null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 22

3 Mar 2021 – 12:00 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... dulce maría: no es ningunalocura, hoy me van a correr del colegio y le pediré a mipapito que me inscriba en el de las madres emperatrices,así estamos juntas. juntas para siempre.cecilia: no, dulce maría, eso que dices está mal.lo que menos haría tu papito sería llevarte a una escuelaen la que estuviera yo. nosotras dos formamosuna pareja muy peligrosa. dulce maría: claro,de cómplices. eso lo dice siempre él.cecilia: si esto hacen ahora para apartarnos,¿cómo crees que te llevarán al mismo colegio?dulce maría: me tiene que llevar, si no, hago huelgade hambre. fortunata: ¿cuál huelga?cecilia: dulce maría quiere hacer una huelga de hambre parairse conmigo al otro colegio. fortunata: bueno, pero ¿estásloca, criatura? una huelga de hambre es la peortortura para un ser humano. dulce maría: ¿oíste?esa es otra tortura para el ser humano, el timbrepara entrar a clases. cecilia: anda, dulce maría,no quiero que vayan a castigarte por mi culpa, ¿eh?dulce maría: ya voy, ya voy. yo no digo que huelga de todala comida, por lo menos de chocolates.fortunata: esa es la peor huelga de todas, no, no.madre superiora: está bien, la hermana cecilia se quedaráen el colegio. luciano: muchas gracias,madre superiora. estefanía: ya verá que no searrepentirá, reverenda. madre superiora: así lo espero.precisamente cuando ustedes llegaron, yo acababa de darla orden de que la llevaran a la otra institución.ahora habrá que cambiar los planes.estefanía: ¿podré ir a darle la noticia?madre superiora: hágalo, en tanto yo hablo algunas cosasimportantes con su primo. hay algo que me gustaríaaclarar, señor larios. luciano: la escucho, madre.madre superiora: por las razones que todos conocemos,será imprescindible que usted no se aparezca por el colegioo que, cuando lo haga, la hermana cecilia no lo vea.me entiende, ¿verdad? si la hermana se queda aquí,será para que retome el buen camino.dulce maría: hola, pascualito. pascual: hola, florecita,¿qué haces por aquí? dulce maría: iba a mi clasede música, pero se me ocurrió venir a saludarte.pascual: me da mucho gusto que te acuerdes de este viejo.dulce maría: eres un viejito muy lindo.oye, ¿qué es eso? pascual: ah, este es un aparatopara fumigar. dulce maría: ah,¿y cómo funciona? pascual: ah, pues eso es pancomido, bien sencillo. mira, introduces este tubitoen la boca del hormiguero y luego oprimes esta palanca,y listo, ¿eh? dulce maría: ¿echa humo?pascual: sí, un humo asfixiante. dulce maría: claro, el humono se ve porque está debajo de la tierra.pascual: exacto. pero mira, aunque no se vea,las hormigas lo huelen y, en cuanto lo huelen,ay, estiran las seis patas. es la única forma de terminarcon esta plaga come plantas. dulce maría: ¿y qué pasa si unono mete el tubito debajo de la tierra?pascual: uy, entonces en menos de cinco minutos hay tanto humocomo para llenar toda la escuela.bueno, ¿y a qué viene tanta pregunta, dulce maría?dulce maría: no, por nada. pascual: ah, ah.dulce maría: me gusta enterarme de la "popragación".pascual: ¿"propracasión"? fumigación, ¿eh?dulce maría: eso, eso. bueno, ya me voy,que te vaya bien, ¿eh? pascual: lo mismo te deseo,florecita.estefanía: ¿interrumpo? cecilia: no, claro que no.estaba escuchando la clase de música desde aquí,buscaba entre todas las voces la de dulce maría.estefanía: algo difícil, hermana.cecilia: sí, son tantas niñas. estefanía: no lo digo por eso,lo digo porque dulce maría ha cambiado, ahora ya no tienedeseos de reír ni de cantar. cecilia: lo imagino.está muy triste porque me voy. estefanía: pero, por fortuna,muy pronto, tal vez en unos minutos, la volveremosa escuchar. cecilia: ¿por qué lo dice?estefanía: ¿no lo imaginas, cecilia?la madre superiora acaba de decidirlo, tú no te vasdel colegio. te quedas aquí, con dulcemaría. >> dios mío, no puedo creeren tanta felicidad, ¿por qué ha sido?