null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 133

Adolfo se molesta al saber que Luciano castiga injustificadamente a Dulce María. Dulce María le pide a Luciano que adopte al gatito que se encontró en la calle. Lorena le cuenta a Elba lo mucho que ha sufrido tras haberse alejado Noé.
5 Ago 2021 – 12:00 AM EDT
Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... dulce maría: ¿qué debo hacerpara que mi papito me deje llevar a vivira la casa a minino? angélica: te contaréuna historia. una historia muy bonitaque ocurrió muchos años atrás. tu papito también salvóa un gatito que estaba en peligro.dulce maría: ¿de veras, mamita? angélica: ajá.en aquel entonces tu papito tenía solo siete años.dulce maría: claro, todavía no se había casado contigo.angélica: [ríe] por supuesto, mi tortolita.¿dónde se ha visto que se case un niño de siete años?dulce maría: yo pensé que papá nunca había sido niñoy que siempre fue grande y mandón.pero anda, mamita, cuéntame la historia.angélica: es la historia de un gatitoque también lloraba. pero no en el fondo de un pozo,sino en lo alto de un tejado. adolfo: entonces, ha sidoimposible convencer a luciano de que le levante el castigoa mi nieta, ¿no? cecilia: así es, don adolfo,nada ni nadie logrará que luciano haga eso.él es inflexible cuando toma una decisión.estefanía: cecilia y yo volvimos a tocar el temaesta mañana cuando mi muñecase iba al colegio y mi primono dio su brazo a torcer. adolfo: bueno,y ¿qué fue exactamente lo que dijo luciano, eh?cecilia: le repitió lo que le dijo ayer.ambas: "yo nunca hubiera puesto mi vida en peligropor salvar la de un gato y, mucho menos, habría asustadoa mis padres". estefanía: y acto seguidoa esas palabras, impuso un nuevo castigo.luciano guardó bajo llave los chocolatesque usted le regaló. adolfo: los injustos castigosque le imponen a mi pobre nieta. luciano es muy terco, ¿eh?pero yo no estoy dispuesto a permitir--cecilia: permítame darle un consejo, don adolfo,es mejor que no se meta en esto o luciano terminaráacusándolo a usted de lo mismo que siemprenos acusa a estefanía y a mí. estefanía: de ser unasconsentidoras incorregibles de mi amor chiquito.adolfo: a mí también me lo dijo y me acusó de maleducara mi niña. pero todo abueloestá en la obligación de consentir a sus nietosy de salvarlos de un padre tirano como este.dulce maría: quiero que mi papito me perdonelas penitencias y que me permita llevara vivir a la casa a minino antes de que la reverendadescubra que vive en el cuartito viejoy lo eche a patadas de aquí. fortunata: dulce maría,contéstame una pequeña curiosidad.tu abuelito te trajo una caja de chocolatesel día que estabas de excursión en lo hondo del pozo.¿dónde están esos apetitosos chocolates?dulce maría: mira, fortunata, mi papito me los quitóy dijo que los guardaría bajo llavehasta que yo cumpliera el castigo.fortunata: ay, ¿cómo bajo llave? ¿cómo se atreve a cometeruna atrocidad semejante? y ¿tú de verdad creesque un padre tan desalmado que es capazde guardar bajo llave una rica caja de chocolatesva a permitirte llevar a vivir a la casaa un gatito? mm...eso va a estar en chino. el exviudo jamás querrá tenerotro nieto. [suspira]cecilia: hoy me llamó por teléfono fortunata,para decirme que dulce maríase había sacado un diez porque todas las sumas y restaslas hizo bien. luciano: te felicito,dulce maría. dulce maría: yo digo una cosa,¿ese 10 que me saqué no me servirá para que me quitesla penitencia? cecilia: [ríe]luciano: al resolver esas cuentas,estabas cumpliendo con tu deber. por lo tanto, ese no es motivopara que te libere de ninguno de tus castigos.dulce maría: ¿tampoco por haberme sacado ese diezpodré comerme uno de los chocolatesque me regaló mi abuelito? gabriel: eso a míme parece