null: nullpx
Cargando Video...

Amor de Barrio Capítulo 29

Univision29 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

paloma: como le dije

y como usted mismo

lo pudo corroborar, licenciado.

en el expediente, jamás

se menciona absolutamente nada

sobre el testamento

del señor saúl.

por eso estoy segura

que mi cliente desconoce

completamente que ella

se encuentra en él.

paul: pero catalina lopezreina

sí sabía de los cambios

del testamento.

y lo mantuvo en secreto

todos estos años.

el mismo saúl márquez

lo confirma en su testamento.

que la razón por la que hizo

el cambio, fue porque se enteró

que la señorita dora luz

no era su hija biológica.

sino hija de adalberto cruz.

a quien él consideraba

su mejor amigo, y quien resultó

ser el amante de su esposa.

paloma: no puedo creer

de lo que esa mujer es capaz.

paul: ¿esta información

le sirve para el caso,

licenciada?

paloma: pues, de alguna manera

pero lo que sí es un hecho

es que me ha ayudado a descubrir

todo lo que pasó alrededor

de la muerte del señor saúl.

lo primordial para mí es

demostrar que la señora bernal

no lo asesinó.

y de eso sí estoy 100 % segura.

paul: claro.

honestamente, no sé qué es

lo que pasa con la señora bernal

pero cuente conmigo

para lo que necesite.

paloma: qué amable,

muchas gracias.

no, no, no.

de ninguna manera, por favor.

paul: gracias.

ah, por cierto.

si le sirve de algo,

en el expediente que me dio

la señora mirtha, se especifica

que las últimas visitas

que ha recibido la señora bernal

han sido de parte de la señora

dalia tovar.

paloma: sí, lo sé.

muchas gracias.

paul: hasta luego.

paloma: hasta luego,

buenas noches.

monalisa: no me dio tiempo

de ir a ver a rosa.

pero seguramente hoy en la noche

voy a ver a serapio

y ya voy a ver cómo va todo.

delfina: perfecto.

bueno, ahora que estás

más calmada, te voy a contar

algo que no te conté hace rato.

resulta que adalberto

fue a ver a tu marido

al hospital.

y bueno.

pues, tan pesado

el payaso ese...

conmigo se topó con pared, ¿eh?

entonces empezamos a hablar,

de que si las cosas son

injustas, o justas,

por lo que le pasó a ariel, ¿no?

bueno, para no hacerte

el cuento largo,

me acabó diciendo que había

delincuentes y asesinos

a los que no les pasaba nada.

monalisa: ¿y tú qué le dijiste?

delfina: ah, pues que también

había delincuentes y asesinos

en las buenas familias,

que drogaban, violaban

y embarazaban a las muchachitas.

monalisa: ¿cómo te atreviste,

qué te dijo?

delfina: nada, se quedó mudo,

no supo cómo reaccionar.

después me dijo que qué

le estaba tratando de decir,

yo le dije que nada.

que los delincuentes se dan

en cualquier código postal,

punto.

monalisa: pues, entonces rosa

tiene razón.

y eso quiere decir

que ariel no es

el papá de laura,

sino adalberto.

delfina: el toque final.

daniel: me da mucho gusto

que ya puedas caminar.

así ya puedes buscar un trabajo

para pagar tus deudas.

claudio: ¿estás sugiriendo

que ya no te quieres casar

con mi niña?

daniel: a ver, la última vez

que me peleé con mi mamá,

fuiste tú quien me ofreció

pagar toda una boda

con todos sus gastos.

claudio: sí.

daniel: es más,

también me ofreciste

comprarme un hospital.

¿te acuerdas?

claudio: por supuesto.

daniel: ¿y cuál era el plan?

¿que me casara yo con tu hija

para que yo absorviera

las deudas?

claudio: [chista]

daniel: ¿o me la estabas

vendiendo?

claudio: no exageres.

daniel: ¿cómo pudiste

manchar a tu hija

con tus deudas de juego?

claudio: fue una mala racha.

¿ok?

¿nunca has tenido una, niño?

yo sí, varias.

esta fue la peor de todas.

terminé comprometiendo la casa

y...

daniel: y el futuro de tu hija,

¿no?

claudio: no se iba a quedar

de todos modos mucho tiempo

en la cárcel.

nena, en cuanto yo consiguiera

para pagar tu fianza,

tú ibas a estar en libertad,

mi vida.

daniel: por supuesto.

esa es una deuda que tú

tienes que pagar.

y si no, que te refundan

en la cárcel.

