null: nullpx
Cargando Video...

Amor de Barrio Capítulo 103

22 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

adalberto: arusa.

no pensé que regresarías

después de tu fracaso

en los juicios orales.

arusa: [ríe]

perdóname, señor sarcasmo,

pero yo no fracasé.

el caso estaba perdido

desde el inicio.

yo se lo dije muchas veces

a catalina, pero ella, claro,

se cierra, no quiere escuchar.

adalberto: pues,

espero que te reciba.

lleva dos días sin bajar

de su habitación.

está bastante deprimida.

arusa: pues que no exagere

porque sabíamos que algo así

podía pasar.

y si no quiere verme,

pues, allá ella.

adalberto: deberías verla.

digo, anda últimamente

que no se quiere separar

de eugenia ni un instante.

arusa: ¿sabes cuándo se va

a villa antigua?

adalberto: mañana, creo.

bueno, si no se levanta igual

y decide no ir.

arusa: está bien.

lo mejor es que yo me vaya.

catalina: ¿a dónde crees

que vas, arusa?

arusa: catalina, tú y yo

tenemos que hablar a solas.

catalina: por supuesto

que tenemos que hablar,

y a solas.

adalberto: bueno, yo las dejo

para que puedan

hablar tranquilamente.

eugenia: yo también tengo

un ligero dolor de cabeza.

voy a mi habitación.

catalina: ¿no quieres

que finiquitemos tus servicios?

¿o qué?

daniel: y cuando estábamos

a punto de irnos a la boda

con #

llegaron muchas personas

por accidente causados

por la inundación.

y, pues, ya no pudimos ir.

paloma: pues, justamente

por la tormenta

no se casaron en la iglesia.

se inundó.

tuvieron que terminar

casándose en la luciérnaga.

daniel: es que la verdad

que la tormenta de ayer

estuvo muy fuerte.

paloma: sí, la verdad.

yo nunca había visto

tanta lluvia.

daniel: oye, supongo

que tu mamá debe estar feliz.

paloma: sí, la verdad,

ni yo me la creo.

el juicio era mucho menos

complicado de lo que imaginaba.

daniel: a ver, por favor,

ahora sí explícame lo que pasó,

porque no entendí nada.

¿por qué ella no siguió

el juicio?

paloma: arusa empezó a cambiar

todo el móvil del crimen.

ya nada tenía que ver

con los motivos

de la aprehensión de mi mamá.

daniel: entonces,

como tú se lo dijiste

a los jueces, pues--

paloma: pues ellos entendieron

dos cosas.

en primera, ya no había

caso para sustentar.

segunda, mi mamá fue víctima

de la corrupción

de abogados y jueces.

por eso, pues, obviamente,

decidieron ya no seguir.

daniel: entonces,

el error fue de ella. ¿no?

paloma: sí, además, no sabes,

arusa fue a hablar

con el presidente

de los jueces.

le ofreció unas obras de arte

como regalo para fallar

a favor de tu mamá.

daniel: [balbucea]

mejor ya ni me digas

porque me dan ganas

de "guacarear".

lo que puede hacer arusa

en complicidad con mi mamá,

no puede ser.

paloma: bueno, pero los jueces

que sí habían leído muy bien

las carpetas de investigación,

pues, decidieron dar el fallo

a favor de mi mamá.

daniel: la verdad,

sí me dio mucho gusto.

paloma: ¿y tu mamá como está?

daniel: mal, bastante mal.

hace dos días que no quiere

salir de su habitación. bueno,

lo bueno es que está eugenia

con ella.

paloma: me puedo imaginar.

daniel: pues sí.

la verdad es que ya no sabe

qué hacer con todo lo que pasó.

paloma: bueno, yo tengo

que ir a comprar unas cosas

por el viaje. de hecho,

voy cerca del hospital.

daniel: yo te llevo si quieres.

paloma: ok. gracias.

laura: oye,

quiero hablar contigo.

rosa: ¿qué pasó?

laura: luego se lo voy a decir

a mi papá, pero antes

sí quería platicarlo contigo.

rosa: ¿qué?

laura: ¿qué crees?

rosa: ¿qué pasó?

laura: regresando de antigua

con paloma, me voy

a ir a londres a estudiar.

rosa: ay, mi hija,

que emoción.

te dieron la beca, mi reina.

laura: sí. ya sé.

me tengo que ir ya.

si no, la voy a perder.

rosa: ay, mi hija,

qué emocionante.

¿qué?

¿no estás contenta o qué pasa?

laura: sí, estoy contenta.

pero me voy a ir muy lejos

y no voy a estar cerca

cuando me necesites.

rosa: ay, mi reina.

pero tú no te preocupes,

tú te tienes que ir

bien tranquila,

yo voy a estar muy bien.

laura: ¿neta, neta?

rosa: de veras.

ay, mi reina, qué emoción.

qué emoción, mi hija.

ay, cuando se entere tu papá,

se va a poner bien contento.

laura: y raúl ya lo sabe.

rosa: ¿sí?

laura: sí.

rosa: ¿ya lo sabe?

laura: sí, no, ¿y sabes qué?

la neta,

sí me está apoyando en todo.

rosa: ay, qué bueno, mi hija.

