null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 95

Lupita decide irse de la ciudad para evitar que los padres de Rogelio le hagan daño. Clarissa sufre al saber que nunca podrá tener un bebé. Rogelio se molesta al saber que por culpa de sus padres, Lupita lo abandonó.
12 Jun 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... lupita: no, usted es la mamá--minerva: por casualidad me enteré que todos se fueronal festival del colegio. y este es el mejor momentopara que tú y yo hablemos. óyeme bien.a como de lugar, voy a rescatar a mi hijo rogelio de tus garras.trepadora. lupita: ¿por qué? ¿por quéme dice eso? minerva: es obvio que mi hijoha perdido la cabeza. y a su padre y a mínos corresponde ponerlo en la realidad.lo que pretende, no puede suceder.lupita: nosotros solamente buscamos ser felices.minerva: tú siempre estarás muy por abajo de nosotros.lupita: claro. usted siempre serála patrona que manda. y yo la sirvienta que obedece.¿no es eso, señora? minerva: así es.soy tolerante con la gente que me sirve,solamente reciben de mí generosidad y amabilidades,pero siempre que se mantengan en su sitio.¿tú has olvidado que no eres nadie?lupita: señora ¿puedo hacerle una pregunta?minerva: ¿cuál? lupita: usted y su esposo,¿hablan de mí con rogelio? minerva: para ties el joven rogelio. no seas igualada, muchacha.lupita: rogelio es mi novio y lo llamo por su nombre.rogelio: hola, papá. disculpa el retraso,pero asuntos de la constructora me detuvieron un poco.salomón: siéntese, mi hijo. a ver, cuéntame.¿cómo te va en el trabajo con tu tío honorio?rogelio: muy bien. muy, muy contento.salomón: eso, me alegro. aunque me haría mucho más felizque trabajaras conmigo. al final de cuentas,tú serás mi heredero de todo cuanto tengo.rogelio: papá, no creo que hayas venido a la ciudad para hablarde mi futuro profesional. yo les mandé una carta.salomón: tu mamá y yo la recibimos, hijo.en ella, nos pones al tanto de tu noviazgo con una muchachadel servicio doméstico. rogelio: quiero a lupita, papá.salomón: te entiendo perfectamente, hijo.y apoyo totalmente tu relación con esa muchachita.minerva: tratemos de entendernos.es bueno que sepas que mi esposo y yovamos a convencer a rogelio. lupita: ¿convencerlo de qué?minerva: de que debe encaminar su vida de otra manera.el día que mi hijo se case, debe hacerlo con alguiende su misma condición social. lupita: entiendo.una novia que no tenga las manos estropeadas por lavarlos trastes y la ropa. pero aunque yo seamuy poquita cosa, rogelio me quiere de veras.así como lo quiero yo a él. minerva: precisamente, en nombrede ese amor que dices que tienes a mi hijo, quiero pedirteque no le hagas daño. lupita: no, señora,yo no quiero hacerle daño. sí deseo para éllo mejor del mundo. minerva: ¿y crees quelo mejor del mundo eres tú? piensa que si mi hijo cometela locura de casarse contigo, toda la familia le va a darla espalda. perderá a sus amigos.será la burla de nuestra sociedad.el chisme andará de boca en boca.rogelio se casó con una-- sirvienta.lupita: ¿por qué me humilla así, señora?minerva: no te humillo. solamente me limito a llamarte--criada. ¿acaso no lo eres?salomón: un día también yo tuve tu edad.sentí el mismo entusiasmo por una muchacha.disfrútalo. vive tu romance.y después de que hayas conseguido lo que todo hombrebusca de una mujer, la olvidarás.rogelio: pero, papá-- salomón: ahí es cuando vuelvescon hilda. ella es la que te convienecomo esposa. rogelio: lupita no esuna aventura. es el amor de mi vida.salomón: hijito, eso piensas ahora,pero, con el tiempo-- rogelio: me voy a casarcon lupita, y es mejor que tú y mamálo entiendan de una buena vez. salomón: rogelio,no hemos terminado de hablar. rogelio.minerva: tienes que reflexionar. un matrimonio entre tú y rogeliosería demasiado desigual. le cerraría a mi hijomuchas puertas. el verdadero amor no sacrificaal hombre amado. rogelio pertenece,por su nacimiento, a un mundo donde túnunca podrás entrar. lupita: mientras él me quiera,ese mundo no me hará falta, señora.haremos nuestro propio mundo. minerva: [ríe]no seas absurda, muchacha. el mundo no es una isla.y es imposible vivir ajenos a todo.ahora rogelio está... encaprichado contigo.pero apenas pase el tiempo y sienta el rechazode su familia y de su círculo de amistades,se arrepentirá de haberse casado con alguien como tú.lupita: no es cierto, no es cierto.minerva: el presente dura poco. es solo un relámpago.después queda toda la vida. la vida de mi hijo destrozadapara siempre. ¿y a cambio de qué?a cambio de una absurda ilusión. lupita: señora...minerva: óyeme bien, muchacha. la única manera lealde querer a mi hijo, es abandonarlo para siempre.no tienes ningún derecho a robarme a mi hijo.y mucho menos, a robarle a rogelio su mundo,como para hundirlo en un mundo como el tuyo,lleno de gentuza, de personas ignorantesque se tienen que ganar la vida sirviéndole a los demás.lupita: por el amor de dios, no me siga insultando.váyase, váyase. minerva: sí.me voy. y espero que--quehayas entendido. lupita: se lo suplico.minerva: ay, ya cumplí con mi obligaciónde defender a mi hijo. ahora espero que túcumplas la tuya. renunciar a él,para no hundirlo en tu propio lodo.lupita: [llora]estefanía: estuviste maravillosa en el musical, mi amor chiquito.dulce maría: gracias, mi amor grandote.[risas] luciano: bailaste y cantastede maravillas. y como premio, tu mamá y yote vamos a dar miles de besos. dulce maría: sí, sí, sí.[risas] madre superiora: pero cuántasrisas. gabriel: eso es lo que ahorahay aquí en abundancia, madre superiora.risas. y todo gracias a pascual.fortunata: es cierto. y por eso,vamos a hacerle una porra al nuevo dueño del colegio.todos: eso, sí. ♪ a la bim, a la bam,a la bim bom bam. pascual, pascual,ra, ra, ra ♪ [vitorean]pascual: ya, por favor, hombre. no me chiveen.doña altagracia es la que se mereceesos aplausos. madre superiora: propongoun brindis. a la salud de la señoraaltagracia, viuda de rivera. y por su pronta mejoría.todos: salud. altagracia: aunque fui invitadaal festival del colegio, preferí no asistir.>> con permiso. con permiso.>> ¿por qué, señora? altagracia: ay, yo sobraba ahí.además, lo que tenía que suceder, ya sucedió.>> ¿qué cosa? altagracia: dios hizoque pascual volviera a cruzarse en mi camino.también permitió que conociera a dulce maría,y esos dos sucesos me hicieron mucho bien.aprendí a--a despojarme de mi egoísmo.el mejor negocio que he hecho en mi vida, es haberle donadoel colegio a pascual. >> con su acto de noblezahizo inmensamente feliz a muchas personas.altagracia: estoy en paz conmigo misma.y preparada para partir, cuando dios lo disponga.lupita: virgencita. la señora minerva tiene razón.debo dejar que rogelio sea feliz en su mundo.es mejor que me vaya, para que él se olvide de mí.