null: nullpx
Cargando Video...

Amor de Barrio Capítulo 36

Univision5 Mar 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

raúl: laura, dime la verdad.

¿qué fue lo que le dijiste

a mi papá cuando le dio

el derrame cerebral?

¿qué le dijiste, laura?

[golpe]

laura: mamá.

mamá, ¿mamita qué tienes?

¿qué pasó?

mamá, ¿estás bien?

¿de dónde sacaste eso, mamá?

¿estás bien?

gracias.

mamá.

mami, mamita, ¿estás bien?

rosa: ajá.

raúl: ¿quieres que la llevemos

a un hospital?

laura: no, no es necesario,

raúl, le voy a preparar un café.

raúl: si, vale.

ve tranquila, yo me quedo aquí.

laura: gracias.

rosa: ay, raúl,

hace tanto tiempo que no lo veo,

está tan guapo.

raúl: rosa,

rosa, ¿por qué volvió a tomar?

rosa: sh.

raúl: ¿es que no se da cuenta

que le hace daño, rosa?

rosa: no, no,

fue sólo un traguito chiquito

que le di, tenía mucha sed.

pero ya, ya.

raúl: es que laura sufre mucho,

rosa, no le gusta.

rosa: ya, ya, no.

tamara: ¿qué pasó, delfina,

qué es eso tan urgente

que tienes que decirme?

delfina: tu marido habló

un poco más y me dijo

que laura es hija de rosa.

tamara: ¿cómo lo supo?

delfina: eso es lo que

yo le pregunté,

y me dijo que laura misma

se lo dijo.

también me enseñó una foto

de rosa que tiene guardada

en el escritorio.

yo le dije que tu no podías

enterarte de nada

porque te dolería muchísimo.

tamara: hiciste bien.

eso era lo que teníamos

que confirmar.

entonces laura le dijo a ariel

que era hija de rosa y por eso

le dio un infarto cerebral.

delfina: a partir de ahora

y pase lo que pase,

esa fue la causa del infarto.

le vamos a echar la culpa

a laura en todo momento.

tamara: sí, no le voy a dar

tregua.

no debió poner sus ojos en raúl.

delfina: no vamos a tener

otra oportunidad como esta

para aniquilar a esa revista.

tamara: si, ya lo sé.

ahorita mismo raúl está hablando

con ella para ver qué le dijo

a su papá ese día.

delfina: ¿y ya hablaste

con el tal issac?

tamara: sí, hablé con él

pero quería que nos viéramos hoy

y me es imposible,

así que le dije que nos viéramos

mañana en la luciérnaga.

delfina: no me gusta nada

ese tipo, ¿eh?

tienes que tener mucho cuidado

con lo que le dices

y asegúrate

que no te esté grabando.

tamara: sí, lo sé,

a mi tampoco.

pero por eso lo cité

en la luciérnaga,

porque ahí tengo todo

bajo control.

delfina: así me gusta,

que tengas todo controlado.

gabriel: ¿cómo está?

paloma: sh.

se acaba de quedar dormida

pero le costó mucho trabajo.

está muy nerviosa y tiene miedo.

gabriel: ¿tu qué traes?

paloma: no puedo ni imaginarme

todo lo que sufrió ahí adentro,

gaby, por algo que ella

ni siquiera hizo.

gabriel: sí, ya sé, ya sé,

pero--pero igual y es lógico

por todo lo que pasó.

paloma: es lógico

pero no es justo.

la hubieras visto

cuando salimos del panteón

camino al metro.

¿qué pasa, señora, le pasa algo?

blanca: ay perdón, lo siento,

es que tanta gente me pone

nerviosa.

paloma: sí, no, no se preocupe.

mire, tengo una idea.

en lugar de irnos en el metro

nos vamos en un taxi.

blanca: no tenemos

que ir en taxi,

no quiero que gastes--

paloma: ay no, no por eso

ni se preocupe aquí--

aquí traigo dinero,

no pasa nada.

blanca: es que no sé qué es

lo que me pasa, perdóneme.

paloma: todo va a estar bien,

tranquila.

venga, señora.

ahorita paro un taxi.

gabriel: pobre doña.

paloma: justo por eso

me la traje.

¿te puedes imaginar?

