null: nullpx
Cargando Video...

Amor de Barrio Capítulo 104

24 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

paloma: no me vuelvas a tocar,

porque no me conoces, arusa.

arusa: por tu culpa

soy la burla en los juzgados.

esos mismos juzgados

donde era respetada y temida.

paloma: yo no te hice

quedar en ridículo.

fuiste tú solita, tu soberbia.

arusa: te subestimé.

me confié demás.

es increíble

que una escuincla como tú,

me hubiera ganado

y hasta humillado.

paloma: yo no te humillé.

fueron los jueces

a los que intentaste comprar,

pero no se dejaron.

arusa: catalina tiene razón.

no supe llegarles al precio,

pero todo el mundo

tiene una cifra

tatuada en la frente, ¿sabes?

paloma: no, arusa, no.

ese es el cambio en la sociedad.

y sobre todo

debería de ser en nosotros

que somos servidores públicos.

pero claro, tú no tienes idea

de lo que es eso.

pero ya no más gente como tú,

no más corrupción.

arusa: [ríe]

qué escuincla estúpida eres.

tú eres como yo.

vas a crecer y vas a cambiar.

en cuánto te des cuenta

que lo que sueñas

de la ley no existe,

vas a cambiar

y te vas a volver como yo.

paloma: ¿me puedes decir

a qué viniste?

arusa: sí.

a decirte que por tu culpa

perdí todo.

no puedo quedarme aquí.

pero tarde o temprano,

te lo juro,

voy a arruinar tu carrera

como tú arruinaste la mía.

paloma: haz lo que quieras.

no te tengo miedo.

arusa: tú y yo somos iguales.

un día lo vas a comprobar,

y yo voy a estar aquí

para recordártelo.

paloma: no, arusa.

hay dos cosas que nos hacen

y que siempre

nos harán diferentes.

en primera,

que yo sí amo la ley

y lucho por la justicia.

en cambio tú, te sirves de ella

y la utilizas

para lo que más te convenga.

y dos, que yo sí tengo ética,

cosa que tú no tienes idea

de lo que es.

arusa: un día voy a hacer

que te tragues tus palabras.

te lo juro.

blanca: ¿hija?

¿con quién estabas?

escuché voces muy alteradas.

paloma: [suspira]

era arusa, pero ya se fue.

blanca: hija, ¿estás bien?

paloma: sí, estoy bien.

blanca: no te ves bien,

pero vamos a cambiar de tema.

¿estás lista con tu maleta?

paloma: [suspira]

sí, estoy lista.

sólo--sólo me falta cerrarla

y no cierra, mamá.

blanca: te voy a ayudar.

ándale, vamos.

catalina: ¿estás seguro

que ya se fueron? ¿estan?

estanislao: ¿estan?

me está volviendo

a llamar estan, señora.

catalina: sí,

te volví a llamar estan,

porque después de mi pleito

con arusa, entendí que--

que pues tienes razón.

me di cuenta que efectivamente

el único sirviente fiel

que he tenido eres tú.

estanislao: y así será siempre,

señora.

yo nunca le voy a fallar.

catalina: pero tampoco creas

que te puedes tomar atribuciones

que no te corresponden,

¿entendiste?

estanislao: sí, señora.

catalina: te voy a dar

una última oportunidad.

estanislao: muchas gracias.

catalina: no, atrás.

y te voy a encargar todo,

estan, por lo que más quieras,

no caigas en las provocaciones

de mi marido.

estanislao: ahora ya puedo

aguantar lo que sea, señora.

ya no me importa.

catalina: bueno.

ten el celular disponible

en todo momento

por si se me ocurre llamarte.

estanislao: claro que sí,

señora.

no se preocupe,

yo voy a estar al pendiente

de todas sus cosas.

catalina: bueno.

pues vámonos.

estanislao: ¿y--y va tomar

el mismo vuelo que ellos?

catalina: no, no, no.

ellos vas en otra aerolínea.

estanislao: cualquier cosa

que necesite me llama.

catalina: sí, estanisla--

perdóname, estan.

así lo voy a hacer.

estanislao: gracias, señora.

raúl: se van a llevar

la sorpresa de sus vidas.

daniel: [ríe]

es que no tienen ni idea

que estamos aquí por ellas.

raúl: oye, ¿te confieso algo?

daniel: ándale.

raúl: yo he hecho cosas

por el amor de laura

que nunca había hecho

por ninguna mujer.

daniel: ¿me lo dices a mí?

yo estoy aquí, en guatemala,

por paloma.

raúl: sí, yo sé.

