null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 162

Saturno le asegura a Casandra que Estefanía tiene un amante. Dulce María provoca que los inspectores del colegio crean que hay petróleo en el colegio. Dulce María le cuenta a Sonia que Pascual la quiere como si fuera su hija.
15 Sep 2021 – 12:00 AM EDT
Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... reverenda lucía: ¿tú tampocosabes nada de este dinero, dulce maría?dulce maría: ¿dice que lo encontró en el escritorio?reverenda lucía: sí, sí. eso dije, dulce maría.dulce maría: ay, tal vez, se lo trajo una paloma mensajera.reverenda lucía: las palomas mensajeras dejan mensajes,no dinero. >> permiso, reverenda.acaba de llegar la inspección, son unos caballeros.reverenda lucía: ah, la inspección de los gruposde primaria. la verdad es que se adelantaron,yo los esperaba más tarde. bien, continuaremoscon la investigación más tarde. fortunata: ¿por qué esos señorestienen que inspeccionar el colegio?que más que un colegio, es un capullo.reverenda lucía: mire, hermana, esto solamente es una cuestiónde rutina. fortunata: ah.reverenda lucía: gracias a dios nuestro colegio funcionacomo una máquina minuciosamente aceitada y los inspectoresno encontrarán motivo para la crítica,si no motivos para el aplauso. todas: [ríen]>> ¿qué tienes? te apartas del grupo,no hablas con nadie, ¿te ocurre algo?sonia: no me siento bien, creo que tengo algode temperatura y me duele la pierna un poco.>> será mejor que le avisemos a la hermana honoria.sonia: gracias por preocuparte por mí.nunca tuve a nadie quien lo hiciera,pero no le digas nada a la hermana,no vale la pena. >> tienes un pocode temperatura, vamos a la enfermería.sonia: no es para tanto, ya se me pasará.sus palabras me han hecho mucho bien.cassandra: aquí está la foto de estefanía.saturno: ya no hace falta. cuando llevé al detectivea buscar el edificio donde vive tu madrastra,de pura casualidad ella estaba saliendo.cassandra: ¿y qué pasó? saturno: esa mujercita de cabezamulticolor se entrevistó con un tipo en una cafetería...a hablar y parece que estaban discutiendoy ella le dio un sobre que probablementecontenía dinero. cassandra: lo sabía,la muy cínica no nada más engaña a mi papá con otro,si no que usa su dinero para regalárselo a su amante.estefanía: ay, ahora me siento tranquila porque séque con ese dinero ernesto no me volveráa molestar. cecilia: es lo que más deseo,estefanía, que ese canalla no se vuelvaa cruzar en tu camino. estefanía: así será, cecilia.él me juró que lo haría. ay, gracias a dios noénunca se enteró de nada de esto. cassandra: hoy mismo hablarécon mi papá. saturno: no, no te precipites,gordita. este fin de semana el detectivenos dará un informe detallado de lo que hace la loquitade tu madrastra, así tendrás más cosasque decirle a tu papá. bueno claro,en contra de estefanía. cassandra: tienes razón,saturno, voy a esperar. muy pronto todo ese inmenso amorque siente mi papá por ella se transformaráen terrible odio.reverenda lucía: señores inspectores,quiero decirles que estoy orgullosa del colegioque dirijo. >> ¿problemas con la disciplina?reverenda lucía: bueno, nada serio,ustedes ya saben cómo son las criaturas.ambos: lo sabemos. reverenda lucía: algobulliciosas, pero así las prefiero,no me gusta que estén excesivamente tranquilas.>> ah. reverenda lucía: la turbulenciaes el estado natural de las niñas.aunque, claro, que hay que administrarla.fortunata: en este momento, esos pequeños ángelesestán en recreo. >> es el momento más oportunopara observar a las alumnas. reverenda lucía: nuestrosrecreos son un modelo de comportamiento.por supuesto que las niñas juegan, pero todo transcurreen un clima de alegría y de tranquilidad.¿quieren ustedes acompañarme a verlas?ambos: encantado, reverenda. reverenda lucía: acompáñenlo,por favor. >> permiso.dulce maría: ¿por qué tarda tanto lluvia?