null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 92

Altagracia se desmaya al descubrir que Pascual trabaja en el colegio. Rogelio lleva a cabo sus planes para enamorar a Lupita. Pascual le cuenta a Dulce María el gran amor que vivió con Altagracia.
9 Jun 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... fortunata: parece que quierehablar con usted. altagracia: ¿un jardineroquiere hablar conmigo? pascual: yo no me atrevía,pero... el--¿tú? ¿altagracia?altagracia: y tú--tú eres... pascual.pas-- aguirre: señora.altagracia: ay. aguirre: señora.fortunata: señora, señora, ¿qué le pasa?dulce maría: sácatelas, a la vieja chipocludale dio el patatús. pascual: ay, virgen santa.es altagracia, virgencita. [suspira]lupita: [jadea] ay, es mejor que se vaya,es una locura que esté aquí. rogelio: locura es no vertey yo me moría por tenerte frente a mí, lupita.lupita: pe--pero ¿cómo se atrevió a venir?váyase, por favor, alguien puede venir.rogelio: está bien, está bien. no te pongas más nerviosa,pero todavía tenemos que hablar. por favor, inventa algoy nos vemos en el supercito. lupita: no, no, no, no,no puedo salir. silvestre: ¡lupita!lupita, ¿dónde estás? lupita: ay, santo dios,ahí viene mi tío. rogelio: en el supercito,ahí te espero. no me falles.lupita: ajá. rogelio: por favor.lupita: no sé, no sé. rogelio: te voy a esperarmil horas si es necesario. ahí te espero, por favor.lupita: sí. ya váyase, váyase, váyase.silvestre: ¿qué haces ahí, lupita?lupita: ay, es que--[ríe] es que vino la vecina.silvestre: ¿una vecina? lupita: sí, sí, sí,a--al parecer su departamento sufrió un cortoy vino a preguntar si aquí había luz.pero ya, ya se fue. silvestre: [ríe]qué vecina sería esa. bueno, ojalá pueda solucionarsu problema con la electricidad. fortunata: tome la bolsade la viuda, digo, de la señora. aguirre: gracias, hermana.madre superiora: dios quiera que no sea nada serio.aguirre: con permiso. dulce maría: y a la señora viudale dio el patatús y sácatelas, se cayó redondita.lluvia: yo la vi, la verdad que esa señoratenía cara de súper mala. >> pero el señorque vino con ella tenía cara de bueno.bárbara: pues qué padre que se desmayó.ella venía a tirar el colegio. frida: sí es cierto,de seguro que la bolsa traía dinamita.todas: [ríen] dulce maría: yo no me río,solo pienso que nos vamos a quedar sin el colegioy me viene un hoyo en la barriga.lupita: tío silvestre, tengo que salir un momentito.silvestre: ¿y a dónde vas, lupita?lupita: bueno, voy a--a-- a comprarle a la señora ceciliauna bolsa de papas. silvestre: ¿papas fritas?lupita: sí, ya sabes, parece que por su embarazotiene antojos. voy a comprárselas,no me tardo nadita. silvestre: [suspira]¿le gustarán a la señora cecilia las papas fritas acompañadasde una tacita de café? sí.[llaman a la puerta] estefanía: no sé qué va a pasarahora que rogelio terminó su relación con gilda.algo me dice que ella no se va a resignar a perderlo.cecilia: te digo una cosa, a mí me gustaríaque rogelio y lupita llegaran a entenderse.>> aquí está silvestre. silvestre: permiso.cecilia: ¿pasa algo, silvestre? silvestre: eh, sí,señora cecilia, acaba de llamar la superiorapara informar que la señora altagraciasufrió un desmayo en pleno colegio.cecilia: por los clavos de cristo.estefanía: ay, ¿ya ven? ¿ya ven?castigo divino del cielo, por ser una mujertan insensible y ambiciosa. está bien, no digo más.