¿y qué vas a hacer con eso?

daniel: no lo sé.

lo que si sé,

es que no estoy dispuesto

a perderla.

no la voy a perder.

la voy a recuperar.

ya lo demás pues,

ya la vida dirá, ¿no?

adolfo: debiste poner

que fue ella.

correa: yo sé que estás

molesto, adolfo,

pero no puedes hacer justicia

por mano propia.

adolfo: pero si laura dice

que ya confesó

que ella mató a isaac,

y también a zelma.

correa: sí, y yo puedo decir

que maté a coloso,

pero ¿qué pruebas hay de eso?

adolfo: ¿qué quieres decir?

hay testigos, ¿qué más pruebas

quieres?

dana: no, no hay testigos.

sólo estaban laura y monalisa.

correa: a eso es

a lo que me refiero.

podríamos mantenerla

bajo investigación,

pero no podemos detenerla

porque estaríamos violando

sus derechos humanos.

y estaríamos yendo

en contra del procedimiento.

cualquier juez la soltaría

en menos de 24 horas.

adolfo: tiempo suficiente

para poder matar a [indistinto]

laura: no.

adolfo, eso no lo dejaría

vivir.

usted no es un asesino.

tenemos que encontrar

otra forma de atraparla.

abraham: adolfo,

laura tiene razón.

dana: por favor, cálmense.

vamos a encontrar,

todos la solución.

adolfo: por favor, jacobo,

necesito caminar para poner

en orden mis ideas.

correa: sí, yo te acompaño.

y sirve que de paso

comamos algo por ahí.

adolfo: laura, te prometo

que vamos a acabar con ella,

y a ti no te va a pasar nada.

laura: gracias.

adolfo: con permiso.

correa: quiero darles

un consejo.

no le digan nada

a raúl ni ariel

de lo que confesó monalisa.

no vaya a ser que se ponga

igual que adolfo

y suceda alguna tragedia.

abraham: el comandante

tiene razón.

raúl es capaz de matarla

si se entera que fue ella

quién asesinó a zelma.

dana: ya sabemos

que es muy impulsivo.

abraham: y ariel no se queda

atrás.

laura: está bien, comandante.

no vamos a decir nada.

correa: hasta luego.

abraham: gracias.

daniel: hola.

conserje: hola.

daniel: tenemos

dos reservaciones.

una a nombre de daniel márquez

y otra de raúl lopezreina.

conserje: bueno.

¿y de dónde nos visitan?

daniel: de méxico.

conserje: bienvenidos.

aquí están sus llaves

y permítanme una tarjeta

de crédito, por favor.

daniel: por favor cargue todo

a esa tarjeta.

raúl: nos puede checar también,

es que, mañana llegan

dos personas muy importantes,

de hecho.

una es laura vasconcelos.

daniel: y paloma madrigal.

raúl: laura vasconcelos

y paloma--

conserje: no, no me aparecen

en el sistema.

raúl: ¿cómo?

daniel: ¿cómo que no?

a ver, chequéelo bien,

ahí tiene que estar.

catalina: hola.

ya van a entrar

estos puercos desgraciados.

sí, mi vuelo sale

quince minutos después.

así es que, vamos a llegar

casi al mismo tiempo,

pero llegando a guatemala

te llamo.

besos.

conserje: no me aparecen

registradas.

daniel: no puede ser.

ellas quedaron en estar

en este hotel.

raúl: ¿no puede chequear

en otro hotel, por favor?

conserje: ¿están seguros

que venían a este hotel?

raúl: si, estamos seguros.

este es el hotel.

conserje: permítanme.

daniel: a ver,

checa la reservación.

conserje: sí.

te voy a mandar

una actualización del sistema.

estoy buscando

unas reservaciones,

pero no aparecen.

gracias.

raúl: voy a llamar a dana,

que me dé algo.

conserje: laura vasconcelos

y paloma madrigal.

aquí están.

llegan mañana.

raúl: ¿llegan aquí?

conserje: sí, aquí.

daniel: a esperar que sea

mañana, ¿no?

raúl: no, pues ya.

muchas gracias.

daniel: gracias.

conserje: a ustedes.

bienvenidos.

pasen, adelante.

raúl: gracias.

[música]

[música]

rodrigo: pues, mañana llegan

laura y paloma.

yo sólo espero

que no sospechan nada, ¿eh?

eugenia: ay no, ni te preocupes.

ellas ni se imaginan

que tú y yo estamos aquí.

rodrigo: es que me siento

como un investigador,

ahí siguiendo a alguien,

esperando que chale una movida.

eugenia: [ríe]

yo igual.

rodrigo: ¿y qué vamos a ganar

con todo esto?

eugenia: pues descubrirlos.

rodrigo: oye, pero si es más

que evidente que se siguen

amando los dos.

eugenia: pues si eso es

justamente lo que necesitamos.

