null: nullpx
Cargando Video...

Amor de Barrio Capítulo 30

Univision29 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

catalina: quíteme esa sonrisita

imbécil de su cara,

y si quiere irse a burlar,

váyase a burlar--

paloma: no vine hasta aquí

para ser insultada por usted.

catalina: ah, ¿no?

entonces, ¿a qué vino?

dígamelo de una vez por todas

y lárguese porque su pura

presencia apesta mi casa.

paloma: no crea que me ofende,

si me tomé la molestia

de venir a su casa,

es para decirle es que me diga

la hora que me pasó su recado,

y para aclararle que no es

mi espía ni la está vigilando.

catalina: y yo me chupo el dedo,

¿no?

paloma: y la otra cosa

que vine a decirle es que laura

no se va a ir de la vecindad,

ni ella ni nadie, ¿fui clara?

catalina: ¿qué le da valor

para venirme a enfrentar

en mi casa como lo está

haciendo?

paloma: se lo digo

por las buenas, señora.

no me obligue a actuar de otra

manera.

catalina: a mí no me amenace

porque esa propiedad es mía

y yo hago con ella y con todos

los mugrosos que viven ahí

lo que se me da mi regalada

gana.

paloma: se equivoca, la ley

protege a los inquilinos

cumplidos y usted no tiene

ningún argumento válido

para correrlos de ahí.

>> no puede ser,

¿en qué momento sucedió esto?

>> no lo sabemos,

pero fue algo planeado.

>> ¿cómo que algo planeado?

>> alguien ayudó

a la señora lolita.

ni la ventana ni la puerta

estaban forzadas.

>> esto nunca había pasado

antes, tenemos que dar parte

a las autoridades.

>> no, no, no, no,

a las autoridades no.

>> ¿sabe qué?

trate de localizar a lugo,

él fue el último que estuvo

con ella anoche.

delfina: sí, sí, sí, el tal

lugo seguramente sabe algo,

esa es una mejor idea.

>> ¿qué clase de seguridad

tienes aquí, eh?

son unos inútiles todos.

>> le aseguro

que la vamos a localizar.

>> por dios, a una loca

en una ciudad con 20 millones

de habitantes, ¿sí sabe

lo que está diciendo?

mejor vamos a ver si se fue

a la vecindad.

igual y lolita recuperó

la memoria.

delfina: vámonos ya.

cualquier noticia, me avisa

por favor, y nada de hablarle

a la policía, ¿eh?

>> sí, entendido.

>> doctor, ¿me comunico

con la policía?

>> no, no, no, no es necesario,

las señoras creen saber

dónde está y se dirigen

para allá ahora mismo.

además, me pidieron que no

les avisara a las autoridades.

>> como usted indique, doctor.

con permiso.

catalina: pero ¿qué tiene usted

en la cabeza para venirme

a amenazar con una tontería

como esa?

paloma: no, no es ninguna

tontería y usted lo sabe.

con la ley no se juega, señora.

catalina: en el momento

en el que a mí se me dé la gana

saco a toda runfla

de pordioseros de mi propiedad.

paloma: señora, esa gente

no le ha hecho nada.

aquí el problema es entre usted

y yo.

catalina: efectivamente,

malnacida, se metió con

la persona equivocada, pero

todavía está a tiempo

de recapacitar.

¿cuánto quiere por dejar

el caso de blanca estela bernal

en paz.

paloma: ya me di cuenta

cómo le gusta a usted, señora,

arreglar las cosas, pero conmigo

no le va a funcionar.

ya se lo dije y se lo repito:

yo no me vendo.

catalina: todas las de tu clase

tienen un precio, no eres

la primera gatita

con la que trato.

paloma: está advertida,

si se vuelve a meter con alguien

de mi barrio se va a dar cuenta

de lo que soy capaz.

catalina: toda esa bola

de mugrosos muertos de hambre

se van a arrepentir

de su osadía, se van

a arrepentir ellos y usted

de haber nacido.

paloma: yo voy a defender

a mi gente y ni usted ni nadie

los va a tocar.

catalina: óyeme.

paloma: usted cree que por venir

de un barrio pobre nos pueden

tratar como si fuéramos

unos tontos.

se equivoca, de donde yo vengo

la gente sale todos los días

a trabajar y a tratar

de superarlos.

