null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Señal del cielo'

Univision31 Dic 2019 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

yolanda: ¿qué haces aquí,

piraña?

ya te dije que aquí

no puedes vender tus porquerías,

este es mi barrio.

piraña: ¿ah, sí? ¿quién lo dice?

yolanda: te lo digo yo

porque somos las hijas del sol,

así que no tienes nada

que hacer aquí.

piraña: yo viendo donde se me da

mi regalada gana.

>> ey, aquí mandamos nosotros

porque somos las hijas del sol,

¿cómo ves?

yolanda: y si no quieres salir

con las patas por delante,

órale, ándale.

piraña: tú me das miedo.

yolanda: pues deberías.

>> chicas, vámonos, ándale.

>> esto no se va a quedar así,

cuando me las encuentre,

les voy a partir toda su madeja.

[hablan a la vez]

yolanda: córrele como ratas

que este es mi barrio.

yolanda: me quedé bien prendida

y con ganas de partirsela

a la desgraciada de la piraña.

>> simón, yo también,

lástima que andaba

la tira cerca.

yolanda: pero me la voy a topar

y ahora sí no se la va a acabar.

miriam: tenemos que demostrarle

quién manda, nosotras.

yolanda: así es, mi miriam.

miriam: ¿miriam?, ya sabes que

soy la chacalosa.

ustedes son mi familia.

yolanda: y este

es nuestro símbolo

el sol porque somos las hijas

del sol, ¿o que no?

cuidamos de nuestro barrio.

miriam: sí me da la mona,

mi yola.

yolanda: ya vine, ma.

martina: ¿dónde estabas?, seguro

andabas con la vaga

de miriam, ¿no?

yolanda: ahí vas otra vez

a echarme tus choros.

>> pues sí, hija, porque

en lugar de andar estudiando,

nada más te la pasas

de vaga con esa.

yolanda: no estamos de vagas,

ma, estamos cuidando al barrio

de todas esas lacras que

se vienen para acá a vender

sus porquerías

y también de otras pandillas.

martina: un día te vas a meter

en un lío muy grande

por andar de pandillera.

yolanda: ay, tú no me entiendes,

jefa, la neta,

no entiendes lo que el barrio

significa para nosotras.

no vamos a permitir que esas

infelices vengan y empiecen

a los chavos de aquí, por eso

cuidamos nuestro territorio.

martina: no, hija, tú perteneces

a algo mucho más grande,

tienes que estudiar, prepararte,

ser alguien en la vida.

yolanda: jefa,

yo no quiero estudiar,

eso no se hice para mí.

martina: ay, hija,

¿qué le defiendes al barrio?

en un futuro hasta

vas a estar lejos de aquí.

yolanda: te dije que no,

que de aquí soy

y aquí me voy a morir.

martina: virgencita,

¿qué voy a hacer con esta niña?

yolanda: hija de la--

ahí está otra vez la piraña

vendiendo sus porquerías.

ahora sí me la paga.

ahora sí, ya valiste.

piraña: desgraciada,

nomás porque me agarran sola.

yola: cálmate, sacona.

digo, puedo.

>> ¡acábala, yola!

dale, pégale.

dale más.

acábala, yola,

muéstrale quién manda.

dale, no la dejes, yola.

oficial: a ver, se calma.

yolanda: agárrenla a ella

esta vendiendo droga.

>> simón, nosotros no hicimos

nada, fue ella.

¡suélteme!

oficial: por lo pronto,

las que se van detenidas por

disturbios en la vía pública,

son ustedes. vámonos.

>> nosotras no hicimos nada,

suélteme.

yola: suéltame.

órale, déjame.

>> ¡vas a ver, piraña!

[llaman a la puerta]

martina: voy, voy, voy, ya voy.

>> martina, qué bueno

que la encuentro.

martina: ya estaba por irme

al mercado, ¿qué pasó?

>> comadre, a su hija

se la llevó la policía

porque ella le estaba

pegando a una muchacha.

martina: no me diga. vamos.

>> le cuento por el camino,

venga.

>> sí, efectivamente aquí está

su hija, la trajeron

a los reparos.

martina: pero mi hija

es menor de edad.