¿ella solita en un cuarto?

gabriel: yo--yo--yo hubiera

hecho lo mismo.

mira, ya no te preocupes.

vamos--vamos a ver qué hacemos

con mi papá

para que no se esponje.

paloma: gracias, gaby.

vas a ver que es bien

buena onda.

gabriel: ay bueno,

pero ya no te pongas a llorar,

o sea...

paloma: ay, claro que no.

gabriel: ay no.

paloma: oye, ¿sabes qué pensaba?

gabriel: ¿qué?

paloma: que si mi mamá

no se hubiera muerto

siento que sería así como ella.

como bien buena onda,

como toda bonita.

gabriel: sí, yo--

yo también me--me he imaginado

mucho y si--si todavía

viviera mamá--digo, porque tu

no la conociste, ¿no?

pero, no sé, así como sueños

lo que recuerdo es que

siempre estaba contenta,

siempre estaba cantando,

siempre estaba cantando.

bueno, pero hablando de cantar

ya me voy.

ya me voy porque me quedé

de ver con los chicos a cantar.

ya, ya, ya, no empieces

de encimosa, ya.

paloma: suerte.

[música]

[música]

rosa: no me gusta.

laura: no, por favor,

tienes que tomarlo,

yo te ayudo.

rosa: no, yo sola.

raúl: laura, una vez hablamos

de internar a tu mamá

y esa propuesta sigue en pie.

tu mamá tiene solución, laura.

laura: no, raúl, no, no, no.

la acabo de recuperar,

no la voy a internar

no sé cuántos meses.

yo la voy a cuidar.

ella va a estar bien.

raúl: listo, ya veo

que no me necesitas,

entonces lo mejor

será que me vaya.

laura: sí, creo que es lo mejor.

raúl: te hice una pregunta.

laura: después hablamos

de eso, raúl, por favor.

ahorita no.

raúl: si me necesitas llámame.

ya sabes que voy a estar aquí

para ayudarte.

laura: muchas gracias.

mamita.

rodrigo: paloma se fue

al restaurante y la voy a ver

esta mañana.

>> ¿está pasando algo

entre ustedes dos, verdad?

rodrigo: no, no, no, nada,

todo bien, ¿por qué?

>> ¿por qué?

porque se supone que se van

a casar.

yo no he ido a pedir su mano

a casa de gustavo,

ni hemos puesto fecha

de la boda,

absolutamente nada hemos hecho.

rodrigo: ma--mamá, es que,

sabes que es por lo--

lo del caso ese

y la señora bernal y--

con lo de don gustavo,

el pleito que tienen ahí, no,

¿sabes qué?

no hemos tenido tiempo

ni de hablar.

>> si pero ustedes

no pueden dejar que siga pasando

el tiempo, así no se hacen

las cosas, hijo.

rodrigo: ma, ya lo sé.

luego voy a hablar con ella,

¿eh?

laura: no sé de dónde sacó

la botella.

yo busqué por toda la casa

y te juro que no encontré nada.

paloma: para mi que tiene

un lugar secreto

en donde las guarda.

laura: raúl me dijo que,

si queríamos,

la podíamos internar.

paloma: ¿le dijiste que sí?

es lo mejor.

laura: no, vieja.

a penas regresó,

no quiero que se vaya

otra vez.

paloma: a ver, te entiendo

perfecto.

pero, laura, piensa primero

qué es lo mejor para ella.

laura: además, ¿cómo le voy

a pedir ayuda a raúl después

de que me trató ya sabes como?

paloma: ay si se me hace

bien raro que raúl

no te de la oportunidad

de que le expliques

todo lo que pasó.

laura: pero no sólo eso, vieja,

raúl ya se dio cuenta que--

que mi mundo es completamente

distinto al suyo.

paloma: eso si no, laura.

ni a raúl ni a daniel

nunca les ha importado eso

de las diferencias sociales, no.

laura: claro que si les importa.

para raúl la luciérnaga

es un lugar de quinta

y ahí crecimos tú, gabriel,

rodrigo y yo,

ahí jugábamos todos los días

y no por eso quiere decir

que seamos malos o que tengamos

algún vicio.

paloma: no, claro que no.

pero yo siento que todo esto

es un malentendido,

nada más aclárenlo y ya.

laura: lo que me urge aclarar

en cuanto mi mamá se recupere

es si el señor ariel es mi papá.

porque si realmente lo es

me voy a tener que olvidar

de raúl para siempre.

paloma: no.

mira, lo bueno es que hoy en día

todas esas dudas se acaban

de volada con una prueba de adn.

laura: y vas a ver que lo voy

a hacer en cuanto mi mamá

me diga toda la verdad.

[llaman a la puerta]

voy a abrir.

daniel: laura, ¿cómo sigue

tu mamá?

laura: pues, le di un café

y creo que se le bajó,

ahorita se ha quedado dormida.

paloma: sí, pero yo creo

que sí revísala y todo.

al menos para ver

si todo está bien, ¿no?

laura: sí, ¿podemos ir

a su cuarto?

daniel: claro, claro, claro.

paloma: gracias por venir.

daniel: siempre voy a estar

para ti, princesa, siempre.

