null: nullpx
Cargando Video...

Al Diablo con los Guapos Capítulo 136

Néstor termina con Luciana debido a todas sus mentiras. Alejandro y Mili aceptan frente a Hugo y Florencia que aún se aman y el padre Manuel tiene que intervenir. Luciana le confiesa a Andrea que Constancio la engaña con ella.
30 Jun 2021 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... luciana: no entiendo de quéestás hablando. tú mejor que nadie sabesque yo sería capaz de cualquier cosa con tal de defendera mis hijos. néstor: no me salgas con eso,ya quítate la máscara porque sé perfectamentebien quién eres. luciana: soy una buena madre,eso es lo que soy. néstor: no me hagas reír.luciana: no te hago reír, estúpido.todos pueden decir lo que quieran de mí.van a decir que soy una borracha, que me equivoco,que cometo muchísimos errores. pero nadie ni tú me puedenvenir a decir que soy una mala madre.néstor: estás muy lejos de serlo, luciana.una madre nutre, regala amor, comprensión, protege.no da veneno. luciana: cállate.ay-- néstor: ay, ya, por favor,no empieces a llorar. esta vez no me van a conmovertus lágrimas. mucho tiempo me tuve que tragartu papel de víctima, pero no más, luciana, no más.luciana: déjame. suéltame.néstor: eso es lo que voy a hacer,eso es lo que voy a hacer. pobrecita luciana.la maltrata su marido, la humilla, sus hijosson injustos con ella. nadie la entiende más que yoy me necesita, necesita de mi amory de mi cariño. en todo me equivoqué.luciana: no digas eso, néstor. néstor: tal vez no me equivoquéen algo. sí eres víctima.la víctima de tu propia amargura.y víctima de ti misma. no, no, no, luciana.esta vez me vas a escuchar, pero sin una sola gota de alcoholen la sangre, ¿entendiste? luciana: vete de aquí,déjame sola. vete, vete.no voy a permitir que tú también vengas a ofenderme y abusarde mí, ¡lárgate! me golpeaste.néstor: no, no, luciana. luciana: sí, me golpeaste.voy a llamar a mi hijo. quiero que vea con sus propiosojos cómo me tratas. quiero que escuche lo que túme estás diciendo a mí. le voy a pedir que te corraa patadas de mi casa. ¡alejandro, alejandro!¡alejandro! néstor: y cuando entre por esapuerta nos vas a explicar a los dos por qué mentistehaciéndole creer a alejandro y a milagros que eran hermanos.anda, ¿qué esperas? vamos, llámalo, anda.florencia: quisiera pensar que eres sincera, milagros,pero conozco todos tus juegos. prometes muchoy cumples muy poco. hugo: no, esta vez va a serdiferente, florencia. yo te voy mi palabra.tú encárgate de que alejandro respete la decisión de mi esposay no la vuelva a presionar ni a acosar.florencia: está bien, hugo. haz tu parte y yo hago la mía.alejandro: oye, oye, yo no necesito que hables por mí.y tampoco voy a permitir que tú me digas lo que tengoque hacer, ¿te queda claro? hugo: alejandro,no me provoques. alejandro: no me provoquestú a mí. mili: ¿y si soy yola que te lo pide? si yo te suplico que yano me busques, que ni siquiera me dirijas la palabra,¿lo puedes hacer? alejandro: no.braulio: adelante, padre manuel, qué gusto verlo.me imagino que su visita se debe a la estupenda noticia, ¿no?manuel: ¿a cuál noticia te refieres, braulio?braulio: al embarazo de gloria, por supuesto.manuel: no, yo vine porque alejandro me pidió--¿qué cosa? ¿cómo que gloria estáembarazada? florencia: veo que no sirvióde nada lo que pasó. eso es lo poquitoque te importo. alejandro: ¿puedes dejarde chantajearme, por favor? créeme, esta no es la formade conseguir las cosas. al menos no conmigo, florencia.no quiero que se vuelva a repetir lo que hiciste.y sí, voy a seguir a tu lado, florencia, no voy a mencionarla palabra "divorcio" a tu lado, ¿qué más necesitas?