>> bárbara y frida se nos escaparon,pero ya las encontramos. dulce maría: en cuantoaparezcan, ustedes se esconden. los bañaremos con el falsopetróleo. >> [ríe]lluvia: tengo un súper problema que no me sale.frida: a ti nunca te salen los problemas.[risas] lluvia: ¿me pueden súper ayudar?aquí está. [risas]mejor vámonos al jardín, ahí no hay tanto ruido.bárbara: qué remilgosa. frida: está bien, vamos.[risas]dulce maría: ahí viene lluvia con bárbara y frida.rápido, escóndanse.bárbara: ahí viene la reverenda, ay, con unos señores,vámonos de aquí.lluvia: dios mío, qué súper susto.>> qué bonito jardín, reverenda, ¿eh?y sobre todo qué bien cuidado lo tiene, oiga.mm, mira, mira.fortunata: [grita] todos: [gritan]reverenda lucía: ¡ay! ¡dios mío! pero ¿qué es esto?ambas: [gritan]don adolfo: [ríe] silvina: su medicina,don adolfo. don adolfo: ¿quién piensa ahoraen eso, silvina? déjame disfrutar este momento.a esta hora, mi querida nieta,ya se ha de haber vengado de ese par de rapaces.[ríe] silvina: ay, don adolfo,a disfrutado usted estatravesura más que su propianieta. don adolfo: me imaginoa sus malvadas compañeras empapadas de la cabezaa los pies de ese petróleo falso.reverenda lucía: señores, estoy consternada,no puedo imaginarme qué ha ocurrido.yo les aseguro que si existe alguna culpablerecibirá su justo castigo. >> reverenda...>> reverenda... ambos: buenos días.reverenda lucía: ¡señores inspectores!¡ay, dios mío! ¡dios mío!fortunata: ¿me llamaba, reverenda?reverenda lucía: ¿tiene alguna explicación que darme?fortunata: ninguna, reverenda. rara vez voy a ese rincóndel jardín. reverenda lucía: eso entraen el área de don pascual. veamos qué explicaciónnos da él.dulce maría: diosito querido de mi corazón,sálvame de esto. yo no quería el petróleopara los inspectores, era para reírmede las tontolinas que tanto se han reído de mí.pascual: reverendita, siempre uso este tinacopara regar las plantitas de este lado.palabra que nunca había pasado nada.fortunata: eso es verdad, pero no dudaría que--reverenda lucía: silencio, hermana.no la estoy interrogando a usted.pascual: ah, chirriones. [ríe]e--esto no es agua. como que le echaron tinta.reverenda lucía: ¿cómo tinta? pascual: sí, reverendita,alguien le hecho tinta al tinaco.no, y parece que también gasolina.fortunata: ángeles y querubines, que no sea lo que me estoyimaginando. reverenda lucía: en ese lugardonde cavó la zanja, de ahí salió el chorrode agua negra. pascual: pues, sí, y ya vio,reverendita, la manguera está enterraday la zanja que hice para los malvones está tapada.la neta no entiendo nada, reverendita,pero lo que sí está claro es que alguien abrióla llave del agua. reverenda lucía: pero ¿quién?¿quién hizo todo esto? fortunata: yo creo que algúnintruso entró al colegio y él-- reverenda lucía: no, hermana.ningún intruso se metería al colegio para cometeresta barbaridad. la responsable o responsablesde esto están en este colegio. fortunata: si--si piensaque fueron las alumnas, debo decirle que esas criaturasson unas blancas palomitas incapaces de--reverenda lucía: las alumnas nos han dado muestrasen repetidas ocasiones de su imaginación,y por lo general nos procuran grandes dolores de cabeza.por lo tanto, hermana, investigue.fortunata: ¿qué cosa tengo que investigar?reverenda lucía: ¿y todavía lo pregunta?investigue quién echó la tinta en el tinaco,quién enterró la manguera y quién es la culpablede haber empapado a los inspectores.fortunata: yo también fui empapada, pero no le doyimportancia, es más, me parece hasta un poco chistoso.