>> sí, pero estaba haciendo

disturbios en la vía pública

y si quiere que salga tendrá que

pagar una multa,

justamente por ser menor

de edad.

>> no sea malito, agente,

considere a la muchacha.

mire, sólo estaba defendiendo

al barrio de todos esos tipos

que sólo envician a la gente.

>> pues lo siento mucho, señora,

pero si quiere que su hija

salga,

tendrá que pagar la multa.

yola: chale, ma, no hubieras

pagado la multa,

si esos tiras me iban a soltar

si yo no hice nada.

martina: andas con esas

pandilleras dizque defendiendo

al barrio y mira, al final a ti

te agarraron.

¿no notas pelona nuestra casa?

yola: achirrión, a ver,

¿y dónde esta la tele

y todo lo demás?

martina: todo lo empeñé

para pagar la multa,

no tenía dinero, yolanda.

yolanda: ¿ya ves?

ni la hubieras pagado.

martina: basta, tienes que

hacerte responsable

de tus actos.

¿qué va a pasar el día que

yo falte?, necesito que te tomes

en serio la vida.

yolanda: me la tomo en serio,

pero tengo que defender

al barrio.

martina: ¿y de qué sirve?

ya te llegó la policía,

te marcaron.

por favor, yolanda,

tómate la vida en serio.

oficial: alto, estás detenida.

yolanda: ¿por qué?

yo no hice nada.

oficial: tú eres la que asaltó

el súper en la avenida torres.

yolanda: ni más.

a mí no me quieran cargar

el muertito.

oficial: tienes toda la pinta

de ratera, además la que asaltó

tenía tatuajes.

yolanda: ¿y eso qué?

no por tener tatuajes significa

que fui yo.

oficial: tú eres una pandillera

y eres a la que buscamos.

yolanda: ¡no, déjenme!

yo no fui, seré pandillera

pero ni madres que soy ratera.

oficial: eso lo vas a probar

ante el ministerio público.

vámonos.

yolanda: no, no, no me lleves,

suéltame.

[jadea]

yo no fui, suéltenme.

[grita]

martina: me vas a sacar

canas verdes.

yolanda: yo no tuve la culpa

de que eso tiras me levantaran.

martina: te confundieron

por tus tatuajes,

mírate los brazos,

llenos de tatuajes.

yolanda: ¿y eso qué?

no por tener tatuajes

soy ratera.

martina: te guste o no,

en la sociedad hay prejuicios

hacia la gente que tiene

tatuajes, son una marca.

yolanda: sí, la sociedad es

prejuiciosa y doble moral,

igual que la tira.

por nuestro aspecto nos tratan

como delincuentes.

martina: y serán los primeros

que señalen como maleantes.

[tose]

yolanda: ¿qué tienes?

martina: nada.

sólo te pido que, por favor,

cambies.

yolanda: no voy a cambiar sólo

porque a la sociedad no le gusta

que el pelo, mi ropa

o mi maquillaje.

martina: ya deja esa pandilla,

compórtate.

yolanda: pero nosotras no

hacemos nada malo,

sólo defendemos al barrio

de los verdaderos delincuentes.

martina: ten mesura,

vístete de otra manera.

yolanda: que no, sólo porque

a ti no te guste, no voy

a cambiar, no me importas tú

ni la maldita sociedad.

martina: yolanda, yolanda.

no hemos terminado de hablar.

ya no sé qué hacer con mi hija.

no quería recurrir a ti,

pero no tengo otra opción,

arath.

arath: así que por este recorte

me encontraste.

martina: un día te vi

en el periódico y decidí

guardarlo.

veo que has progresado mucho

desde la última vez

que nos vimos.

arath: sí, no puedo quejarme,

me ha ido muy bien.

la última vez que nos vimos

peleamos mucho y decidimos no

volver a vernos.

luego me fui al extranjero

y allá estudié una maestría.

martina: en realidad,

ya estábamos mal

cuando te fuiste,

pensábamos diferente,

soñábamos cosas distintas

y pues nos fue alejando.

arath: te amé demasiado.

martina: yo también a ti,

pero eso ya es pasado.

ahora vengo a confesarte algo

que no te dije antes porque

estaba enojada y eso hubiera

cambiado el curso de tu vida.

pero es el momento que lo sepas

porque necesito que me ayudes.

