null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Una trampa'

3 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

lolita: ay, me voy a caer,

agustín, no veo.

agustín: ya nada más va a ser

un momento, lolita.

espera, espera.

lolita: me da miedo.

agustín: ahora sí, ¿lista?

bienvenida a nuestro nido

de amor.

lolita: agustín...

agustín: compré esta casa

para nosotros, mi amor.

¿no dices nada?

¿es que no te gustó?

lolita: claro que me gustó,

agustín, está divina.

pero no sé, esto no era

necesario.

no me siento bien.

agustín: no, no te sientas mal.

¿es que acaso no me amas?

lolita: no, te amo más

que a mi vida, agustín.

pero tú eres un gran empresario,

yo solo soy tu secretaria y--

agustín: y nada.

no eres solo mi secretaria,

eres la mujer

de la que simplemente

me enamoré.

nosotros no provocamos

nada de esto.

aquí vamos a poder disfrutar

nuestro amor con plenitud.

ven, ven.

lolita: ¿qué haces?

agustín: llevándote al mejor

rincón de nuestro nido de amor:

a nuestra recámara.

te amo.

azucena: sí, doctor ya anoté

toda la información que me dio.

en cuanto mi marido vuelva

de su oficina, le voy a comentar

todo y seguramente se va

a sentir feliz igual que yo

con esta nueva esperanza.

[puerta]

discúlpeme, doctor,

ya tengo que colgar.

llegó mi esposo.

sí, hasta luego.

hola, amor, qué bueno

que ya llegaste.

¿cómo estás?

acabo de hablar con el doctor

y no sabes las buenas noticias

que me dio.

agustín: ¿qué te dijo?

azucena: vente.

me platicó de un nuevo

tratamiento de fertilidad

que han desarrollado en francia

y quiero que probemos.

ahora mismo voy a llamar

a la agencia para reservar

el vuelo a francia y viajar

lo más pronto posible.

agustín: azucena, no me gustaría

que te ilusionaras en balde.

llevamos mucho tiempo probando

de todo para que quedes

embarazada y sabes que no

hemos tenido éxito.

azucena: bueno, pero no debemos

rendirnos, agustín,

porque no sabemos si en este

nuevo intento conseguimos

tener un hijo.

agustín: yo sé que a toda pareja

de enamorados le hace ilusión

tener un hijo, pero ya

te he dicho que no tiene

por qué convertirse

en una obsesión.

azucena: no, no, no.

agustín, no es una obsesión.

yo vivo atormentada

porque no he podido darte hijos

y voy a intentar lo que sea

para que tú seas papá,

para que un hijo nuestro

crezca en esta casa.

agustín: yo sé que lo haces

por el inmenso amor

que nos tenemos, mi vida,

pero yo de verdad te amo,

me des o no me des hijos,

y siempre voy a estar contigo.

azucena: ay, yo también te amo,

agustín, pero te pido

que me apoyes en este nuevo

tratamiento francés

que quiero intentar.

agustín: está bien, pero ahorita

no me es posible viajar.

tengo mucho trabajo.

azucena: no te preocupes,

yo voy sola.

pero no quiero esperar

más tiempo.

agustín: me conmueve tanto

ver la manera en que azucena

se esfuerza por darme un hijo

que no tengo el corazón

para romperle la ilusión,

danilo.

danilo: te entiendo y sé,

por los años que llevamos

siendo socios de esta empresa,

que tú sí quieres ser papá.

agustín: pues, sí, claro

que quiero tener hijos

y perpetuarme, pero es

más grande el amor que siento

por mi esposa.

[teléfono]

dígame, lolita.

lolita: su cita de las 12:00

ya está en la recepción,

licenciado.

agustín: en un momento

lo recibo.

danilo: ¿y cómo te fue

con lolita anoche

con la sorpresa que le diste?

agustín: muy bien.

me hubiera gustado quedarme

con ella toda la noche,

pero al menos estrenamos

la recámara.

porque de mi secretaria,

lo único que quiero es un hijo.

danilo: me parece muy peligroso

este jueguito en el que

te metiste, agustín.

es mi deber repetirte

que vas a salir lastimado.

agustín: no.

azucena: preparé algo casual,

sencillo para festejar

nuestro aniversario de casados,

amor.

agustín: por esos detalles

es que, a pesar de que ya

llevamos nueve años juntos,

es que te amo más que antes.

azucena: éramos tan jóvenes

cuando nos casamos, pero no

nos importó nuestra edad,

solo el gran amor

que nos teníamos para unirnos

en matrimonio y comenzar

una familia.

familia que comenzaré a darte

mañana que me voy a francia.

agustín: azucena, yo quisiera

que volvieras a pensar

en la opción que te comenté

hace tiempo.

tal vez lo mejor para que ya

no sigas desilusionándote

es que yo tenga un hijo

con otra mujer y lo criáramos

entre los dos.

azucena: no, no, agustín.

agustín: sería el hijo

de los dos, mi amor.

nadie tendría por qué saber

que no nació de ti.

azucena: pero lo sabría yo

y con eso sería suficiente

para sentirme infeliz,

porque no toleraría saber

que ese hijo es tuyo.

¿el amor de mi vida

y otra mujer?

no, agustín, por favor,

olvídalo.

jamás aceptaré un hijo tuyo

que no te dé yo.

salud.

>> te vas ahora mismo

de esta casa, dolores.

lolita: por favor, papá,

no te pongas así.

no se enojen porque decidí

irme a vivir a una casa

que compartiré con una amiga.

>> lo que nos molesta

a tu papá y a mí es

que te vayas queriéndonos

ver la cara de mensos.

lolita: claro que no, mamá.

>> claro que sí, dolores,

claro que sí.

eso que nos dijiste que te vas

a vivir con una amiga es

puro cuento.

en realidad te vas a vivir

con tu jefe.

lolita: ¿quién les dijo?

>> no importa cómo

nos enteramos.

la decepción que nos causaste

es igual de profunda.

>> dolores, yo no te eduqué

para que terminaras siendo

la amante de tu jefe

y que te pusiera una casa

como a una cualquiera.

así que, por favor, te me largas

de esta casa inmediatamente.

¡te me largas, por favor!

lolita: papi, pero déjame

explicarte, por favor.

>> te vas a arrepentir

de esta vida que elegiste,

dolores.

y será tu maldición.

>> porque el dolor tan grande

que nos has dado, hija,

lo vas a pagar muy caro.

>> largo, dolores, largo.

fuera, fuera, ya no te queremos

ver más aquí.

vete, vete ya, por favor, vete.

lolita: qué bueno

que aprovechamos la hora

de la comida para venir

a nuestra casa

y que hiciéramos el amor.

tenía muchas ganas

de estar contigo.

agustín: tus papás no debieron

ser tan severos contigo.

lolita: ellos tienen razón.

yo soy la otra y acepto

las consecuencias de serlo.

acepto las migajas de tu amor.

agustín: lolita, yo--

lolita: no, no, no.

no te justifiques, agustín.

tú siempre fuiste sincero

conmigo.

desde que comencé a enamorarme

de ti me dijiste que jamás

ibas a dejar a azucena.

agustín: ella es mi esposa.

lolita: lo sé, lo sé

y lo acepto.

sé que jamás la vas a dejar.

azucena: ay, agustín, mi vida,

qué bueno que ya estás aquí.

llamé a tu oficina,

pero me dijeron que habías

salido a comer.

agustín: sí, perdón se me fue

el tiempo y no recordaba

que sale tu vuelo a paris.

azucena: sí, de hecho,

ya viene el taxi por mí.

el doctor francés me va

a recibir pasado mañana.

estoy tan ilusionada, agustín.

sé que voy a volver

con grandes noticias

para nuestra familia.

te amo, amor.

agustín: cancela, cancela

el taxi, yo te llevo.

azucena: bueno.

agustín: sí, cancélalo.

azucena: vámonos.

lolita: buenos días.

mi amor, te preparé el desayuno.

agustín: qué rico.

mi amor, últimamente

me has consentido mucho.

lolita: estos días

que te has quedado conmigo

desde que la señora se fue

a francia he sido tan feliz,

que quiero apapacharte

todo lo que pueda.

y hoy te tengo algo especial

con el desayuno.

espero que te guste.

agustín: [lee] "vas a ser papá".

lolita: sí, mi amor.

todavía no he ido al médico,

pero ya me hice dos pruebas

y salieron positivas.

estamos embarazados.

agustín: mi amor, me haces

el hombre más feliz del mundo.

no lo puedo creer.

danilo: felicidades, amigo.

agustín: gracias, socio.

saber que voy a ser papá

es la felicidad más grande

que he sentido hasta ahora.

danilo: ¿y qué vas a hacer

ahora?

porque ocultar un hijo

no es tan fácil como tu relación

con lolita.

agustín: lo sé, danilo.

desde que lolita me dio

la noticia lo he estado

pensando.

esto cambia completamente

mis planes.

danilo: ¿y qué decidiste?

agustín: que esta vez sí

voy a hablar con azucena

para decirle la verdad.

danilo: va a ser un duro golpe

para ella porque no sospecha

nada.

agustín: lo sé, y créeme

que a mí también me va a doler

porque amo a mi esposa.

pero con la llegada de este bebé

tengo que separarme de ella.

azucena: [llora]

agustín: pero, mi amor,

¿por qué no me avisaste

que habías ya llegado para ir

por ti al aeropuerto?

azucena: porque vengo devastada,

agustín.

me siento tan derrotada.

sentí un golpe fulminante

cuando el doctor francés

me dijo que nunca voy a ser

mamá, que el tratamiento

no funcionó, mi amor.

agustín: no, no, no quiero

que sigas preocupándote

por lo mismo, amor.

te he dicho que yo te amo,

que no me casé contigo

por los hijos que pudieras

o no darme, sino porque te amo.

azucena: las palabras

se desgastan con el tiempo,

agustín.

nada me asegura que con los años

y ante la falta de hijos,

tú te puedas alejar de mí.

agustín: yo no me he alejado

de ti.

