condición.

agente: ¿cuál?

botija: que no quiero que se ría

aquí el señor policía.

agente: señor mío,

el policía no debe reírse

por nada de lo que se diga aquí.

botija: ah, bueno,

pues yo me llamo gordon.

agente: [ríe]

¿cómo?

botija: le estoy diciendo

que mi nombre es gordon.

es que por mis venas

corre sangre inglesa.

agente: ah, caray,

sangre inglesa.

¿por parte de padre

o por parte de madre?

botija: no, por parte

de la transfusión

de la cruz roja.

agente: ay.

botija: oiga, pero a mí

sí me bautizaron con el nombre

de gordon.

es que mi papá era así

como muy aficionado

de las aventuras

de flash gordon.

botija: ah, bueno, pero ¿eso

qué tiene que ver?

mi papá era muy aficionado

a las aventuras de superman

y no por eso me bautizaron

con el nombre de superman.

agente: menos mal, ¿eh?

¿y cómo se llama?

chómpiras: luisalane.

agente: ¿cómo?

chómpiras: es que, ¿sabe?

mis papás esperaban mujercita.

agente: bueno, pero ¿qué

nombre fue el que le pusieron?

chómpiras: bueno, a mí

me dicen chómpiras.

agente: no, no, le estoy

preguntando por su verdadero

nombre para asentarlo aquí.

el nombre con el cual fue usted

registrado oficialmente.

chómpiras: parangoricutiridolfo

parangaricutines.

agente: mejor le ponemos

chómpiras, ¿verdad?

chómpiras, muy bien.

¿y cuántas carteras

se ha robado en lo que va

del día?

botija: [ríe]

uy, mi querido licenciado,

para que el chómpiras

se llegue a robar una cartera,

sería necesario que se topara

con un cliente más bruto que él,

lo cual es casi imposible.

bueno, a menos que tuviera

la infinita suerte

de toparse con usted, ¿verdad?

porque entonces--

agente: ¿qué dijo?

mire, le advierto

que se está usted

ganando el--

[suspira]

botija: oiga, mi lic,

pero que quede asentado

que yo tampoco me he robado

ninguna cartera.

agente: ¿ah, no?

botija: no.

agente: óigame,

¿entonces por qué razón fue

que los trajo para acá?

policía: pues, para impedir

que se fueran a robar algo.

agente: ¿cómo?

¿quiere usted decir

que los ha traído

sin que hubieran cometido

delito alguno?

policía: bueno, pues ya ve

que dice que más vale

prevenir que remediar.

agente: no, madre mía.

ay...

perdonen ustedes.

están en libertad.

botija: gracias, vamos.

chimoltrufia: ahí está,

ya ve lo que no, ¿no que no?

botija: ya déjalo, ya déjalo.

chómpiras: oye, boti, boti.

botija: ¿qué cosa?

chómpiras: ¿nos dejaron

en libertad por no haber robado

ninguna cartera?

botija: pues claro.

chómpiras: entonces, déjame

devolverle su cartera

al policía.

tome.

agente: oiga,

¿qué fue lo que dijeron?

¿que no podía robar

a menos que se encontrara

con un qué?

policía: [ríe]

[música]

[música]

todos: [hablan a la vez]

jirafales: ya, ya, ya.

niños, niños,

ya, ya acabó la hora

del recreo.

¿les pareció poco?

falta alguien, ¿no?

popis: sí, ñoño y el chavo

que se están peleando

allá afuera.

chilindrina: tenías que andar

de rajona, pero vas a ver--

jirafales: ey, ey, ey.

niña, oye, chilindrina,

por favor.

este no es ni el momento

ni el lugar apropiado

para pelear.

chilindrina: tiene razón.

a la salida nos vemos.

jirafales: eso sí--

no, tampoco.

en la escuela no se debe pelear

ni en el salón de clases

ni en el patio

ni en ninguna parte.

¿entendiste?

godínez: claro, para eso está

el callejón de ahí enfrente.

jirafales: exacto.

no, no, tampoco godínez.

godínez: sí, ahí fue

donde se la rajé a morales.

¿verdad, morales?

jirafales: mira, mira, mira,

mejor siéntate, siéntate.

decíamos en la clase

de historia que vimos ayer

que en lo que se ha dado

en llamar la noche triste,

cortés tuvo que salir impelido--

chavo: ya.

jirafales: ¿ya qué?

chavo: pues ya--

ñoño: [llora]

ay, mi ojo, mi ojo.

ay, mi ojo.

ay, ay, ay, ay.

ay, mi ojo.

jirafales: de manera

que era verdad.

popis: claro, yo nunca

rajo en vano.

chilindrina: ni yo tampoco,

vas a ver ahora

que te agarre solita.

jirafales: ya, ya, chilindrina.

ustedes dos, díganme una cosa,

¿acaso hay algo más feo

que pegarle o darle de golpes

a un compañero?

ñoño: sí, es más peor

recibir los golpes.

ay, mi ojo.

mi ojito, mi ojito.

chavo: pero el también

me pegó a mí.

jirafales: sí, sí,

ya sé que ambos se pegaron

por igual.

chavo: no, tampoco.

por cada uno que me dio,

yo le di como veinte.

jirafales: ¿y te enorgulleces

de eso, chavo?

chavo: pues, pues--

jirafales: [lo burla]

no.

los niños buenos

no les pegan a los demás.

chilindrina: según.

jirafales: ¿según qué?

chilindrina: según

para lo que sean buenos.

si son buenos

para los catorrazos,

claro que les pegan, sí.

jirafales: chilindrina,

cuando hablo de niños buenos,

estoy hablando de niños

que tengan buen corazón.

popis: pues, que se sepa,

al chavo no le ha dado

ningún infarto, o sea,

de que tiene buen corazón,

pues sí le salió bueno.

por lo tanto, yo opino--

jirafales: popis, popis, popis,

yo te sugeriría que trataras

de opinar lo menos posible.

popis: como usted guste,

querido profesor.

jirafales: y tú, chavo,

espero que hayas entendido

lo que te dije.

chavo: sí.

jirafales: a ver, ¿qué fue?

chavo: que yo soy niño malo.

jirafales: bueno, no, no.