>> ♪ ese pasito

ese pasito ♪

edmundo: ahí están todos

los recibos, bonita.

hasta el del mes pasado.

laura: es que todo está bien,

edmundo, yo no entiendo

por qué nos quieren correr.

seguramente es por los chismes

esos que están inventando

de nosotros.

edmundo: esas garrapatas

asquerosas.

laura: todo esto se lo voy

a enseñar a paloma

y ella que nos diga qué hacemos.

edmundo: lo único que sí

te voy a decir, mamita,

nadie te puede sacar de tu casa

así nada más porque sí.

laura: oiga, ¿y el contrato

de arrendamiento, cuándo vence?

edmundo: no sé.

bueno, pues aquí está la bronca.

se vence a finales de este mes.

no van a querer renovar

el contrato, mamita.

ese es el problema.

laura: no, no, no, ¿sabe qué?

voy a organizar todo esto

y se lo voy a llevar a paloma

al restaurante.

edmundo: bueno, ¿me avisas?

laura: sí, sí, ahí nos vemos.

eugenia: por favor, daniel,

trata de calmarte.

mi papá ya aceptó

que cometió muchos errores,

pero--

daniel: a ver, ser un ludópata

no es un error,

es una enfermedad.

tu papá está enfermo, eugenia,

necesita ayuda.

si no no va a haber fortuna

que les alcance, nunca.

claudio: ¿ya se te olvidó

que tú tuviste la culpa, daniel?

daniel: ¿perdón?

claudio: si yo no era así.

desde el accidente

que tú provocaste,

me quedé sin nada.

mi vida dejó de tener sentido

y yo me tuve que refugiar

en el juego.

es lo único que me entretetiene.

tú me condenaste a esta vida.

yo todavía tenía mis proyectos,

mil cosas.

pero tú y catalina

no me dejaron.

claro.

para ustedes fue muy cómodo

encerrarme en estas

cuatro paredes, ¿verdad?

para que no le gritara al mundo

que por tu culpa,

estaba yo en esta condición.

daniel: es que nosotros pensamos

que te ibas a recuperar antes.

claudio: pero no fue así.

el tiempo pasó y los doctores

dijeron que yo no iba a volver

a caminar.

qué ironía, ¿verdad?

después, tú y tu madre

se desentendieron.

y tú le propusiste matrimonio

a mi hija.

claro, también le quitaste

la oportunidad de casarse

con otro que sí le diera

lo que se merece.

eugenia: por favor, papá,

cállate.

te lo suplico.

claudio: ¿cómo, no le has dicho

a danielito de lo que

te ha privado?

eugenia: papá, de verdad,

ya, ¿no?

claudio: pues, si tú

no se lo dices, hijita,

se lo voy a decir yo.

¿sabes que mi hijita

tuvo la oportunidad de casarse

con dos excelentes candidatos?

el hijo de lorenzo

de villafontana

y felipe beltrán de guevara.

los dos con mucho más dinero

del que tú y tu familia

puedan tener jamás.

y a los dos los rechazó por ti.

¿y todo para qué?

¿para que te terminaras

fijando en una cualquiera?

daniel: ey.

claudio: ¿y dejaras a mi niña

plantada, camino al altar?

daniel: eugenia.

¿es verdad lo que está diciendo

tu papá?

eugenia: daniel.

daniel, yo no te...

yo no quería eso.

te lo juro.

no quería.

catalina: necesito montar

urgentemente una clínica

del trabajo dentro

de la ensambladora,

así que mándeme presupuestos,

un diseño, la cotización,

absolutamente todo

a la brevedad.

es todo.

[suspira]

ay, ya.

ya, por favor,

ya quita esa cara.

te lo prometo, delfina

no tiene manera de saber

lo que pasó con rosa, ya.

eso solamente lo sabemos

tú y yo.

dora: ¿cuántas veces

te tengo que decir

que no laves los vasos

con ese jabón, niña?

>> sí, señorita.

dora: qué bueno que los veo.

necesito hablar con ustedes

de algo muy importante.

adalberto: somos todo oídos.

dora: mamá, daniel dice

que si mi papá tiene un hijo

por ahí, que vamos a tener

que compartir nuestra herencia.

¿es cierto?

catalina: daniel está loco.

tú no vas a tener que compartir

absolutamente nada con nadie.

así que estate tranquila.

dora: bueno, buenas noches.

adalberto: buenas noches, hija.

catalina: [suspira]

adalberto: ¿se puede saber

de dónde sacó tu hijo

la posibilidad de tener

un hermano?

catalina: no sé, no sé.

seguramente tienen que ver algo

blanca estela y paloma.

