null: nullpx
Cargando Video...

Amor de Barrio Capítulo 72

31 Mar 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

blanca: paloma,

¿qué haces aquí a esta hora?

paloma: [resopla] pues, estoy

tratando de hacer

mi vida normal.

no puedo dejar de pensar

en lo que nos hicieron.

blanca: por favor,

no te obsesiones.

ya hablé con tu papá y--

y he tomado una decisión.

rosa: ay, dios.

perdónenme, perdónenme, pero--

pero estoy bien nerviosa, ¿eh?

paloma: ¿por qué?

blanca: ¿nerviosa?

rosa: no--no--no saben

cómo estoy. hasta me dan ganas

de echarme un traguito.

paloma: a ver, no, no, no,

tranquila, yo te voy a hacer

un café, pero dinos qué pasó.

rosa: ay,

oigan,

híjoles, me--me siento

muy angustiada.

no sé cómo decirles esto, pero--

blanca: dinos.

rosa: yo creo que dalia

va a matar a catalina.

paloma: ¿qué?

¿por qué? pues, ¿qué va a hacer?

rosa: no lo sé. no sé.

la cosa es que me mandó a llamar

y me dio unos sobres

que me dijo que tenía

que entregar

cuando ella no esté.

hazme el favor.

paloma: no, no, no puede ser.

no puede ser.

blanca: sí, a mí también

ya me había dicho

que se estaba muriendo y--y--

que lo mejor era

matar a catalina.

paloma: a ver, es que esa

no es una solución.

si ella no puede tomar la ley

así, entre sus manos.

rosa: pues, no, pero yo la vi

muy decidida, paloma. a mí--

paloma: catalina ya no--

no, es que, a ver, catalina

ya no nos puede hacer nada.

el único secreto

que tenía guardado

ya salió a la luz.

nosotras ya sabemos

lo que esconde.

blanca: sí, paloma tiene razón.

ya no tiene con qué amenazarnos.

paloma: voy a buscar a dalia.

ustedes traten de hablarle

por teléfono o lo que sea,

por favor.

rosa: ándale, háblale ya,

blanca.

eugenia: ¡explíquenme

de uno por uno

porque si hablan los dos

al mismo tiempo no los entiendo!

rodrigo: bueno, mira, lo--

daniel: lo que pasa

es que mi pap--

rodrigo: dile tú.

eugenia: [resopla]

daniel: en resumen,

mi papá y su papá son el mismo.

eugenia: bueno, pues,

si están tan seguros,

¿por qué se quieren hacer

la prueba de adn?

rodrigo: porque no llevamos

el mismo apellido.

y para leer el testamento,

nos piden esa prueba.

daniel: bueno, pues, voy a pedir

que preparen la prueba.

eugenia: rodrigo, por favor,

no le vayas a decir nada

a daniel, nada de lo que pasó

entre nosotros, ¿sí?

rodrigo: lo que es la vida, ¿no?

¿quién iba a decir?

eugenia: no, no, no.

no me puedes besar ahorita

porque--

si entra, imagínate.

aparte, estoy casada

y no puedo--

rodrigo: no me digas

que ya se te olvidó

lo que pasó entre nosotros.

eugenia: no--

no se me ha olvidado y--

pero trato todo el tiempo.

¿y--y--sabes qué?

tengo que hablar contigo.

tengo que hablar

muy seriamente contigo.

rodrigo: no, pues, ya sabes

dónde encontrarme.

ahí te espero, ¿mm?

daniel: pues, ya está todo listo

para la prueba.

eugenia: ¿sabes qué, mi amor?

mejor--regreso al rato, ¿no?

o sea, terminen de hacer

lo de ustedes y ya,

luego nos vemos, ¿no?

daniel: sí. ya están arreglando

el tomógrafo.

eugenia: ok.

adiós.

adiós, rodrigo.

rodrigo: hasta luego, cuñis.

daniel: ¿y se puede saber

por qué te animaste

a hacerte la prueba?

rodrigo: pues, es que lo estuve

pensando bien.

y no te voy a dejar

ni un centavo

de lo que me dejó tu papi.

yo creo que es justo

que yo también disfrute

de lo que tú has tenido

toda la vida, ¿no?

daniel: mira, que te quede claro

que--yo ni quise

ni tuve nada que ver

absolutamente con esto

ni quiero, ¿ok?

rodrigo: si somos hermanos,

pues, una vez que me case

con paloma, estaría bien

que saliéramos los cuatro, ¿no?

daniel: a ver, mira,

no te confundas--

enfermera: doctor,

ya estamos listos.

daniel: no te confundas.

dana: raúl,

aquí está isaac.

[teléfono]

pasa.

raúl: listo. después lo vemos.

dana: ¿alguna otra cosa?

raúl: no, gracias.

eso es todo.

isaac, por favor.