>> hay que estar al pendiente por si vuelven a llamardel colegio. cecilia: lupita está en la casa,ella atenderá. silvestre: no, señora cecilia,mi sobrina salió a comprar lo que usted le ordenó.cecilia: ¿lo que yo le ordené? no, silvestre,estás equivocado, yo no le mandé a comprar nadaa lupita. silvestre: ¿no le pidióuna bolsa de papas fritas? no pues, si ella me dijo--estefanía: un momento, momento, creo que ya estoy entendiendolo que está pasando. cecilia: ¿a qué te refieres?estefanía: está más claro que el agua.lupita buscó un pretexto para salir y verse con rogelioque tampoco está aquí. silvestre: como diríala chiquitina: "en la torre". rogelio: tenemos que festejarque estoy sano y que gracias a dios y a ti,estoy vivo. lupita: me da mucho gusto,pero ya tengo que regresar o me van a descubrir,solo que antes tengo que comprar unas papas fritas.rogelio: ¿papas fritas? lupita: no se me ocurrióotra cosa y como usted me dijo que iba a estar esperando,pero yo me voy. rogelio: espera, espera, lupita.va--vamos a tomarnos un café para celebrar, ¿sí?lupita: ¿cómo va a creer que yo ande por ahítomando un café con usted? rogelio: por favor.lupita: por favor, déjeme ir. rogelio: no, no te vayastan pronto, lupita. ¿no te das cuenta que tenemosmuchas cosas de qué hablar? desde que fuiste a visitarmeal hospital yo no he dejado ni un minuto de pensar en ti.[música][música]rogelio: tienes los ojos más lindos que he vistoen mi vida, esa vida que estuvoen peligro de muerte. pero tú me la devolvistedándome un poco de tu sangre. lupita: yo estaba dispuestade hacer cualquier cosa por salvarlo.tuve tanto miedo de que se muriera.rogelio: estoy aquí gracias a ti,por eso tenemos que celebrar. lupita: no, no puedo ir a tomarcafé. rogelio: está bien.¿qué te parece si--si mejor te invito un helado?lupita: [ríe] rogelio: anda, uno solo.¿sí? por favor, di que sí.silvestre: señora cecilia, aunque estemos en el siglo xxi,hay cosas que nunca van a cambiar,los ricos son los ricos y los pobres, somos los pobres.[suspira] el agua y el aceitenunca se juntan. estefanía: es absurdopensar así, silvestre. >> además, ni lupita es aguani el joven rogelio es aceite. cecilia: y--y aunque el aguay el aceite no se mezclen, el amor con el amortienen una fuerza tan grande que es imposiblede destruir y será la fuerza de ese amor la que venzatodos los obstáculos.doctor: [suspira] aguirre: ¿es algo serio, doctor?doctor: no, pero es evidente que está algo débil.fidelio: disculpe, doctor, ¿esa debilidad, eh,provocó el desmayo? doctor: quizá la señorano se ha estado alimentando bien en los últimos días o sufrióuna impresión muy fuerte.aquí tiene, compre ese medicamento.fidelio: enseguida, doctor. doctor: y cualquier cosa,llámenme. aguirre: ajá, sí, doctor.lo acompaño. doctor: con permiso.altagracia: [jadea] [tose][jadea] pascual...pascual... pascual: altagracia,altagracia... fortunata: tenemos que haceruna cosa, dulce maría. dulce maría: ¿qué cosa,fortunata? ¿qué? fortunata: ir al cobertizode pascual y pedirle que nos aclaretoda esta historia tan inmensamente misteriosa.si continúo sin saber la verdad, se me va a desatarun hambre voraz, un hambre tan grande¡como de un león! dulce maría: ¡ay, ay!fortunata: [jadea] dulce maría: déjame...sipirilí, sipirilí. altagracia: ¿qué me pasó,fidelio? fidelio: usted se desmayó,señora. altagracia: ay, dios mío.sí, ahora recuerdo, perdí el conocimientoallá en el colegio, pero cómo yo iba a imaginarmealgo así. fidelio: ¿imaginarse qué,señora altagracia? altagracia: nada, nada, nada,fidelio. no--no me hagas caso.