>> mi primo reflexionó y llegó a una conclusión,eres imprescindible en la vida de dulce maría.>> imprescindible en la vida... no puede decirme algo másbonito que eso. >> habrá que decírseloa dulce maría. cecilia: ay, se pondrá feliz,volverá a cantar como antes. estefanía: estoy seguraque así será. >> muy bien, niñas, ahoravamos a cantar "las bicicletas".niñas: ¡sí! >> bueno, bueno, silencio,silencio, a ver. uno, dos, tres.niñas: las bicicletas niña hermosason las que andan por ahí ellas corren muy velozigual al ferrocarril vámonos a la alamedacon muchísimo placer... las bicicletasniña hermosa son las que andan por ahíellas corren muy veloz igual al ferrocarrilvámonos a la alameda con muchísimo placery ahí con más... madre superiora: bueno,y ahora que se han resuelto las cosas, cuénteme,señor larios, ¿cómo van los planescon su futura esposa? luciano: bien.bien, reverenda. madre superiora: ¿ya--yafijaron fecha definitiva para casarse?luciano: todo dependerá del regreso de nicole.madre superiora: será antes de fin de año, supongo.luciano: así lo creo. madre superiora: ¿lo creeo lo espera?pascual: ah, caray. si aquí lo dejé.ay, ¿dónde está la fumigadora? aquí la--madre superiora: yo estoy segura de que si evitamosel trato entre usted y la hermana cecilia,mientras se lleva a cabo su boda, la vocaciónde la hermana tomará su cause definitivo.luciano: yo estoy convencido de ello, madre.madre superiora: porque si pensamos que--[llaman a la puerta] ¡adelante!pascual: permiso, madre superiora.buenos días. madre superiora: buenos días.pascual: buenos días, señor larios.luciano: buenos días. madre superiora: ¿qué pasa,don pascual? pascual: algo muy extraño,madre, la máquina de fumigar hormigueros...madre superiora: ¿qué pasa con la máquina de fumigar?pascual: ha desaparecido. niñas: las bicicletasniña hermosa son las que andan por ahíellas corren muy veloz igual al ferrocarrilvámonos a la alameda con muchísimo placery ahí con más paciencia las veremos ya correrlas bicicletas niña hermosason las que andan por ahí ellas corren muy velozigual al ferrocarril vámonos a la alamedacon muchísimo placer y ahí con más paciencialas veremos ya correr fortunata: es la mejor noticiadesde el invento de la comida. cecilia, nos quedaremos juntas.cecilia: ay. espera, espera un poco,porque--espera, ¿escuchan? fortunata: parecen gritosde las niñas.ay, dios mío, santo dios. es un incendio, se estáquemando el salón de música.dulce maría: ahora sí estoy segura de que con esto me vana expulsar del colegio.madre superiora: pero don pascual, ¿cómo pudo haberdesaparecido el fumigador? pascual: pues no lo sé, madre,solo salí un par de minutos y cuando regresé, ya no estaba.madre superiora: ¿qué pasa? pascual: uy, ese olor a azufre.madre superiora: ¿y ese--ese alboroto?fortunata: madre superiora, madre superiora, el salónde música se está quemando.dulce maría: diosito, perdóname.estuvo muy mal lo que hice, pero solo fue para que meexpulsaran. ahora sí me voy a ir con lahermana cecilia, y todo estará bien porque vamos a estarjuntas para siempre. aunque, si te fijas, no fuepara tanto, nadie se asfixio ni quedó frita como hormiga.angélica: dulce maría, dulce maría, hija,necesito hablar contigo. dulce maría: ¿mamá?angélica: sí, ven a verme. dulce maría: discúlpame,diosito, mi mamita me está llamando.gracias por haberme perdonado. porque me perdonaste, ¿verdad?gracias, me salvaste. permiso.pascual: ay. ahí está mi fumigador,ahí está mi fumigador.madre superiora: abran todas las ventanas y, sobre todo,averigüen quién fue el que trajo este aparato aquí.angélica: tú sabes perfectamente que cometiste unabroma imperdonable. dulce maría: no era una broma,mamá, fue una necesidad. si me expulsan del colegio,podré irme con la hermana cecilia.angélica: ¿y no te pusiste a pensar que al provocartu expulsión del colegio le ocasionarías a papitouna pena muy grande? dulce maría: ah, eso sí.pero me di cuenta que no le causaré nada, ¿que no ves que aél le dará lo mismo