null: nullpx
Cargando Video...

Al Diablo con los Guapos Capítulo 28

8 Abr 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... constancio: debería darlesvergüenza, un escándalo así es lo menos que necesito.mis hijos y sobrino conviviendo con maleantes y callejeras.¿dónde diablos está tu hermana? alejandro: la de doradoque está allá. constancio: ¿valeria?valeria: ay, papito, fue espantoso, yo no quería.pero qué bueno que estás aquí para rescatarme.constancio: primero desfilas en ropa interior y ahora esto,¿a dónde quieres llegar, eh? valeria: ay, no es mi culpa,fue lina la que me obligó. lina: es que ustedesme lo pidieron. constancio: calla, silencio.vámonos ya, oficial, abra la puerta.[resuella] parece mentira.vamos, salgan, vamos. >> un, dos, tres,un, dos, tres. constancio: ese muchachose queda aquí, no es nada mío. braulio: un momento, perdón,¿pretende que claudio se quede detenido?constancio: creo que fui lo suficientemente claro,braulio. braulio: si usted no quieresaber nada de él no me extraña, nunca se asumió como padre.pero no voy a tirar a mi sobrino a la calle, claudio no tendrápadre pero sí tendrá un tío y una abuela, recuérdelo,por favor, se lo suplico.constancio: que salga el joven. braulio: por favor.claudio, hijo. vamos, vamos.damián: ¿no piensas hablar con tus hijos por lo de anoche?luciana: no, no, constancio ya se encargó de regañarlosy yo prefiero no meterme. es que después de los episodiosque yo tuve a mí se me cae la cara de vergüenzacon mis hijos, y además constancio aprovecharíala oportunidad para echármelo en cara, echarme la culpa,ya lo conoces. damián: te entiendo, hermana,te entiendo, te entiendo. luciana: eso no es lo que másme preocupa en este momento. tenías razón, constancioy andrea son amantes. sí, los descubrí en la oficina.damián: al que debería caérsele la cara de vergüenzaes a mi cuñado, ¿no? ¿meterse con la prometidade su hijo? esas cosas no se hacen, luciana,no se hacen. luciana: ya tomé cartasen el asunto, no te preocupes. damián: ¿ya hablaste con--con andrea? luciana: no, traté pero nollegamos a nada. es que esa tipa esuna ambiciosa, una trepadora, ¿puedes creer que constanciole retaba el departamento en el que vivía? se lo amuebló,le compró el coche y quién sabe cuántas cosas más.damián: bueno, es obvio que le saca dinero a tu marido,¿tú crees que anda con él por su linda cara?luciana: me voy a deshacer de ella, te juro que me voya deshacer de ella. damián: ¿vas a decirlea alejandro la verdad? luciana: eso no serviríade nada, yo perdí la credibilidad con mis hijos.la voy a recuperar, pero me voy a tardar, me va a llevar tiempo.damián: ay, hermanita querida. sabes que en lo que yo puedaayudarte, la verdad-- luciana: lo que sí hice fuehablar con la sirvienta esa, la empleada, la criadade regina. bueno, es que alejandrotiene los ojos puestos en ella, hasta le hizo creerque son novios, hazme el favor. yo creo que eso es una diversiónpasajera, pero en el fondo me conviene, sí, yo necesitoganar la batalla, tengo que sacar a andrea de esta casay de la vida de mi hijo. damián: ten cuidado, luciana,ten cuidado, eh. si es una cazafortunas, la otrano se queda atrás. también tiene engatusadoa mi hijo, tú los viste en la fiesta de año nuevo.según él, gracias a milagros decidió terminar con la farsade la silla de ruedas. luciana: sí, sí, peroen el fondo no me digas que no te hizo un favor.y más que con eso hugo decidió terminar con el encierro,y como tú dices, con el cuento de la silla de ruedas.damián: bueno, bueno, solo no dejes que las cosasse te vayan de las manos, ¿o quieres que te recuerdeel pasado de tu marido? luciana: damián,no