null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 109

Angélica le asegura a Dulce María que la salud de Silvestre mejorará. Luciano se molesta al saber que Silvestre se fue del hospital sin despedirse de su familia. Anastasio le hace entender a Silvestre que Luciano y su familia lo aman.
2 Jul 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... dulce: mamita, ¿qué va a pasarcon silvestre, se va a curar? angélica: espera,mi carita de ángel, la paloma me quiere decir algo.es sobre silvestre. dulce: ¿qué te dice la palomita?¿qué te dice, mamita? ¡dímelo! angélica: no debes angustiarte,hijita mía, ella dice que nuestro queridosilvestre, se salvará. dulce: gracias, gracias,palomita.virgencita querida de mi corazón,gracias por permitir que mi silvestre del almase alivie.andrés: silvestre pasará 72 horas en terapia intensiva,ustedes vayan a descansar. estefanía: si hay algún cambio,no dejes de avisarnos. andrés: descuida, lo haré.con permiso. noé: [resuella]debemos ser optimistas. gabriel: y con la ayudadel señor, silvestre pronto se recuperará.luciano: mi buen silvestre, tienes que luchar por tu vida,todos te necesitamos, en especial, tu chiquitina.dulce: ¡estoy tan contenta! hoy se cumplen dos semanasde que pusieron a "marcar el paso"a mi silvestre del alma. alfonsina: ¿cuándo saledel hospital? dulce: hoy mis papás y mis tíosvan por él. lluvia: ¡qué súperpadrísimo!hermana: dulce maría, la hermana fortunatate espera en el cuartito viejo. dulce: gracias, hermanita.andrés: con ese marcapasos has quedado como nuevo,silvestre. silvestre: muchas graciaspor todo, doctor. andrés: aquí está tu ordende salida, dentro de poco, luciano vendrá a buscarte.silvestre: doctor, nuevamente gracias por salvarme la vida.andrés: tú luchaste por conservarlay eso fue definitivo para tu recuperación...hasta luego, silvestre.[llaman a la puerta] anastasio: ay... ¿qué pasó?míralo... oiga, vea qué semblante tienes,pero--qué bárbaro, no nada más--te quitaronlo que tenías sino que ahora te pusieron menos años.silvestre: [ríe] hace un ratome llamó mi sobrina lupita desde monterrey,se alegró mucho al saber que yo salgo del hospital hoy.anastasio: todos estamos bien contentos.silvestre: anastasio. anastasio: ¿qué pasó?silvestre: ¿me trajiste lo que te pedí?anastasio: todo está dentro de esta bolsa.dulce: cuántos postres. fortunata: uy, hace dos semanasprometimos que si silvestre se salvaba,no volveríamos a comer ni un solo postre.y ese plazo se cumple precisamente hoy.dulce: es cierto ¿qué tenemos que hacer entonces, fortunata?fortunata: lo único que podemos hacer--es ponernos al díacon los postres. ¿estás de acuerdo, compañera?dulce: "sípirili", compañera.fortunata: ¡adelante!luciano: buenos días. enfermera: buenos días.noé: ¿y silvestre? señorita,¿el paciente está en el baño? enfermera: no,aquí no hay nadie. luciano: eso no puede ser,el señor silvestre núñez iba a ser dado de alta hoy.enfermera: pues entonces, seguro ya se fue.con permiso.noé: ¡estefanía, cecilia! cecilia: ¿qué pasa?estefanía: ¿dónde está silvestre?luciano: silvestre desapareció, se ha ido.no puede ser, no puede ser. cecilia: ¿qué averiguaste,mi amor? luciano: la encargada de pisome dijo que silvestre se fue de la clínica.estefanía: imposible. luciano: pero qué nuevaingratitud esta. silvestre parecía tranquiloy realmente arrepentido de su actitud celosa.queríamos que volviera a trabajar en la casapero ya ven, desapareció sin dejar rastro.noé: seguramente regresó al asilo.luciano: ahora mismo saldremos de dudas.buenos días, señora torres, habla luciano larios.