él jura que no, pero

¿quién más le va a meter

tanta porquería

dentro de la cabeza?

adalberto: y si eso sucede,

¿qué vas a hacer para evitarlo?

ya conoces el concepto

de justicia de tu hijo.

catalina: eso sí me quita

el sueño, para que veas.

que aparezcan esa mujer

y su hijo.

ese bastardo que no se merece

absolutamente nada más

que nuestro odio.

daniel: eugenia, ¿por qué nunca

me dijiste nada de esto?

eugenia: yo siempre

te he amado a ti, daniel.

no me interesa nadie más.

nunca te voy a perdonar

esto, papá.

daniel: eugenia.

eugenia, espera.

claudio: si hubiera querido

vender a mi hija,

se la hubiera vendido

a esos dos excelentes

candidatos, daniel.

tienen mucho más dinero

que el que tú y tu familia

puedan amasar jamás.

recuerda eso la próxima vez

que intentes ofenderme

como lo hiciste.

daniel: voy a investigar

si todo lo que estás diciendo

es verdad.

no me creas tan estúpido

como para creer uno de estos

chantajitos, ¿eh?

claudio: investiga

lo que quieras.

y cuando lo hayas hecho,

solo espero que

te comportes como un hombrecito

y le cumplas a mi hija como eso.

como un hombrecito.

daniel: con permiso.

claudio: que pases

buena noche, daniel.

eugenia: ¿se lo creyó?

claudio: ah, por supuesto

que se lo creyó, hijita.

aunque trae la tentación

de investigar.

eugenia: pero--

claudio: acabamos de apostar

todo nuestro resto, eugenia.

si no funciona vas a terminar

en la cárcel, hijita.

tranquila.

ese par de candidatos

confirmarán la versión

que yo les dije, porque si no,

pues no les voy a pagar

lo que les prometí.

anda, sirve dos tequilas

para celebrar.

eugenia: espero que funcione

esto, papá.

claudio: o sea,

voy a tomar solo.

adalberto: te tardaste,

dalmasio.

necesito que encuentres

a esa mujer y a su hijo.

me urge que él se involucre

con dora luz.

dalmasio: en eso estoy,

ya tengo las primeras pistas.

adalberto: ¿ya sabes dónde está?

dalmasio: está en el distrito

federal.

adalberto: pues, vente

inmediatamente para acá.

no tenemos demasiado tiempo.

dalmasio: ya voy sobre seguro,

adalberto.

adalberto: ¿eso quiere decir

que sabes dónde vive,

dónde está su casa, todo?

dalmasio: así es.

adalberto: [ríe]

eres bueno, dalmasio.

vas a ganar muy buena lana

por hacerlo tan rápido.

dalmasio: esto te va a salir

más caro, adalberto, te lo dije.

adalberto: te voy a pagar,

pero solamente cuando

me cerciore de que es esa mujer,

y el hijo de saúl.

cuando estés aquí llámame,

necesitamos vernos.

dalmasio: muy bien, nos vemos.

adalberto: quiero ver tu cara,

daniel, cuando te des cuenta

que tu hermana está enamorada

de ese bastardo.

dalia: ya, de verdad

no insistas, por favor.

ya.

rodrigo: pero ¿por qué, ma?

a ver, ¿qué estás escondiendo?

tampoco mi papá fue tan gacho

que no puedes hablar de él.

dalia: claro que no.

rodrigo: pues, ¿entonces...?

dalia: al contrario,

era muy buena persona.

pero nunca te ha hecho falta,

¿o sí?

rodrigo: no, pero entonces

¿por qué no me puedes

hablar de él?

yo tengo el derecho de saber

quién fue.

¿mm?

dalia: ¿y de qué te va a servir

a estas alturas?

rodrigo: bueno, pues,

me gustaría conocerlo.

aunque sea de lejos.

para ver cómo es,

y si me parezco.

dalia: sí, sí te pareces.

bueno, en la sonrisa.

en el carácter.

rodrigo: quiero saber, ma.

ya, dime quién fue.

¿mm?

yo sé que en el pasado

no me había importado,

pero quiero saber mi origen.

mira, yo te prometo

que no voy a hablar con él.

pero lo quiero ver

por lo menos una vez.

dalia: eso ya no va a ser

posible, rodrigo.

rodrigo: pero ¿por qué?

dalia: porque tu papá

está muerto.