te preocupes, en cuanto la trepadora esa deje de serun peligro para alejandro voy a ver qué hagopara deshacerme de la sirvienta. si puedo contra andrea,¿la otra mocosa qué va a durar? me hace los mandados,por favor.regina: no quiero que se vuelva a repetir lo de anoche,mis cuatro nietos en la cárcel como si fueran delincuentes.valeria: a ver, perdón, ¿cuatro? no, la "chamagosa" no estu nieta, así que no cuenta. y el abonado este recién"llegaducho" no tiene ni derecho de antigüedad, así que--regina: espera, a milagros la adopté como una nieta másporque se ganó mi corazón. mili: chúpate esa mandarina.regina: cállate, mili. mili: perdón, usted dispense,doñita. regina: con respecto a claudio,no es ningún intruso, es tu medio hermano.no te pido que lo aceptes y lo quieras de la nochea la mañana, pero sí que lo respetes, él tieneel mismo derecho que tú a llevar el apellido de tu padre.mili: chúpate esa mandarina. regina: te estoy viendo,milagros. mili: usted dispense, doña.valeria: abuelita, me está matando el dolor de cabeza, asíque si ya terminaste, me voy. regina: sí, ya.alejandro: perdónanos, abuela, ya no te enojes con nosotros,¿sí? te prometo que no vuelve a pasar.regina: [ríe] mili: ahí te va, claudio,ya le puedo decir que la bronca no empezó por nosotros.ay, ya no se me "encorajine", doñita.regina: [ríe] ¿y qué? ¿tú no me abrazasy me besas para que se me quite el coraje?[ríe] ay, los quiero, los quieromucho, pero por favor, no me hagan pasarestas angustias, eh. bueno, ya, quedan perdonados.mili: ah, pues, qué bueno, porque fíjese que necesitoque me de el día libre. alejandro y yo vamos a ira cenar. regina: ah, ¿y por una cenaquieres ausentarte todo el día?alejandro: es que mili me va a cocinar, "abue".regina: ay, no me digas. mili: sí, y tengo un"titipuchal"--no, ya sé que no se dice "titipuchal".tengo un chorro, ¿un chorro tampoco? ah, pues, tengo hartascosas que hacer. tengo que preparar muchas cosas,porque, pues, quiero lucirme. ya la socorro me dio una recetabien acá. deliciosísima.regina: bueno, está bien, está bien, no te preocupes.de todas maneras quiero pasar el día con mi nieto,tenemos muchas cosas que hacer. mili: ah, bueno, pues,para luego es tarde. ahí nos vidrios, doñita.claudio, cuídamela bien, eh. regina: alejandro, ¿cuándopiensas hablar con andrea? alejandro: hoy mismo, abuela.regina: está bien. bueno, pues, nosotros tambiéntenemos que irnos, claudio. tenemos que ir al laboratorio.claudio: sí. regina: bueno, eso te tieneincómodo, ¿verdad? claudio: es que, pues,no entiendo por qué tanta desconfianza, abuelita.pero está bien, si mi papá quiere estar seguro, pues,yo entiendo. [música]mili: oye, ¿cómo estás de tu herida? ¿se te abriópor la pelea? alejandro: no, pero cuando vayaa quitarme los puntos el doctor me va a regañar por cuidármelotan mal. mira, es la llavedel departamento de bobby, ¿te aprendiste la dirección?mili: la tengo anotada. [ríe]alejandro: y esto es para que compres todo lo que necesites.mili: conste que llegues como a las nueve, no quieroque me agarres bien apurada cocinando ahí, y toda la cosa.alejandro: va a ser una noche inolvidable.mili: si, eso espero. alejandro: te amo.