[carraspea]

¿en qué te puedo ayudar?

isaac: pues, mira,

primero que nada,

quiero dejar en claro una cosa:

yo no involucro

cuestiones personales

con los negocios.

raúl: qué bueno

porque yo también soy así.

isaac: perfecto.

pues, entonces,

también vamos a decirnos

las verdades

antes de empezar a negociar,

¿no?

raúl: ajá.

isaac: yo sé que te caigo mal.

tú nunca me has caído mal,

tampoco daniel me ha caído mal.

y también no pienso entrometerme

en la relación

que tienes con laura.

raúl: eso sí ya lo tenía claro

porque entrometerte

en mi relación con laura

yo no te lo iba a permitir,

pero vamos a seguir adelante.

¿qué tipo de seguros quieres?

isaac: quiero unos seguros

para mis gerentes,

pero también tengo una propuesta

muy interesante que hacerte.

[ríe]

raúl: me hablaste

que querías unos seguros

para tus empresas,

pero ahora quieres otra cosa.

no te entiendo.

isaac: pues, mira, creo que--

es muy conocido que tu empresa

está en números rojos.

raúl: sí, pero es algo

de lo que podemos

salir adelante. o sea, no--

isaac: perfecto.

pues, yo te quiero ofrecer

un préstamo para que salgas

de esta situación.

raúl: ya. es que yo no estoy

buscando socios en este momento.

isaac: no.

[ríe] raúl, yo no quiero

ser tu socio.

yo te vengo a ofrecer mi dinero

como préstamo

y arreglamos un porcentaje

de los seguros que nos vendas.

¿qué te parece?

raúl: ja.

mm. sí. suena--

suena tentadora

tu oferta, pero--

isaac: mira, mira,

no me digas nada ahora,

piénsalo, medítalo.

sabes mi número.

platicamos después.

¿te parece?

raúl: va que va.

isaac: va.

tamara: fui a hablar

con mis abogados,

pero como no los encontré,

vine a ver a catalina.

y mira con lo que me encuentro.

¿cuánto tiempo

iban a guardar el secreto?

adalberto: ¿y tú desde cuándo

sabes todo eso?

tamara: uy, hace mucho.

y no es lo único que sé

sobre ti y catalina.

adalberto: me suena a amenaza.

tamara: nada más alejado de eso.

adalberto: espero no ser

indiscreto, pero hoy te ves

especialmente hermosa.

me imagino que no te has--

vestido así para ariel.

¿lo hiciste para raúl?

tamara: no.

lo hice para mí.

pues, bueno,

ya que catalina no está, me voy.

y en verdad escucha mi consejo.

tienes que decirle a dora

que tú eres su padre

antes de que se entere

por alguien más.

¿le podrías decir a catalina

que me urge hablar con ella?

adalberto: ajá. claro que sí.

tamara: nos vemos.

adalberto: sí. espero

que nos veamos más a menudo.

tamara: ajá.

adalberto: te acompaño al coche.

tamara: gracias.

dora: [llora]

eugenia: ¿qué te pasa, cuñis?

dora: me acabo de enterar

de algo horrible.

eugenia: ven. vamos a hablar

a mi cuarto. vente.

[música]

[música]

edmundo: ¡jacinto!

jacinto.

jacinto: dígame, señor.

edmundo: a ver, maestro,

tú eres el encargado

del escenario, ¿no?

jacinto: sí.

edmundo: este vaso lleva ahí

tres días. no lo levanté

nada más para ver

si estabas haciendo bien

tu chamba. ¿qué onda, maestro?

¿quieres cobrar?

jacinto: discúlpeme, señor.

edmundo: pues, órale, avíspate.

jacinto: discúlpeme--

laura: ay, perdón.

hola, papá.

¿no te agarro muy ocupado?

edmundo: no, no, no.

no, tranquila.

¡a ver, a ver, todos!

pongan de atención.

miren, cuando entra la señorita

aquí, al--a la luciérnaga,

la saludan. ella es mi hija.

y está entrando

la dueña del changarro,

así que órale, salúdenla.

laura: hola, hola.

hola, hola.

>> buenas tardes.

laura: buenas tardes.

edmundo: ya, ya estuvo.

bueno, ¿para qué soy bueno?