¿no estoy aquí contigo ahora?

azucena: sí, y no sabes

cuánto te lo agradezco.

con lo desconsolada que me sentí

en francia, en lo único

que pensaba era en ti,

en verte, en abrazarte,

porque estar a tu lado

es lo único que me va

a mantener de pie.

danilo: no puede ser,

estabas decidido a decirle

que te ibas a separar de ella

por el hijo que esperas

con tu secretaria.

agustín: sí, danilo,

estaba decidido, pero la vi

tan desvalida, tan triste,

tan derrotada, que no me atreví

a darle otro golpe.

danilo: agustín, el golpe

va a ser igual de fuerte

se lo digas hoy o se lo digas

después.

cuanto más pronto lo hagas,

mejor va a ser para azucena.

así comenzará a asimilarlo

y a sanarse de la decepción.

agustín: no, danilo,

no le voy a decir nada.

ni ahora ni mañana ni nunca.

danilo: ¿qué dices?

agustín: no, no tengo corazón

para separarme de azucena.

la amo muchísimo

y no pienso abandonarla.

danilo: ¿y cómo vas a manejar

el asunto de lolita, de tu hijo?

sabes perfectamente que azucena

no lo va a aceptar.

agustín: no lo sé, no lo sé,

todavía no lo sé.

no sé cómo fue que caí

en esta trampa, danilo.

una trampa que yo mismo

me tendí.

danilo: la única manera

de salir es hablando

con la verdad, dejando

a una de tus dos mujeres.

agustín: no, danilo,

no voy a dejar a azucena,

pero tampoco a lolita

y a mi bebé.

voy a seguir teniendo dos casas

como muchos lo hacen.

nunca las voy a dejar.

azucena: buenas tardes, lolita.

lolita: señora azucena,

el licenciado no me dijo

que iba a venir.

azucena: pues, porque no vengo

a ver a mi marido, sino a ti.

¿cómo estás?

¿cómo va tu embarazo?

lolita: bien, señora.

azucena: pero yo te veo

un poquito pálida.

¿has estado comiendo bien?

lolita: sí, sí, a veces tengo

mucho trabajo y se me pasa

la hora de comer.

aunque sea tarde, siempre como.

azucena: pues, que no

se te pase, lolita.

es muy importante

que te alimentes bien

por ti y por el bebé

que esperas.

mira, toma, aquí te traigo

ácido fólico que te compré

para que te lo sigas tomando.

lolita: muchas gracias,

pero no tiene por qué hacer eso.

azucena: por supuesto que sí.

mira, quiero hacerlo

y debo hacerlo.

desde que descubrí

que estabas embarazada

hace unas semanas, que vine

a ver a agustín, te dije

que te iba a ayudar.

no me pareció lo que

me platicaste de tus papás

y que te echaron de tu casa.

lolita: yo se lo agradezco,

señora, pero--

azucena: nada, nada, nada.

y dime una cosa,

¿cuándo es tu próxima cita

con el ginecólogo?

según recuerdo es

por estos días, ¿no?

lolita: sí, el sábado.

azucena: pues, mira, aquí

te dejo también el dinero

para que pagues la consulta.

lolita: señora, yo puedo ir

con un ginecólogo del sector

salud, gracias.

azucena: ay, no, de ninguna

manera.

tú vas a recibir la mejor

atención y yo te lo voy

a pagar como hasta ahora.

anda, toma el dinero, toma.

lolita: de verdad no sé

cómo pagarle todo esto

que hace por mí.

azucena: solo cuidándote

para que la bebé que esperas

nazca bien.

es que no sabes, lolita,

lo emocionada que me siento

desde que me dijiste que ya

sabías el sexo del bebé

y que va a ser una niña.

las niñas son tan lindas.

[timbre]

lolita: señora, pase.

azucena: disculpe que mi esposo

y yo vengamos así sin avisarte,

pero es que andábamos

en el centro comercial

y vi una ropa preciosa

para tu hija y no me aguanté

las ganas de comprártela.

espero que te guste, ¿eh?

lolita: gracias, sí, seguro

todo está precioso.

azucena: y, bueno, pues,

ya estábamos entrados en gastos

y convencí a agustín

de que de una vez

te escogiéramos el bambineto.

digo, para que valiera la pena

la vuelta, ¿no?

lolita: no debieron molestarse,

señora, ni traer al licenciado.

qué pena.

azucena: no, ninguna pena.

mejor indícale a agustín

dónde está la recámara

para que vaya a dejar

el bambineto.

lolita: sí, claro, es por acá,

licenciado, sígame.

agustín: ahorita vengo.

azucena: sí, amor mío.

te amo, corazón.

agustín: pensé que en cualquier

momento azucena se iba a dar

cuenta de todo.

danilo: sí que estuviste

en una situación difícil

ayer, agustín.

pero tienes que acostumbrarte,

son los gajes del oficio

de tener dos casas.

¿no piensas que azucena

intuye algo?

agustín: está muy rara, danilo.

toda esta actitud de ayudar

a lolita con su embarazo,

que le pague las consultas,

que esté al pendiente

de lo que come,

del ácido fólico,

de las compras para el bebé.

no sé, no sé, no sé qué

se le ha metido en la cabeza

a mi esposa.

danilo: seguro es porque,

como mujer, empatiza con lolita,

con la situación de desamparo

en que azucena cree

que la dejaron sus papás.

y como tu esposa, pues,

no puede tener hijos,

está proyectando

todo ese deseo reprimido

en tu secretaria.

agustín: tal vez,

pero yo sí siento

que azucena sospecha algo.

azucena: ¿qué pasa, agustín?

me has estado mirando de una

manera durante toda la cena,

como si quisieras decirme algo.

agustín: no, no, decirte no.

más bien,

quiero preguntarte algo.

me llama mucho la atención

que tienes hacia mi secretaria

desde que supiste

que está embarazada.

azucena: ya sé que debes pensar

que estoy loquita, ¿verdad?

pero no.

la verdad es que me hace

mucha ilusión que lolita

vaya a ser mamá, mi amor.

y como yo no puedo, pues,

quiero ayudarla.

la veo tan sola,

desprotegida, sin familia.

sus papás, ya ves

que no la quieren.

el maldito hombre

que la abandonó sin importarle

que ella estaba embarazada...

así que decidí que la iba

a ayudar a que estuviera bien,

a que la atendieran

para que su hija nazca

en un ambiente adecuado.

agustín: perdóname, mi amor.

la verdad es que no debí pensar

que había algo sospechoso

en lo que hacías

por mi secretaria.

azucena: bueno, entiendo

que lo pensaras,

pero solo quiero ayudarla.

si yo no puedo ser mamá,

al menos destinar los recursos

con los que yo sí cuento

para ayudar a lolita

a que su hija nazca bien, amor.

me encantó la cuna

y en cuanto la vi, la compré

para que te la trajeran.

lolita: ay, ya hasta me da pena

darle las gracias tantas veces,

señora.

es que me siento falsa,

pero no puedo decirle otra cosa.

todo en este cuarto

lo ha puesto usted.

azucena: aquí tu hija

va a crecer feliz y a dormir

muy tranquilita, vas a ver.

lolita: ay.

azucena: ¿te sientes mal?

lolita: no, fue como una

contracción.

azucena: ay, pero ¿cómo no?

si, mira, se te rompió

la fuente.

lolita: ay, sí, ya va a nacer

mi bebé.

azucena: ven, ven, vente,

yo te llevo, yo te llevo

al hospital.

lolita: ay, pero si--

azucena: no, no, vamos despacio,

despacio.

lolita: [gime]

azucena: lo estás haciendo

muy bien, muy bien, lolita,

muy bien.

un esfuerzo más.

puja.

bebé: [llora]

azucena: ay, ya nació,

ya nació la niña, lolita,

ya nació.

lolita: quiero verla,

quiero ver a mi hija.

mi niña está hermosa.

le voy a poner cinthia.

azucena: sí, sí, me encanta.

es un nombre precioso.

lolita: [chista]

muchas gracias, señora,

usted tuvo que ver mucho

en que yo ahora tenga

a mi hijita sana

entre mis brazos.

azucena: para nada.

ahora yo te quiero suplicar

que me hagas un enorme favor.

agustín: azucena, amor.

azucena: ¿cómo estás, amor?

agustín: te busqué en cuanto

volví del club.

como hoy es sábado,

te iba a decir que te arreglaras

para irnos a comer.

azucena: lo que pasa que

aproveché que no estabas

para ir a la casa de lolita.

a ver si ya le habían llevado

la cuna que encargamos cuando

fuimos al centro comercial.

agustín: ¿y ya la tiene?

azucena: sí, y qué bueno que ya

la tiene porque la va a ocupar.

lolita ya tuvo a su bebé.

ya nació su hija.

agustín: [piensa] ya soy papá.

qué bueno.

