null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 42

31 Mar 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... cecilia: ¿aunque ya no seauna novicia? ahora soy una muchachaentre tantas. luciano: no.ustedes todavía no es una muchacha como las otras.cecilia: ¿por qué? luciano: porque nunca me mirade frente. cecilia: me siento tan extrañacon esta ropa. luciano: sí, la veoy me cuesta trabajo acostumbrarme.se ve tan bonita. cecilia: por favor,no se burle de mí. luciano: no lo hago, para míes una mujer muy bonita. cecilia: usted conocemujeres preciosas, al lado de ellassoy insignificante. luciano: no lo es.cecilia: debo irme. luciano: cecilia, prométameque volverá a ver a mi hija. cecilia: quisiera que pasaranunos días. luciano: de acuerdo.quizás cuando dulce maría esté en la casatenga otra actitud. cecilia: dios quierayo regrese por ella. y si en algo puedo ayudarpara que mi criaturita se restablezcay vuelva a caminar, tenga la seguridad que lo haré.luciano: lo sé. y se lo agradezco.¿qué piensa hacer en estos días? cecilia: quisiera visitarel colegio, pero no puedo. y ya una debe ser justa,tratar a todas las niñas por igual,pero yo no me comporté así. luciano: ¿por qué?cecilia: porque siempre tuve una alumna predilecta,y eso no se debe hacer. luciano: qué le puedo decir,si yo soy el padre de esa niña. cecilia: era la únicaque no tenía mamá. la veía más indefensa que todas,éramos tan amigas. recuerdo aquella vezcuando frida la agredió y entonces le enseñamos karate.frida: ¿qué quieres? dulce maría: [grita]frida: ¿qué te pasa, te volviste loca?bárbara: creo que viene desde hace mucho.dulce maría: [grita] frida: déjate de babosadas.[grita] luciano: ¿cómo olvidarlo?todavía recuerdo el escándalo que hicieronlos papás de frida. y... ¿cómo se sienteespiritualmente, cecilia? cecilia: angustiada,atormentada. ese accidentede dulce maría me-- luciano: todos estamosmuy consternados, pero más allá de eso,¿qué hay en su alma? cecilia: estoy buscando la paz.la paz que había perdido. luciano: ¿por qué perdió la paz,cecilia? ¿puedo saberlo?cecilia: por favor, señor larios, ¿qué importahablar de mí ahora cuando hay cosasmás importantes como la salud de su hija?luciano: créame que no olvido por un instante a dulce maría.pero también usted me preocupa. ¿no va a contestara mi pregunta? ¿por qué perdió la paz?cecilia: porque pensé que la paz la tendría en mi celda,apartada del mundo y dedicando mi vidaal servicio de dios y educar a las niñas.luciano: y, ¿no fue así? a mi hija la ha educadocomo nadie lo habría hecho. cecilia: ¿y de qué me sirve?ahora mi pequeña me da la espalda.luciano: esperemos que eso sea solamenteuna secuela del accidente. tal vez en unos díasella misma pida verla. cecilia: ay, dios mío,qué feliz sería. luciano: todos seremos felicescuando dulce maría se ponga de pie.cecilia: yo la quiero tanto, como a una hija.luciano: como las que tendrás, seguramente.algún día se casará y-- cecilia: ahora sítengo que irme.estefanía: ¿me van a contar lo que hablarondurante mí ausencia? noé: yo te hice una promesa.estefanía: [ríe] me has hecho tantas, noé.afortunadamente todas me las has cumplido.noé: precisamente se trata de eso.de una que todavía no estoy en condicionesde cumplir. debemos aplazar nuestra boda.estefanía: ¿cómo? noé: será por poco tiempo.dulce maría: sí, tiuchis. lo que pasa es que yoquiero bailar con mi papito y con noé.y yo malita no podría hacerlo. noé: nosotros queremosuna felicidad completa, y para eso, necesitamosa dulce maría de pie y sana totalmente.estefanía: tienen razón. esperaremos a que tú estés bien,mi