null: nullpx
Cargando Video...

Al Diablo con los Guapos Capítulo 35

15 Abr 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...andrea: si eso es lo que quieres, entonces prefieroperder este hijo. sí, alejandro, si no te casasconmigo, me deshago de este embarazo.milagros: no, no, eso no. no diga algo así ni de guasa.está hablando de su bebé. de tu hijo, alejandro.alejandro: tranquila, mili, andrea lo dijo en un arrebato.no está hablando en serio. andrea: por supuesto que estoyhablando en serio. yo no estoy dispuesta a sermadre soltera, si quieres que nazca tu hijo, te casas conmigo.de lo contrario, lo pierdo, así de fácil.alejandro: no me pidas eso, andrea, no es justo.andrea: ¿y te parece justo que me abandonescuando más te necesito? que me obligues a tener un hijosola. alejandro: milagros y yohabíamos planeado todo mucho antes de saber que estabasembarazada. milagros: olvídate de todo,alejandro. alejandro: mili.milagros: yo no me podré casar contigo sabiendo que abandonasa un hijo. o permitiendo que la greñudaesta lo haga. alejandro: mili, yo te amo,nos amamos. milagros: este amor fueun sueño, muy bonito, pero la realidad es otra.es mejor que te olvides de mí. alejandro: no me pidas eso.milagros: tu lugar está con ella y con tu hijo.no conmigo, ya no, alejandro,ya no, ya no. andrea: no hemos terminadode hablar. alejandro: mira, andrea, sipiensas que vas a manipularme como se te antoja,estás muy equivocada. andrea: ya escuchastea tu sirvienta y me escuchaste a mí.si no te casas conmigo, aborto y ella jamás te va a aceptarde nuevo. te casas conmigo y tengo anuestro hijo, de las dos formas pierdes a milagros.así que decide pronto lo que vas a hacer.horacio: ¿sabes dónde está mili? tengo que hablar con ella.rocky: no, ¿para qué o qué? horacio: está bien, te lo voya decir solo porque estoy bien emocionado.¿te acuerdas de lo de mi hija? ¿que después roxana me dijoque me había mentido? rocky: sí, ¿por?horacio: no era mentira, sí tengo una hija.rocky: no. horacio: sí, rocky.¿y sabes quién es mi hija? mili.rocky: ¿mili? horacio: sí, yo soy el padrede mili. ¿cómo la ves?milagros: [solloza]alejandro: milagros, no es posible que nos torturemosde esta manera. milagros: alejandro, mejordicho, señor, usted es el hijo del patrón y yo soy la empleada.eso es todo. alejandro: no, no es todo.milagros: desde ahora en adelante sí.alejandro: tus palabras me pueden mentir, pero tus besosnunca podrán hacerlo. mili, tenemos que estar juntos.milagros: alejandro, por favor. alejandro: no, por favor nada.yo te juro que voy a encontrar una solución, mili, y vamosa ser felices. tú y yo vamos a ser felices.milagros: mira, alejandro, te lo dice alguien que creciósin el amor de sus padres. tu lugar está con andreay con ese bebé que van a tener, no conmigo.[llaman a la puerta] andrea: adelante.braulio: la mesa ya está puesta, señora, estamos esperandosu indicación para servir. luciana: enseguida bajo,gracias, braulio. braulio: con su permiso.luciana: braulio, espere, por favor.braulio: dígame. luciana: es que últimamentehe visto descuidado el jardín. creo que es el momentode contratar a otro jardinero. alguien más eficiente.braulio: horacio hace muy bien su trabajo, señora, solo queestos tuvo un problema personal que lo distrajo un pocode sus labores. pero no se preocupe, hablarécon él, para llamar la atención. luciana: me preocupanmis flores, braulio. últimamente yo no he tenidoni el tiempo ni el ánimo para cuidarlas.si el señor horacio necesita ayuda, pues, consígalea alguien, por favor. braulio: así lo haré, señora,con permiso. rocky: a ver, pero ¿estásseguro de lo que me dices, horacio?horacio: claro, no es invento mío, roxana me lo dijo,yo soy su padre. tengo que hablar con mili, perono sé, ¿tú