[llaman a la puerta] regina: adelante.constancio: mamá, tenemos cita en media hora y no quierollegar tarde. regina: claudio, muéstralela medallita a tu padre. claudio: esta cadena me la pusomi mamá cuando nací.regina: ¿la reconoces, constancio?es la virgen de la soledad que llevaste al cuellodurante tu niñez, se la regalé a rosario para su hijo.constancio: no entiendo, ¿cómo es posible que tútengas eso? regina: es posible porquese trata de tu hijo, aunque no quieras reconocerlo.cuando yo se la vi a claudio no dudé ni un segundo.tú deberías hacer lo mismo. constancio: mamá, yo--regina: no, no, no hay pero que valga.tú no necesitas la prueba de ningún laboratorio para saberque claudio es de tu sangre, él es tu hijo.es tu hijo, constancio, acéptalo.lina: qué emoción, mili, vas a cenar con tu novio.míralos, los dos bien románticos a la luz de las velascon esa música suavecita que se antoja para bailarcachete con cachete, y luego los besos o las caricias,y él te carga en sus "brazotes" y te lleva a la recámaradonde los dos-- mili: no, los dos nada, porquela cena se acaba hasta que los besos y punto.lina: ay, bonita, no me salgas con eso.mili: pues, sí te salgo, ¿cómo ves? yo no soy de las quese comen la torta antes del recreo, primero su esposa,luego su mujer. lina: ay, ay, ay, eso yano se usa. si el bobby me pidiera que yole cocinara, uy, uy, le condimentaba la cenacon puro "toloache" para que después no se quedaracon las ganas de un postrecito. mili: pues, muy mal, lina, eh.¿qué no te has aprendido lo que siempre me dicesor cachete? cuando dejas que un hombre se coma el postrecorres el riesgo de que a la primer mordidita se empalaguey se largue. lina: ay, yo sigo sin entenderde dónde sabe tanto tu amiga la monja, va a terminar dandocursos de educación sexual. mili: sí, es que ella siempreque puede se escapa al cine, y seguro que ahí aprendetodas esas cosas. lina: ¿y a dónde vas a la cena?mili: en el departamento del amigo.lina: ay, ¿de bobby? ay, ay, ay, ay, hermanita,no seas mala, ¿sí? si puedes róbate algo,aunque sea un calcetín y me lo regalas, ¿sí?no importa que esté sucio. ay, prométemelo, ¿sí?uy, qué sabroso, uy, uy, uy. andrea: con que anoche estuvobuena la fiesta. alejandro: ¿ya te contómi hermana? andrea: ¿por qué no me llevaste?no me digas, querías encontrarte con la "chamagosa"y bailar con ella. alejandro: por favor, andrea--andrea: tenemos que hablar, alejandro, te siento distanteconmigo y tú sabes lo mucho que eso me afecta.alejandro: sí, tienes toda la razón, tenemos que hablar,nada más que ahorita tengo que ir al médicopara que me quite los puntos de mi herida y despuéstengo que pasar a la obra para revisar si llegóun material que hacía falta. ¿pero qué te parece sinos encontramos esta noche en la cafetería que estácerca de ahí? andrea: por mí está bien.¿pero para qué esperar? dime lo que me tengas que deciren este momento. alejandro: aquí no.andrea: ¿vas a dejarme, es eso? alejandro: por favor, andrea,necesito que hablemos como personas civilizadasy de la forma más tranquila posible.te espero allá entre siete y ocho, es importanteque me escuches, nos vemos.[llaman a la puerta] hugo: ¿sí?>> ¿estás ocupado? hugo: no, dime.>> a que no te imaginas en donde y con quien va a pasaresta noche milagros. constancio: mi madre estabaconvencida de que claudio y yo teníamos que realizarnosla prueba de paternidad, pero al final se arrepintióy no puedo obligarla. manuel: sí, pero yo sigosin entender nada, ¿de dónde salió ese muchacho?constancio: era un mensajero de mi empresa.manuel: sí, ¿pero cómo de mensajero llegó a ser hijo suyo?constancio: ¿pero usted cree que yo lo sé, padre?yo dudaba que milagros fuera mi hija y ustedme convenció. manuel: mili, digo, milagrossí es su hija. constancio: ¿y el otro?manuel: bueno, eso es lo que no entiendo, es muy rarotodo esto. mire, aunque doña reginano lo apruebe, usted tiene que hacerse esos análisis.constancio: sí, lo sé, lo sé. mire, quería mostrarle esto,padre. manuel: ah, la medallitade "miligol", ¿ella se la dio? constancio: no, la teníael muchacho al cuello. manuel: no, no puede