[música]

[música]

paloma: lauris.

lauris.

laura: ¿qué pasó?

monalisa: es que quería

hablar contigo, porque

me dijo edmundo que te dijera,

pues que todavía no te fueras

al restaurante con la paloma.

laura: pues, qué raro,

si yo le dije que organizaba

todo esto y me iba luego.

monalisa: sí, pero es que acaba

de llegar el delegado

con un chorro de amistades

y ya sabes que hay que atenderlo

como rey.

laura: ay, no manches.

pues, esos se van a quedar aquí

hasta que se cierre.

monalisa: ay, pero pues así

el negocio crece.

oye, por cierto.

¿ya le dijiste a edmundo

que sí vas a ser su socia?

laura: no, pues es que no

me decido.

monalisa: ¿por qué?, mira.

aquí en "radiopasillo

luciérnaga" todo el mundo dice

que ya tiene un titipuchal

de socios que quieren estar.

laura: pero--

monalisa: no seas bruta.

mira, mi lauris,

tú creciste aquí,

has vivido aquí toda tu vida,

tú puedes sacar adelante

este negocio,

hacerte de una casita.

no seas mensa.

laura: monalisa, eso sería

como encadenarme de por vida

a este lugar, y yo lo que quiero

es salir del barrio.

ay, ojalá mi mamá

aparezca pronto para llevármela

de aquí.

monalisa: ay, sí,

¿con qué biyuyo?

laura: pues, fíjate que tengo

alguien que me va a ayudar.

me puede hacer un préstamo y...

y lo voy a aceptar, aunque me...

aunque me pase toda la vida

trabajando para pagarle,

pues la neta es que sí.

sí, me gusta.

oye, por cierto,

¿tus amistades no te han dicho

nada sobre mi mamá--?

monalisa: de veras,

eso también te lo quería,

así, platicar, me dijeron todos

que la verdad te tienes

que resignar.

que al parecer, pues la rosa

no va a aparecer y que...

que a lo mejor ya...

pues ya pasó a mejor vida,

mi lauris.

¿sabes?

salud por...

por mi rosa, por mi anforita

que tanto le gustaba

el chupirul.

laura: ey, ey, ey, ey,

espérate, ¿cómo que salud?

¿sabes qué?, vele diciendo

a tus amistades

que muchas gracias

por toda su ayuda.

y tú, ahórrate las condolencias,

porque ¿qué crees?

recibí una llamada.

era mi mamá, no está muerta.

>> ♪ todo me gusta de ti ♪

[aplausos]

rodrigo: ¿cómo que está muerto,

mamá?

¿por qué no me lo dijiste, ah?

¿sabes qué?, yo creo

que me estás mintiendo.

simple, ya para que no te esté

preguntando más cosas.

pero ¿sabes qué?

esta vez, no te vas a salir

con la tuya.

dalia: pero ¿cómo crees que

te voy a mentir con algo

tan delicado, rodrigo--?

rodrigo: ¿y por qué

no me dijiste que se murió

mi verdadero padre?

dalia: porque no lo sabía.

me acabo de enterar.

rodrigo: ¿cómo que te acabas

de enterar?

dalia: sí, el día que fui

a la kermesse.

me encontré a una amiga

de aquella época, y me contó.

rodrigo: ¿qué te dijo?

¿cuándo se murió?

¿tenía otra mujer?

¿tengo hermanos?

dalia: no lo sé.

no sé, no me hagas

tantas preguntas, no sé.

no dio para tantos detalles

la conversación,

fue una plática así, nada más.

rodrigo: ay, sí, una plática

así nomás.

o sea, llegó la señor y te dijo

"se acaba de morir el padre

de tu hijo".

y tú le contestaste

"bueno, pues que descanse

en paz".

"y por cierto, están bien caros

los huevos, ¿no?".

dalia: no.

no fue así.

rodrigo: entonces, ¿cómo fue?

¿sabes qué, ma?

nunca te lo había preguntado

antes.

pero ahora sí quiero saber

la neta de las netas.

¿mi papá te dejó por otra?

¿o la verdad es que tú

eras la otra?

lugo: rosa.

rosa, levántate.

rosa: ¿qué?

lugo: levántate, bonita.

rosa: ¿qué pasa?

lugo: el doctor me acaba

de decir que mañana

me voy a otro hospital.

rosa: ¿y entonces?

lugo: nos vamos a escapar hoy.

mañana te aplican

un nuevo tratamiento.

rosa: ¿para la memoria?

lugo: no lo sé.

para que quedes loca

el resto de tu vida.

