null: nullpx
Cargando Video...

Al Diablo con los Guapos Capítulo 96

Luciana le confiesa a Florencia lo que hizo para separar a Mili de Alejandro. Mili pone en aprietos a Constancio al pedirle que la ayude a encontrar a su padre. Luciana decide ayudarle a Mateo para que se acerque a Mili.
1 Jun 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... damián: vaya,actúas más rápido de lo que pensé.dame ese papel. andrea: ni lo sueñes.damián: andrea, no estoy jugando.quedamos en algo. andrea: sí,en que soy más astuta que tú. constancio: ¿qué hacenustedes aquí? andrea: eh, me quedéordenando escritorio y damián entró a buscarte.¿se te olvidó algo? constancio: ¿a buscarme?pero si lo vi aquí afuera donde iba de salida.damián: no, no, no, andrea, a quien estaba buscando es a ti.nunca sé dónde diablos te metes cuando se me antoja un café.constancio: un momento, pedazo de animal,no le vas a hablar así. si quieres caféte lo preparas tú mismo. damián: ah, claro.como ella es de tu uso exclusivo no puedo molestarla, ¿verdad?constancio: así es, así es.andrea: gracias por defenderme, constancio.a veces damián es tan grosero conmigo.constancio: ah, no te preocupes luego habló con él.vine porque se me olvidó comentarte que tal vezno regrese a la oficina. así que los pendientes me lospasas para mañana, ¿está bien? andrea: ay, no me abandonestanto. por qué no vas esta nochea mi departamento, te voy a estar esperandoansiosa. constancio: esa es una ofertamuy tentadora.esta noche, eh.florencia: mira, luciana, por tu propio bieny el de tu hijo yo te aconsejoque le digas la verdad. luciana: no, no, no,no puedo hacer eso, sería terrible, no puedo.florencia: es que no veo otra salida,tiene que decírselo. luciana: claro que no,tú no entiendes, yo no puedo, me da miedo.siento que mi hijo terminaría odiándome, florencia.florencia: pero te está odiando ahora y ni siquiera sabeel motivo. luciana: no, no, no me obligues.florencia: yo no puedo obligarte a nada, piénsalo.luciana: hay más... y creo que tienes que saberlo.sólo así me vas a poder comprender mejor.florencia: muy bien, te escucho. luciana: milagros,la arribista esa, es la hija bastardade mi marido. florencia: luciana,¿te das cuenta de lo que me estás diciendo?luciana: ¡perfectamente! florencia: no, no, no,es que no, no puede ser. luciana: alejandro y es mugrosase iban a casar en secreto, ¿te acuerdas?¿sabes cómo impedí esa boda? ¿sabes lo que tuve que hacer?florencia: ¿le dijiste que eran hermanos?luciana: sólo a ella, pero yo me aseguréde que no le dijera nada. florencia,no me veas así, no tuve otra salida,no pude hacer nada. florencia: pero, en realidad,alejandro no, no es-- ¡dios mío, luciana!luciana: yo no puedo hablar con mi hijo y decirlela verdad como me lo pediste hace un momento,no puedo. no puedo, florencia.por eso cedí ante los chantajes de damián y le di a mi sobrinolas acciones de la empresa. ¿ya me entiendes?dime que me entiendes. dime que hice lo correcto,por favor. yo--yo necesito,necesito que me entiendas, que me digas que hicelo correcto. florencia: sí--sí, luciana,por supuesto, hiciste lo correcto.luciana: y alejandro no puede enterarse de la verdad,no puede. yo--yo soy una buena madre,florencia, yo estoy protegiendoa mis hijos, yo estoy haciendo bien.¿verdad que estoy haciendo bien? ¿verdad que soy buena madre?¡dime que soy buena madre! ¡dímelo!florencia: luciana, luciana, tranquilízate.yo en tu lugar hubiera hecho lo mismo.luciana: ¿verdad que sí? florencia: sí.luciana: gracias.damián: ¿ya se fue? andrea: ¿quién?damián: no te hagas, andrea. quiero ese papel.el negocio lo hacemos juntos o no se hace.andrea: pues, no se hace. damián: no me provoques, andrea.ya te lo dije, no trates de jugar conmigo.andrea: ¿jugar contigo? ¿para qué?siempre pierdes. damián: robaste de la cajafuerte de mi cuñado el papel donde está anotadoel número de esa cuenta, ¡dámelo!andrea: [grita] no te va a servir de nada.sí es el número de la cuenta, pero, pero en el papelno aparece en el nombre del banco ni en qué país está.damián: ah, tengo cara de idiota,es eso, ¿verdad? andrea: no.damián: ¿cómo puedes pensar que te voy a creer, imbécil?andrea: porque te necesito y con mentirte no gano nada.