¿me podría informar si silvestre se encuentra allí?aquí en la clínica tampoco está.gracias... sí, en cuanto sepa algole aviso, adiós... ya me oyeron. estefanía: ahora que silvestreestá sano y salvo, es evidente que el orgullovuelve a dominarlo. cecilia: pero no entiendo,dijo que nieves era una muchacha muy agradabley que podría haberse llevado muy bien con ella.luciano: palabras, cecilia, nada más que palabras.anastasio: de veras no entiendo tu ida, silvestre.silvestre: tuve que hacerlo, anastasio.anastasio: no, no, no, lo hiciste porque eresun orgulloso, pero déjame decirte una cosa,¡el tuyo es un orgullo mal fundado!en el asilo te la pasaste todo el tiemposuspirando por los larios, añorándolos.ellos se portaron muy bien contigo, estuvieron pendientesde tu convalescencia. silvestre: sí, es cierto, sí.anastasio: el señor larios pagó la operación y--corrió con todos los gastos y ¿tú cómo les pagas?con soberbia. silvestre: yo--anastasio: no, no, no, no, no, ningún yo, yo, yo, yo,si yo fuera tú, pensaría mejor las cosas,esas personas son como tu familiay a la familia nunca se les da la espalda.gabriel: ¿todo está en orden para recibir a silvestre,nieves? nieves: todo en orden,padrecito. el cuarto está especialmentepreparado, la señora cecilia le puso un jarróncon flores muy bonitas. gabriel: ay, estoy seguroque silvestre y tú llegarán a ser grandes amigos.nieves: yo también lo deseo con todo mi corazón.gabriel: ya están aquí. cecilia: ¿llegó silvestre?gabriel: pero ¿cómo?, ¿no fueron ustedes a buscarlo?noé: llegamos demasiado tarde, ya se había ido.estefanía: tengo que reconocer que hizo muy mal esta vez.luciano: es un ingrato. [timbre][todos] ¡silvestre! silvestre: ¿puedo--pasar?cecilia: adelante, esta es y seguirá siendo tu casa.luciano: pienso que merecemos una explicación de tu parte.silvestre: yo-- cometí la tontería de salirmede la clínica porque-- estaba muy confundido.tenía tantas ideas en la cabeza, quise ponerlas en ordeny para eso nada mejor que tomándome un buen café, ¿eh?en cuanto lo hice, llegué a una decisión.luciano: ¿qué decisión, silvestre?silvestre: señor, ¿en esta familiano necesitan un mayordomo? luciano: [ríe]silvestre: [ríe] [ambos ríen]chiripa: ¿qué húbole, solovino?solovino: ¡mi chiripa! ¿qué está pasandoen el cielo de los perros que los ángelesestán bajando a la tierra? ¿qué haces en estehumilde barrio? chiripa: desde que hay tantos"chilpayates" en el cantón de mi "cuatacha" dulce maría,ya ni me pelan. solovino: no te me achicopales,aquí tienes a tu servilleta que se la pasa suspirandotodito el día por ti, palabrita de perroque sería el más feliz de los mortalessi me dieras el "sí" chiripa: híjole, solovino,qué aventado eres. solovino: ahora que sime desairas, yo te entendería, porque ¿la neta?soy bien poca cosa para ti que eres "refinolis",una reinita dulce y con alma blanca.chiripa: ay, solovino, tantito te creasque soy perfecta, yo-- yo tengo un--pasado.silvestre: eso ya lo aprendí porque sé que no soy un hombrejoven y ya no puedo con todo el trabajo.cecilia: aunque ya se vieron una vez en el colegio,quiero presentarte oficialmente a nieves.silvestre: [ríe] será un placer compartircontigo el trabajo de la casa, nieves, y déjame decirteque tienes una hija preciosa. nieves: gracias, silvestre.luciano: nieves, hay algo que quiero que sepas,silvestre conoce mejor que nadie el manejo de la casay nuestras costumbres. por favor,déjate guiar por él en todo. nieves: sí, señor.noé: silvestre. silvestre: ah, señor.