¿qué no te das cuenta, roro?

que si los cachamos va a ser

más fácil terminar con ellos

porque se van a sentir mal.

rodrigo: yo no estoy

muy convencido.

eugenia: bueno, bueno, ya.

súbete al auto y yo te explico

lo que estuve pensando

por si nos cacha al librarnos.

ven.

rodrigo: eugenia,

¿si nos olvidamos de todo?

nos quedamos aquí a vivir.

eugenia: pues yo contigo

me iría al fin del mundo,

si me lo propones.

catalina: ¿por qué

no me contestas rápido?

adalberto, acabo de ver algo

asqueroso.

se besaron.

se besaron en la boca,

se besaron.

¿quién sabe cuánto tiempo

llevan engañando

a mi pobre hijo?

pero esos me lo van a pagar,

te lo juro.

ahora sí,

ahora sí me la van a pagar.

catalina: muchas gracias.

bueno, ustedes ya deben saber

las instrucciones

que tienen que seguir, ¿cierto?

lépido: sí, señora.

mi nombre es lépido.

él es lennox.

catalina: ¿así se llama?

lépido: sí, señora.

catalina: ¿así le puso su mamá?

lépido: sí, señora.

catalina: bueno.

voy a irme a dar un baño

y en cuanto esté lista

vamos a buscar a esos

dos muchachos que vine--

que vine a buscar.

lépido: perfecto, señora.

catalina: ¿cómo me dijo

que se llama?

lépido: lépido, señora.

catalina: lép--

ah, muy bien.

debe ser bíblico.

hasta luego.

lépido: las instrucciones

desde que salimos de méxico

fue eliminarla

después de que ella

acabe con las dos personas

que vino a vigilar.

lennox: ella se los va a echar

al plato.

lépido: ese es el plan.

ya después veremos

cómo acabar con ella.

pero está guapísima, ¿no?

lennox: no empieces.

lépido: yo sólo decía.

de que se la coman los gusanos

a que la probemos los humanos.

eugenia: ya, ya, ya.

no me importa

la habitación que sea,

pero apúrese, ¿sí?

conserje: vinieron al lugar

ideal para la luna de miel.

rodrigo: ah, no, no, nosotros--

eugenia: sí, sí, mi amor.

nuestra luna de miel.

gracias.

raúl: daniel, ve.

van a dar un concierto

de funes, fidel funes,

en la plaza.

conserje: una pareja

de recién casados.

les urgía un cuarto.

raúl: ah pues, ¿a quién no?

conserje: también son mexicanos.

daniel: ah, qué bien.

oiga, ¿no sabe dónde hay

una--una joyería?

conserje: sí, sí, sí,

claro que sí.

hay varias.

miren, salen por esta puerta

y aquí se van al fondo,

y en la esa calle,

la que van a encontrar,

hay varias joyerías.

muy buenas, hay de todo tipo.

daniel: al fondo a la derecha.

conserje: al fondo a la derecha,

sí.

daniel: gracias.

raúl: muchas gracias.

daniel: ¿qué decías

del concierto? ¿qué?

eugenia: ay, nos vamos

a empapar.

rodrigo: cuidado, cuidado,

cuidado.

eugenia: no, pero es que está--

oye.

ambos: [ríen]

eugenia: ay, se me va a enchinar

el cabello.

rodrigo: no, estás perfecta.

¿estás bien o me estás

analizando?

eugenia: no.

estoy tratando

de memorizar tu rostro.

rodrigo: ah bueno,

pues yo ya te gané.

porque el tuyo ya me lo aprendí

línea por línea.

eugenia: rodrigo,

tengo algo que decirte.

la verdad es que--

oye, pero ya te comiste el tu--

ay.

rodrigo: está bien, ten.

eugenia: bueno.

pues es que fui una tonta.

la verdad es que no debí

de haber dicho nada,

me debería de haber

quedado callada y lo de--

lo de nosotros hubiera

sido mucho más fácil.

rodrigo: a ver, chaparrita,

mejor cuéntame bien

porque no te estoy entendiendo.

eugenia: es que no te lo debí

de haber contado,

pero ya no puedo.

tengo que hacerlo.

rodrigo: ¿qué?

eugenia: mi matrimonio

con daniel...

no era de verdad.

rodrigo: ¿qué?

eugenia: bueno.

o sea, lo que oíste.

al principio

cuando nos casamos daniel y yo--

pues fue una farsa.

rodrigo: no puedo creer

lo que me estás diciendo,

eugenia.

o sea me cae que catalina

no tiene abuela.

eugenia: no, y menos adalberto.

todos ellos son unas arpías.

lo que nunca se imaginaron,

cuando me casé con daniel,

es que en el testamento

estuviera estipulado

lo de nuestro matrimonio,

o de lo contrario,

tú te quedarías con todo.

rodrigo: ay, no les quedó

de otra más que registrarlo

y hacerlo legal, ¿verdad?

eugenia: sí, cuando los descubrí

los tuve que enfrentar

cara a cara.