¡suéltame! damián: eso es verdad.eso es verdad, eso es verdad, pero--pero entonces,¿cómo le vas a hacer para descubrir el nombredel banco? andrea: no lo sé.damián: ¿puedo sugerir ideas?braulio: por favor, mili, escucha al padre manuel.manuel: sí, mili gol, sólo vine a verteporque hace tiempo que no te paras en el convento,hija, y me preocupa mucho que, que sigas molesta conmigoy con la madre superiora. discúlpame por callar,sé que fue una falta muy grave la que cometí, hija,pero créeme que yo no era la persona indicada para hablar.sólo te pido que no te alejes de nosotros,tú eres la alegría del convento, hija,mi mejor jugadora de fútbol. los partidos ya no son lo mismosin ti, y qué decir de las cascaritas que armamos.braulio: te están hablando, mili.manuel: estamos hechos todos unas pelotas...y, bueno, quiero decir que no damos pie con bola,vaya, pues. mira, es más,de hecho vine a invitarte porque se organizóuna cascarita para el día de mañana.milagros: no, pues, para que usted digaque soy su mejor jugadora, es porque de verdadquiere que lo perdone. si se la pasaba regañándometodos los partidos. manuel: sí, pero por brusca,hija, por brusca. bueno, pero--pero tú eresmuy buena, hijita. braulio: mili,el padre manuel siempre cuidó de ti.es todo bondad, todo dulzura,todo encanto, todo... manuel: sí--sí, braulio,gracias, gracias, muy amable. usted es muy gentil, muy amable.ya, ya, mili ya entendió. ¿verdad, hijita?milagros: está bien, padrecito, lo perdonó,pero nomás porque sé que usted cerró el picopor culpa del zacatón de mi papá,que no se atreve a decirme nada aún.manuel: venga un abrazo, entonces.ambos: [festejan] manuel: ay, hija preciosa.¿y si hablas con él? ¿si le dices que lo sabes?milagros: no, padrecito, nel. juré no hacerlo y no,no lo voy a hacer. no, pero eso sí,lo voy a atormentar, lo voy a atormentar tantohasta obligarlo a que me vea a los ojos y me grite la verdad.lina: ay, los que son un amor y se la pasaron aprendiendo sonel rocky y la señorita valeria, ¿qué no?gloria: sí, caray. se ve que están bien enamorados.lina: ay, lo felices que estaban ayer en el rodeodándose sus buenos besos, mirándose todo el tiempo como sino hubiera nadie alrededor. ay, míralos, qué envidia.y yo tan solita, sin nadie que me demi happy-happy. ni que me diga, "mi alma".bueno, ni siquiera perrito que me ladre.gloria: ay, bueno, ya, vámonos porque la cenaya debe estar lista, órale. vas, ya deja ahí todo lo demás.en un rato ponemos alguien a que lo doble.lina: la carla.rocky: mañana, llegue temprano, chamuco.chamuco: ah, pues, clarines, carnal.no, hombre, terminando los pedidosdel mercado me lanzo para acá. rocky: ya estás.chamuco: sangre, sudor y lágrimas.estamos en contacto. rocky: órale, pues.chamuco: ahí nos vemos, despierte.sale, chido. rocky: estamos en contacto, eh.¿y ahora? por qué estás tan apachurrado,mi horacio, si nos fue re bien en la chamba,¿apoco no? horacio: ah, pues, sí.rocky: entonces, ¿qué te pasa? horacio: pues, pasarme asícomo pasarme algo, no, nada. rocky: pues, si estás mal.no me digas que no, pues, te estoy viendo, no estoy ciego,ni sordo como don pepe. horacio: pues,es por mi socorrito. rocky: pues, ¿cómo?si anoche estaban bien acaramelado son el rodeo,¿qué no? horacio: sí, pero me dijoque iba a venir a conocer el changarro y no vino, mano.rocky: bueno, pues, ya vendrá, hombre, no comas ansias.tenemos negocio para rato. horacio: ah, es que te