¿vino tu amigo aguirre? fidelio: eh, sí, señora,en estos momentos está haciendo unas llamadas en la biblioteca.altagracia: dile que venga inmediatamente, fidelio.fidelio: voy volando, señora.altagracia: pascual, pascual, después de tanto tiempo...tú. dulce maría: tenemosuna pregunta que hacerte, pascualito.pascual: ¿cuál? dulce maría: ¿tú y la señoronase conocen? altagracia: sí, aguirre,el jardinero del colegio es... conocido mío.aguirre: creo que él también la reconoció a usted, señora.altagracia: quiero verlo. necesito volver a vera ese hombre. pascual: más antes,ha--hace un resto de años, la señora altagracia y yofuimos novios. fortunata: ¿novios?dulce maría: yo no sabía que los viejitostambién se hacían novios. fortunata: [ríe]dulce maría: qué cosa más romántica, ¿no?fortunata: [suspira] pascual: e--eso pasó puesen otro tiempo cuando éramos unos escuincles.dulce maría: mm. pascual: [suspira]fue algo que ya estaba borrado de mi memoria.fortunata: esta promete ser una historiade lo más apasionante. cuente, cuente.pascual: bueno, pues yo entré a trabajar a la casade los lemus de achichincle de jardinero y ahí, uy,ahí conocí al amor de mi vida. uy, era tan chula altagracia...que yo me enamoré todito de ella.con el tiempo pues llegó a tenerme ley.dulce maría: entonces, ¿se enamoró de ti?pascual: eso mero, chamaquita. uh, le chiflaban las rosas,ha--había de todos los colores, menos blancas y yo cultivéun rosal blanco. fortunata: ay.pascual: y cuando ella cumplió sus 15 años...le regalé un ramito de rosas blancas.ay.yo guardé esas rosas blancas.ni la señorita altagracia y yopudimos querernos libremente, ella pues...[suspira] ella era una rica herederay--y yo simplemente u--un matichicle de jardinero.dulce maría: santa cachucha, la misma historia de lupitay rogelio, pero al revés. rogelio: te quiero.lupita: usted no puede decirme esto.rogelio: ¿por qué no puedo si así lo siento?lupita: pero no ve cómo somos. rogelio: sí, claro que lo veo,somos jóvenes y estamos enamorados.lupita: aunque usted siempre haya sido muy bueno conmigo,yo soy una sirvienta. rogelio: lupita, eres injustaconmigo. no me importa quién eresni en qué trabajas, solamente sé que te quiero.lupita: tal vez cree quererme, pero piense en sus papás.si me conocieran, me despreciarían.rogelio: nadie puede despreciarte,eres lo mejor que he conocido en mi vida.te quiero tanto, tanto. lupita: no vuelva a decírmelo.rogelio: te lo diré hasta que te lo grabes.te quiero, te quiero, te quiero, te quiero.¡lupita! pascual: la señorita altagraciay a mí pues-- sus jefes nos hicieron la vidade cuadritos y-- [solloza]fueron más fuertes que nosotros. pues nosotros éramosapenitas dos chamacos. fortunata: [llora]qué historia tan triste, don pascual,pero dígame una cosa, ¿nunca más volvió a saberde la señora altagracia? pascual: no, hermanita,nunca más. dulce maría: pero ella es viuday tú también, entonces, ¿por qué no se casan?pascual: [ríe] pues no, chamaquita, no.dulce maría: ¿está prohibido por la ley?pascual: no, no es eso, pero es que hay metidas de patairremediables. pues éramos chavosy cometimos errores y ya es muy tardepara remediarlo. [suspira]además, pues parece que los años endurecieronel corazón de altagracia y ahora es una mujer dedicadaa los negocios y--y pronto nos va a poner a todosde patitas en la calle. [música]pascual: ¿se puede, reverendita? madre