¿no deberías estar en--

en--en la aseguradora?

laura: sí, debería de estar

en la aseguradora,

pero es que vine a pedirte

un favorzote.

edmundo: pues, dime "rana"

y yo salto.

laura: mira,

la historia es muy larga,

pero resulta que el hermano

de la amiga que vivía

del otro lado,

pues, lo regresaron para acá.

y, entonces, ya no la va a poder

apoyar para los 15 años

de la miquis,

y ya no van a poder

hacer la fiesta.

edmundo: no, pero qué mala onda.

chales. ¿y?

laura: pues, entonces,

le estamos organizando la fiesta

de a coperacha,

y todo va muy bien.

don hermes, don cosme,

doña quita y otros

ya están apoyando.

edmundo: ah, vientos, y--

y, bueno, y--

¿y yo en qué me coopero?

laura: bueno, pues, queríamos

saber si nos podrías prestar

la luciérnaga

para hacer la fiesta--

edmundo: no, no, no.

ni le sigas.

ni le sigas, mamita.

perdóname, pero es que--

me lo piden a cada rato.

y siempre les tengo que decir

que no se puede.

laura: pero ¿por qué?

no seas así.

pues, todos están cooperando.

edmundo: pues, sí,

pero están cooperando

con lo que pueden,

y yo no puedo prestarles

la luciérnaga.

tú conoces perfectamente

este negocio.

conoces la nómina.

¿o qué? ¿les digo

a los muchachos

que trabajen de a gratis?

¿o los mando a su casa

y que no ganen nada

en toda la noche?

pues, no se puede.

laura: pues, sí, es cierto.

tienes razón.

edmundo: pues, sí. me--

pero es que es--

es lo de siempre, mamita.

siempre me están pidiendo

la luciérnaga.

y unos lo entienden,

y otros, no,

pero ¿qué?

¿fastidio a todos estos?

¿verdad que no?

¿o ustedes qué dicen, muchachos?

¿verdad que no?

¡les estoy hablando, chihuahua!

>> no. sí.

>> sí, señor.

edmundo: no, ¿verdad?

laura: pues, no manches.

¿y ahora qué vamos a hacer?

edmundo: pues, ¿cómo

que qué vamos a hacer? pues--

vamos a hacer la fiesta,

pero aquí, en la luciérnaga no.

laura: ¿y entonces?

edmundo: ¿por qué no la hacemos

en el patio de la vecindad?

yo les arreglo el patio.

y me mocho con el pastel,

pero aquí, en la luciérnaga--

nel.

laura: no, pues, está perfecto.

no se diga más. pues, hacemos

la fiesta de la miquis

en la vecindad, en el patio.

edmundo: pues, van a estar

bien ahí, mamita.

laura: sí, va a estar chido.

edmundo: [ríe] dame beso.

laura: ay, muchas gracias.

edmundo: de nada.

arusa: buenas tardes.

¿puedo hablar

con la señora quita?

quita: ¿quién la busca?

arusa: las muchachas

de la tienda me dijeron

que aquí podía encontrar

a la dueña, a la señora quita.

quita: ¿y cómo para qué o qué?

arusa: ¿tú eres la dueña?

quita: ¿tengo cara

de ser la dueña?

arusa: ¿no sabes que es grosero

contestar preguntas

con otras preguntas?

quita: ¿y no sabes

que estás haciendo

exactamente lo mismo?

arusa: ¿puedo hablar

con la dueña,

la señora quita? ¿sí o no?

quita: ¿para qué?

arusa: ay. no, por favor,

no puedo hacer este juego.

quiero hablar con ella

para decirle que quiero

comprar su propiedad

y que estoy dispuesta a pagar

mucho dinero por ella.

quita: [ríe]

¿así es que tú eres

de esos parásitos que vienen

a querer adquirir

las propiedades de la gente

que con tanto esfuerzo

han podido tener?

arusa: ¿de qué estás hablando?

quiero hacer negocio.

quita: [ríe] ay,

mi reina, olvídalo.

en el barrio, ya nos pusimos

todos de acuerdo

para no permitir eso.

arusa: no puede ser.

son demasiadas burradas

para un solo día.

quita: [ríe] ¿burradas?

¿y a ti se te hace

como muy inteligente

querer venir a levantar

grandes edificios en un lugar

donde es una zona sísmica,

en donde escasea el agua,

en donde ya no puedes caminar

por las banquetas

porque están estacionados

los coches?

¿sabes qué?

no te vas a salir con la tuya,

mi reina.

arusa: eso ya lo veremos

porque aquí hay mucha gente

con necesidad.

quita: acabas de abrir tu fuego.

lo que quieres

es aprovecharte de la gente

con desgracia, ¿verdad?

¿sabes qué?

te voy a decir una cosa:

aquí somos pobres,

pero no babosos.

y debería de darte vergüenza,

así es que te voy a pedir

un favor. ¡en este momento,

te largas de mi propiedad!

arusa: ay.

quita: o te corro yo

a patadas, ¿eh?

arusa: ¿tu propiedad?

quita: ajá.

arusa: entonces, sí logré

hablar con la dueña.

muy bien. bueno, pues,

cuando se te baje el berrinche,

volvemos a platicar

porque que yo te compre

te interesa.

buenos días.

[música]

[música]

edmundo: eso. órale.

¿qué? ¿se ve bien?