>> ♪ qué linda niña

este pasito, este pasito ♪

laura: y cuando llegamos

y los detuvieron,

resultó que ellos

no tenían a mi mamá.

y que el celular del que

me habían hablado,

pues era robado.

monalisa: no, pues para mí que,

aquellos ya sabían la situación,

querían sacar biyuyo,

compraron un teléfono

y te llamaron.

laura: eso no lo había pensado.

monalisa: ay, mi chula,

pues es puro sentido común.

lo que querían era

hacer negocito.

pero, pues no les salió.

laura: y espérate,

porque eso no es todo.

monalisa: a ver, desembucha.

laura: después me habló un tipo

y me dijo que sabía

en dónde estaba mi mamá.

monalisa: no.

laura: sí.

monalisa: no, segurito

es cómplice del otro, ¿eh?

seguro, así pasa siempre.

laura: no, no creo.

porque me dijo que mi mamá

todavía no recuperaba la memoria

pero que sabía que se llamaba

rosa y que tenía una hija

que se llama laura.

ay, nada más estoy esperando

a que me vuelva a hablar.

>> ♪ demostrarte que reir

demostrarte que llorar

estar siempre junto a ti

contigo soy muy feliz ♪

rosa: ¿por qué, lugo--?

lugo: tranquila, bonita,

tranquila.

tranquila, te voy a contar

todo lo que pasó.

el doctor serapio

me mandó a llamar.

me dijo que mañana me tengo

que ir al otro hospital.

y en eso, una señora llegó.

serapio: mire, él es lugo,

el enferemero que nos hace

el favor de cuidar a la señora

lolita.

delfina: buenas noches.

y muchas gracias por recibirme

a esta hora, doctor.

lugo: buenas noches.

lolita aún no recuerda nada,

sigue igual.

delfina: salvo que tiene una

hija que se llama laura, ¿no?

no sé de dónde sacó eso.

ella nunca ha tenido una hija.

¿podemos hablar a solas, doctor?

serapio: sí, claro.

lugo: con permiso.

serapio: me llamó mucho

la atención que me quisiera

ver a esta hora.

y este obsequio,

¿qué lleva a cambio?

delfina: primero, su silencio.

nadie debe saber

que estuvimos aquí.

y segundo, necesito

un tratamiento definitivo

para lolita.

serapio: ¿en qué está pensando?

delfina: algo irreversible.

usted decida.

pero no tenemos tiempo

que perder, tiene que ser ya.

rosa: pero ¿por qué, lugo?

¿por qué me quieren hacer eso,

yo qué les hice a esas personas?

lugo: no sé.

pero estoy seguro que esa señora

te quiere hacer daño.

rosa: me quieren volver loca.

lugo: sí, bonita.

pero mira, en cuanto apaguen

todo, nos vamos a escapar.

acuéstate y finge que estás

dormida, ¿sí?

vente.

rosa: no me vayas a dejar, lugo.

lugo: tranquila, bonita.

yo no me voy a ir sin ti.

acuéstate.

ahorita te veo.

laura: no, ya no me preocupes

más, monalisa,

estoy que no me hallo.

monalisa: no, pues yo

lo único que quiero,

pues es que te cuides, mi chula.

porque para mí, que el segundo

que te habló, sí es cómplice

del tal perro ese.

laura: ya no sé ni qué pensar.

pero bueno, pues ya me voy

a ir a ver a paloma.

monalisa: bueno, cuídate--

laura: gracias--

monalisa: estoy preocupada.

[celular]

delfina, te he estado marcando.

¿dónde estabas?

delfina: tuve que salir

a hacer unas cosas.

monalisa: ah, ¿te saliste

en mi coche?

delfina: sí.

¿algún problema?

monalisa: no.

el problema lo tenemos aquí,

me acaba de decir laura

que alguien se comunicó con ella

para decirle que su mamá

estaba viva.

y yo vine aquí a la luciérnaga

para ver si veía a serapio

y no ha venido, no lo encuentro.

delfina: qué curioso,

justo cuando me dijiste

que no habías podido ir a ver

a rosa, sospeché algo.

monalisa: ah, ¿qué estás

queriendo decir?

delfina: que me adelanté.

y vine a hablar con serapio.

justo estoy aquí.

monalisa: ¿y qué le pediste?

delfina: pedí tratamiento

especial para rosa.

empiezan mañana temprano.

monalisa: está bien.

pero yo quiero estar ahí

para que todo salga bien,

¿entendiste?

y me preparas mi lechita

con miel.

te veo en la casa.

delfina: nos vemos.

pedí para rosa, el mismo

tratamiento que para tus papis.

dalia: y así se fueron dando

las cosas.

empezamos a salir,

nos enamoramos.

rodrigo: sí, ma, no sales

de lo mismo.

deja de darle vueltas

y ya dime la verdad.

