null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 80

Cecilia sufre al saber que Dulce María y Mariana han desaparecido del rancho. Dulce María descubre que Filemón y sus secuaces son unos estafadores. Leonardo se encela al saber que Estefanía se ha casado con Noé.
22 May 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... dulce maría: vamos.toribio: ¿qué hacen aquí? ambas: [gritan]toribio: ¿qué demonios hacen aquí?ambas: [gritan] toribio: ¡respóndanme!¡respóndanme!luciano: ¡dulce maría! ¡dulce maría!>> aquí no están. noé: ¿por qué no volvemosa la casa? tal vez hayan regresadoy las encontramos cada una en su cama.agustín: yo también tengo ese presentimiento.luciano: está bien, regresemos.filemón: ¿terminaste, rutilo? rutilo: por esta noche, sí.cómo me arden los ojos. [llaman a la puerta]toribio: soy yo, toribio. ábranme pronto que traigonovedades. filemón: abre.¿y eso? ¿de dónde sacaste ese parde escuinclas? toribio: las caché espiandopor la ventanilla. dulce maría: qué modales.¿no te enseñaron cómo tratar a dos mujeres femeninas?filemón: la clases de mujeres que tienen, parecen lagartijas.toribio: siéntate. filemón: y tú, sacaa ese borrego de porquería. dulce maría: óyeme, pelusano es ninguna porquería. para que lo sepas,es el rey de los borregos.estefanía: bueno ¿y qué vamos a hacer ahora?noé: tranquilízate, mi amor. el agua estaba llegandoa las chozas. las niñas lo habrán advertidoy escaparon de la inundación. cecilia: pero ¿escaparona dónde? agustín: la noche esuna boca de lobo. imposible continuarbuscándolas ahora. luciano: habrá que esperara que amanezca. cecilia: dios mío, me muerode la desesperación. luciano: todos estamos así.elvira: también mi mariana está perdida.estefanía: tienen que aparecer. luciano: qué angustiatener que esperar a que se haga de día.no llores más, mi amor, no llores más.[balido] filemón: cállate tú.rutilo: pero ¿ustedes de dónde salieron?mariana: yo soy la hija del encargado del rancho"el ensueño". y dulce maría es la hijadel patrón. dulce maría: mi papitose llama luciano larios. rutilo: oye, ¿tú padre esel dueño del rancho que está al otro lado del río?dulce maría: sí, señor, ese es mi papá.y si no nos sueltan, va a venir y ¡zas, zas!los voltea a trompones a los tres juntos.filemón: ¿voltearnos a nosotros? rutilo: ¡filemón!es una criatura. toribio: una criaturaque estaba espiando. filemón: ¿y qué vieron?mariana: nada, nada. dulce maría: nada, no.yo vi todo clarito.filemón: ¿así que lo viste todo clarito, clarito?pero ¿qué viste? dulce maría: que ustedescon esa máquina jugaban a hacer billetes "de mentis".filemón: claro, billetes de "a mentis"...tenemos que hablar.no podemos dejarlas en libertad. son muy chismosasy soltarían la sopa. toribio: qué mala onda.con todas las precauciones que habíamos tomadopara escondernos. filemón: no habrá más remedioque eliminarlas. rutilo: ¿estás loco?tengo hijos de su edad. hacer billetes falsoslo aguanto, pero eliminar a dos criaturas, eso nunca.toribio: filemón tiene razón. apenas las soltemos la policíaestaría aquí en menos de lo que canta un gallo.¡cuidado, se escapa! toribio: ¡no!dulce maría: ¡suéltame, suéltame!toribio: bueno, bueno, a ver, dime una cosa, ¿primero te ponesa espiar y luego pretendes escapar?dulce maría: es inútil, mariana, no saben tratar a las damas.cecilia: ¿dónde estás, mi pequeña?dios mío, protégela de todo peligro.haz que regrese sana y salva.luciano: por favor, cecilia, trata de dormir.falta poco para que amanezca. además, ya no ha vueltoa llover. se habrán refugiadoen alguna casa. cecilia: no puedo dormir.pienso en el río desbordado y-- luciano: agustín me dijoque las aguas ya bajaron. trata de dormir, por favor.cecilia: no puedo, luciano. mientras nuestra adorada niñano aparezca me quedaré despierta.