null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 112

Dulce María culpa a Luciano de haber provocado que Nieves huyera de su casa. Luciano le promete a Dulce María que la ayudará a encontrar a Nieves. Nieves decide buscar un nuevo empleo para poder darle a Blanquita una buena vida.
7 Jul 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... nieves: yo quiero a esa familia,a todos, pero la desconfianza del patrón me humillóhasta el alma. no quiero volver a esa casanunca más. dulce maría: [solloza]luciano: no quiero que estés triste, mi chiquita.te prometo que mañana mismo contrataré un detectivepara que busque y encuentre a nieves y a su hija.dulce maría: ese señor no las va a encontrar.por ti nieves se fue de la casa. por tu culpa perdía mi blanquita. por tu culpa, papá.luciano: tienes razón, desconfié de ella,dude de su inocencia. estoy tan arrepentidode mi actitud. dulce maría: perdóname, papito,no quise decir eso. luciano: también los adultoscometemos errores, pero te doy mi palabraque nieves y blanquita volverán. dulce maría: sí, papito,yo quiero que regrese mi nenita. luciano: volverán, te lo juro.padre cosme: por ahora lo más importantees que no pierdas tu fe en dios. puedes contar con mi bendicióny con mi ayuda. te quedarás a dormir aquí,mientras consigues un nuevo hogar.canuta: y por este angelito de dios no te preocupes,yo me encargaré de cuidarla. nos hacen faltarisas infantiles. nieves: gracias,son ustedes tan buenos, tan buenos como la hijade mis patrones. ante los ojos de esa criatura,quedé como una malagradecida. ella quiso tanto a mi blanquita,sin importarle que fuera la hija de una sirvienta negra.padre cosme: bueno, vamos, seca tus lágrimasy deja esa angustia de lado. es mejorque te vayas a descansar. mañana con los primeros rayosdel sol, verás las cosascon más claridad. canuta: yo las llevaréa su cuarto. nieves: gracias.gracias, padrecito, gracias por tanta bondad.luciano: ponga especial interés en este asunto:necesito que encuentre a nieves hernándezy a su hija lo antes posible. detective: no es una misiónsencilla, señor larios, usted me proporcionamuy pocos datos. quizás de esa mujer y su hija--luciano: no reparemos en gastos, pero encuéntrelas.dulce maría: mamita, necesito que me digas cómo hagopara dar con nieves y mi nenita. angélica: mi carita de ángel,¿tú crees que yo sé todas las cosas del mundo?dulce maría: la madre superiora es muy sabiondaporque tiene un chorro de años, y tú sabes muchas cosasporque eres mi ángel de la guarda.angélica: pero no sé exactamente dónde están nieves y su hijitaen este momento, pero voy a darte un consejoque te ayudará mucho. dulce maría: dímelo, mamita,dímelo. angélica: ¿recuerdas el sagrariodonde está la medallita que ayudó a salvar a ceciliay a tu hermanito? dulce maría: claroque me acuerdo, el señor don curase llama cosme. angélica: así es, mi caritade ángel. pídele a tu papá y a ceciliaque el domingo te lleven al sagrariode la virgen de la luz. dulce maría: ¡sipirilí!angélica: [ríe]nieves: soy buena para el trabajo, señora.sé planchar y cocinar muy bien. mujer: puede ser,pero no puedo recibirte con una niña.nieves: mi hija es bien portada, no da guerra.mujer: eso dicen todas, pero luego empiezanlos problemas. lo siento, muchacha,pero busca en otra parte. blanca: [tose][llora]bárbara: listo, como dulce maría está tan tristeporque se le fue la sirvienta-- con su hija [...]con esta carta se pondrá feliz.frida: vamos al recreo. ¿vienes con nosotras,dulce maría? dulce maría: sipirilí,claro que sí. solo voy por mi tortamarca silvestre.