¡ya váyanse a trabajar!

bola de holgazanes.

parece mentira.

no puede ser.

isaac: [ríe]

edmundo, te ves muy entretenido

regañando a los meceros.

edmundo: ¿qué húbole?

es que no es posible, maestro.

años trabajando en esto

y es--siempre es

la misma historia.

isaac: ya sé, pero no todo

el mundo tiene el mismo talento

que tú tienes como para manejar

un negocio, de día, de noche.

edmundo: ya, ya, ya, déjate

de barberías. ¿qué te traes?

isaac: no cambias.

de verdad, ¿eh?

edmundo: pues, sí. no.

no voy a cambiar.

pues, así estoy bien.

¿por qué voy a cambiar?

isaac: porque ahora eres

un empresario.

la gente te mira

de distinta manera.

edmundo: ah, ¿sí?

isaac: sí. por supuesto que sí.

y es más, yo tengo

una propuesta que hacerte.

edmundo: ah. ¿de negocios?

isaac: por supuesto.

edmundo: a ver.

isaac: este negocio

necesita

una inyección de dinero.

y yo tengo el dinero.

¿qué te parece

si hacemos una sociedad?

edmundo: ¿y eso de qué

o por qué?

isaac: pues, yo creo que antes

tú eras un matachín.

edmundo: ¿un matachín?

¿qué te pasa?

cuida lo que estás diciendo.

isaac: ahora eres

un hombre de negocios

con una empresa

que la podemos convertir

en un centro de nostalgia

de la ciudad. ¿cómo ves?

edmundo: mira. ¿tú crees

que hablándome bonito

me vas a convencer?

estás muy equivocado, maestro.

cuando tú vienes,

yo ya fui y regresé.

tengo muchísimos años

en este negocio, maestro,

muchos. además,

ese rollo de la sociedad

yo no lo decido solo.

¿cómo la ves? tengo que hablar

primero con laura.

isaac: perfecto.

vamos a hablar con ella.

es más, en este momento,

te doy dinero

para que contrates más personal

y no se te cargue la mano.

edmundo: ¡ya deja de decir

payasadas! ¿sí?

¿qué crees? ¿que no me doy

cuenta que todo esto

lo estás haciendo

para estar cerca de mi chiquita?

isaac: ¿y tiene eso

algo de malo?

raúl solamente

le va a hacer daño.

¿no te das cuenta?

edmundo: ah.

ya salió el peine.

isaac: por supuesto. ¿tú crees

que todos esos conflictos,

todos esos problemas

a laura la hacen feliz?

¿crees que con decirle

a la familia de raúl:

"por favor, acepten a laura"

la van a aceptar? claro que no.

ella va a ser infeliz.

y tú y yo

tenemos las herramientas

para evitar eso.

edmundo: ah, ¿y tú me--

tú me garantizas

que contigo va a ser feliz

y con raúl no?

isaac: por supuesto,

porque yo la quiero

para la madre de mis hijos.

yo quiero tener

una familia con ustedes.

quiero que ustedes

sean mi familia.

quiero tener hijos,

que ustedes sean

unos abuelos contentos,

juntos salir adelante.

¿o qué? ¿raúl te ha propuesto

algo así?

blanca: no contesta

ni en su casa ni en el celular.

rosa: bueno, pues,

llámale a paloma.

a lo mejor, está con ella.

paloma: no la encontré.

fui a la carpintería de rodrigo

y tampoco está ahí.

blanca: tengo miedo

que vaya a cometer una locura.

paloma: ¿qué hacemos?

¿qué hacemos?

rosa: yo la vi, la verdad,

muy decidida, ¿eh?

paloma: [resopla]

ay, dios mío.

ay.

ya está aquí.

blanca: dalia.

¿dónde estabas?

estábamos muy preocupadas.

dalia: fui de compras. nada más.

no pasa nada.

oye, habló el licenciado dumont

y me preguntó

que si había algún problema

en que se hiciera la lectura

en casa de la familia

lópez reina.

rodrigo: ¿y qué le dijiste?

dalia: pues, que te iba

a preguntar,

pero que suponía

que tú ibas a decir

que de ninguna manera, ¿verdad?

rodrigo: si nos están invitando

a su terreno, vamos a ir.

y tú nos vas a acompañar,

paloma.

paloma: no, yo no puedo.

rodrigo: no. sí. sí puedes

porque tú vas a ir

como mi abogada.

edmundo: sí, sí, sí. ya entendí.

ya no me estés explicando más.

isaac: pero, a ver,

¿tengo o no tengo razón?

edmundo: [resopla]

en algunas cosas, sí.

isaac: ¿cómo en algunas cosas,

edmundo? yo quiero hacer

de laura y de rosa

unas damas de sociedad.

yo quiero que tú y yo

hagamos negocio.

edmundo: ey, ey, ey.