superiora: pase, pascual.acérquese. pascual: con su permiso.me dijo una de las niñas que usted me andaba buscando.madre superiora: así es, pascual, el señor aguirretiene algo que decirle. aguirre: la señora altagraciadesea verlo en su casa ahora mismo.lupita: tío. silvestre: llegastey sin las papas fritas. lupita: tío, yo--señora cecilia,le juro que-- silvestre: no, no, no,no digas nada, lupita. debes entender que los señoresfueron muy buenos al recibirte y darte trabajo,pero no vayas a creer que tienes derecho a abusar de ellosy a causarle problemas. lupita: perdón, por favor,perdóneme, señora cecilia. cecilia: no te preocupes,lupita. entiendo por lo que estáspasando. silvestre: sabes muy bien queentre tú y el joven rogelio no puede haber nada,así que no tienes que darle alas.[suspira] perdone ustedpor haberla regañado en su presencia, señora cecilia,pero-- cecilia: lo siento por lupita,silvestre. está enamorada y sufre.dulce maría: ahora sí estás bien precioso, pascualito.pascual: ay, chamaquita, e--es que no sé si me voya atrever a--a presentarme frente a--la señora altagracia.fortunata: ¿y por qué no se va a atrever?dulce maría: estás más guapo que ella.ambos: [ríen] madre superiora: hermanafortunata. fortunata: [resuella]madre superiora: alumna larios. dulce maría: [resuella]madre superiora: pronto, a sus obligaciones.fortunata: perdón, reverenda, pero la niña y yo solo quisimosayudar a pascual para que se viera presentable.dulce maría: reverenda, póngase una mano en el corazóny dígame si alguna vez ha visto a un hombre tan guapo,sin hablar de mi papito, claro, que él es el más preciosode los varones varoneros. madre superiora: [ríe]estefanía: hablé con la superiora y me contó todosobre pascual y altagracia. ellos fueron novioscuando eran muy jovencitos y aunque dejaron de versey a pesar de los años transcurridos, no se olvidaron.cecilia: por los clavos de cristo.estefanía: la vida, las circunstancias adversasy los padres de altagracia los separarony nunca pudieron realizar su amor.cecilia: ojalá no pase lo mismo con lupita y rogelio.estefanía: ay. luciano: pero la sobrinade silvestre es el primer deslumbramientode su vida. ella es una muchacha humilde.para ella, rogelio es un príncipe,solo piensa en él. mientras que rogeliopor ser educado y rico puede tener todas las noviasque quiera. además, rogelio todavíadepende de sus padres, terminará por hacerlo que le ordenen. rogelio: hola, tío.necesito hablar contigo. noé: ¿de qué quieresque hablemos? rogelio: de lupita.noé: rogelio, ya sabes que ese tema es muy delicado--rogelio: aunque todos se opongan, voy a casarmecon ella. noé: casarte con lupita,¿es algo que pensaste bien o es una decisión tomadaa la ligera? rogelio: el amor no se piensa,se siente, tío noé. noé: el matrimonio es algodemasiado serio como para--como para que te limites a sentirlo,rogelio. ¿te das cuenta del problemaen el que te vas a meter con tus padres?todo esto hay que reflexionarlo muy bien.rogelio: sí alguien tiene que reflexionarsobre este asunto, soy yo. se trata de mi viday la de lupita. noé: ¿hablaste con ella?