¿y esta carta?bárbara, frida, ya sé dónde está mi nenita blanquita.lluvia: dulce maría, ven a superjugar con nosotras.dulce maría: no puedo. miren la carta que me escribióla madre superiora. ambas: ¿la madre superiora?dulce maría: lean, ¿no dice aquí madre superiora?bárbara: sí, es cierto, y es la letra de la reverenda,yo la conozco.madre superiora: cecilia, es una verdadera lástimaque nieves se haya ido de esta forma,pero confiemos que pronto rectifique y regrese.sí, adiós. [tartamudea] eh, te agradezcola llamada. dulce maría: "distinguidaalumna"-- eso de distinguida va por mí."la muchacha nieves está sirviendo en una casade unos conocidos míos, por eso no la encuentra,pero ella hizo una promesa y solamente volvería a tu casasi consigues algo que estamos necesitandopara la clase de ciencias naturales:una rana grande y gorda". todas: ¿una rana?frida: es cierto, yo oí decir a la reverendaque en el colegio necesitamos una rana viva.alfonsina: hay algo que yo no entiendo muy bien,¿por qué tu muchacha hizo esa promesa?bárbara: hay personas que hacen promesas muy raras.frida: sobre todo en la gente [...].ellos usan amuletos y hacen [...].alfonsina: ¿qué más dice la supercarta de la reverenda?dulce maría: "esto debe ser un secreto para que la promesase cumpla. por eso no tienes que contárseloa ningún adulto, especialmente a la hermanafortunata que es muy indiscreta. saludos a tan distinguidaalumna". esa mera soy yo.alfonsina: qué raro que nieves haya hecho esa promesa.bárbara: no hay ninguna duda, es la letra y la firmade la madre superiora. frida: hay que obedecera la reverenda y no contárselo a nadie.dulce maría: ustedes que son tan "chismocientas"tienen que prometer que tampoco contarán nada.ambas: prometido. dulce maría: solamentese lo diré a pascualito y él me ayudará a encontraruna rana gorda. a él sí puedo contárselo,porque no es un adulto mayor, es un jardinero.frida: dulce maría volvió a caer.bárbara: como siempre. ambas: [ríen]dulce maría: pascualito, pascualito,necesito que me ayudes a encontrar una rana.pascual: ¿una qué? dulce maría: una rana grandey gorda. "porfis", consíguemela.es para la clase de ciencias naturales.pascual: encontrar una rana así va a estar difícil, chamaquita.oye, en el barrio donde vive tu cuate centavitohay muchos charcos de agua. de seguro que élte puede ayudar, porque en los charcossiempre hay ranas. dulce maría: qué ideatan cachetona, pascualito. bebé: [llora]estefanía: cómo se repite la historia,primero fue el orgullo el que hizo a silvestremarcharse de la casa, y por ese mismo orgullonieves se fue de aquí. cecilia: si pudiéramosrecuperarla así como lo recuperamos a él...blanca: [llora] >> para acabar pronto,muchacha, eres [...] y los clientes se me irían.además, tu hija sería un estorbo.nieves: se lo suplico, señora, necesito trabajarpara darle de comer a mi blanquita.>> este no es un lugar de beneficencia,así que lárgate ya. no me quites el tiempo,[...] mugrosa. nieves: no me humillepor mi color. >> ay, largo de aquío te mando a sacar con la policía.anda, lárgate.fortunata: no me has dicho por qué quisisteque te trajera a ver a centavito.ándale, cuéntame, cuéntame, ¿qué te traes entre manos?dulce maría: [piensa] en la torre hice una promesa,no puedo contarle nada a la hermanitao nieves y blanquita no regresarán a la casa.[música]fortunata: no te hagas la turistay dime por qué estamos aquí. dulce maría: es un secretomuy misterioso, y yo soy tan discrecional.ahorita vengo. fortunata: pero, dulce maría,dulce maría, ¿adónde vas? [resuella]dulce maría: ¡centavito! ¡centavito!centavito: ¿qué onda, dulce maría?¿qué haces por aquí? dulce maría: necesitoque me consigas una rana grande y gordapara llevarla al colegio. centavito: ¡sale y vale!a la noche la busco en los charcos.te prometo que atraparé a la más grandota y rechonchade todas. dulce maría: gracias, centavito.llévamela al colegio a la hora del recreo.yo te voy a estar esperando en el portón.