¿eras la otra, sí o no?

dalia: sí, tu papá era casado.

¿y?

rodrigo: ¿por qué?

¿por qué, mamá, por qué,

por qué?

pero ¿por qué?

dalia: me enamoré.

rodrigo: pero era casado.

mira, él nunca te dio tu lugar

porque tenía otra mujer,

y seguramente a otros hijos.

¿ah?

[grita]

mira y sabes, que ya estoy

entendiendo todas tus mentiras.

ya sé por qué nunca

me reconoció.

yo lo único que

te quiero preguntar es

por qué me enseñaste

que hay que siempre

serle fiel a la mujer, ¿ah?

que la peor bajeza del hombre

es la infidelidad.

yo soy un hijo de...

de una relación clandestina.

no, si mi papá...

mi papá, le engañó a su mujer

porque se enamoró de ti.

se enamoró de ti.

dalia: sí, sí.

era amor verdadero.

rodrigo: ay, sí, era, era,

era amor.

él nunca te amó.

¿sabes por qué?

porque el señor se quedó

con su mujer y con sus hijos.

ajá, y a mí nunca me dio nada.

nada en la vida, ni a ti.

ni su apellido.

¿sabes qué?, yo ya no quiero

saber nada, ma.

¡yo te desconozco!

te desconozco, ya no sé

quién eres.

¿ah?

ya no sé quién eres.

tú me enseñaste que

lo más importante en la vida

es la mujer.

y ahora resulta que mi papá

tenía otra.

¿y tú, qué?

¿sabes qué?

yo no quiero saber nada.

yo ya no lo entiendo,

yo no entiendo nada, yo...

[grita]

[música]

[música]

paloma: para mí, que la que

inventó todo este chisme

es doña blanca.

entre su sordera y

que le encanta inventar cosas.

laura: pues, sí, pero mientras

mi mamá no aparezca no le puedo

callar la boca.

paloma: oye, ¿qué dice edmundo?

laura: obviamente,

también se enojó.

no dijo mucho, pero estoy segura

que le va a ir a reclamar,

y ya sabes cómo se pone.

paloma: pues, la verdad

que aquí no hay una sola razón

legal para que los saquen

de ahí.

lo que sí es como vence

el contrato, la dueña

está en su derecho para

renovarlo o para no renovarlo.

laura: entonces,

¿qué vamos a hacer?

paloma: nada, vieja.

tú tranquila.

laura: ¿cómo que tranquila,

paloma?

paloma: de veras, es mi caso.

yo me voy a encargar

de todo esto.

tú guarda tus papeles, y ya.

no te preocupes.

laura: no sé qué haría sin ti,

vieja.

que eres tan tranquila,

tan segura.

gracias por ser mi hermanita

y mi cómplice.

paloma: no digas eso, vieja.

laura: vieja, es que siempre

estás ahí para defenderme,

para levantarme cuando me caigo.

la neta, la neta, eres

como mi ángel de la guarda.

paloma: qué cursi sonó eso.

laura: sí, soy cursi.

paloma: como cuando éramos

chiquitas.

monalisa: ay, las amigas,

"friend".

hola.

paloma: monalisa, ¿qué onda,

qué haces por aquí?

qué milagro, siéntate.

¿te traigo algo de cenar,

o nada más un café?

monalisa: no, no, no, sí.

me están chillando las tripas.

unas enchiladitas y ningún café.

mejor una cervecita bien fría.

hola, mi lauris.

laura: ¿qué onda, cómo estás?

paloma: pásame una cervecita

bien fría y unas enchiladas.

raúl: eso.

¿sí ves?

daniel: vas muy bien, ¿eh, tío?

al paso que vas, te vas

a recuperar mucho antes

de lo que todos pensábamos.

raúl: ah, me da mucho gusto

oir eso, primo.

daniel: solo, que ya.

ya es hora de descansar,

que mañana te dan de alta

y tampoco se trata de fatigarte.

y no te vas a ir a correr

ahorita el maratón, ¿eh?

raúl: sí, no te vayas

a escapar, ¿eh?

ariel: [ríe]

daniel: agarre.

raúl: yo lo tengo.

uno, dos, tres.

raúl: señorita.

>> sí, joven.

raúl: aquí se lo encargo.

>> vaya tranquilo.

raúl: vamos a desayunar algo.

daniel: sí.