justo. luciano: ya dijeque esos chocolates permanecerán bajo llave.dulce maría: ¿y si hacemos un trueque, papito?luciano: [suspira] ¿qué clase de trueque?dulce maría: tú me dejas traer a vivir a la casa a mininoy yo te regalo la caja de chocolates.luciano: ¿un gato? ¿en esta casa?estefanía: los gatitos son tan hermosos, tan suaves...noé: y aunque los perros y los gatos no se llevan,yo estoy seguro que chiripa y ese gatitose llevarán como hermanos. luciano: no.no. definitivamente no.les recuerdo a todos ustedes que esta es una casay no un zoológico. ya es suficiente con un perro,una tortuga y un ratón... como para ahora darle alberguetambién a un gato. dulce maría: pero, papito,minino ya me quiere como si fuera su mamá.si mañana le doy la triste noticiade que no lo traeré a vivir aquí,podría darle el patatús. lorena: las ventasde la boutique están cada día mejor, elba.ahora sí me voy a poder tomar unos días para ir a méxicoy entrevistarme con los proveedores...y escoger nuevos modelos para la temporada de verano...y resolver mil pendientes. elba: así me gusta verte,lorena. llena de entusiasmo y planes.lorena: lo estoy, amiga. el tratamiento que estoysiguiendo para erradicar la leucemia está funcionando.estoy tan segura de llegar a curarme,tan aferrada a la vida... y todo por ella.por mi hija cassandra. es por ellapor quien peleo incansablemente. elba: cuando hablasde cassandra, me es imposible dejar de pensaren noé. ahora que irásal distrito federal, ¿no lo piensas llamar?lorena: ¿para qué, elba? él tiene su vida hecha.está felizmente casado con estefanía,que es una mujer maravillosa. y yo no tengo derechoa resucitar como una sombra de su pasado.elba: tú no eres una sombra de su pasado.eres la madre de su hija. de su primera hija.lorena: yo nunca le voy a revelar la verdad a noé.jamás le voy a decir que tuvimos una hija.elba: la vida da muchas vueltas. una no debe decir"de esta agua no beberé". dulce maría: "tiuchis",¿tú no podrías decirle a mi papitoque me perdone mis penitencias? estefanía: mi amor chiquito,tu papito es el hombre más bueno del mundo.pero es muy estricto con tu educación.y sabes que cuando te impone un castigo por alguna travesura,nunca da marcha atrás. dulce maría: sí, papitoes muy alérgico. estefanía: [ríe]¿cómo alérgico? dulce maría: que tienemucho carácter y se embronca. estefanía: [ríe] ay, no se dicealérgico, se dice enérgico,mi amor chiquito. [ríe]dulce maría: bueno, eso. tía pelucas,¿podrías decirle a mi papito que venga a verme?tengo un concurso para lograr que me perdone.estefanía: ¿un concurso? dulce maría: digo, un recurso.estefanía: enseguida le digo que suba.dulce maría: ayúdame, mamita. angélica: no te olvidesde la historia del gatito del tejado.gabriel: algunas veces luciano parece olvidarque él también fue un niño. cecilia: ¿era tan traviesocomo dulce maría? gabriel: por supuesto.recuerdo que en una ocasión subió al tejado de una casa.expuso la vida nada menos que por salvar a un gato.luciano: de una vez te digo que continuarás castigadahasta la próxima semana. dulce maría: ay, claro,hice mal en ayudar al gatito. ya te dije que le puse "minino",¿verdad? luciano: sí.dulce maría: en cambio, el gatito que tú tuvistecuando eras niño se llamaba "peluche".luciano: peluche... ¿cómo supiste que tuve un gatoque se llamaba peluche? dulce maría: son recuerdosdel pasado. luciano: pero...pero eso es imposible. yo solo se lo platiquéa angélica. eso te lo platicó gabriel.dulce maría: no, papito, es que soñé con mi mamitay ella me lo dijo. me contó que cuando tútenías siete años, un día te asomasteen la ventana y en la casa de en frente había un gatitoen el tejado, que se había subidoy no se sabe cómo, y no se atrevía a bajardel susto. luciano: [titubea] dulce