[ríe] noé: qué satisfacción me daque estés nuevamente aquí. silvestre: quiero pedirun último favor, ¿me autoriza que vaya yopor la chiquitina al colegio? estefanía: pero--acabas de salirde la clínica, silvestre. silvestre: ir por ella seráuna inyección de vitaminas para mí, ¿mm?luciano: no se hable más, que te lleve darío,mi hija se pondrá feliz al verte.silvestre: y yo, señor, será la mayor de las dichasabrazar nuevamente a mi chiquitina.[música][música]fortunata: bien. silvestre: hermana--dígale por favor a dulce maría que estoy aquí,quiero ver a mi chiquitina para darle un beso.fortunata: yo sabía que todo ese "merequetengue"terminaría perfecto. madre: me alegro que hayapresentido bien, pero busque a la alumna larios.fortunata: ¿y qué es lo que estoy haciendo?,¿qué es lo que estoy haciendo? madre: ay, no sécómo la aguanto. chiripa: ¿qué onda, solovino?nomás te hablé de mi metida de pata con el canijodel valentino y te quedaste mudo.solovino: es bien durazno que la perrita más chula,la única que me acelera el corazón, se la pasehablando de otro cuate, me late chocolate que siguesazotando la cobija por el fulano valentino.chiripa: ¿yo, cacheteando las banquetas por ese gandalla?¡naranjas chinas! pero si piensas esode miguelita, pues, mejor ahí la dejamos.solovino: híjoles, creo que me dio plantón.dulce: silvestre, mi silvestre del alma.silvestre: chiquitina, qué alegría tan grande de verte.madre: silvestre ha venido a buscartepara llevarte a tu casa. dulce: ¡viva! nos iremos juntos.silvestre: sí. dulce: yo, túy tu marcapasos cachetón. silvestre: [ríe]¡ay! cecilia: imagino la caritasonriente de dulce maría al ver a silvestre.luciano: al fin regresa la tranquilidad para todos,nuevamente, volvemos a ser una familia.cecilia: una familia que, por cierto, ha crecido mucho,ahora hay tres niños y cuatro adultos.luciano: más las visitas diarias de estefanía, noé,la pequeña estefi y gabriel. cecilia: es cierto.luciano: mi amor, ¿no crees que deberíamos reconsiderarla compra de una casa? cecilia: no, luciano,aquí viviste y hemos vivido momentos tan especiales,cada rincón de esta casa es-- es como un--pedazo de nuestra alma. luciano: tienes razón.[ladridos]¿qué hacías en la calle, chiripa?cecilia: ¿de dónde vienes? chiripa: mejor ni me pregunten.silvestre: ya estamos aquí. dulce: silvestre me fuea buscar al colegio. silvestre: ajá.luciano: sí, mi chiquita. [gime]nieves: perdón, ¿han visto por aquí a blanquita?cecilia: no. nieves: es que tengo ratobuscándola y no la encuentro. dulce: santa cachucha,como diría el agente elizondo, otro infante desaparece.luciano: debe estar en la cornisa del edificioo en el lugar más insólito, solo en esta casapasan estas cosas. cecilia: hay que buscara blanquita entre todos. luciano: vamos...chiripa: el solovino me falló cuando más lo necesitaba,así son los móndrigos perros, se puso celosodel gandalla del valentino y yo lo que quería--era que el solovino me apapachara.solo pensó en él y no le importó mi dolorde mujer engañada... ¡órale, no se vale!una sale un ratón y hasta el cantón me volaron.cecilia: en las recámaras no está.silvestre: yo tampoco la encontré.luciano: ¿dónde se habrá metido? nieves: ay, mi hija no aparece.cecilia: calma, nieves, no te angusties, la niñano pudo salir volando de aquí. dulce: yo la busqué hasta debajode la cuna de arturito. [ladridos]luciano: tiene que estar en alguna parte.dulce: chiripa está ladrando, y