¿ves?

no puedes dejar pasar

esta oportunidad.

está buenísima.

laura: ay, no, es que, ma...

todo ha pasado tan rápido

que no he tenido tiempo

de asimilarlo.

rosa: pues sí,

sí, pero tú no te preocupes,

tú te vas tranquilamente

allá, a la antigua,

y luego cuando regreses,

yo voy a tener ya seleccionadita

tu ropa, tú nomas eliges

qué te quieres llevar, qué no.

ay. qué emoción.

laura: muchas gracias

por tu apoyo.

rosa: claro que sí, mi reina.

si vida nomás hay una,

y es ahorita.

así que hay que aprovecharla,

y yo quiero que te superes.

laura: gracias, mamita.

gracias por todo.

te amo.

rosa: y yo, a ti.

laura: te voy a extrañar mucho.

rosa: ay, mi reina.

catalina: tú eres

la única culpable.

¡y no me digas que no, arusa!

arusa: no había delito

que perseguir

y los jueces se dieron cuenta.

yo te dije que iba a ser

muy difícil comprarlos

con el nuevo sistema judicial

acusatorio.

catalina: ¿sabes qué es

lo que pasa?

que no sabes hacer tu trabajo,

eso es lo que pasa.

arusa: no, fíjate.

ya va siendo hora

de que te hagas responsable

de tus palabras.

qué casualidad que cada vez

que algo te sale mal,

todo el mundo tiene la culpa

menos tú.

catalina: es que no soporto

que, además de que ahora

que es libre, es rica.

porque con todos los millones

que le dieron por los daños

que le causamos,

¿qué va a hacer?

¿operarse la cara o qué?

arusa: ah, entonces,

ese es tu problema.

lo que te molesta es el dinero

que le van a dar

a blanca estela.

catalina: pues claro.

claro, porque al final del día,

le fue bien.

arusa: al final del día,

la tuviste 23 años en la cárcel,

con un sufrimiento tremendo.

escúchame, catalina,

nada se compara con el dolor

que debe haber pasado

estando lejos de su familia

todo ese tiempo.

catalina: me estás reprochando

cosas a mí.

arusa: no,

te estoy diciendo la verdad.

¡aprende a escucharla!

catalina: ¡no! ¡no quiero!

y quiero que ahorita mismo

me regreses todos mis papeles.

y no vuelvas a negociar nada

en mi nombre.

arusa: aquí está todo.

haz con eso

lo que te dé la gana.

catalina: ¿y de tus honorarios

cuánto es?

arusa: ah. no te preocupes,

yo te voy a hacer saber

el monto.

pero te preparo, es alto.

catalina: ah,

me vas a cobrar un dineral

por nada. qué cínica.

arusa: ¿y tú crees

que he estado siendo

tu dama de compañía, catalina?

he trabajado muchísimo para ti,

¿quieres que sea gratis?

de ninguna manera.

catalina: tú sabes

que te los pago.

arusa: yo me voy a encargar

de que me lo pagues.

[música]

[música]

gabriel: ya, mi amor,

no me gusta verte triste.

dora: es que...

no puedo dejar de pensar

en lo que mi mamá y ese tipo

le hicieron a rosa.

gabriel: ya sé, estuvo gacho.

dora: saber que...

que tu papá es un violador es...

horrible.

gabriel: yo sé, dora,

pero eso es cosa de laura.

ella tiene que enfrentarlo.

dora: no, también me tiene

que explicar a mí.

ah. no te conté.

¿te acuerdas que se me acercó

el día del juicio?

cuando mi mamá llegó a tacharme

de traidora, yo le dije

que ya sabía todo

lo que había pasado.

entonces, llegó adalberto

a decirme que iba

a venir a hablar conmigo.

gabriel: pues que ni se te...

acerque ese tipo, ¿eh?

porque se las va a ver conmigo.

dora: no, no, yo no quiero

que tú te pelees con él.

yo estaba pensando

en que lo que quiero hacer

es decirle a laura que vayamos

juntas a enfrentarlo.

gabriel: bueno, si...

si van a hacer eso,

lo mejor yo creo que es...

o sea, que no vayan

a su territorio, ¿no?

dora: no, sí, no, me queda claro

que yo no voy a ir

a casa de mi mamá.

gabriel: oye, dora, mira,

hablando de tu mamá, pues,

pues yo pienso que tienes

que hablar con ella.

dora: ¿cómo?

¿arreglarme con mi mamá?

gabriel: pues, mira,

es que al final, es tu mamá,

y, pues, la tienes viva. y...

digo, si no, pregúntale

a rodrigo lo que daría

por estar con su mamá.

dora: lo que hizo mi mamá

no tiene perdón.

gabriel: pues sí,

pero no debe de quedar en ti.

dora: luego hablo con ella.