[suspira]toribio: entren, entren.dulce maría: ¿qué es esto? filemón: un cuartodel cual no van a poder escapar. además, será inútil que gritenporque por aquí no pasa nadie, ¿eh?entrometidas. tú no te metas.mariana: dulce maría, tengo miedo.[balido] dulce maría: me pareceque pelusa también.toribio: estas escuinclas no pueden salir vivas de aquí.rutilo: sería una infamia. filemón: infamia esque terminemos presos. rutilo, ya bastade sentimentalismos. las escuinclastendrán que morir. angélica: mi niña,mi pobre niña en peligro. pero no puedo estar junto a ti,mi carita de ángel. [suspira]eres tan buena y tan inocente. sálvamela, señor.toribio: ¿qué onda, rutilo? rutilo: pienso en esas niñas,toribio. toribio: mira, yo entiendotus escrúpulos, pero no queda otro remedio.ellas o nosotros. [ríe]salud. rutilo: podríamos amenazarlaspara que no hablen. toribio: mira,antes de soltarlas, lo prometerían,pero ya libres hablarían hasta por los codos.filemón: cerré el cuarto y las mocosas duermen.toribio: ah, sí.filemón: ese borrego en barbacoa quedaría de rechupete.¿no tienes hambre, rutilio? rutilo: no, filemón.toribio: está así por las chiquillas.es un sentimental, les tiene lástima.yo por mi gusto no haría nada contra ellas,pero la cosa es así, ¿eh? está bien clara:o ellas desaparecen o nos zambullimos en la cárcelcomo desde un trampolín. rutilo: escúcheme,tengo otra solución. vámonos de aquíllevándonos todo. filemón: naranjas, descubriresta madriguera fue un hallazgo. además, las declaracionesde las escuinclas pondrían a la policía sobre aviso.rutilo: yo no puedo. tengo hijos pequeñosy--no puedo. toribio: mira, si no puedes,esos hijos te van a visitar, pero en el tambo.ambos: [ríen]filemón: a ver qué dice la mayoría.¿quiénes votan por la desapariciónde las mocosas?¿ya ves? dos contra uno.esto se llama mayoría. [llaman a la puerta]toribio: ¿por qué te asustas? será el lechero.rutilo: tenemos a las niñas bajo llave,¿cómo quieres que no me asuste? filemón: de los tres,tú eres el único que tiene cara decente.ve a abrir, rutilo. pero aguas con lo que dices.luciano: buenos días. rutilio: buenos días.luciano: soy luciano larios, propietario del rancho"el ensueño". rutilo: sí, he oído hablarde usted. ¿qué se le ofrece?luciano: anoche desapareció mi hija.agustín: la mía también. noé: llevaban un borreguito.luciano: estamos desesperados por encontrarlas.¿usted las vio? [música][música]rutilo: es muy lamentable que sus hijashayan desaparecido, pero no, aquí no han venido.luciano: ¿está seguro? rutilo: señor, ¿qué interéstendría yo en mentirle? noé: vamos, luciano,estamos perdiendo el tiempo. luciano: sentimos haberlomolestado. rutilo: no es ninguna molestia.luciano: con permiso. será preciso avisara la policía.rutilo: ¿oyeron? filemón: cualquier imprudencialos pondría sobre nuestra pista. rutilo: regresemos a la ciudad.ambos: ¡no! filemón: toma, toribio,vete de camino al pueblo. compra un cajón de maderadonde quepan los cuerpos de las escuinclas.toribio: seguro, filemón. [ríe]filemón: después tiraremos el cajón por cualquier parte,la más lejana que encontremos y asunto liquidado.rutilo: ¿cuándo--cuándo piensan hacerlo?filemón: apenas este regrese. mientras tanto, yo vigilaréel cuarto de las mocosas. toribio: bueno, me voy y voya regresar con un cajón bien grande para que quepahasta el borrego. filemón: ¿por qué?