[ríe] reverenda lucía: a mí no meparece nada chistoso. cámbiese ese hábito,lávese esa cara. inmediatamente comienzala investigación. fortunata: eh, sí, reverenda,enseguida.reverenda lucía: [ríe] [tose]pascual: carambas, pues, esto es inexplicable.reverenda lucía: será inexplicable,pero yo voy a encontrar una explicación.frida: ¿qué te pasó, hermanita? fortunata: nada, frida.sigan, sigan, sigan, niñas. sigan.tú espera, dulce maría. dulce maría, la reverendame mandó a averiguar lo relacionado con lo que pasócon los inspectores en los jardines.yo no lo he hecho porque antes quise hablar contigo.dulce maría: santa cachucha. fortunata: yo creo que tú sabesalgo sobre esa catástrofe. mírame y dime qué ha ocurrido.dulce maría: fui yo, fortunata, fui yo.fortunata: ángeles y querubines. ¿y ahora qué vamos a hacer?cecilia: por los clavos de cristo,todo lo que me has contado es gravísimo, fortunata.dulce maría, ¿cómo se te pudo haber ocurrido algo así?dulce maría: mamá, las tontolinas siemprese burlan de mí y yo quise desquitarme.cecilia: pero inventar un pozo de petróleo.fortunata: la culpa es mía que me puse a explicarlesen clase que el petróleo brota de la tierra.estefanía: ¿qué va a pasar cuando la reverenda se entereque mi muñeca estuvo involucrada en ese terrible incidente?fortunata: ay. dulce maría: hermanita,dile a la reverenda que no sabes nada,que no averiguaste, "porfis". fortunata: dulce maría,me colocas entre la espada y la pared,yo como religiosa no puedo mentir.dulce maría: pero si la reverenda se entera,podría expulsarme de la escuela como me expulsó la madre piedadde la luz cuando me llevé de corbata el gallineropara la dirección con cometa. cecilia: trataremos de que esono ocurra. yo hablaré con la reverenday de algún modo voy a ver si puedo justificarte,aunque hay algo todavía más grave.estefanía: ¿estás pensando en luciano?dulce maría: si mi papá se entera,se me arma la gran bronca. cecilia: mi consentida,yo no puedo ocultarle este asunto a tu papá.dulce maría: me va a arrancar la cabeza.estefanía: ay, no digas eso. tu papá jamás haría algo así.dulce maría: hay papás que pegan y otros que no pegan,pero se ponen-- [balbucea]fortunata: a mí mi mamá nunca me pegó,pero recuerdo que cuando era pequeña a veces me robabadulces de la despensa y ella me daba con el dedoen la cabeza. dulce maría: bueno, perocon el dedo no te dolía mucho. fortunata: sí me dolía,porque me daba con el dedo en el que tenía puesto el dedal.ay. dulce maría: ay, qué dolor.fortunata: [gime] don adolfo: silvestre,traje este pastel para festejar el triunfo de mi adoradanietecita. [ríe]con el plan que le elaboré terminarán para siemprelas jugarretas de ese par de fierecillas.ambos: [ríen] silvestre: permítamefelicitarlo, don adolfo. don adolfo: sí.silvestre: por favor. eh, ¿mm?luciano: y, ¿ese pastel? ¿qué vamos a festejar?don adolfo: pues, yo festejo cada día que veo a mi nietecita.luciano: por cierto, ¿ya llegó del colegio?silvestre: eh, la señora cecilia fue por ella, sí,pero sospecho que traerán muy buenas noticias, ajá.luciano: para mí buenas noticias serían que mi hijano haya cometido alguna travesuraen el colegio. ambos: [ríen]dulce maría: ojalá que la reverenda no se embronquemucho. yo le puse el sobrecon 30 pesos sobre el escritorio para pagarle el aguaque ensucié con la tinta. fortunata: bravo, bravo,eso demuestra la honradez de la niña.estefanía: dudo mucho que mi primo le aplaudea mi muñeca. fortunata: si es necesarioiré a hablar con el ex viudo joven para que no castiguea la inocente. cecilia: hazlo, fortunata.tal vez logres contener a la fiera que hay en él.fortunata: le diré a la reverenda que ustedesme pidieron que yo llevara a la niña.dulce maría: tengo que ir un chiris al cuartito viejo.cecilia: no te tardes, mi consentida.dulce maría: "nóporolo".estefanía: ay, cecilia, no sé por qué presientoque este asunto va a terminar muy mal.sonia: [gime] dulce maría: sonia, sonia.sonia: aquí estoy, dulce maría. ¿para qué me querías ver?dulce maría: para contarte algo. mi papito siguió al señorque vino a verte el otro día y algún chismosientole dijo que era el esposo de tu tía y que te cacharonen la mentira. sonia: no puede ser.dulce maría: pero no te preocupes,nadie de la casa se lo va a contar a pascualitoporque no quieren que le dé la gran pena del alma.sonia: yo... yo--dulce maría: pascualito te quiere un chorro,tanto como a su hijita que se fue al cielo.ya me tengo que ir. adiós.sonia: ya no puedo echarme para atrás,domitila y cléofas no me lo permitirán,ellos quieren que le siga sacando dinero a pascual.luciano: cómo tardan en regresar del colegio.don adolfo: tómalo con calma, luciano.