¿y con adalberto qué hago?

gabriel: mira, lo de ese tipo,

tú tienes que hablar con laura

y las dos lo tienen

que enfrentar.

dora: sí.

sí.

gracias.

gracias por estar conmigo.

gabriel: pues te amo.

dora: pues yo también.

gabriel: y siempre voy

a estar contigo.

dora: yo también.

gabriel: ahora hazme

unas quesadillas.

dora: ¿qué?

háztelas tú. flojo.

abraham: no, de lo que tengo

que hacer es armarme de valor

y ya, ponerle un hasta aquí,

se acabó.

dana: pero aguas

porque a un amigo

de la universidad

le pasó algo así

con su novia loca.

cortaron, y ella le pidió

que si, por favor,

por última vez lo hacían.

lo hicieron, y ella, acabando,

se fue a la delegación

a levantar un acta

por violación.

abraham: no, dana, lo dices

para asustarme

solamente, ¿verdad?

dana: no, te lo estoy diciendo

en serio.

hizo todo para que le creyeran,

y él lleva ocho años en prisión.

abraham: no, ya, ni me cuentes

esas cosas, por favor, no.

dana: bueno, pero hazlo.

bueno, y a todo esto,

¿dónde vas a vivir?

abraham: pues, mientras,

en un hotel.

ya con más calma buscaré

un departamento con muebles,

no sé, no sé, dana.

dana: pues está mi casa.

tengo un cuarto que me sobra.

abraham: ¿en serio?

dana: sí.

abraham: oye, pues va,

te tomo la palabra,

pero solamente si nos vamos

a miches con los gastos.

dana: sí.

y como amigos, ¿eh?

nada más.

abraham: por supuesto, sí, sí,

como amigos, dana.

dana: sí.

tamara: buenas,

¿está el ken?

bueno, el raúl lópezreina.

abraham: tú debes ser

la monalisa, ¿verdad?

tamara: pues la misma

que viste y calza.

¿qué hubo?

¿qué onda, güerita?

estanislao: te lo dije,

catalina.

catalina: ¿cómo me dijiste,

imbécil?

estanislao: bueno, ya, perdón,

discúlpeme, señora.

pero se lo dije.

catalina: ¿de qué diablos

me estás hablando?

¿qué quieres?

estanislao: le dije

que todo mundo le iba

a traicionar en esta casa,

pero no me quiso hacer caso.

y mire, ¿de qué le sirve

tener esta casa

si no hay nadie a su lado?

solo yo.

¿me puedo sentar?

catalina: claro que no.

mira, estanislao,

ya tomé una decisión.

y es irrevocable.

estanislao: ¿y cuál es

esa decisión, señora?

catalina: quiero que,

en este momento,

agarres tus cosas y...

y te largues de esta casa.

estanislao: no, señora,

no me puede hacer eso,

no me puede correr

después de todo

lo que yo he hecho por usted.

catalina: ¡sí,

pero lo que hiciste

no sirvió de nada!

porque... el juicio terminó,

blanca estela salió libre,

y es millonaria.

ve a pedirle trabajo a ella

porque aquí ya no hay.

estanislao: sí, ya sé, ya sé.

yo también estuve en el juicio

con usted ayer, señora, ¿eh?

le estuve cuidando la espalda,

como siempre.

catalina: por cierto,

de eso te quiero hablar.

estanislao, ya no es necesario

que me cuides.

ahora voy a contratar

un par de escoltas

que me van a cuidar

las 24 horas del día.

estanislao: ¿cómo?

¿me está corriendo

porque ya no le sirvo o qué?

catalina: no,

te estoy despidiendo

porque tus servicios ya no son

necesarios en esta casa.

así que agarra tus cosas

y te largas

lo más pronto posible.

hoy mismo, es más, ahorita.

estanislao: entonces, quiero

que me regrese mi otra pistola.

catalina: esa pistola

está guardada en la caja

de seguridad de un banco.

¿tú me crees que soy idiota

para tenerla en esta casa

o qué?

estanislao: bueno, pues,

si ya todo pasó, entonces,

¿por qué no me la regresa?

catalina: porque no,

porque no quiero.

punto final,

y las decisiones las tomo yo.

estanislao: no, señora.

ni crea que le va

a ser así de fácil.

catalina: estanislao,

¿qué quieres?

¿de verdad esperas quedarte

aquí, en esta casa,

hasta que te hagas viejito

y te mueras o qué quieres?

tus servicios en esta casa

ya no los necesito.

¡agarra tus cosas y lárgate!

rodrigo: buenos días.

catalina: ¿qué haces

a esta hora aquí?

rodrigo: es que vine

por una carpeta

que se me olvidó.

catalina: ¿vas a ir

a la agencia?

¿me puedo ir contigo?

rodrigo: sí, claro.

catalina: bueno, voy

por mi bolsa y nos vamos.

rodrigo: la vez pasada

no me quisiste platicar nada,

estanislao,

pero espero que hayas pensado,

y estés más dispuesto

a platicarme sobre mis padres.

estanislao: mire, señor,

ya le dije todo lo que sabía.

ya no tengo más información

que darle.

así que... con permiso.

paloma: ¿qué hubo?

gabriel: ¿qué traes? a ver.

saca, saca, saca.

paloma: son regalitos

y dulces típicos

para las personas que nos van

a recibir en guatemala,

dámelo.

gabriel: qué rico.

qué tacaña eres.

paloma: son para ellos.

gabriel: oye, este, paloma,

tengo que hablar contigo.

paloma: pues habla.

gabriel: es que...

pues, ya me tengo

que ir de la casa.

paloma: ¿cómo, cuándo?

gabriel: pues no sé,

cuanto antes, no sé,

una semana.

paloma: no, gabriel.

si yo mañana me voy a antigua,

yo quería estar aquí

para estar con mis papás

cuando tú te vayas.

gabriel: pues sí,

pero, pues, ya cuando regreses.

paloma: bueno, ¿cuándo se los

vas a decir? hoy me imagino.

gabriel: no, ¿cómo hoy?

se lo digo después, no sé.

paloma: ¿cuándo, menso?