¿usted cree que por tener dinero

nos pueden tratar

como si fuéramos basura

y pisotearnos?

se equivoca, y ya se lo dije,

no nos puede sacar

de la vecindad porque la ley

nos ampara.

catalina: [grita]

echa aerosol o algo

que apesta a pachulí.

edmundo: no se ponga dura,

doña mica.

mica: ay, ya estuvo, mire,

yo ya les dije, laurita,

yo no inventé nada.

es más, todo este tiempo

yo he estado defendiéndolos

a ustedes.

laura: no se haga, doña mica,

yo bien que la conozco

y sé que usted fue

la que empezó todo este chisme.

edmundo: ¿qué gana con decir

cosas que no son?

¿cómo se atreve a decir

que nosotros desaparecimos

a rosa?

mica: bueno, ya estuvo, ¿no?

¿saben qué? les voy a decir

una cosa, ultimadamente saben--

>> oiga, doña mica,

yo le queria decir--

mica: órale, charal, ¿qué no ves

que estoy ocupada?

llégale, ándale.

ultimadamente si hay algo

entre ustedes dos, pues,

es muy su bronca.

pero, eso sí, les recuerdo, ¿eh?

a final de mes me tienen

que desocupar y entregarme

las llaves.

edmundo: entre que no entiende

y hace que la virgen le habla,

no se puede hablar con esa ruca,

yo no.

si te enteras algo de tu mamá,

me avisas, ¿no?

laura: sí, edmundo.

y, oiga, muchísimas gracias

por todo, de verdad.

bruno: por nada.

lugo: tch, tch.

tú eres laura, ¿verdad?

laura: ¿te conozco?

lugo: sí, yo soy lugo,

el que hablo contigo

por teléfono.

laura: ¿tú sabes dónde está

mi mamá?

lugo: sí, ¿hay un lugar seguro

para hablar?

laura: sí, sí, ven, sígueme.

por aquí.

bueno, ¿y entonces?

lugo: pues, me asaltaron

en el pesero y ahí me quitaron

mi celular.

ahí fue cuando rosa me dijo

que te había marcado.

laura: sí, sí, fue ahí

en donde empezó toda

la confusión del secuestro.

ay, lugo, muchísimas gracias

por cuidar a mi mamá.

lugo: no te preocupes, pero

la verdad tengo muchísimo miedo,

la policía debe estar

siguiéndome.

pero la verdad es que yo no

quería que nada le pasara

a tu mamá.

laura: yo te juro que no

te va a pasar nada, pero dime

dónde está ella.

lugo: la llevé a casa

de un amigo, solo vine aquí

a asegurarme que iba bien ella.

laura: bueno, pues, vámonos.

lugo: no, no, no, laura,

voy yo por ella y tú te quedas

aquí, es lo mejor, por favor.

laura: ¿y si ya no regresas?

lugo: laura, acabo de perder

mi empleo, la policía me está

siguiendo, ¿y tú crees que no

voy a regresar con ella?

laura: es que ya no se sabe

ni en quién confiar.

lugo: te doy mi palabra,

en un ratito regreso con ella.

te repito, vine a asegurarme

que iba a estar bien

y ya lo confirmé.

laura: lugo, escúchame, mi mamá

es todo para mí, la amo

con toda mi alma.

por favor júrame que me la vas

a traer de vuelta.

lugo: laura, te lo juro.

no te muevas de la vecindad,

¿ok?

laura: está bien, yo vivo

allá arriba, allá te espero.

lugo: ok.

daniel: paloma, hola.

paloma: daniel.

daniel: ¿cómo estás?

¿esperas a alguien?

paloma: pues, sí, un taxi,

pero por aquí no pasan.

daniel: vámonos, yo te llevo.

paloma: no, ¿cómo crees?

no te quiero desviar.

nada más déjame en una calle

en donde pase un camión

o un taxi y ahí yo me muevo.

daniel: de ninguna manera,

súbete y yo con mucho gusto

te llevo.

oye, tenemos que hablar,

es algo muy importante,

se trata de eugenia.

paloma: ¿puede ser en otro

momento?

tengo que ir al reclusorio,

¿qué te parece si te veo

en la noche en el mexicano?

yo también tengo que hablar

contigo.

daniel: ¿y qué haces por aquí?

paloma: ¿por aquí?

daniel: sí.

paloma: pues, vine a ver

a una persona por ahí, pero,

pues, vine en un taxi

y el taxi se fue y me dejó

aquí.

daniel: ah, ¿y la viste?

paloma: sí, sí, ya arreglamos

todo lo que teníamos

que arreglar.

daniel: ok, ¿al reclusorio?

paloma: ¿tú vas al hospital?

daniel: no, yo voy a ir al club

porque tengo que platicar

con unas personas y, bueno,

pues, dependiendo de lo que

me digan, pues, sabré cuál

va a ser mi futuro.