¿qué?

rodrigo: si te hubieras

quedado callada,

ahorita mismo nos podríamos

casar y olvidarnos de todo.

eugenia: pues sí, pero no puedo

regresar el tiempo,

sino sí lo haría.

y así podría ser libre.

rodrigo: ¿y libre como para qué?

eugenia: pues, libre para ser

tuya en cuerpo y alma.

rodrigo: ¿qué no lo eres o qué?

eugenia: pues sí.

sí, lo soy.

a pesar de todo

y hasta a pesar de mí misma,

yo soy tuya, rodrigo.

soy tuya para siempre.

catalina: sí.

sí lo--lo he estado

siguiendo prácticamente

desde--desde que llegué.

sí, están felices,

están como si fuera

de luna de miel,

mientras mi hijo está en méxico,

sufriendo y sacrificando su vida

por esta estúpida.

¿qué tal esta mujerzuela?

si no, bueno, y mira,

sólo espero que estos mensos

que me recibieron en--

aquí en guatemala

me hagan bien el trabajo,

que lo hagan limpio.

pues si los vieras,

parecen pituca y petaca.

pero bueno, ya, luego te llamo.

adiós.

lennox: no podemos

hacerlo aquí.

tenemos que esperar

a que sea de noche.

lépido: sí.

pues si no lo haremos

en la habitación de su hotel.

lennox: ¿cómo?

pero ahí no podremos entrar.

lépido: eso es lo que tú crees.

con dinero baila el perro,

papá.

aquí y en la china.

yo me encargo de conseguir

la habitación,

y ahí hacemos el trabajo.

lennox: va, me parece

una magnífica idea.

lépido: aunque tenemos

que apegarnos al plan.

y el plan es que parezca

un secuestro.

laura: y me lo confesó así.

me dijo que ella fue

la que mató a zelma

con un veneno.

igualito que como lo hizo

con isaac.

paloma: no, no, no.

pero es que es una cínica.

¿qué le pasa?

lugo: más bien, qué loca

esa mujer, güera.

[llaman a la puerta]

laura: ¿quién?

correa: hola.

laura: ay, comandante.

buenas noches.

correa: hola.

buenas noches a todos.

perdón por la hora, laurita,

pero me llamó adolfo luke.

laura: ¿qué le dijo?

correa: me dijo que había

recibido un correo de isaac

el mismo día de su muerte,

y eso es lo que me envió.

laura: ellas son tamara

y delfina.

lugo: a ver, güera.

comandante, yo conozco

perfectamente a estas mujeres.

sé quiénes son.

[música]

[música]

laura: esta es tamara

y esta es delfina,

su perro guardián.

lugo: bueno, pues su perro

guardián quería volver loca

a tu mamá, güera.

correa: seguro esta fue

la otra mujer que la ayudó

a sacar a rosa.

siempre dijeron en la cruz roja

que habían sido dos,

y también en el hospital

privado.

laura: sí.

lugo: yo solamente vi a ella

en el psiquiátrico.

y a ella la acabo de ver

hace poco porque fui a cuidar

a su papá a puebla.

laura: no, pero según yo,

los papás de tamara

están muertos.

lugo: no, güera.

una cosa es que parezcan

como muertos por su enfermedad,

y otra cosa es que estén

muertos de verdad.

laura: comandante,

tiene que atraparlas

inmediatamente.

le voy a hablar a raúl.

locutora: el número

que usted marcó está apagado

o fuera de servicio.

laura: sigue apagado.

también le puedo hablar

a abraham.

sí.

abraham, sí, soy laura.

¿me puedes comunicar con raúl?

abraham: laura, aquí estoy

con ariel y raúl no está.

paloma: abraham,

tienen que salirse

inmediatamente de esa casa.

abraham: laura, cálmate.

ellos no están en la casa.

laura: tamara y delfina

son dos locas asesinas.

ariel: con abraham comprobamos

que se fueron.

laura: ¿se escaparon?

ariel: sí.

a raúl ya le dejé

un mensaje de voz,

no te preocupes.

vamos a tu casa.

laura: perfecto.

sí, sí, aquí los vemos.

también está el comandante.

adiós.

arusa: oyafir, entonces,

¿el dinero de tamara

ya está en nuestras cuentas?

oyafir: sí, pasó sin problemas.

aunque tuve que darle

una comisión a mi cuate hacker.

arusa: ¿y con las cuentas

de catalina cómo vas?