[solloza]minerva: y espero que con todo lo que le dije a la mustia,decida largarse para siempre de la vida de rogelio.hilda: ay, es lo que más deseo. me indigna terriblemente--salomón: ya estoy aquí. hilda: hola.minerva: [suspira] querido,¿cómo te fue con rogelio? salomón: es un testarudo.no quita el dedo del renglón. vamos a tener que actuarde una forma más drástica. minerva: quizás no hayanecesidad, salomón. fui a hablar con la gataigualada y la puse en su sitio. silvestre: no hay nada mejorque un buen café luego de ese maravilloso festival, ¿eh?gabriel: muy acertado, silvestre.muy acertado. silvestre: con permiso.dulce maría: yo voy a llevarle su algodón de azúcar a lupita.todos: [ríen] cecilia: ¿bailamos?todos: [ríen]gabriel: cuánta dicha y felicidad se respirabaen el colegio. luciano: con toda la inmodestiade un padre, debo reconocer que gran partede esa felicidad se debe a mi hija.cecilia: la señora altagracia parecía tan inflexible,pero, la dulzura de mi pequeña, la desarmó.estefanía: ella desarmaría a un ejército entero.todos: [ríen] noé: ¿y quién podría imaginarsea pascual convertido en todo un terrateniente?silvestre: ajá, llegó el café.dulce maría: papá, papito. papito, papá.papito. luciano: ¿qué pasa, dulce maría?¿por qué gritas así? dulce maría: fui al cuartode lupita, pero no la encontré. se llevó toda su ropay dejó esta carta. salomón: minerva,¿en serio crees que esa desarrapada te haga casoy se aparte para siempre de la vida de rogelio?minerva: eso espero. ojalá se haya largado ya.hilda: vamos a salir de dudas ahora mismo.dulce maría: vamos a abrir la carta para saber qué dice.estefanía: no, no, muñeca. eso lo debe hacer rogelio.[teléfono] dulce maría: tiene que serlupita.¿bueno? hilda: buenas tardes.¿está por ahí lupita? no, soy una amiga de ella,del pueblo. dulce maría: no, lupitaagarró su maleta, y sácatelas, se fue de la casa.hilda: buenas noticias. la criadita igualadase largó para siempre. [música][música]rogelio: no puede ser que... que se haya ido."joven rogelio: tu mamá tiene razón.no quiero que todos te den la espalda por mi culpa.¿quién soy yo para dejarte sin familia y sin amigos?gracias por lo bueno que fuiste conmigo.seguiré recordándote hasta que me muera.adiós para siempre, lupita". mi madre estuvo hablandocon lupita. gabriel: pero ¿a dónde pudohaber ido? silvestre: vivía en un pueblo.¿quién sabe si haya regresado allá?estefanía: rogelio. noé: rogelio, espera.cecilia: dios mío, acompáñalo. dulce maría: me descompusierona mi parejita.clarisa: estuve observando a todos los papásen el auditorio. se les veía tan orgullososde sus hijitas. disfrutaban de sus graciasy de toda esa ternura que derramaban.yo nunca podré sentir algo igual.>> no digas eso, clarisa. eres joven.un día volverás a casarte y adoptarás un bebé.clarisa: no. una adopción, no.si dios no me quiso dar la dicha de traer hijos al mundo,lo debo aceptar. así como aceptarque mi esposo me abandonara por no haberle podido dar uno.>> por favor, no llores, clarisa.clarisa: yo nunca tendré la dicha de ser madre.nunca. minerva: no niego que la vi.aproveché que todos estaban en el colegio para hacerlo.rogelio: ¿cuánta basura le metiste en la cabezapara lograr que se fuera de mi lado, mamá?salomón: no voy a permitirte que trates a tu madreen esa forma, rogelio. rogelio: ¿qué le dijiste, mamá?dímelo. minerva: lo que habría dichoen mi lugar cualquier otra madre razonable.noé: una madre razonable busca la felicidad de su hijo.en cambio tú-- salomón: noé.este es un asunto entre mi hijo y nosotros.no te metas. estefanía: rogelio estásufriendo por la desaparición de lupita.nos duele verlo así. por eso queremos saberqué fue lo que minerva le dijo. minerva: le hice comprenderque un matrimonio desatinado como ese,estaba destinado al fracaso. rogelio: ¿y por qué esun matrimonio desatinado, mamá? ¿eh?