maría,¿dices que tu mamá te contó esa historia?gabriel: luciano arriesgó su vida al subirseal techo de aquella casa para salvar al gatito.cecilia: exactamente lo mismo que hizo dulce maría.estefanía: ajá. gabriel: recuerdo que papálo regañó por haber puesto su vida en peligro.y lo castigó por haber hecho que a nuestra madrele diera un ataque de nervios. estefanía: [ríe]dulce maría: era de noche y al tejado de aquella casalo estaban arreglando. y habían dejado una tabla larga,larga, larga. y tú pensaste que si conseguíasponerla desde tu ventana hasta el techo de enfrente...podrías caminar por ahí y salvar al gatito.gato: [maúlla] madre: ¡ay, ten cuidado,luciano, hijo! ¡te vas a caer!¡te vas a caer! gato: [maúlla]luciano: lo recuerdo todo claramente.al final logré salvar al gatito. pero para ayudarme a bajarde aquel techo, tuvieron que venir los bomberos.y mi papá me castigó por haber arriesgado mi vida.aunque mi madre le pidió a mi papá que me perdonaray él no lo hizo. dulce maría: yo digo una cosa,¿los hijos deben parecerse a los padres?luciano: cuando los padres son buenos, sí.dulce maría: papito, ¿es bonito o es feo que yo me parezca a ti?[música][música]dulce maría: papito, tú salvaste a ese gatito cuando eras niñoy yo también salvé a minino. ¿no crees que esa esla herencia de la vida? luciano: por supuesto que sí.pero cuando bajaste a ese pozo, pudiste haberte roto una piernao un brazo. y aunque yo hice algo parecidocuando era niño, entre los dos hubouna diferencia. yo soy un varóny tú una mujercita. y las niñas deben sermás juiciosas que los muchachos. dulce maría: pero ¿los gatitossabían que tú eres varón varonero y yo mujer "fenenina"?luciano: por supuesto que no. ellos no saben de esas cosas.y ahora es mejor que te acuestes.ya es tarde para ti. y gracias por haberme hechorecordar esa historia de mi niñez.dulce maría: ¿sigo con mi penitencia?luciano: [suspira] por ahora sí. después seguiremos tratandoel asunto.dulce maría: mamita, mi papá no me dio el permisopara traer a casa a minino. ni me levantó el castigo.gabriel: y esa es la historia de luciano y el gatito,al que le puso por nombre peluche.todos: [ríen] luciano: no puedo creerla historia que dulce maría me acaba de contar.cecilia: hablando de historias, tu hermano gabriel nos acabade relatar una tan tierna... noé: se refiere a un gatoy a un niño bastante travieso que arriesgó su vidapor salvarlo. luciano: gabriel, estefanía,¿ustedes le habían contado ese episodio de mi niñeza dulce maría? estefanía: yo nunca lo hice,pues lo desconocía. gabriel: y yo lo había borradode mi memoria hasta hoy. luciano: mi chiquitano deja de sorprenderme. ella conoce a la perfecciónla historia del gato en el tejado.estefanía: ¿la perdonaste? cecilia: me imagino que sí.ya que con eso te demostró que tiene la misma noblezade corazón. y comete las mismas travesurasque tú cuando fuiste niño. luciano: yo...yo no le levanté el castigo. lorena: en medio de lo durode esa separación, me alegro en el fondode que esté internada, pues así no se ha enteradode la enfermedad. elba: sí, por ese lado es mejor.nunca me has dicho si cassandra sabequién es su padre. lorena: no.ella no conoce a noé. cuando era pequeña,siempre preguntaba por su papá e insistía en conocer su nombre,pero al crecer, nunca más volvió a mencionarlo.pero en el fondo sé que le tiene un gran resentimiento al hombreque la engendró. y quizás algún día, noé tengaque enfrentarse al odio de su propia hija.gabriel: me alegro de encontrarte despierta.ya me voy y quería darte un beso de despedida.