oyafir: bien,

pero esas transferencias

tenemos que hacerlas

antes de subir al avión.

una vez que se abra la cuenta

le van a mandar

una notificación al celular.

mientras catalina habla al banco

para verificar la operación,

nosotros transferimos

en cadenas

y vamos cerrando cuentas.

arusa: está bien.

no te olvides del boleto

de adalberto.

todo, todo va como lo planeamos.

oyafir: ¿te vas a quedar ahí?

arusa: no.

en un rato voy para la casa,

¿nos vemos ahí?

oyafir: ¿viste a paloma?

arusa: sí.

oyafir: ¿y?

arusa: me vi en ella,

así era yo a su edad.

tenía sueños y amaba la ley,

y la justicia era mi escudo

y mira cómo terminé.

oyafir: te dijo algo

que te lastimó, ¿verdad?

arusa: dijo que yo no sirvo

a la ley,

sino que me sirvo de ella,

y que no tengo ética.

oyafir: ¿y cuál es el problema?

en todo caso eso es verdad.

y es porque tú lo decidiste así.

arusa: porque necesitaba dinero.

oyafir: y fama, y prestigio.

¿cuál es el problema?

arusa: no, ninguno.

nos vemos más tarde.

adalberto: ¿te vas?

arusa: sí, adalberto.

seguimos con el plan.

nos vemos.

ariel: no, laura,

no puedes cancelar tu viaje

de ninguna manera.

por raúl no te preocupes.

laura: pero ¿cómo me voy

a ir así?

yo no puedo dejarlos solos

en este momento.

ariel: lo vas a tener que hacer.

paloma no se puede ir sola.

además no pueden

estar preocupadas.

abraham: laura, delfina y tamara

ya se fueron de la casa.

se llevaron hasta sus maletas,

tranquila.

correa: yo ya di aviso

en todos los aeropuertos

para que no salgan del país.

lugo: yo la neta vi a tamara

muy preocupada por sus papás.

ariel: mañana a primera hora

vamos al lugar ese

donde están internados.

lugo: sí.

ojalá sigan ahí.

ariel: y laura, paloma,

váyanse tranquilas.

olvídense de todo.

cuando regresen

ya lo compondremos.

mientras tanto

disfruten de su viaje.

rosa: ay, sí, hija.

súbete al avión, ándale.

ariel: pues, espero que laura

no le diga nada a raúl

porque sino mi hijo

se va a querer regresar

inmediatamente.

dana: pues yo ya le hablé a raúl

y le dije que laura

estaba un poco nerviosa,

pues porque él no contestaba

el teléfono

y lo mandaba a buzón.

y además por lo que pasó

con la computadora de isaac

que se tronó.

lugo: ¿y qué te dijo?

dana: bueno, yo le pedí

que le hablara a laura

para que la tranquilizara,

que le dijera que todo

iba a estar bien.

y literal dije:

"raúl tienes que hacer eso,

porque sino laura

va a cancelar todo

y nunca va a llegar a antigua".

ariel: hiciste muy bien.

lugo: ojalá ninguno diga nada

y estén tranquilos y felices.

ariel: pues sí.

bueno, vamos.

quiero ver a los papás

de tamara.

dana: hasta luego.

[música]

[música]

lugo: ¿y qué dijo el director?

ariel: que no iba a permitir

que me los llevara.

hasta ahorita que llegó

el comandante con la orden

del juez, y pues ya no tuvo

más remedio.

lugo: la verdad es que qué bueno

que se los va a llevar a méxico,

don ariel.

ariel: sí.

yo me voy a hacer cargo

de ellos

y no dejaré que les falte nada.

lugo: si quiere le puedo ayudar.

puedo dividir mi tiempo

entre el hospital y ellos.

ariel: me parece muy bien, lugo.

pero ellos de cualquier manera

tendrán compañía y atención

las 24 horas del día.

correa: ya está todo listo.

podemos trasladarlos.

ariel, le quería preguntar.

¿por qué se va a hacer cargo

usted de los padres de tamara?

ariel: pues, porque pude haber

terminado igual que ellos.

comandante: hablé

con el director y me dijo

que tienen un daño

neurológico permanente,

que no van a mejorar.

al contrario.

ariel: yo tengo fe

que con el tiempo se recuperen.

[celular]

correa: jacobo correa, diga.

perfecto.