¿ya que tengas

tus maletas listas?

gabriel: sí, cuando se vaya

acercando la fecha.

paloma: no gabriel, díselo hoy.

ya, los dos lo tienen que saber.

gabriel: bueno, pues, ya,

se los digo hoy.

¿pues ya qué, patrona?

paloma: la verdad,

sí te voy a extrañar mucho.

nomás por eso...

te regalo unas cositas.

gabriel: ¿alegría?

paloma: sí.

gabriel: yo también

te voy a extrañar.

y... yo no sé,

también ahorita, pues,

ya mi mamá es millonaria. ¿no?

paloma: ah. ¿y eso qué?

eso no cambia nada.

gabriel: claro que sí.

la gente cambia con lana.

paloma: mi mamá no.

además, no inventes, ni siquiera

se los han dado, hombre.

eso es un proceso muy largo.

de hecho, puede llegar

a tomar hasta años.

gabriel: bueno, vamos a jugar

a que ya se lo dan

y que ya lo tiene.

a ver, ¿dónde se van

a ir a vivir?

paloma: bueno, yo me imagino

que ellos se van a ir

a la cabaña que le dejó saúl.

y yo, regresando de antigua,

me voy a casar con rodrigo,

y me imagino que viviremos

en una casita cerca de aquí.

gabriel: ¿aquí?

¿y por qué aquí?

paloma: oye,

no hagas esa cara.

¿qué tiene?

yo con mis ahorros

y con lo de mis comisiones

y con mi sueldo,

quiero poner un despacho

aquí cerquita.

gabriel: ay, paloma, muy rara.

¿y aquí qué?

paloma: pues, porque yo quiero

ayudar a la gente, gabriel.

gabriel: neta que sí eres

bien rarita, ¿eh?

quita: ay, pues, qué rico

que nos invitaste a echar

el tecito aquí, a tu casa, rosa.

rosa: qué bueno que vinieron.

quita: ay, sí.

blanca: yo le pedí

que nos viéramos las tres aquí

porque necesito hablar

con las dos.

quita: ay, no.

¿qué? ¿pasó algo o qué?

blanca: bueno, ya saben

que me van a dar

una compensación

por todos los años

que pasé en la cárcel.

y, bueno, pues,

quiero decirles algo.

primero, a ti, quita.

cuando llegué aquí,

me diste trabajo.

no hiciste una sola pregunta

sobre mi pasado.

no sabes cómo te lo agradezco.

quita: ay,

no tienes nada que decir.

la verdad es que...

es que también para mí,

desde que llegaron

a mi negocio rosa y tú, pues,

lo han llenado también de luz

y de mucha suerte,

así es que, de verdad,

no tienes nada que agradecer

ni nada que decir.

blanca: bueno, y tú, rosa.

¿qué puedo decir?

has sido mi amiga

de toda la vida y te adoro.

rosa: yo, a ti.

blanca: pero, bueno,

lo que quiero informarles

es que en cuanto tenga

ese dinero,

quiero que nos hagamos socias

y abramos una boutique

donde trabajemos las tres,

y así vamos a poder viajar

a todo el mundo, ver la moda...

bueno, ¿qué les parece?

rosa: pues sí, claro que sí.

yo, encantada.

quita: no, pues yo no,

blanca estela, yo no.

blanca: ¿perdón?

laura: ¿qué pasó?

¿en dónde está?

dana: la tipa está metida

en la oficina de raúl.

laura: ahorita voy a ver

hasta donde es capaz de llegar.

¿y raúl? ¿lo localizaste?

dana: abraham se está encargando

de eso.

laura: bueno, voy a verla.

dana: aquí voy a estar

por cualquier cosa

que necesites.

laura: sí. tú, tranquila.

laura: hola, monalisa.

hace mucho que no te veía.

tamara: ¿qué hubo, mi lauris?

¿en qué andas o qué?

laura: pues aquí, trabajando,

¿y tú?

tamara: pues, yo vine

a hablar con mi ken,

el lópezreina,

y, pues, ya que andas por aquí,

contigo también.

laura: pues raúl no está

y no sabemos a qué hora llegue.

tamara: ah, pues, lo espero.

yo tengo todo el día para eso.

laura: ¿ya supiste

que se murió isaac?

tamara: ay, sí, pobre.

diosito lo tenga

en su santa gloria.

laura: pues su papá nos trajo

su computadora

y estamos tratando

de abrir sus archivos.

tamara: órale.

laura: ya no tarda

en venir el comandante

y adolfo luque.

dana: laura.

viene el comandante

y el señor luque.

[música]

[música]

laura: gracias, dana.

¿nerviosa, monalisa?

tamara: achis, achis.