[ríe] luciano: hoy lo encuentrode excelente humor, don adolfo. estefanía: hola, ya llegamos.luciano: qué sorpresa tenerla por aquí, hermana.fortunata: sí, es una gran sorpresa.luciano: ¿ha pasado algo en el colegio?cecilia: mi amor, es mejor que tomes las cosascon calma. luciano: ¿con calma?¿qué es lo que tengo que tomar con calma?dulce maría: es una travesurita. luciano: si se trata únicamentede una travesurita, no tendrías todas carade circunstancia. quiero saber por centésima vezen qué lío te metiste. estefanía: verás,en el escritorio de la reverenda aparecieron 30 pesos.los colocó ahí mi muñeca. [ríe]don adolfo: ¿y eso para qué? dulce maría: para pagarel agua que usan en el colegio. don adolfo: ah, muy bien,mi tesoro. uno siempre debe cubrirlos gastos de lo que usa fuera de su casa.luciano: ¡un--! un momento,me--me quieren explicar. fortunata: señor larios,la culpa de todo comienza por mí.luciano: ¿la culpa de qué? fortunata: de lo que pasócon el petróleo. yo les hablé a las niñasen clase del oro negro. luciano: ¡e--exijo--!que vayan al grano. cecilia: bueno,ya sabes que bárbara y frida siempre se burlan de mi pequeñay--y tú te indignas. entonces, ella quiso hacerlesuna jugarreta a sus compañeras. don adolfo: yo lo que quierodecir-- luciano: ¿qué clasede jugarreta? estefanía: con esa imaginaciónque la caracteriza, preparó un yacimientode petróleo en el colegio. ambas: [ríen]luciano: ¿un qué?fortunata: y todo lo que hizo dulce maría solo demuestrasu gran imaginación. [ríe]luciano: y, ¿de dónde sacaste la tinta para teñir el aguay disimular que era petróleo? don adolfo: eso puedoexplicarlo yo. luciano: usted guarde silencio.estoy seguro que quiere intervenir para saliren defensa de su nieta. dulce maría: yo fui la que abrióla llave del agua. luciano: ¿y qué pasócuando hiciste eso? estefanía: por casualidadllegaron de visita dos inspectores al colegio.luciano: ¿dos inspectores? ¿y qué sucedió?cecilia: ah, bueno, resulta que esos señoresterminaron empapados de agua negrade pies a cabeza. fortunata: y yo también.[ríe] don adolfo: yo quiero serjusto y decir-- luciano: silencio, don adolfo.quiero saber por mi propia hija en qué paró todo.sonia: [gime] ay, cómo me duele.ay, ay, es que no lo puedo soportar.¡ayúdenme! ayúdenme...luciano: no puede ser, ¡no puede ser!pero ¿qué dijo la reverenda cuando se enteró de este nuevodesastre propiciado por mi hija? cecilia: la reverendatodavía no lo sabe. luciano: pero tendráque saberlo. dulce maría: papito,los padres no delatan a sus hijos,eso es chismosear. luciano: eso no es chismear,eso es ejecutar la justicia. además, aunque yo no lo cuente,tarde o temprano la reverenda lo averiguará todo.don adolfo: un momento, mi nieta tuvo un cómplice.dulce maría: fueron varios cómplices, don abuelo,pero yo fui la capitana. luciano: capitana o no capitanatendrás que enfrentar a la reverenda.¿quiénes fueron tus cómplices? dulce maría: yo no soychismocienta. luciano: ¡basta!para llegar al fondo de este asuntotendrías que decirme quiénes te ayudaron en estedescabellado plan. lo que has hechoes una verdadera catástrofe y no tienes defensa posible.