null: nullpx
Cargando Video...

Amor de Barrio Capítulo 35

Univision5 Mar 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

daniel: déjame escuchar

la grabación, paloma, por favor.

paloma: no, daniel.

de verdad no puedo.

daniel, yo no debería

de enseñarte nada.

daniel: pero ¿por qué?

paloma: porque es tu mamá,

porque debería de utilizarlo

nada más en el juicio.

yo no sé quien te dijo

que tenía esto,

pero no debió de haberlo hecho.

daniel: paloma,

¿tú harías algo para alejarme

de mi madre?

paloma: claro que no.

yo jamás te hubiera

enseñado esto.

daniel: pero sí lo vas

a utilizar en el juicio.

paloma: no, nada más si es

absolutamente necesario.

daniel: bueno, está bien,

no te voy a presionar,

tus razones tendrás.

si no me los quieres enseñar,

está bien.

paloma: gracias.

daniel: sabes que

independientemente de todo

te amo.

paloma: yo también te amo.

me voy.

quedé de llevar la señora bernal

a un lugar muy especial.

¿nos hablamos al rato?

daniel: sí.

eugenia: ¿ahora entiendes

porque estoy segura

que daniel me ama?

rodrigo: sí, pero ¿de qué

nos sirve que diga que te ama

si está con mi paloma?

eugenia: sí, pero ahora tenemos

dos aliadas muy importantes.

mi suegra y mi cuñada.

ella dos nos van a ayudar.

rodrigo: mira,

perdóname que lo dude,

pero hasta ahorita

solo hemos logrado

separarlos por muy poco tiempo.

eugenia: ay, sí, ya lo sé.

según daniel, está dispuesto

a luchar por el amor de paloma.

¿y tú qué has pensado hacer?

rodrigo: pues mira,

yo ya le dije a paloma

que si ellos van a luchar

por su amor,

que es justo que nosotros

luchemos por nuestra amistad.

eugenia: eso me parece

una idea maravillosa.

yo también lo voy a hacer.

oye.

oye.

oye.

[suspira]

tú y yo quedamos que

nos comunicaríamos todo, ¿no?

y que nos veríamos más seguido.

rodrigo: corremos muchos riesgos

que nos vean juntos.

o sea, no debemos levantar

sospechas, ¿o qué?

a menos que...

que nos encerremos

a planificar bien las cosas.

sin testigos.

solos tú y yo.

eugenia: bueno.

este...

el otro motivo de mi visita

es porque mi suegra

te quiere conocer en persona.

rodrigo: si quieres ponte

de acuerdo con ella y me avisas.

eugenia: rodrigo,

hemos sido muy tontos,

por no decir estúpidos,

para separarlos.

esta vez tenemos que ser

más inteligentes que ellos.

rodrigo: pues es la última

oportunidad, ¿no?

ya no hay más.

eugenia: ya no hay más.

gabriel: ¿y luego?

blanca: finalmente

me condenaron.

23 años después,

gracias a tu hermana,

logré salir.

bueno, y ahora estoy aquí.

gabriel: qué gacho.

paloma: ay, no.

no, qué pena,

yo ahora venía a prepararle

el desayuno.

blanca: ya está todo listo,

licenciada, no se preocupe.

no me quiero sentir inútil.

gabriel: sí, sí, sí,

déjala que haga cosas.

todos tenemos tareas

en esta casa.

paloma: órale.

y entonces salte

por las dos cubetas de agua

que dejé aquí afuera.

gabriel: te digo que eres

confianzuda.

de veras, paloma.

abusiva.

paloma: es bien flojo.

nunca quiere hacer nada

aquí, en la casa.

blanca: debe haber sido

muy difícil para su papá

quedarse solo

con ustedes dos chiquitos.

y también para usted,

licenciada.

ya me contó su hermano

que usted le hacía un poquito

de hermana, ama de casa y mamá.

paloma: pues, algo así.

pero lo más difícil fue lidiar

con la tristeza de mi papá.

que yo sé

que desde que mi mamá se murió

no logra superar del todo.

y también sé que si no hubiera

sido por mi hermano y por mí

él se hubiera dejado morir.

gabriel: bueno pues.

¿ya estuvo?

¿ya?

paloma: no, si nada más

piensas en comer.

gabriel: paloma,

estoy en pleno desarrollo.

paloma: para los lados.

gabriel: ¿cómo?

paloma: nada.