¿ya sabe esta muchacha que te quieres casar con ella?rogelio: solamente le dije que la quiero.noé: ¿y qué te contestó? rogelio: no deseabaque le hablara sobre esas cosas. mm, prácticamentesalió huyendo del lugar donde estábamos comiendoun helado. no me dio tiempo de decirleque la quiero como esposa.te lo diré hasta que te lo grabes.te quiero, te quiero, te quiero, te quiero.lupita: ¿será posible que el joven rogeliose haya enamorado de mí? rogelio: no pienso hacerlo que me ordene la familia, tío.noé: si de verdad amas a esa muchacha,me parece muy valiente de tu parte que defiendasese amor, rogelio, pero me preocupaque todo esto solamente se trate de un impulso.rogelio: no es un impulso, te lo juro.este amor que siento se me va la vida, tío.noé: no hay nada más respetable que un sentimiento noble.bueno, vete a la casa y espérame allá,esta noche hablaremos, tiene que reunirse la familia.rogelio: desde ahora te lo digo, no me van a convencerde alejarme de lupita. >> ¿cómo están las chicasmás guapas de este club? gilda: ¿qué han sabidode rogelio, muchachos? jordi: yo hablé esta mañanacon él. gilda: y seguramenteel tema de conversación fue el de la sirvientita esade los larios. claro, la igualadaestá aprovechando la situación para resbalarse con él,pero les juro que una criada muerta de hambreno podrá separarme de rogelio. jordi: es mejor que lo sepas,gilda. rogelio siente algo especialpor esa chava. gilda: rogelio no puedeenamorarse de una insignificante mucama.solamente busca divertirse con la muy coscolina.jordi: yo lo conozco muy bien, gilda, eso de lupitaes algo más que una aventura. gilda: eso no lo voy a permitir,jordi. vine a méxico para casarmecon rogelio y ninguna gata infelizme va a arruinar mis planes. fidelio: acaba de llegarel señor pascual huerta. altagracia: la verdad es queno sé cómo se me ocurrió llamar a ese hombre.fidelio: ¿quiere usted que le diga que se vaya?altagracia: no, no, hazlo pasar y así salgo de eso de una vez.fidelio: enseguida, señora.altagracia: a ver, a ver.dulce maría: yo voy a rezar para pedirle a diositoque no permita eso, pero si de veritasllegamos a salirnos de aquí, yo quiero que me envíenal mismo colegio donde irá usted.madre superiora: ¿y por qué deseas eso, criatura?dulce maría: yo la quiero mucho aunque usted es mandonay muy autoritaria, y le da miedo a todo mundo,es tan buena. madre superiora: criatura,yo solamente trato de mantener la disciplina.dulce maría: en ese colegio al que usted era directora,¿también hay un cuartito viejo? madre superiora: en todos tienenun cuarto de trebejos. dulce maría: entonces,lléveme con usted, yo la quiero mucho.madre superiora: ay. dulce maría: porfis,lléveme con usted.[música][música]madre superiora: eres muy buena niña, una excelente alumna.y yo me siento muy orgullosa de ti.tan orgullosa como lo están tus padres de tenerte.dulce maría: ¿de veras todos están orgullosos de mí?yo que creía que no servía para nada.madre superiora: sirves para mucho, hija.alegras la vida de tu papá y de cecilia.y ahora, me alegras a mí. dulce maría: está llorando.madre superiora: no, no. no. dulce maría: yo no sabíaque las superioras lloraban. madre superiora: no, no estoyllorando. aunque sí reconozcoque estoy muy triste. pero no te angusties.si nuestro señor permite que continuemos juntas,bienvenida sea su voluntad. y si él quiereque nos separemos, recibiremos su ordencon resignación. dulce maría: si eso pasa,todas las niñas nos vamos con usted.pero eso sí, tenemos que asegurarnosque en el nuevo colegio haya un cuartito viejo.madre superiora: ¿por qué le das tanta importancia a un lugarasí? dulce maría: solamente necesitoun cuartito viejo para pensar. madre superiora: [balbucea]ven, mi amor.dulce maría: usted nunca me había dado un beso