arath: ¿de qué se trata?

martina: tenemos una hija.

arath: ¿qué dices?

martina: se llama yolanda

y está próxima a cumplir

los 16 años.

arath: ¿por qué no me lo dijiste

en ese momento? yo hubiera

respondido por ella.

martina: estaba muy enojada

y no quería saber nada de ti.

y luego cuando fui a buscarte tú

ya te habías ido al extranjero.

así que, pues

decidí tenerla sola.

mira, es ella.

arath: se parece mucho

a mi mamá.

martina: sí,

tiene sus mismos ojos.

arath: ¿ella sabe que yo soy--

martina: no, no, ella no sabe

nada de tu existencia.

le tengo que decir porque además

de que está incontrolable,

peleamos todo el tiempo y...

y creo que necesita

una figura paterna.

necesito que se vaya

a vivir contigo.

[tose]

arath: ¿qué tienes?, ¿qué pasa?

¿te pasa algo?

martina: sí, sí, estoy bien.

no es nada, ha de ser

como un enfriamiento

o algo así.

arath: pues mira,

ha sido una sorpresa increíble,

una sorpresa increíble.

tengo que hablarlo con lucero,

mi mujer.

ella es muy comprensiva, pero no

sé cómo vas a reaccionar

ante todo lo que me has dicho.

martina: lo sé, pero de verdad

que necesito tu ayuda,

yolanda debe tener a alguien que

la guíe por buen camino

para que sea una mujer de bien.

hija, necesito decirte algo muy

importante para tu vida.

yolanda: pues escúpelo, al fin

ya estoy acostumbrada.

martina: siempre te dije que

tu padre había muerto,

pero tu padre vive.

yolanda: ¿estás bromeando?

martina: no, no, tienes un padre

y se llama arath de mendizábal.

yolanda: seguramente te abandonó

estando embarazada.

martina: no, él no sabía

de tu existencia.

yolanda: ¿y por qué buscaste

a ese señor?

martina: arath es

un buen hombre.

yolanda: yo no tengo padre.

martina: sería bueno que

te fueras a vivir con él.

yolanda: eso sí que no,

de mi barrio no me voy,

para eso tengo mi banda.

martina: es que al lado de tu

padre puede tener oportunidades

para ser alguien en la vida,

hija.

yolanda: pues no y ya no quiero

escucharte.

[música]

[música]

arath: tú sabes que siempre

he sido honesto contigo,

que te amo,

no quiero ocultarte algo que

me enteré apenas ayer.

tengo una hija.

lucero: ¿una hija?

arath: sí.

antes de irme al extranjero,

terminé con mi novia.

ella nunca me dijo nada

sobre su embarazo.

lucero: ¿qué edad tiene

tu hija?

arath: está por cumplir los 16,

se llama yolanda.

martina,la madre de mi hija,

vino a pedirme que me haga cargo

de ella.

pero si tú no quieres que venga

a vivir con nosotros,

yo veré la forma

de responderle a mi hija,

no sé, buscaré un lugar.

lucero: no, no, yo no tengo

problema porque venga a vivir

con nosotros, es más,

es como una señal del cielo:

ella podría ser la hija

que la vida me negó,

porque yo no puedo tener hijos.

arath: entonces estás de acuerdo

en que venga a vivir

con nosotros.

lucero: sí, estoy segura que

esta casa tendrá más vida

y ya no estaremos tan solitos.

arath: eres muy buena,

por eso te amo.

lucero: yo también te amo.

buenas tardes.

martina: pásale.

arath: con permiso.

martina: adelante, adelante.

yolanda, yolanda.

yolanda: mmm.

martina: él es tu padre,

arath de mendizábal.

yolanda: dile a ese señor que

ya se puede ir retachando

por donde vino.

martina: no seas grosera,

compórtate porque yo

no te he educado así.

yolanda: él es que quería

conocerme, no yo a él.

arath: sí, sí,yo soy el que

quiere conocerte y la verdad

estás mucho más guapa

que en las fotos.

yolanda: a mí sus halagos

no me interesan

¿qué quiere?

martina: yolanda.

arath: yo sé que para ti es

difícil haberte enterado que

tienes un padre, pero yo solo

quiero que nos conozcamos,

que me dejes ayudarte.

yolanda: no quiero su ayuda,

así que órale,

ahuecando el ala.

arath: pero conmigo puedes tener

una buena vida, mejores

oportunidades para desarrollarte

para que estudies.

yolanda: dije que no,

aquí es mi lugar.

y mi familia son mi banda

y mi jefa lo sabe.

y menos para irme

con un richachón,

si lo quiere entender

y si no, me vale.

martina: yolanda, no seas

testaruda, ¿no te das cuenta

de las oportunidades que están

frente a ti?

yolanda: yo lo único que veo es

a un ricachón que piensa que

está adoptando un perro

de la calle y sí, seré como

un perro de la calle, pero

míreme, bien felipe y con toño,

así que chica la banda.

ahí nos guachamos.

por ahí hay otras lacras que

tenemos que combatir

para que no vengan aquí a robar

o a vender sus drogas.

>> yolanda, yolanda tu mamá.

yolanda: ¿mi mamá qué?

>> tu mamá se puso rete mal

y se la llevaron al hospital.

yolanda: ay, no manches.

>> sí.

yolanda: [jadea]

mamá.

jefecita, hábleme, por favor.

martina: hijita.

yolanda: ¿pero qué tienes?

martina: estoy muy enferma,

hija.

me estoy muriendo.

yolanda: no, mamá, por favor,

no me puedes hacer esto.

¿por qué no me dijiste que

estabas enferma?

martina: has estado tan alejada

de mí y de la casa,

solo te importaba tu barrio

y la banda.

yolanda: perdóname,

soy una estúpida.

tú eres lo más importante

para mí, te quiero mucho

y sin ti no podría vivir, mamá.

martina: tienes que salir

adelante, hija.

piensa en ti y no a la banda

porque no te va a dejar nada

bueno.

vé a vivir con su padre.

yolanda: no, mamá, tú te vas

a poner bien y yo te prometo que

voy a cambiar

y voy a estudiar.

martina: no, hija,

el tiempo se está acabando.

júrame que cambiarás...

júrame que te vas a ir a vivir

con su padre,

júramelo.

yolanda: sí, mamá, te lo juro.

mamá, mamá, mamá.

¡mamá, no, por favor, no.

¡mamá, no, mamá, mamá!

[música]

[música]

arath: buenos días, mi hija,

siéntate a desayunar.

lucero: hoy vamos de compras.

ya vas a entrar a la escuela

y necesitas varias cosas.

te van a tomar medidas

para el uniforme.

yolanda: no manches,

¿voy a llevar uniforme?,

me voy a ver re ñoña.

lucero: nada de eso,

te vas a ver muy bien.

también compraremos ropas--

gracias.

...también compraremos para ti.

yolanda: pues ni crean

que me voy a disfrazar--sí.

ni crean que me voy a disfrazar

de niña fifi porque así no soy

yo, así merito soy.

arath: está bien, siempre debes

ser tú misma.

lucero: nosotros no queremos

cambiarte, nos gusta

que tengas tu estilo,

pero para una mujer

nunca está demás comprar ropa.

yolanda: ¿y voy a poder escoger

todo lo que yo quiera?

lucero: por supuesto,

queremos que te sientas cómoda

en todo momento y que te quede

claro que nosotros no queremos

modificar tus gustos.

yolanda: ah, bueno, pues así

sí baila su hija.

[ríen]

arath: [canta]

yolanda: ya, ya, ya a comer.

>> oigan, ¿quién es esa?

¿quién la trajo aquí?

>> no sé,

pero está bien exótica.

>> dirás naca.

guarden sus carteras porque

con esa pinta y esos tatuajes,

seguro ya ha estado

en la cárcel.

>> ay, ¿no decían que este cole

era de origen?

miren, una pandillera

entre nosotros ¿qué sigue,

un vagabundo, una sirvienta?

>> [ríe]

tú no pertences aquí.

hay que tener cuidado

porque nos puede robar.

yolanda: yo no soy una ratera.

>> eres una naca corriente, sólo

desprestigias a este colegio.

yolanda: y tú eres una tonta,

mensa y hueca y no digo nada.

>> ey, ey, cálmate,

no eres de nuestro nivel.