¿y como por qué estaría?

laura: porque están investigando

la muerte de isaac.

y en la otra oficina,

tengo su computadora

tratando de abrir sus archivos.

tamara: órale.

pues, por mí, puedes buscar

donde se te dé la gana.

quítame tu risita de imbécil

y tu tono de amenaza

porque a mi no me asustas,

escuincla idiota.

laura: ¿por qué mataste a isaac?

tamara: [ríe]

no sé si eres retrasada mental

o la pobreza te dejó idiota.

yo no lo maté.

laura: bueno, tú no.

pero tamara sí.

tamara: oye, y dime, ¿por qué

estás tan segura de eso?

¿por qué no vienen los azules?

¿que no venía ya el comandante

y el adolfo?

¿dónde están?

laura: no tienes idea

de lo que te espera.

tamara: tú nunca en tu vida

me vuelvas a amenazar, estúpida.

quita: la verdad es

que no quiero

que me lo tomen a mal,

pero... pero, pues,

yo estoy acostumbrada

a trabajar mi negocio sola.

además, ya tuve una socia

y--y terminó esa sociedad,

y la verdad es que me dolió

mucho perder su amistad también.

edmundo: ¿saben qué?

yo estoy de acuerdo

en lo que dice quita.

las cosas por separado. ¿no?

una, por un lado,

y la otra, por el otro.

quita: exacto. me dolió mucho

perder mi amiga

y también me dolió mucho

perder mi dinero.

así es que ahí aprendí

que dinero y amistad

por separado. tan, tan.

edmundo: pues sí.

la neta,

así tienen que ser

las cosas, ¿no?

rosa: ay, pues, no sé,

pero yo sí acepto, amiga.

blanca: gracias, rosa.

quita: yo quiero agradecerte

de todas maneras, blanca,

el que quieras

que trabaje contigo

y que sea socia de ustedes.

gracias.

blanca: quita, yo respeto

tu opinión.

no estoy de acuerdo,

no creo que nuestra amistad

se terminaría por ninguna razón.

la verdad.

y tengo fe que en el futuro

cambies de opinión.

y, bueno, quiero...

decirles que todavía

va a haber que esperar

el dinero, que espero

que llegue pronto.

edmundo: no. sí te lo van a dar,

hombre, claro que sí.

y si no te lo dan, bueno,

lo que importa es la intención,

¿no?

blanca: espero que sí llegue

el dinero.

todos: [ríen]

daniel: ¿qué onda, primo?

¿todo listo?

raúl: tenemos el tiempo justo

para llegar al aeropuerto.

daniel: oye, ¿no crees que...

paloma y laura

van a sospechar nada?

raúl: no, hombre,

no tienen idea

de lo que les espera en antigua.

bueno, ¿y a ti qué?

¿y tú qué tienes?

daniel: no, no, no, nada.

[resopla]

lo que pasa es que... rodrigo

me dijo si yo me divorciaba

de eugenia, él rompía

su compromiso con paloma.

raúl: guau, ¿y aceptaste?

daniel: pues claro que no.

a ver, aparte, me preguntó

por qué me había casado

con eugenia.

raúl: ¿y no le contaste

la verdad?

daniel: pues no,

¿qué más le voy a decir?

raúl: pues, primo, la verdad.

la verdadera razón

por que te casaste con eugenia.

eso te haría quedar muy bien

delante de todos.

daniel: y eso me hará verme

como un miserable

con paloma y con eugenia,

porque la gente

no puede entender eso.

raúl: ok, si no quieres

hablar con paloma, no lo hagas.

pero habla con rodrigo.

es tu hermano, primo.

daniel: bueno, puede ser

que regresando del viaje,

hable con él.

raúl: y le cuentas la verdad.

¿quién sabe? a lo mejor,

los dos quieren lo mismo.

tamara: me querías pegar.

órale. arráncate, maldita,

¡porque no dudaré

en aventarte a la ventana!

laura: no te creo capaz

de hacer eso,

pero órale pues, órale.

tamara: no me conoces

y no tienes idea

de lo que sería capaz.

laura: tú mataste a selma.

tamara: no, yo no.

la mató el veneno que le di,

el mismo que le di a isaac,

y el mismo que va a matar

a rosa y edmundo

si sigues metiéndote conmigo.

laura: ¡no podrás hacerles daño

porque yo te voy a denunciar

con la policía!

[grita]

[jadea]

tamara: no tienes idea

que los cuerpos no existen,

estúpida.

y ten cuidado con decir esto.

porque ¿sabes cuántos clientes

me deben favores?

a muchos puedo mandar

para hacerle daño a tus papás,

estúpida.

y más ahora,

que te largas a londres.

laura: ¿quién te dijo?

tamara: ¡eso es lo de menos,

estúpida! ¿eh?

laura: ¿yo qué te hice?

¿yo qué te hice?

tamara: te cruzaste

en mi camino.

por tu culpa, se arruinaron

mis planes, entiéndelo.

laura: pero si nos conocemos

desde que llegaste

a la luciérnaga, monalisa,

yo nunca me metí contigo.

tamara: ¿no entiendes?

raúl estaba destinado para mí

y te le metiste

hasta por los ojos. ¿eh?

con ese rostro de niña linda,

hipócrita. ¿mm?

eres una zorra, peor que yo.

la única desgracia es

que yo cobro muerte, corazón.

laura: suéltame, tamara,

o te voy a romper la cara.

tamara: siéntate.