visitarme a un colegio que en otro?madre superiora: ¿y bien, hermana clementina, tiene algunaexplicación a lo sucedido? clementina: ninguna, madre.pascual: disculpe, reverenda, ahora que recuerdo hace ratopasó algo. estefanía: ¿qué?pascual: aunque no sé si tenga que ver con el caso.madre superiora: hable, don pascual.pascual: bueno, una alumna me estuvo haciendo preguntas sobreel fumigador, que qué era, que cómo trabajaba, en fin.luciano: ¿una alumna? madre superiora: ¿qué alumna?pascual: pues no, es que son tantas que--que de repente,pues no recuerda uno los nombres.madre superiora: pero ¿el de esta niña sí lo recuerda?pascual: eh. madre superiora: vamos, donpascual. necesito llevar la investigaciónhasta sus últimas consecuencias.pascual: bueno, tal vez me preguntó todo eso sin malaintención. madre superiora: aunque lo hayahecho de esa manera. por dios, don pascual, hable.pascual: era dulce maría larios.luciano: mi hija. ¡mi hija!angélica: tu padre y yo queremos una hija ejemplar,¿y es una hija ejemplar aquella que roba un aparatopara fumigar? dulce maría: no, mamita,lo tomé prestado. angélica: si lo hubieraspedido prestado, le habrías dicho a don pascual"préstamelo". pero no, aprovechaste que élno estaba para tomarlo. dulce maría: pero no lo robé,voy a devolverlo. lo ocupé solo un momentito,pero no le hice mal a nadie. angélica: no mientas,dulce maría. tú y yo sabemos para quélo ocupaste y, sobre todo, con qué fines, ¿o no?dulce maría: sí. cecilia: yo no creo a dulcemaría capaz de-- madre superiora: si ustedestuvo en su celda, no puede saber cómo ocurrieronlas cosas. cecilia: es que una criaturatan angelical como dulce maría no puede hacer--madre superiora: hermana, de esa criatura angelicalrecordamos bromas capaces de poner los cabellos de punta.busquen inmediatamente a la alumna larios.fortunata: sí, madre. cecilia: voy contigo.madre superiora: puede retirarse, don pascual.pascual: lo--lo siento, señor larios, creo que hablé de más.yo jamás querría, pues, ocasionarle un daño a dulcemaría.dulce maría: ya no te enojes conmigo, te juro que yo no--cecilia, todavía no te vas. cecilia: no me iré,me quedaré aquí contigo. dulce maría: ¿qué?cecilia: tu papá y tu tía vinieron a pedirle a la madresuperiora que no me cambiara de colegio y me quedo conustedes para siempre. dulce maría: gracias, diosito.en la torre, entonces fue de gratis.fortunata: ¿qué fue de gratis? cecilia: ¿qué hiciste?dulce maría: fumigué la clase de música, lo hice para que meexpulsaran. fortunata: momento, momento,momento, tengo una gran idea. cecilia: cállate, fortunata,tus ideas siempre están cargadas de dinamita.fortunata: ¿para qué es la fumigadora?dulce maría: para las hormigas. fortunata: ahí está.dulce maría puede decir que vio un hormiguero dentro del salóny que se le hizo fácil llevar el aparato.cecilia: ¿estás aconsejándole a la niña que diga mentiras?fortunata: ay, pero después le pediré perdón a diospor haberla aconsejado. cecilia: pero lo haspremeditado y dios no te dará el perdón.fortunata: ¿qué quieres entonces?¿que saquen a patadas a la niña de la escuela?cecilia: me duele que hables así.dulce maría: a mí me dolerán más las patadas que me darámi papito. cecilia: nadie te dará nadamientras yo pueda defenderte. >> qué bueno que las encuentro.me mandó la madre superiora. está furiosa, quiere verte,dulce maría. dulce maría: ¿entonces qué?¿voy y le cuento lo de las hormigas en el salón?cecilia: no, dulce maría. >> pero ¿de qué hablan?cecilia: no empeores las cosas con una mentira.fortunata: es la única manera de salvarse.cecilia: te digo que no. fortunata: que sí.>> ya, ya, ya.madre superiora: por fin apareces, criatura.dulce maría: hola, papito, ¿no me das un besito?luciano: claro, aunque no sepa si te lo mereces.dulce maría: ¿pasa algo, madre superiora?madre superiora: el colegio entero conoce lo que pasó en elsalón de música y usted pregunta "¿pasa algo?".dulce maría: oh, sí, parece que hubo un poquito de humo.luciano: un poquito, no. casi se asfixian muchasde tus compañeras. estefanía: ay, cálmate luciano.dulce maría: oye, qué bonita peluca tienes, "tiuchis".