[música]

[música]

daniel: laura, tu mamá

no puede volver a tomar.

tienes que tener mucho cuidado.

laura: sí, ya lo sé.

daniel: mira, la verdad

está bastante bien,

pero tiene un daño hepático

muy severo,

tienes que cuidarla mucho.

laura: gracias por haber venido,

dani.

daniel: ya sabes que para eso

estamos.

¿quieres que te acompañe

al restaurante?

paloma: si, sólo me esperas

tantito.

voy por mi bolsa y a ver

si la señora bernal

sigue dormida.

tranquila.

laura: gracias.

daniel: de nada.

[celular]

laura: ¿si, edmundo?

sí, ahorita mi mamá

está dormida.

sí, está bien.

yo creo que hoy no voy a ir

a la luciérnaga.

lo que pasa es que la noté

un poquito nerviosa,

y prefiero quedarme con ella.

si.

[llaman a la puerta]

si, ya recordó todo.

bueno, nos vemos mañana.

>> laura, me habló

el doctor daniel para contarme

lo que pasó.

laura: si.

volvió a tomar.

mi mamá volvió a tomar.

paloma: y ya, eso fue

todo lo que me dijo.

daniel: entonces mi papá

sí tuvo otro hijo.

paloma: sí, pero no de ella,

y en eso sí fue muy claro.

daniel: ¿no te dijo nada más?

dónde está, cómo lo puede

encontrar, quién es.

paloma: no me dijo nada de eso.

daniel: paloma, tengo que hablar

con la señora bernal.

paloma: no, no, no,

eso sí no lo puedo permitir.

daniel: tengo que preguntarle

quién es la mamá

para poder dar con mi hermano,

tengo que saber dónde está,

quién es.

paloma: a ver, a ver, mi amor,

entiéndeme, no puedo.

eres familiar directo

de la parte acusadora,

no sería ético de mi parte.

además, daniel, ya,

no sé porqué estás tan aferrado

en este tema.

daniel: ¿cómo que por qué?

porque tengo un hermano,

porque es mi hermano.

además, tengo un sueño

recurrente de mi padre

diciéndome que cuide mucho

a mi hermano...

y habla de mi hermano,

no de mi hermano este,

estoy seguro.

paloma: bueno, ya.

sabes que tienes un hermano.

y--voy a tratar de que la señora

bernal me diga algo más.

pero con una condición.

daniel: ¿qué condición?

paloma: que me des un beso.

daniel: ¿uno nada más?

paloma: dos.

daniel: tres porque soy

muy generoso.

paloma: está bien. [ríe]

raúl: papá, mañana vas conmigo

a la oficina.

hoy--hoy se me complicó bastante

venirte a buscar pero mañana

sí vas conmigo.

¿quieres?

y por supuesto voy a hablar

con catalina para explicarle

que--pues que vas a pasar

varios días sin ir

al corporativo.

delfina: don ariel,

dígale al señor raúl

lo que quiere.

tamara: delfina dice

que lleva repitiendo

varios días el mismo nombre.

dile, mi amor,

a quién quieres ver.

raúl: ¿a quién quieres ver,

papá?

don ariel: lau--laura.

paloma: ¿qué tiene, don cosme?

¿todo bien?

don cosme: me acaba de hablar

mi hija que tiene muchos

problemas personales

y me pidió tiempo.

¿qué vamos a hacer, paloma?

tenemos que contratar a alguien

porque tú solita

no te vas a dar abasto.

paloma: se me acaba

de ocurrir algo.

don cosme: ¿qué?

paloma: yo tengo la persona

perfecta.

no tiene experiencia

pero yo le puedo enseñar.

don cosme: no se diga más,

si puede que venga hoy mismo,

y cuando mucho, mañana.

pero dile, eso sí,

que el sueldo es poco

y el trabajo mucho, ¿eh?

paloma: pues qué abusivo,

don cosme,

págale lo que se merece.

acuérdese que el trabajo

no se regala.

la ley dice que siempre--

don cosme: ya, ya, ya, ya,

ya estoy hasta aquí de leyes.

está bien.

mira, le voy a pagar

lo mismo que a mi hija.

pero si no funciona se va.

tampoco me gusta regalar

el dinero a nadie, ¿eh?

paloma: don cosme,

muchas gracias.

va a ver que no se va

a arrepentir

por darle la oportunidad.

y no es tan malo como se ve.