¿tienes miedo que nos delate a la policía?ni que se tratara de un perico. ese animal acabará aquí.toribio: aquí. [ríe]rutilo: no quiero estar presente cuando lo hagan.filemón: eres un estúpido sentimental.mariana: ¿los ves? dulce maría: sí.mariana: ¿qué hace?dulce maría: está leyendo una revista.mariana: ¿y los otros?dulce maría: no se ven por ninguna parte.escúchame, escúchame. a tres hombres juntoses muy difícil vencerlos, pero a un hombre soloes mucho más fácil. mariana: ¿y cómo lo hacemos?es mucho más grande que nosotras.dulce maría: déjame pensar, déjame pensar.mándame una idea, mamita. [angélica] mi carita de ángelestá maquinando una hazaña nueva con esa cabecita que tiene.dulce maría: ya lo tengo. ¿tienes la caja de cerillos?mariana: sí, aquí están. dulce maría: nos serviránun chorro. pero primero tengo que buscaralgo que sirva para dar un garrotazo.mariana: ¿dárselo a quién? dulce maría: al señorque está leyendo. mariana: pero, dulce maría,para eso tenemos que salir de aquíy estamos encerradas con llave. dulce maría: déjame conseguirel garrote y ya verás cómo después nos abren la puerta.[gime][golpea] [balido]dulce maría: fíjate, esta cama tiene una pata floja.ayúdame a arrancársela. mariana: pero ¿para qué?dulce maría: ya verás. ándale, ayúdame.tú miras mucho. miras mucho,pero no ayudas nada. [balido]dulce maría: [suspira]oficial: para su tranquilidad, señor larios, descartoque las niñas hayan podido caer en el río.luciano: eso me alivia sobremanera,pero ¿por qué lo descarta? oficial: el río vuelvea su cauce tan fácilmente como se desborda.ahora ha recobrado su nivel. ya mis hombres lo examinaronde punta a punta y no hay seña alguna de las criaturas.noé: pero, oficial, las niñas no pudieron evaporarse.oficial: haremos un registro de las pocas casasque hay por el rumbo. luciano: ya lo hicimos nosotros.agustín: y sin resultado alguno. oficial: ustedes se limitarona preguntar de casa en casa y alguien pudo mentir.nosotros haremos un registro minucioso.luciano: hágalo, comandante, encuentren pronto a las niñas.dulce maría: servirá.ayúdame, mariana.dame los cerillos. pronto, mariana,no nos vayan a cachar. mariana: tómalos.dulce maría: cuando te avise, empieza a gritar.¡ahora! ambas: ¡auxilio, socorro!¡fuego! se quema el cuarto.¡auxilio!filemón: ¿qué demonios pasa aquí, hombre?¿qué pa--?dulce maría: viva, el plan funcionó.¡viva! ¡viva!dulce maría: ya está. mariana: quedó como momia.dulce maría: ahora tenemos que escapar.mariana: yo me llevo a pelusa.alguien viene. ¡la puerta!¡están abriendo la puerta!toribio: [ríe] el amarillo es de buena suerte.¡ya llegué, filemón!el candado...dulce maría: estate calladito, pelusa.mariana: ¿qué vamos a hacer ahora, dulce maría?toribio: ¡filemón, filemón! file, ven a ver el cajón,filemón. es una chulada.mira, nada más. cómo le dejan papelitos aquí,hombre. ¡file, file!ven a ver, nada más--dulce maría: rápido, ayúdame, hay que meterlo completito.lo encerramos, pero puede ahogarseallí adentro. mariana: con un clavo grandey una piedra podemos hacer agujeritos para que respire.dulce maría: busca el clavo, yo voy por la piedra.oficial: ¿tú eres la hija del señor larios?dulce maría: "sipirilí", mi papito tiene ese honor.elvira: esto pasó por nuestra culpa.[carraspea] si agustín no le hubiera dichoa mariana que iba a matar al borreguito, esto--[llora] estefanía: no te martirices,elvira. en estos momentos tenemosque estar tranquilos. noé: el comandante ya estábuscando a las niñas. luciano: confío en que prontoaparezcan. silvestre: con el favor de dios,pronto estarán aquí. [teléfono]agustín: ¿bueno? ¿sí?sí. ¿cómo?bendito sea dios. gracias, muchas gracias.luciano: ¿quién era, agustín? agustín: buenas noticias,ya encontraron a las niñas. todos: [festejan]dulce maría: los tres señores nos encerraron porque los vimosjugar a hacer billetes de mentirita.oficial2: mire, jefe, lo que encontré.y allí abajo hay más. filemón: ay, mi cabeza,mi cabeza. las niñas los acusan de haberlasencerrado.rutilo: ¿qué es esto? toribio: no te hagas el menso,rutilo. filemón: tú nos traicionaste.oficial: ¡no se mueva! rutilo: bueno, de todos modosencontrar vivas a las niñas es un alivio.