¡vamos, habla! di quiénes fueron tus cómplices.don adolfo: luciano, no hubo más cómplices que yo.dulce maría: ah... [piensa] santa cachucha,a don abuelo lo van a penitenciar.don adolfo: yo fui el autor intelectual del supuestopozo petrolero y asumo toda la responsabilidad.así que yo iré a hablar con la reverenda.luciano: esto era lo que me faltaba.vean hasta dónde llega el desmedido cariñoy la malacrianza del abuelo por su nieta.don adolfo: te estoy diciendo la verdad.yo compré la tinta, la gasolina y le di las instruccionesde cómo hacerlo a dulce maría. dulce maría: pero, don abuelo.luciano: ya oí bastantes tonterías.le exijo que no se meta en esto usted, señorita,pero ese acto de vandalismo no se puede quedar así.por lo tanto se quedará castigada por un mes.fortunata: ¿cómo? ¿un mes? cecilia: pero eso es muchotiempo. luciano: no acepto objeciones,cecilia. el tiempo lo determino yo.en cuanto usted, señorita, suba inmediatamente a su cuartoy se encierra ahí hasta que regrese del colegiocon la resolución de la reverenda.dulce maría: sí, papito.estefanía: ay, pobrecita de mi muñeca.luciano: no puedo darle un premio despuésde lo que hizo. cecilia: fue una simpletravesura. fortunata: y además aconsejadapor otra persona. luciano: ya basta de censurarme.tengo que ir a ver a la reverenda para contarletodo lo sucedido. acompáñeme, hermana,iremos en mi coche. fortunata: ¿la gente no verámal que un caballero vaya solo en un autoy con una monja? luciano: ahora no me importala opinión de la gente, me importa aclararlo acontecido. don adolfo: un momento.eres un tirano, luciano. ahora se te pasó la manocon el castigo, ¿eh? luciano: mire, don adolfo,usted dará órdenes en su casa, la reverenda en el colegio,pero aquí las órdenes las doy yo.dulce maría: mamita, ayúdame. y sobre todo haz que a lluvia,alfonsina y juanita no las castiguen como a mí.ay, virgencita, hazme ese milagritos.cecilia: ¿no te conmovió el llanto de tu hija, luciano?luciano: el llanto de mi hija me conmuevecuando le duele algo o cuando tiene una pena,pero por una escena a base de petróleo falso, no.silvestre: señor, en este momento de ofuscaciónrecuerde la bondad que tiene la chiquitina.recuerde todas las buenas acciones que ha hecho.estefanía: luciano, tú mismo has dicho que estáscansado que cayera en las jugarretas de sus compañeras.don adolfo: mi nieta tenía el legítimo derechode defenderse. luciano: pero ahora estamosante hechos consumados que serán castigados por la reverenda.vamos, hermana.don adolfo: la verdad, me siento muy apenado,todo fue idea mía. voy a subir a consolara mi pobre nieta. cecilia: tengo miedo.miedo por el castigo que la reverendale impondrá a mi consentida.don adolfo: mi nietecita de mi corazón.dulce maría: nuestro plan se nos "despanzurró",don abuelo. don adolfo: nuestra trampaestaba dirigida a las niñas que te molestan,pero en mal momento llegaron esos hombres.el castigo lo debería recibir yo que fui el de la idea.dulce maría: no, abuelito, ya le pedí a la virgencita,que es muy buena, que me haga un milagrito.no importa que mi papito me deje encerradasin postres o sin salidas, pero no quiero que la reverendame eche a patadas del colegio. don adolfo: debemos esperar,tesoro, pero sea como seayo no voy a permitir que te corran del colegio.dulce maría: no, don abuelito. [música][música] luciano: usted me conoce,reverenda, y sabe cómo soy de objetivo ante los hechosincorrectos de mi hija. todos quisieron justificarla,hasta su abuelo trató de dar la cara por ella inventandoque fue él el de la idea del falso pozo petrolero.fortunata: es cierto que fue un hecho incorrectobañar a los inspectores con el falso petróleo,pero si no hubieran aparecido todo se hubiera reducido a--reverenda lucía: los inspectores aparecieron y las circunstanciasfueron bochornosas. por tal motivo me veoen la obligación de aplicar el reglamento en toda su rigidezy con toda su energía. no me queda más remedioque expulsar a dulce maría del colegio.>> sonia no está adentro. honoria: [resuella]pascual: qué sorpresa, hermanitas.