don cosme: ya sabes

que no me gusta mantener flojos.

ay, palomita, ¿qué voy a hacer

cuando tu te vayas?

paloma: ¿a dónde me voy?

don cosme: pues a algún lugar

donde encuentres un trabajo

que esté compaginado

con tu carrera.

ah, yo sé que mi paloma

pronto va a abrir las alas

para volar lejos de aquí.

en cambio, yo soy

como una avestruz,

por más que levanto las alas

no vuelo, me pesan las patas

y me tengo que quedar aquí.

paloma: no, no le entendí.

don cosme: no, ni yo tampoco.

no sé por qué dije eso.

paloma: bueno, ahí luego

me explica.

voy a trabajar.

don cosme: ay, palomita.

laura: ten, mamita, come.

acábatelo, por favor.

no le vamos a decir a edmundo

nada de lo que pasó hoy.

te quería preguntar,

¿te acuerdas que me habías

dicho que mi papá

es un hombre muy rico?

creo que ya lo encontré.

raúl: y la mamá de laura

volvió a tomar y--

tamara: qué pena,

me imagino cómo debe sentirse

laura.

raúl: si, ya no la quise

seguir presionando.

tamara: hiciste muy bien.

raúl, traes tantas cosas

que yo no sé cómo decirte esto.

pero sé que te va a doler tanto

como me está doliendo a mi.

raúl: ¿qué quieres decir?

tamara: ¿reconoces a esta mujer?

raúl: es rosa.

es--la mamá de laura.

¿qué hace con mi papá?

esta foto--

¿qué significa esto?

tamara: que laura es hija

de tu papá.

eso fue lo que le dijo

el día del infarto,

por eso se puso mal.

[música]

[música]

tamara: laura entró

con esa intensión en esta casa.

raúl: no, tamara,

laura no pudo haber planeado

todo esto.

laura--ella no fue

quien se acercó a mi,

fui yo quien la buscó.

fui yo quien le consiguió

el trabajo, fui yo

quien le insistió

para que trabajara en la empresa

fui yo, no fue ella.

tamara: si, pero a veces

el destino sí nos juega.

don ariel: laura, discúlpame

la pregunta pero...

¿tu y tu mamá no tienen

más familia?

laura: no.

sólo somos ella y yo.

don ariel: ¿y tu papá murió?

laura: no, pero es como

si hubiera muerto.

el abandonó a mi mamá

cuando estaba embarazada de mi.

don ariel: y ¿saben dónde está?

laura: si.

no--digo, no sé.

tamara: es que todo encaja,

raúl, desde el momento

en que laura entró a esta casa.

es más, estuvo aquí

en esta biblioteca

y seguramente se puso nerviosa

al ver la foto de tu papá

de joven.

claro, la rompió.

seguramente su mamá tenía una

y al reconocerlo

no supo ni que hacer.

raúl: tienes razón.

desde la primera vez

que laura vino a esta casa

cambió.

tamara: ¿cambió cómo?

raúl: cambio.

conmigo.

se puso más distante,

menos cariñosa.

incluso hasta--hasta fría.

por mi tía y por mi prima

no te preocupes,

lo que piensen ellas

es lo de menos,

aquí lo importante

es lo que piense yo.

laura: no te creas.

los lazos familiares

pueden ser mucho más fuertes

de lo que nosotros mismos

nos imaginamos.

y a veces esos lazos

son los separan definitivamente.

raúl: y un día en el hospital

recuerdo que me dijo

que los lazos familiares

a veces eran muy fuertes,

que esos mismos lazos

nos podían separar por siempre.

laura: no, mamá, no me puedes

decir eso.

toda la vida me dijiste

que mi papá es un hombre

muy rico y ahora me sales

con que no te acuerdas.

rosa: no--no sé,

no me acuerdo.

no, te juro, no sé de lo que

me estás hablando, hija.

laura: ¿no me habías dicho

que ya habías recordado todo?

rosa: sí, algunas cosas,

pero no--

¿tu dices que ya lo encontraste?

¿dónde?

laura: luego hablamos de eso.

edmundo: ¿qué húbole?

laura: edmundo, ¿qué hace aquí?

edmundo: pues nada,

te oí muy rara cuando

me hablaste y--y pues quise ver

que todo estuviera bien.

¿y tu, rosa?

¿cómo estás?

rosa: pues bien,

me dio vueltas la cabeza y--

estoy bien.

>> me dijo el doctor

daniel que le aplicara

un poco de suero.

edmundo: cualquier cosa

me hablas, ¿eh?

laura: sí, edmundo.

pasa.

ay, dime algo.