¿que niegue el amor que siento por milagros?florencia: pues sí. por consideración a mí, sí.alejandro: ah, perfecto, entonces lo niego, señora.¿qué les parece? vamos todos a pretenderque milagros y yo no estamos enamorados para que todospuedan vivir felices y todos estén tranquilos.pero se me hace absurdo porque los cuatro sabemosperfectamente que eso es mentira.y si queremos solucionar algo, vamos a partir por decirla verdad y por aceptarla. milagros y yo nosseparamos injustamente. tomamos decisiones equivocadaspor creer que nos unía la sangre.sí, me casé contigo queriendo olvidarla.y eso tú lo sabías perfectamente, florencia.pero no pude. lo siento en el alma, perdón,no pude. mili: yo tampoco he podidodejarlo de amar. hugo: yo lo sé, milagros.lo sé perfectamente. alejandro: hugo, cuando yo penséque mili era mi hermana, yo mismo le pedíque se acercara a ti. y que te aceptara como novioy que intentara ser feliz a tu lado.sé que también la amas, hugo, y que también te está doliendomucho lo que está pasando. hugo: no, no, tú no tienesni la más mínima idea de lo que yo siento.pero está bien, te doy la razón. ninguno de los cuatro podemosnegar que ustedes dos se siguen amando.entonces, a partir de ahí tenemos que hacer algopara que esta situación termine de una vez por todas.florencia: ¿y qué es lo que propones?hugo: lo más lógico, lo más coherente.alejandro: ¿que vendría siendo? hugo: que vendría siendo que túy florencia se vayan a vivir a otra parte.[música][música]néstor: alejandro es tu hijo, luciana, es mi hijo.¿cómo fuiste capaz de rebatarle la felicidad de las manos?luciana: para salvarlo. néstor: ¿de qué? ¿del amor?luciana: de esa mugrosa que nunca va a estar a su nivel.de esa bastarda infeliz. yo quise salvarlo de las garrasde la hija de la sirvienta que a mí me arruinó la vida.a mí, porque esa maldita me vino a robar el amor.por culpa de esa gata yo nunca he podido ser feliz.lo único bueno que hizo esa gata de rosario fue morirse.y ojalá que milagros también estuviera muerta.lina: ¿qué voy a hacer, socorrito?siento tantas cosas aquí adentro.estoy muy confundida, yo no me esperaba esto.socorro: te entiendo, lina, más de lo que tú crees.lina: ¿de veras? es que yo siento que mi vidase acabó. cuando lo sepa el bobby,no va a querer volver a verme y ningún hombre se vaa fijar en mí. socorro: no, no hables así.no seas tan dura contigo misma. lina: esto me pasa por bruta,por mensa. es mi culpa y de nadie más.socorro: no, no es tu culpa solamente, eso tienesque grabártelo, lina. lina: ¿tú qué haríasen mi lugar, socorrito? ¿qué hago?¿tengo a mi bebé? socorro: bueno, pues yolo tendría. jamás dudaría de eso.lina: me lo dices porque tú nunca viviste lo que yoestoy pasando. socorro: ay, lina,tú no tienes idea. en mi caso, fue mucho peor.lina: ¿por qué lloras, socorrito?socorro: cuando tenía más o menos tu edad,abusaron de mí, lina. un mal hombre me tomó ala fuerza, yo quedé embarazada.luciana: néstor, por favor, no te vayas.yo te quiero. te juro que yo te quiero.es que esto lo podemos resolver, de verdad, piénsalo.de verdad, es que piénsalo. dame otra oportunidad.néstor, no, no quiero que te vayas.de verdad, no quiero, no quiero. este es tu lugar, conmigo.no quiero que te vayas de mi lado, no quiero.néstor: entiéndelo, luciana. de golpe se murió todo el amorque yo sentía por ti. luciana: no me digas eso.te suplico que no me digas eso, por