¿y para qué? a ver.

a ver, ¿para qué?

isaac: para que laura

no se aleje de ustedes.

entiéndelo. yo quiero que todos

entremos a mi mundo

por la puerta grande.

quiero que todos estemos

orgullosos de la familia

que vamos a formar.

raúl no te ha dicho

nada así, ¿o sí?

edmundo: pues, no.

la verdad, no.

isaac: ¿por qué?

porque él, en cuanto la tenga,

sí, en verdad, en cuanto

la tenga, se la va a llevar,

y nunca la vas a volver a ver.

¿cómo ves?

edmundo: yo no creo

que raúl se la vaya a llevar.

isaac: [ríe]

él solamente la quiere utilizar.

cuando tenga lo que quiere,

la va a dejar y se va a ir

con sus mujeres del mundo.

edmundo: ¿y tú no vas

a hacer lo mismo, eh?

isaac: no.

edmundo: porque tú y tu papá

son igual de ricos.

¿no vas a hacer

lo mismo que raúl?

isaac: por supuesto que no.

yo he tenido a todas las mujeres

que he querido,

pero a laura la quiero

para la madre de mis hijos.

te lo vuelvo a repetir.

yo a ella la quiero

para formar una familia,

para que ustedes y yo

estemos juntos.

esa es la diferencia

entre raúl y yo.

edmundo: no, pues, raúl también

le ha bajado

el sol y las estrellas

y le ha prometido hacerla feliz.

isaac: pues, sí.

lejos de ustedes.

si tú y yo no hacemos algo,

laura va a ser muy desgraciada.

edmundo: sí. bueno--

ya, ya--ya entendí.

y lo de la sociedad--

primero voy a hablar con--laura.

isaac: perfecto.

tú sabes cómo manejas las cosas.

edmundo: sí. sí. voy a hablar

con ella y después te platico.

isaac: te juro

que no te vas a arrepentir.

[música]

[música]

rodrigo: ni me veas así, paloma.

yo no--yo no puedo ir solo

a esa lectura.

tú me vas a acompañar como--

como mi abogada.

y no--no me vayan a hacer

de chivo los--los tamales.

dalia: sí. no puedes

dejarlo solo en este momento,

paloma.

rodrigo: ¿o qué? ¿tienes miedo

de ver a daniel?

paloma: ¿qué? ay, que si--

tengo miedo. pues, ¿de qué?

¿de qué voy a tener miedo,

hombre? ¿de qué?

lo único es que le tendría

que hablar al licenciado dumont,

que él me diga si está bien

que los acompañe.

blanca: paloma,

háblale, por favor.

yo también quiero

que me acompañes

como mi abogada.

paloma: pues, le hablo.

licenciado dumont.

licenciado dumont: licenciada

paloma, qué gusto.

¿en qué le puedo ayudar?

paloma: mire, lo que pasa

es que estoy aquí con rodrigo

y con la señora bernal.

me piden que los acompañe mañana

a la lectura del testamento,

pero como su abogada.

yo quería consultarlo con usted

para ver si está bien.

licenciado dumont: sí, claro.

no hay ningún problema.

sólo tengo que redactar

el documento legal

para que la notaría la reconozca

como la abogada

de los herederos.

paloma: se lo agradezco mucho.

licenciado dumont: no. no tiene

de qué. y aprovechando,

me encantaría invitarla

a cenar esta noche.

me urge hablar con usted.

paloma: claro que sí.

licenciado dumont: perfecto.

¿le parece bien

si paso a las 20:00 por usted?

paloma: perfecto.

aquí lo espero.

rodrigo: ¿qué te dijo?

paloma: pues, que no hay

ningún problema

y puedo ir con ustedes

como su abogada.

dalia: no comentaste nada

de lo que te dije, ¿verdad?

rosa: no. ¿cómo crees?

dalia: rosa.

>> fue muy difícil

coordinar todo esto,

pero yo creo que estamos

frente a un gran éxito

para el sello discográfico

y, por supuesto,

para ti, gabriel.

fíjate. ¿quién arranca

su carrera al lado de un grupo

como cumbia benavides?

gabriel: no, yo sé, yo sé, inge.

este--¿y--y qué digo--

qué digo "éxito"?

exitazo, ¿no?

>> pero a ti te pasa algo.

tú traes algo, gordo.

gabriel: ¿qué?

chale. ¿qué?

¿me está diciendo gordo?

yo no le digo greñudo, ¿eh?

no sea llevado.

>> [ríe] no, no, no. espera,

ya sabía. como estás triste.

deberías estar feliz.

debería ser

el día más feliz de tu vida.

en serio. yo creo--

que a ti te pasa algo.

gabriel: chales.

hasta parece vidente usted,

de esos que venden--

>> es mi trabajo,

pero eso no está nada bien

para el negocio.

gabriel: [resopla] mire,

usted no se me achicopale.

yo voy a cumplir.

>> eso espero

porque hay demasiado en juego

para los dos.

gabriel: sí, hombre.

usted, tranquilo.

y yo, nervioso, que--

yo vine a grabar

y eso es lo que voy a hacer.