¿cuántos pesos vale esa rana? centavito: para tique eres mi "cuatechola" es de gratis.canuta: pucho, dame seis piezas extras de pan, ¿eh?¿cómo te fue, muchacha? ¿encontraste trabajo?nieves: no tuve suerte, señora canuta.nadie quiere darle empleo a una cuando tiene hijos.canuta: te dije que dejaras a blanquita a mi cuidado,pero tú de testaruda te la llevaste.pucho: son 12 pesos, doña canuta.canuta: sí, anótalos, mi hijo. pucho: no la muele,ya me debe 15 días de pan y luego el patrónse encorajina conmigo por fiarle.canuta: ya--ya, no le hagas de tos.el sábado me pongo al día con las cuentas, ¿eh?pucho: que conste, doñita, ¿eh? canuta: ajá.padre cosme: ¿cómo te fue, hija mía?nieves: no encontré nada, padrecito.unas señoras no me dieron el trabajo por tener una hija,otras me rechazaron por el color de mi piel.padre cosme: ten paciencia, nieves.vivimos en un país libre, donde no debe importarsi eres blanco o [...], sino los sentimientos.nieves: nunca falta gente que nos desprecia.padre cosme: gente de corazón frío, a quién no debemos tomaren cuenta. nieves: sí, padre, pero a vecesesa gente es aquella que nos puede dar el empleoque necesitamos para que los hijosse lleven un pedazo de pan a la boca.pero esta situación no puede continuar más.padre cosme: explícame cuál es la situaciónque no puede continuar más. nieves: mi hija y yoestamos viviendo a sus expensas. padre cosme: ayudas en el aseoa canuta, entonces te ganas lo que comes.nieves: pero--pero ¿mi hija cómo ayuda?canuta: alegrándonos con su sonrisa.nieves: son ustedes tan buenos. canuta: ¿por qué no le dicesal padre cosme con la familia que trabajabaspara que--para que él pueda hablarcon tus antiguos patrones? nieves: ¿para qué, señora?si ahí no puedo volver. mi antiguo patrónpiensa que fui cómplice de raymundo, y él no quiereque a sus hijos los cuide una ladrona.dulce maría: porfis, ayuda a centavitoa encontrar una rana grande y gorda.solo así podrán regresar a la casa nieves y mi nenita.angélica: recuerda que el domingodebes ir al sagrario de la virgen.dulce maría: sí, mamita, te lo prometíy voy a cumplirlo, pero falta un chorropara que sea domingo.centavito: ¡órale! esa es la ranota que necesitadulce maría.canija, saltó relejos.solovino: ponte buzo, carnal. centavito: tú no te me escapas.rana: [croa] solovino: [ladra]centavito: ¡te atrapé, te atrapé!luciano: hola, mi chiquita. dulce maría: quiero pedirteun favor. luciano: ¿qué favor?dulce maría: que el domingo me lleves a misa al sagrariode la virgen de la luz. cecilia: ¿y por qué quieres irprecisamente ahí, mi pequeña? luciano: algún motivo especialdebes tener. dulce maría: sipirilí,es por un gran misterio del alma humana.solovino: aquí está la mera jefa de mi chorreada.dulce maría: hola, solovino. solovino: [ladra]dulce maría: hola, centavito. ¿me trajiste la rana?centavito: lo que yo prometo, lo cumplo, dulce maría.la rana está adentro de la caja. le hice unos agujerospara que no se ahogara. dulce maría: dámela.¿tiene nombre? centavito: ¿una rana con nombre?¿cómo quieres que se llame? ¿roberto revueltas?las ranas no tienen nombres. dulce maría: la pata que tenemosaquí en el colegio tampoco es personay le pusimos nombre. centavito: no se puede comprar.una pata es un animal mucho más persona que una rana.dulce maría: gracias, centavito. ¿de veras no te debo nada?centavito: te lo repito, para una dama es de a gratis.dulce maría: ay, la reverenda tendrá una gran alegríacuando la vea.canuta: [murmura] ay, padre,usted tenía que volver hace dos horas.padre cosme: ay, no me gruñas, canuta.canuta: un sacerdote debería cumplircon sus horarios. padre cosme: precisamentequien menos debe cumplir con sus horarioses un sacerdote. depende de--de--de las circunstancias de sus feligreses.