muñeca. dulce maría: gracias, tiuchis.ven, para que de un gran beso. estefanía: ay, ay, ay.clarissa: dulce maría sin poder caminar.cecilia: mañana empezará una terapia con un especialista.clarissa: dios quiera que eso le sirva.cecilia: estaré al pendiente de ellaen todo y para todo. clarissa: dijisteque no quiere verte. cecilia: sí, pero ella es noble.estoy segura que dulce maría volverá a quererme como antes.dulce maría: chiripa, ya no voy a poder jugar contigocomo lo hacíamos antes. chiripa: no la mueles, cuatacha.luciano: dulce maría, ¿cómo te sientes?dulce maría: bien. luciano: qué gusto me da,porque así podrás recibir de buen agradoa una visita que tienes. dulce maría: si es cecilia,dile que no estoy. luciano: no, no es cecilia,hija, es alejandra sepúlveda, la psicólogaque viene a platicar contigo.puede pasar. alejandra: gracias.hola. dulce maría: hola.luciano: las dejo. ven, chiripa.chiripa, vamos. alejandra: yo me llamoalejandra, ¿y tú? dulce maría: dulce maría larios,pero mis contemporáneas me dicen dulce maría.alejandra: muy bien.qué bonitas muñecas tienes. dulce maría: son mis hijas,antes jugaba mucho con ellas, pero ahora no me puedo levantar.alejandra: ¿y ellas qué hacen? dulce maría: están muy tristesporque ahora su mamá, que soy yo, no camina.entonces, ellas se van a ir. alejandra: ¿por qué dices eso?dulce maría: porque todas se van.alejandra: ¿todas? dulce maría: sí,mi mamita se fue al cielo. cecilia se fue del colegio.alejandra: bueno, cuando una persona muy especialnos quiere, nunca se va del todo.tu mamá está contigo, en tu corazón.dulce maría: a cecilia ya no la quiero ver.¡ella ya no me quiere! ¡ya no me quiere!estefanía: hoy dulce maría inició la terapiacon la psicóloga. ay, todas nuestras esperanzasestán puestas en ella. madre superiora: con el favorde dios, todo saldrá bien. y la pequeña prontovolverá a ser la de antes. estefanía: ay, dios la oiga,reverenda. madre superiora: y precisamentepensando en eso, mandaré a la hermana fortunataa su casa para que le ayude a repasar las leccionesa la niña. estefanía: ay, gracias.¿usted sabe que regresó la hermana cecilia de su pueblo?madre superiora: algo me comentó silvestre,cuando hablé con él. estefanía: cecilia fue a vera dulce maría a la cruz roja, pero mi sobrinano quiso recibirla. madre superiora: ¿cómo?¿por qué? estefanía: es que ceciliaya no viste de novicia. [llaman a la puerta]clarissa: ¿puedes abrir, cecilia?cecilia: claro. fortunata: buenos dí--¡cecilia! cecilia: ¿qué te pasa,fortunata? fortunata: es que no esperabaverte vestida así. cecilia: pasa.fortunata: me dejaste de a seis. clarissa: ¿quién es?fortunata: hola, clarissa. clarissa: cómo estás, fortunata.fortunata: sorprendida. no me imaginé encontrarcon este nuevo look a tu hermana.clarissa: siéntate. cecilia: ¿cómo supisteque estaba aquí? fortunata: ayer habló silvestreal colegio, bueno, a diario habla para informarnosde dulce maría. él nos avisó de tu llegada,¿fuiste a ver a la niña? ¿qué te dijo?cuéntame. cecilia: sí, sí la fui a ver.y qué me dijo, eso es lo más triste.fortunata: ¿por qué? cecilia: porque no me quiso ver.dulce maría se negó a verme. estefanía: por esohe venido a pedirle un favor. madre superiora: el que quiera,estefanía. estefanía: si dulce maríasabe que usted, que es la máxima autoridaddel colegio, entiende y acepta la nueva vida de cecilia,quizás se muestre más flexible y acceda a hablar con ella.madre superiora: ya entiendo. podríamos hacer la prueba.fortunata: y nuestra pobre niña sin poder caminar.paralítica. cecilia: fortunata,dulce maría tiene un problema que le impide