>> pues, órale.

a sacar la casta y hágale,

que también del dolor se canta

cuando llorar no se puede.

gabriel: ay, hasta salió poeta.

>> y claro.

y ya ves.

gabriel: no, sí, sí,

se ve que trae usted--

>> dale.

[ríe]

>> ¿qué pasó, chicos?

¿ya? ¿listos?

vamos a grabar.

estamos esperándolos.

>> te dije.

gabriel: oh, ya voy, hermanito.

>> no puede ser, ánimo.

gabriel: por favor, chicas.

ustedes adelante.

[murmullo]

buenas, buenas.

[murmullo]

>> compadre, ¿qué pasó?

gabriel: ¿qué pasa? ¿qué pasa?

[risas]

[murmullo]

sí, pero no, ya llegué.

[murmullo]

[risas]

qué trompetota, ¿eh?

[risas]

¿cómo estás?

el acordeón. ¿qué pasa, pa?

muñeco burro.

>> eh--muñeco burro.

[risas]

gabriel: órale.

>> yo te voy a tocar

el órgano.

gabriel: eso.

no, ¿usted toca el órgano? ¿no?

[risas]

¿cómo estás? ¿cómo estás?

>> a trabajar, entonces.

¡vamos, adelante!

¡vamos!

gabriel: que para eso

nos pagan, ¿verdad?

>> exacto.

gabriel: bueno, a mí

no me han pagado nada, pero--

>> ya verás.

ya vas a cobrar.

gabriel: sí, gracias.

[música]

♪ yo

ya estoy cansado

de estar buscando

alguien que me merezca

soy buen bailador

gran seductor

buen amante y poeta

coro: es que yo ya no me puedo

conformar

con las chicas de este barrio

que no saben valorar

que yo soy un modelito

un artista, un semental

a mí me dicen

el rey de la colonia

y voy a meter a la licuadora

un cachito de las chicas

que yo he tenido hasta ahora

y así poder inventar

a--a

a la mujer perfecta

con los ojos de yuleysi

que me hagan poner crazy

como la yenifer, natasha

que tenga muy buena nacha

y que tenga el chicharrón

como pamela anderson

pero que no sea tan fresa

para que preste pa' la orquesta

ay

>> uy, uy, uy

tropicumbia evolution

gabriel is in the house

[ríe]

cumbia benavides

ey ♪

eugenia: ay, no, cuñis.

tal vez escuchaste mal.

dora: [llora] claro que no,

eugenia.

yo escuché cuando tamara le dijo

a adalberto

que yo soy hija de él.

eugenia: bueno, pues,

mejor ve con catalina

y con adalberto directamente.

dora: ¿y qué les voy a decir?

eugenia: pues, ¡no les digas

nada! pídeles que te digan

la verdad.

dora: ¡son unos hipócritas

los dos!

¡y yo lo sabía

desde el principio!

¡se lo dije a daniel!

¡le dije que mi mamá y adalberto

tenían una relación

desde antes

de que se muriera mi papá!

eugenia: pues, ¡sí,

pero te tienes que tranquilizar

si quieres hablar con ellos!

dora: [llora] ¿quién iba

a pensar, no?

catalina lópez reina

tan prestigiada

tuvo una hija con su amante

desde antes de que mi papá

se muriera.

eugenia: ¿sabes qué?

tienes razón.

mejor no les preguntes nada

a ellos. espérate a que llegue

daniel para que hables--

hables con él.

dora: no. no, lo que voy a hacer

es que me voy a ir de esta casa.

me voy a ir y nunca más

me van a volver a ver.

o si no, le voy a decir

a catalina lo que pienso de ella

y lo que se merece.

eugenia: no, no, no.

no puedes hacer eso.

tienes que ser más inteligente

porque cuando tú le digas

una cosa,

ella te va a gritar tres.

acuérdate que ella siempre gana.

dora: [llora] entonces, tenemos

que ser más inteligentes.

eugenia: claro. acuérdate

que ella siempre dice

que todas las personas

ocultan algo sucio en su pasado.

entonces, vamos a ver

qué tiene catalina en su pasado.

entre las dos

vamos a averiguar,

y yo te voy a ayudar.

dora: yo voy a investigar

quién es de verdad catalina.

[música]

[música]

gabriel: ♪ yo

ya estoy cansado

de estar buscando

a la mujer perfecta

no voy a conformarme

con cualquier carne

para romper mi dieta

coro: es que yo ya no me puedo

conformar

con las chicas de este barrio

que no saben valorar

que yo soy un modelito

un artista, un semental

a mí me dicen

el rey de la colonia

y voy a meter a la licuadora

un cachito de las chicas

que yo he tenido hasta ahora

y así poder encontrar

a--a

alguien que me merezca

como la marjorie de sousa

que esté igual de sabrosa

las caderas de ninel

pero que esta sí hable inglés

la cara de galilea

que si me mira, me marea

y que esté bien coqueta

como andrea legarreta

dime si vas a querer

o se lo tiro al perro

¿vas a querer?