[música] [música]elvira: bendito sea dios que esos maleantesno les causaron ningún daño. agustín: ¿quién iba a imaginarque esa cuerda de delincuentes las hubiera atrapado?solo de pensarlo se me sube la sangre a la cabeza.mariana: ya no te preocupes, papá.gracias a dulce maría esos señores ya estánen la cárcel. ¿verdad que ya no van a hacerbarbacoa a pelusa? elvira: no, mi niña, no.agustín: el señor larios quiere que pelusa sea tuya.mariana: ¿ya oíste, pelusa? eres mío, eres mío.¿ya oíste? luciano: ahí la tienen,satisfecha de su hazaña. hacernos vivir con el jesúsen la boca, todo para salvar a un borrego peludo.estefanía: y que por suerte se salvó. [ríe]luciano: se habrá salvado él, pero nosotros no lo salvamos.noé: estamos perfectamente, ¿no? luciano: no, señor, porquenosotros vinimos al rancho a disfrutar de paz,de tranquilidad, y nada de eso hemos tenido.cecilia: luciano, supongo que no le echarás a la niñala culpa de la tormenta. luciano: de la tormenta, no.pero de la noche de perros que pasamos, sí.mírenla, ahí la tienen. una señorita soltando garrotazosa diestra y siniestra. silvestre: señor, la valentíade la chiquitina debería llenarlo de orgullo.luciano: yo estaré orgulloso de mi hija cuando se comportecomo una niña. no como una guerreraexterminadora de pillos.[risas] cecilia: gracias.agustín: gracias. luciano: gracias.>> me dices qué tal está. [risas]estefanía: no, gracias.cecilia: nada es igual a la risa de las criaturitas.[risas] estefanía: insisto en queluciano debería estar orgulloso de dulce maría.luciano: orgulloso, ¿por qué debería estarlo?[risas]>> ♪ y en mi canción voy diciendoque nunca la he de olvidar y que hasta que no me quierade cantar no he de dejar [tararea]todas las mañanas junto a tu ventanacanto esta canción [tararea]y es solo el sonido del fuerte latido de mi corazón ♪periodista: disculpe, ¿aquí vive la niña dulce maría larios?guarda: sí, sí, claro, el pent-house.periodista: es algo fabuloso lo que hizo.tenemos que entrevistarla. por favor, déjenos pasar.todos: [hablan] guarda: no se puede.todos: ¿cómo que no? guarda: no es hora.periodista: esto es fabuloso. tenemos que pasar.lo siento mucho. dulce maría: yo le dijea esos señores que si no nos soltabaniba a llegar mi papito y los agarraría a tromponesa los tres juntos. todos: [ríen]luciano: sigan riendo de sus gracias.[llaman a la puerta] silvestre: permiso.gabriel: dime una cosa, dulce maría,¿cómo se te ocurrió? luciano: ya basta de preguntas,gabriel. yo quiero que mi hija seauna niña pacífica. [voces]silvestre: señor-- luciano: ¿qué es esto?periodista: queremos entrevistar a la niña para el noticierodel mediodía. dime, dulce maría,¿cómo le hiciste para atrapar a la banda de falsificadores?luciano: permiso, permiso, permiso,permiso, permiso, permiso, [carraspea]yo le enseñé a mi hija a bastarse a sí misma.gracias a mis lecciones no se acobardóante los delincuentes y consiguió dominarlosuno por uno.rutilo: perdóname, papá. me siento tan avergonzadode lo que hice. padre: pero ¿por qué, rutilo?rutilo: estaba desesperado, tenía que conseguir dineropara mis hijos. padre: por andar en malospasos, mira donde estás. ¿qué le voy a decir a tu madrey a mis nietos? rutilo: a ellos nada, papá.sobre todo a juanita, no debe saber que su padre estáen la cárcel.fortunata: soy maestra de la niña desde que ingresóal colegio y procuré educarla en lo espiritual, en lo moraly en lo físico. esta hazaña no me tomapor sorpresa, porque aunque mi modestia me incomode decirlo,mis enseñanzas moldearon su carácter.esperanza: qué hermosa salió en la foto, dulce maría.ahora es toda una celebridad. cecilia: mi pequeñaes muy juiciosa y sencilla. cuando llegó toda esa gentea entrevistarla no pronunció palabra.estefanía: ¿y luciano cómo lo tomó?