la voz de la sangreme dice que ella sabe algo. silvestre: ¿no sería buenollamar al agente elizondo? luciano: es cierto, silvestre,él es experto en bebés desaparecidos.cecilia: espera, luciano, seguramente,nadie buscó a blanquita en el cuarto de lavadoy chiripa está ladrando.dulce: ¿qué pasa, chiripa? chiripa: saca a la chilpayatade mi cantón que quiero planchar oreja.dulce: ¡papá, mamá! ¡vengan pronto, vengan todos!cecilia: aquí estamos, ¿qué ocurre?, ¿la encontraste?dulce: miren quién está ahí. nieves: ¡mi hija! ¡mi blanquita!silvestre: ¡al fin apareció! luciano: y nada más y nada menosque fuera de la casa de chiripa, qué ocurrencia.blanquita: [llora] nieves: perdón por este susto,señor, voy a llevar a la niña a dormir a su camita.blanquita: [llora] luciano: bien, nieves,ve a acostarla y-- luego regresas que me vas a ira comprar cigarros. cecilia: ¿cigarros tú, luciano?pero si no fumas. luciano: por supuesto que no,pero--con la desaparición de blanquita, se me han puestolos nervios de puntas. silvestre: señor, si gustayo puedo ir a comprarlos. luciano: no, silvestre,olvídalo, mejor ve a hacer tu famoso café que tantohemos extrañado en esta casa. silvestre: ¡enseguida, señor!ahora que de nuevo estoy rodeado del cariño de todos ustedes,otra vez voy a preparar mi exquisito café.[ríe]dulce: gracias por encontrar a blanquita, chiripa.chiripa: híjoles, manita, qué sabroso apapacho,últimamente con el precioso y tu nenita,me tenías reteolvidada.raymundo: ¿qué traes, mi [...]? nieves: ¡raymundo!raymundo: tenemos que hablar asuntos que nos interesan muchoa los dos. órale, vámonos a la taqueríade aquí cerca. nieves: no, no te puedoacompañar a ningún lado. tengo que ir por un mandadodel patrón. ¿cómo diste conmigo, raymundo?raymundo: pues, la roca portera de la coladera allá donde vivíasme dio la dirección de tus patrones.oye, si por el edificio donde viven se veque son "millonetas" ¿verdad? nieves: sí, son gente de dineroy muy buenos. pagaron mi deuda con el tenderoy me dieron trabajo. raymundo: ¡ay!nieves: gracias a dios, ahora mi hija y yotenemos una cama calientita donde dormir.raymundo: ah... nieves: y ya déjame en paz,tú ya no eres nadie en mi vida. raymundo: no te me esponjesni te las des de "muy muy". nieves: suéltame, raymundo,me estás lastimando. raymundo: [ríe]no te me pongas al brinco, [...] infeliz,nada más acuérdate que yo soy el padre de tu hija,¿eh? nada más, ¿cómo ves, eh?yo soy el padre de tu hija te guste o no.nieves: ¿qué quieres de mí, para qué volviste? ¡déjame!raymundo: es que me interesa saber cómo está blanquita.nieves: como si alguna vez la niña te hubiera importado.raymundo: mala, mala, no, [...] qué gacho piensas de mí,pues si yo soy un padre bien sentimental.ándale, vámonos, que no podemos seguir hablando aquí.nieves: ¡entiéndeme que no quiero saber nada de ti!tú nos abandonaste a mi hija y a mí--[resuella] he pasado muchos trabajos,en ninguna parte me querían-- dar chamba por tener una niña.ahora que vivimos contentas, por favor desaparece,¡déjanos en paz! raymundo: estoy en la calley tienes que ayudarme. nieves: no, raymundo,no pienso mantener a un vago como tú, suéltame.cecilia: mi amor, dulce maría y yo iremos al centro de acopiodel hospital de muñecas. luciano: no me digas que existeun hospital para muñecas. dulce: sí, papito,ahí las vuelven a poner preciosas--y luego,se las regalan a las niñas pobres el día de reyes.cecilia: entre las muñecas que dulce maría regalaráse encuentra su favorita. luciano: me