caminar,pero está en tratamiento con un psicólogo y prontovolverá a hacerlo. fortunata: ojalá.no, si de que llueve, llueve. clarissa: ¿por qué?fortunata: hay otras cosas que no están tan bienque digamos. cecilia: ¿qué pasó?fortunata: verónica se tuvo que ir al ranchocon urgencia, mi tío ismael está muy grave.clarissa: ¿su papá? fortunata: sí, le avisaronque está agonizando y salió como alma que lleva--bueno, se fue rápido. cecilia: pobrecita.cuánto lo siento.padre: en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo.verónica: amén. madre: lo acompaño, padrecito.padre: adiós, hija. y mucha resignación.verónica: sí, padre. ismael: verónica, hija.verónica: aquí estoy, papá. ismael: pronto ya es el fin.verónica: no digas eso. ismael: tú sabes que así es,pero antes de irme quiero pedirte un favor.verónica: el que tú quieras. ismael: cuida de tu mamá,no la dejes sola aquí en el rancho.se moriría de tristeza. prométeme que me la llevaráscontigo. verónica: te lo prometo, papá.ismael: gracias. tú siempre fuisteuna buena hija. que dios te bendiga, hija.verónica: papá, ¡papacito! [llora][música][música]luciano: estuvo aquí la psicóloga sepúlveda.estefanía: ¿y qué pasó? luciano: no hubo mucho avance,pero seguirá viniendo. y espera que prontoempiecen a verse resultados. [timbre]estefanía: debe ser fortunata, la superiora me dijoque la mandaría para que ayudara a dulce maríaa ponerse al corriente en sus clases.silvestre: la hermana fortunata. fortunata: ¡buen día!silvestre: con permiso, voy a ver si se le ofrece algoa la chiquitina. fortunata: qué buenoque lo encuentro en la casa, señor larios.luciano: ¿por qué? fortunata: aunque vinepara repasar las lecciones de dulce maría,ella puede esperar un momento, con los pocos años que tiene,bien puede esperarme un ratito. luciano: usted dirá, hermana.fortunata: acabo de ir a ver a cecilia, así como está ahora.oiga, por cierto, qué linda se ve, ¿no?¿ya la vieron sin hábito? estefanía: sí.fortunata: qué bárbara, sentí un impactoaquí en la cabeza. y otro impactoaquí en el estómago. pero la encontré encantadora.luciano: sí, nosotros también nos dimos cuenta.pero en este momento salgo para la oficina,¿y si pudiéramos ir directo al asunto?fortunata: sí, señor. cecilia necesita un empleo,y el puesto de mi prima verónicaen su oficina está vacante en este momento, ¿no?luciano: es cierto, y eso me complica las cosas.necesito conseguir a alguien.y ahora si me disculpa, tengo cosas que hacer,seguiremos hablando en otro momento.fortunata: ¿lo vio? ¿lo vio?me dejó con la palabra en la boca.cecilia: cómo no, ahí estaré.era el señor larios. clarissa: ¿y qué quería?cecilia: no lo sé, me citó en su oficina,tengo que ir a verlo. ay, dios mío.estefanía: le agradezco mucho que haya venido, reverenda.fortunata: justo en este momento iba a empezar la clasecon dulce maría. madre superiora: pues,ahora tendrá que esperar, hermana.yo tengo que hablar con la niña a solas.¿me acompaña, silvestre? silvestre: encantado,madre superiora.fortunata: no entiendo cómo se pierdende mi colaboración, no entiendo.fedora: luciano, acaba de llegar la maestra de dulce maría.ya no usa el hábito, pero sigue pareciendo monjacon esa ropa. luciano: hazla pasar, fedora.cecilia: señor larios-- luciano: siéntese, por favor.necesito que hablemos de algo importante.cecilia: de la niña, por supuesto.luciano: no, esta vez no se trata de mi hija.madre superiora: dulce maría, estos hábitoslos debemos llevar cuando el señordesde nuestro corazón ha impartido las órdenespara usarlos. tú conociste asía la hermana cecilia. dulce maría: sí.madre superiora: verla vestida de otra manera es una sorpresapara todos los que la conocemos. pero esa impresiónno debe convertirse en rechazo. sería muy injusto.dulce maría: sí. madre superiora: tú queríasmucho a tu mamita, ¿verdad? dulce maría: muchísimo.madre superiora: y vestía, como viste ahorala hermana cecilia. dulce maría: y tambiéncomo mi tiuchis, sin la peluca, claro.madre superiora: no me imagino a cecilia con peluca.