¿y cómo está? ¿todo salió bien?

azucena: sí, sí,

todo salió bien.

yo estaba con ella

cuando se le rompió la fuente

y la acompañé al quirófano

hasta que dio a luz.

y, bueno, entonces le pedí

a lolita un enorme favor,

que dejara que tú y yo

seamos los padrinos

de esa niña.

agustín: ¿qué dices?

azucena: sí, que bauticemos

al bebé de lolita y crezca

cerca de nosotros

como si fuera nuestra hija,

amor.

[música]

[música]

azucena: ¿qué pasó, mi niña?

ay, cinthita es un angelito.

lolita: parece tan indefensa.

azucena: no te preocupes,

comadre.

te prometo que nada le va

a faltar a mi ahijada.

yo me voy a encargar

de que sea feliz y plena

en todo.

lolita: y se lo agradezco,

pero primero que nada

mi hija me tiene a mí,

que soy su mamá.

dentro de mis posibilidades,

yo me aseguraré de que no

le falte nada.

no es necesario que usted

se sienta comprometida.

azucena: no, no, claro que es

necesario.

y, sí, también comprendo

que tú eres su mamá,

pero hay todo un mundo

lleno de oportunidades

a las que cinthia va a acceder

porque tiene a su madrina.

a su madrina azucena,

tiene a su madrina, mi niña.

ven conmigo, ven conmigo,

mi cielo.

es preciosa.

agustín: siempre te he dicho

que me parece que estás

exagerando en tus actitudes

con lolita y para con su hija.

al final de cuentas, ella es

solo mi secretaria y--

azucena: y nada, agustín.

lolita es linda y quedó

tan a la mano de dios

la pobre, que me da mucho gusto

poder tenderle también la mía.

y cinthia es tan linda

y adorable.

me ilusiona mucho poderla

ayudar.

agustín: eso es justo

lo que me preocupa, azucena.

parece que esa niña

se te está convirtiendo

en una obsesión

desde que supiste

que venía en camino.

azucena: no, no, no seas

tontito, agustín, tranquilo.

en ningún momento he perdido

el sentido de la realidad

ni he olvidado que esa bebé

no es mi hija.

agustín: ¿segura?

azucena: claro que sí.

tengo muy claro que solo soy

su madrina y que lolita

es su madre.

agustín: no sé, azucena.

pienso que deberías medirte.

azucena: por favor, amor.

no le hago daño a nadie.

te suplico que no me quites

esta ilusión.

no me quites la oportunidad

de ver crecer a una niña,

aunque sea solamente

como su madrina.

te lo pido.

agustín: está bien,

tienes razón.

no me voy a oponer

ni volveré a cuestionar

tu ilusión por cinthia, ¿ok?

azucena: gracias.

te amo tanto, tanto.

qué bueno.

[timbre]

lolita: cinthia, no me dejes

con la palabra en la boca.

cinthia: ¿no escuchas que están

tocando?

lolita: no me importa quién sea,

tú y yo estábamos hablando.

cinthia: no, mamá, no estábamos

hablando, tú estabas imponiendo

tu posición como siempre,

valiéndote lo que yo quiero.

lolita: no me vale, hija,

pero entiende que no tengo

el dinero para pagarte

la fiesta de 15 años

que quieres.

cinthia: como vas a seguir

con lo mismo, mejor que me salve

la campana y voy a abrir

la puerta.

¡madrina!

azucena: ¡cinthia!

cinthia: pásale, no cabe duda

que siempre llegas

en los mejores momentos.

azucena: ah, bueno.

cinthia: así como la buena

hada madrina que eres.

azucena: lo que pasa es

que estaba en el centro

comercial y vi unos vestidos

monísimos para ti.

mira.

cinthia: a ver.

azucena: hola, lolita.

¿y por qué esa cara?

ay, ¿no me digas que estabas

discutiendo con cinthia?

lolita: pues, sí, comadre.

mi hija no quiere entender

que no puedo pagarle una fiesta

de 15 años.

y, aunque ella quiera,

pues no la va a tener.

cinthia: ah, ¿quieres ver

como sí la voy a tener?

madrina, ¿verdad que sí

puedo tener mi fiesta de 15?

azucena: sí, claro que la vas

a tener y no solo la fiesta,

¿eh?

lolita: comadre...

azucena: he estado pensando

en pagarte un viaje a viena.

hay un tour de puras

quinceañeras y bailan el vals

en un castillo.

cinthia: ¿en serio?

¡me encanta!

me encanta la idea, madrina.

eres lo máximo.

azucena: bueno, pero ahora ve

y pruébate los vestidos

que te acabo de traer, ¿sí?

cinthia: ok.

lolita: la consientes demasiado.

azucena: bueno, solo se vive

una vez, lolita.

y quiero hacer feliz

a mi ahijada.

no me quites esa ilusión.

ay, luces hermosa.

cinthia: me encantaron

todos los vestidos, madrina.

pero este es el ideal

para deslumbrar en la fiesta

a la que voy a ir.

lolita: cinthia, parece que tú

no eres consciente.

no tengo dinero para darte.

cinthia: ay, tú siempre

amargándome la vida, mamá.

azucena: ay, bueno, mira

también te traigo el dinero

que tu padrino te envió.

cinthia: qué buena onda.

ahora sí ya me voy a poder

ir de reventón.

lolita: no, señorita,

usted no va a ningún lado.

está castigada por su mal

comportamiento conmigo.

azucena: ay, vamos, lolita.

no seas dura con mi ahijada.

ella lo único que pedía

era su festejo de 15 años

y es natural.

lolita: pero no, yo quiero

que sea así.

azucena: la fiesta ya se

la vamos a hacer nosotros

sus padrinos y también

ya tiene el dinero para irse

a la fiesta, así que no hay

razón para que no estemos

todos felices.

lolita: está bien, que cinthia

se vaya a la fiesta,

pero regresas temprano.

cinthia: sí.

ay, madrina, ay, qué felicidad.

pero primero me gustaría

pasar con mi padrino

para agradecerle por el dinero.

azucena: bueno, pues entonces

vámonos a la casa y el chofer

te lleva a la fiesta.

cinthia: ok.

eres lo máximo.

muchas gracias por el dinero,

padrino.

no sabes el "parote"

que me hizo.

agustín: eres lo que más quiero

y ya sabes que lo que quieras

de lo que yo tengo,

todo te lo doy.

azucena: la niña te quiso

venir a ver antes de irse

a la fiesta.

cinthia: ya me dijo mi madrina

de la fiesta y del viaje

para mis 15 años.

agustín: será un viaje

padrísimo al que iremos todos.

pero además te tengo

una gran sorpresa para ese día.

cinthia: qué feliz soy contigo.

soy tan feliz con los dos.

qué ganas de que ustedes

fueran mis papás.

azucena: mi niña.

lolita: es tarde y cinthia

no ha llegado.

hasta que llegas.

me has tenido en ascuas.

cinthia: mamá, ni que hubiera

pasado una semana

sin que regresara.

lolita: ¿hueles a alcohol?

cinthia: ay, no vayas a comenzar

con un choro porque solo me tomé

una copa.

lolita: ay, sí, ¿cómo no?

yo nací ayer, ¿no?

cinthia: ¡mamá, no pienso

volver a discutir contigo!

en serio.

lolita: no, estoy harta

de que me dejes con la palabra

en la boca y no pienso

dejar que me veas la cara.

cinthia: estoy harta de ti.

fíjate que no, yo no te quiero

ver la cara de nada,

por eso me voy a ir de la casa.

lolita: no, tú no te vas a--

cinthia: ¡suéltame!

azucena: pero ya no llores

y dinos qué pasó, mi amor.

agustín: desde que me mandaste

un mensaje diciendo que venías

para acá estábamos preocupados.

cinthia: me fui de la casa,

padrino.

ya no quiero estar con mi mamá.

agustín: pero, hija--

cinthia: ¿verdad que me puedo

quedar con ustedes?