enorgulleceque seas tan noble, mi chiquita, desprenderte de la muñecaque más quieres y no de la que ya no te gustahabla muy bien de tu gran corazón.cecilia: ay, cuánto se tarda nieves en regresar.dulce: ella no conoce bien la colonia.luciano: ¿cómo? si fue por los cigarros.mm, cuando llegue esa cajetilla,la tiraré a la basura, yo jamás he fumado.cecilia: pensé que eso harías. nieves: ¡no voy a darteni un solo peso! raymundo: ¿a qué quieresobligarme, [...] estúpida?, ¿a que te quite a la escuincla?nieves: ¡ni se te ocurra! ¡ella es mía, mía!raymundo: me conoces, nieves, y sabes que si se me pegala gana, me canso que me la llevo.nieves: nunca te importó. raymundo: ah...nieves: nunca te preocupó si blanquita se moríade hambre o no, tú no tienes ningún derecho sobre ella.raymundo: además soy-- conserje: ¿pasa algo? ¿eh?nieves: no--no, nada, señor, todo está bien, gracias.raymundo: y ¿este por qué se mete en lo que no le importa?nieves: es el conserje del edificio, tengo que regresaro los patrones se van a enojar. raymundo: "okey dokey",te puedes pintar... nada más que con una condición.nieves: ¿cuál condición? raymundo: mañana te espero aquí,pero con dos mil pesos. nieves: ¿dos mil pesos?,¿estás loco, raymundo? debo y ¿en dónde voy a sacaresa cantidad si todavía no empiezo a cobrar?raymundo: bueno, pues, les pides un adelantito a tus patrones.nieves: no, no puedo hacer eso. raymundo: mira,nada más piensa en esto, si mañana no me entregasesa lana, te quito a la mocosa. [ríe]¿cómo lo ves? ah...estefanía: se relajó tanto estefi con su baño de hojasde lechuga que se quedó dormidita.te noto muy serio, noé, ¿hay problemas en el trabajo?noé: no, no, en el trabajo todo va bien, es otra cosala que me preocupa. vi a nieves allá abajo,estaba discutiendo con un hombre.estefanía: ¿estás seguro? noé: sí, mi cielo.el tipo me dio mala espina, ¿será el padre de su hija?estefanía: no creo, cecilia me contó que el papáde blanquita era un mal hombre, un desobligado que la abandonóal nacer la niña. desde entonces está consagradaa cuidar y a educar a su hija. noé: ojalá no vaya a tenerproblemas con ese tipo. silvestre: nieves,estábamos preocupados por tu tardanza.nieves: perdón, ¿y mi hija? ¿dio guerra?silvestre: no, no, claro que no, blanquita es una niñamuy bien portada, estuvo jugando con dulce maría.cecilia: nieves, nos tenías alarmados.nieves: perdóneme, señora, me ataranté y ya no comprélos cigarros. silvestre: bueno, permiso.luciano: no tiene importancia, nieves, fue un antojo absurdo.cecilia: ¿te fijaste? nieves tenía lágrimasen los ojos. luciano: ocurrencias tuyas,yo no me di cuenta. cecilia: no, no, no,no son ocurrencias, nieves estuvo llorando,pero ¿por qué?[música]conserje: hola, solovino. solivino: ¿qué onda, carnal?conserje: seguro que la flor es para chiripa.solovino: qué comes que adivinas.[rasguños en la puerta] silvestre: ah, solovino,¡qué sorpresa! solovino: ya sé que no se valellegar a un cantón sin avisar, pero me urge "vicentear"a la chiripa. silvestre: chiripa, chiripa,¿qué crees? tienes visita. chiripa: ¿qué onda, tú?pensé que después de conocer mi negro pasado,no querías saber más de mí. solovino: ¿cómo pasasa creer eso? me porté regacho, ¿la neta?no quiero perder tu amistad, que es a todo dary ahí te dejo esa flor, para que olvides el agrabio.chiripa: ¡está de pelos! qué detallazo del solovino.silvestre: qué buen detalle, te trajo una flor.me parece que ese perrito es más formalque aquel coqueto de valentino. chiripa: ¡híjoles!y yo que