¿por qué tienes esa carita de tristeza, dulce maría?dulce maría: acabo de amigarme con mi abuelito y, sácatelas,mi papito no me deja salir a paseareste fin de semana con él. y tampoco quiere a mininoen la casa. gabriel: no debes sentirte malpor eso. estoy seguro de que prontotodo se solucionará. cecilia: mi pequeña,tu papito quiere decirte algo. luciano: aquí está la cajade chocolates que te regaló tu abuelo.¿sabes qué quiere decir eso? que terminó el castigo.>> [ríen] dulce maría: me gustan un chorrolos chocolates. pero yo prefiero salir de paseocon mi abuelito y tener a minino viviendo aquí.luciano: puedes hacer ambas cosas, mi chiquita.dulce maría: ¡viva! tengo el mejor papito del mundo.el más cachetoncito, cachetoncito.todos: [ríen] [murmullos]todos: ¡que vivan los novios! adolfo: yo propongo--propongoun brindis muy especial por esta feliz pareja.que la dicha y la felicidad estén siempre presentesen su hogar, por siempre. ¡salud!todos: ¡salud! ¡beso, beso, beso,beso, beso! [aplauden]cecilia: hermana, me siento muy contentaal saber que la vida al fin te recompensa.estoy segura de que cristóbal sabrá hacerte muy feliz.clarissa: muchas gracias, cecilia.luciano: enhorabuena, cristóbal. cristóbal: muchas gracias,luciano.lucía: es hermoso disfrutar de un momento tan íntimoy tan especial. que dios los bendigapor siempre. clarissa: muchas gracias,reverenda. dulce maría: ¿dónde va a serla luna de miel? todos: [ríen]clarissa: mi amor, por el momento no tendremosluna de miel. luciano: pues, buena suertepara ustedes. porque mi hija es una amenazapara todos los novios. todos: [ríen]luciano: ya que siempre quiere acompañarlos.noé: a estefanía y a mí nos consta.[ríe] lucía: sí,estoy al tanto de eso. la madre piedad de la luzme comentó que dulce maría los acompañó en su luna de miela guanajuato, ¿verdad? todos: [ríen]dulce maría: yo digo una cosa. ¿usted, aunque es monja, sabeque en la luna de miel los novios siempre dicen:"al fin solos"? todos: [ríen]lucía: bueno, pues--pues sí, algo he oído sobre eso.dulce maría: ¿y sabe qué hacen cuando se quedan solitos?lucía: pues no. no lo sé, preferiría que no,¿eh? dulce maría: al quedarse solitosse la pasan hable y hable de la fiesta.todos: [ríen] lucía: adelante, doctor.lo estaba esperando. tome asiento, por favor.dr. ponciano: gracias. lucía: ¿trajo ustedlos resultados de los análisis que practicaron a las hermanas?dr. ponciano: efectivamente. pero me temo que no soy portadorde buenas noticias, reverenda. lucía: ¿qué quiere decir?dr. ponciano: una de las hermanas de este colegiotiene graves problemas de salud. dulce maría: como mi tíaclarissa ya se casó con cristóbal,muy pronto voy a tener otro primito.cecilia: eso no es posible, mi pequeña.desgraciadamente, tu tía clarissa no puede tener hijos.luciano: pero no te pongas triste por eso.existe la posibilidad de que ellos adopten un bebéque no tenga familia ni hogar y lo van a criarcomo hijo propio. cecilia: a los hijos adoptadosse les quiere tanto como a los propios.y el mejor ejemplo es todo lo que yo te quieroa ti, a pesar de no tener la misma sangre.dulce maría: ¿eso quiere decir que minino y chiripa también sonmis hijos adoptivos porque no tienenmi misma sangre? ambos: [ríen]luciano: exactamente lo mismo. dulce maría: pues yo digouna cosa, debe ser muy tristeno tener papás. lucía: hermana fortunata,por favor, tome asiento. la informaciónque voy a darle... no será nada agradablepara usted. como tampoco lo es para mí.fortunata: no entiendo, reverenda.lucía: hermana, usted dejará de pertenecer a este colegio.[música]fortunata: pero reverenda, no entiendo,¿me corre del colegio? lucía: hermana...creo que me he expresado con total claridad.usted va a dejar de pertenecer a este colegio.fortunata: [solloza] reconozco que en algunas oportunidadesno he actuado debidamente. quizás he sido un poquitoalocada y parlanchina. en ocasiones alteré muchísimolos nervios de la madre piedad de la luz,pero desde hace tiempo mantengo una conducta intachable.lucía: cierto. fortunata: entonces, ¿por quése me castiga de esa manera? lucía: esto no es un castigo,hermana fortunata. es un traslado.usted prestará sus servicios como maestra en nuestro colegiode campeche. fortunata: ¿en campeche?