¿o te lo pongo en toper?

dime si vas a querer

o se lo tiro al perro

dime si vas a querer

o te lo pongo en toper ♪

todos: [festejan]

[aplauden]

gabriel: ¿y--y ya?

todos: y ya. ya está.

todos: [festejan]

gabriel: gracias.

gracias. gracias.

pero sí quedó bien, ¿verdad?

¿sí?

[murmullo]

qué--qué organote, muy bien.

les paso mi teléfono.

todos: [ríen]

gabriel: ¡no sean celosos!

todos: [festejan]

[aplauden]

gabriel: bueno, pero sí quedó

bien, ¿verdad?

todos: ¡sí!

gabriel: ¡gracias!

tamara: ¡delfina!

¡delfina! ¡ariel!

selma: el señor ariel

se recostó un rato.

y a delfina no la he visto.

tamara: mm.

selma: eh--¿quiere que le traiga

algo, señora?

tamara: no, no, no.

no se preocupe, selma.

de hecho,

quiero hablar con usted.

selma: dígame, señora.

tamara: quiero hablar de--

de mujer a mujer.

selma: la escucho.

tamara: selma,

desde el momento

en que yo entré a esta casa,

siempre la he respetado

y le he dado su lugar.

¿no es cierto?

selma: y yo también, señora.

¿o tiene usted alguna queja?

tamara: no, no, no,

pero déjeme terminar.

yo sé que usted quiere muchísimo

a mi marido y a raúl

por los años que tiene

en esta casa.

selma: así es, señora.

tamara: pero le voy a pedir

de la manera más atenta

que si yo nunca le he pedido

a mi marido

que la llevemos a un asilo,

usted no tiene por qué opinar

en mi matrimonio

diciéndole a mi marido

que si no funciona,

nos podemos divorciar.

selma: señora tamara,

yo quisiera--

tamara: no.

no, no, no. no me digas nada.

yo sé que te ganó

el amor de madre,

pero te vuelvo a repetir

que, por favor,

no te vuelvas a meter conmigo

porque, pues, usted va a salir

perdiendo.

selma: ¿me está amenazando?

tamara: no.

¿cómo cree?

yo jamás podría amenazar

a una señora tan indefensa

como usted.

solamente le estoy pidiendo

que no se vuelva a meter

en mis cosas.

se puede retirar.

selma: con permiso, señora.

me quedó muy claro.

está muy bien

lo que quiso decir.

y, efectivamente,

ariel y raúl son como mis hijos.

y a los hijos se les defiende

con uñas y dientes,

pero eso usted no lo entiende.

tamara: le dije

que se podía retirar.

selma: ni siquiera

se lo imagina.

tamara: selma.

selma: la dejo, señora.

le aseguro

que lo que menos quiero

es que usted se enoje conmigo.

no, no, no.

con permiso.

buenas tardes, señor.

ariel: buenas tardes, selma.

selma: con permiso.

ariel: pase.

eh--

[carraspea]

siéntate, mi amor.

quiero platicarte

lo que le está pasando

a catalina.

tamara: ¿qué pasó?

ariel: [resopla]

[música]

[música]

>> bravo, gabriel.

bravo, en serio.

eres un gran artista.

gabriel: gracias.

>> todo te salió de maravilla.

gabriel: sí, sí.

>> y en la primera toma, ¿eh?

no sabes el dinero

que estamos ahorrando.

gabriel: no, ni me imagino,

pero--pero, pues,

qué bueno, ¿no?

>> sí, en serio.

le va a gustar a todo el mundo.

gabriel: bueno, pues,

para que vea que soy profesional

y--y lo que digo, lo cumplo,

inge.

>> pero sin esas fuerzas,

en serio, hermanito,

pero se supone

que estás cumpliendo

con el sueño de tu vida:

de convertirte en el arista

más popular de la ciudad,

y luego, de todo el país.

¿no es cierto?

gabriel: pues, sí, pero--

la verdad, yo lo que quisiera--

sería olvidarme de todo.

>> no, gabriel.

mira, tú eres muy joven.

en serio, muy talentoso.

personas como tú

tienden a sufrir más

porque son más sensibles.

por eso, son artistas,

pero de veras,

no dejes que la vida te aplaste.

recuerda una cosa:

al mal tiempo, buena cara.

gabriel: sí.

sí, no quiero que piense

que soy chillón ni mucho menos

porque la verdad,

a mí me ha costado

llegar hasta donde estoy,

pero es que--

pero es que, pues,

perdí a mi papá,

perdí a mi hermana.

[resopla]

a la vieja que amo y--

y es que nadie entiende

por lo que estoy pasando.