¿que no sabes quién manda aquí?

yo los maté.

escúchalo, yo los maté.

pero a ver, pruébalo, pruébalo.

y ya sabes a qué te arriesgas.

¿mm?

laura: no voy a decir nada,

pero ya suéltame.

tamara: imagínate,

imagínate a tu mamá,

la borracha,

pegada todos los días

a una botella de alcohol,

y luego delirando

cuando se la quite.

no juegues conmigo.

¿dónde está

la computadora de isaac?

laura: en la sala de juntas.

tamara: pues órale,

tráemela.

y ni se te ocurra

arriesgar la vida de tus papás,

estúpida.

órale.

laura: la policía te va

a agarrar tarde o temprano.

tamara: pues, si me agarran,

voy a decir que eres mi cómplice

porque tengo

muchos, muchos elementos

para probarlo.

paul: buenos días,

¿se puede?

paloma: hola, buenos días.

adelante.

ay, ¿y estas son para mí?

paul: sí, son para usted,

licenciada.

paloma: muchísimas gracias.

están hermosas.

yo pensé que ya no iba a llegar.

paul: se me hizo un poco tarde

porque había muchísimo tráfico.

pero quería venir a felicitarla,

ya me enteré que le fue muy bien

en el juicio oral,

especialmente como abrió el caso

ante los jueces.

paloma: bueno, pues,

eso demuestra que las reformas

a la ley están siendo efectivas,

que la gente se dé cuenta,

en este país todavía podemos

acabar con la corrupción.

paul: claro.

déjeme, la ayudo.

paloma: ay, sí. muchas gracias.

pesa un poquito.

aquí, en mi cuarto,

está perfecto.

por ahí en mi cama, gracias.

paul: ¿aquí, en la cama?

paloma: sí.

paul: este es uno

de esos trofeos

que se debe de empastar

y guardar

en un lugar muy especial.

paloma: es muy buena idea,

no lo había pensado,

pero tiene razón.

en cuanto regrese de antigua,

es lo primero que voy a hacer.

por favor, siéntese.

en su casa.

paul: ha causado

una gran conmoción

la reparación de daños

que le hicieron a su madre.

es muchísimo dinero.

paloma: bueno,

primero, hay que esperar

a que se los den.

usted sabe que para eso

faltan muchos meses todavía.

paul: bueno,

pero se los van a dar.

esté segura.

paloma: bueno, mi mamá

mucho más que por el dinero,

está feliz porque está libre.

eso no tiene precio.

paul: ¿ya desayunó?

¿quiere que la invite

a algún lugar?

paloma: no, de hecho,

yo preparé algo

para que ahorita desayunemos

aquí, ¿le parece?

paul: ah. perfecto.

la que debe de estar

hecha una rabieta

es catalina lópezreina.

paloma: imagínese como está.

mi mamá ya es libre

y, además de todo, ahora

hasta dinero tiene.

paul: bueno, y es, además,

la burla de todos los medios.

no me quiero ni imaginar

cómo le está yendo

a la licenciada arusa.

paloma: no, hombre.

no me gustaría

estar en sus zapatos.

pobre.

paul: licenciada,

todo el mundo

está hablando de usted.

paloma: ¿en serio?

paul: sí, todo mundo

está comentando cómo la paloma

se comió al halcón.

paloma: no, ni me diga eso

porque le juro

que sí me da pena.

paul: no, no se apene.

muchas felicidades,

usted se lo ganó.

paloma: muchas gracias.

¿pasamos a desayunar?

paul: sí, claro.

paloma: las voy a poner en agua.

laura: ¿qué es eso, tamara?

tamara: agárrala.

laura: no, tamara.

tamara: agarra. agarra.

laura: ¡no, no, no,

es que no puedes...!

tamara: que lo agarres.

agárralo.

bájalo por allá. bájalo.

laura: tamara, por favor.

tamara: no, no me pidas

"por favor" nada, órale.

hazlo.

a ver, dime.

¿qué le vas a decir

a todo el mundo, eh?

si aquí solamente

aparecen tus huellas,

no las mías.

y yo voy a negarlo todo.

voy a decir

todo lo que me dijo isaac,

y te aseguro que no vas

a quedar muy bien parada.

vas a ser la primera sospechosa,

y te juro que lo hago. ¿mm?

así que no me pongas a prueba,

estúpida.

ya verás

que ser producto

de una violación

te dañó el cerebro.

naca de barrio.

laura: no, no, no.

¡no, no, no!

abraham: ¿qué pasó, laura?

laura. ¿qué pasó? ¿qué pasó?

laura: ¡me arruinó mis cosas!

todos: [hablan a la vez]

dana: ahorita hago

que la detengan.

laura: no.

no, no, no.

no quiero que le haga nada

a mi familia, no, no, no.

deja que se vaya.

rodrigo: no andes de metiche

que aquí espantan, ¿eh?