[ríe]dulce maría: yo me la acabo de imaginar,pero me gustaba más cuando era monjita.madre superiora: ella buscaba su felicidad por un camino,ahora la busca por otro, y los dos caminos son gratosa los ojos de dios. dulce maría: pero...madre superiora: dime algo, dulce maría,¿quién manda en el colegio? dulce maría: usted.madre superiora: y si yo, que soy la máxima autoridad,acepto que la hermana cecilia sea ahora cecilia,simplemente, ¿por qué no habríasde aceptarlo tú también?verdaderamente tuvo usted una idea magnífica.estefanía: ¿pudo convencerla, reverenda?madre superiora: sí. fortunata: ¡la felicito,reverenda! madre superiora: podríasfelicitarme con menos vehemencia.silvestre: ya con eso estuve. ya, con eso.gracias. fortunata: ahora sí, a estudiar.silvestre: la acompaño, hermana. estefanía: ¿qué le dijo?madre superiora: no habló mucho, pero por lo menos,aceptó ver a cecilia. estefanía: ay.luciano: verónica faltará durante algún tiempo,además, pienso que usted necesita conseguir un empleo.cecilia: no entiendo. ¿qué me quiere decir?luciano: es simple, ¿aceptaría suplir a verónica?cecilia: me está diciendo que... ¿que quiere que trabajecon usted? luciano: sí, cecilia.eso es lo que quiero. [música][música] luciano: acepte cubrirla vacante de verónica. por lo menos hasta que ellaregrese. me encuentro perdidoentre tanto papel, y quizás usted puede ayudarme.cecilia: por supuesto, aunque yo no serétan competente como ella. luciano: excelente.en lo que respecta al sueldo. cecilia: por dios,no hablemos de eso. luciano: entonces,yo le asignaré su salario. ¿está dispuesta a empezarmañana mismo? cecilia: mañana mismo.[llaman a la puerta] noé: perdón, no sabíaque estabas ocupado. hermana cecilia, qué sorpresa.cecilia: cómo está, señor gamboa.luciano: noé, verónica tuvo que ausentarsepor un tiempo, y cecilia acaba de aceptar la vacante.noé: ¿es tu nueva secretaria? cecilia: suplente,tan solo suplente. noé: si hubiera sabidoque buscaba empleo, se lo hubiera ofrecido yo.cecilia: gracias, pero ya lo obtuve aquí.¿a qué hora quiere que venga mañana, señor larios?luciano: a las 09:00. cecilia: estaré puntual,con permiso.luciano: ¿estás pretendiendo robarme a mi nueva secretaria?noé: ¿que yo estoy pretendiendo qué?luciano: acabas de decirlo. noé: cecilia no estu nueva secretaria, y apenas regrese verónicase quedará sin empleo. solo quiero ayudarla.luciano: ella no te ha pedido ayuda.noé: por favor, luciano. tú le ofreces algo transitorio,en cambio yo puedo darle-- luciano: tú no le darás nada.porque cecilia me pertenece.noé: explícame eso, luciano. ¿cómo que cecilia te pertenece?luciano: quise decir que, que ella fue la maestrade mi hija. ahora trabaja conmigo,así que no te metas. noé: está bien, está bien.luciano: ella quiere trabajar aquí.noé: de acuerdo, pero si la hermanitase queda sin empleo, ya tiene puesto en mi oficina.