cuál crees que sea la mejor forma para decírselo?rocky: pues, así de sopetón como me lo dijiste a mí, no.mira, yo creo que tienes que irla preparando.ya sé, llegas con ella y le dices..agarras y le dices: mili, tengo una enfermedad mortaly me quedan dos meses de vida. luego que se ponga a llorar yte abrace le dices que es broma y luego le confiesas que eressu papá. horacio: tanto libro que leesy no se te quita lo animal, de veras.rocky: ¿qué? es que no es así de fácil,horacio. además, no se lo puedes decirasí como así. horacio: no, no, yo no quieroque me odie. rocky: a ver, a ver,dime una cosa, horacio. ¿por qué la abandonaste, eh?horacio: yo no la abandoné, te lo juro, ni sabía que teníauna hija, de verdad que no lo sabía, rocky.tengo mucho miedo de que mili me rechace, ayúdame, manito.rocky: mira, tú tranquilo, de veras, yo te voy a ayudar,mira, vamos a hacer una cosa. primero déjame a mí hablar conella, así la voy a ablandando y vamos tanteando el terrenoy acá. horacio: órale, sí, sí.[música] [música]constancio: bueno, alejandro, ¿qué decidieron tú y andrea?¿para cuándo va a ser la boda? andrea: todavía no la definimos,constancio. constancio: pero ¿qué es loque te pasa, pedacito de idiota? deja de ser un mocoso y pontelos pantalones. luciana: no le habloes asía mi hijo. constancio: tú te callas.regina: constancio, no hagamos de esto una discusión.y menos delante de extraños. valeria: no, abuelita, sergio noes ningún extraño, es mi novio. regina: bueno, sí, lo sé, hija,pero me refiero a que no es de la familia todavía.disculpe, señor. sergio: no hay problema.valeria: pero eso va a cambiar. sergio quiere decirles algo.vamos, mi amor, diles. sergio: ¿tú crees que seael momento con tanta tensión? valeria: ay, así somos siempre,no te preocupes, ya te acostumbrarás.anda, diles. sergio: bueno.don constancio, señoras. desde que conocí a valeria,mi vida dio un giro completamente.nunca pensé llegar a enamorarme de esta manera y bueno, yo,humildemente, claro, le pido a usted, don constancio,la mano de su hija. constancio: para mí es un honor,bienvenido a la familia, sergio. [ríe]hija, no pudiste haber encontrado mejor partido.este muchacho tiene un futuro brillante en la política.valeria: gracias, papi. luciana: espero que seasmuy feliz, mi amor. y tú, sergio, sé un compañeropara mi hija, respétala siempre. procúrala y quiérela mucho.sergio: se lo prometo, señora. alejandro: valeria, ¿estássegura de lo que vas a hacer? ¿no crees que es muy rápido?valeria: alejandro, no empieces. constancio: saben que cuentancon la casa de cuernavaca para lo que deseen.karla: ay, es tan bonita. luciana: ¿perdón?karla: ay, me imagino que es muy bonita.constancio: sí, sí, damián y yo cerramos un estupendonegocio ahí. damián: ah, sí, cómo olvidarlo,señor. >> muchas felicidades, primita.y mcuhas felicidades también a ti, andrea.porque, digo, aunque todavía no tengan una fecha definidapara la boda, yo me imagino que alejandro y tú van a casarse,¿o me equivoco? andrea: no sé, pregúntalea tu primo, creo que no está completamente seguro y yono lo voy a presionar. constancio: pero yo sí lo voya hacer. no voy a permitir que la gentecomente que un belmonte no tiene las agallas para asumirsus responsabilidad en la vida. regina: por amor de dios,constancio. no me hagas recordarte el pasadodelante de todos. constancio: mamá.luciana: mira, alejandro, yo pienso que antes de tomar unadecisión tan seria como esta, deberías de estar segurode que andrea está realmente embarazada.y claro, que ese hijo es tuyo. andrea: no entiendotu comentario, querida. luciana: lo entiendes,perfectamente, querida. constancio: querida, ¿estásbebiendo otra vez? valeria: mamá, por favor.¿cómo puedes insinuar algo así de andrea?regina: aunque luciana y yo hemos diferido en muchos puntosde vista en muchos años, debo de reconocer que en este momentotiene toda la razón. es evidente que alejandro noquiere casarse. y discúlpame, discúlpame,andrea, porque eres mi hija, pero convendría estar segurosde tu embarazo. luciana: que yo sepa nialejandro ni nadie de nosotros hemos visto una pruebade laboratorio que confirme tu estado, querida.¿ya te vio algún ginecólogo? andrea: claro que sí, luciana,tengo cuatro semanas y media de embarazo.luciana: pues, me encantaría acompañarte a tu próxima cita.¿cuándo es? constancio: quien tendría que ires alejandro, él va a ser el padre, ¿no?alejandro: sí, andrea, me gustaría ir.saca una cita y después definimos la fecha de nuestraboda. andrea: en ese caso, voya pedirla cuanto antes. alejandro: me parece bien.madre superiora: falta menos de un año para que cumplastu mayoría de edad, gloria. gloria: me va a correr de aquí,¿verdad? madre superiora: no lo tomesasí, por favor. ya dejaste de ser una niña.ya estás preparada para continuar con tu vida de adulta.a ser independiente para labrarte un futuro.sé que dejar el convento no es fácil, pero es un paso quelamentablemente todos los internos tienen que daral cumplir los 18 años. gloria: bueno, entonces en sietemeses hablamos. madre superiora: gloria.mira, estamos a buen tiempo para irte buscando un trabajo.y una familia de morelia necesita una muchacha--gloria: ¿de qué? ¿de morelia? no, madre, mire, no sea mala.búsqueme un trabajo aquí cerca como a la mili, por favor.si yo no los vuelvo a ver me voy a morir.madre superiora: hija, por favor, adelante.padre manuel: buenas noches, madre.gloria: ay, padre, dígale que no me mande lejos,por favor. yo no me quiero ir a morelia.me quiero quedar aquí, padre. >> tranquila, hija, tranquila.justo vengo de hablar por teléfono con el señorbraulio, que es el mayordomo de la mansión donde trabajamili. y me pidió que le recomendaraa alguien para ayudante de jardinero o algo así.¿y en quién crees que pensé? gloria: ¿en mí?padre manuel: pues, sí, así es. prepara tu maleta, porque mañanamismo te llevo a casa de la familia belmonte, hija.gloria: ay, gracias, padrecito, muchas gracias.la mili se va a poner recontenta cuando sepa que vamos a trabajarjuntas, madre. madre superiora: así es, hija.padre manuel: fuera lágrimas, ¿eh?horacio: hola. milagros: ay, horacio, mejorvete allá afuera, si te ve el ojos de apipizca,te va a gritar. horacio: sí, pero nada másun momentito. milagros: ¿qué quieres?horacio: bueno, es que rocky me contó que estuvieron hablandode tu papá. milagros: ay, ¿tú tambiéncon eso, horacio? no le hagas, ya no quiero hablarde ese desgraciado. horacio: sí, claro.braulio: ¿y usted qué hace en la sala?horacio: ¿yo? yo nada más pasaba, pero yame voy. braulio: le dije mil vecesque no tiene nada que hacer en la sala.[murmura]milagros: [ríe]alejandro: mili. milagros: ay, no, otra vez no.alejandro: mili, escúchame, por favor.milagros: el que no escucha eres tú, ¿qué quieres que te digapara que entiendas que no pienso cambiar de opinión?ya, alejandro, la neta ni te me acerques.te amo, te amo, sí, pero voy a olvidarte.voy a hacer lo posible para arrancarte de mi corazón.de mi cabeza. de mi alma.alejandro: si te funciona dime cómo le haces, porque yo nopuedo arrancarte de mi corazón, mili.milagros: mira, mi jefe me abandonó, yo nuncale importé. no sé si fue por otra mujero qué, pero él me dejó, ¿y ahora tú quieres hacerle la mismatratada a tu hijo? o peor, ¿quieres que se muera?alejandro: claro que no. milagros: entonces,¿qué quieres, alejandro? ¿quieres que te odie tu hijocomo yo odio a mi papá? ¿quieres que cuando crezcasueñe con encontrarte para escupirte la cara?[música] valeria: este es el vestidode novia que quiero. luciana: si a ti te gusta,mi amor. valeria: sí, porque tieneque ser sencillito, pero muy elegante.¿y qué te parece este? valeria: ay, también me gusta.no, ya me estás haciendo dudar, ma, no se vale.luciana: mira, si lo que buscas es sencillez y elegancia, yome quedaría con este. valeria: pero este también estábonito. luciana: vas a tener que elegir.valeria: no, qué difícil, quiero los dos.pero me quedo con este que elegí primero.rocky: no, ese está muy destapado.se le verían demasiado las bu-- voy y vengo, y ya me fui.valeria: ¡morgan! luciana: ahora mismo hablo conbraulio, las faltas de respeto de la servidumbre a mí me tienecansada. [grita]valeria: mamá. luciana: [gime]valeria: mamá, mamá, no te muevas.¡braulio! padre manuel: braulio, ellaes gloria. desde pequeñita siemprele gustaron las plantas. viera usted qué bonito tieneel jardincito del convento. braulio: no quisieraimportunarlo, pero es que me gustaría alguien con másexperiencia. padre manuel: gloria esuna chica muy inteligente, se lo aseguro.puede aprender el oficio sin ningún problema.gloria: sí, soy reinteligente, mire, se lo juro.braulio: ay, no sé, no, no, no sé.padre manuel: por favor, hombre, ¿qué le cuesta ponerla unos díasde prueba? braulio: está bien.gloria: [celebra] braulio: te tendremos a pruebauna semana, que trabaje con horacio.y si las cosas funcionan bien, hablaremos de nuevo.gloria: ay, muchísimas, muchísimas gracias.¿y sabe qué? usted no tiene los ojostan de apipizca como decía la mili.padre manuel: niña, por dios. milagros: doña, ¿le puedo haceruna pregunta? regina: sí, claro que sí.milagros: ¿se acuerda la vez que estuvimos leyendo la obraesa de romeo y julieta? regina: sí, sí, claro.milagros: pues, usted dijo que si no se hubiera muerto, al pasode los años se les hubiera acabado el amor.porque a romeo le iban a oler los pies y a la julieta le ibaa apestar la boca. regina: no, no, yo nunca dijeeso. lo que quise expresar es quecon la convivencia del día con día, a través de los años,pues, el amor se enfría. porque los pequeños detallescotidianos merman poco a poco la pasión y el arrebatoque se llega a sentir al principio de la relación.milagros: bueno, pues, ya no importa, porque de todos modosestoy amolada. regina: ¿por qué?milagros: porque tengo que dejar de amar a su nieto, así, asíde sopetón. ahora sí que no tuve tiempode olerle los pies o dejar que las cosas se enfriaran.doñita, ¿cómo se le hace para dejar de querer sin que tenganque pasar los años? regina: así, mili, dejandoque el tiempo traiga poco a poco el olvido.milagros: tengo miedo, muchísimo miedo.regina: ¿de qué? milagros: de morirme, de morirmepor amor como el romeo y la julieta, como mi mamá, porquecuando tienes que arrancarte algo tan grande, tan inmensoy tan bonito, de aquí adentro, ¿qué sigue para que valgala pena vivir, doñita?regina: la vida sigue, mili. porque aunque el dolor seatan fuerte que a veces hasta nos impide respirar, siemprellega algo que lo arregle todo. como tú, cuando entrastea mi vida le diste un motivo a mi corazón para seguirviviendo, para seguir latiendo. milagros: usted nunca me deje,doñita, nunca se me muera, nunca se me vaya, prométamelo.regina: no, no puedo prometerte eso, hija.algún día dios va a llamarme, como lo hizo con tu madre.pero no te preocupes, me quedaré contigo, como lo hizo ella,en tu corazón.[música] rocky: horacio, a mí se me haceque la roxana es un fantasma que se apareció en la casa.horacio: ¿de qué estás hablando, zopenco?rocky: pues, de eso, que roxana no solo te mintiócon lo de tu hija, también se guardó que estaba muerta.horacio: ¿qué? rocky: mili dice que su mamáse murió cuando ella nació. horacio: no, roxana no estámuerta, es más, siempre se pasó de viva.esa debe ser una mentira que le vendieron a la pobre de mili.rocky: pero, pues, entonces-- horacio: pero nada, roxana essu mamá y yo soy su papá, ¿eh? y ya me cansé de que andendiciendo tarugadas. ahorita mismo voy a hablarcon ella. constancio: gracias por venir,padre. hay algo que me tienepreocupado. padre manuel: dígame de quése trata. constancio: la cadenita,una medalla que tenía milagros al cuello, se la quedó usted,¿verdad? nunca me la regresó.padre manuel: sí, decidí guardarla.constancio: menos mal, menos mal.es que si la ve mi madre, descubriría la verdad y eso esalgo que no quiero. guárdela bien, por favor,padre, en algún lugar secreto. padre manuel: bueno, pero tardeo temprano voy a devolvérsela a mili, para ella es un objetoinvaluable. traer la medallita al cuelloes como traer a su madre cerca del corazón.constancio: no, no lo haga, padre, por favor, no me pongaen esa situación, por favor. padre manuel: bueno, usted se hacolocado ahí, señor belmonte. ¿no sería lo mejorque se supiera la verdad, señor belmonte?¿recuerda cómo nos asustamos cuando pensamos que ellaesperaba un hijo de su propio hermano?constancio: ¿a qué se refiere? padre manuel: yo viví angustiadomucho tiempo al pensar que mili y su hijo pudieran llegara enamorarse teniendo la misma sangre.constancio: si le pido que hablemos en secreto de confesiónen este momento, ¿podremos hacerlo?padre manuel: por supuesto, lo que usted me diga a partirde este momento, quedará entre dios, usted y yo.constancio: alejandro no es mi hijo.milagros: [grita] otra vez juntas, loca.gloria: sí, juntas y bien locas. ambas: [silban]ajúa. braulio: [ríe]señorita gloria, voy a llevar las cosas al cuarto de servicioen lo que platica con su amiga. con permiso.milagros: qué buena onda que el ojos de apipizcate diera chamba en esta casa, manita.socorro: [tose] milagros: ah, socorrito,discúlpeme. ella es gloria.socorro: hola, gusto en conocerte, gloria.las amigas de mili son mis amigas.milagros: ya te conté de ella, es la cocinera.gloria: ay, pues, las cocineras de mili tambiénson mis cocineras. [ríen]milagros: ay, qué bueno que vas a trabajar aquí, así no voya sentirme tan solita. pero si no estás sola,está lina, estoy yo. milagros: bueno, sí, menos sola.gloria: oye, mili, el otro día el padre manuel estuvo preguntey pregunte sobre tu cadenita. te conté que te la robaron.milagros: ay, no me lo recuerdes.gloria: qué triste que te quitaran el último recuerdoy el único recuerdo de tu mamá. milagros: no, hombre, no esel único, tengo una foto de ella que me dio la madre superiora.¿quieres que te enseñe? socorro: a mí tambiénme gustaría verla. milagros: sí, claro.horacio: mili, ¿podemos hablar? milagros: sí, espérame que voypor la foto de mi mamá para que gloria y socorrito la vean.horacio: ¿tienes una foto de tu mamá?milagros: sí, espérate. socorro: ¿y por qué esa cara,horacio? horacio: es que no entiendo.si mili vio a roxana aquí en la casa, ¿por qué nuncala reconoció? socorro: ¿por qué tendríaque reconocerla? horacio: porque es su madre.milagros es mi hija. braulio: vaya, por lo menoslee la biblia.¿rosario?¿por qué tiene ella una foto de mi hermana?milagros: oiga, ¿qué hace usted con la foto de mi mamá?braulio: ¿es su mamá?[música] milagros: sí, es mi jefecita,¿por qué esculca mis cosas? braulio: ¿estás segurade que esa mujer es su mamá? milagros: es la canción,es mi jefecita, ya se lo dije. así que no siga, braulio.no me gusta que me ande revisando mis cosas, ¿estamos?usted será muy mayordomo, pero no tiene por qué meterlas narices donde no le importa. braulio: yo no ando metiendolas narices. yo no le revisé nada, es que esafoto estaba en la biblia que estaba ahí, sobre la cómoda.milagros: es mi biblia y quedó sobre la cómoda.¿cuál es el problema? a ver. braulio: ¿está segura?milagros: ¿de qué? ¿de que la biblia es mía?ay, ¿qué onda, braulio? ¿se piensa que lo estoychoreando? además, ¿quién se va a robaruna biblia? braulio: no, no, claro.mi hermana. milagros: ¿su hermana se robóuna biblia? braulio: no, mi hermana tambiéntenía una biblia. ¿le molesta si le hago tambiénotra pregunta? milagros: venga.braulio: esa foto, ¿la tiene hace mucho tiempo?milagros: no, me la dio la madre superiora hace bien poquito, fuela primera vez que vi cómo era mi mamá.es retebonita, ¿verdad? braulio: sí, mucho.¿y su madre dónde está? milagros: se murió.se murió el mero día que yo nací.las monjas la encontraron afuera del convento,muy enferma. pero ella se aguantóhasta que yo nací. y después se murió.lo que debe haber sufrido la pobre, ¿verdad?braulio: sí. rosario.milagros: ¿qué? braulio: digo, hay que rezarun rosario por ella por su eterno descanso.milagros: gracias, braulio. bueno, pues, yo nomás veníapor la foto, ¿eh? y ya no me ande esculcando nadaque yo no le conocía sus mañas, ¿ok?braulio: rosario. rosario.horacio: hija, mira, yo-- milagros: ¿a dónde se fueronsocorrito y la gloria? horacio: socorro se la llevóal jardín para enseñarle mi huertita.milagros: ah, voy a buscarlas. horacio: no, no, espérame.tú y yo tenemos que hablar de algo muy importante.milagros: ay, tú también, horacio, ¿qué le dio a todoel mundo de querer hablar de cosas muy importantesy a la mera hora no dicen nada? horacio: yo sí te lo voya decir. milagros: bueno, pues, a ver,desembucha. horacio: es sobre tu padre.milagros: ay, dale con lo mismo, ¿qué onda con mi jefe, eh?¿se volvió moda o de plano se nota gacha la cara de odioque le tengo? horacio: no, no digas eso, mira,tú no odias a tu padre, ese sentimiento como que no vacontigo. mira, a lo mejor estás resentidacon él porque bueno, no ha estado contigo, pero yo creoque en el fondo, tú lo quieres mucho, ¿verdad?mucho lo quieres, sí. milagros: ¿de qué hablas,horacio? ¿tú qué sabes?horacio: yo lo sé porque tu papito, no es lo quetú piensas, mi amor. él no sabía que tú habíasnacido. milagros: [ríe]¿y luego? horacio: mili, tu papá--tu papá-- milagros: ¿mi papá qué?horacio: tu papá soy yo, dame un abrazo, hijita.milagros: horacio, espérate, espérate.tú no puedes ser mi papá. horacio: ¿por qué no?milagros: no, no, ¿qué te pasa? ¿de dónde sacaste esa tarugada?horacio: no es ninguna tarugada, me lo dijo tu mamá.milagros: ay, pero si mi mamacita está muerta.horacio: no, eso te hicieron creer, pero eso es mentira, ellano murió. tu mamá es roxana.milagros: ¿quién? horacio: roxana, una novia mía.milagros: a ver, a ver, espérate, espérate.ella es la que te mintió diciéndote que tenías una hija.horacio: pero no mintió, mi hija eres tú.milagros: no, no, horacio, mira, me encantaría de verdad que túfueras mi jefe. sobre todo porque sería chidopensar que mi papá no me abandonó y que nunca supo quemi jefecita estaba esperando un hijo, pero ese no es el caso.mi mamá se murió por culpa de él, porque fue un desgraciado.si quieres te llevo al convento si no me crees.mira, mi jefecita era esta. horacio: entonces--entonces, si tú no eres-- claro.milagros: ¿claro qué? a lina la abandonó su madrecuando era chiquita, ¿verdad? milagros: sí, a los ocho años.horacio: ay, mili, mili, entonces es lina.roxana abandonó a su hija cuando tenía ocho años.mi hija es linita, dame un abrazo.lina es mi hija. constancio: cuando me casécon luciana ella tenía un hijo de otro.alejandro era muy pequeño, ni él está enterado de todo esto.como verá, este es el secreto mejor guardado de la familia.padre manuel: dios mío, pero-- constancio: quédese tranquilo,padre, no hay ningún peligro de incesto, ya que alejandroy milagros no son hermanos. y además, de