lo traté con la mera punta de la pata,qué gacha me vi. cecilia: nieves,te encargo a arturito, voy a salir con dulce maría.nieves: vaya sin cuidado... señora, yo--[suspira] es que no sé cómo decírselo,me da tanta vergüenza. cecilia: ¿no sabes cómo decirmequé cosa? nieves: mm, yo--necesito dinero, tengo deudas, usted sabe cómo era mi vidaantes de conocerlos, ya sé que hace muy pocoque estoy con ustedes pero-- me urgen dos mil pesos.cecilia: mira, no cuento con ese dinero ahora,tuve gastos, la tintorería, el gas, pero cuando lleguemi esposo hablaré con él. nieves: ah, es usted tan buena,señora, trabajando aquí me siento como en el cielo.silvestre: y... eh--nieves... sin querer,escuché lo que le decías a la señora ceciliaen el comedor. nieves: silvestre--silvestre: no, no, no, no te apenes, por favor.mira, yo tengo algunos ahorros, un viejo como yono gasta nada, ¿mm? además, creo que entrelos pobres debemos ayudarnos. nieves: no sabes cuántote lo agradezco, pero la señora me daráun adelanto sobre mi sueldo. ah, todos son tan buenos aquí.silvestre: ¿sabes dónde se encuentrael mejor de los amores? dentro de la familia.yo, por esas cosas de la vida nunca formé una,pero en cambio tengo esta, los señores,mi chiquitina dulce maría, el bebé,y ahora esta muñequita-- [ríe]cecilia: dejaremos las muñecas en el centro de acopio,buenas tardes, señorita. >> buenas tardes,¿en qué puedo servirles? dulce: vengo a dejara varias de mis hijas para que otras niñaspuedan jugar el día de reyes, yo sé que ellas las van a cuidary a querer como yo. >> muchas gracias,ojalá todas las pequeñas fueran tan generosas como tú,así todos los niños pobres de méxico,tendrían un juguete para festejar este díade los santos reyes. cecilia: despídetede tus muñecas, mi amor. dulce: las quiero mucho,por favor pórtense bien con sus nuevas mamás.qué contentas se pondrán todas las niñas que recibansus muñecas el día de reyes magos.cecilia: sí, mi pequeña.muchas gracias.cecilia: hasta luego. ¡hola!dulce: gracias, virgencita querida, por haber hechoque silvestre regresara a la casa.y también quiero agradecerle a diositoesta familia tan bonita que me regaló,en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo,amén.luciano: mírala dormidita, quién se puede imaginarque es un terremoto despierta. cecilia: dormida o despiertaes una criatura encantadora, un duendecitocon carita de ángel.luciano, sobre lo que te comenté hace un momento sobre nieves,¿podemos darle esa cantidad? luciano: por supuesto que sí,dáselo, después se le irá descontando mes a mes,pero que sea una cantidad tan pequeña que ni se dé cuenta.cecilia: [ríe] ¿como--si le hiciéramos trampa?[ambos ríen]raymundo: me conoces, nieves, y sabes que si se me pegala gana, me canso que me la llevo.nieves: no, no, raymundo no me puedequitar a mi hija... ¡ay![resuella] por poquito le quemosu vestido a la señora cecilia.cecilia: toma, nieves, aquí tienes el dineroque me pediste. nieves: blanquita está dormida,¿puedo salir un momento? cecilia: ¿estás nerviosao son ideas mías? nieves: no--no, señora,todo está bien. permiso, no tardo.ah, buenas tardes, señora estefanía.estefanía: hola, nieves. cecilia: uy, ¿cómo estánenita preciosa? ¡hola, estefi!dulce: hola, "tíuchis". estefanía: vine porque quierohablarte--hola, mi muñeca. dulce: tía pelucas,¿me dejas jugar con mi primita? estefanía: ¡claro que sí, ven!cecilia... ayer noé me contó que vioa nieves con un hombre y-- y parecían discutir.cecilia: cuando nieves entró a trabajar me aseguró