¿porque ustedes lo decidieron así?minerva: si esa fulanita fuera lista,habría comprendido antes que al casarte con ellaperderías a tu familia y todo tu mundo.noé: estefanía y yo también somos su familiay no nos va a perder. reconoce que actuaste mal,minerva. salomón: en todo estohay algo que no se puede negar. rogelio: ¿qué es lo queno se puede negar, papá? salomón: que esa muchachate abandonó, rogelio. lupita: [llama a la puerta]porfiria: ¿lupita? ¿qué haces aquíy a estas horas, mi hija? lupita: por favor, porfiria,no me corras. eres la única persona del puebloque vive aquí, en méxico. por favor, no me corras.dulce maría: ¿por qué te fuiste sin avisar, lupita?eso no se debe hacer a una amiga.rogelio: es verdad, lupita me abandonó,pero no por su propia voluntad. mi madre la envenenócon sus prejuicios tontos. tan grande es el amorque lupita siente por mí que me dejó solo,pensando que así me salvaba. minerva: no la envenené,rogelio. solo la hice abrir los ojos.rogelio: entiende que no voy a poder querera ninguna otra mujer como la quiero a ella.si es--si le pasa algo malo a lupita, ustedes van a serlos culpables. salomón: no seas absurdo,rogelio. estefanía: ay, por favor,vamos a tratar de calmarnos. a lupita no le va a pasarnada malo. seguramente, mañana apareceráy--y podremos hablar tranquilamente con ella.minerva: ni salomón ni yo pensamos volverle a dirigirla palabra a esa pueblerina trepadora.noé: entonces, se acabó la familia, minerva.porque, como comprenderás, yo apoyo a rogelio.y no a ti ni a salomón. rogelio: yo también renuncioa ustedes. salomón: no seas tan injustocon nosotros, rogelio. a quien tienes que renunciares a la criadita. ¿qué quieres que te dé?te compro lo que quieras, ¿qué quieres? habla, dime.rogelio: a mí no me vas a comprar, papá.minerva: ¿a dónde vas? rogelio: a buscar a lupitahasta debajo de las piedras. noé: espera.espera, rogelio. minerva: ay,rogelio se volvió loco. estefanía: la madre que pierdea un hijo por su propia voluntad,esa sí que ha perdido la razón. [música][música] lupita: no es lo que piensas,porfiria. los señores no me corrieron.ellos son dos ángeles. fui yo quien se escapóde la casa. porfiria: no me digasque saliste con tu domingo 7. solo así puedo entenderque te hayas ido de una casa tan buena.lupita: no, porfiria, ¿cómo dices eso?él siempre me ha respetado mucho.es tan bueno, tan educado, y además de eso,es alto, guapo, güerito y tiene unos ojos...porfiria: pero, chamaca, qué suertuda eresde haber encontrado un hombre así,y para colmo, milloneta. lupita: no es ninguna suerte,porfiria. él vale tantoque por eso lo perdí. porfiria: ¿lo perdiste?¿y cómo fue? ¿cómo dejaste escapara ese príncipe de las manos? cecilia: luciano,otra vez dulce maría no está en su cama.luciano: ¿otra vez? pero ¿hasta cuándo?últimamente, ha tomado la costumbre de saltarde recámara en recámara. pero ¿qué tengo yo?