¿todo bien?

blanca: ah, perdón,

es que no me logro sacudir

esa sensación de que

en cualquier momento

voy a despertar y--

y que todo esto fue un sueño.

paloma: ey, ¿qué te pasa?

gabriel: ¿se da cuenta?

no es un sueño,

esta es la realidad.

ándele ya, ya,

siéntense, siéntense.

yo las atiendo.

yo las atiendo, siéntate.

paloma: órale.

gabriel: desayuno para todas.

raúl: los escuché, tamara,

los escuché.

yo tenía la esperanza

de que fuera un malentendido,

pero no.

los escuche.

¿cómo pude ser tan imbécil?

tamara: la verdad es que

no sé qué decirte,

porque no es algo

que te dijeron,

fue algo que tú escuchaste

y contra eso

no hay nada que hacer.

raúl: yo confié en ella,

confié en ella.

le abrí las puertas

de la empresa,

de mi casa,

de mi alma,

de todo.

tamara: pues es que yo

nunca he confiado

en esa clase de gente.

raúl: ¿para qué?

cuanta razón tenías.

debí haberte escuchado

desde la primera vez.

tamara: ahora tenemos

un problema.

raúl: ¿cuál es el problema?

¿qué pasa?

tamara: es que tu papá solamente

dice el nombre de laura

y si le preguntas

si quiere verla te dice que sí.

raúl: ¿mi papá quiere ver

a laura?

tamara: el día que le pasó

el infarto cerebral a tu papá

laura estaba con él, ¿cierto?

raúl: no recuerdo, yo--

sí, creo que sí.

sí, sí,

sí estaba con él.

tamara: pues me da mucha pena

decirte esto, pero yo creo

que laura fue la que le provocó

el infarto a tu papá

porque

no hay otra explicación.

laura: tu papá.

raúl: ¿qué pasó?

papá.

llama a una ambulancia.

papá.

papá, ¿qué tienes?

ariel: hijo.

[jadea]

ella--

es--

es tu--

tamara: raúl.

¿estás bien?

te quedaste muy pensativo.

¿recordaste algo?

raúl: sí, sí.

ahora que--

ahora que recuerdo bien.

ese día entré a la oficina

y mi papá alcanzó

a decirme algo.

me decía: "ella, ella...".

tamara: yo sabía.

sabía que laura había llevado

a tal estrés a tu papá

que le provocó

ese infarto cerebral.

raúl: pues laura va a tener

que decirme qué fue

lo que le dijo a mi papá.

[música]

[música]

daniel: mamá, qué bueno

que te veo.

tenemos que hablar.

catalina: ah.

ahora sí quieres hablar.

tú me dijiste que me ibas

a apoyar en ese asunto.

me lo prometiste.

¿y qué fue lo que pasó, daniel?

llego al juzgado

y lo primero que veo

es a mi hijo a lado

de la abogaducha esa.

¿y qué pasa?

termina el juicio

y tú brillas por tu ausencia.

no fuiste ni para acercarte

a darme una palabra de apoyo

en el momento

en que la abogaducha liberó

a la asesina de tu padre.

y no obstante todo eso,

llegas hoy

y aquí estamos.

daniel: mamá, no voy a caer

en ninguno de tus chantajes.

catalina: ah.

daniel: tuve guardia

en el hospital.

catalina: ¿qué te hice yo?

dime qué te hice,

dime qué nuevo chisme

te metieron en la cabeza

esas dos.

daniel: mamá,

nadie me inventó ningún chisme,

nadie habla mal de ti.

tú eres la única persona

que habla mal de los demás.

¿ahora me puedes explicar

qué estás haciendo con eugenia?

una cosa es que la ayudes

y que la tengas viviendo aquí

mientras sale adelante,

y otra cosa es que le pagues

todas sus deudas.

catalina: a ver, niño,

¿me estás pidiendo cuentas?

¿tú crees que esa es la manera

que tienes de hablarle

a tu madre?

daniel: a ver, mamá, tranquila.

no te estoy hablando

en ninguna mala manera.

solo te estoy haciendo

preguntas concretas.

nada más.

catalina: pues me enteré

de los horrores

que está viviendo eugenia

con la bestia esa de su padre

y me ofrecí a ayudarla

por humanidad.

y yo creo que eso es lo mismo

que deberías hacer tú.

pero eso es asunto tuyo.

necesito pedirte un favor,

daniel, a ver si puedes.

necesito hacer una clínica

del trabajo en la ensambladora

y es urgente.

quiero que por supuesto

tú estés a cargo de ella

y contrates a los elementos

que sean necesarios.