todas maneras él vaa casarse con andrea, así que no es necesario revelar quemilagros es mi hija. padre manuel: bueno, pero¿y qué hay con ella? ¿no considera justo y necesarioque mili sepa que tiene un padre y que es usted, don constancio?constancio: ni se le ocurra, padre, ni se le ocurra.pronto van a ser los comicios electorales y no puedo arriesgarmi carrera de esa manera. padre manuel: bueno,es su decisión, no la comparto, pero la respeto.bueno, ya que estamos hablando sobre el secreto de confesión,¿hay algo más que quiera decirme?constancio: sí, padre, cargo sobre mis hombros la muertede una persona.>> ¡vas a morir! vas a pagar por todolo que me hiciste. [grita]cohen: quisiera saber cuál es el misterio que hay detrásde este hombre. >> eso quisiéramos todos,doctor. si supiéramos más de él, tal vezpodríamos curarlo. cohen: ¿y esa mujer que lo vienea visitar regularmente? >> ella también es partede este misterio. es quien ha pagado la atencióna este paciente, es la señora regina belmonte.cohen: ¿la señora belmonte? ¿tendrá algo que vercon el empresario belmonte? >> pues, no sé, probablemente.muchachos, dejen al paciente.[música] padre manuel: ¿usted matóa alguien? constancio: no, no directamente,no con mis propias manos, padre. padre manuel: entonces, ¿a quése refiere? a la madre de milagros.se culpa por la muerte de esa mujer.constancio: sí, sí, ella-- ella estaría viva si yo nola hubiera dejado irse cuando se enteró de mi bodacon luciana. le partí el corazón.le destrocé sus ilusiones, le quité las ganas de lucharpor su hija. padre manuel: según la historiaque me contó la madre superiora, cuando encontraron a esa mujeren la puerta del convento, estaba muy enferma.aparentemente había pasado muchas horas bajo la lluvia,perdida, y no había mucho que hacer por ella.pero logró vivir hasta que nació milagros y después falleció.constancio: ¿lo ve, padre? soy un asesino.con la muerte de rosario murió lo único bueno que había en mí.gloria: ¿qué pasó, horacio? me dijo la mili que queríashablar conmigo. ¿qué te pasa? suéltame.si socorrito nos encuentra así, la que se me arma.horacio: mi angustia se acabó, lina.por fin encontré a mi hija. lina: ¿de veras?qué buena onda, horacio, me da mucho gusto por ti.te la pasabas tristeando. bueno, ¿y cómo la encontraste?horacio: la tengo frente a mí. lina: ¿qué? ¿qué me quieresdecir? horacio: yo no lo sabía, peronunca supe que tu madre estaba embarazada.tú eres mi hija, lina. lina: ¿yo?[llaman a la puerta] regina: adelante.braulio: señora-- regina: ¿qué pasa, braulio?¿vienes a que te contemple un rato o qué?braulio: no, venía a ver si no se le ofrecía nada a la señora.regina: sí, sí, que me digas qué te pasa.algo te preocupa, braulio, te conozco, ¿qué es?braulio: señora, quisiera hacerle una pregunta si nole molesta. regina: para nada, para nada.¿de qué se trata? varias veces usted me dijo que,bueno, que milagros le recordaba mucho a mi hermana.regina: sí, ¿y? braulio: bueno, yo quisierasaber si en verdad la ve muy parecida a ella.regina: sí, por momentos sorprendemente parecida.en especial cuando le noto esa mirada orgullosa que teníarosario. ¿por qué me lo preguntas?lina: ¿tú, mi papá? no, no puede ser.horacio: lina, escúchame, por favor.yo nunca lo supe, te lo juro, no quiero que pienses quete abandoné y que fui un desobligado.lina: no tienes nada que explicarme, yo mismavi cómo te pusiste cuando la vieja esa te dijo la noticiade tu hija. entonces esa mujer, la que eranovia del señor damián, ¿es mi madre?horacio: yo quiero que me entiendas.lina: claro que te entiendo, horacio.tú no lo sabías. mi mamá no te dijo que yo habíanacido. pero ella, no puedo creer queesa mujer me haya abandonado. horacio: no llames así a esamujer, es tu madre. lina: ¿y quieres que la llamemadre sabiendo que me abandonó? horacio: mira que roxana tambiénha sufrido lo suyo. lina: pero yo no tenía la culpade que sufriera, me abandonó. igual se rajó y me abandonó.horacio: entiendo que estés enojada, lina, pero ¿por qué nohablas con ella? lina: ni loca hablo con ella.horacio: pero es que-- lina: pero es que nada.tú no supiste nunca que tuviste una hija, pero ella me tuvoy me tiró por ahí. muy bien, yo no le importé.ella no tiene por qué importarme ahora.así que por mí que se vaya al infierno.horacio: por favor, lina, no puedes decir eso de tu madre.lina: ¿y por qué no? ¿por qué no?¿si lo único que hizo fue parirme y ahí te ves?si te vi ya ni me acuerdo. no, horacio, no,mi mamá no es la mujer que me parió, podré tener padre,pero madre, no.regina: no me has contestado, braulio.braulio. braulio: perdón, señora.regina: ¿para qué querías saber si le encuentro parecidoa milagros con tu hermana? braulio: es que yo tambiénpor momentos veo que le da como un aire.pero no, nada que ver con mi hermana, rosario era todauna mujer. regina: oye, ¿y mili qué es?braulio: una arrogante, soberbia.regina: no te atrevas a hablar así de ella, no al menos delantede mí. braulio: la señora me preguntóy yo no hice más que contestar con franqueza.regina: si eso era todo, puedes retirarte.braulio: sí, señora.regina: a mí este no me engaña. ¿qué se traerá entre manos?milagros: le tuve que enseñar la foto de mi mamá a horaciopara que entendiera que yo no era su hija, ah, tanta suertetuviera el condenado. socorro: entonces,¿lina es su hija? ay, qué pequeño es el mundo.milagros: bueno, pues, yo les quería enseñar a ustedesla foto de mi mamita. gloria: ay, qué bonita era,mili. socorro: y cómo te parecesa ella, sacaste su mirada. gloria: sí, es cierto, sacaste--lina: ¡mili! gloria, les presento a mi papá.socorro: ay, qué gusto me dio esa noticia.apenas sí lo puedo creer. horacio: ahora me sientoun hombre completo, socorrito. bueno, ni tan completo, porquetodavía falta que me dé el sí, ¿eh?socorro: ay, horacio, usted siempre con sus cosas.pero mejor vamos a trabajar, ya tendremos tiempo para festejar.horacio: vamos, le doy un aventón en el transportede mis pensamientos amorosos.milagros: ay, tanta felicidad y yo siento que el mundose me viene encima. gloria: ay, mili, no digas eso.mírame a mí, ayer me puse bien triste porque la madre superiorame había dicho que ya me tengo que ir del convento.y ahorita ya estoy bien contenta porque vamos a estarjuntas. lina: y yo que hasta hace ratoera huérfana y ahorita ya soy media huérfana porque yaencontré a mi papá. bueno, él me encontró a mí.milagros: oye, espérate, ¿por qué dices que eres mediahuérfana? ¿tu mamá no es la roxana esa?lina: ¿qué va a ser? no, mili, yo no tengo mamá.así que no puedo encontrar algo que nunca tuve.me abandonó y ahora que mi mamá me tocó enfrente, ni siquierale importé. milagros: lina.andrea: sí, ingeniero, entonces dejamos la cita para mañanaa las tres de la tarde. de acuerdo, hasta luego.cohen: buenos días. andrea: sí, dígame.cohen: soy el doctor cohen y necesito ver al señorconstancio belmonte. andrea: ¿tiene cita con él?cohen: no, pero dígale que es sobre un asunto muy importanterelacionado con su madre. por favor.andrea: está bien, espere un momento.cohen: gracias.rocky: no, hombre, pura música romántica.mire, déjeme le digo que no nos podemos quejar.la noche es nuestra, chiquita.braulio: usted no puede irse. milagros: no sea gacho, me tengoque ir en serio. braulio: es que no lo puedopermitir. siempre te estuve esperando.y ahora que te encontré no te puedo dejar ir.siempre vamos a estar juntos. milagros: ¿qué?braulio: siempre vamos a estar juntos, ahora.ahora vas a saber la verdad.

Cargando Playlist...