ñoño: ¿qué?

ah, ahora va a resultar

que el malo soy yo, ¿no?

jirafales: tampoco.

ñoño: sí, porque si no es malo

el que da los golpes,

entonces es malo

el que recibe los golpes.

godínez: no, el que recibe

los golpes no es malo.

es tarugo.

jirafales: tampoco, godínez.

godínez: ¿entonces?

jirafales: miren,

voy a ver si puedo

explicarme bien.

chilindrina: no creo,

pero en fin.

jirafales: ¿qué dices?

chilindrina: que usted

sí se va a explicar muy bien,

pero no creo que estos entiendan

porque son una bola de mensos.

jirafales: oye, no,

tampoco, chilindrina.

¿con qué derecho te atreves

a afirmar que tus condiscípulos

son mensos?

popis: eso, ¿con qué derecho

afirmas que los mensos

somos condiscípulos?

chilindrina: ¿quiere

que le responda la pregunta

o mejor lo dejamos así?

jirafales: mejor déjalo así.

bien, ¿dónde estábamos?

popis: usted en el escritorio,

nosotros en los pupitres.

chilindrina: por si quedaba

alguna duda.

ñoño: profesor, estábamos

hablando de quién es el malo,

el que da o el que recibe

los golpes.

jirafales: a donde quiero llegar

es a que se den cuenta

de que la violencia,

en cualquiera de sus formas,

nunca resuelve nada.

chilindrina: claro,

es lo que dijo yo,

¿por qué golpear a un compañero?

¿por qué agredir a otra persona?

¿por qué castigar a un alumno?

jirafales: claro--óyeme, no,

castigar a un alumno

no es una forma de violencia,

al menos como yo lo hago.

¿o acaso recuerdan que yo

haya golpeado o lastimado

a cualquiera de ustedes?

chavo: sí, una vez me dio

a mí un pisotón.

jirafales: ay, chavo,

pero seguramente fue sin querer.

chavo: sí, pero de todos

modos duele.

jirafales: claro,

pero lo que yo--

chavo: más con las patotas

que tiene usted.

todos: [ríen]

jirafales: sí, chavo,

pero yo lo que--

chavo: fue como si le hubieran

echado encima 100 kilos

de tubo de cañería.

jirafales: claro, chavo--

¿qué dijiste?

chavo: se me chispoteó.

jirafales: se me chispoteó...

chavo: pero es que yo

me acuerdo que esa vez

hasta estuve como un mes

sin poder jugar futbol.

jirafales: pero, chavo,

tú dijiste claramente--

¿a quién le dijiste tubo

de cañería?

chavo: yo a nadie.

jirafales: ¿ahora te vas

a retractar?

popis: sí, se va a retractar

porque necesita fotografías

para la credencial

que le pidieron--

jirafales: popis, popis, popis.

yo no dije retratar,

dije retractar.

con c intermedia.

popis: ah, entonces

lo que le van a sacar

son "foctografías".

jirafales: mira,

mejor cállate, ¿sí?

chilindrina: ay.

jirafales: y tú, chavo,

claramente dijiste

que un pisotón mío

era como si te hubieran dejado

caer 100 kilos

de tubo de cañería.

chavo: por el tamaño

de las patotas que tiene.

todos: [ríen]

jirafales: ya, silencio.

silencio.

¡silencio!

chavo: parecen lancha torpedera.

todos: [ríen]

jirafales: ta, ta, ta, ta.

¿qué dijiste?

chavo: se me chispoteó.

jirafales: pues que no

se te vuelva a chispotear.

chilindrina: ¿profesor?

jirafales: ¿qué quieres?

chilindrina: ¿esos gritos

no son una forma de violencia?

jirafales: sí, claro que sí.

les ruego que me disculpen.

godínez: sí, pero escriba

100 veces "no debo

gritar en clase".

jirafales: godínez,

te recuerdo que el maestro

de esta escuela se llama

profesor jirafales.

ñoño: no se preocupe, profesor,

hay otras escuelas

con maestros peores.

jirafales: ¿qué dijiste, ñoño?

ñoño: nada, nada.

popis: bueno, pero síganos

hablando de esa cosa

que está en españa.

jirafales: ¿cuál cosa

que está en españa, popis?

popis: valencia.

jirafales: valencia...

yo nunca dije valencia,

yo estaba hablando

de violencia.

popis: ¿y esa en qué país está?

chilindrina: en todos.

nomás ve los noticieros

de la televisión.

jirafales: desgraciadamente

así es.

y debemos desterrar

esa violencia,

volver a tratarnos todos

como si fuéramos hermanos.

no agredir nunca a nadie.

no lastimar a nadie

ni física ni moralmente.

y no usar jamás la violencia,

ni siquiera para responder

a la violencia de otro.

recuerden las palabras

del presidente benito juárez:

"entre las personas,

como entre las naciones,

el derecho al respeto

ajeno es la paz".

ñoño: chavo,

¿se te antoja?

toma.

Cargando Playlist...