¿qué? ¿hubo novedades? canuta: bueno, nieves insisteen irse. padre cosme: [suspira]esa muchacha tiene esa idea fijametida en la cabeza. canuta: ajá.nieves: padrecito. padre cosme: dime,¿aquí te tratamos mal a ti o a tu hija?nieves: si quiero irme, es precisamenteporque me tratan bien, padrecito.padre cosme: [ríe] canuta: ¿y eso cómo se entiendeentonces? nieves: ya sé que deben 15 díasde pan, que-- padre cosme: [tartamudea]por eso no van a dejar de traérmelo, muchacha.me conocen y saben que al final pago.nieves: pero, padre, mi hija y yoestamos trayéndole gastos. somos un par de bocas másque alimentar. padre cosme: bueno, ya--ya te dije que-- que tú contribuyesayudando a canuta con los quehaceres.y tu hija llena de alegría esta casa.nieves: me angustia no conseguir trabajo.canuta: ándale, nieves, acaba de decirle al padre cosmecon qué familia trabajabas. nieves: no, señora canuta,es mejor que no. padre cosme: pero qui--qui--quizás esas personas están desesperadas buscándote.nieves: ellos ya deben tener otra sirvienta en mi lugar,una sirvienta blanca. padre cosme: ay...dulce maría: permiso, reverenda. madre superiora: acércate,dulce maría, ¿qué quieres? dulce maría: yo vineporque nieves se fue de la casa con mi nenita.madre superiora: sí, cecilia me comentóel lamentable episodio. dulce maría: usted sabeque nieves hizo una promesa. madre superiora: ¿una promesa?[ríe] no entiendo.dulce maría: que volvería a la casa si yo le traía esto.madre superiora: hija, creo que estamos hablandode cosas diferentes. ¿dices que nieveshizo la promesa de volver a la casasi tú me traías eso? ¿de cuál promesa me hablas?dulce maría: usted me lo dijo en la carta.madre superiora: ¿que yo te mandé una carta?dulce maría: yo la dejé en mi casa.ahora no me diga que no me la mandó.abajo firmaba: madre superiora. y esa mera es usted.madre superiora: dulce maría, insisto en que estamos hablandode cosas diferentes. yo no te mandé ninguna carta.dulce maría: a veces los adultos mayores andan mal de la cabezay se olvidan las cosas. madre superiora: yo no andomal de la cabeza. acabemos de una vezcon este enredo. ¿qué traes en esa caja?dulce maría: lo que tanto necesita para la clasede ciencias naturales.madre superiora: ¡ay, ay, ay! ¡ay, la rana!¡ay! yo le tengo pavor a las ranas.¡ay, ay, ay!dulce maría: no entiendo por qué le dio el patatús,si es una ranita tan mona. rana: [croa][música][música] dulce maría: santa cachucha,se desmayó todita. despierte, madre superiora.porfis, despiértese, despiértese.fortunata: acabo de despachar la correspondencia.¿qué le pasó, superiora? madre superiora: ay, la rana...mis nervios. fortunata: ¿de qué rana habla?dulce maría: de esta. fortunata: [grita]dulce maría: pobrecita, te asustaste.mírenla, vean los ojos del susto.padre cosme: precisamente estaba pensando en nievesy en su hijita. me comentó que se quiere iral campo a buscar trabajo. canuta: hay algo que yono entiendo, padre, si nieves era tan felizen esa casa donde trabajaba, debería regresar.no importa que su patrón desconfíe de ella,con el tiempo le podrá demostrarque es decente y que no es una ladrona.padre cosme: sí, tienes razón. voy a tener una conversacióndefinitiva con esa muchacha. nieves: virgencita mía,¿por qué donde encuentro personas que me recibencon cariño, sin importarles el color de mi piel,tengo que perderlos? si esa es mi cruz,yo la acepto humildemente. solo te pido que no le faltea mi hija un pedazo de pan que llevarse a la boca.también quiero pedirte por la salud del padre cosme,y porque la vida de dulce maría esté llena de felicidad.estefanía: cecilia. cecilia: aquí estoy, estefanía.estefanía: les preparé una gelatina de betabelcon piña. cecilia: gracias,se ve deliciosa. a luciano y a dulce maríales encantará. estefanía: eso espero.