paloma: debe de ser algo

muy importante.

daniel: por eso quiero

hablar contigo.

bueno, súbete.

adalberto: catalina, esa niña

es de armas tomar.

catalina: si no me cayera

tan mal hasta le enseñaría

a ser como yo, fíjate.

adalberto: seguro que va a sacar

a blanca estela bernal

de la cárcel.

catalina: ay, no, no, eso no,

que ni lo sueñe.

adalberto: nunca he visto

a nadie enfrentarte

como lo hizo ella.

catalina: pobretona muerta

de hambre con ínfulas.

adalberto: [ríe]

que se abran las apuestas.

catalina: ¿qué vamos a hacer,

adalberto?

blanca estela no puede salir

de la cárcel.

adalberto: yo creo que habría

que desaparecerla.

catalina: ay, no, eso no.

adalberto: ¿se te ocurre

algo mejor?

catalina: no, no, pero--pero

esa sería la solución más fácil,

y yo quiero ver a esta niña

humillada, destruida,

crucificada.

quiero que pague su osadía.

¿qué vamos a hacer?

paloma lo puede ganar.

[música]

[música]

>> ay, debimos haber ido

a la vecindad, delfina.

delfina: no, no creo que rosa

haya recuperado la memoria,

porque si no, la policía

ya estaría investigando

en el hospital.

aparte, serapio te dijo

que no hay noticias de nada.

tienes que tratar de estar

calmada porque los estudios

de ariel ya van a terminar

y quiero que te vea hermosa

y rozagante como siempre, ¿eh?

>> tienes razón,

de cualquier manera, pues,

la misma laura nos va a decir.

delfina: esa es la ventaja

que tienes sobre ellos,

cualquier cosa se la van

a contar a la mona lisa,

y así tendrás la información

de primera mano.

raúl: listos, ya nos vamos

a casa.

delfina: ay, qué maravilla,

señor ariel.

>> qué bueno, ya a casa.

muchas gracias, raúl.

de verdad no sé qué habríamos

hecho si no hubieras estado

con nosotras en este momento.

¿nos vamos?

delfina: ¿nos vamos?

raúl: sí, nos vamos.

nos vamos, papá.

laura: rodrigo, rodrigo,

trata de calmarte, a ver, ven,

siéntate.

de verdad entiendo perfectamente

cómo te sientes.

rodrigo: por eso vine contigo,

laura.

tú eres la única persona

que sabe de lo que estoy

hablando.

laura: me imagino que tu mamá

debe estar pasando

por un momento muy difícil.

rodrigo: no, bueno, sí, pero

yo también.

mira, yo siempre supe

que mi padre era otro,

ese no es el problema.

la bronca está en el momento

que te enteras que--que tu mamá

se estaba metiendo con un hombre

casado.

laura: pues, sí, pero ¿eso

qué tiene que ver?

rodrigo: pues, que en ese

momento todo te hace sentido.

laura: no, perdón,

no te entiendo.

a ver, a ver, explícame bien.

rodrigo: en ese instante

te das cuenta por qué nunca

te reconoció tu padre,

por qué nunca lo viste,

por qué nunca se interesó en ti.

pues, es que es muy claro,

o sea, él ya tenía una vida,

o sea, ya estaba casado.

tenía su esposa y seguramente

sus hijos.

¿no lo es?

eso es lo que me pasó a mí,

laura, mi mamá, mi mamá

se la jugó con él por la razón

que tú quieras, ¿mm?

pero en el momento de soltar

la mosca él se rajó.

por lo menos, así lo veo yo.

laura: pues, la neta, visto

de esa manera, si te entiendo

perfectamente, pero, rodrigo,

pues, es que yo estoy igualito

que tú, de verdad.

te entiendo porque--porque

mi mamá me ha contado solo

una versión.

de alguna manera, solo conoces

la mitad, rodrigo.

falta--falta la otra parte.

rodrigo: pues, sí, sí, mira,

en eso tienes toda la razón,

claro, pero lo que yo no logro

entender es por qué pasó.

¿por qué?

mi--mira, a ver si me puedes

entender, laura.

imagínate que paloma se casa

conmigo, ¿ajá?

y tú sabes que yo la amo

con toda mi vida.