>> ¿cómo está?

ariel: [gime]

>> sí, don ariel.

vamos a hacer unos masajitos,

¿sí?

tranquilo.

mina: ¿y esta qué hace aquí?

si estuviera don cosme,

ahoritita mismo la sacaba

de las greñas.

paloma: claro que no.

tú sabes que aquí

no se le cierran las puertas

a nadie.

lo que pasa es que a ti

te cae mal.

mina: pues, sí, sí me cae mal.

y aparte, cada vez que la veo,

siento que algo esconde.

paloma: mina, tú ves

muchas novelas.

mina: no, es en serio, paloma.

esta vieja trae una vibra

superfea.

a mí hasta me dan escalofríos

cada vez que la veo.

y yo que tú me cuidaba de ella,

y sobre todo de lo que te diga.

paloma: ya, pásame

la de la cinco.

mina: ¿sabes qué imagen me da?

sí, de una víbora.

fíjate cómo te ve,

cómo mueve la cabeza,

cómo trae los ojos

todos encendidos.

para mí que esa mujer

tiene cada uno de sus

movimientos bien calculados,

y tiene algo escondido

en los colmillos.

veneno.

paloma: [ríe]

estás loca, tú, veneno.

vete a la cocina, hombre.

deja de andarte inventando

cosas, yo voy a cobrar.

[ríe]

>> enchiladas.

paloma: está loca, gracias.

>> la cuenta.

raúl: no puedo creer

que claudio haya arriesgado

asimismo a su hija.

daniel: mm.

te juro que no lo golpeé

porque no se puede defender.

pero ganas no me faltaron.

raúl: ¿qué vas a hacer

con eugenia?

ese es el tema.

daniel: no lo sé.

me sacó mucho de onda

lo que me dijo su papá.

yo le prometí que

me iba a casar con ella.

raúl: no, tú le prometiste

a eugenia eso

porque te sentías culpable

con lo que le pasó a su padre.

pero eso no justifica

que unas tu vida

a una mujer, daniel.

basado en la culpa.

daniel: bueno, pero...

pero yo tampoco sabía que, que,

que ya le habían pedido

matrimonio dos tipos

cuando yo estaba el londres.

raúl: entonces, ¿por qué

no se casó?

daniel: porque ella tiene

un compromiso conmigo,

porque eugenia me ama.

y además eso es prueba de que

ella no está conmigo

por interés.

porque los dos tipos

tienen más dinero que yo.

raúl: si yo fuera tú,

confirmaba con ellos

directamente.

daniel: eso mismo voy a hacer,

mañana los voy a ver en el club.

pero...

eso es lo de menos.

raúl: yo sé.

ese no es el problema.

el problema es que

si te confirman que es cierto,

no vas a tener el valor

para dejar a eugenia.

monalisa: mira, pues a mí

mis contactos me dijeron

que los abogados de la catalina

esa, de la lopezreina,

uh, te quieren hacer pedacitos.

paloma: a mí no me da miedo

esa mujer.

acepto que es un caso

complicado, pero yo tengo todos

los argumentos que me da la ley

para sacarla de ahí.

monalisa: ay, pues sí.

pero, es que es una asesina.

te vas a hacer una bien

mala fama.

paloma: no, no es ninguna

asesina, monalisa.

ella no lo mató.

lleva ahí 23 años

pagando por algo que

ella no hizo, y mi trabajo

es demostrar que ella no fue.

laura: pero si ella no lo mató,

¿entonces quién habrá sido?

paloma: pues, no sé, vieja,

es que ese ya es otro proceso.

yo me tengo que enfocar

solamente a demostrar

su inocencia, eso es todo.

monalisa: eso no, no.

no es nomás eso.

imagínate, estaría así

bien padre, pues que aparte

de que la saques del bote,

pues demuestres quién mató.

laura: no manches, la monalisa

tiene toda la razón, vieja.

paloma: la verdad,

no lo había pensado.

monalisa: mira, no le tengas

miedo al chile

aunque lo veas colorado.

hazlo.

yo ya cumplí, ¿eh?

ya tú sabrás.

si la sacas, o qué.

oigan.

¿imaginan que pasara

así como en las novelas?

pues que la asesina fuera

la catalina, la esposa,

la lopezreina.

paul: el mismo saúl márquez

lo confirma en su testamento.

que la razón por la que hizo

el cambio fue porque se enteró

que la señorita dora luz

no era su hija biológica.

sino hija de adalberto cruz.

a quien él consideraba

su mejor amigo, y quien

resultó ser el amante

de su esposa.

monalisa: [silba]

¿adónde se te fue la rata,

mi "palomis"?

paloma: perdón,

me quedé pensando.

vieja, eh, ya casi nos vamos,

nada más que acaben de limpiar

la cocina.