si puedes.

daniel: contigo es imposible,

mamá.

todo es necesito, quiero,

demando, obligo.

todo eres tú, mamá.

tú, tú, tú.

la única persona importante

en tu vida eres tú.

adalberto: sí, en cualquier

momento empiezan los gritos

de tu madre como siempre.

dora: no sé porque justo

cuando se empiezan a llevar bien

otra vez se empiezan

a llevar mal.

adalberto: [ríe]

cariño,

quiero hacerte una pregunta,

¿puedo?

dora: [asiente]

adalberto: ¿tienes novio?

dora: no.

adalberto: ¿algún hombre

que te interesa?

dora: no, estoy todo el día

metida en la casa

ayudando los eventos de mi mamá.

¿a qué hora?

¿por?

adalberto: lo que pasa es que

tengo a un conocido

de un amigo mío

que anda soltero--

dora: no, no.

adalberto: y quiero

presentártelo, ¿por qué no?

dora: qué flojera, padrino, no.

esas cosas me dan flojera.

no.

adalberto: conócelo.

luego tú decides.

no pierdes nada.

dora: ok.

pero solo porque tú me lo pides.

¿cómo se llama?

eugenia: hola, cuñis.

¿cómo estás adalberto?

adalberto: hola, eugenia.

eugenia: oigan, de casualidad,

¿no han visto a daniel?

adalberto: sí, anda discutiendo

con catalina por allá.

eugenia: ¿y de qué o qué?

adalberto: de ti.

bueno,

eso creo.

catalina: ¿qué es

lo que quieres, daniel?

daniel: quiero que me vendas

la vecindad.

catalina: ¿perdón?

daniel: mamá, escuchaste

perfectamente.

quiero que me vendas

la vecindad.

catalina: [ríe]

¿y para qué la quieres?

¿para regresársela

a esos muertos de hambre?

¿para eso la quieres?

daniel: ponle el precio, mamá.

catalina: ¿cómo voy a estar

poniendo precio yo al lugar

donde viven la abogaducha

y la asesina de tu padre?

daniel: ¿entonces para qué

lo quieres?

¿para seguirlas amenazando

toda la vida?

catalina: bueno, ya.

ya sabré yo qué hago con ella,

¿no?

ay, hijo, no puedo creer

lo que estoy viendo.

¿por qué estás en mi contra?

dime qué te hice.

¿fui una mala madre?

dime qué hice.

daniel: mamá, no estoy

en tu contra

y nadie me pone en tu contra,

solo quiero quedarme

la vecindad.

mamá,

¿me vas a vender la vecindad?--

catalina: no, no te voy

a vender la vecindad.

no voy a vender.

y tengo un compromiso,

así que ya me tengo que ir.

nos vemos después.

rasúrate, picas.

paloma: ¿está lista?

blanca: la verdad no sé.

espero que sí.

paloma: voy por mi bolsa

y nos vamos.

[teléfono]

blanca: ¿bueno?

gustavo: ¿paloma?

¿quien habla?

paloma: ¿bueno?

gustavo: hija, soy yo.

¿cómo están?

paloma: papá.

bien, ¿y tú?

¿cuándo llegas?

gustavo: ay, espero que mañana,

hija.

¿cómo está tu hermano?

paloma: muy bien.

hace rato desayunamos juntos.

oye, papá,

cuando llegues te tengo

una sorpresota ¿eh?

vas a ver.

gustavo: ah, qué bueno, hija.

salúdame a tu hermano,

espero verlos mañana.

paloma: sí, papá.

con cuidado.

blanca: ¿cuándo llega su papá?

paloma: parece que mañana.

blanca: espero que

el que yo esté aquí

no le vaya a crear problemas.

paloma: no, no sé.

pero no se preocupe

que para todo hay solución,

¿qué no?

¿nos vamos?

vamos.

[música]

[música]

>> buenas.

¿rodrigo, no?

rodrigo: sí.

¿para qué soy bueno, jefe?

>> tu mamá me dio

la dirección el otro día,

pero no pude venir a verte.

rodrigo: ¿y?

ah, sí, sí, sí, claro,

sí me dijo.

>> sí.

mira me dijeron que eres

un buen ebanista

y tu chalán también.

tico: [ríe]

no, ¿qué pasó?

si yo no soy chalán,

yo estoy preparado.

¿que lo ve?

>> bueno,

vengo a proponerles un negocio

que le va a dar muy buen dinero.