¿y esta carta? es para dulce maría.cecilia: qué extraño, no me comentó nada.estefanía: ay, cecilia, creo que mi muñecaha caído en una nueva trampa. cecilia: por los clavosde cristo. esta no es la letrade la superiora. luciano: hablaremos de estoen la casa, dulce maría. dulce maría: pero, papito,yo pensé--es que yo-- luciano: obviamente no pensastecuando fuiste capaz de llevar una rana a la reverenda.niñas: [ríen] frida: fue un plan excelente,bárbara. bárbara: dulce maríase creyó que la superiora escribió la carta.ambas: [ríen] águeda: la superiora ordenóllevarle la rana a don pascual. aurora: por culpa de esta ranalos nervios de la reverenda empeoraron.ambas: [ríen]alfonsina: la madre superiora las espera en la dirección.frida: seguramente es para felicitarnos.frida: claro, somos las mejores alumnas del colegio.lluvia: tenemos que comprobar si de veras van a felicitara esas supersangronas.niñas: buenas tardes, madre superiora.madre superiora: voy a ir directamente al asunto.esta vez no haré preguntas, solamente las sancionarésin pérdida de tiempo. bárbara: pero ¿por qué,reverenda? madre superiora: ¿ylo preguntas, bárbara? nuevamente han hechoa dulce maría víctima de una másde sus bromas y nuevamente yo he sido partede esa jugarreta. frida: no es cierto,le juro que-- madre superiora: ¡silencio!ya no necesito de pruebas para acusarlas.por esta nueva travesura se han hecho acreedorasa un castigo ejemplar.permanecerán en el colegio durante el fin de semana.niñas: [suspiran] madre superiora: ya estoycansada de las bromas irrespetuosas de ustedes dos.frida: ¿ya nos podemos retirar, reverenda?madre superiora: ¿retirarse? pero ¿ustedes creenque ya el castigo fue aplicado? bárbara: pero usted dijoque nos quedaríamos en el colegio el fin de semana.madre superiora: ese solo fue el comienzo de la sanción.hay una segunda parte, la cual les enseñaráa ser buenas compañeras: van a lavar todas las sábanasdel dormitorio. niñas: ¿lavar todas las sábanasdel dormitorio?cecilia: aquí está la carta que bárbara y frida escribieron,luciano. mi pequeña creyó de buena feque-- luciano: dímelo, a ver,¿en qué creyó? ¿en una carta que apareciómisteriosamente en su pupitre? dulce maría: pero tenía la firmade la madre superiora. luciano: ¿la firma de la madresuperiora? ¿la oyen?dice que tenía la firma de la madre superiora.[gruñe] pero la reverenda sufrióun nuevo ataque de nervios por tu culpa.dulce maría: una ranita no le hace mal a nadie.luciano: ¿dónde conseguiste la rana, dulce maría?¡contéstame! ¿dónde la conseguiste?madre superiora: quiero las sábanas limpiasy espero que sus conciencias queden igual.frida: yo no sé lavar. bárbara: y yo menos.en la casa mi ropa la lavan las sirvientas.frida: y todo por la culpa de esa chismosa de dulce maría.luciano: dudo mucho que a centavito se le ocurrierallevarte una rana de regalo al colegio.quiero toda la verdad. ¿fuiste tú a buscar a tu amigo?dulce maría: sí, papito. cuando la hermana fortunatasalió en la camioneta a hacer las compras,le pedí que me llevara a ver a centavito y me llevó.luciano: ¡la hermana fortunata! antes, cuando tú eras novicia,mi hija tenía dos cómplices en el colegio.ahora tú eres su cómplice en la casay la hermana fortunata fuera de ella.estoy entre dos fuegos. estefanía: [ríe]eres tan exagerado para todo. y la niña no tienedos cómplices, tiene tres, porque yo también me incluyo.ambas: [ríen] luciano: ¡no es momentopara bromas, estefanía! sube inmediatamente a tu cuarto.estás castigada. [teléfono]estefanía: ¿bueno? hola, reverenda--luciano: madre superiora, hay algo que debo informarle.madre superiora: yo también a usted, señor larios.las alumnas bárbara y frida ya recibieron su castigocomo responsables de la carta que