¿de verdad es normal que mi mamá

se acuerde de unas cosas

y de otras no?

>> sí, laura,

es completamente lógico.

laura: pero ¿sí va a recordar

todo por completo?

>> sí, todo,

no te preocupes.

laura: ay, mamita, perdóname.

te prometo que ya no te voy

a presionar tanto.

rosa: mira,

cuando yo me acuerde de todo

te lo voy a contar.

de verdad.

>> bueno.

paloma: ¡ay! [resuella]

daniel, menso,

me asustaste horrible.

¿qué haces aquí?

¿por qué no estás

en el hospital?

daniel: es que tuve un "break".

paloma: ¿tuve un break?

daniel: bueno, un descanso.

paloma: sí entendí.

oye, siéntate que ahorita

te atiendo.

daniel: que bonita letra tienes,

¿eh?

paloma: voy a aquella mesa

y te pido algo de cenar,

¿quieres?

daniel: sí, pero quiero un beso.

otro.

otro.

paloma: ya.

ya, menso, siéntate.

¿se les ofrece algo más?

licenciado, buenas noches.

licenciado: buenas noches,

licenciada.

vine porque me enteré que logró

la libertad bajo fianza

de la señora bernal.

paloma: así es, pero bueno,

todavía no termina el proceso.

licenciado: ¿tiene un minuto

para platicar?

paloma: híjole, me da mucha pena

pero estoy aquí sola como loca

con todos los clientes.

mire, hagamos algo.

en cuanto yo tenga una chancita

le llamo y nos vemos,

¿le parece?

licenciado: perfecto.

gracias, licenciada.

paloma: disculpe.

buenas noches.

prepárame un sándwich,

grandotote, sólo como los que tú

sabes hacer.

sin chile y sin cebolla.

raúl: francamente yo no creo

que laura sea hija de mi papá.

aquí tiene que haber un error.

tamara: pues yo creo

que las cosas son así.

a mi laura no me caía bien

desde el principio,

la acepté por ti.

raúl: eso no tiene nada que ver,

tamara.

mi papá puede responder esto

con una simple pregunta.

tamara: eso no te lo voy

a permitir.

raúl: ¿por qué?

tamara: porque lo más importante

para mi, y creo que para ti,

es la salud y la tranquilidad

de tu papá.

raúl: tienes razón.

tienes razón.

entonces hagamos una prueba

de adn.

una prueba de adn y salimos

de las dudas.

y si laura resulta ser

hija de mi papá,

pues entonces que mi papá--

que mi papá le de el puesto

que le corresponde y listo.

tamara: está bien.

en eso estoy de acuerdo contigo

pero yo creo que hay pensar

también qué hay más atrás

de todo esto.

raúl: ¿qué hay más atrás?

¿qué quieres decir?

tamara: pues no sé,

supongamos que--

raúl: háblame claro, tamara,

¿qué quieres decirme?

tamara: ¿la amiga de laura

no es la abogada que sacó

a la asesina de tu tío?

mira, raúl, yo creo que tenemos

que ser pacientes y pensar todo.

raúl: ¿paciencia?

¿me estás pidiendo paciencia

cuando la mujer que amo

puede ser mi hermana?

tamara: mira, yo creo que

lo más importante es la salud

de tu papá.

¿tu crees que yo no entiendo

el dolor que estás pasando?

¿tu cómo crees

que me siento yo como mujer

al ver todos los días

a tu papá repetir

el mismo nombre de la mujer

de su pasado?

>> bueno, me tengo que

retirar.

cualquier cosa que necesites

me avisas, ¿si?

laura: gracias por todo.

>> no te preocupes.

tiro esto, "bye".

laura: cuídate.

daniel: laura va a tener

que internar a su mamá.

doña rosa tiene un alcoholismo

muy severo.

paloma: sí, es que ese

es el problema,

que ni ella ni su mamá

quieren aceptar

que es una enfermedad.

daniel: pues algo va a tener

que hacer.

pero bueno,

hablemos de nosotros.

paloma: ¿de qué quieres hablar?

daniel: que me encantas,

de que me muero de ganas

por casarme contigo

y porque seas mi esposa.

paloma: yo también me muero

de ganas por casarme contigo,

pero no estamos en el mejor

momento para hacerlo, ¿verdad?

imagínate.

con todas las cosas

que tenemos que resolver

y así de apresurados

no sería lo mejor.

daniel: mi cielo, lo resolvemos

en el camino, ¿qué más da?

lo importante es estar juntos.

paloma: daniel,

no te quieres dar cuenta

de todo lo que se nos viene

en las siguientes dos etapas

del juicio oral, ¿verdad?