¿sigue indignado? ¿les dijo que su hijano le producía el menor orgullo? cecilia: [ríe]todo lo contrario. esperanza: pero ¿qué quieresdecir, cecilia? cecilia: no soltó el micrófono,habló hasta por los codos y se puso ancho, ancho, ancho,como un pavo real. las tres: [ríen]estefanía: ya me lo imagino. debe haber compradotodos los periódicos donde salió la foto de mi muñecapara repartírselo a todos los empleadosde la oficina. las tres: [ríen]luciano: hay periódicos suficientes para cada uno.lean lo que escribieron sobre la audacia y la valentíade mi hija. >> en verdad es un acto heroicolo de dulce maría. >> pues no salió muy agraciaditaen la foto. >> ¿te imaginas?ya es bastante sangroncita la niña, con esto se vaa convertir en un higadito. ambas: [ríen]>> o más.esperanza: ¿me puedo quedar con el periódico, cecilia?cecilia: claro que sí. seguramente luciano traeráuna docena a la casa. las tres: [ríen][teléfono] estefanía: ¿diga?leonardo: ¿eres tú, estefanía? estefanía: sí, ¿quién habla?leonardo: soy yo, leonardo. [música][música]estefanía: ¿quién? ¿quién dijo que habla?leonardo: soy yo, estefanía. mira, si no puedes hablar,corta la comunicación o mejor dime cuándote vuelvo a llamar. estefanía: dentro de--de 15 minutos, ahora estoy ocupada.cecilia: ¿algo de importancia? estefanía: no,nada de importancia. cecilia: por los clavosde cristo, es tardísimo. tengo que hacer unas comprasy pasar por la niña al colegio. estefanía: te acompañoa la puerta. cecilia: nos vemos luego.hasta pronto, esperanza. esperanza: que te vaya bien,cecilia. >> qué superemoción,dulce maría. ahora eres superfamosa.alfonsina: me siento orgullosa de tener una amiga como tú.dulce maría: gracias, alfonsina. frida: a ver si no se te subea la cabeza y te vuelves toda chocante.bárbara: a mí también me gustaría salir en la teley retratada en los periódicos. dulce maría: es retefácil,bárbara. bárbara: ¿en serio?dulce maría: sipirilí. solo tienes que encontrara unos señores que jueguen a hacer billetesde a mentiritas. cuando te atrapen,zacarrácatelas. los agarras a garrotazos, así.bárbara: eso está bien difícil. ya estuvo que nunca seré famosacomo tú. todas: [ríen][teléfono] estefanía: ¿bueno?leonardo: soy leonardo, ¿ya puedes hablar tranquila?estefanía: leonardo, hace tanto tiempo,no esperaba que volvieras a llamarme.¿de dónde sales? leonardo: bueno, ya conocesmis costumbres. yo siempre aparezcoy desaparezco. ¿sabes una cosa?supe que te casaste. estefanía: sí, con un hombremaravilloso. leonardo: entonces eres feliz.estefanía: sí, mucho. leonardo: en cambio, yo,yo salgo de una desgracia para caer en otra.pero necesito que nos veamos, estefanía.estefanía: ¿hace falta? leonardo: hay cosasque no se pueden explicar por teléfono.es necesario que hablemos frente a frente.estefanía: ahora vivo en paz. no quiero verte.no iré a verte. leonardo: bueno, entonces me vasa obligar a que me presente en tu casa.estefanía: no, no, leonardo, en mi casa, no.silvestre: adelante, señor. dulce maría: tío, llegasa tiempo para ayudarme en un problema.noé: ya resolveremos eso. vuelvo a casa y no encuentroa estefanía. pensé que podía estar aquí.silvestre: no, señor, aquí no ha venido.noé: es extraño, no me dijo que pensaba salir.a ver ese problema. dulce