supuestamentefue firmada por mí. luciano: hay alguien mása quien se debería castigar: la hermana fortunata,que fue quien llevó a dulce maríaa conseguir la rana. frida: esto es un abuso.bárbara: es el peor castigo del mundo.alfonsina: qué bueno que las castigaron.juanita: para que aprendan a no volverle a hacer bromasa dulce maría. frida: a ella tambiénla castigará su papá. bárbara: es cierto,su papá iba bien enojado cuando la vino a buscar.lluvia: al menos dulce maría no tendrá que superlavarlas sábanas. alfonsina: tienen que quedarbien limpias. frida: ya váyanse de aquí.niñas: [burlan] lero, lerolero, lero lero, lerolero, lero lero, lero.¡ay! [gritan]madre superiora: el día que salió a hacer las compras,¿llevó a la alumna larios sin mi autorizacióna conseguir la horrible rana que alteró mis nervios?fortunata: ¿cómo dice? pero yo nunca supeque dulce maría quería ir a ese lugar para--madre superiora: silencio, aquí la palabra la tengo yo.ya las alumnas implicadas en ese desagradable sucesorecibieron su castigo, solo falta usted.fortunata: pero, reverenda, yo-- madre superiora: a partirde esta noche permanecerá tres díasa pan y agua en la celda de castigo.fortunata: ¡ángeles y querubines!madre superiora: hacer dieta durante esos tres díasle vendrá muy bien, porque usted, hermana,no sé si llega a cometer el pecado de gula.fortunata: ¿de verdad me cree una pecadora, reverenda?¿una pecadora yo? [música]úsica] silvestre: mira qué ricamerienda te he traído, sincronizadas de jamón y quesoy una malteada de fresa. dulce maría: ¿por quéno me lo trajo mi mamá? silvestre: tu papáte tiene castigada por el asunto de la ranay no quiere que nadie te visite.dulce maría: yo digo una cosa, ¿ya mi papito no me quiere?[teléfono] cecilia: silvestreestá con dulce maría, yo contesto.¿bueno? hola, fortunata.fortunata: [susurra] estoy hablando a escondidas.pásame a ese energúmeno que tienes por esposoantes de que me descubra la reverenday en vez de castigarme tres díasen la sala de castigo, lo haga por cinco meses.cecilia: sí, sí, sí, permíteme. es fortunata y quiere hablarcontigo.luciano: ¿cómo está, hermana? fortunata: ¿cómo quiereque esté? a punto de morir de hambrepor su causa. usted atacó mi honrapor comunicativo. la reverenda me tendráa pan y agua durante tres días. [llora]luciano: tres días a dieta le vendrán de perlas, hermana.buenas noches. [ríe]silvestre: chiquitina, nunca debes olvidarque tu padre te quiere como no puede querersemás en el mundo. dulce maría: pero se embroncaconmigo por una ranita de lo más simpática y me regaña.silvestre: los padres tienen que regañar a los hijos.hay que enseñarles el camino, indicarles dónde está el bieny dónde el mal. dulce maría: ¿el patatúsde la reverenda es el mal? silvestre: claro que sí,chiquitina. mira, aunque tu papáes de mucho carácter, tiene un corazón maravilloso.prueba de su bondad es haber aceptado a nievesy a su hijita en esta casa. dulce maría: pero nieves se fueporque mi papá ni la miraba. silvestre: él ha reconocidosu error, está arrepentidoy desea de todo corazón que nieves y blanquitavuelvan a vivir con nosotros. dulce maría: el domingoque vaya a la misa de don cura, le voy a pedir a la virgencitaque hace los milagros que me devuelva a las dos.nieves: padre cosme, como le dije ya decidíirme a la cosecha de caña allá en mi tierra.padre cosme: nieves, cortar caña es muy duro,es trabajo de hombres. nieves: yo soy joveny puedo hacerlo, padre. por darle de comer a mi hijahago cualquier sacrificio. canuta: pienso que eresmuy necia, nieves. en vez de irtea pasar sacrificios a veracruz, deberías volver con esa familia.nieves: entiendan que no puedo hacer lo que me piden.