¿cómo la ven?

rodrigo: ¿cómo de qué estamos

hablando?

tico: nosotros no le entramos

a las drogas, ¿eh?

así que por favor pase

a retirarse.

lo que hacemos aquí

mi hermano y yo

es bien legal y bien derecho.

por favor, mire,

como va, ¿eh?

como va.

>> ya, ya, ya, tranquilos.

no me malentiendan, muchachos.

mira, yo tengo una cabaña

en el desierto los leones,

de madera muy fina.

y quiero que ustedes

me la reparen.

¿cómo la ven?

me pueden cobrar lo que quieran.

no se preocupen por el precio.

¿qué dicen?

mica: ay, doña catalina,

qué bueno que ya llegó.

qué gusto verla.

pero oiga, se tardó un chorro.

ya tenía yo--

catalina: te aguantas

y te callas.

mica: oh, perdón.

catalina: [chista]

quiero que pongas mucha atención

en cada una de las palabras

que te voy a decir, mica.

mica: sí, yo la escucho.

catalina: cállate.

necesito que busques la manera

de hacerle la vida imposible

a una mujer que vive

con paloma madrigal.

¿entendiste?

mica: pues si yo siempre

entiendo todo,

si soy abusada.

no crea que soy--

catalina: bueno, ya.

esa mujer es una asesina

y paloma madrigal

la sacó de la cárcel.

mica: dios mío.

¿y qué quiere que haga yo?

catalina: pues no sé, no sé,

quiero que organices algo

para que la saquen de ahí.

mica: una asesina.

qué miedo.

oiga, pero--

pero ¿cómo, de dónde salió?

catalina: ya te dije.

¿ves como no pones atención?

paloma madrigal la sacó

de la cárcel.

y va a ser lo mismo

con todos los criminales

que saque.

ya te lo aviso.

mica: ay, oiga no, ¿cómo?

pues si la vecindad no es

sucursal de reclu.

catalina: [chista]

mica: no, no,

yo lo hago patrona.

yo me voy a encargar

de que esa ladrona, asesina

o lo que sea se largue de ahí.

¿va bien?

catalina: así me gusta, micaela.

es todo.

puedes irte.

mica: ¿a dónde?

oiga.

pero ¿y qué, no vamos a comer?

la botana está rebuena.

rosa: ¿qué te pasa, laura?

laura: [llora]

ay, mamá.

me siento muy mal.

rosa: ¿me quieres contar?

laura: el hombre que amo

desconfió muy feo de mí.

rosa: pero ¿por qué?

laura: [suspira]

le llegaron unas fotos

donde supuestamente

estoy besando a otro.

y eso no es cierto,

pero él no me creyó.

rosa: no puede ser.

pero pues si no te creyó,

es que no te quiere.

laura: no.

lo mismo me dicen todos

y yo siento horrible.

¿qué pasó, ma?

rosa: volví, laura.

volví.

laura: ¿ya recordaste todo?

rosa: ya sé quien soy.

paloma: hola, don jorge,

¿cómo está?

me da las mismas de siempre,

por favor.

gracias.

ay, el camión se nos va.

espérese, espérese, espérese.

paloma: mire, aquí es.

todavía no tiene su lápida

porque la verdad

no he tenido dinero

para mandársela a hacer.

pero ya muy pronto, mamita.

y mira nada más

a quien te traje por aquí.

lo logramos, mamá.

pude sacar a la señora bernal

en esta primera etapa.

>> mira, mamá.

son las mismas

flores de siempre.

>> ¿quienes son ustedes?

paloma: disculpe,

no le entiendo.

>> la pregunta fue muy clara.

¿quienes son ustedes

y qué hacen en la tumba

de mi mamá?

[música]

[música]

laura: ¿en serio ya recuperaste?

rosa: sí.

[llaman a la puerta]

laura: espérame tantito.

>> buenas tardes.

laura: buenas tardes.

mi mamá--mi mamá

acaba de recuperar la memoria.

>> ¿de verdad?

rosa: ya sé qué me pasó.

>> ¿qué relación tenían ustedes

con mi madre?

tú debes ser la hija

del primer matrimonio,

¿verdad?

paloma: no, no, señora,

usted no sabe de lo que está

hablando.

>> claro que sí.

nunca perdonaste que mi mamá

y mi papá se casaran, ¿verdad?

¿sabes que la pobre murió

de dolor?

tú eres la responsable

de su muerte.

paloma: no, señora.

un momento.

usted está confundida.

no tiene ni idea

de lo que está diciendo.