digouna cosa, rocky, así un buen plan,me da miedo que no estando yo ahí para echarlesus piropos tan bonitos, poco a poco se vaya olvidandode mí. rocky: hasta crees, horacio,pues, si la traes cacheteando el pavimento.mira, ese arroz, ya se coció, ya se coció.horacio: ¿tú crees? rocky: [asiente]horacio: entonces, ¿por qué no me habla ni siquierapor teléfono? no, rocky,de segurito ya cambió. mira, la siento como fría,distante, distraída, no sé. rocky: no seas exagerado,horacio. si nada más tienesun día sin verla, ah. horacio: pues, un díaes suficiente para un corazón destrozado, eh.rocky: ay, cálmate. horacio: claro, me siento vacío.valeria: hola. horacio: hola.rocky: señorita, chiquita. valeria, mi amor,¿qué haces aquí? valeria: ay, pues,es que yo iba, ya sabes, aquí manejandopor el vecindario y de repente se detuvo mi cochey no arranco jamás. rocky: ah, caray,¿y le pusiste gasolina? valeria: gasolina.¿tenía que ponerle? rocky: pues, nomás tantito,nomás tantito. horacio: mire, no se preocupe,señorita valeria, ahorita mismo vamos por el auto, ¿verdad?valeria: ¿sí? horacio: con esto se me acabade ocurrir una idea para agrandar el negocio, mi rocky.rocky: ¿neta? horacio: sí.no hay que limitarnos a cambiar de llantas nada más,también podemos hacer un taller mecánico bien grande.rocky: ah... "vulcanizadora y taller mecánicovaleria". valeria: ¿valeria?rocky: me gusta, horacio, me gusta.valeria: y eso de lo del coche, era pretexto.rocky: chiquita, ¿y a ti te gusta?valeria: me encanta. rocky: ¿sí?valeria: sí.ncio: creo que no es conveniente que falté a dormira la casa. mejor nos vemos mañana,¿te parece? no, no, cariño, no te enojes.mientras, mientras luciana tenga esas fotoslo mejor es que me quede en la casa haciendode marido fiel, ¿sí? está bien.yo también. cuelga ya.no, no, cuelga tú. no, tú primero--[llaman a la puerta] adelante.ah, carla. justamente quería hablarcon usted. ¿qué pasó con esas fotografíasque le encargué? carla: todavía no los encuentro,señor, pero le tengo otra informaciónque le puede interesar y que vale dinerito,por supuesto. constancio: hable y yo le digosi lo vale o no. carla: anoche, su hija valeria,fue al rodeo para encontrarse con su chofer.constancio: ¿cómo? ¿cómo? ¿cómo? ¿mi hija en ese lugary con el chofer? carla: y no sabelo acaramelados que estaban, si eso fue la comidillade hoy en la cocina. dicen que bailaronbien juntitos. constancio: de modo que avaleria le durara de locura esa. carla: sí, pero bueno...mi dinero. constancio: gracias, carla.voy a tomar cartas en el asunto. carla: ay, tómelas.constancio: ¿qué? carla: las cartas, ¿no?milagros: déjanos solos, ¿quieres?quiero hablar con usted, don, ¿puedo?constancio: sí, claro, claro. siéntate, milagros, por favor.muy bien, te escucho. milagros: ¿se acuerdaque una vez me dijo que si tenía algún problemapodía venir con usted? constancio: sí,me acuerdo perfectamente. milagros: ¿eso sigue en pie?constancio: por supuesto. ¿qué problema tienes?milagros: mi papá... constancio: ¿qué?¿qué pasa con tu papá? milagros: quiero que me ayudea encontrarlo. constancio: me--me acabasde pedir que te ayude a encontrar a tu padre.milagros: así es porque, bueno, yo sé que usted tiene contactosy, pues, a lo mejor por ahí conoce alguien en la cárcely lo encuentran, ¿no? constancio: ¿qué te hace pensarque está en la cárcel? milagros: ah, pues,es lo más lógico, ¿no? ese tipo es un desgraciado,el peor ser humano del mundo. usted tiene que buscarlodonde los hombres más cobardes y mentirososse ocultan, donde las cucarachashacen su nido, ahí, ahí lo va a encontrar segurito,¿no? constancio: eh...a lo mejor él, él lleva una vida honorable,una familia-- milagros: no lo creo.pero, pues, por si las moscas, usted que se dedica tambiéna esto de la política, pues, pregunte, don,pregunte, pregunte. no dudaría que mi jefeande por ahí metido como el más corrupto y vilasqueroso que es. constancio: quieres que...encuentra tu padre, ¿no? milagros: sí.júreme que me va a ayudar, por favor.para mí es muy importante y usted lo sabe.júremelo. constancio: está bien,está bien, está bien, pero... pero ¿qué pasaría si tu padreno quiere que lo encuentres? milagros: no, no, eso seguro,el muy infeliz siempre se ha escondido, ¿no?es una rata inmunda, un gusano...¡una basura! constancio: piénsalo bien,milagros. hay...hay cosas donde es mejor no meter las manos, ¿no?es... si tu padre quisieraencontrarte, ya lo hubiera hecho, ¿no?evidentemente no quiere que lo encuentres, es, y así es.así es, muchacha, lo tienes que aceptar, ¿no?lo mejor es que te olvides de todo esto.milagros: ¡eso nunca! a ese mal paridoyo lo voy a encontrar aunque tenga que vivirmil años para eso, pero lo voy a encontrar.¿sabe para qué? constancio: ¿para escupirleen la cara? milagros: usted lo ha dicho.bueno, ¿me va a ayudar? ¿o tengo que hablarcon otra persona? ah, claro,tal vez el licenciado robledo. mateo y su abuelo también--constancio: no, no, no, no, no hace falta que los molestesa ellos, yo, yo me puedo encargarpersonalmente de buscarlo. puedes contar conmigo,milagros, sí. milagros: muchas gracias.ya sabía que no iba a dejarme sola.constancio: no, no. milagros: ¿sabe una cosa?en vez de la basura que me tocó, usted tendría que haber sidomi papá.socorro: ¡no lo puedo creer! braulio acaba de avisarmeque por orden de los patrones me aumentaron el sueldo.lina: ¡qué padre! vamos con braulio, manita,segurito que a nosotras también nos van a pagar más.gloria: ¡sí! carla: por favor,a ustedes ni se emocionen. a ustedes no les subieronni un quinto. gloria: ah, ¿no?socorro: no. braulio también me lo comentó,que solamente a carla y a mí. y, la verdad,a mí se me hace muy raro. carla: a ver,¿qué tiene de raro, mamá? estas son un par de flojasque también deberían correr, pero mira, así.lina: mírale a ésta. si tú eres la que se la pasarascándose la panza. ya me imagino cómo conseguisteel aumento ese, sentándote en las piernasdel patrón. socorro: lina, por favor,no digas esas cosas. carla: déjalas, déjalas,déjalas que se traguen su envidia.yo solamente espero que con esto ya no sigas tristeporque horacio se haya ido. aprovecha para olvidarte de élde una buena vez, ¿no? gloria: ay,¿por qué lloras, socorrito? socorro: pues,es que no entiendo a mi hija. o, mejor dicho,ella no me entiende a mí. yo, la verdad,no necesito un aumento de sueldo.yo solamente... lina: quisieras a mi papájunto a ti, ¿verdad? gloria: ay, tranquila, socorro.constancio: ah, a ti te estaba esperando.qué mentirosa eres, qué mentirosa.me enteré que anoche fuiste a un rodeo.valeria: papá, es que fui a acompañar a una amiga--constancio: ¡no mientas! ¡te fuiste a encontrarcon ese mequetrefe! valeria: ay, papá, es que yo--constancio: ¡tú nada! no quiero ni que me hables.a partir de este momento no vas a salir de esta casahasta que no se te quite esa calentura.valeria: ¿de qué hablas? ¡no puedes tenerme aquípresa para siempre! constancio: ah, ¿no?valeria: ¡no! constancio: ¡braulio!braulio: sí, señor. constancio: vas a ver.te ordeno vigilar a valeria todo el tiempo,no quiero que la dejes ni a sol ni a sombra.no va a salir de esta casa bajo ningún pretexto, ¿entendido?braulio: entendido, señor. constancio: vas a ver,vas a ver. braulio...braulio: sí, señor. constancio: ven conmigo,necesito hablar contigo de algo más.¡cierre la puerta, braulio! hace un momentomilagros vino a hablar conmigo, me pidió ayuda para encontrara su padre. sí, esa misma caradebo haber puesto yo. no sabe qué--qué momentotan incómodo pasé con ella. braulio: pues,dígale la verdad, señor. piense que igual,tarde o temprano, va a tener que enfrentarla.yo pienso que cuanto antes, mejor.constancio: no, no, milagros nunca va a saberque soy su padre, no mientras yo pueda impedirlo.braulio: entonces, ¿qué piensa hacer?constancio: lo que me pidió, voy a ayudarla.voy a contratar al tal guevara, detective que mi madre usópara localizar al tío de milagros,o sea, a ti. braulio: ¿y se va a hacer pasarpor muerto cómo quiso hacerlo conmigo?constancio: exactamente. braulio: usted no puede hacereso. constancio: braulio,piénsalo un momento. es lo mejor para todos.milagros tiene que creer que su padre está muerto,sólo así se le va a pasar esta necedady podemos todos vivir en paz. braulio: si el señor piensaque es lo correcto... constancio: [asiente]braulio: adelante. usted sabe lo que hace.constancio: por supuesto que lo sé.o: la cité aquí porque quiero hablar con ustedsobre milagros. luciana: ya te lo dije,cásate con ella y llévatela de mi casa.mateo: para que eso suceda tengo un problemaque es necesario resolver. mire, milagros está enamoradade su hijo, señora, y por lo que entiendo,él también la ama. luciana: alejandro no esun problema para ti, mateo, se va a casa con otra mujery la sirvienta lo va a rechazar siempre, créeme,yo de eso ya me encargué. mateo: entonces, ¿consideraque tengo camino libre? luciana: no, tanto como libreno, no. hugo, mi sobrino,le está rondando otra vez. seguramente lo hace motivadopor mi hermano, que conociendo el testamento,pues, ahora lo quiere casar con esa mugrosapor el dinero, ¿no? ya una vez ellos dos estuvierona punto de casarse y hugo la puede convencerotra vez. mateo: ¿así que esun rival peligroso? luciana: pues, para ti, sí.mira, a mí no me interesa incrementar el dineroni el poder de mi hermano en la empresa, no,no después de lo que me hizo. además, si hugo se casa con esaseguirían en mi casa viviendo y yo la quiero fuera de ahí,la quiero lejos, pero muy lejos. mateo: la entiendo, la entiendo.luciana: mira, por lo pronto me enteré que mañana hugova a pasar todo el día con ella. se van a ver para jugar fútbol,qué corrientes, ¿verdad? sí, cerca del conventoen el que ella creció. ¿tú lo conoces ese lugar?mateo: eh, no. luciana: te doy la dirección.bueno, eso si tú quieres aparecerte por ahípara dar pelea, yo te los recomiendo.mateo: no, sí. luciana: no pierdasesta batalla, mateo. a mí no me conviene.mateo: gracias.milagros: mañana en la noche... braulio: [asiente]milagros: voy, voy a ir al bailongo con las muchachas,y, pues, me gustaría que nos acompañaras, tío.braulio: no, no, no, ese no es lugar para mí.además, no me gusta desvelarme. milagros: te lo estoy pidiendoyo. ándale, ojitos de apipizca.¿sí? braulio: esta bien,pero sólo por ti. a mi sobrinano puedo negarle nada. milagros: [ríe]braulio: por cierto, por cierto, tengo noticias importantes.hablé con tu papá, lo que le pedistele cayó como bomba. milagros: qué bueno.y eso es sólo el principio, tío, sólo el principio.braulio: lo malo es que ahora don constancio piensa contratarun detective para que supuestamente busque a tu padre.lo va a encontrar... pero muerto.milagros: ¿cómo que muerto? braulio: como lo oyes.él piensa que si te dice eso tú vas a dejar de molestarlo,y que también vas a estar más tranquila.milagros: pues, le voy a seguir el juego,y tú tienes que ayudarme, tío, ¡tienes que ayudarme!braulio: ya sabes que sí, me encanta que lo tortures.socorro: ay, horacio, ay, ¿qué hace por acá?horacio: ¿no se alegra de verme, socorrito?socorro: ah, pues sí, claro que sí.¿cómo va todo en la vulcanizadora?cuénteme. horacio: ah, caminando,socorrito, pero falta que usted vayay que le eche su buena vibra. ¿por qué no ha ido a darse suvueltecita como quedó conmigo? a ver, socorrito, eh.socorro: pues, es que usted sabe,a mí no me gusta salir mucho, pero, pero le prometoque voy a ir. horacio: mire, el rocky y yole estamos echando rete hartas ganas.y si todo va como pensamos pronto nos vamos a poder casar.socorro: ¿casar? ¿usted y el rocky?horacio: no, ¿cómo? ¿qué pasó, hombre?casarme con usted, socorrito. socorro: ay, ¿conmigo?horacio: sí, toda la vida. socorro: ay, pero ¿de veras?o sea, usted está diciendo que así casarse,así como casarse, pero conmigo. horacio: sí,como se debe de hacer. ahora, si prefiereque yo me case con el rocky-- socorro: ay, no, ¿cómo cree?horacio: socorrito, hacía tiempo que--constancio: ¿qué diablos hace usted aquí?horacio: yo--yo, vine-- ¿cómo le va, patrón?constancio: yo no soy su patrón y no le importa cómo me va.y su amigo, el chofer, a ese, a ese le va a ir peorsi no deja en paz a mi hija. horacio: a propósito de esoyo quería decirle-- constancio: ¡usted no me dicenada! si su amigo se vuelvea acercarse a valeria, a ella la mando a vivir a europay al tal morgan, imagínese dónde puede terminar.tengo amigos muy gordos, muy pesados.horacio: ah, pues, es sencillo. mire, dígales que mandena dieta 21111 y se ponen-- constancio: no se hagael chistoso conmigo. dígale a morgan que deje en paza mi hija si quiere seguir viendo el sol cada mañana.¿le quedó claro?horacio: ¿qué me quiso decir con eso, socorrito?¿será que quiere encerrar al rocky en el sótano?socorro: lo quieren encerrar, pero en una tumba.ay, diosito. pídale a rockyque se cuide porque el patrón no está jugando.horacio: apoco usted cree que si es capaz de, de--socorro: pues, no sé, pero, pero, pues, qué cree,ya le prohibió a su hija salir de la casa.horacio: no, hombre. socorro: aquí entre nos,porque claro, pues, me tiene mucha confianza--horacio: o sea, ¿así? socorro: no,me lo contó braulio. horacio: el braulio.socorro: la tiene encerrada, cómo ve, como presa.horacio: ¿a su propia hija? bueno, este señorestá mal de la cabeza. rocky: ahora sí, padrecito,estoy bien listo para el partido, eh.manuel: así me gusta, que lleguen con ánimospara jugar. y este muchacho, ¿quién es?rocky: ah, ¿no lo conoce? manuel: no.rocky: es el novio de la gloria. manuel: ¿qué? ¿de gloria?chamuco: uy, creo que no hay contacto aquí con su santidad,¿no? eh, con su permiso, padre.vamos a calentar un rato. nos vemos.rocky: nos vemos. manuel: alejandro, hijo.[ríe] qué gusto verte, hijo.cuando te llamé pensé que no ibas a venir.alejandro: que conste que lo hagoporque usted me lo pidió, padre. milagros no creo que le démucho gusto verme, y menos jugar fútbol conmigo,estamos, digamos, un poco distanciados.manuel: sí, lo sé, hijo, lo sé, pero yo no quiero que sigan así,por eso pongo mi granito de arena esperando que prontotodo pueda solucionarse favorablemente, hijo.alejandro: padre, ¿usted sabe qué le pasa a mili?¿por qué cambió tanto conmigo? manuel: mira, lo que sées que mili gol te ama, alejandro, y tú no puedes,no debes dudar de ese amor. alejandro: demasiado tarde,padre. manuel: no, no, escúchame, hijo.aunque todo te parezca muy extraño,lo que te estoy diciendo es verdad.mili está enamorada de ti, hijo. alejandro: padre, me voy a casarcon florencia en dos semanas y me voy de méxico para siempre.manuel: no, no, tú no puedes hacer eso,alejandro. [música]io: porque estoy dispuesto a combatir la pobreza,a combatir el desempleo, a combatir el capital--no, capital no, eso es un poco fuerte.¿el capital? no, no, no.a combatir el desempleo, a compartir, eso es,a compartir el capital. así suena mejor.andrea: ¿qué haces en la oficina, constancio?es sábado. constancio: estoy ensayandoel discurso que me dieron mis asesores.¿y tú? ¿qué haces aquí?andrea: tengo trabajo pendiente. por cierto, acaban de llamarde un banco por un problema, les dije que no estabas.constancio: ¿qué banco? andrea: ay, la verdad,es que no me dijeron el nombre, pero hablaron del extranjero.