sonado--madre superiora: [ríe] dulce maría: reverenda.madre superiora: ay, hoy has sido muy dulce conmigo.pascual: cuánto tiempo ha pasado.altagracia: 40 años, pascual. debo estar hecha una vieja.pascual: no, no, sigues estando muy chula, con tu caritade rosa. altagracia: una rosa blanca.pascual: sí, igualita a las que te regalécuando cumpliste 15 años. altagracia: algunas veces piensoque debimos casarnos. pascual: mm, no digas eso,de seguro tuviste un buen esposo.altagracia: ah, sí, sí, fue muy bueno,pero me lo escogieron mis padres, yo no lo elegí.¿qué fue de tu vida? pascual: bueno, yo tambiénme casé con una gran mujer, que dios tenga en su gloria.dulce maría: pascualito fue a ver a la viuda chipocluda,¿sabías que ellos fueron novios, mamita?angélica: [ríe] sí, mi carita de ángel.dulce maría: ¿tú crees que se casen?angélica: lo que puedo decirte es que pascual y altagraciavan a reanudar una muy bonita amistad y entre ellos renaceráuna relación de gran cariño y afecto.dulce maría: ya quedé con la madre superiora, mamita,y cuando la viuda nos corra de aquí, tú y yo nos iremosal nuevo colegio. ahí también hayun cuartito viejo para ti y para mí.angélica: [suspira] no debes preocuparte por eso,mi tortolita. tú y yo siemprevamos a estar juntas, siempre. ahora debes irte, hijita,el camión escolar te espera. dulce maría: sipirilí.angélica: [ríe] espera, mi carita de ángel.[suspira] altagracia: ¿y cómo llegastea ser jardinero del colegio, pascual?pascual: [ríe] es una larga historia.fue por una chavita de la escuela,la conocí en la banca de un jardín.dulce maría: [resuella] pascual: [ríe]me llenó de tanta ternura ver tan solita a esa chamaquitaque me la llevé a mi cantón. dulce maría: ¿aquí vivestú solito? pascual: sí, dulce maría,es un cuarto muy humilde, mm. dulce maría: es una casamuy chiquita. pascual: sí.dulce maría: pero tu corazón es muy grande.pascual: dulce maría no tenía mamá,a--aunque no hace mucho su papá se volvió a casar,lo hizo con una monjita del colegio que renuncióa los hábitos. ahora los tres son muy felices.altagracia: mm. pascual: [ríe] un díala chamaquita se escapó y yo la retaché a la casade su jefecito. en ese tiempo, pues,yo andaba sin chamba, pero gracias a esa chamaquita,la reverendita me aceptó como jardinero del colegio.bueno, a--ahora tendré que buscar otro trabajo.altagracia: ¿no te gusta el que tienes?pascual: [ríe] ordenaste el desalojodel colegio, altagracia, por eso me atrevía interrumpirte cuando estabas ahí de visita.dulce maría me aconsejó que te pidiera chambaen la compañía agropecuaria, es que pues eresuna mujer chipocluda. altagracia: de modo quesi viniste aquí con la esperanza de conseguir ocupación,pierdes tu tiempo. pascual: vine solamente porquetú me mandaste a buscar, no a pedirte una chamba.altagracia: pasan los años y sigues rebelde y altanero,siempre con ese orgullo que tanto daño nos hizo,ese orgullo que te ha convertido en un hombre solo.pascual: no, tengo el orgullo de los pobres.y no estoy solo, tengo a las niñas del colegio,que me quieren y todas son un poco como mis nietas,y ella, ella es mi confidente. altagracia: ¿ella?pascual: dulce maría, la hija del señor larios,de la niña que te platiqué. altagracia: dulce maría...dulce maría. carmina: ¿de verdad estásdispuesta a regresarte a monterrey, gilda?gilda: sí, claro que sí, carmina, me regreso ahora mismoa hablar con minerva. voy a fastidiarle el numeritoa rogelio. estoy segura quemi futura suegra impedirá que su hijo se casecon alguien tan por debajo de mí.silvestre: eh, ¿desea tomar algo, señora estefanía?estefanía: no, no, no, silvestre, gracias.silvestre: ok. estefanía: y por favor, quédate.lo que noé acaba de contarme por teléfono te atañe.luciano: ¿de qué se trata? estefanía: ay, rogelio le dijoa noé que quiere casarse con lupita.luciano: [suspira] silvestre: pero qué disparatemás grande, dios mío, qué disparate.