¿encontraron los frascos

con las gotas?

vigilen la cadena de custodia

de ese frasco.

nos vemos en la delegación.

encontraron a walter.

lo están trasladando

a la ciudad de méxico

en este momento.

y sí, traía uno de los frascos

que decías.

los otros dos los alcanzó

a tirar, pero por le menos

tenemos uno.

vamos a averiguar qué contiene

y para qué sirve.

lugo: qué bueno, comandante.

ariel: bueno, pues, vámonos.

lugo: vámonos.

ariel: señores, yo soy ariel,

el esposo de su hija.

ustedes dos ya están a salvo.

les prometo que haré

todo lo que esté en mis manos

para conseguir su recuperación.

no se preocupen,

todo va a salir bien.

vamos.

marquedín: hola, soy marquedín.

yo seré su anfitrión

durante toda su estancia.

paloma: ah, pues,

muchísimas gracias.

nosotras ya estamos listas

para lo que sea.

marquedín: bueno, lo primero

va a ser llevarlas a su hotel,

porque la conferencia

será mañana.

hoy sólo tienen una comida

y pueden pasear por la antigua.

paloma: muchísimas gracias.

laura: dime una cosa.

¿antigua queda muy lejos

de aquí?

marquedín: una hora y media

más o menos, pero el camino

es muy agradable.

ya lo verán.

laura: ay, ¿sabes que me encanta

la música de fidel funes

y su marimba orquesta?

marquedín: ¿en serio?

laura: sí, me encanta.

marquedín: bueno, en teoría

no te puedo decir nada

porque no estoy autorizado.

laura: es que quiero saber

si no hay presentaciones

o algo así.

marquedín: eh, algo te diré.

te vas a llevar una muy buena

sorpresa.

laura: ¿en serio?

marquedín: ajá.

conserje: por fin llegaron

las dos mexicanas más esperadas

de este lugar.

paloma: ¿de verdad?

conserje: uy, ni se imaginan.

aquí están las llaves

de su habitación.

paloma: gracias.

conserje: y cualquier cosa

que necesiten,

ya saben que sólo llaman

a recepción y estoy a la orden.

laura: muchas gracias.

conserje: y antes de que

se vayan a su habitación,

les tenemos una copita

de cortesía

y un regalo especial.

paloma: muchas gracias.

laura: gracias.

conserje: estos se llaman

"quitapenas".

es una tradición de aquí,

de antigua.

son unos muñequitos,

ustedes le cuentan sus penas

antes de dormir,

luego lo meten

debajo de la almohada

y ellos en la noche

se llevan sus penas

y van a amanecer frescas.

paloma: guau, están hermosos.

muchas gracias.

conserje: ya saben,

estamos para servirles.

y bienvenidas.

eugenia: ¿y esa recepción?

pues, ¿quiénes son o qué?

rodrigo: no, seguramente

lo organizó raúl y daniel.

eugenia: ¿y tú estás celoso?

rodrigo: no, más bien

estoy envidioso.

eugenia: ¿envidioso por qué?

rodrigo: porque a mí

no me se ocurrió

hacerte todo esto para ti.

raúl: bienvenida a guatemala,

señorita.

laura: mi amor,

pero ¿qué hacen aquí?

paloma: ¿qué hacen aquí?

daniel: me moría de ganas

de verte.

[música]

[música]

laura: fuiste tú quién planeó

todo esto, ¿verdad, mi amor?

raúl: pero ¿por qué yo?

digo, quisiera decir que fui yo,

pero no me puedo

dar ese crédito.

paloma: ¿fuiste tú, daniel?

daniel: sí.

¿qué querías que hiciera?

te necesitaba ver.

paloma: ¿y a eugenia

qué le dijiste?

no me digas que le mentiste.

daniel: no, para nada.

le dije: "voy a acompañar

a mi primo raúl

a guatemala a un viaje".

paloma: a ver, ¿te das cuenta

que si eugenia y rodrigo

se enteran que estás aquí

por mí, nos vamos a meter

en una broncota?

yo estoy en nada de días

de casarme con él.

laura: pero todavía no te casas,

paloma.

paloma: pues no, yo no.

pero este señor sí está casado.

raúl: oye, mira, ¿por qué mejor

no nos encontramos luego

en el evento,

ese el de ustedes?

digo, ¿crees que podamos

ir con ustedes? ¿podemos?

laura: sí, sí, sí, ¿no?

raúl: ¿sí?

paloma: sí.

raúl: pues qué bien.

ustedes diviértanse,

porque nosotros

vamos a hacer lo mismo.

vente.

paloma: daniel, no cambias,

¿verdad?

no cambias.

eres, eres igual de necio,

de terco, de aferrado

y acostumbrado a ganar

así como tu mamá.

daniel: paloma,

¿qué quieres que haga?

no lo hice de mala fe.

paloma: me chocas.

me chocas porque estás aquí

en contra de mi voluntad.

y estoy feliz

porque voy a estar contigo.

daniel: dime qué quieres,

dime qué quieres que haga.