¿cuánto te costó? madre superiora: por dios,si no se callan, jamás podré iniciar el interrogatorio.alumna larios, alguien llevó al salón de músicael aparato para fumigar, ¿sabe usted quién fue?creo que mi pregunta ha sido clara, ¿sabe usted quién fue?porque lo que nosotros sabemos es que una alumna estuvopreguntando a pascual cómo funcionaba dicha máquina.dulce maría: claro, hombre tenía que ser.madre superiora: ¿debo reconocer esa respuesta comoun sí de tu parte? dulce maría: sí.>> pero ¿por qué pediste esos informes?¿querías esa máquina para algo? >> para llevarla al salónde música. contésteme, alumna larios,¿usted llevó la fumigadora al salón de música?dulce maría: sí, la llevé. >> claro, debí imaginarlo,y todavía tiene la desverguenza de confesarlo como si nada.dulce maría: ustedes preguntaron, papito.>> qué descaro. estefanía: tranquilízate.si la niña llevó ese aparato ahí, alguna razón debe tener.madre superiora: eso es lo que queremos saber,¿por qué lo hizo? dulce maría: porque lashormigas coloradas, que son más grandes que las negras--oigan,¿de veras se han fijado en eso? luciano: por dios, dulcemaría, no estamos aquí para que nos des lecciones de"hormigología". madre superiora: por lo queusted dice, creo entender que las hormigas empezaban ainvadir el citado salón. dulce maría: "sípirili".y se iban a comer el piano, ¿usted cree que sería justo?madre superiora: aunque el lugar estuviera infestado dehormigas, el manejo de esa máquina le corresponde aljardinero, no a usted, señorita.ya sé lo que haremos, acompáñenme a hablarcon el jardinero, él nos dirá qué tan cierto es lo que estádiciendo la niña. fortunata: ¡cecilia!cecilia, no sabes lo que pasó. cecilia: ¿expulsaron a dulcemaría? fortunata: no, pero lo haránen cualquier momento si no me ayudas.cecilia: ¿si no te ayudo a qué? fortunata: a juntar hormigasen el jardín. cecilia: ¿cómo?fortunata: rápido, no tenemos tiempo, o cazamos hormigaso expulsan a la niña. madre superiora: sé que sulucha contra las hormigas, tanto en el patio como en eljardín, es larga y difícil. pascual: oh, tremenda,madre superiora, tremenda. usted no se imagina qué durasson las hormigas. madre superiora: ahora dígamealgo. ¿cree que lo sean tanto comopara invadir el salón de música? pascual: ¿el salón de música?no, no, madre, de eso sí no las creo capaces porque notocan ningún instrumento. no, qué va, no, no, no.dulce maría: santa cachucha, me van a expulsar.pascual: si quieren podríamos ir a comprobar si hay hormigasen el salón de música-- dulce maría: ¡no!luciano: ¿acaso tienes miedo, dulce maría?dulce maría: no, ¿cómo crees? lo que pasa es que, pues,ya las fumigué, ¿no? además, pobrecitas hormiguitas,¿para qué molestar a las que quedaron?luciano: si les tienes tanta lástima, entonces ¿por quéusaste el fumigador mientras cantaban tus compañeras?dulce maría: para que cantaran tranquilitas.estefanía: luciano, madre, yo creo que--que deberíamosdetener esta investigación, las niñas están bien,no ha pasado nada grave-- madre superiora: no, estefanía.alguien cometió una falta y la investigaremos a como de lugar.don pascual, acompáñenos al salón de música.pascual: sí.estefanía: vamos, dulce maría. dulce maría: ¿tiuchis?estefanía: ¿qué pasa? dulce maría: mentí.estefanía: ¿cómo que mentiste? dulce maría: sí, no habíahormigas, eché humo en el salón para que me expulsaran.quería irme con ceci a la otra escuela.estefanía: pero dulce maría-- ay, mi muñeca,¿en qué lío te has metido?fortunata: aquí hay más. espérate.ay, ay, ay. cecilia: ay, ay, ay.fortunata: ay.fortunata: tú fíjate si alguien se acerca.cecilia: fortunata, ahí viene clementina con las alumnas.fortunata: todavía no termino, detenlas.cecilia: ¿cómo? fortunata: ay, no sé, así seacon una bala de cañón, pero detenlas.cecilia: alto. clementina: ¿qué pasa, cecilia?cecilia: no pueden