maría: léelo.a mí se me parte la cabeza y parece que dentro tuvieraun tambor. [tambor]noé: [ríe] estefanía: leonardo,¿ahora qué quieres de mí? leonardo: primero, verte.eso es siempre una satisfacción. estefanía: no puedo decirlo mismo. leonardo: [ríe]bueno, si empezamos a ser crueles--estefanía: yo no quiero ser cruel,simplemente me defiendo. leonardo: ¿le hablastea tu marido de mí? estefanía: no valía la pena.he sufrido mucho por tu culpa. ¿para qué volver al pasado?leonardo: sí, claro, claro, porque tu presente es felizy próspero. estefanía: mucho.leonardo: yo no puedo decir lo mismo.estoy arruinado, estefanía. estefanía: los hombresque juegan siempre terminan arruinados.leonardo: sí, sí, pero no será por mucho tiempo.necesito que me ayudes. estefanía: ¿cómo?leonardo: bueno, un hombre realista como yo nunca pideauxilio espiritual, sino dinero.[música] [música]estefanía: eso es mucho dinero.leonardo: [ríe] por favor, eres una mujer rica.y supongo que tu marido también. estefanía: noé nada tieneque ver en esto. leonardo: siéntate.no vamos a hacer un escándalo, ¿verdad?no le convendría a una señora como tú.siéntate, estefanía. estefanía: no--no traigoesa cantidad. leonardo: no hay ningúnproblema. mañana me la das.estefanía: ¿y si me niego? leonardo: [ríe]estefanía, por favor, me dijiste que vivías en paz.¿para qué perderla? yo no te quiero hacer daño.mi presencia te resultaría incómoda.pagas y me voy. ¿de acuerdo?estefanía: puedo hablar con mi esposo,decirle quién eres y qué buscas. leonardo: [chista]yo sé que no lo vas a hacer. te conozco, estefanía.ese dinero lo necesito mañana.recuérdalo. mañana.angélica: entre aquellos hombres, hubo uno que se portócon ustedes de manera más humana.dulce maría: sí, mamita, se llama rutilo.cuando llegó la policía él apareció y sus amigoslo regañaron muy feo. a mí me da mucha pena que estépreso. angélica: mi carita de ángel,falsificar dinero es un delito. y quien lo comete, paga por él.pero al ser caritativo contigo y con mariana demuestraque tiene buen corazón. dulce maría: a mí me gustaríadarle las gracias porque nos defendió.angélica: tu papito vendrá a recogerte.habla con él, explícale lo que hizo rutilo y pídeleque te lleve a verlo. dulce maría: ¿tú creesque mi papá quiera hacerlo? angélica: mm, protestaráun poquito, pero al final aceptará.[llaman a la puerta]estefanía: aquí tienes el dinero.cuéntalo. leonardo: por favor, estefanía,no hay necesidad. yo confío en ti.estefanía: leonardo, quiero que te vayas.leonardo: sí, claro. esto no es una fortuna,por supuesto, pero me va a servir para hacerun viajecito. estefanía: sí, harásun viajecito. pero antes de irte convieneque sepas algo. es el último dinero que te doy.leonardo: [ríe] hasta pronto, estefanía.estefanía: hasta pronto, no. adiós.leonardo: adiós. [ríe]eso nunca se sabe. luciano: lo que me obligasa hacer. venir a visitar a un delincuentey hasta un regalo le traes. dulce maría: papito, ya te dijeque este señor es muy bueno.>> señor larios, el individuo al que usted se refiere se llamarutilo pérez chávez. por cierto, es la primera vezque comete un delito. luciano: mi hija sostieneque se mostró bondadoso con ellas.en cambio, sus compañeros... >> sí, por supuesto.los otros dos individuos son pájaros de cuenta.con ellos no se puede tener miramientos.ahí lo traen. tienen 15 minutos.dulce maría: hola. rutilo: criatura, ¿tú?luciano: soy el padre de dulce maría.rutilo: fui uno de aquellos, los que enceraron a las niñas.yo soy padre también, sé lo que sufrió.pero ya el destino se cobró por el delito que cometí.he perdido lo más grande de mi vida.mis hijos. [solloza]los perdí para siempre.

Cargando Playlist...