¿adónde vamos? ¿qué hacemos?

paloma, no puedo vivir sin ti.

te amo.

paloma: ¡daniel!

daniel: tú me salvaste la vida.

paloma: no.

tú me salvaste la vida.

abraham: sí.

a ver, raúl, por favor,

no te preocupes.

tú disfruta de tu viaje.

ok.

un abrazo.

bye.

dana: ¿alguna novedad?

abraham: sí.

hablé con raúl.

que paloma y laura ya llegaron,

que todo está perfecto.

dana: muy bien.

entonces supongo que ninguno

de los dos le dijo nada al otro.

abraham: supongo que así fue.

dana: qué bueno.

oye, ¿y ariel y lugo?

ariel: pude rescatar

a los papás de tamara.

bueno, eso gracias

a que el comandante correa

llegó con la orden del juez

para el traslado.

afortunadamente,

también detuvieron al tipo

que los cuidaba y una muestra

del frasco de las mentadas gotas

que dice lugo

les daban todos los días.

dana: hay que hablarle

a luisitania,

seguro sabe algo de esto.

abraham: dana, por favor,

comunícate con ella.

dana: sí, perfecto.

abraham: yo le voy a marcar

al comandante correa.

laura: les prometo

que les va a encantar

la música de fidel funes.

es la neta.

y para mí significa mucho

escucharlo aquí en su país.

fidel funes: espero

no defraudarla, señorita.

laura: es que no lo puedo creer,

señor funes.

fidel funes: sólo fidel.

nada de señor.

laura: ok.

dígame, ¿cuándo va a tener

conciertos en méxico?

fidel funes: pues espero

que sea pronto.

y cuando vaya,

pases especiales para ustedes.

laura: perfecto.

pues ahí estaremos

en primera fila

bailando y aplaudiendo.

fidel funes: ¿les gusta bailar?

laura: nos encanta.

y bueno, mi novio baila

padrísimo.

raúl: no, yo no bailo padrísimo,

pero tengo una pareja

que me inspira padrísimo.

laura: ay.

fidel funes: me imagino

que a ellos también.

paloma: eh, bueno, yo no bailo

como quisiera,

pero pues ahí hago lo que puedo.

daniel: digo, lo mío, lo mío no,

no es la bailada,

pero la música

sí me gusta mucho.

>> perdonen la interrupción.

licenciada,

las personas de la universidad

quisieran hablar con usted.

paloma: claro que sí.

fidel funes: pues sean

bienvenidos.

por favor disfruten la comida

y nos vemos en el concierto.

quiero verlos bailar

a ustedes dos.

a ver si es cierto.

laura: claro que sí.

paloma: muchas gracias.

fidel funes: los espero.

policía: usted puede irse,

pero usted va a tener

que acompañarnos.

no trae identificación,

y además cometió una infracción.

lépido: señor policía,

ya le dije.

nosotros somos turistas

extranjeros, dejé mi pasaporte

en el hotel.

si quiere lo puede verificar.

policía: esto se me hace

muy raro.

ustedes no hablan

como los de méxico.

lépido: pues claro que no.

nosotros somos de chiapas.

además, tenemos muchos amigos

de la comunidad guatemalteca.

policía: está bien.

yo lo voy a llevar al hotel

para que me enseñe sus papeles,

y si no lo vamos a consignar.

lépido: está bien,

señor policía.

policía: acompáñenos.

lépido: aborta el plan.

lennox: señora, señora,

¿cómo se siente?

catalina: [chista]

¿qué me pasó?

lennox: la atacaron, señora.

catalina: ¿me atacaron?

¿a mí?

lennox: alguien quiere matarla.

catalina: ¿matarme?

pero--pero ¿quién?

yo aquí no conozco a nadie.

además yo no hice nada malo.

lennox: las personas

que la durmieron

no eran de aquí,

eran mexicanos.

a usted la vienen siguiendo

desde allá.

catalina: tu compañero,

¿dónde está?

lennox: se fue a buscar

a unos amigos

para pedir que nos ayudaran

de manera discreta.

catalina: ¿sabes qué?

vamos, vamos a la policía.

lennox: no, señora.

si hacemos eso

todo se complicaría.

a usted la van a custodiar

para protegerla,

y todos tendríamos que declarar.

y en el proceso,

usted no podrá salir del país,

y quién sabe cuánto tiempo.

catalina: pero es--es que

alguien me quiere hacer daño.

tenemos que--tenemos que

avisarle a la policía.

lennox: lo sabemos, señora.

afortunadamente pudimos llegar

a tiempo para rescatarla.

¿sabe cuál fue la ventaja?

catalina: no.

