publicidad

Robinson Díaz es Salvador Chaparro

Robinson Díaz es Salvador Chaparro

Salvador es una persona sencilla, alegre, optimista, no se deja vencer por los problemas ni se queja.

Es un hombre alto, apuesto, su pinta le pudo haber servido para salir adelante en la vida, pero nació en un hogar sin dinero y así se ha mantenido en sus casi cuarenta años. Siempre soñó con ser actor de cine pero nunca tuvo una oportunidad real. Hoy en día se dedica casi en exclusiva al teatro, pero actúa en obras pequeñas que nadie ve y no lo ayudan a salir de la olla. Nunca ha podido demostrar su talento como actor, pues no tuvo oportunidad de estudiar ni prepararse como debía. Su mala situación económica siempre lo ha obligado a tomar cualquier trabajo para poder mantener a su familia. Nunca conoció a su papá, por lo que responde por su mamá Mercedes y por Anita, la hija de diez años que tuvo con Nancy, una intratable mujer que resultó alcohólica y los abandonó a su suerte hace cinco años. A Anita le descubrieron haces unos meses un tumor cerebral que necesita operarse fuera del país.

publicidad

A pesar de la difícil situación que pasa todos los días, Salvador es una persona sencilla, alegre, optimista, no se deja vencer por los problemas ni se queja. Hace lo que tiene que hacer sin desmoronarse y es un luchador. Ama a su hija y a su madre y da la vida por ellas. Confía en que el destino le tiene deparadas cosas buenas. Pero lo que le viene es una propuesta del más sanguinario capo del narcotráfico Vicente Vallejo: convertirse en su doble idéntico. Salvador no se podrá negar y deberá asumir el papel más difícil de su vida. Tendrá que encontrar dentro de sí la valentía y el arrojo que nunca pensó que tenía y poner a prueba sus dotes actorales pues en cada momento se estará jugando su propia vida y la de su familia.

publicidad
publicidad
El presentador nos adelantó varios detalles de lo que será uno de los programas más hermosos en los que ha participado y todo a bordo de un crucero.
No solo estuvo dedicada a la televisión, también se destacó como una de las actrices más reconocidas en el teatro y el cine. Alma Muriel del Sordo supo aprovechar cada momento de su vida en lo que le apasionó desde pequeña: la actuación. 
Desde su Instagram Stories, la cantante colombiana le hablaba a sus fans sobre su “ingratitud” por no pasar a desearles Feliz Año, sin embargo, el cambio de tema fue inmediato al ver que algo en su cuerpo no lucía como de costumbre.
A la historia pasará Ricardo Aldape Guerra, un regiomontano que después de pasar 15 años condenado a muerte en Texas por un crimen que no cometió, recuperó su libertad y hasta intentó hacer una carrera como actor pero murió de forma inesperada.
publicidad