ser.constancio: ¿entonces me confirma ustedque esta medalla es la que tenía milagros?manuel: absolutamente, es esta. constancio: entonces, pues,yo tampoco entiendo nada. ¿cómo--¿no habrá dos medallas?manuel: no, solo hay una, y con sus iniciales.constancio: ¿pero cómo puede ser esto entonces?manuel: ¿me permitiría quedarme con ella? solo unos días.constancio: sí, sí, sí, claro. manuel: mire, voy a investigar.pero desde ahora le digo una cosa, señor belmonte.ese muchacho no es el dueño de esto.constancio: entonces no es mi hijo.manuel: no lo creo. usted no tiene un hijo,tiene una hija, y los dos sabemos quién es.hugo: andrea, ven, por favor, que necesito hablar contigo.>> ella y yo hablamos el otro día por teléfonoy me contó que le habían robado su medallita en el bar--en la calle, en la calle. manuel: ah, así que en el lugarese a donde van a bailar, eh. bueno, ¿y nunca la recuperó?>> no, ni la a a recuperar. ¿por qué, padre?manuel: ¿por qué? porque aquí se va a armar la "rebambaramba".>> ¿la qué? manuel: la "rebambaramba".alejandro: cargo a la cuenta, por favor.>> está bien. hugo: buenas noches, alejandro.alejandro: ¿qué haces aquí? hugo: llegó el momento de quetú y yo hablemos sobre carmen.[llaman a la puerta] mili: [resuella][resuella] andrea: ¿llego a tiempopara la cena? mili: ¿tú? ¿dónde estáel alejandro? andrea: ¿qué no es evidente,querida? te dejó plantada y me mandó a mí para decírtelo.[música][música] mili: no estés con mentiras,eso no es verdad. andrea: ay, no estés tan segura.mili: ya ha mentido otras veces, como cuando se metió en su camay me hizo creer que se acostó con él, alejandro ya me dijoque nada pasó entre ustedes. andrea: ¿y qué queríasque te dijera? ay, por dios, no puedes ser tan ingenua.mili: si viene para hacerme dudar del amor que alejandrosiente por mí, pues, está perdiendo su tiempo.por lo que es a usted, yo ya no le creo nada.andrea: ¿qué quieres para dejarlo en paz, para desaparecerde su vida? dímelo. ¿qué? ¿qué quieres con él?¿cuánto quieres? ¿lo que buscas es dinero, no es así?alejandro: mira, hugo, milagros me está esperando.hugo: tenemos que hablar, ¿no crees? ¿o eres tan cobardeque no quieres dar la cara? alejandro: muy bien, hablemos.hugo: crecimos juntos, alejandro, antes de accidenteéramos mejores amigos. más que primos éramoscomo hermanos. si alguien en ese momentome hubiera preguntado en quién confiaba, sin duda hubieradicho que tú. alejandro: hugo, lo que sucediócon carmen no es como tú piensas.hugo: ¿y qué es lo que yo pienso?alejandro: no sé, dímelo tú. hugo: la besaste, alejandro.alejandro: sí, lo reconozco. hugo: eres una porquería,una basura. alejandro: carmen no erala mujer que tú creías, hugo. hugo: no voy a permitirque hables mal de ella porque ella no está aquí paradefenderse de tus calumnias. alejandro: no son calumnias,hugo. estás en todo tu derechode juzgarme y pensar lo que se te antoje de mí,pero al menos merezco una oportunidad de queme escuches para que conozcas mi versión de los hechos.hugo: solo quiero que me contestes algo, ¿quedó todoen un beso o te acostaste con ella? contéstame.alejandro: sí. mili: a alejandro buscoquererlo mucho, mucho, mucho, hasta que me muera.andrea: no seas ridícula. mili: yo soy como mi jefecitaque está en el cielo, solamente amó una vez, y amó hasta quese le acabó la vida. andrea: aparte de ordinaria,sentimental y cursi. mira nada más cómo decorastela mesa, qué mal gusto para las flores, no hacenjuego con las velas. y mira cómo estás vestida,muy vulgar, hasta podrías trabajar en una esquina.mili: ah, ¿sí? pues, para eso usted me tendríaque mandar a sus clientes. andrea: mira que eres