¿cuál? ¿cuál?

lennox: que se veía que eran

principiantes y los amigos

de lépido van a dar rápido

con ellos.

catalina: eh, eh, está bien.

no vamos a ir a la policía,

pero en cuanto los atrapen

yo quiero saber quién fueron

y--y por qué lo hicieron.

y bueno, vámonos.

seferino, llévame,

llévame al hotel, por favor.

lennox: señito, por favor,

mi nombre es lennox, lennox.

catalina: bueno, ¿y tú crees

que yo tengo cabeza o tiempo

o ganas de estar aprendiendo

nombres raros?

no, ¿verdad?

entonces como tienes cara

de seferino, te vas a llamar

seferino.

¿algún problema?

lennox: no, claro que no señito.

no tengo ningún problema.

catalina: qué bueno.

ahora llévame al hotel

y fíjate que nadie,

que nadie nos venga siguiendo.

ese es tú trabajo.

lennox: no, señora.

nuestro trabajo era acabar

con la güera y el otro,

nada más.

catalina: ah pues, ahora tienes

otro trabajo nuevo.

¿cuál es el problema?

cuidarme a mí,

que soy la prioridad.

lennox: bueno, pues,

así será señora,

pero ¿y el precio?

catalina: pero si todos

son iguales, ¿no?

no te preocupes,

se te--se te va a pagar extra.

no quiero que haga nada gratis.

no quiero que me regale nada.

vámonos al hotel.

por allá.

ya, ya, no me agarres

que puedo caminar.

[música]

adalberto: no, dalmasio.

arusa y yo

nos vamos directo a brasil.

tú vete esta noche a san pablo

y de ahí vuelas

a belo horizonte.

al llegar, te vas por carretera

a ouro preto.

ahí cómprame una casa

y que todo esté listo

para nuestra llegada.

los papeles de mis cuentas

llévatelos y los guardas.

háblame en cuanto

aterrices en brasil.

nos vemos.

arusa: no me digas

que ya te vas.

adalberto: dalmasio se va

esta noche a brasil.

va a comprarnos una casa

para llegar a ouro preto.

arusa: ay, minas gerias, lo amo.

de los estados más bonitos

de brasil.

adalberto: pues, ahí es donde

te llevaré si tú quieres.

arusa: contigo adónde sea.

rodrigo: pues qué mala onda

que no nos dejaron entrar

al evento.

eugenia: pues sí, pero pues

disfrutamos el día tú y yo, ¿no?

¿te parece?

rodrigo: me encanta la idea.

eugenia: rodrigo, ¿qué vamos

a hacer?

rodrigo: ¿a qué te refieres?

eugenia: pues que yo me siento

muy mal.

esto que estamos haciendo

no está nada bien.

rodrigo: a ver, tampoco me digas

que daniel y paloma

están vendiendo piñas,

porque no es así, ¿eh?

eugenia: pues no, pero ellos dos

se aman y las cosas así son,

punto.

rodrigo: bueno sí, pero al final

llegamos al mismo punto

de partida.

el problema es que tú

estás casada con daniel.

eugenia: pues sí, pero por eso

vamos a descubrirlos,

hacerlos sentir culpables

y ya después terminamos

nuestras relaciones y ya.

rodrigo: pues yo no creo

que ese sea el--una solución.

eugenia: pues entonces,

¿qué se te ocurre?

a mí la verdad es lo único.

a ver, ¿qué has pensado?

rodrigo: no, mira,

más bien te voy a decir

por qué no podemos hacer

lo que me estás diciendo.

eugenia: bueno, bueno.

pero vamos a pedir algo

y ya me cuentas, ¿va?

rodrigo: señorita,

le encargo una chela, por fa.

eugenia: ¿cómo? o sea, ¿es real?

no, o sea, primero dejas

que yo pida y ya después tú.

tienes que ser caballero.

imagínate que estemos

con gente, se va a ver

súper mal si lo haces.

rodrigo: bueno, pero también

se ve mal si estamos solos

tú y yo.

eugenia: pésima educación.

rodrigo: bueno, perdóname.

no va a volver a suceder,

te lo prometo.

eugenia: ok.

sí.

rodrigo: eugenia, y por favor,

corrígeme todos los errores

que yo cometa contigo

o lo que no te guste.

eugenia: ok.

está bien.

rodrigo: y es que, pues paloma,

pues--

no sé, todas estas cosas

nunca las ha necesitado.

es que ella siempre ha sido

tan independiente.

no, no ha necesitado

nada de esas cosas.

no les da importancia,

pero yo--yo quiero que tú

te sientas amada.

y protegida y atendida

por mí siempre.

eugenia: rodrigo, te amo.

rodrigo: ay, eugenia,

es que yo quiero

ser el caballero

que tú necesitas.

por favor enséñame a serlo.

yo te prometo

que voy a aprender

todo lo que me enseñes,

porque yo también te amo.

[música]

Cargando Playlist...