daniel: a ver, mi amor,

ese es problema de mi mamá

y de sus abogados, no mío.

paloma: es que ahí

está el punto.

tú sí puedes decir

"que lo arregle mi mamá",

pero yo no, daniel,

yo lo tengo que arreglar

y me tengo que interponer ante--

ante quien sea.

daniel: a ver, tranquila, ok,

está bien, cambiemos de tema.

dime mejor que--

que me amas y que soy

el mejor hombre del mundo

y dame un beso y ya.

paloma: tengo miedo, daniel.

daniel: ¿de qué tienes miedo,

princesa?

paloma: de perderte.

no quiero nunca despertarme

y darme cuenta de que todo esto

se acabo.

daniel: eso nunca va a pasar,

mi amor.

paloma: es que hay tantas cosas

que nos separan

y no quiero pensar

que por aferrarnos tanto a esto

todo termine mal.

daniel: princesa,

tu y yo nacimos

para estar juntos toda la vida.

te amo.

paloma: qué bueno que lo pediste

sin cebolla.

ambos: [ríen]

daniel: mejor me como

el sándwich, ¿no?

[música]

[música]

rosa: hija, ay, perdóname,

por favor.

laura: no, mamita,

no tengo nada que perdonarte.

pero por favor no lo vuelvas

a hacer.

rosa: perdón, pero es que yo

no lo puedo evitar, laura.

mi--mira, me da una sed--

una sed que no se quita

con agua, es algo aquí,

en la garganta,

que yo no lo puedo controlar.

ahorita mismo la tengo.

laura: mami, necesito

que me digas por favor

de dónde sacaste esa botella.

yo busqué por toda la casa

y no encontré nada.

rosa: me la dio la monalisa.

laura: ¿la monalisa?

¿de dónde sacas eso?

rosa: cómo, ¿de verdad no vino?

laura: pues es que la monalisa

me lo hubiera dicho.

rosa: ay pues, pero no,

no sé de dónde la saqué.

ni idea.

bueno, hija, me voy a apurar

para formarme y traer agua.

laura: sí, ma.

oye, no vayas a cargar

las cubetas todas llenas

de agua.

ahí espérame,

yo ahorita te alcanzo.

nada más tu aparta el lugar,

¿si?

rosa: ajá.

laura: mamita, qué bonita estás.

rosa: ¿de verdad?

¿soy bonita?

laura: claro, mami.

eres la mamá más hermosa

del mundo.

pero por favor, por favor,

ya no vuelvas a tomar.

rosa: perdóname, hija.

laura: ahorita te alcanzo.

rosa: buenos días.

buenos días.

>> buenos días, rosa.

¿cuándo volvió?

>> ay mira nomás, rosa,

pues ¿dónde te habías metido?

todos te anduvimos buscando.

>> hubieras visto a la pobre

de laurita.

anduvo busque y busque

por todos lados.

rosa: ay sí, así es mi laurita.

es re buena.

pero ya estamos aquí.

>> bienvenida.

>> qué bueno, vecina.

rosa: gracias, qué bueno.

raúl: listo.

perfecto.

lo hiciste.

don ariel: sí.

raúl: ¿si?

¿por qué quieres ver a laura?

tamara: ¿ya están listos?

delfina: a ver, señor ariel,

le voy a enseñar a amarrarse

las agujetas, venga.

tamara: ¿cómo dormiste?

raúl: no dormí,

con eso te digo todo.

tamara: yo tampoco pude

dormir nada.

organizando, pensando.

raúl: de haber sabido eso

nos hubiésemos quedado hablando

toda la noche.

tamara: pues si.

¿estás de acuerdo

con lo que te pedí?

yo creo que tu papá no debe

enterarse de nada hasta que

sepamos mejor las cosas.

raúl: sí, estoy de acuerdo.

pero la prueba de adn

hay que hacerla ya.

tamara: sí, por supuesto,

yo voy a reunir

todo lo que se necesita.

¿te puedo dar un consejo?

raúl: mm.

tamara: mantente un poco alejado

de ella por el momento.

raúl: sí, está bien.

pero que no tarde la prueba,

por favor.

tamara: sí, claro.

delfina: muy bien, don ariel.