[suspira] las personas tenemos que enamorarnos de las que sonde nuestra misma clase. cecilia: [suspira]silvestre: mi sobrina y yo somos pobres y humildes,y el señor rogelio no lo es. cecilia: por lo visto el asuntose ha vuelto un poco difícil, aunque yo personalmente dejaríaa esos muchachos ser felices. estefanía: e--esta noche habráconsejo familiar en nuestro departamento.luciano: buena idea, se avecina un grave conflicto familiar.y debemos estar preparados para enfrentarlo.dulce maría: ¡lupita! lupita.tengo que darte una noticia cachetona.lupita: ¿qué noticia, dulce maría?dulce maría: rogelio le dijo una cosa al tío noé.lupita: ¿y qué fue lo que le dijo?dulce maría: que quiere casarse contigo.[estallido] [música][música] cecilia: por los clavosde cristo, ¿qué pasó con esos platos?silvestre: ¿desde cuándo los trenes pasanpor las cocinas? lupita: perdóneme,señora cecilia, descuéntemelo de mi sueldo.[llaman a la puerta] dulce maría: no te preocupes,lupita.este plato quedó casi entero. silvestre: pero cuántascatástrofes hay en esta casa. bueno, con suerte no tiraronel café. con permiso.pascual: buenas tardes, silvestre.silvestre: ¿qué tal, pascual? pasa, pasa.pascual: gracias. luciano: pascual,qué gusto verlo. pascual: buenas, señor larios,este, quería hablarle con cierta urgencia--silvestre: perdón, eh, ¿un cafecito, eh?pascual: no, gracias. silvestre: ¿no?pascual: no. silvestre: [suspira]con permiso. pascual: no sé cómo decírselo,señor larios, pero--vengo por la chamaquita.fidelio: ¿quiere usted hablar con esa niña?altagracia: necesito hacerlo, fidelio.dulce maría es la confidente de pascual y hay cosasque quiero saber. luciano: quise que estuvieraspresente porque tenemos que tomar una resolución.cecilia: ¿qué resolución? pascual: es que estuveen el cantón de la señora altagraciay le dije cómo había conseguido la chamba en el colegio,supo que dulce maría es mi confidentey me hizo una súplica. cecilia: ¿qué súplica?pascual: pues quiere que lleve a la chavita a su casa.cecilia: ¿para qué? pascual: pues no me lo dijo,nada más quiere conocerla. luciano: lo siento mucho,pascual, pero no voy a complacer a esa mujer tan despiadada.cecilia: luciano. luciano: sí, cecilia,¡despiadada! porque solamente una personacon el alma de piedra sería capaz de correra todas las niñas del colegio. [suspira]no estoy dispuesto a dejar a nuestra hijaen manos de esa mujer. si ella está acostumbradaa que le obedezcan, yo no tengo por qué hacerlo.altagracia, viuda de rivera, será la dueña del colegio,pero yo soy el dueño de dulce maría y no se la piensollevar. rogelio: gilda tarde o tempranova a terminar dándose por venciday lo de mi matrimonio con lupita es algo ya decidido.mis tíos y luciano larios han tratado de separarmede ella, pero después del accidentesi tenía alguna duda, ya quedó despejada por completo.jordi: vas volando, ¿eh? rogelio: estoy enamoradode lupita por su belleza, pero sobre todopor su gran corazón. para mí nunca existiráotra mujer tan especial como ella.aguirre: soy el licenciado aguirre,apoderado de la señora lemus, viuda de rivera.me imagino cuánto le debe haber sorprendidoesta petición de mi cliente. luciano: bastante,pero sea como sea, aquí estamos para hablarcon ella. aguirre: lo siento,pero la señora altagracia quiere hablar a solascon la niña. luciano: es una resoluciónbastante caprichosa, pero en fin,si no hay otro remedio, esperaré aquí.aguirre: gracias y con su permiso.