entrar todavía al salón.clementina: pero ¿por qué? cecilia: porque lo estánaseando. clementina: pero si yalimpiaron.cecilia: ven.clementina: está bien. niñas, vamos a esperar.fortunata: ya pueden entrar. clementina: vamos, niñas,pasen. cecilia: acompáñame.fortunata: ¿adónde? cecilia: adonde debemos de irdespués de lo que hemos hecho. a rezar, vamos.cecilia: perdóname, señor, yo no quería hacerlo, pero estaba enjuego la felicidad de mi pequeña, tú sabes que no soy yola única culpable. fortunata: ándale, hazme quedarmal con él.cecilia: ah, pascual. pascual: les traje esto queolvidaron, hermanitas.guárdenlo, podrían darse cuenta.cecilia: ay. pascual: y ya ni se apuren, ¿eh?que yo ya di mi diagnóstico. cecilia: ¿su diagnóstico?pascual: sí, dulce maría tenía razón, había un hormigueroen el salón de música.luciano: hiciste algo con lo que no estoy de acuerdo.madre superiora: y que, por lo mismo, te quedarás sin recreolo que resta de la semana. dulce maría: ¿otra vez?madre superiora: sí, otra vez. dulce maría: ni modo.eso es mejor a que ceci se fuera del colegio.gracias, madre superiora.y gracias a ti también, papito. luciano: ¿por qué?dulce maría: por pedirle a la madre que ceci se quedara.y usted, reverenda, por haberla dejado.los dos son bien buena onda.cecilia: me siento con remordimientos por lo quehicimos. fortunata: pero si fue parasalvar a una inocente. clementina: dulce maría no erainocente. fortunata: bueno, no, pero--cecilia: creo que tendría que confesarle todo a la madresuperiora. fortunata: no.bueno, de veras que tú no piensas en las consecuencias,¿verdad? si se lo dices a la superiora,te cambiará de colegio, expulsarán a la niñay me dejarán sin postres. cecilia: bueno, pero entonces¿qué hago para que la conciencia me deje viviren paz? fortunata: ah, oye,¿y si se lo confesaras a la señora estefanía?cecilia: por dios, fortunata, ella seguro ya lo sabe.la niña le dice todo. fortunata: ah, entonces ella estan culpable como nosotras. cecilia: puede ser,pero eso no me exime de culpas. ay, ya sé, se lo confesaréal señor larios. fortunata: oh, él es peorque la madre superiora. luciano: bueno, ya regresaa tus deberes, hija. dulce maría: sí, papá, hastael sábado. estefanía: y mucho cuidadocon las hormigas. dulce maría: ceci.cecilia: mi amor. ¿podría hablar un momentocon usted? dulce maría: oh, oh, esto ya mehuele mal. luciano: ¿qué pasa, hermana?cecilia: es que no sé por dónde empezar.luciano: ¿le parece bien por el principio?estefanía: luciano, a la hermanita la iban a trasladarde colegio y-- luciano: eso ya lo sé, ¿y?dulce maría: y yo iba a sufrir mucho.luciano: eso también lo sé. ¿qué está pasando?¿qué es eso que quiere decirme, hermana?estefanía: eh, yo se lo digo-- dulce maría: no, yo.cecilia: por dios, yo. luciano: quien sea,pero una sola. dulce maría: es que la ibana trasplantar. luciano: trasladar.dulce maría: bueno, eso, y si lo hacían, yo iba a sufrir.yo quiero mucho a ceci, papito. la quiero tanto que hastapensaba irme con ella. luciano: ¿estás queriendodecir que--? cecilia: sí, señor, la niñallevó a propósito el fumigador al salón de música.quería que la expulsaran. luciano: pero--dulce maría: perdóname, papito. luciano: ¿y las hormigas?yo las vi, un hormiguero no se inventa.cecilia: para salvar a una niña, sí.eso es lo que quería confesarle, las hormigas lasllevamos fortunata y yo para que no castigaran a la nena.luciano: no lo puedo creer, llevar hormigas para--¿de quién fue la idea? dulce maría: ¿de quién más?de fortunata, la de las grandes ideas.luciano: la hermana fortunata. cecilia: por eso es que buscosu perdón, señor. les mentimos y mi concienciano me deja tranquila. luciano: nadie podría tener laconsciencia tranquila si hiciera todo lo que ustedes hacen.hermana, ¿usted cree que si la castigo, de alguna manera,su conciencia la dejará tranquila?bien, le diré lo que haremos, dulce maría recibirá uncastigo. dulce maría: pero papito,¿otro más? luciano: silencio.tú no saldrás de