¿ve como sí pudo?

raúl: muy bien, muy bien.

tamara: muy bien, amor.

raúl: ya pronto vas a estar

haciendo tu vida normal.

gracias, delfina.

delfina: de nada.

blanca: muchísimas gracias

pero yo había pensado

ir por ellas de una en una.

rodrigo: cómo cree

si están bien pesadas.

no, a parte no sabe cómo se pone

paloma si se entera que

no la ayudé a usted.

por cierto, ¿está paloma?

blanca: sí, sí está

pero llegó muy tarde

y está muy cansada.

ni siquiera me escuchó

cuando me levanté.

rodrigo: ay pobrecita

mi chiquita.

es que ella sí trabaja.

ambos: [ríen]

rodrigo: ¿qué le parece

si le hacemos una sorpresa?

blanca: sí, claro.

rodrigo: ¿y si le preparamos

el desayuno entre los dos?

blanca: mm, sí pero

yo preparo el desayuno

y usted pone la mesa.

rodrigo: ay dígame rodrigo,

en serio, o sea,

no me hable de usted.

blanca: bueno, solamente

si tu también me hablas de tu.

rodrigo: va, está bien.

vamos a trabajar.

pongo los platos.

tamara: por fin, delfina,

por fin, después de tanto tiempo

lo logré.

delfina: ay la verdad es que

hubo un momento que pensé

que no íbamos a lograrlo.

tamara: bueno, pues esta mentira

no nos va a durar mucho tiempo

así que hay que pensar

en algo más, ¿eh?

delfina: no importa el tiempo

sino el daño que se hagan

en ese tiempo.

tamara: oye, ¿tu crees

que sea bueno que yo le diga

a catalina quién es laura?

y que rosa, la mujer que

por tantos años ha buscado,

vive en la vecindad que compró.

delfina: no, no lo hagas.

no, no, no, esas son cosas

que tienes que guardar

por si las cosas fallan.

no le digas nada a catalina

y cuida que raúl no le vaya

a decir nada a daniel o a ella.

tamara: pues él me prometió

que no iba a decir nada

y yo creo que debo

de confiar en él, ¿no?

delfina: oye, ¿cómo le vas

a hacer para conseguir que laura

se haga la prueba de adn?

tamara: eso ya lo verás.

delfina: o sea que sabes

perfectamente lo que vas

a hacer.

tamara: ay, claro.

después de planearlo tanto,

qué creías, ¿eh?

delfina: por fin nos vamos

a deshacer de la sombra de laura

y de rosa.

tamara: si.

delfina: no, me vas a despeinar.

ay, tamara.

paloma: ay, señora bernal,

ahora sí me ganó,

ni sentí a qué hora se paró.

pero ahorita voy a ver

si alcanzamos agua.

rodrigo: no, no, no,

yo ya te dejé las cubetas

en el baño.

blanca: y yo preparé

el desayuno.

paloma: ay cómo hizo todo eso.

muchas gracias.

blanca: bueno, con la ayuda

de rodrigo.

él me ayudó a poner la mesa

y bueno, ya quedó listo

el desayuno.

paloma: pues muchas gracias

a los dos.

estaba bien cansada, gracias.

les tengo un notición.

blanca: ¿de qué se trata?

rodrigo: a ver.

paloma: usted vendrá a trabajar

al restaurante conmigo.

¿le late entrarle de mesera?

rodrigo: ándale.

blanca: por supuesto,

me encantaría.

gabriel: uy, uy, qué rico huele.

qué hambre.

¿qué le hicieron de desayunar

al rey de la colonia?

blanca: siéntense los tres,

por favor, les voy a servir.

paloma: yo le ayudo.

gabriel: me muero de hambre ya,

por favor.

a ver, a ver.

blanca: [tararea]

rodrigo: ¿qué te pasa?

ey.

gabriel: no, nada, nada.

[música]

[música]

edmundo: ay, mamita,

justo te estaba marcando.

qué bueno que llegaste.

oye, eh, estaba metiendo

esta información

en la computadora pero la neta

no sé si lo hice bien.

¿podrías revisarlo?

laura: sí, no se preocupe,

yo ahorita lo reviso.

oiga, ¿y ya se decidió sobre

el sistema de circuito cerrado?

edmundo: sí, sí, estoy esperando

a issac que venga

para que lo instale.

y tú qué onda, rosa,

¿cómo estás?

rosa: bien, todo bien.

edmundo: ¿ya recordaste todo?

rosa: pues--pues algunas cosas

sí, otras no, ¿verdad, hija?

edmundo: bueno.

tengo un resto de hambre.

¿no se les antojan unos sopes?

laura: ay pues sí, la neta si.

edmundo: qué, ¿me acompañas?

rosa: órale, vamos.

edmundo: órale.

issac: hola, ¿cómo están?

qué bueno que te veo, laura,

¿me ayudas a instalar

el sistema de seguridad?

laura: sí, claro,

con todo gusto.

oye, ¿no quieres un sope?

issac: si, quiero dos.

pero déjenme invitarlos.

edmundo: no, no, tu guarda

tus quintos.

yo lo pago ahora,

la próxima lo disparas tu.

issac: bueno, está bien.

edmundo: órale.

ahorita nos vemos.

rosa: ahorita venimos.

issac: ¿qué?