>> ahora sé porque encuentro

siempre las mismas flores.

tú debes ser la hija de ésta,

¿verdad?

ojalá nunca le hagas a tu mamá

lo que ella le hizo a la suya.

paloma: me parece

que se equivocó de tumba.

>> no, no,

a mí no me hagan bolas.

esta es la tumba de mi mamá.

paloma: no.

de ninguna manera.

esta es la tumba de mi mamá.

aquí está enterrada

la señora gloria saraso arias.

>> no, señorita.

aquí está enterrada mi mamá,

elodia ranjel briceño.

blanca: evidentemente

aquí hay un error.

¿por qué no vamos a la oficina

del cementerio, les preguntamos

y aclaramos todo?

>> está bien.

paloma: no entiendo nada.

blanca: no te preocupes,

es un error.

ya vamos a aclarar todo,

vas a ver.

rosalba: [resuella]

y sentí un golpe muy fuerte y...

después del golpe...

no.

no, hasta ahí me acuerdo.

>> ¿y de las dos mujeres

de la cruz roja?

rosa: ¿mujeres de la cruz roja?

[llaman a la puerta]

¿qué tiene que ver eso, eh?

laura: ahorita vengo.

lugo: hola, laura.

laura: qué bonitas flores.

mi mamá está recordando

muchas cosas.

lugo: rosa.

rosa: ay, mi hijo,

muchas gracias.

qué amable.

¿tú quien eres?

lugo: soy lugo,

¿no te acuerdas de mí?

rosa: ni idea.

¿de dónde te conozco?

laura: lugo, ¿qué está pasando?

no entiendo.

>> es común que sucedan

este tipo de cosas.

a veces los amnésicos

cuando recuperan la memoria

se les olvida todo

lo que habían hecho mientras

no recordaban.

lugo: sí es cierto, comandante.

eso pasa en muchos casos, laura.

tranquila.

laura: ¿te acuerdas de cuando yo

estaba chiquita, mami?

rosa: sí, sí.

sí, me acuerdo de ti,

de paloma,

del gordito de gabriel.

ah, y de rodrigo.

me lo llevaba a la luciérnaga

cuando estaba cerrada.

y jugaba--

[bosteza]

lugo: lo mejor, laura,

será que se acueste a descansar.

es muy agotador el proceso

de recuperar la memoria.

>> yo me retiro

para que descanse.

ya otro día continuamos

con la platica

de la investigación.

lugo: lo acompaño.

>> hasta luego, con permiso.

laura: no entiendo como puedes

acordarte de una cosa

y olvidarte de otra, ma.

a ver.

¿te acuerdas

de cuando estuviste

en el hospital psiquiátrico?

lugo te rescató de ahí.

rosa: ¿nos escapamos

de un manicomio?

lugo: bueno,

vamos a descansar a tu cuarto,

bonita.

vente.

laura: vamos a tu cuarto.

tamara: raúl está desesperado

por laura.

me da miedo que sea

el tipo de hombre que después

se arrepiente y va a rogarle

que vuelvan.

delfina: no, no creo.

raúl está bastante bien ubicado.

para mí que no regresa

con la tal laurita.

tamara: pues ya logramos

separarlos, pero no va a ser

por mucho tiempo.

tenemos que pensar en algo más.

delfina: ¿por qué no le sueltas

de una vez el chisme grande?

tamara: no.

no sé, tengo que pensarlo

porque ese es un as

que tengo bajo la manga

y lo puedo guardar.

delfina: como digas.

paloma: es increíble el desorden

que tienen en el panteón.

no hay ni siquiera un oficina

para pedir informes.

¿qué tal la fulana esa?

decía que era la tumba

de su mamá.

gabriel: o sea que ni una

ni la otra.

paloma: no.

no encontraron ni el lote

ni la manzana, ni nada.

nada, haz de cuenta que se fue,

desapareció.

gabriel: ¿ya ves?

es ahí donde se cumple que--

que te mueres y desapareces.

por eso no me gusta

ir al panteón.

paloma: no te pongas así.

gabriel: de todas formas,

no sé nada de mi mamá.

una tumba más, una tumba menos,

¿no?

paloma: discúlpelo.

lo que pasa es que

cuando mi mamá se murió,

mi papá tiró todo

lo que era suyo.

dijo que quería que nada

le recordara su dolor.

hasta nos prohibió

hablar de ella aquí en la casa.

blanca: yo entiendo tan bien

a su papá.

es muy difícil

perder a tu pareja.

pero además con dos niños

chiquitos

lo que no quieres es recordar.

es tan fuerte el dolor

que lo último que quieres

es transmitírselo a tus hijos.

paloma: señora, he tratado

de evitar este tema.

pero tengo que decirle

que en algún momento

tenemos que hablar

sobre su marido y sus hijos.

blanca: no.