¿me andaban buscando? >> eh, pascual,¿usted ha visto a sonia? pascual: uy, no, hermanita.debe estar entrándole, pero macizo al "pipirí".[ríe] honoria: pues, en el comedorno está y ninguna de sus compañeras la ha visto.pascual: santa tecla. pues, ¿dónde se habrá metidoesa chamaca? >> no lo sabemos,pero debemos avisarle a la reverenday ella nos dirá qué hacer. honoria: bueno.>> vamos.pascual: yo voy con ustedes. cecilia: tu abuelito ya se fuey tu tía estefanía bajó a ver cómo estaba steffy.dulce maría: mamá, ¿una travesuracomo la del petróleo es como para que le echena uno a patadas del colegio? cecilia: mi pequeña--dulce maría: tú fuiste monjita en el colegio y lo sabes.cecilia: desgraciadamente lo que hiciste es una travesuralo suficientemente grave para que te expulsen, y--y si la reverenda ya lo dispuso así,nada la hará cambiar de opinión. ya sabes que ellaes muy estricta aplicando las leyes de conducta.dulce maría: yo voy a pedirle a la virgen de la luzque me haga el milagro de que no me echen.cecilia: pero para pedir ese milagro tendrías que irhasta su santuario, y tu papá te tiene prohibidosalir de tu recámara. dulce maría: por eso voya hacer un papalote. cecilia: ¿un papalote?dulce maría: sí, lo lanzaré desde mi ventanay voy a ponerle una cartita de la virgen donde le pidoque me haga el milagro. la virgencita lo recibiráen el cielo y me ayudará. don adolfo: expulsada,mi nieta expulsada. reverenda lucía: como ustedcomprenderá, señor valle,no puedo tolerar ni pasar por alto semejantes actosde indisciplina en el colegio. don adolfo: pero yo soyel único responsable. fortunata: no sea mala,yo estoy llena de remordimientos.reverenda lucía: hermana, lleve su remordimiento afueray permítame resolver con los señores a solasla situación sobre la niña larios.fortunata: sí, reverenda, salgo, pero estoy despedazada.don adolfo: reverenda, le pido como un favormuy especial que reconsidere la situación de mi nieta.como le repito, este asunto del petróleo fue idea mía.luciano: a mí me duele tanto como a usted la expulsiónde mi hija, don adolfo, pero es evidente que ustedquiere cargar con las culpas para salvar a dulce maría.don adolfo: no, luciano, aunque no me creasel inventor fui yo. luciano: ay, me es totalmenteimposible creerle. reverenda, ya sé que la--la acción de dulce maría no admite disculpas,pero le ruego que reconsidere su decisión.reverenda lucía: comprenda, señor larios,que la indisciplina del colegio ha quedado por los suelos.los inspectores se marcharon llevándose una pésima impresiónde este lugar. y en cuanto a usted,señor valle, si es verdad que el planfue suyo, dulce maría no deja de ser culpable,pues, ella lo llevó a cabo. don adolfo: reverenda,¿qué va a hacer mi nieta fuera de este colegio?reverenda lucía: comprendo la angustia de ambosy créanme que-- que yo también sufro.dulce maría es una niña buena y--y yo la quiero mucho.luciano: y--y si la quiere, ¿por qué no contemplala posibilidad de perdonarla? todas: ¿expulsada?pascual: sí. ahora sí que ni yendoa bailar le levantan el castigo a la chamaquita.fortunata: tengo el corazón desgarrado, destrozado,apachurrado, y todo lo que termina en "ado".pero ustedes, ¿qué hacen aquí? >> no encontramos a sonia gómez,y veníamos a informarle a la reverenda.fortunata: ay, la reverenda esta como agua para chocolate.es mejor que busquen bien a sonia,antes de darle la noticia. pascual: tiene razónla hermanita, vamos a revisar el colegiode cabo a rabo.fortunata: dejen que me entere del chisme, hermanas.agente elizondo: no soy ninguna hermana.fortunata: [grita] ángeles y querubines.agente elizondo: necesito ver a la reverenda inmediatamente,tengo algo muy importante que informarle.reverenda lucía: compréndanme, por favor,hay faltas que no pueden pasarse por alto.fortunata: ¡reverenda! reverenda lucía: ¡ay!hermana, ¿por qué entra de una maneratan