favor.néstor: yo no puedo segur al lado de una mujerque no merece mi respeto, mi cariño, que no merece nada.no voy a permitir que le sigas haciendo daño a mi hijo.y ten presente que si antes no tenía un padre que velarapor él y que lo defendiera, ahora es muy distinto.ahora alejandro ya me tiene a mí.hugo: alejandro, razona las cosas, por favor.por el bien de todos, lo mejor es que tú y florenciase vayan de esta casa. florencia: estoy de acuerdocon tu primo. además, alejandro,ya lo habíamos hablado, es lo más sensato.alejandro: y tú, mili, ¿también quieres que me vaya de aquí?luciana: néstor. néstor, no te vayas, por favor,tenemos que hablar. néstor, no quiero que te vayas,no me dejes así. por favor, ven conmigo,quiero hablar contigo. no me dejes acá como una idiota.néstor: aquí los tienes, luciana, míralos,contempla tu obra. mira la tristeza en sus ojos.el esfuerzo que están haciendo por no llorar.este es el amor que destruiste.[música][música] néstor: míralos bien.aquí tienes a tu hijo junto a una mujer que no soporta.a milagros casada con alguien que no ama.aquí tienes tu obra, luciana. míralos, míralos.luciana: ¡no, no!néstor: me voy, alejandro. después de lo que sucedió,ya no puedo seguir aquí. alejandro: ¿para qué me lo dice,señor miranda? ¿usted piensa que a míme interesa lo que haga o deje de hacer?néstor: soy tu padre, no me veas como un enemigo.quiero que te des la oportunidad de conocerme.por favor, no te alejes de mí. ¿me puedes dar un abrazo?después te llamo. mili, trata de estar siemprecerca de mi hijo, alejandro te necesita.florencia, de veras lo siento mucho.andrea: ¿qué pasa? néstor: pregúntale a constancio.manuel: lo que hiciste no tiene nombre.gloria: sí tiene, padrecito. se llama hacer el amorcon la persona que más quieres en la vida.ya, no se enoje, no me regañe. manuel: ¿cómo no te voya regañar? en el convento te enseñaronque eso se hace después del matrimonio, no antes.braulio: si me deja meter mi cuchara, padre,los tiempos cambian. ahora los jóvenes experimentan--manuel: la falsa moral. la lujuria, el pecado.horacio: padre, discúlpeme, pero mire, está tan coloradoque parece pitaya madura y parece que se le vana reventar los cachetes. mire, vamos a calmarnos--manuel: estoy calmado. gloria: él y yo nos vamosa casar. manuel: pero claro que se vana casar. si te dejó sembrada la semillade la vida. gloria: padre, por favor,no se me ponga así. es que me siento bien mal.ya, ya no se me enoje. mire, le voy a decir la verdad.es que a usted no le puedo echar mentiras,no está bien que lo haga, déjeme le cuente.manuel: ya está bien, no es necesario que digas nada,gloria. lo hecho hecho está, ya.gloria: pero, padre, lo que-- manuel: está bien, hija, ya.no pasó nada, ya. solo, por favor, perdónameeste exabrupto. todo esto me agarró de sorpresay... por favor, dame un abrazoy déjame felicitarte, pues. vas a ser mamá.socorro: sentí tanto dolor, tanto asco.tuvieron que pasar mucho años para que yo me pudierasobreponer. y aún así todavía hay nochesen que tengo pesadillas y vuelvo a vivir esemomento tan espantoso. lina: ¿y qué hiciste cuandote diste cuenta que esperabas un bebé?socorro: pues yo pensaba que el mundo se me iba a venir encima.no paraba de llorar y estaba muy confundida, así como túen este momento. mi cabeza no dejabade dar vueltas. fíjate, una parte de míquería perder ese bebé, pero la otra me decía "no, no,tienes que verlo nacer". lina: ¿y te decidistepor perderlo? socorro: no, lina.yo decidí tener a mi karli.lina: ¿karla