[teléfono]luciano: bueno. estefanía: buenas noticias,luciano. la madre superioraconvenció a dulce maría. luciano: ¿quieres decirque aceptó a ver a cecilia? estefanía: así es.claro, lo hizo a regañadientes, pero ya es algo.luciano: no sabes el gusto que me da, mañana mismopropiciaremos ese encuentro. nos vemos más tarde.la madre superiora tuvo más fuerzaque todos nosotros. noé: ¿más fuerza para qué?luciano: dulce maría decidió ver a cecilia,estoy seguro que de ese encuentroalgo bueno resultará. noé: [ríe]madre superiora: fue un día muy provechoso, hermana.fortunata: ya lo creo, reverenda.tengo la corazonada de que cuando ceciliahable con dulce maría, la niña volverá a quererlacomo antes. a mí nunca me fallanmis corazonadas. madre superiora: entonces,tenga la corazonada de que las niñas la esperanpara rezar sus oraciones, y vaya con ellas.fortunata: sí, madre superiora. madre superiora: eso.fortunata: usted no ha visto a cecilia sin hábito,pero cuando la vea, se va a llevarla sorpresa de su vida. madre superiora: las alumnasla esperan, hermana. fortunata: ya me voy, ya me voy.madre superiora: [ríe]cecilia: es la mejor noticia que pudo darme, señora.sí, sí, ahí estaré sin falta. buenas noches.dulce maría quiere verme, clarissa.clarissa: qué gusto me da. cecilia: esta nocheno podré dormir de la alegría, mi pequeña me ha perdonado.clarissa: esa criatura te quiere con toda su alma.si hubieras visto su carita de desesperacióncuando vino a buscarte y no te encontró.cecilia: voy a hablar con ella, con mi cariño haréque esos miedos y temores desaparezcan.lucharé con todas mis fuerzas para que vuelva a caminar.clarissa: estoy segura de que lo conseguirás.cecilia: dios lo quiera, clarissa.dios lo quiera. estefanía: hablé con cecilia.vendrá a ver a dulce maría. luciano: ¿te comentóque va a ocupar la vacante que dejó verónica?estefanía: sí, y la escuché muy contenta.luciano: ¿cómo pasó el día la niña?estefanía: más o menos. repasó las leccionescon fortunata. quedó tan agotadaque ya se durmió. silvestre: la cena estáservida. luciano: gracias, silvestre.cecilia: dulce maría.dulce maría: ceci, hermanita. cecilia: vine a verte, pequeña.dulce maría: ya no puedo caminar.cecilia: claro que puedes, mi amor.levántate, ven. ven aquí.estoy segura que puedes, vamos, chiquita.¿lo ves? dulce maría: ayúdame, ceci.cecilia: tú puedes solita. no tengas miedo.dulce maría: ¡ceci!¡papá! ¡papá!¡papá! ¡papá!luciano: ¿oíste? estefanía: es la niña.luciano: dulce maría, dulce maría.pequeña, ¿qué te pasó? dulce maría: vino ella.estefanía: ¿quién? dulce maría: la hermana cecilia.luciano: ella no está aquí. silvestre: debes haber soñado,chiquitina. dulce maría: la vi, no la soñé.estaba despierta. estefanía: tranquilízate,ya pasó. dulce maría: agua,siento una cosa aquí como que me ahogo.silvestre: ahora te la traigo. luciano: respira despacio.estefanía: ¿cómo pudiste bajarte de la cama?dulce maría: es que la hermanita me llamaba.luciano: ¿estuviste de pie? dulce maría: no sé.silvestre: aquí está el agua. estefanía: toma un poquito.silvestre: ¿te sientes mejor, chiquitina?dulce maría: sí, no me duele nada.perdónenme. luciano: ¿perdonarte por qué?dulce maría: los asusté. luciano: ya pasó, mi pequeña.ahora procura dormir. estefanía: aquí nos quedaremoshasta que te duermas. luciano: tranquila,tranquila, mi amor. dulce maría: nuncapodré caminar, papá. nunca.luciano: no digas eso, por favor.no lo digas. [música][música] fedora: [carraspea]cecilia: buenos días, señorita. fedora: me dijo el señor lariosque vas a suplir a verónica. cecilia: sí.fedora: no entiendo cómo te da un empleo que desconoces.