[suspira]

mi marido se llevó a mis hijos

muy lejos.

no sé donde están.

y fue lo mejor.

mi marido era guapo.

así que seguramente

se volvió a casar

y le dio una nueva familia

a mis hijos.

paloma: pero ¿está segura

que no hay alguna forma?

a lo mejor no de ellos,

pero algún otro familiar.

blanca: cuando yo entré

a la cárcel, me morí.

[llora]

paloma: discúlpeme que hable

de esto ahorita.

el doctor daniel me pidió

que si le podía preguntar

si alguno de sus hijos

eran del señor saúl márquez.

blanca: licenciada,

para mí el matrimonio

es sagrado.

mis hijos son solamente

de mi marido.

pero dígale

al doctor daniel que sí,

que tiene un hermano.

más o menos de su misma edad.

discúlpeme,

me siento mal.

[música]

úsica]

laura: ahora que mi mamá

ya está mejor,

tengo que resolver

parte de mi pasado.

lugo: no te entiendo, laura.

laura: creo que ya encontré

a mi papá.

ya solo falta que mi mamá

me confirme si es él o no.

y entiendo por qué

ella decidió no decirme nada.

a veces la verdad

duele más que la mentira.

mica: ay, mis niñas,

nomás porque no soy chismosa.

ambas: ¡no!

sinforosa: a parte de sorda,

chismosa.

mica: ¿qué?

yadira: que sí, mi hija,

que eres bien chismosa.

mica: ah, ¿sí?

pues al que ahora me hagan

la barba no les voy a contar.

hoy no van a poder dormir

de hambre así como todos

los días de su vida

sino de la duda que van a tener

como puñal en el alma.

sinforosa: ay, ándale, mica.

a ti también se te hace

espuma la boca, ya dinos.

mica: ay, como unos santitos.

pero ¿qué quieren?

yo soy la vigilante

de las buenas costumbres

en esta vecindad.

y yo sí soy del buen decir.

no como otras que estoy viendo.

yadira: que las hilachas.

ándale, ya cuéntanos.

mica: bueno, está bien,

pero chitón, ¿eh?

no dije nada, si no, luego

la chismosa soy yo.

bueno, ahí les va.

paren la oreja, ¿eh?

me dijeron

que en la casa de paloma

está viviendo una asesina.

sinforosa: ¿qué?

mica: sí.

y que es de las meras malas.

imagínense.

una asesina viviendo aquí,

entre pura gente decente.

ambas: [hablan]

mica: ¿verdad que no?

daniel: oye, paloma.

paloma: ¿qué?

daniel: ya la otra vez

quería decirte una cosa.

paloma: ¿qué?

daniel: ¿por qué si tú sabías

que mi mamá es la nueva dueña

de esta vecindad,

nunca me lo dijiste?

paloma: porque no tiene caso,

daniel.

y ya no quiero hablar de eso,

¿sí?

daniel: estás enojada

por lo de eugenia, ¿verdad?

paloma: no pues, no es

que esté enojada,

pero no me encanta que

tu exnovia viva en tu casa,

¿verdad?

daniel: es solo por un tiempo.

aparte pobre eugenia,

está pasando por un momento

muy difícil.

paloma: ay, no, pobrecita.

sí, pobrecita.

pues es que es eso

lo que ella te dice.

daniel: no seas celosa.

paloma: no, sí soy, daniel.

porque eugenia es una tramposa

y porque va a estar durmiendo

ahí, viviendo ahí,

bajo el mismo techo contigo

y no me gusta eso.

daniel: pues a mí tampoco

me gusta que cada vez que vengo

a la vecindad está rodrigo,

cuando voy a tu trabajo

está rodrigo,

siempre está rodrigo.

claro, desde que ahora

van a cuidar su amistad.

que desde chiquitos.

porque tú le fuiste a decir

que nosotros vamos a cuidar

nuestro amor por sobre todas

las cosas,

entonces ahora va a estar

pegado a ti como una chinche.

y eso a mí no me late.

porque eso sí, veme una cosa.

yo no me chupo el dedo.

sé perfectamente cuales son

las intenciones de rodrigo.

paloma: ah, ¿sí?

rodrigo: sí.

paloma: pues tú dile a eugenia

que yo también sé perfectamente

cuáles son sus intenciones.

y que en lo que ella va,

yo ya fui tres veces

y ya regresé.

y no me chupo el dedo, daniel,

por favor.

daniel: qué bonita te ves

cuando te enojas.

princesa,

lo único que quiero

es que en nuestra relación

haya confianza.