que ellasolamente quería cuidar de su hijay ser útil en la casa, que el padre de blanquitaera un mal hombre. estefanía: obviamente,no te dijo toda la verdad. [música][música]raymundo: te estuve esperando un buen, ¿eh?no me gusta que una mujer me haga perder mi tiempo.nieves: no pude llegar antes, tuve que pedir permisopara venir. raymundo: ah, claro,los patrones siempre explotando a los que les sirven.nieves: ya te dije que la familia larioses muy buena conmigo, además, es mi obligación atenderlosy no me quejo. raymundo: pues, dentrode tus obligaciones también es darme la lana que te pedí...¿me la trajiste? nieves: sí.raymundo: pues, órale. nieves: toma.raymundo: así me gusta, morena, que seas obediente.¿cuándo me traes a la escuincla para darle un beso?nieves: eso no, olvídate de blanquita.raymundo: tengo derechos por ser su padre,ahora resulta que por trabajar para esos millonetas te me hasvuelto muy orgullosa, ¿no? nieves: está bien, está bien,te dejaré ver a la niña, pero será el fin de semana,cuando los señores se vayan al rancho con sus hijos...se van el viernes por la tarde, cuando la niñasalga del colegio. raymundo: ah, pues--si vas a quedarte sola en la casa, pues,yo puedo caerte por ahí, ¿no? nieves: no.sola no me voy a quedar, me voy a quedarcon el mayordomo, que es un hombre mayor,así que ni se te ocurra aparecerte, no quieroque me metas en problemas.[llora]luciano: ¿un hombre? cecilia: y por lo que noéle comentó a estefanía, de muy mal aspecto...no me atreví a preguntarle nada a nieves,creo que no debemos meternos en su vida privada.luciano: ella trabaja ahora para nosotros,y si tiene problemas nuestra obligaciónes defenderla y ayudarla. dulce: ¡papá, mamá!¡nieves está llorando! luciano: ¿qué dices?dulce: fui a su cuarto para contarle a blanquitaque nos íbamos al rancho el fin de semanay vi a nieves... sentada en su camacon la carita toda "llovida". luciano: ¿por qué no vasa verla, cecilia? entre mujereses mucho más fácil confesarse los problemas.dulce: ¿puedo ir contigo, mamá? cecilia: sí, mi pequeña.dulce: porque yo soy una gran consoladora.tiburón: ay, ¿entonces tu mujer te dio la lana?raymundo: "gis barniz", primero se me quiso poner rejegapero pues, dos, tres cachetadas y le recordé que aquíel mero--mero soy yo. tiburón: mis respetos, mi rey.raymundo: descanse. así hay que tratar a las viejas,tiburón, con la punta del pie, ¿o qué no?oyes, tiburón... tengo un plany necesito tu ayuda, hijo. tiburón: desembucha.raymundo: mira, los patrones de la nieves se van en toditoel fin de semana. y los larios, pues,son gente de alta lana... a mí se me está ocurriendoque podemos aprovechar su ausenciapara entrar al "depa" y darles una buena desplumada,¿cómo ves? tiburón: me apuntoen este "business". raymundo: órale, pues... ¡eso!tiburón: oye. raymundo: ¿mm?tiburón: pero ¿cómo vamos a hacerle para entrar?raymundo: eso es lo de menos, tiburón, ¡somos ladrones!ahorita lo importante es que vigilemos bien el lugary planeemos el robo. y si la nieves no quierecooperar... peor para ella. cecilia: nieves,todos en la casa deseamos ser tus amigos,dulce maría te vio llorar y queremos ayudarte.nieves: yo se los agradezco con toda el alma,pero son cosas mías, nada importante.cecilia: si no fuera algo serio, no llorarías...mira, no quiero ser indiscreta pero si deseas hacernosalguna confidencia, hazla sin ninguna reserva.dulce: sí, nieves, de mujer a mujer,cuéntanos qué te pasa, yo soy una--gran "resolvedora" de bronca y "de volón pinpón",arreglo