es--? ay, socorrito.socorro: y a pesar de su caráctery de los dolores de cabeza que a veces me da,nunca, nunca, nunca, nunca me voy a arrepentirde haberla tenido. porque ¿sabes una cosa?cuando karla llegó al mundo y yo la cargué en mis brazos,llenó un vacío muy grande porque yo tenía un vacíoen el corazón. me dio una esperanza,me dio la fuerza que necesitaba para luchar,para salir adelante. ¿sabes?por fin tuve a quien darle todo mi amor,toda mi alma. y a través de mi hija,yo he conocido la felicidad. lina--lina: después de saber esto, más coraje me da que karlasea tan desagradecida contigo. no se merece una mamá tan buenacomo tú, socorrito. socorro: pues tal vez yo cometíun error porque, ¿sabes? no le dije la verdad.karla piensa que yo estaba casada cuando la tuve.y que al poco tiempo su papá nos abandonó.pero ¿sabes? yo no quería que ellasupiera que fue producto de un acto de violencia.yo siempre le dije que ella había nacido de un acto de amor.lina: socorrito, ¿y mi papá sabe todo esto?socorro: sí, lina, horacio conoce mi pasado.lina: es que yo tengo mucho miedo de que mi papáme deje de querer. socorro: no, no tengas miedo,él es muy bueno. es tan maravilloso que, ¿sabes?a mí nunca me juzgó. al contrario, me hizo sentirmás amada. y lo mismo va contigo,te lo aseguro. de veras, lina.no llores. no llores.lina: socorrito. karla: mamá.socorro: hija. karla: ma.socorro: no llores. karla: me quiero morir.socorro: lo sé, hija. no llores.karla: me quiero morir, mamá. socorro: no, karla.[música][música]manuel: ¿por qué esas caras, muchachos?¿sucede algo? alejandro: el señor mirandase acaba de ir, padre. se fue de esta casa ya.manuel: me alegro. néstor no tenía nadaque hacer aquí. ya era hora de que recuperarala cordura. pero bueno, me dijiste que túy milagros necesitaban hablar conmigo.sí, así es. ¿podemos ir al estudio?manuel: claro, hijo, faltaba más.alejandro: vienes con nosotros, ¿verdad, mili?hugo: si mi esposa va, yo también voy.florencia: en ese caso, vamos todos.manuel: no, señores, ustedes se me quedan aquí sentados.hugo: pero, padre-- manuel: no, nada de peros.no sean entrometidos. enseguida regresamos.alejandro: ¿vamos, padre? manuel: sí.florencia: oye, ¿qué le pasa a este padre?nos dijo metiches.andrea: me acabo de enterar que néstor te dejó.no sabes que pena me da, luciana.¿qué pasó? ay, de seguro se buscóuna más jovencita que tú. ¿o me equivoco?luciana: ¿de verdad quieres saber qué pasó?¿por qué se fue? pues néstor me encontróbesándome con constancio. andrea: eso quisieras.constancio te desprecia. luciana: puespara tu información, constancio te engaña conmigodesde hace ya bastante tiempo. yo feliz, porque lo cuernosson tuyos. salud.mateo: solo dejo estos papeles y nos vamos a echar unas chelas,mi fer. fer: pero no te tardesque me muero por platicarte todo lo que pasócon la estúpida de karla. mateo: dame 20 minutos.fer: te juro que no vas a parar de reír,está buenísimo. y bueno, cuando sepaslo que vino a decirme lina, te vas a quedarcon la boca abierta. esa tipa es una imbécil.mateo: está bien, está bien, que sean diez minutos.una cosa, mi fer, no vayas a entrar.este cliente es medio pesado, tiene sus cositas.espérame aquí afuera. fer: sí, como quieras.[timbre] villalobos: ¿quién?mateo: mateo.cinco minutos. manuel: todavía no puedoasimilar que gloria esté embarazada.alejandro: ¿cómo? mili: ¿eso le dijo ella,padrecito? manuel: no, ella no,fue braulio. me recibió con esa noticia.mili: ¿y gloria no lo negó? manuel: no, ¿por qué ibaa negarlo? mili: no, déjeme hablarcon ella, padre, y le prometo que mañana la llevo al conventopara que usted la confiese y le ponga buena regañada.manuel: ya la regañé, miligol. mili: pues la va a regañar más,yo sé lo que le digo. manuel: bueno, bueno, ya.pero no estamos aquí por eso. en la iglesia me dijisteque los dos tenían que hablar conmigo para algomuy importante. alejandro: así es, padre,pero a mili y a mí nos gustaría que fuera en secretode confesión. manuel: ¿tan grave es?ay, dios mío, que no sea lo que estoy pensando.alejandro: se trata de constancio, padre.manuel: menos mal. bueno, ¿qué sucede con él?alejandro: pues tengo la sospecha de que constanciofue el culpable del accidente de mi suegro.manuel: no. alejandro: sí.creo que él lo mandó a matar, padre.constancio: mi amor, te estuve esperando.acabo de salir de la tina, puse música hasta que me quedéprofundamente dormido. andrea: dime que es mentira,constancio, dime que no te has estado acostandocon la borracha esa. constancio: ¿de qué hablas?andrea: néstor los descubrió en la cama.constancio: ah, bueno. bueno, pero yo no propicié nada.luciana estaba bebida y, bueno, ya sabes,se me fue prácticamente encima, me atacó.y no me dio tiempo de reaccionar.comenzó a besarme como loca y, bueno, en fin, tú sabesque yo no soy de piedra. andrea: no vuelvas a ponermelos cuernos con tu esposa. luciana: constancio, te avisoque néstor me acaba de dejar. se llevó todas sus cosasy no piensa regresar. constancio: ¿y a qué vienes?¿a que llore contigo? luciana: vengo a exigirteque eches a esta vieja de mi casa.no tiene ningún caso seguir fingiendo, constancio.entre nosotros las cosas están mucho mejor.yo te quiero de regreso en mi recámara y en mi cama.manuel: por favor, hijo, yo sé que estás muy resentidocon constancio en este momento, pero lo que estás diciendoes una locura. alejandro: es que ustedno lo conoce como yo, padre. manuel: no, lo conozco másde lo que crees, alejandro. yo sé que no ha sido un buenpadre para ninguno de los dos. que es un ser humanolleno de errores, que peca de soberbia, de egoísmo.pero no es un criminal, hijo. yo me resisto a creerlo.lo que me estás diciendo es una simple sospecha.solamente eso. alejandro: pues sí,pero es que yo ya no sé ni qué creer, padre.manuel: bueno, ¿no te has puesto a pensar que puedes estarequivocado? mili: yo no lo creo capazde algo así, alejandro. eso que dices no puedeser verdad. por más que lo pienso, no,no me entra en la cabeza, no. manuel: mientras no existanpruebas en su contra, nadie puede acusarlo de nada.tal vez deberías hablar con él. alejandro: ya lo hice, padre,y obviamente lo negó todo. manuel: bueno, entonces hay quedarle el beneficio de la duda. de todos modos,yo les prometo acercarme a él y ofrecerle una confesión.mili: ¿en serio? hágalo, padrecito,yo se lo pido, yo se lo pido. gracias.manuel: pero hay otra cosa que me preocupa más todavía.alejandro, ¿podrías explicarme por qué tu esposa está vendadade las muñecas? mili: la florinda se cortócon una navaja, padrecito. manuel: pero ¿cómo es posible?alejandro: tuvo una crisis nerviosa.mili: porque tú le pediste el divorcio.alejandro: sí, pero yo no sabía que ella iba a reaccionarasí, mili. mili: ah, pero si ya la conoces,alejandro, se pone como loca. alejandro me dio un beso,padrecito, y ella nos cachó. alejandro: no, no, no,dilo bien, milagros, nos besamos los dos,que es diferente. mili: tú me besaste a mí.alejandro: sí, pero tú me besaste de regreso.mili: eso no es cierto. alejandro: claro que es cierto.y no fue solamente un beso. todos