la casa este fin de semana.la hermana fortunata no podrá comer postre de aquí al domingo.y usted, usted escribirá 100 veces "no vuelvo a sercómplice de las travesuras de dulce maría".buenas tardes.estefanía: qué bárbaro, no puedo creerlo.luciano: tenía que hacerlo. estefanía: ¿por qué?luciano: porque, al castigarlas yo, en lugar de decírselo a lamadre superiora, me estoy convirtiendo en su cómplice.ahora soy el cómplice mayor.fortunata: ¿que yo no puedo qué? cecilia: ya te dijimos,no comerás postre en toda la semana.fortunata: qué castigo más cruel.madre superiora: ¿qué están tramando ahora, hermanas?dulce maría: nada, madre, nada.cecilia: fortunata nos estaba diciendo que ofrecería unsacrificio al no comer postre de aquí hasta el lunes.madre superiora: vaya, eso me parece muy loable de su parte,hermana. estoy segura que dios premiarásus sacrificios. fortunata: madre,si no es indiscreción, y como pura casualidad,¿qué ordenó como postre para hoy?madre superiora: chongos zamoranos, hermana.sus favoritos, ¿eh?>> es hora de ir por dulce maría al colegio.>> ¿por qué no la llevamos al teatro--?>> no, dulce maría está castigada, además ya tengoplanes, quedé de salir con-- estefanía: ah, claro, ahora vasa tomar de pretexto el castigo de la niña para salira divertirte. luciano: un momento, estefanía.la niña está castigada porque así lo decidimos hace unos días.estefanía: pero podrías ceder un poco.luciano: yo no puedo estar quitando castigos a caprichoporque eso no es educarla. así como trato de cumplir consus premios, tengo que hacerlo también con sus castigos.tuve una semana difícil gracias a todas las diablurasque hace mi hija, y tengo bien merecido salira divertirme con mis amigos.amigo: luciano ya se tardó. amiga 1: ay, me muero de ganasde verlo. amiga 2: mira, ya no te bajes.ahí viene. hola.amiga 2: ¿cómo estás?amiga 1: hola, guapo.dulce maría: ¿mi papito sigue enojado conmigo?estefanía: digamos que está cumpliendo con lo que teprometió. dulce maría: pero nos castigóa las tres, si la hermana cecilia no le hubiera contadola verdad-- estefanía: cecilia hizo locorrecto porque es una persona íntegra, en su corazón no cabenlos engaños. dulce maría: pues sí,pero mi papá está enojado. ¿cómo le hago para que seamigue conmigo? ¿cómo?madre superiora: ¿puedo pasar? cecilia: claro, madre,¿en qué puedo servirle? madre superiora: no, no, no,nada más vine a ver cómo se sentía.cecilia: mucho mejor, gracias, y gracias también por habermepermitido que me quedara, madre. ya verá que no la voya defraudar. madre superiora: eso lo sé,confío en usted plenamente.dulce maría: mamita, ¿cómo hago para que mi papito se contenteconmigo? ¿lo sabes?tú lo conoces bien. angélica: por supuesto quelo conozco, y yo sé cómo quitarle el enojo.dulce maría: ¿de veras? angélica: sí, mi carita ángel.cuando yo hacía algo que a él le molestaba, como me dabamucha vergüenza mirarlo a los ojos y pedirle perdón,mejor le escribía una notita y la amarraba con un listóncomo este. dulce maría: ¿y qué decíala notita, mamá? angélica: discúlpame, merezcoque me cuelgues de un pie.dulce maría: eso haré, mamita. eso haré.luciano: no puede ser. no puede ser.¡estefanía! ¡estefanía!estefanía: ¿qué pasa, luciano? luciano: mira esto,¿lo recuerdas? estefanía: claro, es uno delos mensajes que te ponía angélica.¿en--en dónde lo encontrase? luciano: aquí, en mi buró.pero fíjate, no es de angélica,es la letra de dulce maría, de mi hija.estefanía: "perdóname, merezco que me cuelgues de un pie.dulce maría". luciano: ¿tú--tú le hablastealguna vez de eso a la niña? estefanía: no, nunca.luciano: entonces sí es el milagro.estefanía: angélica te está pidiendo que perdones a la niña.luciano: santo dios, ¿cómo pude ser tan cruel?prepara la cama, por favor. estefanía: ¿para qué?luciano: esta noche mi hija dormirá conmigo.mi chiquita, hoy quiero que estemos juntos.más juntos que nunca. ambos: [ríen]

Cargando Playlist...

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL