null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'Juego de niños'

11 Dic 2020 – 12:00 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... soledad: ¡rápido, hay que llevar

a angelito al hospital! ¡es una emergencia!

ayuda, por favor. genaro, ve abriendo la puerta

del coche, ayúdame a llevar a este niño al hospital.

no te preocupes, te vamos a llevar al hospital.

ándale, genaro, ábreme la puerta del coche de atrás.

ábreme, rápido, rápido, muévete, genaro, por favor.

apúrate, tranquilo, todo va a estar bien.

genaro, apúrate, dios mío. ¡apúrate! vamos, por favor,

le avisas a la mamá. vamos al hospital más cercano.

genaro, por dios, ya. consuelo: ¡ángel!

por favor. ¡ángel!

>> gracias, buen día. ¿qué pasa?

michelle: no, no voy a entrar a trabajar.

no debí haber dejado a mi hijo en la guardería.

>> deja de hacerte ideas en la cabeza y entra.

es importante que te presentes hoy, te lo advirtieron.

si no vas a perder el trabajo. michelle: no sé qué tengo,

siento que mi hijo me necesita. no debí haberlo dejado

en la guardería. ya le pasó algo una vez,

le puede volver a pasar. me voy.

>> michelle, espera. michelle: necesito ver a mi hijo

ángel, por favor tráiganmelo, me lo voy a llevar,

¿dónde está? consuelo: tranquilícese,

por favor. michelle: ¿cómo me pide que me

tranquilice si no me dan razón de mi hijo?

dígame donde está mi hijo. consuelo: ok, se lo voy a decir,

la maestra soledad se lo acaba de llevar al hospital.

michelle: ¿qué? ¿qué fue lo que le pasó?

consuelo: no sé, no sé lo que le pasó, entramos al salón y estaba

ya tirado inconsciente en el suelo.

michelle: ¿a qué hospital se lo llevaron?

consuelo: al hospital público. michelle: seguramente ese niño

sebastián le pegó a mi hijo. pero si algo le pasa a angelito,

les juro que se van a arrepentir.

¿dónde está mi hijo? ¿qué tiene? ¿dónde está?

soledad: lo están revisando, ahorita viene el doctor a

informarnos. michelle: ¿qué le hicieron a mi

hijito? ¿fue sebastián, verdad?

soledad: no lo sabemos, señora. michelle: es que nunca saben

nada en esa guardería. ese niño sebastián es un

delincuente. soledad: por favor, sebastián es

un niño igual que ángel. michelle: es un delincuente que

le ha pegado a mi hijo varias veces y ustedes no hacen nada.

soledad: nosotras hacemos lo que podemos.

michelle: pues hacen muy poco. enfermera, quiero saber de mi

hijo. se llama ángel piñiero,

por favor ayúdeme. enfermera: señora, el doctor

saldívar está atendiendo a su hijo, en un momento viene

a informarle sobre el estado de salud.

[monitor] michelle: [piensa] ángel de mi

vida, mi corazón, ¿qué te pudo haber pasado?

[saldívar] no voy a mentirle, su hijo está muy grave.

no sabemos aún el tamaño de la lesión.

hasta que baje la inflamación de su cerebro.

michelle: ¿cómo llegamos aquí? ¿cómo fue, hijito mío?

[llora] alberto: ya estoy en casa.

michelle: mi amor, ahorita te sirvo de comer.

alberto: apúrate, porque apenas tengo tiempo de comer y regresar

al trabajo. hoy tenemos que revisar unos

balances en la empresa. ¿y qué pasó con el trabajo que

ibas a buscar? ¿ya viste algo?

michelle: en eso estoy, todavía no encuentro nada.

alberto: pues, si estás todo el día aquí en la casa.

¿así cómo vas a encontrar algo? pero solamente te aviso que

las deudas nos están comiendo. mi sueldo de contador

no alcanza para todo. michelle: ya sé, sé que casi

todo lo que ganas se va para el crédito hipotecario del banco.

pero no quisiera dejar a ángel mucho tiempo.

alberto: lo vamos a meter a una guardería.

ahí va a estar muy bien, hay guarderías que son de todo

el día y les dan de comer y en la tarde pasas por él.

michelle: no sé, no confío en las guarderías.

son tantos los niños que tienen que cuidar que no los atienden

bien. alberto: lo que pasa es que

estás acostumbrada a estar con ángel todo el tiempo.