¿hasta ahí estamos?

laura: pues, sí, hombre,

pues, no estoy tonta.

rodrigo: bueno, está bien,

pero resulta que tenemos hijos,

¿ajá?

y de pronto llegas tú

y me empiezas a lanzar toda

la onda aquí y tú sabes

perfectamente que estoy casado

y que tengo a mis hijos.

laura: no, pues, los dos

seríamos unos desgraciados

si le hacemos eso a paloma.

rodrigo: pues, es que

exactamente, ese es el punto,

seríamos unos canallas,

y yo crecí toda mi vida

escuchando de la boca

de mi madre que a las esposas

no se las engañan,

que cuando andas de soltero

puedes estar ahí de pica y flor

y no pasa nada, pero

en el momento que te cases

el matrimonio es sagrado.

y luego yo me topo con esto.

laura: imagínate, yo crecí

y todo el tiempo escuchaba

que mi papá era un hombre

muy rico.

sé cómo te sientes, rodrigo.

pero, ya, no te claves tanto,

no te puedes convertir

en el juez de tu mamá.

de alguna manera yo creo

que ella tiene sus razones

y no la puedes juzgar.

rodrigo: pues, tienes toda

la razón, ¿eh?

pues, bueno, yo ya me voy,

laura, muchas gracias

por escucharme, yo--yo luego

regreso para ver cómo está

lo de tu mamá, ¿sí?

y todo va a estar bien, sí.

laura: vas a estar bien.

rodrigo: sí, sí, sí, mira,

lo único que tengo que hacer

es pensar y arreglar

lo que tengo aquí adentro.

laura: espérate, rodrigo,

ven pa' acá, ven, ya.

escúchame, todo va a estar bien,

ya verás.

rodrigo: está bien.

daniel: lorenzo, felipe.

lorenzo: ¿cómo estás?

daniel: bien, siéntense,

por favor.

lorenzo: a ver, ¿por qué tanta

urgencia, daniel?

felipe: a mí me extraño mucho

tu llamada.

daniel: quiero ser muy claro

y directo con ustedes,

quisiera saber si es verdad

que usted le propuso matrimonio

a eugenia uckerman.

[llaman a la puerta]

laura: mamá, mamita,

estás bien, estás aquí.

mamita hermosa, estás aquí.

rosa: ¿tú eres laura?

eh, no me acuerdo de ti.

laura: muchas gracias.

aquí estás.

aquí estás, aquí estás.

mirta: qué bueno que está aquí,

licenciada, le tengo noticias.

me mandaron este oficio,

adelantaron la audiencia

de blanca ester.

paloma: ¿para cuándo?

mirta: para mañana.

catalina: ¡adalberto!

adalberto: ¿qué pasó?

catalina: ¡adalberto!

adalberto: ¿qué?

catalina: ven acá.

esta estúpida, esta estúpida

consiguió que adelantaran

la audiencia.

adalberto: ah, eso no depende

de ella, depende del juez,

¿para cuándo la adelantaron?

catalina: para mañana.

adalberto: tienes que hablar

esta noche sin falta con daniel,

se tiene que enterar que tiene

un hermano, quieras o no,

catalina, lo tiene que saber.

catalina: no, no, no, no, no.

paloma: no tiene por qué ponerse

nerviosa, todo lo contrario.

me siento más lista que nunca

para demostrar su inocencia.

blanca: y yo confío en usted,

licenciada, pero no lo puedo

evitar de sentirme así

de nerviosa, ansiosa.

no sé cómo le voy a pagar

todo lo que está haciendo

usted por mí.

mirta: diciéndole la verdad,

sin ocultarle información

y mentirle a tu abogada,

blanca estela, ¿no te das cuenta

que le quitas oportunidades

para la defensa de tu caso?

blanca: yo ya le prometí

a la licenciada que no le vuelvo

a ocultar nada.

mirta: mira, nada deseo

más en esta vida que puedas

salir con la frente en alto.

de verdad te lo mereces,

blanca estela.

paloma: y lo vamos a lograr,

señor mirta.

tenemos que volver a creer

en la ley y en la justicia, sí.

blanca: yo--yo quiero creer

en la justicia, pero también

tengo mucho miedo

de lo que catalina lopezreina

sea capaz de hacer.

daniel: la verdad no entiendo

cómo fue que los dos

le propusieron matrimonio

si sabían que ella fue mi novia

durante toda la prepa.

lorenzo: bueno, la verdad

es que siempre me ha gustado

y cuando te fuiste a londres,

pues, creí tener

una oportunidad.

felipe: y yo pensé

exactamente lo mismo que él.

daniel: bueno, pues, siendo así,

eugenia me pidió que

les devolviera los anillos

de compromiso que le dieron.

tú le diste un anillo

de seis quilates un diamante,

¿no?