¿y usted está de acuerdo en que yo me vaya?lucía: esto--esto no es un capricho.es una determinación que debe cumplirsin hacer preguntas que no le corresponden.recuerde que la primera obligaciónde la orden religiosa es acatar resoluciones.fortunata: pero yo quiero tanto a este colegio...he visto a las niñas crecer año tras año.no es justo que me arranque de aquí para arrojarmea un mundo extraño. lucía: no es un mundo extrañoel colegio de campeche. es exactamente como este.y ahí encontrará niñas iguales a nuestras alumnas.fortunata: por favor, opóngase a ese traslado, reverenda.lucía: lo siento. pero no puedo hacerlo.dulce maría: minino y chiripa se llevan muy bien.hasta parecen hermanos de toda la vida.angélica: [ríe] eso es una noticia muy grata, mi tortolita.dulce maría: pero eso no es todo.han pasado un chorrorronal de cosas más.mi tía clarissa se casó con cristóbal.angélica: ellos hacen una muy bonita pareja,mi carita de ángel. estoy segura que seránmuy felices. dulce maría: pero como mi tíaclarissa no puede ser mamá, ella y su esposo harán "adoptación".angélica: [ríe] se dice "adopción", mi tortolita.algún día tu tía clarissa y cristóbal adoptarán a un niño,al que tú deberás querer muchísimo.[timbre] [gritos]dulce maría: tengo que irme corriendo a mi clase, para queno me vayan a penitenciar. angélica: ajá, de acuerdo.pero a la hora del recreo, no dejes de ir a la capilla.ahí habrá alguien que necesitará mucho de ti.fortunata: si usted está de acuerdo con mi traslado,¿quiere decir que mi presencia aquíle resulta desagradable? lucía: por favor, hermana,¿cómo puede decir algo así? si la dejo ir,es porque las circunstancias así lo requieren.fortunata: reverenda, creo que con un poquito de buena voluntadde su parte podríamos-- lucía: mi buena voluntadnada tiene que ver con esto. obedezca en silencio.y su traslado al colegio de campeche es para ustedun motivo de resignación. resígnese.fortunata: está bien, reverenda. ¿y cuándo me iré?lucía: pasado mañana. tenemos poco tiempopara instruir a su sucesora. fortunata: ¿y quién vaa sustituirme? ¿quién será esa intrusa?lucía: aquí no hay intrusas, hermana.hay maestras. pero ya que le interesa saberlo,le informo que sus horas de clase quedarán a cargode la hermana samotracia. fortunata: me da gusto saberlo.por lo menos, no abandonaré a mis niñasen manos de una extraña. la hermana samotraciaes un ángel. lo único que tiene de maloes el nombre. [llora]estefanía: creo que hemos comprado todolo que nos hacía falta. cecilia: y hasta lo que nonos hacía falta también. ambas: [ríen]estefanía: ¿lorena? qué grata sorpresa.lorena: estefanía... ¿cómo estás?hola. bebé: [llora]pascual: de veritas, ¿es necesario que la hermanafortunata deje el colegio? lucía: sí, pascual.pascual: más allá de su natural algarabía y de su comportamientotravieso... la hermanita es un pan de dios.lucía: cierto. pascual: tiene el corazón másdulce que una charamusca. ella adora a las chamaquitas.y esta separación será de al tiro, pero me es dolorosa.lucía: la miro con ojos implorantes y llenos delágrimas. cree que la traslado por notenerle afecto. si ella supiera que lo hagoprecisamente porque la quiero. cecilia: encantada de conocerte,lorena. lorena: lo mismo digo, cecilia.estefanía: ¿y qué haces en méxico?no me digas que te mudaste para acá.lorena: no, no, para nada, sigo viviendo en cancún.allá tengo una boutique de ropa y vine a escoger modelos nuevos.además de entrevistarme con algunos proveedores.estefanía: ¿y cómo está tu hija? lorena: ¿cassandra?muy bien, estudiando en mérida. cecilia: ¿qué edad tiene?lorena: 15 años. y no es porque yo sea su mamá,pero es una niña preciosa. cecilia: ya lo creo.estefanía: ¿por qué no vas a comer a la casa con nosotros?a noé le encantará volver a verte.lorena: gracias, pero no creo que pueda.tengo tantos pendientes que... estefanía: ay, vamos...no te hagas de rogar. has un huequito y acompáñanos.lorena: bueno, está bien. aún conservo la tarjeta que noéme dio en cancún, los llamaré. estefanía: no hace faltaque llames, aquí tienes la dirección.te estaremos esperando. lorena: gracias.un placer conocerte. cecilia: lo mismo digo.lorena: hasta luego. cecilia: es muy agradabletu amiga. estefanía: desde que la conocíme simpatizó. es amiga de noédesde la universidad. cecilia: me sorprendióque siendo tan joven tenga una hija de 15 años.estefanía: a mí también. cuando la conocí en cancún,le pregunté la edad de su hija y evadió la respuesta.no sé, pero me dio la impresión de que a lorena no le gustahablar de cassandra. dulce maría: ¿estás llorando,fortunata? no me gusta que la genteque quiero llore, porque siento un hoyo en la barriga.¿por qué tienes la carita llovida? dímelo.fortunata: la reverenda me despidió.me corren del colegio, dulce maría.dulce maría: ¿por qué? armaste algún lío seguro.fortunata: no, no he hecho nada. dulce maría: claro,porque si lo hubieras hecho, lo habrías hecho conmigo.si te has portado bien, no sé por qué la reverendate echa a patadas. fortunata: me trasladaa campeche. dice que aquellas alumnasson como las de aquí. dulce maría: ¿cómo van a sercomo nosotras esas tontolinas? fortunata: no las llamestontolinas. ellas no tiene la culpa de nada.pero yo las quiero a ustedes. dulce maría: no llores,no llores. ¿y ahora qué haremos sin ti?nos moriremos de la melancolía. fortunata: ustedes quedarán acargo de la hermana samotracia. que es un encanto.dulce maría: será un encanto, pero es muy flacay come como un pajarito. y tú siempre tienes hambre.sí, eso es muy bueno, porque cuando salimos a comprarlos víveres, siempre comemos helados y pasteles.y a la hermana "sapotracia" no le gustan los pasteles.y yo digo una cosa, ¿qué se puede esperarde una hermana que no le gusta comer pasteles?fortunata: [llora] noé: ¿y esa sorpresa?¿a qué se debe tenerlas de visita por aquí?estefanía: sorpresa es la que vengo a darte, mi amor.tenemos invitados a comer. bue--bueno, bueno,más bien es una invitada. noé: ¿y de quién se trata?estefanía: [ríe] de lorena, tu antigua amiga de la universidad.cecilia: por casualidad la vimos en el centro comercial.y por cierto, es una mujer muy linda.noé: vaya... así que lorena está en méxico.cecilia: será mejor que nos vayamos ya,tú tienes que prepararlo todo para la comida.y yo tengo que estar en casa para cuando llegue mi pequeñadel colegio. estefanía: no llegues tarde.noé: estaré puntual para atender a lorena como se merece.estefanía: si no supiera que mi marido está tan enamorado de mí,me sentiría celosa. todos: [ríen]noé: bye. cecilia: adiós.vámonos, mi amor. estefanía: adiós.noé: [suspira] lorena... otra vez lorena.¿por qué presiento que su presencia puede cambiarmi vida junto a estefanía? gloria: licenciado...quiero hacerle entrega de este modesto presente.es su regalo de bodas. cristóbal: gracias, gloria.pero no hacía falta que te molestaras.fedora: debiste ahorrarte el regalo, gloria.total no fuimos invitadas al maravilloso evento.cristóbal: fue algo muy sencillo y familiar, fedora.además, ¿para qué había de invitarte si clarissa,mi esposa, no te simpatiza? fedora: [suspira] ay,no entiendo por qué se siente orgulloso de haberse casadocon esa poca cosa. ay, que nunca estaráa su altura. silvestre: ¿a ver, a ver, a ver?