>> ¿qué pasa aquí?

>> prefecto, ¿qué hace esta

delincuente entre nosotros?

>> a ver, muchachos,

yolanda es nueva compañera,

tienen que ser cordiales,

tienen que darle la bienvenida

y la tienen que incluir

en las actividades del colegio.

>> prefecto, nosotros no

nos juntamos con la prole.

>> pues ahora son compañeros

y van a tener que convivir.

>> ella no es mi compañera

y no nos puede obligar,

ella nunca va a dejar de ser

una chica banda.

yolanda: ay, hola.

ambos: hola.

arath: bueno, hija,

cuéntanos cómo te fue

en tu primer día de clases.

yolanda: nada fantástico

ni particular.

bueno, sí, con ese uniforme

me siento ridícula y ñoña.

¿no podrían hacer que vayamos

como queramos?

lucero: no, señorita, es un

colegio donde se utiliza el

uniforme. además, no es para

tanto, te ves hermosa.

arath: muy hermosa.

yolanda: no, arath,

no me gustan los besos.

arath: a mí sí me gustan,

ni modo.

lucero: ¿y ya hiciste amigos?

yolanda: no, ninguno de esos

riquillos va a ser mi amigo

nunca.

son parte de esa suciedad

y me choca.

arath: mi amor, no te cierres a

la posibilidad de hacer amigos.

yolanda: no me interesa, arath,

es más, me siento como triste,

de malas y no sé qué tengo.

lucero: ven, mira.

es normal, yolanda,

extrañas a tu mamá, a tu barrio,

pero ya verás que con el tiempo

y nuestro cariño, vas a ir

curando tu corazón.

yolanda: no, pero sin abrazos

y ñoños.

arath: bueno, vamos a comer

y nos sigues platicando.

yolanda: pero mejor vamos

por unos taquetes,

porque la verdad no tengo ganas

de esa comida muy fifi.

arath: ¿"taqueshis"?

comida japonesa, se me antoja.

vámonos.

mmm, hacía tiempo que no

comíamos japonés. vamos.

>> no sé por qué aguantasas adop

lucero: no, mi corazón quiso que

fuera yolanda y te pido que seas

más cordial con ella.

no quiero que nadie

la menosprecie y mucho menos

estando en su propia casa.

arath: pues tenemos de todos

los libros que quieras.

¿qué quieres leer, algo

romántico?

yolanda: ay, no,

qué flojera eso.

arath: no, el romaticismo no es

ninguna flojera.

precisamente estoy leyendo

romeo y julieta,

de william shakespeare.

ven que vamos a leerlo juntos.

yolanda: pues a ver.

arath: empezaremos

desde el principio.

primer acto.

[lee]

yolanda: me encanta el teatro.

todas las obras que hemos leído

tienen su encanto.

shakespeare me enamoró

con romeo y julieta,

ese amor tan ferviente

de los enamorados,

es una obra bellísima.

arath: ¿pues saben qué?

las voy a llevar al teatro a ver

romeo y julieta.

lucero: ¿en serio?

yolanda: [vitorea] ¡ay, sí!

te voy a dar un abrazo.

arath: no me lo puedo creer.

lucero: dios, necesito ir

por mi celular

para tomar una foto.

me encantó la obra de teatro.

yolanda: ay, sí, a mí también.

"oh, romeo, romeo, júrame

tan solo que me amas y dejaré

yo de ser una capuleto".

arath: me satisface mucho que

hayas encontrado en el teatro

una pasión que te emana.

yolanda: sí, emana.

hace mucho que no me sentía

contenta, así como cuando uno

está con su familia

y la pasa bien chido.

pues bueno, ya me voy a ir

a echar una pestañita.

ahí nos vidrios mañana.

lucero: hasta mañana, hija.

yolanda: bye.

arath: ¿hija?

lucero: sí, ¿por qué no?

yolanda es la hija de mi corazón

y además ya hemos ido ganando

terreno.

arath: por lo pronto me gusta

mucho que esté interesada

en la literatura,

después ya veremos qué pasa.

oye, lo de echarse

una pestañita, ¿es que se va

a dormir?

lucero: sí.

[ríe]

ambos: vamos.

>> ¿a poco sabes leer?