>> sí.

daniel: y tú le diste

un brillante amarillo

de toque de tu abuela o algo--

algo sí, ¿no?

>> exacto.

daniel: oigan, pues, acompáñenme

al coche porque los tengo

y se los quiero devolver.

vengan.

rosa: mm, están bien buenas.

sí le haces a la cocina, ¿eh?

laura: ¿te acuerdas que este

es tu platillo favorito?

rosa: mm, no.

lugo: tranquila, eso que pasa

es normal, la memoria regresará

poco a poco.

laura: mamita, yo te voy

a ayudar a que recuerdes todo.

voy a estar contigo todo

el tiempo, es más, mañana mismo

le voy a pedir al doctor daniel

que te revise.

lugo: bueno, pues, yo creo

que ya me voy.

muchas gracias por el desayuno,

laura.

laura: la que va a estar

agradecida contigo toda la vida

soy yo, lugo, muchas gracias.

lugo: no te preocupes,

¿puedo venir a visitarla?

rosa: sí, sí.

lugo: me encantaría seguir

con su terapia y así te puedo

ayudar.

laura: bueno, lo único es que

no tengo cómo pagarte.

lugo: no, no, no, no te estoy--

no te estoy cobrando.

me encariñé mucho con rosa

y no quiero dejar de verla.

rosa: sí, por favor,

por lo que más quieras,

tú puedes venir cuando quieras,

¿verdad?

laura: sí, sí, las puertas

de esta casa siempre están

abiertas para ti, lugo.

rosa: yo tengo mucho miedo,

lugo.

lugo: no, no tienes por qué

tenerlo, bonita, estás

en tu casa con tu hija.

aquí estás más segura

que en cualquier otra parte.

nos vemos mañana, ¿sí?

rosa: sí.

lugo: te quiero.

tranquila.

lo mejor que puede hacer

es darse un baño y descansar.

déjala dormir todo

lo que quiera.

ni siquiera la despiertes

para comer.

laura: bueno, no encuentro

otra palabra más que "gracias",

lugo, muchas gracias.

lugo: no tienes nada

que agradecer.

cuídale, te dejé anotado

mi teléfono de casa

y mi dirección.

cualquier cosa que necesites

me avisas, ¿sí?

laura: sí.

lugo: bye, nos vemos.

laura: nos vemos.

lugo: tranquila, ¿eh?

laura: mamita, no sabes cuánta

falta me hiciste.

rosa: yo lo único que recuerdo

es que cuando abrí los ojos

solo tenía en mi mente

el nombre de laura.

y ahora sé por qué.

daniel: muchas gracias

por acompañarme hasta acá.

lorenzo: sí, no, no pasa nada.

daniel: quería nada más

una cosa.

>> ajá.

daniel: ¿qué tan cierto es

que el señor claudio uckerman

le debe dinero a sus padres?

lorenzo: a mí familia no.

felipe: a mi familia no les debe

dinero.

daniel: a ver, a ver, no estén

tratando de verme la cara, ¿ok?

ustedes saben perfectamente

que no tengo ningún anillo,

¿por qué me siguieron el juego

hasta acá?

felipe: pues, a lo mejor tenía--

lorenzo: yo sí le di un anillo.

daniel: a ver, no estén

diciendo estupideces.

les tengo una muy buena noticia,

si lo que quieren es estar

con eugenia, a partir de ahorita

es toda suya.

claudio: salud, hija.

eugenia: salud, papá.

paul: buenas.

claudio: licenciado.

paul: ¿qué tal, eugenia?

eugenia: hola, ¿qué tal?

paul: muchísimas gracias

por la invitación.

eugenia: al contrario, espero

no quitarle su valioso tiempo,

licenciado.

paul: paul, sin el "licenciado",

simplemente paul.

señor uckerman.

claudio: sin el "uckerman"

y sin el "señor" también.

bienvenido.

paul: emm, solo para saber

si tengo alguna esperanza,

te quería preguntar, eugenia,

si tienes algún compromiso

formal con alguien.

eugenia: bueno, yo, la verdad--

claudio: soltera y disponible

por completo.

paul: eso quiere decir

que sí tengo alguna esperanza.

eugenia: pues, sí.

claudio: la esperanza es

lo último que muere, muchacho.

paul: ¿y en algún momento

tu padre te deja hablar y pensar

por ti sola?

claudio: [carraspea]

paul, por favor no lo tome

de esa manera.

paul: discúlpame, eugenia,

pero no estoy acostumbrado

a los chaperones.

espero que la próxima vez

que nos veamos nos podamos ver

solo tú y yo.

con permiso, claudio.

eugenia: hasta luego.

paul: con permiso.

claudio: propio.

claudio: ¿quisquilloso

el notario, hijita, o yo me pasé

de imprudente?

eugenia: la imprudencia y tú

son uno mismo, papá.