¿sí?

paloma: tienes toda la razón.

perdón.

no quiero que nos pase

lo mismo que a laura y a raúl.

daniel: ¿qué le pasó a laura

y a raúl?

paloma: ¿cómo, no sabes?

daniel: no, no he hablado

con mi primo, ¿qué pasó?

eugenia: me dijo rodrigo

que la única forma de defender

a la abogaducha apestosa,

fue pidiéndole que lucharan

por su amistad.

lo mismo que daniel

le dijo a paloma,

que debían luchar por su amor.

catalina: ah, sí, pero a mí

lo que me molesta de la [...]

es que está ensañada

en retarme,

yo no sé por qué, qué le hice,

pero me quiere destruir.

eugenia: ¿y de verdad crees

que es algo personal?

catalina: claro.

claro que es personal.

lo que no sé es por qué.

eugenia: pero ¿qué piensas

que podría ser?

catalina: no se, querida.

pero deberías ver la manera

en la que defiende a la asesina.

eugenia: ¿no será

algún pariente lejano

y la esté ayudando

para vengarse de ti?

catalina: o tal vez

sea un pariente no tan lejano.

eugenia: a ver, ¿cómo?

explícame

porque ya no te entendí.

catalina: ay, dios mío.

co--

¿cómo no me di cuenta?

la información es poder,

querida, y esa [...]

sabe todo de mí

y yo no sé nada de ella.

grave error.

>> doña catalina.

venimos a despedirnos.

sí, ya sé

que no quiere ni vernos,

pero fueron muchos años

trabajando juntos

y, doña catalina, créame,

siento mucho que esto

suceda así.

catalina: qué bueno

que sepan que yo debería

correrlos a patadas a los dos.

pero

les voy a dar otra oportunidad.

quiero que investiguen

absolutamente todo

sobre paloma madrigal.

donde nació,

de donde es,

vida y obra.

pues quiero hasta su tipo

de sangre.

eugenia: ¿y para qué quieres

saber todo eso, catalina?

catalina: conoce las debilidades

de tu enemigo, querida.

todos ocultan algo sucio

en su pasado.

y después, úsalas en su contra.

lárguense, a trabajar.

todos: fuera, asesina, fuera.

fuera, asesina, fuera.

mica: con fuerza.

todos: fuera, asesina, fuera.

fuera, asesina, fuera.

mica: te pones bien abusado,

¿eh?

que no se te escape

ningún detalle para que--

va a encantar a doña catalina.

no vamos a permitir

que en esta vecindad

se llene de mal gente,

locas y asesinas despiadadas.

¡vamos!

todos: fuera, asesina, fuera.

fuera, asesina, fuera.

paloma: dios mío,

¿qué son esos gritos?

no, no, no.

tranquila, por favor, tranquila.

ya no pasa nada.

le aseguro que todo esto

es culpa de la revoltosa

de doña mica.

gabriel: mire, tranquila.

tranquila, no se ponga así.

usted tranquila y yo nervioso.

mire, ya si nos linchan,

es cosa de dios.

¿qué vamos a hacer?

todos: fuera, asesina, fuera.

[música]

[música]

todos: fuera, asesina, fuera.

los maleantes a la cárcel.

fuera, asesina, fuera.

los maleantes a la cárcel.

fuera, asesina, fuera.

los maleantes a la cárcel.

mica: no vamos a permitir

que esta vecindad

se llene de maleantes,

locas y asesinas despiadadas.

todos: fuera, asesina, fuera.

fuera, asesina, fuera.

blanca: licenciada, no,

la van a linchar por favor.

paloma: no, ¿qué nos van

a linchar?

¿ya ves tus cosas?

no se preocupe.

aquí todos somos familia

y nos cuidamos y nos apoyamos.

no va a pasar nada.

blanca: lo mejor es que

yo me vaya.

gabriel: no, no, no,

usted no se va a ningún lado.

ahorita resolvemos eso, ¿verdad?

paloma: sí, sí.

voy a ver qué hago.

todos: [gritan]

paloma: ey, ey, ey.

a ver, a ver, ¿qué les pasa?