¿verdad que puedo vivir aquí?

azucena: ay, sí, claro

que puedes vivir con nosotros.

esta es tu casa.

tú sabes que eres la hija

que la vida nos negó, mi amor.

[música]

[música]

azucena: ¿qué pasó? dime.

lolita: disculpe que venga

a su casa porque ya casi

va a amanecer, pero cinthia

salió diciendo que se iba

y no ha regresado

y no me contesta el teléfono.

vengo con la esperanza

de que ustedes sepan algo

de ella.

azucena: no, no te disculpes,

lolita.

sí, aquí está mi ahijada.

llegó hace rato llorando

desconsolada.

está en su cuarto.

lolita: bendito dios.

voy por ella para llevarla

a la casa.

azucena: no, no, no.

entiendo que estés preocupada,

pero también comprende

que cinthia, pues,

está decepcionada.

lolita: tengo que ver

a mi hija.

las mamás y las hijas

tiene problemas, pero deben

permanecer juntas.

azucena: y están juntas, lolita,

pero mi ahijada ya está

acostada.

solamente te pido que dejes

que pase esta noche aquí,

ya mañana será otro día

y pueden hablar y platicar.

ahora lo mejor es

que se quede aquí.

[llaman a la puerta]

azucena: cinthia.

hola, mi niña.

cinthia: hola.

azucena: qué bueno que ya estás

despierta.

mira, te preparé el pan francés

que es tu preferido

para desayunar.

cinthia: muchas gracias.

azucena: de nada.

tu mami estuvo aquí.

llegó casi al amanecer.

cinthia: no me vas a regresar

con ella, ¿verdad?

azucena: no, no, por supuesto

que no, pero sí debes hablar

con ella.

le dije que podía venir hoy

a verte.

cinthia: ay, madrina.

con mi mamá no se puede hablar.

ella quiere que haga

lo que se le antoja y, pues, no.

azucena: bueno, sí, pero es

tu mami y tienes que estar

en los mejores términos

con ella.

yo sé lo que te digo.

trata de ser suave y amable.

tu padrino y yo estamos

decididos a recibirte

todo el tiempo que tú quieras,

pero sí debes decirle a tu mamá

que quieres pensar, reflexionar

y que las cosas se calmen

y que ya después regresas

con ella para que la fiesta

esté en paz.

cinthia: está bien, pero no es

verdad que me vas a regresar

con ella, ¿cierto?

azucena: no, pero una mentirita

piadosa a veces es necesaria

para que las cosas estén bien.

además, queremos que tu mami

se quede tranquila, ¿no?

y que no te siga molestando.

cinthia: pues, sí, tienes razón,

madrina.

azucena: ya verás la buena vida

que vas a tener aquí

con nosotros.

empieza a comer.

cinthia: se ve muy rico.

azucena: sí, para que no se

enfríe tu panecito.

lolita: tú tienes tu casa,

tienes a tu mamá, hija.

y es a donde debes estar.

cinthia: sí, ma, pero entiende

que necesito espacio

para pensar, reflexionar

y que tú y yo estemos bien.

lolita: para que estemos bien

tienes que volver conmigo

a nuestra casa.

cinthia: ma, ya te dije

que quiero estar aquí

en lo que las cosas se calmen

entre nosotras.

lolita: no, este no es tu lugar.

no estoy dispuesta a dejar

que vivas aquí.

cinthia: no voy a vivir aquí.

solo voy a estar un tiempo

y después voy a regresar

contigo.

lolita: no, cinthia, tú

te vienes ahora mismo conmigo.

cinthia: yo tratando de ser

buena onda y tú no me dejas.

ya te dije que no quiero

vivir contigo.

ya no quiero padecer

miserias a tu lado.

lolita: nosotras no somos

miserables, vivimos bien,

cómodamente.

quizás no con tantos lujos.

cinthia: pues, aquí sí tengo

esos lujos de los que hablas.

y si tú eres muy poquita cosa

para conformarte, yo no.

me arrepiento que seas mi mamá.

ahora menos voy a regresar.

este golpe no te lo voy

a perdonar nunca.

lolita: hija, perdóname,

cinthia.

nunca antes le había pegado

a mi hija.

azucena: bueno, ya se le va

a pasar.

aquí va a tener tiempo

para pensar.

lolita: no, ella tiene

que volver a su casa,

no puede estar separada de mí.

azucena: pero es que no pienses

así y déjame aclararte

de una vez que yo para nada

me quiero quedar con tu hija.

lolita: entonces ayúdame

a convencerla de que vuelva

conmigo.

azucena: si se va de aquí

donde estamos sus padrinos

que podemos cuidarla, cinthia

terminaría yéndose a cualquier

otro lado.

a la casa de una amiga

o a la calle, donde no podemos

cuidarla.

lolita: no, yo no puedo perder

a mi hija.

azucena: entonces déjala aquí

unos días.

es joven, se le va a pasar.

solo es un mal momento.

lolita: pedí la mañana libre

en mi trabajo para venir

a hablar contigo, agustín.

agustín: yo te di dinero

suficiente para ti

y para nuestra hija

y así dejaras

de ser mi secretaria

y te dedicaras solo a educarla.

lolita: te lo agradezco,

pero yo quise seguir trabajando.

por eso me metí en otra empresa

a trabajar de secretaria.

agustín: recuerdo cuando

te compré la casa para que fuera

nuestro nido de amor

y ahora solo voy a tratar

cosas de cinthia.

lolita: desde hace muchos años

nuestra hija es lo único

que nos une.

agustín: estoy tan contento

de que esté viviendo conmigo.

lolita: por favor, agustín,

quiero que mi hija regrese

inmediatamente conmigo.

agustín: no, lolita,

ella también es mi hija

y tengo todo el derecho

de que esté conmigo.

además, azucena tiene razón.

va a estar mejor con nosotros.

lolita: va a estar conmigo

porque yo soy su madre.

agustín: y yo su papá.

lolita: por favor, regrésenme

a mi hija, agustín.

agustín: no hables como si

nosotros te la quisiéramos

quitar, ¿sí?

lolita: no sé, no sé,

azucena la consiente demasiado.

a veces he llegado a pensar

que quiere quedarse con mi hija

y convertirse en su mamá.

agustín: mi esposa es una santa

a la que tú y yo le fuimos

infieles.

eres injusta al acusarla.

después de todo lo que hace

por ti, no te queda pensar mal

de ella.

lolita: pues, es que estoy

desesperada, agustín.

no sé ni cómo ni en qué

momento caímos en esta trampa.

quiero a mi hija,

ella debe estar conmigo.

por favor, madre mía,

te pido que mi hija

vuelva a mi lado.

ayúdame, virgencita.

mi hija tiene que regresar

conmigo.

yo soy su familia.

es cierto que me equivoqué,

pero es mi hija.

que vuelva, te lo pido,

morenita.

azucena: alfonsina, ¿sabes qué

gusto me da verte

después de tantos intentos

y ahora aquí, en mi casa?

alfonsina: ay, sí, amiga,

pero es que he estado

viajando mucho.

pero este sábado me decidí

a que no haría ningún compromiso

para, sin falta, venir a verte.

y aquí estoy.

azucena: muy bien.

cinthia: madrina, ya me voy

al club, apenas tengo tiempo

para llegar a mi clase de tenis.

alfonsina: pero vaya

que has crecido, cinthia.

la última vez que vi

a tu ahijada era solo una niña.

azucena: ahora ya es toda

una mujer.

tanto, que ya hasta muestra

intereses de grande.

¿vas a tomar de nuevo la clase

con ese maestro del que tanto

me platicas?

cinthia: sí, madrina.

muero por verlo.

azucena: bueno, entonces

no sigas demorando el momento,

reúnete con él.

cinthia: hasta luego.

alfonsina: adiós.

cinthia: nos vemos al ratito.

azucena: adiós.

alfonsina: veo que te ha salido

muy bien el papel de madrina,

amiga.

cinthia: estuvo muy buena

la clase, adán.

adán: cada día eres mejor

tenista, cinthia.

no solo la más hermosa.

cinthia: tú también eres

muy guapo.

y eso motiva a querer tomar

muchas clases.

adán: quería adelantar el tiempo

para que la hora de la clase

terminara y poder estar

a solas contigo.

cinthia: nunca había venido

a esta parte del club.

está muy solitaria.

adán: es el lugar perfecto

para hacer lo que,

desde la primera vez que te vi,

muero de ganas de hacer.

cinthia: pues, en una de esas

son las mismas ganas que tengo

desde el momento en que te vi.

adán: me encantas, cinthia.

cinthia: y tú a mí, adán.

[música]

[música]

agustín: ayer lolita estuvo aquí

fastidiándome con las ideas

que desde hace tiempo

se le metieron en la cabeza

sobre la actitud de nosotros

hacia cinthia.

en especial, sobre la actitud

de azucena.

danilo: a mí me parece

que lolita tiene razón.

la falta de un hijo ha hecho

que tu esposa tenga un amor,

un cariño casi obsesivo

por cinthia.

agustín: tal vez, pero azucena

jamás la separaría de su mamá

porque sería causarle un daño

a cinthia.

la devoción de mi esposa

por ella es total,

no la lastimaría nunca.

la quiere más que su propia

madre.

danilo: pero no lo es.

agustín: muchas veces

las he visto conviviendo

y llevándose tan bien,

que desearía que los tres

estuviéramos juntos

como una familia.

danilo: pero está lolita.

agustín: sí, sí, lolita,

siempre lolita en medio.

no sabes cómo me gustaría

que algún día desapareciera.

lolita: ya le cambié el agua

a la rosa para que se conserve

igual de bonita

que como la encontré.

[timbre]

mamá, qué gusto verte.

no esperaba que vinieras,

hace tantos años que no te veo.

pasa, pasa, por favor.

>> no creas que vengo

por mi propio gusto, dolores.

tu padre está a punto de morir

y quiere verte.

cinthia: ¿qué haces aquí?

adán: es que no me puedo

conformar con solo los besos

que nos dimos hace rato,

cinthia.

quiero demostrarte todo

lo que provocas en mí.

cinthia: a mí también

me gustaría, pero nos pueden

interrumpir aquí.

adán: el club está por cerrar.

hoy es sábado y las socias

se van temprano.

podemos pasarla muy bien

los dos juntos en el vapor.

cinthia: ya llegará el momento.

pero como tú lo acabas de decir,

ya van a cerrar el club

y tengo que bañarme rápido

porque mi madrina me está

esperando.

azucena: pensé que me apoyabas,

alfonsina.

eres mi amiga.

alfonsina: y soy tu amiga,

azucena, pero que sea

tu cómplice no quiere decir

que no vea los riesgos

de lo que estás haciendo.

[celular]

azucena: ¿me permites

un segundo?

tengo que atender la llamada.

¿bueno?

sí, sí, ¿qué pasó?

adán: pasó que ya besé

a cinthia y ya comencé

a preparar el terreno

para dar el siguiente paso.

azucena: bueno, eso está

muy bien.

ahora quiero que la seduzcas

y hazla tuya lo más pronto

que se pueda.

mantenme informada, por favor.

alfonsina: por tu expresión,

veo que el maestro de tenis

te dio buenas noticas, ¿verdad?

pero déjame volver a decirte,

azucena, que lo que estás

haciendo no va a terminar bien.

estás jugando con fuego

y te vas a quemar.

azucena: los que jugaron

con fuego fueron lolita

y agustín.

mira que serme infiel

mientras yo luchaba

por tener un hijo...

pero yo sé esperar mi venganza

y no me voy a detener.

no me voy a detener

hasta acabar con la bastarda

de mi marido.

no me voy a detener.

[música]

[música]

lolita: papá, papacito,

¿por qué no me avisaron antes

que estabas enfermo? ¿por qué?

>> porque fuimos unos tontos.

lolita: no, la tonta fui yo

porque no los busqué

después de tantos años.

perdóname, papá, perdóname.

>> no solo fue tu culpa,

hija.

nosotros no te supimos perdonar.

lolita: quisiera poder regresar

el tiempo para no separarme

de ustedes, para no separarme

de ti.

>> ya no tengo tiempo, hija.

tienes que saber que--

que esa mujer

te está--te está mintiendo.

lolita: ¿mintiendo?

¿de qué hablas, papá?

¿qué mujer?

>> a--a--

lolita: [llora]

papá.

papacito.

perdóname, papá, por favor.

perdóname.

[llora]

fui una tonta

al no volverlos a buscar.

no le pude decir a mi papá

que lo quería

a pesar del tiempo

y la distancia.

>> ya es muy tarde para eso.

hay cosas que ya nunca

se podrán decir.

lolita: lo sé.

porque mi papá también

me quería decir algo.

trató de hablarme algo

de una mujer que me miente.

tú sabes de qué hablaba.

>> no.

no sé a qué se refería.

lolita: ya sólo nos tenemos

a nosotras, mamá.

te pido por favor

que me permitas

estar cerca de ti.

>> no.

nunca te perdonaré

que te hayas ido de la casa

por ser la amante de un tipo.

para mí las cosas

siguen exactamente igual.

así que te pido que después

del sepelio de tu padre,

no vuelvas a poner un pie

en esta casa.

lolita: [llora]

adán: no sé por qué querías

esperar tanto, cinthia.

si me muero por estar contigo.

cinthia: porque quiero que

mi primera vez sea especial.

adán: ¿y no te es suficiente

con que sea conmigo?

cinthia: sí. claro que sí,

pero no quiero que sea

al aventón.

ya encontraremos

el mejor momento.

[teléfono]

cinthia: ¿qué pasó, mamá?

lolita: hija,

te tengo una mala noticia.

tu abuelo falleció.

cinthia: ¿qué abuelo?

lolita: mi papá, cinthia.

mi papá acaba de morir.

cinthia: ah, pues qué mal, ¿no?

lolita: hija,

te pido que estés conmigo

en estos momentos,

necesito estar cerca de ti.

cinthia: está bien, mamá.

voy a ir a casa de mis padrinos,

te alcanzamos.

porque no pienses

que voy a ir sola.

es que me choca

tener que ir a un velorio

de un señor que nunca conocí.

azucena: bueno,

pero es tu abuelo.

cinthia: ay, porque él era

el papá de mi mamá.

pero yo nunca lo vi,

porque hasta donde sabía,

despreciaba a mi mamá.

azucena: no te debe de importar

el pasado,

tu mamá te necesita

ahorita a su lado.

cinthia: bueno, pero solo voy

porque tú me lo pides.

agustín: eres una gran mujer,

azucena.

con tu cariño y comprensión,

has sabido orientar

bien a cinthia.

azucena: porque solamente

quiero lo mejor para cinthita.

tú sabes que esa niña,

pues es todo para mí.

lolita: gracias por venir.

hija, tenía una gran necesidad

de abrazarte

en este momento de dolor.

cinthia: ya, ma, ya.

lolita: mamá, ¿estás bien?

>> sí.

solamente fue un descuido,

perdón.

¿qué hacen ellos aquí?

lolita: vinieron a acompañarme

por lo de mi papá.

>> pero eso no justifica

que traigas a tu amante

a esta casa.

no hay duda que has perdido

toda vergüenza.

lolita: entre agustín y yo

no hay nada desde hace tiempo,

sólo trajeron a mi hija.

porque la que viene con ellos

es tu nieta.

>> esa muchacha no es nada mío.

es fruto de tu pecado

y no quiero ni conocerla.

además, ¿qué hace aquí

la esposa de ese hombre?

lolita: ¿tú cómo sabes

que es su esposa?

>> porque...

bueno, pues porque es obvio.

ni modo que venga

con su nueva querida, ¿verdad?

mira, como sea,

yo no los quiero en mi casa,

así que los sacas

inmediatamente,

si no quieres que lo haga yo.

cinthia: no sé para qué

insistieron en que fuera

al velorio de tu papá,

si cuando llegamos

nos tuvimos que salir.

azucena: ahorita tu mamá

no necesita

que le reproches nada, cinthia.

necesita tu comprensión.

agustín: eso es verdad.

por eso te pedimos

que la apoyes, mi amor.

lolita: sí, hija,

no sabes cuánta falta me haces.

y más en estos momentos.

por eso te pido

que regreses a la casa.

cinthia: ay, pero--

azucena: tu mamá tiene razón,

deberías irte a vivir

unos días con ella.

cinthia: pero ¿y si me voy

ya no vamos a ir

al viaje a europa?

¿o sí?

porque yo tengo

mucha ilusión

de bailar mi vals en viena.

agustín: por supuesto

que lo vamos a hacer.

y tu fiesta de 15 años también.

[ríe]

azucena: bueno, no sé

si es en buen momento

por el fallecimiento

del papá de lolita.

lolita: por mí está bien.

cinthia tiene mucha ilusión

y no se la quiero quitar.

aunque yo no los podré

acompañar porque tengo

que trabajar.

no tengo ánimos

de hacer ningún viaje.

azucena: lolita, resignación.

en estos momentos

no podemos hacer nada más,

más que tener resignación,

lolita.

cinthia: no hubieras dejado

que mi mamá me lleve, madrina.

yo quiero estar con ustedes.

azucena: pues sí,

pero entiende que tu mami

te necesita en estos momentos.

pero eso no quiere decir

que no nos vamos

a seguir viendo.

cinthia: ay, pero ni que fuera

para tanto.

mi mamá tenía mil años

en ver a su papá

y no entiendo por qué llora.

madrina, por favor,

dile a mi mamá

que pensaste mejor las cosas

y que quieres que me quede

con ustedes.

azucena: pues eso quisiera,

cinthita,

pero mira, mejor dejemos

así las cosas.

yo siento que tu mami

tiene celos de mí

y no quiero tener problemas

con ella, ¿eh?

cinthia: sí.

en eso tienes razón.

porque yo te quiero más a ti

que a mi mamá.

azucena: gracias, mi niña.

¿sabes que eres todo para mí?

pero ¿sabes qué?

aun así, pues tengo que aceptar

que te aparten de mi lado

por un momento.

pero nunca se te olvide

que cuentas conmigo

y que yo sigo siendo

tu cómplice.

por eso quiero

que me mantengas al tanto

de cómo van las cosas

con tu maestro de tenis.

cinthia: muy bien, madrina.

aunque no me encanta

que él sea mayor de edad

y yo apenas tenga 14.

azucena: pero ¿qué importa?

porque muy pronto

vas a tener 15.

además, cuatro años no son nada,

es normal que el hombre

sea mayor que la mujer.

así que no pienses en la edad,

mejor concéntrate en ser feliz.

cinthia: en serio

que eres única, madrina,

por eso te quiero tanto.

[música]

[música]

alfonsina: me alegra que

la hayas pasado tan bien

en el viaje.

europa tiene un encanto

especial.

azucena: no te puedo negar

que lo disfruté,

a pesar de que tuve

que seguir fingiendo.

todo iba bien

hasta que pasamos por francia

por la insistencia de cinthia.

pero en cuanto puse

un pie en ese país,

vinieron a mi mente

todos los recuerdos amargos.

doctor: perdón, madame,

yo no entiendo por qué

usted viene a verme.

yo no puedo someterla

a un tratamiento de fertilidad

porque usted ya está embarazada.

azucena: ¿e--está seguro?

porque según yo

no habían funcionado

los tratamientos anteriores.

doctor: por lo visto

no dieron un resultado

inmediato, "mais, oui, oui",

los análisis son muy claros,

usted está en un proceso

de embarazo.

así que bueno,

si usted tiene

los cuidados necesarios,

pronto será mamá.

felicidades.

azucena: ay, gracias.

gracias por ir por mí

al aeropuerto, alfonsina.

alfonsina: ay, ¿cómo no iba

a ser tu cómplice

de darle la noticia a agustín

después de que me dijiste

que por fin estás embarazada?

azucena: un hijo,

estoy esperando un hijo

de agustín y mío.

ya nada va a poder empañar

nuestra felicidad.

alfonsina: ay.

te dejo para que sigas

preparando todo

para darle la gran noticia.

y no olvides que quiero

ser la madrina de ese bebé.

azucena: sí.

alfonsina: felicidades.

azucena: cuídate.

alfonsina: sí.

azucena: rita.

¡rita!

rita: señora,

me hubiera avisado

que llegaba hoy

para prepararle algo rico

de comer.

azucena: ay, bueno,

les quise dar la sorpresa.

ni agustín sabe que ya llegué.

así que te pido

que por favor prepares

algo especial

para recibirlo más tarde

y darle la sorpresa.

rita: disculpe que se lo diga,

señora, pero mejor

avísele al señor

que ya está aquí.

azucena: ¿por qué?

rita: la verdad

cuando usted se fue

el señor no vino a dormir

todos los días,

no vaya a ser

que hoy tampoco llegue

y la deje esperándolo.

azucena: bueno, de seguro

hay una explicación

para que no haya llegado.

por favor, rita,

sube la maleta, ¿sí?

rita: sí, señora.

[timbre]

azucena: buen día.

>> ¿es usted la esposa

del señor agustín salvatierra?

azucena: sí.

>> venimos a exigirle

que aleje a su esposo

de nuestra hija.

azucena: ¿de qué me habla?

>> de que su marido

se aprovechó de mi hija

y la envolvió

para convertirla en su amante.

azucena: no, no, no, no,

no puede ser.

>> pues lo es.

ya bastante nos ha avergonzado

como para que siga

con esa relación.

azucena: ¿y quién es su hija?

>> lolita, su secretaria.

azucena: yo no sabía nada.

pero tenga la seguridad

de que lo voy a solucionar.

>> eso esperamos.

porque si no su marido

se las tendrá que ver conmigo.

azucena: váyanse.

yo voy a hablar con mi marido,

pero ustedes se tienen que ir.

¿por qué, agustín?

¿por qué?

¿por qué, agustín? ¿por qué?

me mentiste,

jugaste conmigo por esa mujer.

[gime]

no, no, no, no,

no, por favor, mi hijo no,

mi hijo no, no, no, mi bebé no.

¡ay!

[llaman a la puerta]

rita: señora,

ya se fue el doctor.

no sabe cuánto lo siento.

azucena: he perdido a mi hijo

después de esta gran ilusión.

me he quedado vacía.

[llora]

no quiero que le diga

nada al señor.

él no debe saber

que perdí a mi bebé.

rita: pero, señora--

azucena: te lo estoy ordenando,

rita.

mi marido no puede enterarse

de lo que sucedió.

rita: como diga, señora.

voy a prepararle un té.

con permiso.

azucena: mi hijo.

todo es culpa de ellos.

pero agustín y lolita

van a pagar muy caro,

muy caro el que yo haya perdido

mi bebé.

van a pagar todo,

lo van a pagar.

[llora]

[piensa] esa maldita

está embarazada de agustín.

voy a acabar con ella,

voy a acabar con el fruto

de su pecado.

y por eso estos 14 años

he alimentado este odio

por los dos.

ellos mataron a mi hijo.

sólo ellos son los culpables.

alfonsina: pero no puedes

seguir alimentando este rencor.

azucena: no pienso

cambiar de parecer.

y mucho menos ahora

que estoy tan cerca

de lograr mi venganza.

he sido pasiva,

he esperado este momento

en el que pueda

destrozar a cinthia.

me fui ganando su confianza

y su voluntad.

y ahora que la tengo

voy a hacer

que tome las peores decisiones.

alfonsina: pero entiéndelo,

esa muchacha

es la menos responsable

de lo que te hicieron a ti

agustín y lolita.

azucena: pero es el resultado

de esa traición.

por eso he fingido tantos años

un cariño que estoy

muy lejos de sentir

para destrozar a la hija

de agustín y de su amante.

alfonsina: insisto

que haces mal.

azucena: tú lo dices

porque tu marido no te engañó.

pero si estuvieras en mi lugar

yo estoy segura

de que harías lo mismo.

alfonsina: solo espero

que después no lamentes

haber guardado rencor

durante tantos años.

bueno, me tengo que ir.

pero por favor te pido

que recapacites.

azucena: no tengo nada

que recapacitar.

estoy segura de lo que hago.

lolita: así que siempre supiste

que agustín y yo

fuimos amantes,

que todo este tiempo

has sabido que cinthia

es hija de agustín.

[música]

[música]

azucena: alfonsina,

déjanos solas.

alfonsina: ¿estás segura?

azucena: sí.

muy segura.

¿te atreves a venir

a gritarme en mi casa?

lolita: sí,

porque lo sé todo, azucena.

azucena: está bien,

no hagas escándalos, entra.

lolita: has sido una hipócrita.

mis papás vinieron a esta casa

a decirte que tu marido

andaba conmigo.

tú lo sabías hace años.

azucena: los mismos años

que he soportado tu descaro

de venir a casa

manchándola con la suela

de tus zapatos.

lolita: por mí no hubiera

puesto un pie aquí,

pero tú y agustín

provocaron que regresara

una y otra vez por mi hija.

azucena: porque no me iba

a quedar tan tranquila

después de que te vi

en la empresa de mi marido

embarazada.

no tardé en confirmar

que ese bebé

que estabas esperando

era de agustín.

lolita: sí, cinthia es hija

del amor que sentí por agustín.

y tú todo este tiempo

has querido quitarme a mi hija.

azucena: y lo logré.