abrupta? fortunata: disculpe, reverenda,pero la busca con urgencia el agente elizondo.reverenda lucía: señores, debo recibir al agente elizondo.luciano: por supuesto, reverenda.don adolfo: ¿continuaremos con esta pláticacuando se desocupe? es necesario seguir tratandoel tema de mi nieta. reverenda lucía: les aseguroque estoy desolada, pero el problema de dulce maríano tiene solución.dulce maría: mira, mamá, mira, el papalote se está elevando,va hacia el cielo en encuentro de la virgencita.cecilia: sí, mi consentida. la virgen lo espera entre nubessuavecitas como de algodón. dulce maría: vuela alto,alto para que le llegue a la virgencitay se me haga el milagro.agente elizondo: quiero que vea muy bien las caras de estoshombres, reverenda. reverenda lucía: sí,sí los conozco, estos rostros me traenrecuerdos nada agradables.génova: seguramente la naca esa se dio cuenta que no cabíaen este lugar y se largó. cassandra: ay, es lo mejorque pudo haber hecho, al fin me libré de ella.>> ¿por qué dices eso, cassandra?sonia no te molestaba. cassandra: ay, no te das cuentaque por medio del jardinero mugroso esa advenedizatenía acceso a la parentela de estefanía,y en cualquier momento podía ir con el chismede las cosas que yo digo o hago, y eso no me convenía para nada.>> la alumna gómez sigue desaparecida.>> a la hora del recreo sonia dijo que se sentía mal,tenía un dolor y yo le dije que le avisáramosa la hermana honoria, pero ella no quiso.pascual: y, ¿por qué no me avisó a mí?cassandra: ay, te quiere tanto que--que no quiso mortificarte.génova: a lo mejor tenía por ahí a un noviecito escondidoy se pintó del colegio con él. pascual: sonia nunca me dijoque anduviera con alguien. cassandra: ay, pascual,cuántas cosas no te habrá ocultado tu protegida.luciano: por suerte dulce maría se salvó de la expulsión.cecilia: ¿cómo pudo suceder ese milagro?don adolfo: inesperadamente se presentó el agente elizondo,y le dijo a la reverenda que los inspectoreseran realmente unos pillos disfrazados que entrabana los establecimientos para robar.silvestre: ver para creer. luciano: en realidad el chorrode petróleo sirvió para alejar a esos malhechores.cecilia: pobrecita de mi consentida,ella sentía tanto miedo de ser expulsadaque le mandó un papalote a la virgencita con una cartitadonde le pedía que le hiciera el milagrode que no la echaran. silvestre: la virgen escuchóa la chiquitina. luciano: por favor, silvestre,ve por ella para contarle lo sucedido.silvestre: sí, se-- dulce maría: ¿me hablas, papito?luciano: por un golpe de suerte no serás expulsada del colegio.dulce maría: ¿tampoco echaron a las patadas a lluvia,alfonsina y juanita? luciano: tampoco.todos: [ríen] dulce maría: gracias,virgencita. nos salvamos, nos salvamos--don adolfo: sí. dulce maría: don abuelo.don adolfo: sí, es lo que digo yo, nos salvamos, tesoro mío,pero por un pelito, ¿eh? reverenda lucía: por supuestoque la culpa mayor fue de la alumna larios,ella fue la instigadora de todo lo ocurrido,pero por fortuna el asunto del pozo de petróleosirvió para evitar que robaran en el colegioesos falsos inspectores. espero que de ahora en adelantesu comportamiento sea el adecuado.todas: sí, reverenda. reverenda: bien,ahora pueden retirarse. fortunata: ¡reverenda!reverenda, hay algo que debe saber con suma urgencia.sonia gómez escapó del colegio. cassandra: ay, marcos,¿qué haces aquí? marcos: te llamécon el pensamiento, tenía muchas ganas de verte.cassandra: me encanta que hayas venido, pero por aquísiempre hay monjas vigilando, es mejor que te vayas.marcos: ¿tan pronto? ¿no podemos aunque seaunos minutos? cassandra: me encantaría,pero comprende que acabo de ingresar al colegioy si me descubre la reverenda no solamente me castigarási no que se lo dirá a mi papá.