¿por qué esa cara de tristeza, chiquitina?dulce maría: es que tengo la gran pena del alma,silvestre. a la hermanita fortunatala corrieron del colegio. silvestre: qué contrariedad.bueno, cuéntame, ¿cómo pudo pasar algo así?cecilia: hola, mi pequeña consentida.dulce maría: hola, mamá. cecilia: ¿qué te pasa, mi amor?silvestre: no hay buenas noticias, señora cecilia.la reverenda lucía despidió a la hermana fortunata.cecilia: pero ¿cómo es posible que corrieran a fortunata?¿qué hizo? dulce maría: hay algunasreverendas que hay que ponerlas en penitencia.luciano: hola, familia.cecilia: luciano, ha pasado algo muy triste.despidieron a fortunata del colegio.luciano: ¿qué? estefanía: buenas tardes.lorena: buenas tardes. espero no llegar demasiadopronto. estefanía: por supuesto que no.noé y yo te esperábamos. noé: hola, lorena,qué placer volverte a ver. lorena: lo mismo digo.esperanza: ¿qué desea tomar, señora?lorena: cualquier cosa que no tenga alcohol estará bien.el médico me recomendó no tomar. noé: ¿estás enferma?lorena: no, no, no, para nada. es que estoy a dieta,y el alcohol engorda horrores. estefanía: ¿a dieta?pero si tienes una figura espléndida.lorena: ay, ya sabes cómo somos de coquetas las mujeres.siempre nos sentimos excedidas de peso.ambas: [ríen] estefanía: haces bienen cuidarte. me parece mentiraque siendo mamá de una muchachita de 15 años,te veas tan joven y guapa. noé: ¿tu--tu hija tiene 15 años,lorena? lorena: sí.[música] lorena: la comida estabaverdaderamente exquisita. te felicito, estefanía.estefanía: gracias, lorena. pero todo el mérito no es mío.esperanza me ayudó. lorena: entonces, déjemefelicitarla, esperanza. esperanza: voy a servir café.[llanto de bebé] estefanía: eh, se despertóestefi. enseguida regreso.permiso.noé: ¿en verdad tu hija cassandra tiene 15 años?lorena: sí, 15 años, noé. noé: coincide con tudesaparición de la universidad. en ese tiempo tú y yoéramos novios. desapareciste sin decir palabray nunca volví a saber de ti. ¿por qué, lorena?lorena: si lo que realmente quieres saber es si cassandraes hija tuya... despreocúpate,tú no eres su padre. estefanía: mira quién vinoa visitarnos, estefi. lorena: ¿me dejas cargarla?me encantan los bebés. ay, es preciosa.bebé: [tose] lorena: te juro que cuando veouna bebita, pienso en mi hija cassandra.ojalá no hubiera crecido tan pronto.los hijos adolescentes dan muchos dolores de cabeza.[ríe] estefanía: si los padresmantienen una buena comunicación con sus hijos, no tienepor qué haber problemas. lorena: sí, es posible.pero quizás a mi hija le hizo falta la presencia de un padre.dulce maría: siempre los adultos mayores son los que arman líos.adolfo: ja. dulce maría: y la reverendaes una adulta mayor. cecilia: la reverenda lucíafue mi maestra. puedo preguntarle el porquéde su determinación. luciano: insistoen que la hermana fortunata debe haber hecho alguna de las suyas.dulce maría: no, papá. la hermanita no hizoninguna de las suyas. porque oyó mi consejos y yola tengo muy bien educada. luciano: ¿y quién la educaa usted, señorita? adolfo: la niña se comportamuy bien, luciano. luciano: claro.por ejemplo, se portó excelentemente cuando se metióal fondo del pozo para salvar al gato.dulce maría: tú también te trepaste a un tejadopara salvar a otro gatito. y sácatelas, te pudiste caer.luciano: bueno, bueno, esas eran otras épocas.cecilia: por favor, mi amor, acompáñame al colegio.luciano: [suspira] está bien, te acompañaré.dulce maría: cuando estén frente a la reverenda, si ella les diceque la hermana fortunata sigue despedida a patadas...ustedes le gritan a la cara... "ella no es quién para despedira la gente". y que todas las niñas haremosuna revolución. adolfo: sí, ya me imagino.una revolución como la de pancho villa.