¿qué puede entender una exmonja del manejo de una oficina?cecilia: es verdad, lo desconozco, pero harémi mayor esfuerzo para aprender, y si usted me ayudara--fedora: conmigo no cuentes, chiquita.ráscate con tus propias uñas.estefanía: quiero que te veas muy bonita.dulce maría: ¿para qué? estefanía: ¿cómo que para qué?hoy tendrás una visita muy importante.dulce maría: tiuchis... estefanía: dime, mi amorchiquito. dulce maría: ¿por quédesde que estoy enferma ya no te cambias de peluca?estefanía: escogerla lleva tiempo, y ahora necesitotodo el tiempo para ti. dulce maría: entonces,¿estás cansada de mí? estefanía: ay, cómo me haceenojar una niña que yo conozco cuando dice tonterías.¡ay! dulce maría: yo no quieroque te enojes conmigo. estefanía: ay, mi muñeca,comprendo que estás muy sensible,pero tienes que sobreponerte. dulce maría: es que ya nadaes como antes. estefanía: hay un dichoque dice, querer es poder, eh. si tú luchaspor lo que quieres, ten la seguridadque lo conseguirás. cristóbal: así que la hermanacecilia es tu secretaria suplente.luciano: sí, cristóbal. aunque debo aclararteque ya no es la hermana cecilia. cecilia: ¿me llamaba, señor?luciano: sí, cecilia. ¿ya conoce al licenciadovaladez, verdad? cecilia: sí.cristóbal: ¿cómo se siente en su nuevo puesto?cecilia: un poco abrumada. cristóbal: es natural.pero poco a poco irá adquiriendo experiencia.cecilia: espero que el señor lariosno se desespere con mi falta de experiencia.luciano: no diga eso, cecilia. aquí tienes los contratos,cristóbal. es hora de irnos,dulce maría espera por usted. cristóbal: ¿cómo sigue tu hija?luciano: igual, cristóbal. pero tengo la esperanzade que la visita de cecilia le será de mucho provecho.vámonos. cecilia: con permiso,licenciado. cristóbal: hasta pronto.y suerte. gabriel: ¿puedo sabera qué obedece esta reunión? estefanía: cecilia va a venir--fortunata: yo le explico, padre gabriel.resulta que nuestra antigua compañera--madre superiora: hermana, la señora estefaníahabía empezado la explicación, y a ella le correspondeterminarla. gabriel: viene cecilia.noé: y sin sus hábitos. gabriel: ¿y dulce maríaaceptó verla? madre superiora: sí, padre,por eso estamos todos a la expectativa.gabriel: después de tantos momentos amargos,es una buena noticia. luciano: ¿dónde está la familia,silvestre? silvestre: en la sala, señor.estefanía: ay, ya están aquí.cecilia: buenas tardes.[llaman a la puerta]clarissa: fausto. fausto: ¿te sorprende verme?clarissa: mucho. ¿te gusta?fausto: no está mal. clarissa: mi amor.mi amor, qué bueno que llegaste. te extrañé tanto, tanto.fausto: ya, cálmate. esta no es una reconciliación.estoy aquí porque quiero el divorcio.noé: al fin se va a resolver todo.madre superiora: quién sabe, señor gamboa.noé: usted habló con la niña. madre superiora: sí,pero no estoy muy segura de haberla convencido.estefanía: ay, debemos ser optimistas.luciano: la autoridad de la madre superiorahizo lo principal. y la ternurade la hermana cecilia hará el resto.estefanía: a mí de nervios me sudan las manos.noé: ay, estás helada, mi amor. estefanía: ¿qué ideaestará cruzando por la cabecitade nuestra sobrina? dulce maría: ¿puedes volvera ser la hermanita cecilia para mí?cecilia: pequeña, los hábitos son sagrados.no es una ropa que te pones hoy y luego te la quitas,y luego te la vuelves a poner mañana,como si fuera un disfraz. dulce maría: ¿quieres decirque siempre serás así, con esa ropa y ese pelo,que antes no se te veía? cecilia: sí, dulce maría.siempre seré así. dulce maría: es queyo te quería como eras antes. cecilia: entonces,¿ya no me quieres?luciano: tengo unas ganas de entrar a la recámarade dulce maría y saber de qué hablan.madre superiora: no lo haga, señor larios.sería contraproducente. estefanía: cecilia y la niñanecesitan estar solas. fortunata: perdóneme,señora estefanía, pero yo, no comparto su opinión.madre superiora: ay, dios