¿una hija o una rana? porfiria: contéstame,¿por qué perdiste a tu novio, mi hija?ah, ya sé. vino una señoritamuy, muy de la alta y te lo robó,la muy ladina ¿verdad? lupita: la que llegó a vermefue su mamá. una señora bien elegante.ella me hizo ver las cosas. porfiria: ¿qué cosas?lupita: un muchacho rico no puede casarsecon una sirvienta. en su mundo, yo no puedo entrar.por eso me escapé y te pido que me dejespasar la noche aquí. porfiria: mi casa es pobre,pero calentita. y aquí no te va a faltarni una cama ni un plato de frijolitos.puedes quedarte el tiempo que quieras.lupita: gracias, porfiria. no quiero que rogeliome encuentre por nada del mundo. porfiria: ¿y qué piensas hacerluego? ¿te vas a retacharpara el pueblo? lupita: no, eso no.lo primero que harán será buscarme todos allá.tú conoces gente, porfiria. recomiéndame en una casa,quiero trabajar. cecilia: bendito sea dios,estaba aquí. se quedó dormidita.la llevaré a su recámara. luciano: espera, espera.tú no debes hacer esfuerzos. cecilia: con cuidado, despacito,no se vaya a despertar. luciano: no te preocupes,así lo haré.cecilia: a mí también me da mucha pena veresta habitación vacía.noé: estuviste muy alterado con ellos.rogelio: sí, tío. pero esta noche,mis papás van a dormir muy tranquilosmientras que yo me desespero sin noticias de lupita.noé: a lo mejor, ni minerva ni salomónpueden dormir tranquilamente. algo me dice que estava a ser una noche de insomnio para todos.estefanía: aunque a su manera, estoy segura que tus papástambién sufren. rogelio: ¿cuál es esa manera,estefanía? ¿el falso orgullo?¿el egoísmo? el sometersea la opinión de otros. no importa.lupita y yo juntos, podemos contra ellos.podemos contra el mundo entero.dulce maría: ¿ya amaneció? luciano: no, mi chiquita.es de noche. cecilia: te quedaste dormidaen el cuarto de lupita. dulce maría: pobrecita.no me gusta que se haya ido. a lo mejor anda solitapor las calles, sin tener dónde dormir.luciano: ay, nosotros también estamos preocupados por ella.pero no debió irse de ese modo. huir no es la solucióna ningún problema. dulce maría: vamos a buscarla,papito. vamos a salir en tu coche,a buscarla. debe tener frío y hambre.si llueve, se va a mojar. luciano: tranquilízate.dulce maría: ay. cecilia: mi niña querida.ya no estés triste. vamos a pedirle a dios,nuestro señor, que la cuide y vele por ella.dulce maría: sí, mamá.lupita: ¿tú crees que esa señora querrá darme el trabajo,porfiria? porfiria: pues ¿quién sabe,mi hija? es una mujer de carácterbien difícil. yo solamentevoy a lavar y a planchar tres veces por semana.y siempre anda enojada. con cara de perro con pulgas.lupita: ¿entonces va a estar duro que me lo den?porfiria: no te desanimes, lupita.el otro día me dijeron que hacía falta una muchachade planta. porque la señora está enferma.yo le puedo preguntar si te recibe.lupita: una casa donde trabajar. eso es lo que necesito.una casa donde esconderme, para no hacerle más daño a él.rogelio: no puedo dejar de pensar en lupita.voy a salir a buscarla. noé: ¿a esta hora?rogelio: no quiero quedarme cruzado de brazos,mientras ella sabrá dios dónde esté.noé: [suspira] pobres muchachos.les esperan momentos difíciles. estefanía: el amortodo lo vence, noé. ellos saldrán adelante,ya lo verás. silvestre: dios mío.tú que eres tan bondadoso, cuida y protegea mi pobre sobrina. te ruego que no permitasque sufra ningún peligro. luciano: ánimo, silvestre.silvestre: señor. luciano: mañana seráun nuevo día. y quizá las cosas mejoreny tengamos noticias de lupita. silvestre: dios lo oiga, señor.lupita es huérfana de padre y madre.nunca fue verdaderamente feliz y ahora un amor imposibleviene a destrozar su corazón. cecilia: no se tratade un amor imposible. sabrá dios las cosasque le habrá dicho la mamá de rogeliopara que ella tomara la determinación de huir.pero ellos dos se aman. y un amor así de grande,no podrá destruirlo nadie. silvestre: quizá seacomo usted dice, señora. pero por lo pronto, mi lupita...