>> eso no es cierto, gabriel.

estás exagerando, en serio.

mira, aunque te sientas triste

ahora y digas eso

y no tengas a nadie más

de tus seres queridos,

tienes tu carrera, güey,

tu trabajo.

y el día de mañana

miles de seguidores, en serio,

que van a estar pendientes de ti

y a los que no les puedes dar

este ejemplo, ¿mm?

gabriel: y--y--¿qué? cuando sea

famoso y todo eso, ¿qué? este--

no voy a poder chillar, ¿no?

>> no, gabriel.

tú escogiste esta carrera.

vas a ser el ejemplo

de mucha gente,

de muchos niños y jóvenes,

así es que, en serio,

tienes que sonreír,

de veras, y ver la vida

de otra manera,

de la mejor manera posible.

gabriel: no, pues, se escucha

rebonito, pero--

pero no es fácil.

>> sí, en serio. poder--

escúchame una cosa,

poder o no poder hacer eso

es una de las diferencias

que hay entre cualquier artista

o un verdadero ídolo.

tienes que convertir la tristeza

en inspiración.

talento tienes.

vamos a ver si también--

gabriel: [ríe] sí.

>> valor. ¿ok?

gabriel: ok. ok.

>> en serio.

gabriel: sí.

>> vamos con todo.

¡ánimo! ¡arriba!

¡eso! ¡vamos, vamos, querido!

gabriel: gracias.

>> ¡eso! arriba. vamos con todo.

gabriel: sí, sí.

paloma: papá,

tenemos que hablar.

gustavo: ¿no está tu mamá?

paloma: no, no está.

está en casa de rosa.

gustavo: paloma,

perdóname por lo que hice.

paloma: a ver, papá,

¿qué fue lo que nos dijiste

toda la vida a mi hermano y a mí

que era lo peor

que podía hacer una persona?

mentir.

¿y qué fue lo que tú hiciste

durante tantos años

para protegerte

a ti y a la señora bernal?

mentir.

gustavo: ¿estás enojada?

paloma: ya ni siquiera sé

si estoy enojada o--

o cómo estoy porque la verdad

es que, al principio,

me dio mucho coraje, pero--

ahorita me siento--

me siento triste, papá,

me siento decepcionada.

gustavo: debes estar odiándome.

paloma: no.

no, no te odio.

lo único que--

que quiero pedirte

es que trates de entender

a mi hermano

porque está muy mal.

piensa en todo el daño

que le hiciste

y deja que se desahogue.

no lo juzgues.

gustavo: paloma, yo--

yo asumo toda la responsabilidad

por el daño que le hice

a gabriel.

tal vez, no dimensioné

el dolor que le causé

a mi hijo.

paloma: ¿sabes qué es lo peor?

que cuando mi mamá se murió,

no solamente la perdió a ella,

también te perdió a ti.

gustavo: yo no quería eso,

paloma.

ya hablé con blanca estela y--

le dije que en serio, en serio,

me iba de esta casa

para que ustedes

se quedaran con--

que se quedaran con su madre.

paloma: ¿qué?

ay, no.

no, no, no.

de verdad, que esto

tiene que ser una broma.

¡¿de qué me hablas, papá?!

¡¿huir de nuevo?! ¡¿huir?!

¡lo que ustedes tienen que hacer

es darle frente a sus mentiras

porque esto es por su culpa!

¡por primera vez, papá,

denle frente a los problemas

y no huyan como toda su vida!

ariel: sí.

mi pobre hermana está desolada.

es que es terrible

lo que está viviendo.

tamara: sí, la verdad con todo

lo que me acabas de contar,

lo que vivió con ese hombre

no quiero ni imaginarme, pobre.

ariel: no. y lo peor es la forma

en que se reveló este secreto.

tamara: pues, sí.

¿y qué es lo que quieres

que yo haga?

ariel: pues--no sé,

que la visites,

que no la dejes sola.

yo creo que, pues, catalina

necesita sentirse querida

y protegida por su familia.

tamara: [resopla]

¿y no crees que si tú y yo

nos vamos a divorciar

eso sería una hipocresía?

ariel: en primer lugar,

lo del divorcio

todavía no lo hemos acordado.

y, además,

no te vas a divorciar

tan fácilmente de mí.

tamara: tú lo propusiste, ariel.

y yo solamente

te tomé la palabra,

pero está bien,

si quieres que vaya

con catalina,

estaré con ella y la apoyaré.

ariel: mira, yo lo único

que te pido

es que hagamos una tregua,

que ayudes a catalina,

por favor.

tamara: está bien,

pero después tú y yo

vamos a platicar

porque no me gustó

lo que me hiciste sentir

por no dejarme

ser socia de raúl.

y no entiendo

por qué me ofendes

delante de la gente

si yo lo único que quería

era ayudar a tu hijo.

ariel: tamara.

¡tamara, por favor!

Cargando Playlist...