venenosa.mili: no tanto como usted, lárguese de aquí.andrea: ¿quién te entiende? si en la mansión me tuteas,y hasta me dices de cosas y aquí me tratas de usted.mili: váyase o píntate de colores, que es lo mismo,no debe tardar en llegar alejandro.andrea: ya te dije que no va a venir, ¿por qué no me crees?cierra la puerta. mili: ya se lo dije,por mentirosa. andrea: aquí la que no estásiendo honesta eres tú, y francamente no me tragoese cuento de que quieres a alejandro, sinceramente.tú buscas algo más, ¿crees que va a casarsecontigo, querida? ¿que vas a dejar de ser lo que eres?mili: alejandro me ama. andrea: otra sirvientitaque se cree la cenicienta. alejandro se divierte contigo,eres su capricho. suponiendo que fuera ciertosu amor por ti, ¿piensas que su familia va a quererque una mugrosita como tú se convierta en su esposa?mili: claro que sí, porque ellos se van a dar cuentade que yo soy la mujer que va a hacerlo feliz.andrea: no seas estúpida, alejandro tiene un futurobrillante y tú se lo destruirías.mili: pues, para que se lo sepa, doña regina nos apoyay la señorita luciana también. ella no la quiere a ustedpara nuera, en cambio a mí-- andrea: ¿luciana? esa pobreborracha tiene que hacer algo con su alcoholismo.mira que lanzar a su hijo en brazos de la servidumbre.necesita internarse urgentemente porque está completamente loca.alejandro: hugo, no pienses que yo hice todo porque no fue así.créeme, por favor. hugo: ¿vas a decirme que fueella la que te buscó, la que se te metió en la cama?alejandro: pues, de cierta forma sí fue así, carmen era una mujerhermosa, lo reconozco. y no te niego que cuandola conocí me impactó. pero en cuanto supeque tú y ella se hicieron novios, yo empecé a verlacon otros ojos. hugo: era la mujer que habíaescogido para mi esposa, alejandro, la madrede mis hijos. contigo pasaba horas hablandode ella, de todos mis planes, ¿cómo pudiste hacerme eso?alejandro: se me fue de las manos, hugo, se me fuede las manos. todo empezó con un juegode miradas, sonrisas, hasta que carmen empezó a insinuarsedescaradamente. hugo: cállate, cállate.alejandro: hugo, carmen nunca fue la mujer que tú pensabas,para mí sería muy fácil dejar que creyeras lo peor de míy no manchar el recuerdo que tienes de ella.es tiempo de que abras los ojos, de que sepas la clase de personaque era carmen en realidad. hugo: no sigas, no sigas.alejandro: carmen no merece que guardes un recuerdo tan limpiode ella, no merece que hayas pasado todos estos añosencerrado en tu cuarto sufriendo por haberla perdido, porque ellano te amaba, hugo. hugo: no, no, eso no es verdad.alejandro: hugo, yo no fui el único.hugo: sí, sí lo fuiste. fuiste el único, el únicoque nunca debió hacerme eso. alejandro: perdóname, perdóname.constancio: me tomé la libertad de servirte una copa.luciana: no quiero. constancio: de todos modosaquí te la dejo, a lo mejor después se te antoja.al fin de cuentas el alcoholismo es un mal incurable.luciana: el odio también es incurable, constancio.constancio: no sé por qué lo dices.luciana: dime una cosa, ¿qué sientes ahora que aparecióel hijo de esa sirvienta? constancio: ¿por qué preguntaseso? luciana: porque conozcola historia. desde que tú y yo nos casamosquise hacerte una pregunta y nunca me animé.constancio: hazla. luciana: ¿la amaste?