[solloza] está perdida en la calle.lupita: virgencita de guadalupe. sé que hice mal en irmede la casa de esa manera. pero tenía que alejarmede rogelio. lo amo con todas las fuerzasde mi alma. pero lo nuestro no puede ser.porfiria: señora. supe por fidelio que ustedestaba buscando una muchacha de planta.y yo me voy a atrever a recomendarle una muy buenay trabajadora. altagracia: ¿la trajistecontigo? hazla pasar.ah, que entre, ya. porfiria: pásale,para que te conozca la señora. lupita: permiso, señora.dulce maría: mamita. mamita.tengo la urgencia urgente de hablar contigo.porfis, aparécete. angélica: aquí estoy,mi carita de ángel. dulce maría: como ya sabes,no nos sacaron a patadas del colegio,porque la viuda señorona se lo heredó a pscualito.angélica: lo sé, mi tortolita. ahora pascual cumplirá su sueño.sembrará rosales blancos en el jardín.dulce maría: sípirili. ¿sabes?vine porque tenemos un "bronconón".angélica: adivino qué es. dulce maría: mamita, es lindocuando la gente se casa, ¿no? angélica: no hay nadamás hermoso que la familia. y para que una familia se funde,necesitamos que una pareja se case.dulce maría: yo ya había formado mi parejita, rogelio y lupita.pero vinieron los papás de él, la despreciarony lupita se fue de la casa. mamita, dime cómo haremospara que ella regrese. ¿tú sabes dónde está?angélica: por el momento, solo puedo decirte una cosa.lupita está en buenas manos y no le va a ocurrir nada malo.dulce maría: [silba] altagracia: ¿cómo te llamas,muchacha? lupita: guadalupe núñez vázquez.porfiria: pero le decimos lupita.yo la conozco desde que era una escuincla.también conocí a sus papás. que dios los tenga en su gloria.altagracia: ya puedes retirarte, porfiria.porfiria: com--como usted ordene.con su permiso, señora. altagracia: ¿y en dóndetrabajabas? lupita: con una familiamuy buena. altagracia: ay.y si esa familia era tan buena, ¿por qué los dejaste?lupita: bueno, yo--es decir, mis patrones tienenunos parientes y a ellos, hace tiempo,les llegó un sobrino. un joven guapo, rico.de buena familia. y--y me enamoré de él.altagracia: claro, y ya me imagino lo que pasó.ese heredero guapísimo ni se fijó en ti,porque eras empleada de servicio.no se puede negar que los hombresson unos canallas. lupita: no, señora.al contrario. el joven es un pan de dios.hasta quiso casarse conmigo. dulce maría: miren, me pusieronun diez en mi cuaderno. estefanía: felicidades,mi muñeca. luciano: [ríe]dulce maría: ¿verdad que soy una alumna cachetona?luciano: prefiero que seas una buena alumnay no una alumna cachetona. cecilia: debes reconocerque su conducta ha mejorado. luciano: eso es muy cierto.antes, tus compañeras, seguido te tendían trampasy caías en ellas. siempre sufrías las bromas.y los resultados eran catastróficos.castigos y quejas de la madre superiora.estefanía: y luego, tú perdías la pacienciay regañabas a mi muñeca. luciano: sí,pero eso ya no pasa. y vivo tranquilo.