mío. gabriel: ¿por qué lo dice,hermana? fortunata: porqueyo por ejemplo, que conozco tantoa dulce maría, podría entrar a la pláticacomo intermediaria. madre superiora: mejorsiga comiendo, hermana.cecilia: contéstame, pequeña. por favor, dimeque ya no me quieres. dulce maría: sí, te quiero.cecilia: dulce maría, entonces, ¿me perdonas?dulce maría: la madre superiora me dijo que el quitartetu ropa de monjita no era pecado.cecilia: pecado es mentirse a sí misma.dulce maría: por eso dejé que vinieras a verme,porque quiero pedirte una cosa. cecilia: ¿qué cosa?dulce maría: anoche te soñé en el invernadero.yo estaba sentada en una silla de ruedas,y tú llegaste vestida de monjita.me decías que me levantara. cecilia: ¿y lo hiciste?dulce maría: sí, pero luego ya no estabas.y me caí al suelo. cecilia: y si ahora te pidieraque vinieras hacia mí, como en tu sueño,¿podrías pararte, dulce maría?clarissa: [llora] fausto: con lágrimasno se resuelve nada, clarissa. clarissa: es que yo te amo,fausto. no me quiero separar de ti.fausto: lo nuestro ya no tiene remedio,es mejor terminar de una buena vez.clarissa: ¿hay otra mujer en tu vida?fausto: y si así fuera, ¿qué? clarissa: no seríala primera vez que me engañaras con otra.fausto: ahora es diferente, estoy saliendocon alguien que me entiende y tengo planes de formalizarmi relación. clarissa: no me digas eso,no me digas eso. fausto: esa es la verdad.además ella es una mujer completay me dará los hijos que tú no me diste.clarissa: pero yo te entregué mi vida entera, mi amor,mi comprensión. fausto: palabras,puras palabras. ya inicié los trámitesde divorcio, mi abogado vendrá a vertepara liquidar este asunto.clarissa: no puede ser, no puede ser.no puede ser. cecilia: haz un esfuerzo,pequeña. ven hacia mí, te lo ruego.dulce maría: no. cecilia: yo sé que tú puedes,inténtalo. ¿no ves que te estoy llamandocomo en tu sueño? dulce maría: vuelve a serla hermana cecilia, si eres la misma de antes,yo volveré a caminar. [música][música] dulce maría: si quieresque yo me cure, tienes que serla hermanita ceci. que es mi amiga, mi maestra,la que siempre está conmigo. cecilia: yo vendré a vertecuando quieras, pequeña, pero mi decisión ya está tomada.mira, los médicos dicen que si tu hicieras un esfuerzo--dulce maría: ¿te enojas si te digo algo?cecilia: no, pequeña. ¿por qué habría de enojarme?dulce maría: quiero que te vayas.luciano: para dulce maría la presencia de ceciliaes vital, ella es la que puede alejarlos temores de su mente. estefanía: anoche la soñó.luciano: ¿cómo le fue? por favor.cecilia: dulce maría ya no es la de antes.noé: ahora es una niña triste.cecilia: intenté animarla para que se pusiera en pie,pero me dijo que no podía, también dijo--fortunata: ¿qué? cecilia: que solo se aliviaría,que caminaría si yo volvía a ser la de antes.madre superiora: eso es imposible.no puede vestir los hábitos quien ha renunciado a ellos.cecilia: resumiendo, fracasé.silvestre: señora estefanía, la chiquitina quiere verla.cecilia: ahora nadie puede ser más útil que usted.estefanía: voy a verla.silvestre: la señora estefanía y el señor gamboapospusieron la fecha de su boda para cuando la chiquitinavuelva a caminar. gabriel: es un hermosorenunciamiento. dios quieraque no sea necesario. dulce maría: [llora]estefanía: ¿me llamabas? dulce maría: sí, tiuchis.estefanía: ¿necesitas algo? dulce maría: estar contigo,porque no quiero ver a ninguna mujer que no seas tú.a la hermanita cecilia la perdí, en cambio a tite tengo igualita que antes. estefanía: mi muñeca.dulce maría: no me dejes nunca. nunca.[música]

Cargando Playlist...