[ríe] ¿cómo estás?

tico: ¿qué pasó, carnal?

no, si no estás

nada perdido, ¿eh?

vives en un palacio, carnal.

hasta sirvientes tienes.

rodrigo: pues, ya ves,

deberías de juntarte

más conmigo.

tico: ¿pues qué crees

que estoy haciendo?

ambos: [ríen]

tico: te cambió la vida cañón,

carnal.

rodrigo: pues, ya sabes

que aquí es tu casa. ¿mm?

¿no quieres algo de tomar

antes de que baje eugenia?

tico: no.

al rato me invitas una chela.

¿qué onda? ¿sí te vas a ir

a donde se va paloma y laura

o qué?

rodrigo: sí.

tico: se me hace que la estás

carreteando, carnal.

¿por qué no le dices

la neta a la paloma?

rodrigo: mira, tico,

no te lo había dicho,

pero... fui a su casa

y me confundió con daniel.

y ahí sí se las canté

derechito a los dos.

tico: ¿te cae?

rodrigo: sí.

yo le dije a daniel

que si él se divorciaba

de eugenia, yo...

rompía mi compromiso

con paloma.

tico: pues, si se siguen

amando como se aman,

no entiendo

por qué se hacen mensos, ¿no?

rodrigo: sí, pues, yo hubiera

preferido que me dijeran

que sí se iba a divorciar,

pero paloma fue la primera

en decirme que sí se quería

casar conmigo.

tico: ¿ella fue la que te dijo

que se quería casar?

rodrigo: así me lo dijo.

que en cuanto regresaba

de antigua,

nos casábamos.

laura: la dañó completamente,

abraham.

claro,

con un imán de este tamaño,

era lógico que la tronara.

abraham: laura, laura,

por favor, tranquila. a ver...

¿no podemos rescatar nada

de la información?

laura: no sé, no sé,

lo estoy intentando, pero no...

tengo la mente en blanco,

no sé que hacer.

abraham: ok. no te preocupes,

por favor.

le voy a marcar a un amigo

que tengo que se dedica

a arreglar computadoras.

igual él puede ayudarnos.

tú, tranquila, por favor, laura.

laura: sí, está bien, gracias.

porque yo no tengo ni idea,

no sé qué voy a hacer.

abraham: lo único

que me preocupa es...

¿qué le vamos a decir

a la policía?

laura: pues, ¿cómo

que qué le vamos a decir?

la verdad.

no le vamos a mentir

porque nosotros

no hicimos nada.

abraham: nosotros no,

pero tú y tamara sí.

a lo que me refiero

es que justo eso

es lo que va a decir adolfo

y el comandante.

no tenemos pruebas, laura.

laura: no, pues, la única prueba

es que la monalisa vino aquí

y yo la dejé entrar a esta sala.

abraham: eso era justo--

laura: me va a acusar

de su cómplice.

abraham: era justo

lo que ella quería hacer, laura.

eliminar la información

e involucrarte a ti.

dana: esa tipa desapareció.

nadie sabe dónde está.

ni siquiera la vieron

salir del edificio.

¿qué vamos a hacer?

laura: pues, yo tengo

que asumir mi responsabilidad.

dana: laura,

amenazó con matar a tu familia.

eso era lo que tenías que hacer.

laura: sí. ya sé, dana,

pero ¿quién me escuchó?

¿quién lo vio?

¿quién vio lo que hizo?

¿tú? ¿tú, abraham?

abraham: no. no.

laura: la maldita

lo supo hacer muy bien

y vino dispuesta a todo.

le voy a hablar a raúl.

operadora: el número

que usted marcó

no está disponible

o se encuentra fuera de ser...

laura: no tiene señal.

dana: bueno, yo, entonces,

voy a hablarle al comandante

y a adolfo luque,

para así no perder más tiempo.

abraham: por favor, dana.

gracias.

[música]

[música]

paul: ¿está segura

de lo que me está proponiendo,

licenciada?

paloma: sí, licenciado.

de verdad,

no sabe cómo me gustaría

que usted aceptara.

paul: y todo sería aquí,

en el barrio, ¿no?

paloma: sí, de hecho,

ya estoy viendo un edificio

que está a unas calles de aquí,

y todo parece que sí

me lo van a rentar.

paul: bueno, pues, yo feliz,

y más de ser su socio

y de abrir

un bufete de abogados.

paloma: bueno, como le decía,

tendremos especialistas

en derecho laboral,

en derecho civil...

paul: en derecho penal.

paloma: claro.

la verdad, lo que yo más quiero

es que toda la gente del barrio

sepa que las cosas se arreglan

con la ley y por la derecha.

que no pueden resolver todo

con golpes, con violencia,

con venganza y esas cosas.

paul: claro.

bueno, a partir de este momento,

su madre es una persona rica,

y usted ya se ganó la aprobación

de toda la barra de abogados.

¿por qué no abrir el bufete

en otro lugar?

como polanco, las lomas...

paloma: porque yo crecí aquí,

en este lugar,

y esas personas

no me necesitan.

me necesita mi gente

que vive aquí, en el barrio,

los más desprotegidos.

hay que proteger a ellos.

¿que no?

blanca: me siento muy orgullosa

de ti, hija.