¿por qué me sonríes así?

laura: ¿cómo?

issac: si lo sigues haciendo

me voy a enamorar de ti, ¿eh?

¿me ayudas?

laura: sí, claro, vamos.

raúl: mi papá

entiende perfectamente

así que háblale normal.

>> claro que sí.

raúl, si me lo permites

yo puedo ayudarte.

yo sé cómo hacer para que

pueda comunicarse mejor.

raúl: ah, ¿si?

¿cómo?

¿con qué?

>> mi madre también

sufrió un accidente cerebro

vascular e inventamos una forma

para que se comunicara

y eso ayudo mucho

a que se recuperara.

raúl: pues yo te voy a agradecer

toda la ayuda que me puedas dar

en ese aspecto.

a ver, hablando de trabajo,

necesito el borrador

de las nuevas propuestas

de seguro para las personas

con bajos recursos.

>> claro, nada más

estamos esperando el resultado

del departamento de control

de riesgos, eso es todo.

don ariel: ¿qué es--tás ha--

haciendo?

raúl: papá, vamos a lanzar

un nuevo producto de seguros

al mercado para las personas

que no tienen tantos ingresos.

es justo que también

estén cubiertos.

don ariel: a la carta.

raúl: a la carta, papá.

>> perdón la interrupción,

raúl.

don ariel, qué gusto tenerlo

por acá.

fíjate que la red

está fallando nuevamente.

ya la revisaron los de sistemas

y dicen que es necesario

que el protocolo sea revisado

por laura.

edmundo: ¿por qué terminaron

tan pronto?

issac: ah, porque todo

es inalámbrico

y las cámaras de seguridad

son pequeñas que solamente

necesitan un pegamento especial.

y ya queda.

laura: la verdad sí fue

rapidísimo, lo complicado

fue sin--sincronizarlo todo

a la computadora.

¿me pasas la compu?

issac: ajá.

laura: para enseñarle a edmundo.

mire nomás qué maravilla,

edmundo.

ahora sí vamos a poder ver

todo lo que está pasando

en la luciérnaga.

rosa: qué bárbara.

edmundo: está chido.

oye, pero espérate,

y ¿yo voy a poder ver todo eso

en mi celular?

laura: sí, claro.

rosa: ay, hija, ¿a poco

tu hiciste todo eso?

issac: su hija es un genio

de la computación.

rosa: ay bueno, es que la laura

es bien inteligente.

comandante: buenos días.

edmundo: uh, ya les cayó este.

comandante: pasé por su casa

y como no estaba,

supuse que los encontraría aquí.

y justo a usted

la ando buscando, rosita.

¿habrá algún lugar en privado

donde podamos hablar?

edmundo: no, no, no, a ver.

¿por qué en privado?

comandante: esta es una visita

policíaca, no un asunto social,

edmundo.

rosa: sí, vamos.

sirve que de una vez

me llevo esto al guardarropa.

ahí me guardan mi sope,

no se lo vayan a comer, ¿eh?

laura: sí, ma.

rosa: pase por aquí, comandante.

edmundo: [...]

este güey me cae en el caracol

del ombligo.

¿qué se trae con tu madre?

laura: pues no sé qué se trae,

edmundo, pero ya, hombre,

le va a caer mal el sope.

>> sí, dalmasio,

págale a rodrigo todo lo que

te diga, ¿eh?

bueno.

este testamento está lleno

de cláusulas que sólo daniel

puede firmar.

[grita] maldita sea.

catalina: ¿qué haces

que ni siquiera estás vestido?

blanca: ¿quién es usted?

¿qué hace aquí?

gustavo: eso es lo que

yo pregunto, quién es usted.

blanca: yo--

la licenciada--

gustavo: blanca estela.

blanca: ¿gustavo?

juliana: ♪ hay amores

que arrebatan

que duelen que queman

y unos que matan

otros tantos que la vida

les fue golpeando

a más no poder

y ni hablar de aquellos

que se demuestran

pasiones cortas

que por más que lo cuenten

no existe el modo

que erice la piel

hay amores que te engañan

que lloran que sufren

que sólo dañan

otros tantos que en el alma

dejan heridas de no creer

pero hay unos de esos

que entran en el fondo

con su pureza

que abrazan lentamente

que son aliento al corazón ♪

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.