¿ella no te quiere?

yo me ha ganado su cariño

y su voluntad.

cinthia está comiendo

de mi mano.

lolita: no por mucho tiempo.

no dejaré que me quites

a mi hija.

ya veré cómo,

pero por lo pronto

te prohíbo que te vuelvas

a acercar a cinthia,

te lo prohíbo.

azucena: esto apenas

es el comienzo.

he pasado años

planeando mi venganza,

así que te prometo

que esto no es nada,

te prometo que te va a doler,

y te va a doler aún más.

lolita: eres una perversa.

azucena: piensa lo que quieras,

lolita,

pero aún no sabes

de lo que soy capaz.

con este dinero

que te estoy dando te alcanzará

para que rentes un departamento

y hagas tuya a cinthia.

adán: no se preocupe, señora,

a mí nadie se me resiste.

azucena: pero no sólo quiero

que te acuestes con ella,

si no también quiero

que la dejes embarazada.

adán: oiga, no,

usted no me había dicho

nada del embarazo,

y un hijo es--

azucena: ay, por favor,

no me salgas con escrúpulos.

te he dado mucho dinero

y te voy a dar más,

mucho más si le haces

un hijo a cinthia

y después la dejas sola

y abandonada.

adán: ¿de cuánto

estamos hablando?

azucena: agrégale tres ceros

a la cantidad que acordamos.

adán: entonces seguimos

con el trato.

cuente con ese embarazo, señora.

azucena: sí, lolita,

soy perversa.

y te va a doler,

te va a doler en el alma

cuando destruya a tu hija.

agustín: lolita.

>> perdón, licenciado,

la señora se metió.

lolita: tenemos que hablar.

agustín: está bien,

déjanos solos.

lolita: azucena lo sabe todo,

lo supo siempre.

siempre estuve enterada

de que nosotros

le fuimos infieles

y de que cinthia

es hija de los dos.

agustín: ¿por qué inventas

algo tan bajo?

de haberlo sabido,

azucena te hubiera despreciado.

y al contrario,

te tendió la mano y te ayudó,

como ni siquiera

tus papás lo hicieron.

lolita: ay, lo hizo

porque es una hipócrita.

agustín: no, no,

mi esposa es una gran mujer.

no como tú,

que te conformaste

con recibir migajas,

igual que las de mi amor.

lolita: ay, te acepté

en un acto del enorme amor

que sentí por ti.

agustín: ay, no, no,

no me vengas con reproches

ahora.

yo siempre te hablé

con la verdad,

y ese fue mi error.

porque me viste tan vulnerable

por la falta de un hijo

que te aprovechaste

para meterte conmigo.

lolita: no puedo creer

que sea así cómo piensas

del sacrificio de amor

que hice por ti.

porque en un momento

dijiste amar.

agustín: pero ya no.

ahora te odio, te odio.

cómo quisiera

que no existieras,

que estuvieras muerta.

nos has destrozado la vida.

vete.

vete y no vuelvas nunca más.

vete.

[timbre]

adán: hola.

pasa.

qué bueno que aceptaste

mi invitación de venir

a mi depa.

cinthia: me gusta tu depa.

adán: me moría de ganas

porque llegaras, cinthia.

ya no puedo pasar

mucho tiempo sin verte.

cinthia: yo tampoco

puedo dejar de pensar ti.

la verdad me estaba resistiendo.

pero lo que siento por ti

ya es más fuerte que yo.

te amo.

adán: entonces,

vamos a demostrarlo.

cinthia: hay que hacer el amor.

estoy lista.

quiero ser tuya.

adán: ven.

lolita: cinthia.

hija.

cinthia.

cinthia.

no está.

mi hija no está.

no puede ser.

no me contesta el teléfono,

me manda directo al buzón.

virgen de guadalupe,

en qué trampa caí.

ayúdame a salir,

a salir con todo y mi hija.

te lo suplico, madre mía,

ayúdame.

ayúdame.

[llora]

azucena: [llora]

agustín: azucena, mi amor,

¿por qué lloras así?

azucena: lolita se volvió loca.

vino y me dijo muchas tonterías

que ni siquiera

me atrevo a repetir.

porque incluían

el buen nombre de cinthita

y el tuyo, mi amor.

[llora]

agustín: eres tan buena,

azucena.

ya no tiene caso que calle.

debo decirte la verdad.

todo esto es mi culpa.

hace muchos años

yo te fui infiel con lolita.

y cinthia es mi hija.

azucena: entonces es cierto

que me engañaste.

agustín: pe--pero te suplico

que me perdones.

por favor, perdóname.

te juro que desde

que nació cinthia

ya no tengo nada que ver

con lolita.

azucena: te perdono, mi amor.

yo te amo, yo te amo,

y tú también

eres un gran hombre,

el hombre de mi vida.

a cinthita la adoro y la amo

como si fuera mi niña, mi hija.

agustín: de hecho es tu hija,

porque voy a utilizar

todos mis recursos,

toda mi influencia,

para quitarle

la patria potestad a lolita.

cinthia va a estar con nosotros

como lo que es, nuestra hija.

azucena: [llora]

cinthia: te quiero mucho.

adán: estuvo increíble, cinthia.

cinthia: sí, adán.

mi primera vez

fue como me lo imaginé,

llena de amor.

adán: ya no quiero

que esto se acabe, cinthia.

quiero estar todo el tiempo

contigo, quiero que vivamos

juntos.

cinthia: ¿lo dices en serio?

adán: sí, cinthia.

vente a vivir conmigo.

lolita: ¿dónde andabas?

¿por qué no contestas

el celular?

cinthia: ay, ¿qué te pasa, ma?

estás como loca.

lolita: seguro estabas

con la perversa de azucena,

y ella te decía

que no volvieras,

que te quedaras con ella.

cinthia: ay, no hables así

de mi madrina.

ya quisieras ser como ella.

lolita: [ríe]

no, fíjate que no, cinthia.

y tú lo piensas

porque no la conoces.

ignoras los secretos del pasado,

en la trampa en la que caí,

en la que caímos las dos.

cinthia: ¿te volviste loca

o qué?

mamá, estás diciendo

puras tonterías.

lolita: no, no estoy loca.

pero hazme caso,

no quiero que vuelvas

a ver a azucena.

cinthia: yo jamás

dejaré de ver a mi madrina.

¿ves que sí estás loca?

lolita: a mí me respetas

porque yo soy tu madre.

y no vuelves a ver a azucena,

punto.

cinthia: aunque me pegues

todo lo que quieras,

tú sí estás loca.

estás loca, mamá.

lolita: no quiero

que vuelvas a casa de azucena,

te lo prohíbo.

cinthia: no, esta vez

no voy a ir a casa

de mis padrinos,

me voy a ir a vivir

con mi novio.

lolita: cinthia.

cinthia.

cinthia, regresa.

cinthia.

[música]

[música]

agustín: ¿qué haces aquí?

¿cómo te atreves

a poner un pie en esta casa

después de la sarta

de barbaridades

que le dijiste a azucena?

lolita: si regresé

fue porque cinthia

se fue de la casa

y dijo que se iba

a ir a vivir con su novio.

agustín: ¿cinthia tiene novio?

azucena: sí,

y lo sabrías se prestaras

más atención a tu hija.

lolita: ¿tú sabes

dónde vive ese muchacho?

azucena: sí, y voy a ser yo

la que vaya a hablar

con cinthita para convencerla

de que tiene que regresar.

lolita: yo voy contigo.

azucena: no.

si tu hija te ve

sería más difícil convencerla.

lolita: ¿por qué no quieres

que vaya con mi hija?

¿quieres continuar

con tu venganza o qué?

agustín: ¿có--cómo te atreves

a seguir acusándola?

cuando lo único que quiere

es ayudar.

azucena: pero no tiene caso

que empiecen a discutir,

yo me encargaré

de buscar a cinthita.

no te queda

más que confiar en mí,

así que te pido por favor

que te vayas de mi casa

y yo te llevo a tu hija.

ay, amor.

cinthia: madrina.

azucena: hola.

cinthia: pásale.

azucena: qué bueno que aceptaste

que viniera a verte

y--y me dijiste dónde estás.

cinthia: porque en ti

sí confío, madrina.

azucena: tu mamá fue a vernos,

y llegó como loca a la casa.

cinthia: ay, porque está loca,

madrina.

me dijo horrores de ti.

azucena: sí, lo sé.

a mí también me los gritó.

cuando lo único que he hecho

es apoyarla,

y apoyarte más a ti.

cinthia: por eso

te lo agradezco tanto, madrina.

y te pido que por favor

perdones a mi mamá.

azucena: mira, mejor dejemos

a tu mamá a un lado

y vamos a hablar de ti.