¿cómo está, licenciado?

gustavo: es muy noble

de tu parte

lo que estás diciendo, hija,

pero acuérdate que también

depende de rodrigo.

paloma: bueno,

eso ya después lo platicaré.

gustavo: hija, pero lo obvio es

que tú vayas a donde va rodrigo.

paloma: ahorita

lo más importante

es que el licenciado dumont

aceptó la propuesta

de ser mi socio en el despacho.

blanca: ¿en serio?

paloma: sí.

gustavo: la idea que tiene

mi hija es una gran oportunidad

para ayudar a mucha gente.

¿no es cierto?

paul: estoy totalmente

de acuerdo.

y, además, la licenciada

tiene todo mi apoyo.

bueno, creo que ya me retiro.

me comunico con usted

para hacer un plan de trabajo

y echar a andar el proyecto.

paloma: me parece perfecto.

gracias, licenciado.

gracias por todo.

paul: por el desayuno.

paloma: y por las flores.

paul: hasta luego.

gustavo: lo acompaño.

blanca: felicidades, hija.

ven acá.

paloma: no lo puedo creer, ma.

blanca: yo tampoco

lo puedo creer.

paloma: [ríe]

gustavo: ay, mi amor.

tico: ¿cómo no vas a estar

así, carnal?

te tocó bailar con la más fea.

rodrigo: ¿a qué te refieres,

tico?

tico: pues,

que la vida te cambió

bien rápidamente, ¿no?

o sea, primero, pues,

lamentablemente,

fallece tu mamá.

luego, pues,

te vuelves rico de la nada.

y, para acabarla,

pues, te das cuenta

que realmente no amabas

a la paloma.

rodrigo: no, no, no. a ver,

tico. no digas eso. ¿ok?

tico: espérame, carnal.

déjame acabar, a eso voy.

nomás dame tiempecito.

¿te das cuenta que realmente

no amabas a la paloma?

¿y que realmente a la que amas,

pues, es la mujer

de tu carnal?

no, si la vida te cambió,

pero cañón, ¿eh?

suerte que no te volviste loco,

¿eh?

eugenia: rodrigo,

ya estoy lista.

a ver, a ver, a ver.

ahora sí quiero que me digas

cuales son las tres "ps"

para un viaje. ¿mm?

rodrigo: la plata,

el pasaje y este--

eugenia: el pasaporte.

rodrigo: ah, sí, el pasaporte.

sí, sí lo tengo, nada más

que nunca he tenido uno.

eugenia: pues sí,

pero es lo más importante.

¿y tú qué?

¿no me piensas saludar,

taradito? o sea, ¿qué?

¿dormimos juntos o qué?

tico: qué mujer,

venga usted a saludarme.

órale, deme mi beso.

eugenia: ay. ¿tu beso?

hablando de besos,

nunca se me va a olvidar

el que me diste esa vez,

asqueroso.

tico: ahí está. ahí está.

la prueba de que mis besos,

mira, son inolvidables.

eugenia: ay, no.

rodrigo, contrólalo.

rodrigo: ya, ya, ya,

ya dejen de pelearse

como niños chiquitos.

y se nos hace tarde,

así que ya vámonos, ¿eh?

eugenia: no, chiquito,

no, él es el que empieza.

no, yo adelante, ¿eh?

porque soy la pelos de elote.

¿vas a permitir

que me hable así? ¿neta?

rodrigo: ya, hombre. ya, ya, ya.

cálmate, ¿eh?

abraham: no te preocupes, raúl,

el comandante correa

viene en camino.

él se va a encargar de todo.

ya, ya le dije a laura

que estás en una junta,

que por eso no puedes contestar.

raúl: [ríe]

perfecto, hiciste bien.

oye, por ningún motivo,

les digas que las vamos

a estar esperando allá,

en antigua.

abraham: claro que sí,

no te preocupes, raúl.

y, por favor,

no hables con laura

acerca de monalisa ni de tamara,

mucho menos de isaac.

disfruten este viaje, por favor.

raúl: está bien,

quédate tranquilo.

otra cosa, abraham,

te encargo a mi papá.

no lo dejes solo en la casa,

por favor.

abraham: que no te preocupes.

ok. yo me encargo de ariel.

tú, tranquilo, disfruta.

ok. un abrazo.

bye.

¿qué pasó, laura?

¿cómo sigues?

laura: ya mejor, abraham.

gracias.

abraham: qué bueno.

laura: dana me ha ayudado

muchísimo.

>> [toca la puerta]

disculpen,

ya está aquí el señor luque.

abraham: que pase, por favor.

>> adelante.

comandante: con permiso.

¿qué tal? ¿interrumpimos?

abraham: no,

por supuesto que no.

tomen asiento.

comandante: gracias.

abraham: que no tenemos

buenas noticias.

luque: nosotros también

traemos noticias.

ya sabemos que isaac

sí estuvo en ese restaurante

con una mujer

y que la mesa

donde estuvieron

dejaron esos chocolates

que le hicieron daño

a las demás personas.

comandante: [resopla]

los otros murieron.

paloma: ok...

pasaporte, dinero...

y los boletos.

[tocan la puerta]

adelante.

arusa: con que la paloma

se comió al halcón,

¿no es cierto?

paloma: pues eso dicen.

>> ♪ búscala, llámale y ruega

pídele al cielo

que quiera volver

bésala, abrázala y cuéntale

cuánto te duele

poderla perder ♪

Cargando Playlist...