[celular]

claudio: lorenzo villafontana.

lorenzo, ¿cómo estás?

a tus órdenes, sí.

¿a qué horas fue eso?

no, no, no, no, no, permíteme.

es que tengo que hablar con él.

solo necesito un poco de tiempo,

por--

eugenia: ¿qué pasó, papá?

claudio: daniel nos descubrió,

hijita.

parece que les puso un cuatro

al hijo de lorenzo y a felipe

y los palurdos cayeron.

[música]

[música]

operadora: buzón de voz.

su llamada se cobrará después

del siguiente tono.

laura: edmundo, le he estado

llamando muchas veces al antro

y ni sus luces.

por favor, en cuanto escuche

este mensaje comuníquese

conmigo, me urge hablar

con usted.

[llaman a la puerta]

raúl: perdón por la demora,

tuve que dejar a mi papá

en la casa.

laura: no te preocupes.

raúl: cuéntame, ¿cómo está

tu mamá?

laura: bien, está dormida.

raúl: ¿está dormida?

laura: sí.

raúl: ¿y a ti qué te pasa?

pensé que te iba a encontrar

saltando en una felicidad.

laura: ven, lo que pasa es que,

pues, no recuerda nada.

sabe que tiene una hija

que se llama laura, pero--pero

no me ubica.

raúl: dale tiempo, de igual

manera que la vean varios

doctores.

si quieres, yo puedo hablar

con daniel.

laura: justamente es lo que yo

también tenía pensado,

hablar con daniel.

y no sabes, lugo, el chavo

que--que la ayudó, se portó

lindísimo.

bueno, hasta perdió su trabajo

con tal de salvarla.

raúl: ¿salvarla? ¿de qué?

laura: él me contó que conoció

a mi mamá cuando se la llevaron

al hospital siquiátrico, pero,

bueno, luego te cuento bien eso.

el chiste es que lugo decidió

sacarla de ahí, si no en este

momento--

raúl: no, no, no, no, no pienses

en eso.

lo que sí tenemos que hacer

es avisarle al comandante.

él tiene que saber que tu mamá

apareció.

laura: sí, pero mañana, hoy no.

raúl: laura, es importante.

vamos a proceder contra

el hospital y vamos a proceder

contra esas mujeres.

laura: lugo me dice que no va

a ser fácil.

seguramente en este momento

ya los registros los tienen

borrados, además, él no se

quiere meter en problemas, raúl.

mira, lo importante es que

mi mamá ya está aquí.

eso es lo que yo quería.

raúl: claro que sí, claro

que sí, felicidades.

laura: gracias.

raúl: laura, ¿qué te pasa

conmigo?

¿te pasa algo?

¿quieres hablar?

laura: sí, sí quiero hablar,

pero no ahorita.

mejor abrázame, ¿sí?

selma: don ariel, ¿no quiere

ir a su cama a descansar

un poco?

delfina: no, selma, él ya estuvo

acostado mucho tiempo.

lo que necesita es moverse

y ejercitar los músculos.

selma: bueno, es que en estos

casos lo mejor es descansar

para que duerma.

delfina: que no se le olvide

que yo soy enfermera certificada

y especializada en fisioterapia

y salud mental, sé perfectamente

lo que estoy diciendo.

selma: bueno, es que en mis

tiempos--ay, mire, se está

riendo.

¿nos está entendiendo?

delfina: claro que nos entiende.

lo que pasa es que todavía

no puede hablar, pero poco

a poco va a lograr articular

y va a ir avanzando.

¿le puedo pedir, por favor,

selma, que nos traiga un poco

de agua de fruta en uno

de sus vasos entrenadores?

selma: con mucho gusto.

don ariel, qué bueno que ya está

aquí, lo vamos a cuidar

y a consentir mucho.

con permiso.

>> ya está lista tu recámara,

mi amor.

ya mandé a quitar la cama

de hospital para que estés

en la tuya y te sientas

más cómodo, seguramente

ya estás harto.

ariel: [balbucea]

>> sí, mi amor, yo sé

que quieres ver a laura,

voy a hacer lo posible

para que pueda venir.

ariel: [balbucea]

>> rosas, ¿quieres rosas?

voy a ir comprarte unas rosas.

despacito, tranquilo,

no te desesperes.

selma: aquí está el agua.