me los has correspondido.mili: no escuche, padrecito. no es cierto.alejandro: disfrutas de mis besos, no lo niegues.mili: claro que no. alejandro: claro que sí.tus labios tiemblan cuando me acerco a ti.mili: porque me pones nerviosa. alejandro: ah, pues si te ponesnerviosa, eso quiere decir que te encantan mis besos.mili: pues no me encantan ni me gustan ni quieroque me los sigas dando. alejandro: cualquier díate lo compruebo cuando quieras, te fascinan.mili: ¿sí? alejandro: sí.mili: atrévete. alejandro: pues me atrevo.ahora juzgue usted, padre. pero sea sincero.dígame si aquí la señorita disfrutó del beso o no.[música][música] manuel: ¿qué es esto?¿cómo te atreves a besar así a miligol en mi presencia?alejandro: momento, padre, no se enoje.solamente intento demostrar mi teoría.manuel: no, lo que acabas de hacer es una--alejandro: es una comprobación científica.así se le llama. y ahora lo único que faltaes estudiar los resultados.la paciente mili presenta rubor en las mejillas.¿no le parece interesante? respiración agitada,más agitada. más interesante todavía.cosquilleo al contacto de la piel.no hay duda, padre, experimento comprobado.milagros se derrite con mis besos.mili: pues sí, sí, sí, padre, me derrito.manuel: por lo que veo, se les olvidó la promesaque me hicieron. ¿cuál es el noveno mandamiento,miligol? mili: ¿en noveno?no consentirás pensamientos ni deseos impuros.manuel: ¿cuál es el décimo mandamiento, alejandro?alejandro: ¿el décimo? en este momento no me acuerdo.mili: no codiciarás los bienes ajenos.manuel: exactamente. en pocas palabras, no codiciarása la mujer de tu primo. villalobos: me gusta saberque actúas rápido, mateo. ¿sí estás seguro que dejastelas pruebas en el lugar preciso, verdad?mateo: sí, en un cajón del escritorio.villalobos: bien, bien, bien. constancio belmonteva a pagar por un crimen que nosotros cometimos.[ríe] va a ser el únicoresponsable de la muerte de domingo echevarría.fer: oye, mateo, ¿qué está diciendo este tipo?mateo: te dije que no entraras, fernando.fer: yo solo vine porque quería que me prestaras tu celular.mateo: suéltenlo, suéltenlo, viene conmigo.dije que lo suelten. villalobos: imposible.escuchó demasiado. muchachos, ya saben.fer: ¿qué me van a hacer? ¿adónde me llevan?mateo, diles que yo no voy a decir ni una sola palabra.te lo juro. mateo: señor villalobos,se lo juro, esto no es necesario, por favor.villalobos: cállate. esto no es ningún juego, mateo,ningún juego. cuando hablamos la primera vezte advertí de los riesgos, de las consecuenciasde los errores. mateo: ¿qué va a pasarcon mi amigo? villalobos: ya, olvídatede tu amigo. tu amigo no existe.gloria: pues ¿qué pasó, manita? ¿hablaste con él?pues ¿qué te dijo? ¿cómo reaccionó?socorro: como el patán miserable que es.karla: ¿de quién están hablando? socorro: ¿cómo de quién?del muchacho ese fernando. karla: es un desgraciadode lo peor. me engañó,me vio la cara de estúpida. y yo le creí todo, todo.que se había enamorado de mí, que le importaba.lina: puras mentiras. a mí me dijo lo mismo.que era una chava bien especial. la mujer perfecta.karla: la mujer con la que quería pasarel resto de su vida, ¿no? lina: me pidió que fuerasu novia. karla: me dijo que nos íbamosa casar y yo le creí, le creí de verdad.el infeliz de damián le pagó para que me enamorara.lina: me arruinó la vida. karla: se quedó con el abrigode piel que me había regalado. lina: me embarazó.karla: ¿qué?gloria: ay, socorrito, se abrazaron.el mundo se puso de cabeza. manuel: ahora entiendo por