¿qué es todo este escándalo?

mica: ay, paloma,

no por muy abogada que seas

y novio rico que tengas

nos vas a convertir

nuestra histórica vecindad

en un nido de ratas.

gabriel: a ver, a ver.

a ver, ya estuvo bueno, ¿no?

ya estuvo bueno.

porque cuando yo me pongo

mis moños me pongo verde

y nadie me quiere ver así, ¿eh?

todos: [chistan]

paloma: cállate que no me estás

ayudando en nada.

gabriel: no, carnala, espérate

porque cuando se ponen a hacer

su mitin luego se manchan.

mica: fuera, fuera,

que la saque.

todos: [gritan]

mica: los vamos a sacar

a patadas también a ustedes.

gabriel: a ver, ya estuvo bueno,

doña rata--digo, doña mica.

todos: [hablan]

paloma: a ver, ya, ya.

a ver.

¿qué onda?

ustedes no son así.

¿qué les pasa?

esta mujer es inocente,

por eso el juez le dio

la libertad.

mica: ah, pues,

que se vaya a vivir

su libertad a ver a donde.

aquí no la queremos.

en esta vecindad

hay pura gente decente.

a la que no le gusta el chisme.

gabriel: sí, se ve

que no le gusta el chisme.

blanca: bueno ya.

¡basta!

cállense, por favor.

déjenme hablar.

por favor.

me sometí a la ley de dios

y de los hombres.

y si estoy aquí,

respirando el mismo aire

que las personas honestas

y trabajadoras como ustedes,

es porque ambas

me encontraron inocente.

no los puedo culpar

por pensar lo peor de mí,

pero no puedo permitir

que agredan

a estas buenas personas

que lo único

que han querido hacer

es protegerme

y hacer el bien.

pero para evitar problemas,

mejor me voy.

paloma: no, no, no,

de ninguna manera.

primero me sacan a mí

antes de permitir

esta injusticia.

a ver, pónganse a pensar.

por este tipo de cosas

es porque la gente

cuando sale de la cárcel

no puede rehacer su vida.

además ¿qué no todos

somos una familia aquí?

no puede ser,

usted fue la que armó todo esto,

¿verdad?

mica: ¿yo?

no.

si yo solo repetí

lo que ellos estaban diciendo.

paloma: venga.

les explico.

la señora se llama blanca estela

y va a vivir aquí un tiempo.

ella es muy buena persona,

pero estuvo en un reclusorio

por un crimen que no cometió.

además es mujer

y necesita apoyo como muchas

de las que estamos aquí,

¿qué no?

todos: [asienten]

paloma: y sufrió

por una injusticia

como muchos de los de aquí

hemos sufrido, ¿qué no?

todos: [asienten]

paloma: y nadie

de los que estamos aquí

estamos para juzgar,

para eso está la ley.

¿algo más, doña mica?

mica: no, pues yo nomás

vine a atender los reclamos

de los vecinos.

yo me debo a mi gente,

¿verdad que sí?

tú ya deja de grabar

que si ve eso

doña catalina, me mata.

yadira: yo soy yadira.

aquí vivo en la vecindad.

y disculpe, nos dejamos llevar.

sinforosa: mucho gusto.

yo soy sinforosa.

blanca: gracias.

>> estamos para apoyarla.

blanca: gracias.

delfina: ¿qué hace, don ariel?

¿quien es esta mujer tan bella?

ariel: [balbucea] rosa.

delfina: no me diga.

¿la que usted llama

todo el tiempo?

¿y sabe dónde encontrarla?

ariel: laura.

delfina: ¿laura sabe

dónde encontrarla?

ariel: hija.

delfina: ¿laura es hija de rosa?

ariel: sí.

delfina: ¿y eso

quien se lo dijo?

ariel: laura.

delfina: muy bien.

bueno, don ariel,

vamos a guardar aquí esta foto

para que la señora tamara

no la vaya a ver

porque si ella llegara a saber

que usted sigue pensando

en otra mujer se dejaría morir

de la tristeza.

vamos a dejar esto

como un secreto

entre usted y yo,

¿le parece?

ariel: gracias.

delfina: de nada, don ariel.

laura: "the girl is carrying

de purple umbrella".

"the girl--the girl is carrying

the purple--".

ay, no.

nunca voy a aprender eso.

[llaman a la puerta]

raúl.

pasa.

¿qué pasó?

raúl: laura, dime la verdad.

¿qué fue lo que le dijiste

a mi papá cuando le dio

un derrame cerebral?

¿qué le dijiste, laura?

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.