[ríe] o peor. aída: lo cierto es que todoha terminado para ti, fortunata. fortunata: es que no puedoexplicarme el motivo de mi traslado.hermana: es tan extraña esa determinación de la reverenda.fortunata: soy capaz de hacer un ayuno de 100 días.¡soy capaz de no saquear la despensa!¡soy capaz de hablar menos de 10 minutos al día!¡soy capaz de...! [llora] no podré vivirlejos de ustedes. lejos de las niñas.lejos de mi querido colegio. [llora]dulce maría: se me ocurre una cosa.adolfo: ¿a ver? ¿en qué piensa mi nietaconsentida? dulce maría: si a fortunatala trasladan a campeche, hallé una solución fácil.luciano: y según tú, ¿qué solución es esa?dulce maría: que a mí me inscriban en ese colegiode campeche. luciano: pero--pero ¿ustedesestán oyendo la barbaridad que acaba de decir?dulce maría: es que la hermanita fortunata y yosomos muy compinchas. cecilia: pero pequeña,ese colegio queda demasiado lejos de aquí.no podríamos llevarte y traerte todos los días.dulce maría: pero yo digo una cosa...adolfo: a ver, ¿qué cosa, mi reina? dime.dulce maría: me podría ir a campeche.adolfo: ¿eh?[cantan] arre, que llegando al caminitoakimichú, akimichú arre, que llegando al caminitoakimichú, akimichú akimichú a mi burrita,aunque esté enojadita porque no le di su alfalfaporque no le di su maiz arre, arre, mi burritaya no quiere caminar da unos pasos pa' delantey otros tantos para atrás pobrecita mi burritaya no quiere caminar porque no le di su alfalfaporque no le di su maiz ♪ [silban]dulce maría: me imaginé un burro muy cansado que no queríacaminar. así nunca llegaría a campeche.mejor le ponemos patines al burro.adolfo: claro. luciano: escúchenla.ponerle patines a un burro... patines a un burro.[música] dulce maría: ¡a la hermanafortunata quieren correrla a patadas del colegio!¡y nosotras tenemos que impedirlo!¡así que no sean cobardes y ayúdenme!niña: ¿a qué? dulce maría: a vera la reverenda. y le pediremos que si se vafortunata, nos iremos también todas nosotras.todas: ¡sí! aída: voy a avisarle a la madresuperiora que desean verla. cecilia: gracias, aída.fortunata: ¿dulce maría ya les contó que me echan de aquí?luciano: sí, hermana, ya nos contó.dulce maría: ¡para armar la revolución, necesitamoslas pancartas listas! ¡apúrense!todas: ¡sí! fortunata: la reverendano me quiere. creo que me tiene ojeriza.cecilia: no puedes decir eso. aunque es jerárquica,estoy segura que te aprecia. luciano y yo trataremosde interceder por ti ante ella. luciano: quizás podamoslograr algo, hermana. aída: pueden pasar,la reverenda los espera. fortunata: que dios los ilumine.yo iré a la capilla a rezar. por favor, no se vayansin decirme cómo les fue.luciano: reverenda, la verdad es que no quisiéramosser indiscretos. y mucho menos pasarpor encima de sus órdenes. pero estamos aquíporque nos mueve el afecto que sentimospor la hermana fortunata. cecilia: estamos aquí porel gran cariño que le tenemos. lucía: lo sé, cecilia.yo tengo el mismo sentimiento hacia nuestra querida hermana.pero su traslado a campeche es un hecho.ahí el clima es mejor para la salud de una enferma.cecilia: cómo, ¿usted quiere decir que fortunataestá enferma? dulce maría: ¿todas tienensus pancartas? todas: ¡sí!dulce maría: ¡compañeras ciudadanas,debemos armar la revolución! niña: está bien, tambiénentramos a la revolución. dulce maría: ¡vamos, que vivala hermana fortunata! alfonsina: ¡ella es súper buena!lluvia: no la pueden correr del colegio.niña: ¡bravo por la hermanita fortunata!todas: ¡que se quede, que se quede, que se quede,que se quede! niña: ¡silencio!¡un momento! ¿y qué tal si la reverendano nos quiere recibir, y si no nos abre?dulce maría: si no nos recibe, tiraremos la puerta a patadas.todas: ¡sí! ¡a patadas, a patadas, a patadas![música]