¿cómo soportar la mirada acusadora del señor?a esa casa no vuelvo ni muerta. padre cosme: el orgulloes pecado, nieves. nieves: el mío no es un orgullode soberbia, padrecito, es dignidad,que es el orgullo de los pobres. dulce maría: tuve mucha suerteque mi papá no me diera un castigo tan fuertecomo el que les puso la superiora a bárbaray a frida. juanita: ellas todavíano acaban de lavar todas las sábanasdel dormitorio. alfonsina: cuando terminela reverenda va a revisar que lo hayan hecho bien.juanita: ayer esas sangronas nos mojaron a cubetazos.dulce maría: a mí ya me tienen hasta la coronillaesas "travesureras". lluvia: tenemos que darlesun superescarmiento. dulce maría: yo tengo un plan,se los voy a contar.¿qué les parece el plan? niñas: ¡es un plan cachetón!todas: [ríen] [música][música] aurora: abran su librode lectura en la página 100. águeda: aurora, la reverendaquiere que vayas a la dirección. aurora: enseguida, águeda.no se levanten de sus pupitres, niñas.dulce maría: ¿por qué la hermanita fortunatano está dando la clase? aurora: la hermana fortunatapermanecerá tres días como penitencia en la celdade castigo. dulce maría: pobrecita,la castigaron por mi culpa. no comerá postrey le darán poquito de comer.¡atención, mujeres femeninas!pongan mucha atención, tenemos que ayudara la hermanita fortunata. ella cuando no come, sufre,y yo no quiero que sufra. alfonsina: ¿y nosotrosqué podemos hacer, dulce maría? dulce maría: la celda de castigotiene una ventanita alta, alta, y si conseguimos una escalera,podemos bajarle comida desde ahí.lluvia: ¿y de dónde vamos a sacar la supercomidapara la hermana fortunata? ¿entramos a la cocinay nos llevamos las tortas y los postres?dulce maría: no, eso sería robar,y robar no se hace. yo tengo otra solución:a la hora del recreo todas nos reuniremosen el cuartito viejo. nos llevaremos nuestro "lunch"y le daremos esa comida a la hermanita.¿están de acuerdo? niñas: ¡sí!fortunata: señor, recibo este castigocon resignación cristiana, pero a pesar de eso,no puedo evitar sentir mucho apetito.aurora: "en el árbol de la casa--"¿qué quieren, niñas? dulce maría: ¿puedo ir al baño,hermana? lluvia: yo también.aurora: vayan, pero no se tarden."de la casa de pedro caen manzanas rojas--"dulce maría: vamos a ver cómo van bárbara y fridacon las sábanas. aurora: "y son muy grandes."lluvia: ¡aguas, allá vienen!bárbara: me duelen las manos de tanto lavar estas mugrosassábanas. frida: por suerte ya terminamos.hay que decirle a la madre superiora.bárbara: ¿sabes, frida? tenemos que pensarcómo vengarnos de la odiosa de dulce maría.ambas: [ríen]dulce maría: [burla] tontolinas, tontolinas.pongamos en marcha nuestro plan. lluvia: [ríe]frida: con permiso, reverenda. venimos a informarleque ya terminamos de lavar todas las sábanas.madre superiora: muy bien. ¿les ha servido este castigopara comprender que no deben hacerlemás burlas y trampas a ninguna compañera?ambas: sí, reverenda. madre superiora: me alegro.bárbara: pero por favor, nunca más nos vuelva a ponerun castigo tan feo y tan cansado.madre superiora: los castigos no son otorgados por gusto.pórtense bien y no habrá más castigos.dulce maría: manos a la obra. lluvia: vamos a darlessu supermerecido a bárbara y frida.dulce maría: quedaron como sacadas de un basurero.lluvia: o de una supercoladera. ambas: [ríen]bárbara: venga, reverenda. venga a ver lo bien que lavamostodas las sábanas. frida: las dejamos más blancasque las nubes.madre superiora: me alegran que hayan cumplidocon la penitencia encomendada.pero ¿qué significa esto? no permito que las alumnasme tomen el pelo. bárbara: no puede ser.madre superiora: esta es una broma de muy mal gusto.frida: pero nosotras-- madre superiora: silencio.quiero estas sábanas limpias. lávenlas otra vez.ambas: ¿otra vez? madre superiora: ¡otra vez!

Cargando Playlist...