>> yo creo que ni fue

a la escuela.

a ver, ¿qué lees?

romeo y julieta, ay nos salió

romántica la pandillera.

yolanda: les advierto,

déjenme en paz.

ustedes tienen el cerebro

oxidado porque no lo usan.

>> tú eres la que no

debería estar aquí.

mírate, estás llena de tatuajes

y por más que quieras,

tú no perteneces aquí,

sino a la calle

como la pandillera que eres.

>> porque ya nos enteramos quien

eres en verdad.

yolanda: ¿ah, sí? ¿y quién soy?

>> una pandillera de lo peor.

yo creo que hasta drogadicta.

yolanda: ¡yo no soy ninguna

drogadicta!

estás tapados del cerebro

al pensar que un tatuaje o un

peinado te ponen en un lugar,

cómo poner una etiqueta

que te defina como persona.

>> tú no deberías estar aquí,

nosotros somos niños bien.

yolanda: sí, bien tarathos.

>> pero cuéntanos, ¿cuál

de todos esos horrorosos

tatuajes te hiciste

en la cárcel?, porque estuvimos

investigando y ya supimos que

estuviste en la cárcel.

qué horror, entre nosotros está

una presidiaria.

yolanda: yo no estuve

en la cárcel, estúpida.

me detuvieron por defender

al barrio de la lacra,

pero ya veo que la lacra

está en todas partes.

>> pero aún así, tú no deberías

estar aquí.

>> párate.

no seas miedosa, es una naca.

[música]

arath: ey, ey, ey, ¿a dónde?

tenemos que hablar, hija.

yolanda: ya sé que me vas

a echar tus choros

porque me peleé, pero ellos

se lo merecían.

arath: aunque se lo merecieran,

tú no debes responder

a las provocaciones

con violencia.

eso no es correcto.

yolanda: pero ellos empezaron,

arath, me dijeron presidiaria

y yo jamás he estado

en la cárcel,

sólo me detuvieron.

arath: eso es precisamente

lo que queremos que entiendas,

todas las decisiones que tomes

tienen una consecuencia,

como esa vez que decidiste

defender tu barrio y tú fuiste

la única que terminó detenida.

yolanda: esa era nuestra misión

como las hijas del sol,

defender al barrio, pero tú,

como ricachón, no entiendes.

arath: claro que lo entiendo,

pero no puedes actuar

sin pensar, como hoy.

te agredieron

y te fuiste a los golpes.

yolanda: lo que pasa es que te

pones del lado de esos tarathos.

claro, como son riquillos...

lucero: no, no, hija, no es

ponerse del lado de nadie,

simplemente queremos que

entiendas que nosotros no

te juzgamos por tu apariencia,

pero habrá gente que sí

te juzgue.

no tienes que darles importancia

porqué ahí justamente es donde

tu actitud será la que hable

por ti, la que te defina

como persona.

no un tatuaje, no un peinado,

no un piercing, sino tus actos.

arath: prométenos que no

volverás a ser agresiva.

yolanda: les prometo que ya

nunca me voy a volver a pelear.

arath: esta vez no te castigaré

porque creo que has aprendido

la lección.

anda, ve a cambiarte

el uniforme. vamos a comer.

yolanda: gracias.

arath: gracias,

no sé qué haría sin ti.

lucero: no tienes nada

que agradecerme.

solo le pido a la virgencita que

nos ilumine para que seamos

buenos padres para que yola

logre adaptarse a esta

nueva vida y no ponga

resistencia al cambio...

que podamos ser buenos guías

para ella.

te lo suplico, madre mía,

que yola pueda aceptarnos

como sus padres

porque cuando yolanda llegó

a nuestras vidas fue una señal

del cielo y tener la oportunidad

de ser madre.

yolanda: ¿y esta rosa?

¿quién la habrá dejado aquí?

sin agua...

se va a secar.

qué rico huele

y qué hermosa está.

se la voy a poner

a la virgencita de guadalupe

que está en la sala.

no manches,

habrá casting para la obra

de romeo y julieta. qué chido.

>> eso del teatro no es para ti.

yolanda: ¿por qué no?

yo amo la obra

de romeo y julieta y voy

a hacer pruebas para julieta.