¿puede ser? constancio: sí, déjame solo,por favor.damián: constancio, cuelga ese teléfono.constancio: estoy hablando. damián: cuelga, hombre, cuelga.constancio: ¿qué te pasa? damián: cuelga, cuelga, cuelga.constancio: ¿qué pasó? ¿qué pasa?alejandro: no hay marcha atrás, padre manuel, no tengo paraqué quedarme, lo perdí todo. manuel: no, no, no,no digas eso, alejandro. alejandro: se fue mi abuela,perdí a mili y ya renuncié en la empresa.me quedé sin nada, padre. manuel: pero, mira,nunca es tarde para arreglar-- alejandro: padre, padre,por favor, no tiene caso.y le pido que no se moleste conmigo.no le había contado de mis planes porque florenciaes divorciada y no podemos casarnos por iglesia, pero,créame que me hubiera gustado que usted oficiara la ceremonia.manuel: y a mí también me gustaría casarte, alejandro,pero con milagros. alejandro: no, padre,eso ya quedó en un sueño. un sueño truncado que estuvotan cerca de hacerse realidad. tal vez esoes lo que más me duele. es que usted no lo sabe, pero...mili y yo estuvimos a punto de casarnos en secretoen la parroquia del padre cosme. manuel: ¿del padre cosme?alejandro: sí, ya sé, padre, mili me dijo que ustedse iba a molestar. manuel: es que debieron acudira mí, alejandro, tal vez las cosas no hubieranterminado tan mal, hijo. hugo: ¿se puede saber quédiablos estás haciendo tú aquí? alejandro: lo mismoiba a preguntar yo. hugo: milagros me pidióque viniera, me dijo que necesitabanun defensa en el equipo. ¿qué? ¿a ti también te invitó?¿o qué? manuel: no, no, no, yo lo llamé,milagros no sabe que tu primo está aquí.hugo: pues, está de sobra, padre.alejandro: aquí el único que está de sobra eres tú,hugo, y en todos lados también. te metiste a la empresaa como dio lugar y le robaste las accionesa mi mamá. hugo: ¡yo no robé nada!alejandro: sí, de las robaste. hugo: no, no.padre, por favor, dígale que se largue.alejandro: ¿por qué mejor no te largas tú, imbécil?hugo: ¿quieres que te saque a patadas?alejandro: ¡a ver! sí, sácame.manuel: no, no, detente, hugo. por dios, cálmense ya.por favor, no, no. alejandro: el que va a acabaren el suelo va a hacer él. hugo: ah, ¿sí?pues, eso está por verse, eh. todos: [hablan a la vez]mateo: perdón, perdón, ¿llegó en mal momento?ambos: ¡sí! manuel: ya, ya, ya.constancio: ¿te volviste loco, damián?damián: no, no, esto es urgente, constancio, más que urgente.es, es desesperante. constancio: ¿qué pasa?¿se está incendiando el edificio?damián: casi, casi, casi, ven conmigo, ven conmigo.constancio: ¿adónde? damián: necesito mostrarte algo.constancio: no, no, no, qué, yo no estoy para perdermi tiempo en estupideces. dime de qué se trata.damián: constancio, ven conmigo. no te va a alcanzar la vidapor arrepentirte. constancio: esta bien,pero como llegue a ser una estupidez, prepárate,prepárate. damián: vámonos.andrea: perdón, ¿qué banco dijo? ¿what do you say?thank you.hugo: otro imbécil que no tiene nada que hacer aquí.mateo: vengo a ver a mili, y estoy en todo derecho.alejandro: a ver, a ver, a ver, eres su abogadillo,no su compañero de fútbol. mateo: padre, ¿tendrá algúnlugar para mí en el equipo? manuel: bueno, pues,de haberlo, sí lo hay, verdad. ambos: ¡padre manuel!manuel: por eso digo que ellos decidan, pues--mateo: milagros es mi novia, alejandro,¿o no recuerdas que te lo dijo en tu cara?hugo: ay, te estaba mintiendo, tarado.lo dijo para que mi primo dejara de fastidiarla.ella me lo confesó, era mentira. mateo: a ver, si es mentira,¿por qué nos besamos? a ver, alejandro, dile aquía tu primito lo que viste. hugo: ah, ¿sí?pues, para que sepas milagros y yotambién nos besamos y no por eso somos novios.alejandro: a ver, a ver, ustedes dos pueden decirlo que quieran, pero la única verdades que milagros, aunque lo niegue,está enamorada de mí. dígaselo, padre.dígales a estos que milagros me ama a mí, dígaselos.hugo: a ver, padre. alejandro: dígaselo.sor cachetes: mili, mili, mili, me huele a testosterona, hija.mateo: ¿es cierto que besaste a este tipo?hugo: mili, ¿me puedes decir a qué estás jugando?alejandro: dile a este par de idiotas que tú me amas a mí.