>> muchas gracias, selma.

voy a ir a comprar con delfina

a comprar unas rosas que me está

pidiendo mi marido.

selma: sí.

>> se lo encargo.

selma: sí, no se preocupe.

>> a ver, mi amor, despacito.

toma un poquito.

eso, muy bien.

tranquilo, ahorita regreso,

mi amor.

con permiso.

selma: pase.

selma: don ariel, ¿no quiere

tomar un poquito?

ariel: rosa...

selma: rosa, sí, no se preocupe,

su esposa ya fue por sus rosas.

ande, tome, tome.

>> necesito irme ahorita

mismo.

delfina: ¿a esta hora?

>> ay, por supuesto,

¿qué no te das cuenta que ariel

solamente tienen en la cabeza

a laura y a la borracha?

delfina: sí, ya me di cuenta

y me preocupa bastante.

>> a mí también.

delfina: ¿qué?

>> ay, nada.

sigo emocionada por lo del beso.

raúl no hizo nada,

no me dijo nada.

eso quiere decir tal vez

que voy por buen camino, ¿no?

mira, necesito que te quedes hoy

con ariel porque no voy

a regresar.

delfina: ¿y eso?

>> me habló adolfo luke

que su hijo viene del norte

y quiere que le dé, pues,

su bienvenida.

ayúdame a cambiarme.

delfina: oye, no apagues

tu teléfono, ¿eh?

>> no, no, no.

delfina: no, porque le puede

pasar cualquier cosa...

raúl: bueno, yo me retiro.

rosa, qué bueno que está

de regreso.

cuídese, ya nos estaremos viendo

muy seguido por acá.

rosa: sí, joven.

laura: raúl, muchas gracias

por quedarte aquí todo el día

y te prometo que en cuanto pueda

voy a ver a tu papá.

raúl: sí, pero acuérdate

que tenemos una conversación

pendiente.

laura: sí, ya sé.

raúl: hasta luego.

edmundo: ¿qué pasó, eh?

rosa, rosa,

rosa, apareciste.

[ríe]

ay, ¿cómo estás, eh?

¿estás bien?

¿te acuerdas de mí?

rosa: n--no.

edmundo: mundo, mundo.

tu mundo, ¿eh?

ven acá.

[ríe]

ay, no lo puedo creer,

no lo puedo--ven acá, ven acá.

bueno, pues, ahora que ya está

toda la familia reunida, porque,

pues, eso son ustedes para

nosotros, también son

la familia.

les quiero pedir un favor.

tranquila, tranquila,

mi rosita.

si ven algo raro, si ven

a alguien que no es de por aquí

del barrio o de la vecindad,

me avisen inmediatamente.

gustavo: ¿no estás exagerando,

edmundo?

edmundo: no, claro que no,

gus, no sabemos quiénes son

las mujeres que se llevaron

a rosa, cuáles eran

sus intenciones, ¿por qué--

por qué se la llevaron?

por favor, échennos la mano ahí,

¿no?

gabriel: sí, sí, sí, mi mundo,

nosotros te apoyamos, mira,

lo más importante es que rosita

ya está aquí con nosotros,

¿verdad?

a ver, a ver, rosita, a ver.

a ver, fíjate bien, veme bien

por favor, ¿eh?

veme bien.

¿a quién ves? ¿quién soy?

¿eh? a ver, ¿a quién cuidabas

de chiquito?

el guapo, a poco, no.

el que canta, el más guapo

de aquí, pues...

a poco no te acuerdas, mira.

¿quién soy?

rosa: [ríe]

sí, sí, tú eres el niño gordito

que se la pasaba comiendo,

¿verdad?

todos: sí, sí, sí.

rosa: sí, tú te llamas...

gabriel.

gabriel: ándale.

laura: te acordaste, mamita.

gabriel: el guapo, el guapo,

acuérdate, el guapo.

rosa: [ríe]

catalina: no, no, no, yo no

puedo creer el cinismo

de ese viejo decrépito.

daniel: mamá, te voy a pedir,

por favor, que no intervengas.

déjame arreglar esto

con eugenia y con él.

adalberto: yo estoy totalmente

de acuerdo con daniel,

yo creo que lo debería

solucionar él solo.

por cierto, ¿qué es eso

tan urgente que nos querías

contar?

daniel: nada, es que últimamente

he tenido un sueño

muy recurrente.

me acuerdo de mi papá pero

muy, muy claro.

catalina: ¿y qué hay

de particular en ese sueño?