>> sólo en tus sueños más

fumados podría ser julieta

porque yo me quedaré

con ese papel.

en cambio tú, con esa pinta,

a lo más que vas a llegar

es a recibir los boletos

en la puerta del auditorio.

[ríe]

yolanda: ya veremos.

arath: al rato tengo una junta

con la gente de monterrey.

lucero: ah, muy bien

yolanda: lucero, arath,

no saben lo que pasó hoy

en la escuela.

arath: ¿qué?, ¿qué pasó?

yolanda: ¡es que habrá casting

para la obra de romeo y julieta!

lucero: qué padre.

yolanda: y obvio que voy a ser

julieta.

arath: y nosotros te vamos

a ayudar a ensayar el papel.

yolanda: "oh, romeo, romeo,

¿por qué eres tú, romeo?"

[ríe]

ay, ya quiero empezar.

arath: bueno, pues vamos a comer

y después te ayudamos a ensayar,

¿te parece?

lucero: oye, ¿pero que no

tenías una junta con los

accionistas de monterrey?

me acabas de decir.

arath: uy, sí, verdad. ¡caray!

lucero: bueno, no te preocupes

que yolanda yo estudiamos

el papel y ya, lo demás estuvo.

[ríe][diálogos en silencio]

>> estamos muy complacidos

de ver que hay mucho talento

en el colegio, pero sobre todo

que les ha interesado el teatro.

y, después de las audiciones,

ya sabemos quién será

nuestra próxima julieta.

yolanda,

hiciste una muy buena audición

para julieta,

pero por tus tatuajes

no podrás hacer el papel.

así que vanesa será nuestra

julieta, ella va perfectamente

en el perfil.

arath: ¿qué pasó, yolanda

no quiso bajar?

lucero: no, algo peor. se fue.

arath: ¿qué?

lucero: nos dejó esta nota.

[yolanda] lo siento, me voy.

hoy me di cuenta que no

pertenezco a este lugar.

he tratado de encajar, pero

resultó que soy un bicho raro.

bueno, regreso a donde

pertenezco.

adiós.

arath: tenemos

que ir a buscarla.

miriam: mi yola,

¿qué tranza, mi hija?

esas milanesas que te traen

por estos lares.

ya hasta te olvidabas

de los pobres, ¿a que no?

yolanda: ¿qué pasó,

mi chacalosa?

aquí mero les ando,

¿o que no me extrañaron?

miriam: ah, simona la mona.

oye, llegas justo a tiempo

porque hoy en la noche

tenemos un business.

yolanda: ¿ah, sí?

¿y de qué se trata?

arath: hija.

hija.

miriam: [indistinto]

yolanda: yo me encargo.

¿qué húboles? oigan, no debieron

venir porque nomás van a perder

su tiempo, yo no voy a volver

con ustedes porque aquí

es mi lugar.

arath: aquí no vas a encontrar

nada, hija.

que te hayan rechazado

no significa nada.

vendrán otras oportunidades para

hacer conciencia en la gente.

yolanda: "ne", yo nunca voy

hacer esa niña fresa que los

haga feliz.

lucero: nunca hemos querido que

seas una niña fresa, así

diferente como eres te queremos,

con tus tatuajes te queremos

y te respetamos.

yolanda: gracias por eso,

pero no voy a volver con ustedes

y lo único que quiero que

respeten mi decisión.

arath: está bien,

te respetamos.

sólo toma en cuenta que siempre

estará tu casa

y sobre todo tus papás

esperándote.

cuídate.

yolanda: ¿qué pasó? a ver.

miriam: ya me hacía

que nos dejabas.

yolanda: ¿qué pasó?

soy la yolis.

miriam: se ponen truchas.

la musqui nos va a echar agua

por si viene la tira.

yolanda: oye, ¿qué tranza?

¿por qué nos das navajas?

¿qué es el business o qué?

miriam: es para que abramos

nuestros horizontes.

las hijas del sol nos dimos

cuenta la de que unidas tenemos

la forma de sacar billete,

así que vamos a robar

la vinotería de don benito.

se ve que hay una buena

billetiza

y aparte esta bien surtida.

yolanda: ¿qué?

miriam: así como lo oye,

mi yola,

aquí todas jalamos parejo,

así que usted también

le va a entrar y vamos a robar,

¿o qué?