¿me permites? luciano: ah, ¿dulce maría?dulce maría: sí, papito. luciano: no cometasindiscreciones. dulce maría: noporoló.luciano: [ríe]aguirre: con permiso. señora,esta es la niña. con permiso.dulce maría: ¿qué es eso que bebe?altagracia: la curiosidad es de mala educación.además, los niños solamente hablancuando los mayores les dirigen la palabra.dulce maría: ah, bueno, entonces ya me voy, mejor regresocuando usted haya terminado su refresco.buenas tardes, mucho gusto. altagracia: te quedasy te sientas. dulce maría: voy.altagracia: tú y yo tenemos que hablar.pascual me contó que es jardinero en el colegiogracias a ti. dulce maría: nos conocimosy nos amigamos. altagracia: ah, y tambiénme contó que eres su confidente. dulce maría: ¿confidentees cuando dos personas chismean?altagracia: algo así, ¿qué te ha dicho él de mí?dulce maría: que ustedes se conocieron hace muchos años,más o menos en la época de cristóbal colón.altagracia: ¿cómo que colón? ¿tú crees que yo viajéen una de esas carabelas? dulce maría: eso no lo sé yoporque cuando vinieron las carabelas yo no estaba.altagracia: ah, bueno. dime lo que te haya dichopascual sobre mí, solo eso. dulce maría: que ustedes fueronnovios, pero que no pudieron casarse, que usted era ricay él era muy pobrecito. fortunata: entonces,¿ni por el recuerdo de los viejos tiemposla viuda de rivera dio su brazo a torcer?pascual: la mera verdad no dijo ni pío.hablamos de otras cosas. madre superiora: lo queno me explico es para qué le pidió que dulce maría fueraa verla. pascual: porque a pesarde todo su dinero y aunque trata de ocultarlo, altagraciasigue teniendo su corazón de palomita.además, reverendita, cualquier personaque oye hablar de la chamaquita pues le dan ganas de conocerla.madre superiora: tiene razón, pascual.dulce maría le roba el corazón y la voluntad a todo aquelque la trata. fortunata: de que la criaturase da a querer, se da a querer. pero dudo mucho que dulce maríase eche a la bolsa a la viuda. dulce maría: pascualitonos contó a la hermana fortunata y a mí que usted--altagracia: sí, sí, sí, sí, sí, ya me imagino que se debe haberquejado de mí. dulce maría: no, señora,dijo que usted era muy buena y que el día de sus 15 añosle regaló un ramo de rosas blancas,pero que no pudo aceptarlo y que ese día estaba vestidatan bonita, que le pareció la muchachamás preciosa del mundo. altagracia: ¿de veras dijo eso?dulce maría: nos contó que ese día él quería bailarcon usted, pero que por sus papáseso no pudo ser. él se fue a su cuartitoa oler el ramito de rosas blancas que por miedono le aceptó. altagracia: [llora]¿las rosas que pascual me regaló hace 40 años?dulce maría: luego, pascualito sacó el ramito de rosastodo viejito y dado al curar. altagracia: [llora]las flores que pascual cultivó para mí,¿las guardó? dulce maría: sí, señora,y pascualito lloró. altagracia: ¿lloró?dulce maría: sí, pascualito lloró,dijo que usted fue el amor de su vida.altagracia: [resuella] [llora]

Cargando Playlist...