¿tú quieres algo más?

monalisa: no, ya me como

mis enchiladas,

y patitas para qué las quiero.

[música]

[música]

paloma: fíjate que nunca

había pensado en demostrar

quién fue el que mató

al señor saúl.

laura: es que no es lo mismo.

paloma: no, vieja,

es muy diferente.

para sacar a la señora bernal,

yo solo tengo que demostrar

que ella no lo hizo.

laura: ¿y el asesino?

paloma: no, pues ya

es otra cosa.

es otra investigación,

es otro proceso.

es bien diferente.

laura: pues, sí.

ambas: mina.

raúl: quédese con el cambio.

daniel, discúlpame,

pero no estoy de acuerdo

con lo que vas a hacer.

¿casarte con eugenia,

que dos tipos la rechazaron

y ahora tú tienes que cumplirle?

no, hombre.

eso me parece una soberana

tontería.

daniel: es que sería muy bajo

no hacerlo.

raúl: ¿bajo?

daniel: claro.

raúl: bajo sería que rechaces

lo que sientes por paloma.

simplemente por cumplirle

a eugenia, en algo que

curiosamente no viniste

a sacar hasta ahorita.

daniel: es que justamente

por eso no me lo había dicho.

porque iba a pensar

como tú estás pensando.

es más, hasta le prohibió

a su papá que me dijera.

raúl: no...

qué conveniente.

¿no te das cuenta, daniel?

¿que claudio te contó esto

justo después de que eugenia

te pidiera tres millones y medio

de pesos?

para sacarlo de una bronca

en la que él mismo se metió.

algo huele a podrido

en dinamarca.

eugenia: [suspira]

claudio: ya vete a acostar,

eugenia.

eugenia: ay, es que no puedo

dejar de pensar en daniel

y en lo que pueda llegar

a hacer, papá.

claudio: lo único que va a hacer

ese muchacho, es acabar

de casarse contigo, hijita.

recuerda que daniel

es un muchacho muy educado,

muy gentil, muy infeliz,

incapaz de romper una promesa.

eugenia: pues, sí, pero

¿si habla con raúl?

es capaz de investigar

más a fondo, papá.

incluso lo puede mandar

al psicoanalista para que revise

sus problemas sentimentales.

claudio: mm.

no creo que raúl tenga

esa influencia con su primo.

eugenia: papá.

raúl es como su hermano.

daniel hace todo lo que le dice.

es muy hábil, papá.

con él tenemos que tener

mucho cuidado.

claudio: pues, sí, pero piensa

que siempre tendremos un as

bajo la manga, y se llama

paul dumont.

él siempre nos puede dar

información muy imporante

y además tú le encantas, hijita.

eugenia: pues, sí.

mañana mismo tenemos

que hablar con él.

si daniel no me da el dinero,

me lo va a dar catalina.

pero yo no voy a ir a la cárcel,

papá.

claudio: te vas escotadita.

>> ya llegué.

>> ¿qué pasa contigo?

quedamos que ocho y cuarto.

>> perdón, pero la paciente

me quitó mucho tiempo,

discúlpame.

>> bueno, está bien.

buenísimo, amor.

serapio: tranquila, señora.

el tratamiento para lolita

va a ser muy rápido.

y nada doloroso.

es más, le aseguro que ella

ni siquiera se va a enterar

de lo que pasó.

tamara: pues, más le vale.

serapio: señora, es algo

que sí quiero que quede claro

es que todo esto lo hago

por la profunda amistad

y cariño que le tengo

a la señora monalisa

y porque ella me lo pidió.

>> doctor.

la señora lolita desapareció.

serapio: ¿eh?

>> acompáñeme, por favor.

serapio: ¿cómo es posible?

tamara: [suspira]

dora: ahorita baja mi mamá.

si quieres, siéntate.

paloma: no, aquí estoy bien,

gracias.

dora: como quieras.

catalina: ¿qué hace usted

en mi casa?

¿quién le abrió las puertas?

>> ♪ amor, amor, amor

amor de barrio

amor tierno, amor joven

amor que suelo entregar

que demuestra que no duelen

las caricias al amar

enemigo del tormento

y de las lágrimas

amor, amor, amor

amor de barrio

amor fiel, pasión, ternura

amor que sabe escuchar ♪

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.