¿amaste a esa sirvienta? constancio: sí, a ellasí la ame. luciana: por eso me odiastedesde un principio, desde que nuestros padresarreglaron nuestra boda, ¿no es así?constancio: ¿acaso tú estabas enamorada de mí?luciana: no, no, y venía-- constancio: yo sé perfectamentede dónde venías y lo que traías bajo el brazo.luciana: yo no te iba a decir de dónde venía,si no como venía. yo estaba destruida, constancio.tú no sabes lo que fue estar sola esperando un hijo en parísde un hombre que no estaba conmigo.constancio: ¿lo quisiste? ¿quisiste a ese tipo?luciana: sí, y con el tiempo a ti también te quise.me lastimaste mucho con tus desprecios,pero te quise. constancio: luciana.luciana: ¿qué? constancio: ¿esa cremaque te pones es anti arrugas? luciana: sí, ¿por qué?constancio: devuélvela, te estafaron.[música]alejandro: por favor, hugo, no te esto pidiendo que seamoslos amigos de antes, pero intenta perdonarme.te juro que si pudiera volver el tiempo atrás cambiaría todo.lo único que te puedo decir ahora es que lo lamento muchoy que eres mi primo, y que te quiero.hugo: mi papá te vio esa noche, la del accidente, cuandoestabas besando a carmen. alejandro: sí, ya sé,me lo dijo. hugo: le afectó tantotu traición que bebió más de la cuenta, y, bueno,el resultado ya lo sabes, ¿no? carmen y mi mamá está muertas.alejandro: no, hugo, no me hagas sentir culpable.hugo: te perdono, alejandro. a pesar de que sea tu culpaque ellas no estén aquí.ven, dame un abrazo.si la vida fuera justa hubieras ido tú en ese auto,tú y carmen, los dos.eres mi primo, alejandro,y también te quiero. pero, bueno, me dijiste quemilagros te estaba esperando, ¿no? vete, no quieroque se te haga más tarde. alejandro: de hecho quedéde verme aquí con andrea para hablar con ella, ¿dónde está?hugo: no sé, andrea me dijo que tú querías encontrarteaquí conmigo, por eso vine. ¿que no fue así?alejandro: no. hugo: bueno, eso ya lo aclararáscon ella, no te preocupes. vete, yo pago la cuenta.ándale.maldito mentiroso. andrea: ay, mira la hora,ya se te enfrió la cena. se están consumiendo las velas.alejandro no va a venir. mili: sí va a venir.andrea: ¿piensas esperarlo toda la noche?mili: ya, ya lárguese, lárguese, déjeme en paz.andrea: ay, no seas grosera, te estoy haciendo compañía.¿qué te parece si cenamos? me muero por probarlo que cocinaste. mili: voy a buscar el venenopara ratas y ahorita le sirvo. andrea: ay, qué simpática.seguro que tienes a alejandro todo el tiempo riéndose contigoy de ti. mili: pues, si no se va,la que se larga soy yo. no tengo por qué aguantarla.andrea: [ríe][>>] yo se lo suplico encarecidamente, doña roxana.hable con horacio, dígale dónde está su hija,devuélvale un poco de paz a ese pobre hombre que estátriste todo el tiempo.lina: ay, mili, ¿qué pasó? ¿por qué llegaste tan temprano?mili: ay, ni me preguntes que vengo que revientocomo chino-- lina: ay, no me digasque el joven alejandro trató de propasarse, eh.mili: ni siquiera llegó a la cena, me llevóa la pelos tiesos para avisarme que no iba a venir.vieja "canija", me quedé con las ganas de "desgreñarla".luciana: oye, no, espérame, hermanita, ¿cómo estáeso de que te cayó el-- mili: pues, no sé, la tipa esase apareció en el departamento y me dijo una de cosas,todas mentiras. >> mm, mira nada más,por lo que veo tu cena romántica fue todo un éxito, eh.lina: ay, no te metas en lo que no te importa.>> tienes toda la razón, no me importa, pero me da risaque esta crea que le van a bajar la luna y las estrellas.eres una tonta, milagros. lina: ay, mírala, la "burrota"hablando de orejas. mili: déjala, lina, pobrecita,habla de envidia, como a ella nadie la quiere.>> ¿envidia? ¿y yo qué tengo que envidiarte?mili: pues, que soy feliz. eso, ¿o acaso tú eres feliz?>> ¿y cómo puedes ser feliz con este uniforme?mili: a mí el uniforme no me molesta, es lo de adentrolo que vale, y lo que tengo dentro del uniformeestá muy feliz. lina: para que veas.andrea: llegas a tiempo para cenar, mi amor.[música]andrea: por favor, siéntate, el pescado no estáfrío del todo, me imagino que quieres probarlo que te preparó tu gatita. ¿o prefieres que la llamede otra manera? tú dime, eh. hay un sinfín de cosasque la describen a la perfección, podemosempezar alfabéticamente. a de arrastrada, b de buscona,c de corriente, y así llegar hasta la z, por zorra.alejandro: ¿dónde está milagros? andrea: se cansó de esperartey se fue, ahora explícame de quién te estás burlando.¿de ella o de mí? porque una de las dos sale sobrandoen tu vida. ¿o pretendes casarte conmigoy seguir con la sirvienta? alejandro: no son misintenciones. andrea: ¿hasta cuando pensabasverme la cara de estúpida? porque cuando me fuistea suplicar-- alejandro: yo nunca--andrea: que volviera contigo, ¿qué fue lo que te pedí?fui muy clara cuando te pedí-- que no pensaba regresar contigosi no eras capaz de comprometerte conmigo,¿y qué hiciste, infeliz? me pediste que fuera tu esposa.alejandro: fue un error, lo hice porque en ese momento yo--andrea: lo hiciste, y eso es lo único que importa.me diste tu palabra, alejandro, entiende, y la tienesque cumplir. alejandro: yo no puedo casarmecontigo. andrea: ¿hasta dónde pensabasllegar con tu engaño? intenté quitarme la vidapor ti y desde que llegué a tu casa no ha habido una solanoche en que haya dormido tranquila, me enfermaverte con ella, me denigra que quieras dejarme por esa mugrosa.alejandro: andrea-- andrea: no me toques.alejandro: merezco todo lo que piensas de mí, y esperoque algún día logres perdonarme por el daño que te estoyhaciendo, andrea. pero lo de nosotros tieneque terminar. andrea: yo decido si nuestrarelación termina o no. alejandro: no existe nada entretú y yo, nunca existió. nunca, estoy enamoradode milagros, y aunque el mundo se me venga encima, y aunquemi familia nunca me vaya a aceptar, tengoeste sentimiento y lo voy a defender.andrea: escúchame muy bien, alejandro, mientras viva,tú y esa desgraciada no van a estar juntos.alejandro: me marcho. andrea: ¿te vas sin probarlo que te cocinaron con tanto amor?alejandro: sí, andrea.socorro: me muero de sueño, rocky, ¿de veras no podemosdejar esto para mañana? rocky: no, socorrito,¿que no ve que tengo que practicar para curarleel humor al horacio? socorro: ay, vayaque lo necesita. rocky: mire, usted hagade cuenta que yo soy su doctor, cuénteme sus problemas.socorro: ay, no, a mí no me gusta hablar de mi vida.rocky: bueno, pues, entonces invéntese algo, algo que seaasí como muy feo. ah, ya sé, usted me vaa platicar de su relación con los hombres y su hija, eh.el hombre con el que tuvo su hija, pero todo mentira,todo mentira, no me vaya a decir que fue su marido o su novio,no, dígame algo "cañón". dígame que abusaron de usted,eso, y que usted no quiere saber nada de los hombresporque la violaron.sale, qué sensible, socorrito, era de "mentis".manuel: aquí está, es la medalla de mili, ¿verdad?>> sin duda esta es, sí. ¿pero dice usted que la teníaese muchacho--¿cómo dice que se llama?manuel: claudio, y, sí, la tenía él, pero no me pregunte cómollegó a sus manos. >> ahora la pregunta no esde dónde viene la medalla, si no a dónde va.manuel: ah, ¿sugiere usted que se la devolvamos a miligol?digo, a milagros. >> todo lo contrario,si se la ven en la mansión sabrán que es la hijadel señor belmonte. no, no, no, mejor consérvelausted, padre. recemos al señor para que prontoilumine esa casa con la verdad y milagros descubra que tieneuna familia. manuel: mis oraciones serántambién para la familia belmonte, para que sepanque están frente a un impostor. >> dios nos ayudará.claudio: y la abuela me llevó a un centro comercial, me compróun montón