¿estás segura de vivir

con tu novio?

cinthia: sí, madrina.

yo sé que él me quiere mucho,

y yo lo quiero más a él.

azucena: entonces

yo te voy a apoyar.

si quieres estar con él,

cuentas conmigo.

cinthia: [ríe]

eres lo máximo.

no habrá nada

que me separe de ti nunca.

azucena: ay.

lolita.

ay, lolita, lo siento,

pero no pude hacer nada

para convencer a cinthita.

lolita: tú no pudiste

hacer nada,

pero ten la seguridad que yo sí.

así que te exijo

me des la dirección

de donde está.

azucena: de verdad lo siento,

pero tu hija fue muy clara.

y--y no quiere saber nada de ti.

lolita: de seguro

esta es otra de tus trampas.

azucena: por lo visto

no eres tan tonta como creí.

porque de mi cuenta corre

que no vuelves a ver a tu hija.

lolita: azucena, azucena,

azucena.

mi hija.

cinthia: adán,

es que estoy muy preocupada.

porque tengo un retraso.

adán: ¿qué quieres decir

con eso?

cinthia: que creo

que estoy embarazada.

adán: pues más vale que no,

porque ni creas

que me voy a hacer cargo

de ese niño.

cinthia: pero yo creí

que te ibas a poner feliz

con la noticia.

adán: ¿estás loca?

¿cómo me va a alegrar

la noticia?

si ya me tienes harto

con tus niñerías.

es más, voy a ir al club,

y cuando regrese

no te quiero ver aquí.

¡te me largas ahora mismo!

policía: ¿adán lópez?

adán: sí, soy yo.

policía: estás detenido

por el delito de pedofilia.

cinthia: ¿qué?

policía: llévenselo.

adán: no, no, no, déjenme.

yo--yo no la obligué

a que viviera conmigo.

policía: aun así

sabías que era menor de edad,

y sigue siendo un delito.

llévenselo.

adán: déjenme.

ella quiso vivir conmigo sola.

yo no la obligué a nada.

lolita: hija, mi amor,

por fin estoy contigo.

cinthia: mamá, ¿qué está

pasando?

lolita: yo te lo voy a explicar.

pero te pido que me escuches,

y sobre todo que confíes en mí.

azucena: me dijeron

que querían verme.

cinthia: sí, madrina.

me tienes que decir la verdad.

mi mamá acaba de decirme que

mi padrino

en realidad es mi papá.

y que tú sólo has fingido

tu cariño,

que solo lo hiciste

para vengarte de ellos.

azucena: y es verdad.

tuve que esperar

y soportarte 15 años

para que te convirtieras

en el instrumento

de mi venganza,

porque lo único que quiero

es verlos destruidos.

[música]

úsica]

cinthia: no, madrina,

eso no puede ser cierto.

azucena: pues sí, sí lo es.

yo nunca te he querido,

para mí representas

lo peor que me ha pasado,

eres la bastarda de agustín.

lolita: no voy a permitir

que sigas lastimando a mi hija.

si acepté que viniéramos

a verte,

fue para que ella misma

se convenciera

de la clase de hiena que eres.

azucena: [ríe]

¿tú te atreves a juzgarme?

¿tú después de que te metiste

con mi marido,

y que por su culpa

perdí al hijo

que estaba esperando?

lolita: ¿de qué hablas?

tú nunca te pudiste embarazar.

azucena: lo estuve una vez.

pero tus papás me dijeron

lo que había entre agustín y tú

y ese dolor fue lo que provocó

que perdiera a mi hijo.

cinthia: pero ¿por qué

tenías que fingir conmigo?

¿por qué si yo sí

te llegué a querer?

azucena: porque yo nunca

iba a querer a una bastarda

como tú.

y como ya nos quitamos

las caretas,

lo mejor es que se larguen,

que se vayan de mi casa.

largo, fuera.

y aprendan,

aprendan a vivir con el dolor

que les causa mi trampa.

largo.

agustín: ¿y esa maleta?

¿vas a salir de viaje?

azucena: sí, pienso recorrer

europa.

pero antes me voy a quedar

unos días en la casa

de valle de bravo.

agustín: ¿por qué

no me habías dicho

de este viaje?

azucena: porque no tengo

que darte explicaciones

de todo lo que hago.

mira, sólo confórmate

con saber que estaré

en valle esperando la venta

de las acciones

que tengo de tu empresa.

agustín: ¿las vas a vender?

pero eso provocaría

que hubiera especulación

en la bolsa

y--y nos quedaríamos

en la calle.

azucena: pues eso

es lo que quiero.

verte arruinado.

agustín: ¿por qué haces

todo esto?

azucena: pensé que lolita

y tu hija te habían ido

con el chisme,

pero ya veo que no.

lo hago para vengarme de ti,

porque por tu culpa

perdí al hijo

que estábamos esperando.

agustín: pero nunca

pudiste embarazarte,

no funcionaron los tratamientos.

azucena: uno sí funcionó,

uno me dio la gran felicidad

de saber que podía ser madre.

pero tú y tu amante

me arrebataron esa felicidad.

agustín: pero--

azucena: tú bien sabes

que me fallaste,

y que te revolcabas

con otra mujer

mientras yo luchaba sola

por darte un hijo,

un hijo que perdí

por tus mentiras

y por tu traición, agustín.

así que no te olvides,

nunca te vayas a olvidar

de que tú eres el asesino

de nuestro hijo.

agustín: no, no puede

ser verdad, no.

azucena: no me importa

si me crees o no me crees,

pero ten por seguro

que el odio que yo he guardado

por tantos años

te estoy diciendo la verdad.

ya no voy a tener que aguantar

el asco de dormir a tu lado

porque va a ser el último día

este, el último día

que me vas a ver.

te dejo en la ruina

y con tu bastarda.

por fin me pude vengar,

por fin me pude vengar

de esos malditos.

por fin, por fin.

[grita]

[teléfono]

agustín: sí, bueno.

sí, soy yo.

¿cómo?

mi mujer está mu--muerta.

¿cómo está cinthia?

lolita: un poco mejor.

el psicólogo

que le recomendaste

le ha funcionado muy bien.

agustín: ¿crees

que la pueda ver?

lolita: no lo sé,

todo depende de ella.

cinthia, tu papá está aquí.

cinthia: dile que no quiero

verlo.

lolita: ya la escuchaste.

y te pido que la sigas

dando tiempo.

lo necesita para terminar

de procesar todo lo que vivió.

agustín: está bien,

no la quiero volver a lastimar.

¿escuchaste, mi amor?

no te quiero volver a lastimar,

pero no voy a dejar de buscarte

porque mi amor por ti

siempre ha sido sincero.

lolita: ¿escuchaste

lo que te dijo tu papá?

cinthia: sí.

pero ¿quién me asegura

que me está diciendo la verdad,

que no me está

fingiendo su cariño?

lolita: porque es tu padre

y él siempre te ha querido.

cinthia: eso pensé

de la que era mi madrina, mamá.

sólo quería hacerme daño.

ya ves que buscaba

que me embarazara de adán.

lolita: pero afortunadamente

tu retraso fue una falsa alarma.

aún no es tiempo

de que seas madre.

cinthia: mamá,

la única que en verdad

me crió eres tú.

a pesar de que fui una grosera,

que te desprecié,

tú nunca has dejado de amarme.

lolita: y estoy segura

que agustín siente lo mismo

por ti.

los dos nos equivocamos.

yo por meterme

con un hombre casado

y--y él por no respetar

a su esposa.

cinthia: sí, pero lo que

hicieron en el pasado

no tenía que afectarme a mí.

lolita: en eso tienes razón.

los dos pensamos

que dejando las cosas

que pasaran como pasaron,

nadie iba a salir lastimado.

pero nos equivocamos.

sin querer lastimamos

a quien más queremos,

a ti, mi amor.

pero te pido que nos perdones,

cinthia.

aprende a perdonarnos

para que pueda ser feliz.

cinthia: tienes un gran corazón,

mamá.

y estoy tan feliz

de ser tu hija.

lolita: y yo de ser tu madre.

porque sin importar

cómo hayan sido las cosas,

tú eres mi mayor bendición.

y juntas vamos a salir adelante,

sin mentiras y sin trampas.

nada justifica la infidelidad.

por más excusas que pongamos,

sólo nos estamos

engañando a nosotros mismos,

y lastimando a la persona

que nos ha entregado su amor.

seamos conscientes,

que nuestros actos

siempre tendrán consecuencias.

si hacemos las cosas bien,

nos irá bien.

pero si actuamos mal,

tarde o temprano,

nuestros errores

nos van a alcanzar.

y habrá veces

que dañarán a las personas

que más amamos,

como un hijo.

no pensemos

que ellos están ajenos

de lo que hacemos,

porque siempre serán

los más afectados.

y más cuando se vuelven

el blanco de una venganza.

y si nos llegamos a equivocar,

tenemos que ser sinceros

con nosotros mismos,

y enfrentar nuestros errores

con la verdad.

tal vez no sea fácil,

pero confiemos

que este será el mejor camino

para que nuestros hijos

no paguen por nuestras culpas.

porque actuando

con honestidad y amor

será la única manera

de no caer en una trampa.

[música]

úsica]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo

este cerro elijo

para hacer mi altar

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana

bajó al tepeyac

Cargando Playlist...