[ríe] dulce maría: ay.bárbara: frida, hace mucho que no le hacemos una trampaa dulce maría. frida: yo tengo una idea.mira, aquí dice que no hay nada mejorpara la cara que el lodo. dice que borras las arrugas.bárbara: eso ya lo sabía. en el salón donde va mi mamá,siempre le ponen una mascarilla de lodo.frida: ¿y lo sabrá también dulce maría?hay que decirle que la madre superiorase pondría feliz si ella le da la sorpresade embarrarle la cara con lodo. bárbara: dulce maríaya no va a caer en otra de nuestras trampas.no va a creer que la superiora quiere que le pongan lodoen la cara para que le quede toda lisita.frida: no es un invento de nosotras.bárbara, lo dicen en el periódico.cuando lo lea, ya no va a desconfiar.[ríe]minerva: fue un mal ejemplo de tu parteapoyar los amores de rogelio con esa igualada de lupita.noé: ¿y por qué un mal ejemplo? solamente busco la felicidadde mi sobrino. salomón: ¿y tú piensasque la felicidad de rogelio es casarsecon esa sirvienta ignorante? noé: óyeme muy bienlo que te voy a decir, salomón-- salomón: óyeme tú a mí.no me digas qué es lo mejor para mi hijo.no intervengas en nuestra manera de educaro de guiarlo en la vida. ya que nosotrosjamás vamos a intervenir en la forma en la que túdecidas educar a tus hijos. minerva: yo personalmenteme alegro de que esa peladita haya desaparecido para siempre.rogelio: sí, me imagino que deben estar muy satisfechosde su hazaña. pero el gusto les va a durarmuy poco, porque tarde o temprano,lupita va a aparecer. y con o sinel consentimiento de ustedes, la voy a convertir en mi esposa.salomón: no te atrevas a seguirnos desafiando, rogelio.si cometes esa insensatez, no solamentete voy a desheredar. también tendrás que olvidartede que tienes padres. rogelio: los padresno hacen sufrir. y ustedes acaban de arrebatarmela felicidad de las manos. olvídense de que tienen un hijo.minerva: rogelio. salomón: y tú,olvídate de nosotros. para tu madre y para mí,estás muerto.dulce maría: mm, qué rica malteada.[teléfono] cecilia: por los clavosde cristo. cada vez que suena el teléfono,pienso que es lupita. dulce maría: yo contesto.¿bueno? lupita: hola, dulce maría.dulce maría: papá, mamá, tiúchis, es lupita.dulce maría: ¿dónde estás? ¿por qué te fuiste?lupita: tenía que hacerlo. cecilia: lupita,¿dónde te encuentras? lupita: no se lo puedo decir,señora cecilia. luciano: habla el señor luciano.lupita, nos has tenido a todos muy preocupados.dime dónde estás, para irte a buscar ahora mismo.dulce maría: es lupita, silvestre.lupita. silvestre: con su permiso,señor. hija ¿dónde estás?no he pegado los ojos en toda la noche.lupita: gracias por preocuparse todos por mí,pero no puedo hablar. estefanía: ay, dinosdónde estás, lupita. ¿o es que nos quieres matarde angustia? lupita: llamé paratranquilizarlos. estoy trabajando en casa de--una buena persona. estefanía: está trabajandoen una casa. ambas: ¿qué casa?luciano: ¿qué casa? estefanía: ¿qué casa?rogelio: me dijo silvestre que lupita estaba al teléfono.bueno, mi amor. bueno.bueno. colgó.todos: no. rogelio: ¿por qué no averiguarondónde estaba? luciano: no lo quiso decir.rogelio: ¿y cómo sonaba la voz? dulce maría: sonaba como suenantodas las voces por teléfono. rogelio: quiero decir,¿sonaba nerviosa, preocupada--? cecilia: yo la noté serena.estefanía: dijo que estaba trabajando en una casa.rogelio: pero ¿cuál casa? ¿no vieron esa casa?dulce maría: rogelio, estos teléfonosno tienen televisión. ¿mm?minerva: rogelio está confundido por culpa de esa pueblerinatrepadora. pero tarde o temprano regresará,arrepentido, a pedirnos perdón. salomón: no me hablesde ese malagradecido. para mí, rogelio está muerto.