quéflorencia perdió la cordura y cometió esa tontería.es una mujer embarazada y ustedes no tienen ningúnderecho a atormentarla. mili: claro.es lo que yo le digo, padrecito, de veras que sí.pero es que alejandro es un necio, es un terco,no entiende razones. manuel: bueno, la fuerzade voluntad para mantenerse alejados es un trabajo de dos,miligol. date cuentade lo que está sucediendo. si ustedes continúan jugandocon fuego, tarde o temprano va a ocurrir una tragedia.algo que puedan lamentar por el resto de sus vidas.miren, no es demasiado tarde para recapacitar y corregirel camino. alejandro: pues lo siento mucho,padre, aunque sea usted quien me lo está pidiendo,yo no estoy dispuesto a enterrar este amor.yo voy a seguir luchando por milagros y no me voya dar por vencido. manuel: pero te olvidasde tu hija. alejandro: no, no me olvidode mi hija, padre. pienso mucho en ella.y solo por eso voy a tratar de ser el mejor de los maridos.pero solo hasta que nazca mi hija, porque después yome divorcio definitivamente de florencia, padre.mili: ¿verdad que decir eso está muy mal, padre?manuel: sí, mili. bueno, no tanto, digo,la iglesia no aprueba la disolución de un matrimonio,pero ninguno de ustedes esta casado ante dios.por ese lado, yo podría hacer la vista gorda.alejandro: ¿qué hubo? ¿lo ves? el padrecito estáde acuerdo conmigo-- manuel: no, no, no,no te me adelantes que no he terminado todavía.lo que no pienso permitir es que ustedes vivan en pecado.el adulterio es cosa muy seria. bueno, ¿qué puedo esperarsi sus propios padres ponen el ejemplo en esta casa?alejandro: lo que a mí me preocupa es que mi primono cumpla su palabra, padre. hugo le prometió a milagrosesperarse hasta que ella estuviera lista y no quieroque la esté presionando. mili: a ver, a ver, yo puedodefenderme sola, alejandro. y te lo demostré.no necesito que me cuides, ¿no? manuel: bueno, ¿de qué estánhablando, caramba? mili: pues es que hugo llegócon sus traguitos encima, padre. y pues él quería--pero yo no. entonces que le doy una patadadonde a los hombres no les entra el sol.manuel: miligol, hija. ¿pateaste a tu marido?mili: ahí, ahí, padrecito. manuel: bueno, pues la mismapatada se la vas a dar a este muchacho si se te acerca.alejandro: padre-- mili: se lo prometo.manuel: así me gusta, hija. y fíjate muy bien lo que haces,muchacho, porque ya sabes lo que es capaz de hacer miligol.mientras estén casados y no arreglen su situación,no quiero más acercamiento entre ustedes.y se acabaron los besos. ¿está claro?bien, ahora salgan de aquí y díganle a hugo y a florenciaque pasen. también quiero hablarcon ellos seriamente. mili: no me toques.[música][música] manuel: eso que hiciste fuetentar contra las leyes divinas. nadie tiene derecho a disponerde la vida más que dios mismo. y en tu caso, aún es más grave,florencia, porque no solo te expusiste tú, sino tambiénesa criaturita que llevas en el vientre.florencia: bueno, ya, ya, ya, no estoy para sermones.manuel: te me sientas y me escuchas.a mí no me vas a faltar el respeto.esperaba más de ti, florencia. por lo menos que te mostrarasavergonzada, arrepentida. florencia: ya sé que fueuna estupidez, no tiene que recordármelo.pero no va a volver a pasar, padre, se lo prometo.manuel: aquí todos prometen muchoy a la mera hora se olvidan de cumplir su palabra.hugo: ¿qué? ¿por qué lo dice mirándome a mí, padre?manuel: ya me enteré de la patada, hugo, ¿eh?pero sobre todo de los motivos. hugo: clásico de mi primo.claro, seguramente se burló de mí.pero ¿sabe qué? le voy