¿qué haces? por favor, vete ya, ¿sí?marcos: ¿cuándo te veo? cassandra: mañana a la horadel recreo, pero por favor, ahora vete.marcos: cassandra, no he dejado de pensar en ti.saturno: suelta a mi novia, maldito.cecilia: tuviste mucha suerte de no ser expulsada, mi pequeña,y hasta tu papá te levantó el castigo.dulce maría: "sípirili". [teléfono]cecilia: ¿bueno? sí, soy yo, reverenda.es la reverenda, sonia se ha escapadodel colegio. tú eres el único que conocedónde vive su tía, luciano. la madre superiora quiereque vayas a buscarla allá.luciano: reverenda, me acaba de contar cecilialo ocurrido. no se preocupe.sí, sí, yo le llamo. voy a buscar a soniaa casa de sus tíos.dulce maría: ¿por qué se fue sonia del colegio, mamá?yo la vi en el cuartito viejo y no me dijo nada.cecilia: quizá comprendió que debe alejarse de pascual.[música]saturno: ¿quién te da derecho de venir a molestar a mi novia?te voy a enseñar a respetarla. cassandra: déjalo, saturno,no es lo que tú crees. marcos es hermanode una compañera del salón, al encontrarme me pidióque le diera un recado a génova. saturno: por ahí hubierasempezado. cassandra: puedes irtetranquilo, marcos. yo le daré tu recadoa tu hermana.¿por qué te pusiste tan enojado? luciano: [llama a la puerta]>> en esa casa no hay nadie, don.cléofas y domitila se fueron esta mañana de viajey no retachan hasta el fin de semana.saturno: cassandra, no me juegues chuecoporque hasta ahora solo has visto la partebuena de mí. si tú me engañas con otro,te aseguro que la pasarás muy mal.cassandra: tonto, si tú sabes cómo me gustas.no me interesa nadie más que tú.honoria: [resuella] ¡cassandra!cassandra: perdón, reverenda, estoy arrepentidapor lo que pasó, le prometo que nunca máslo volveré a hacer. reverenda lucía: tu conductaes reprobable, cassandra. verte con un muchachoa escondidas significa quebrantar todas las reglasde decoro que existen en el colegio.cassandra: le suplico que no se lo diga a mi papá.reverenda lucía: no, no puedo hacer lo que me pides,sería tanto como solapar tu falta de respeto.no puedo ocultarle a tu padre tu ligereza.cassandra: mi papá me va a regañar.reverenda lucía: eso lo debiste pensar antes, cassandra.ahora tendrás que asumir las consecuencias de tus actos.dulce maría: gracias, virgencita.gracias por hacer que la reverenda no me echaraa patadas del colegio, porque mi papito se le quitólo embroncado.mamita, ¿estás enojada conmigo porque me porté mal?angélica: mi carita de ángel, tú no te portas mal,a veces cometes una que otra travesurita,pero tienes el corazón como el de una rosa.dulce maría: yo sé que tú le soplaste muy fuertepara que la cometa la recibiera la virgen.angélica: la virgen siempre ayuda a aquellos que tienen fey creen en ella. dulce maría: mamita,tú que todo lo sabes, dime si es verdad que soniase fue del colegio. angélica: no, mi tortolita.sonia está en el mismo lugar donde la vistey ahora te necesita más que nunca.reverenda lucía: la hermana honoria encontró a cassandraafuera del colegio con un muchacho.estefanía: [resuella] ay, no puede ser.reverenda lucía: y aunque parecía arrepentidapor lo que hizo, mi obligación era comunicarmecontigo o con el ingeniero gamboa.estefanía: reverenda, me toma por sorpresa.conozco a ese muchacho y es empleado de mi esposo,se llama marcos y es correcto, educado, decente.reverenda lucía: lo defines como un pan de dios,pero a mí no me lo parece. un muchacho que respetaa una jovencita no la besa en las puertas de un colegiode religiosas. estefanía: ay.reverenda lucía: de cualquier forma cassandra estará castigadadurante toda la semana ayudando a la cocinaen sus horas de descanso. si quieres hablar con ella,adelante.dulce maría: sonia, sonia. cecilia: aquí no hay nadie,mi consentida. dulce maría: sí, mamá,me lo dice mi corazón. ¡sonia! ¡sonia!mamá, mira, ahí está sonia. cecilia: a ver, sonia, sonia,¿qué tienes? respóndeme, por favor,respóndeme, sonia. dulce maría: está muertita,mamá.