[llaman a la puerta] estefanía: noé acaba de contarmela discusión que tuviste con tus papás.rogelio: rompí con ellos para siempre, estefanía.ya sé que son mis padres, pero por ese mismo motivotenían la obligación de comprenderme.estefanía: tal vez ellos creyeron hacerte un bienal acabar tu noviazgo. rogelio: lupita eslo que más quiero en el mundo. y la perdí por ellos.lo siento, pero no puedo perdonarlos.solamente los perdonaré cuando lupita haya aparecidoy esté casado con ella.frida: ¿viste qué bueno es el lodo para la cara,dulce maría? y lo dice el periódico.bárbara: el otro día, la superiorale platicó a mi mamá que le gustaría ponerse el lodopara verse más joven. frida: ella acostumbraa dormir la siesta y se queda profundo.pienso que si se le pinta la cara con lodomientras duerme, cuando se despierte va a tenerel cutis muy suavecito. dulce maría: lo contentaque se pondrá. ¿me dejan que yo le pongala mascarilla de lodo a la reverenda,para darle la gran sorpresa? bárbara: está bien,te concedemos ese honor. dulce maría: qué suertuda,pero qué suertuda soy. madre superiora: [ríe]hable lo que quiera, que yo voy a tomar mi siesta.con permiso. pascual: gracias, reverendita.altagracia. ¿cómo estás?perdona que te moleste, quería que supierasque acabo de plantar en el jardínunos hermosos rosales blancos. me gustaría muchollevarte un ramito. ¿a qué hora puedo ir?altagracia: no tengo nada que hacer.voy a estar aquí toda la tarde. ven cuando gustes.adiós. ay, rosas, a nuestra edad.pero qué cursi sigue siendo pascual.>> aquí está la brocha, dulce maría.¿de verdad no necesitas ayuda? dulce maría: nóporolo.frida: bueno, que conste. luego no digasque no te quisimos ayudar. dulce maría: yo puedo solita.¿imaginan lo feliz que se va a poner la superiora,cuando vea su cutis como de rosa?[alarma]fortunata: madre superiora, aquí están los papeles de--[grita][música][música] altagracia: ay.ay, son hermosas. pero ¿a nuestra edad?eso es una ridiculez, pascual. pascual: regalar flores,nunca es ridículo. recíbelas en mi nombrey en el de todas las chavitas del colegio.altagracia: eh--lupita, por favor.coloca estas rosas en agua. lupita: sí, señora altagracia.enseguida. con permiso.pascual: ¿es nueva la chamaca? no la había vistolas otras veces que vine. altagracia: acabode contratarla. tuvo un desengaño amorosoy necesita un lugar donde vivir en paz.pascual: tú y yo entendemos mucho de desengañossentimentales. altagracia: eso fuecuando éramos jóvenes. pascual: por eso mismo.ya no lo somos. ¿qué oportunidadde vivir nos queda? sino el recuerdo.estefanía: estoy tan preocupada por rogelio.parece un fantasma. ni habla, ni comey casi no duerme. cecilia: [suspira]¿lupita no ha vuelto a llamar? estefanía: ni una palabra.tal vez la pobre está aprendiendo a olvidarlo.dulce maría: yo fui quien tuvo el gran honorde ponerle su mascarilla de lodo en la cara, reverenda.madre superiora: ¿y lo dice así, llena de orgullo?lo que usted ha hecho escapa a cuantopudiera imaginarse en materia de jugarretasy de impertinencia, alumna larios.fortunata: la niña solamente intentó--madre superiora: silencio, hermana.dulce maría: yo solamente quise hacerle el gran favor.madre superiora: ¿un favor? ¿embarrarme de lodotoda la cara, un favor? dulce maría: sí, reverenda.usted quería tener la cara lisita, lisita.madre superiora: ¿que yo quería tener qué?llame inmediatamente al padre de esta alumna, hermana.dulce maría: yo digo una cosa. ¿me habré metidoen otro broncón? madre superiora: alumna larios,por la insolencia cometida, queda usted expulsadade este colegio. expulsada.expulsada.[música]

Cargando Playlist...