las cosas. nieves: gracias,de verdad gracias, pero no quiero agobiarloscon mis tontos problemas, les suplico que me dejenresolverlos a mí. cecilia: será como tú quieras.no quiso decir palabra. luciano: el sueño de todala familia es tener una sirvienta eficiente.cecilia: pues, nieves lo es. luciano: sí...pero apenas un hombre se cruza en el camino de una buenamuchacha de servicio, empiezan las complicaciones.nieves parece muy honesta, me dolería que descubriésemosalgo--turbio en su vida. cecilia: también a míme dolería, existe un hombre en su viday de eso no hay duda, y ese mismo hombrees quien la hace llorar. [música][música] tiburón: ¿entonces tu mujerse queda sola este fin de semana en la casa de los millonetas,mi rey? raymundo: que no es mi mujer,tiburón... la nieves fue una aventuraen mi vida, pero la muy canijasalió con su domingo siete pensando que me iba a casarcon ella, hazme el favor... pero a mí, hijo,a mí no me atrapa ninguna vieja. en la casa de los larios,además de ella, ya te dije que se quedaun viejo mayordomo y la escuincla de dos años,es un trabajo bastante fácil, ¿qué no?[ríe]dulce: mis papitos, mi precioso y yonos vamos mañana-- por la tarde al rancho.voy a jugar con los venados y los borreguitos.lluvia: ¡qué súperpadre! alfonsina: vas a pasarun bonito fin de semana, dulce maría.frida: yo no le veo nada de interesantea pasar un fin de semana en un rancho.bárbara: qué aburrido, siempre hay moscos que te pican.alfonsina: ustedes son unas envidiosas, mm.dulce: ¡ja!frida: dulce maría es una presumida de lo peor.bárbara: ojalá se le cebe el viaje por sangrona.raymundo: ¡dame las llaves! nieves: ¿qué llaves?raymundo: las del departamento de tus patrones,las necesito para irte a visitar cuando se me pegue la gana.nieves: ¿estás loco? raymundo: o me das las llaveso te quito a la escuincla, ten muy presenteque me puedo llevar a blanquita muy lejos de aquíy nunca vas a volver a saber de ella, ¿me oyes?nieves: ¡déjame! ¡déjame! raymundo: no te voy a dejarhasta que me des las llaves. >> ¿sucede algo?dulce: mamita, ¿sabías que me voyeste fin de semana al rancho con mis papás y mi precioso?se lo dije a bárbara y a frida para que se murierande la envidia. angélica: mi carita de ángel,tienes la fortuna de tener unos papás que pueden llevartea pasar esos días maravillosos al campo...pero no todas las niñas cuentan con la misma suerte.no está bien que seas presumida delante de tus compañeras,la vanidad no es buena. dulce: mamita, yo no lo hagopor vanidosa, lo hago porque soy feliz.angélica: pero has hecho sentir envidia a bárbara y a friday hay algo que tienes que aprender, mi tortolita.dulce: ¿qué tengo que aprender, mamita?angélica: que nunca nuestra felicidaddebe lastimar el corazón de aquellos que nos rodean,no las hieras mirándolas por encima del hombroy creyéndote superior a ellas. dios te concedióun bello momento en tu vida y tú debes agradecerlocon sencillez, y no con orgullo o frivolidad.dulce: ¿"frivolidad" es cuando una tiene frío?angélica: cuando una tiene frío el corazón,y cree que--un vestido nuevo, una fiesta o un paseovale más que la sonrisa de un bebé o que la amistad,que es el más grande y hermoso de los regalos.dulce: yo quiero ver sonreír a todas mis compañeras siemprey a ti también, mamita. angélica: mm,sí, mi carita de ángel, yo siempre sonreiré para ti.dulce: [resuella] ¡mamita!se me acaba de ocurrir una idea bien cachetona...voy a invitar a todas mis compañerasal rancho.[música]

Cargando Playlist...