a partir la caraa ese idiota. manuel: modera tu lenguajeen mi presencia. que no estás hablandocon cualquier hijo de vecina. hugo: alejandro no tiene por quémeterse en lo que no le importa, padre.florencia: la que se pasa de entrometida es tu mujer.manuel: silencio. ustedes se casaron a sabiendasde que su amor no era correspondido.es imposible sembrar una flor en el desierto.florencia: ¿usted cree que a mí no me duele que mi maridono pueda quererme? manuel: bueno, no se puedeluchar por el amor haciendo tonterías.florencia: pues dígaselo a milagros.hugo: y a mi primo, padre. recuérdele que el matrimonioes algo sagrado. manuel: ninguno de ustedesse casó por la iglesia. florencia: ah, ya veo, ya veo.como ninguno de nosotros prometió ante dios ser fielesen lo próspero y en lo adverso, usted prefiere mirarpara otro lado, como si nada de esto estuviera pasando.¿qué clase de sacerdote es? manuel: florencia.florencia: ahora entiendo por qué ellos son asísi lo tienen a usted como consejero, padre alcahuete.manuel: ¿alcahuete yo? más respeto, hija mía,estás muy equivocada si piensas que estoy solapando a esosmuchachos, no, señor. desde que alejandro y miligolse enteraron que no son hermanos, yo fui el primeroen exigirles que respetaran el compromiso que adquirieronal casarse con ustedes. florencia: entonces,se lo agradezco muchísimo, padre, pero no sirvió de nada.siento que estoy perdiendo a mi marido y no lo voya recuperar rezando tres padres nuestrosy dos aves marías. no voy a permitir que éles vaya de mi lado. me voy a valer de todopara que se quede junto a mí.alejandro: yo sé que hago mal, milagros, pero es que nolo puedo evitar. esto es más fuerte que yo.cuando estoy contigo, me olvido de todo,no existen las reglas, pierdo la razón,me dominan los impulsos. mili: no hablemos de eso.alejandro: ¿a ti no te pasa lo mismo?mili: no. alejandro: me preocupa muchoque constancio-- mili: tampoco quiero tocarese tema. alejandro: de algo tenemosque hablar, ¿no crees? mili: voy a pedir por él.quiero rezar mucho para que tú estés equivocado y que no seaverdad lo que estás sospechando. alejandro: pues entonces,yo voy a rezar contigo porque eso también me dueley me afecta mucho. mili: ¿sabes?hubo unas veces en que sentí que si me abrazabay me decía que soy su hija, le hubiera perdonado todopara regalarle mi amor y olvidar el pasado.pero también hay veces que prefiero que no me diga nada,que mejor se calle para siempre. me duele que todo sea másimportante para él que yo. su carrera política,el qué dirán. alejandro: yo me sientomuy solo, mili. no soy hijo de constancioy lo peor de todo es que deseo que mi mamá tampocofuera nada mío. no sabes lo que te envidiome gustaría ser huérfano como tú.mili: no sabes lo que dices. tú tienes un papáque te quiere mucho. que se muere porque lo abracesy le des una oportunidad. yo soy la que te envidia a ti.alejandro: no quiero hablar de néstor en estos momentos.mili: entonces, ninguno de los dos queremos hablar de nada.alejandro: pues no hablemos. vamos a quedarnos así.mirándonos a los ojos.mili: no. no, porque entonces yo tambiénme olvido de todo. alejandro: y no existenlas reglas. mili: pierdo la razón.alejandro: sí, ya sé, te dejas dominarpor los impulsos.alejandro: ya no puede haber besos, mili.mili: se lo prometimos al padre. alejandro: sí, más valeque cumplamos la promesa. mili: y olvidarnos de los besos.alejandro: aunque me muera por tus labios.mili: nunca más, alejandro, nunca.alejandro: no, nunca más. mili: nunca.

Cargando Playlist...