de cosas, hasta una patineta,eso fue lo más "chido". ya voy a poder tirar la tablacon ruedas que tengo allá en mi "cantón".braulio: esta es tu casa ahora, no lo olvides, aunque muchosno te quieran y-- claudio: pero la abuela--braulio: pero tu abuela sí, y parece que el señor damiántambién, pero nadie más. no tienes que confiar en nadie.y tienes que ser fuerte, muy fuerte.claudio: alejandro, alejandro también ha sido "rete"--braulio: no, claudio, no, alejandro es tu enemigo,él ocupa el lugar que a ti te corresponde, y yo voya ayudarte a destruirlo. porque todo esto tiene que sertuyo, la casa, la empresa, todo.absolutamente todo. claudio: ¿y usted me va ayudar?braulio: más de lo que tú piensas, mucho más.eh, sobrino mío. [música]alejandro: mili. mili: ¿se puede saber dóndediablos te metiste? alejandro: te explico después.todavía es tiempo de salvar la noche,vístete y nos vamos afuera. te voy a llevar a un lugarmuy especial. mili: me compré un vestido"rete" lindo con el dinero que me diste.alejandro: ¿en serio? mili: estaba en oferta.pero ya se me arrugó todo. alejandro: ¿y la ropa quete compro mi abuela en año nuevo?mili: solo fueron dos vestidos, el que me puse para la fiestay otro, ah, que también está "rete" elegante.alejandro: ponte ese, no te tardes, ¿ok?te espero afuera. mili: ok.alejandro: te amo.mili: no, no. alejandro: ¿no quieresque te bese? mili: sí quiero,pero tengo miedo. alejandro: ¿miedo de qué?mili: de despertar. porque esto debe ser un sueño.alejandro: no, no es un sueño.mili: ¿de qué te ríes? alejandro: de que tu bocasabe deliciosa. mili: deliciosa debe saberla comida que hay en este restaurante, ¿ya visteel tamaño? parece un castillo.alejandro: ¿me acompaña al castillo, princesa?ambos: [ríen] mili: alejandro, ¿qué es esto?alejandro: ¿cómo que qué es? es un restaurante,es el mejor de la ciudad. mili: ah, no esto estábien elegante. alejandro: espérame.mili: en serio, alejandro, mira, me cae que yo conozcoun puesto de tacos que abre toda la noche.alejandro: nos vamos a quedar aquí.mili: ay, pero, es que-- alejandro: es que nada, ven.mira, esta es nuestra mesa. mili: buenas noches, gracias.qué lindo.alejandro: mili, la servilleta.esta noche es solo para ti, para los dos.gracias. mili: pero solo un traguito, eh.no me vaya a pasar lo de aquella vez.ambos: [ríen] alejandro: por ti.mili: por ti. alejandro: por los dos.damián: te estoy esperando desde hace rato para hablar.dime, ¿qué te pareció tu recámara?claudio: [vitorea] aquí me sientocomo en un palacio. mañana que vaya a mi casale voy a decir a mi jefecita que agarré una "chamba"fuera de la ciudad y que me voy por unos meses, se va a ponerbien contenta cuando le deje su dinerito.damián: ¿cuánto te dio esta vez tu querida abuela, eh?claudio: no mucho. damián: recuerda que tenemosque repartir. claudio: no, esto espara mi mamá. damián: quedamos en algo,claudio. yo te metí en este negociode ser el nieto de la vieja, eh. tenemos un trato.claudio: lo tenemos, pero lo que me dio hoy no esni para mí ni para ti. damián: recuerda que puedocontar que eres un farsante. claudio: no lo va a hacer,porque usted también se hunde. buenas noches.alejandro: buen provecho. mili: [riendo] tonto,eres un tonto. ay, qué hermoso,qué lindo. alejandro: ¿bailamos?mili: sí.[ríe]alejandro: ¿no te parece que es una noche fantástica?mili: sí, no quiero que termine nunca.alejandro: mira, ¿te imaginas mi cara a los 80 años?mili: [ríe] en verdad no, qué loco estás.alejandro: mili, ¿te gustaría envejecer conmigo?mili: no entiendo. alejandro: milagros,cásate conmigo. mili: ¿qué?alejandro: que quiero que seas mi esposa.

Cargando Playlist...