daniel: me pide que--que cuide

mucho a mi hermano y que no

lo deje solo, que no

lo desampare.

por eso te estuve preguntando

si tú sabías si mi papá

había tenido otro hijo.

catalina: ay, hijo, qué caso

le haces, es solo un sueño.

daniel: pues, sí.

ay, bueno, me tengo que ir

al hospital a hacer guardia.

catalina: adiós, qué dios

te bendiga.

y no te olvides que mañana

es la audiencia

de la asesina de tu padre.

daniel: sí, maestra.

adiós, tío.

adalberto: ¿cómo interpretas

eso?

catalina: pues, como

una premonición.

adalberto: lo podrás llamar

como tú quieras, pero está

descubriendo la verdad.

si no le dices lo de su hermano

y lo descubre él solo,

no te lo va a perdonar.

[música]

[música]

cantante: ♪ me gusta verte reír

me gusta verte llorar

estar siempre junto a ti

contigo soy muy feliz

me gusta verte reír

me gusta verte llorar

estar siempre junto a ti

contigo soy-- ♪

edmundo: aquí tienes, mamita.

laura: gracias.

me dijo lugo que con ese

medicamento mi mamá se va

a quedar profundamente dormida.

así que, pues, nomás me voy

pa' la farmacia y regreso

a la casa.

edmundo: oye, mamita, espérate.

pues, ahora que rosa ya regresó

a la casa, pues, quiero

que seamos una familia.

pero una familia de verdad.

¿por qué no le damos la sorpresa

que tú ya eres mi socia, eh?

bueno, no me has dicho si sí

o si no, claro.

y además como ya me di cuenta

que ya regresaste con

el ricachón ese, pues, ahora

seguro ya hasta se te olvidó

lo que te gritoneó su tía, ¿no?

y ahora sí te vas a ir con él

y te vas a llevar a tu mamá,

como tantas veces me has dicho.

laura: no, edmundo, no, no

me voy a ir a ningún lado.

¿y sabe qué?

edmundo: ¿qué?

laura: si acepto ser su socia

en el negocio.

edmundo: ¿es en serio?

laura: sí, acepto ser su socia.

edmundo: gordita, ¿me estás

hablando en serio?

laura: sí.

ambos: [ríen]

edmundo: mi hija, laurita

vasconcelos, va a ser mi socia,

¿eh?

>> ah, qué bonita y contenta

familia.

edmundo: bueno, si así estamos.

laura: ya no le tienes que decir

nada a tus amigos de que busquen

a mi mamá porque ¿qué crees?

ya está en la casa.

>> amilauri, sí.

edmundo: [ríe]

>> ¿cómo están? bienvenidos,

buenas noches.

edmundo: ah, ¿qué tal?

bienvenidos.

paul: edmundo.

edmundo: ¿qué tal?

paul: mira, te presento

a mi hijo, isaac luke.

edmundo: edmundo vasconcelos.

isaac: mucho gusto.

edmundo: igual.

hola, soy isaac.

laura: mucho gusto.

[música]

dalia: ay, paloma, estoy

preocupadísima.

rodrigo y yo discutimos muy feo.

y no he sabido nada de él

desde hace rato.

¿a ti no te ha llamado ni nada?

paloma: no, para nada,

doña dalia, pero no se preocupe,

yo voy a intentar localizarlo

y cualquier cosa yo le marco,

así que no se preocupe,

váyase tranquila a su casa.

dalia: ay, me lo prometes,

¿verdad?

paloma: claro que sí.

dalia: bueno, gracias.

paloma: adiós.

[música]

paloma: te paso este.

>> ay, escuché todo lo que dijo,

pobre rodrigo.

paloma: ya sé, pobrecito.

voy a llamarle al celular,

espero que ahora sí me conteste.

paloma: ¿lorena, me pasas

mi bolso, por favor?

lorena: sí, claro, claro que sí.

aquí está, paloma.

paloma: gracias.

daniel: paloma.

paloma: doctor, lo estaba

esperando.

daniel: yo sé que esto no es,

digamos, el lugar donde lo habrá

soñado, pero vine a pedirle

que se case conmigo.

cantante: ♪ amor, amor, amor

amor de barrio

amor tierno, amor joven,

amor que suelo entregar

que demuestra que no duelen

las caricias al amar

enemigo del tormento

y de las lágrimas

ay, amor, amor, amor,

amor de barrio

amor que es pasión, ternura

amor que sabe escuchar

lo controla y perdura

un sentimiento legal

monumento al amor

amor de barrio,

ay, qué bonito,

cumbia ♪

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.