¿eres o no eres

parte de la banda?

[música]

[música]

[martina] no, hija,

tú perteneces algo mucho más

grande.

tienes que estudiar, prepararte,

ser alguien en la vida.

tienes que salir adelante,

piensa en ti y no en la banda

porque no te va a dar

nada bueno.

yolanda: yo no soy de la banda.

yo no robo ni me drogo,

las hijas del sol

no pensábamos así.

¡nosotras hacíamos justicia,

defendíamos al barrio

de las lacras, pero nosotras

no éramos las lacras!

miriam: eso son puras historias

románticas.

aquí o te defiendes

o te lleva la acostada,

¿verdad, acostada?

yolanda: pues entonces no quiero

ser de ninguna banda.

adiós.

miriam: ¡pues lárgate

y no regreses!

[grita]

aquí nadie te necesita,

no vuelvas nunca.

>> pensé que ya no regresarías,

que ya nos habíamos librado

de ti.

yolanda: qué pena decepcionarte,

pero no me voy a ir sólo

porque tú digas o los demás

piensen que soy una pandillera

y no sé cuántas más.

mi lugar es donde yo me sienta

bien y no donde me hayan

etiquetado los prejuicios

sociales.

>> nunca dejarás

de ser una naca.

yolanda: no me interesa lo que

pienses. estoy escribiendo

una obra de teatro que habla

de los prejuicios y de la gente

clasista, como ustedes.

>> pues quiero ver quién

participa en tu obra.

>> yo. yo te ayudo a hacer

tu obra. me di cuenta que

las etiquetas no sirven de nada

y solo nos separan.

no me interesa lo que hayas

sido, me importa

lo que eres ahora.

arath: ahí está,

yolanda, yolanda.

yolanda: me da mucho gusto que

hayan venido, pasen.

arath: ¿cómo crees

que nos íbamos a perder

el estreno de tu obra?

lucero: y más que se trata

de una obra escrita por ti.

yolanda: con permiso.

eso lo logré gracias a que tengo

a los mejores papás del mundo.

lucero: hija de mi vida,

qué gusto me da escuchar eso.

yolanda: pues eso es lo que

son para mí,

mis papás

y es una señal del cielo

para ser feliz.

lucero: me haces muy feliz,

hija.

yolanda: y tú a mí,

mamá.

>> ¿sabes qué?,

deberías largarte a la calle

porque ahí es donde tú

perteneces, marginada.

>> yo lo único que quiero es

salir adelante. mis tatuajes

y mi manera de vestir no tienen

que ponerme una etiqueta.

>> ¿sabes qué? mira, lárgate.

>> ¡oye, oye, oye!

¡déjala en paz!

tenemos que aprender a vivir

y a convivir

como los seres humanos

que somos, sin poner etiquetas

por el color de nuestra piel,

por las preferencias,

por la apariencia que tenemos.

todos somos seres humanos

y hay que respetarnos.

[aplausos y vitores]

>> yolanda, yolanda.

¿podemos hablar?

yolanda: espérenme.

>> quería--bueno quiero

felicitarte por la obra.

la verdad, estuvo increíble

y me gustó mucho

trabajar contigo.

yolanda: a mí también.

>> y bueno, no sé, quizá un día

de estos podríamos salir a tomar

algo, es más,

¿podría ser hoy en la tarde?

yolanda: sí, si quieres, hoy

en la tarde vamos por un helado.

>> perfecto.

¿te mando un mensaje o...

yolanda: sí.

lucero: existen muchos

prejuicios de la sociedad,

los tatuajes, por ejemplo.

a veces se piensa lo peor de una

persona que tiene tatuajes

o piercings ya que se juzga

por la apariencia,

por la vestimenta, el cabello

e incluso por el pasado

de las personas.

tendemos a juzgar sin conocer

y muchas veces

la apreciación externa

no siempre es la correcta.

evitemos menospreciar

a la gente,

seamos más influyentes.

todos somos seres humanos, así

sin etiquetas y respetándonos.

siempre habrá una persona que

nos enseñe el valor humano

y que sea en nuestra vida

como una

señal del cielo.

[música]

Cargando Playlist...