¡díselo! milagros: yo--yo sólo vienea jugar fútbol, así que, pues, que empiece el partido,¿verdad, padrecito? [música]a] constancio: ya déjate de jugara los misterios y habla, ¿para qué me hiciste salirasí de la oficina? damián: porque no queríaque te expusieras, cuñado. constancio: ¿qué?damián: tienes el teléfono intervenido.constancio: ¿qué? damián: te están revisandocada llamada que haces y lo sé de muy buena fuente.constancio: pero ¿qué? no, no, no, damián,eso no puede ser posible. ¿cómo?damián: el partido opositor sabe que te lanzas como diputadoy quieren encontrar algo con lo que puedan quitartedel camino. constancio: me quierendesprestigiar. damián: sí--sí, cuñado, sí.y, y con la vida que llevas, se la dejas muy fácil.constancio: sí. damián: mira, desde ahoradebes de tener mucho cuidado. constancio: sí, sí, sí, claro,pero ¿qué hacemos? damián: mira, cambia la líneade tu privado, esa es la que importa.constancio: gracias, gracias, damián, no sé qué haría sin ti.no, no te voy a dar el beso. damián: vamos.braulio: ¿adónde va? si es que se puede saber.valeria: salir un momento. braulio: sabe muy bienque no puede abandonar la casa. valeria: pero, braulio...braulio: son órdenes de su padre,no puedo hacer nada al respecto. valeria: solo voy por un helado,¿ok? braulio: puedo enviar a carla.¿de qué sabor lo quiere? valeria: de...mayonesa, que me traigan un heladode mayonesa. y a ver cómo le hacen, eh,pero me lo consigue. braulio: ¿mayonesa?constancio: andrea, llama ahora mismo a la compañía de teléfonosy que cambien mi número privado. ¡hazlo ahora!¡es urgente, llama ya! andrea: hice lo que me dijiste.cuando salieron marque el botón y la memoria repitió el número,me atendieron del banco internacionalde las islas caimán. damián: ah, muy bien, muy bien.ahora que ya sabemos dónde está el dinero podemosempezar a sacarlo de ahí. andrea: y, ¿cómo hacemospara que no se dé cuenta que fuimos nosotros?damián: no, no, eso es lo de menos,ya preparé terreno. ahora lo que hay que encontrares otra cuenta que no este a mi nombre ni al tuyopara transferir poco a poco los fondos.andrea: ¿peralta? damián: ¿te volviste loca?ese es un ladrón, no sabes lo que cobrade intereses. además, nos puede robar.andrea: ah, entonces, no sé. damián: hugo, mi hijo,no le puede negar un favor a su padre.todos: [hablan a la vez]todos: ¡gol! rocky: ¿qué hiciste?chamuco: ¿a quién se la das? ¿a quién se la das?alejandro: mili, ¿por qué no la paraste?milagros: ¿qué? hugo: no, no, no,no es tu culpa, mili. la culpa es de este imbécilque me aventó. mateo: tú, que no sabes jugaren equipo, personalista. todos: [gritan]milagros: ¡hugo! [grita]manuel: deje que se vayan.milagros: [grita]¡suéltame! ¡suéltame!¿qué te pasa, eh? ¿por qué me trajiste aquí?alejandro: porque este es el único lugaren donde sé que vas a ser completamente sincera conmigo.y aquí, frente a dios, tu cuatacho, como tú lo dices,quiero que seas honesta conmigo y con tus sentimientos.milagros: yo--yo me voy. alejandro: no, no,de aquí no te vas. jura que no estás enamoradade mí, júralo. milagros: déjame pasar,alejandro. alejandro: no, mili.mili, mili... yo te amo.milagros: pues, pues, yo no, eh, yo no.alejandro: júralo... ¡júralo!para eso estamos aquí, sólo así voy a creerte.jura que no estás enamorada de mí, júralo.milagros: alejandro, no me hagas esto.por favor... alejandro: mili...te amo.milagros: alejandro, no, por favor, no.alejandro: te amo, mili, y eso no lo puedes impedir.milagros: cuatacho, ¿qué onda? pues, yo también te amo,alejandro, te amo, te amo.

Cargando Playlist...