pero no tenemos de otra, hay que pagar el crédito

hipotecario. imagínate, es a 20 años.

y eso sin contar las tarjetas, los gastos del departamento

y el auto. por eso necesitamos tener

otra entrada de dinero. así que busca el trabajo y busca

la guardería para ángel. michelle: sí, amor, lo haré.

abuela: miren quién vino a verme, mi príncipe adorado,

¿cómo estás? pásate, hija, pásate.

michelle: ¿y sofía? abuela: tu hermana fue al

mercado. ya no ha de tardar.

cuéntame, ¿ya conseguiste trabajo?

michelle: sí, en una empresa de uniformes.

entré como auxiliar contable. abuela: qué bien.

michelle: y también conseguí la guardería para ángel.

abuela: podrías dejármelo a mí, sin problemas.

michelle: ya lo sé, pero tampoco te queremos cargar la mano,

además la guardería nos queda muy cerca para pasar a dejarlo.

roger: ya llegué, abuela. abuela: mira quién vino

a visitarnos. roger: ¡angelito, mi campeón!

mira, mis guantes de box, ya estoy entrenando y te voy a

enseñar a boxear, ¿va? abuela: qué cosas dices.

angelito no va a ser violento. roger: el box es un deporte.

además es para que angelito aprenda a defenderse.

michelle: qué exagerados, si va a ir a una guardería nada más.

roger: siempre hay que saber defenderse. ¿verdad, angelito?

abuela: eso. sebastián: [ríe]

ángel: yo tengo mi muñeco. consuelo: bravo, mi amor.

michelle: ahora sí, mi amor, a bañar.

a ver, levanta los brazos. eso.

ahí está. cuidado.

¿y esto? ¿quién te hizo esto?

dime quién te lo hizo. ángel: sebas.

michelle: sebastián. condenado chamaco, te dejó todo

pellizcado. ay, mi amor.

pero me van a escuchar las maestras.

no sé cómo pueden admitir este comportamiento.

consuelo: señora, no pasa nada. son niños, a veces juegan.

michelle: esos no son juegos de niños.

mi hijo tiene todo el brazo pellizcado.

consuelo: a lo que me refiero es que no debe darle

importancia, es normal que los niños peleen, al rato se

contentan y andan como si nada. michelle: usted debería

llamarles la atención porque es su maestra.

ese niño sebastián no debe pellizcar a mi hijo.

consuelo: sí se les llama la atención pero le digo que ellos

a veces lo hacen jugando. michelle: a mí no me gusta que

jueguen así con mi hijo. así que le voy a pedir de favor

que verifiquen que este niño sebastián no se acerque a mi

hijo. consuelo: está bien, haré lo que

pueda. [música]

[música] alberto: ¿el niño cómo va en la

guardería? ven, angelito.

michelle: bien. alberto: ¿segura?

porque con eso de bullying en las escuelas, no quiero

enterarme que le hacen eso a mi hijo, o que hay alguien que lo

trata mal. porque soy capaz de ir

a golpearlo. ¿verdad, campeón?

a quien sea, ya me conoces. ¿todo bien, campeón?

michelle: no te preocupes, las cosas van bien.

vámonos a dormir ya. alberto: hasta mañana, campeón.

abuela: mira nada más cómo tienes tus rodillas, mi cielo.

sofía: tan chiquitos y ya jugando tan salvaje.

abuela: mira, si está todo raspado.

sofía: así llegaba roger siempre, ¿te acuerdas?

[timbre] sofía: ya ves que era muy

travieso. abuela: sí, pero él era un

demonio. en cambio angelito es muy

tranquilo. roger: chale, ¿cuál demonio?

abuela: no es cierto. michelle: pero, ¿qué le pasó?

abuela: es lo que quisiera saber.

así se lo entregaron a sofía. sofía: la maestra me dijo que se

hizo esos raspones jugando. michelle: seguramente fue ese

niño sebastián, lo ha de haber empujado y mi hijo se cayó.

abuela: yo creo que es algo más. michelle: ¿a qué te refieres?

abuela: a lo mejor angelito está recibiendo maltrato.

michelle: ¿de quién? yo digo que es ese niño

sebastián. roger: te voy a enseñar un

overcap y un yap. para que aprendas a defenderte.

michelle: lo malo es que le digo a la maestra consuelo y siempre

me sale con que es un juego. sofía: dile a alberto que vaya

a hablar con la maestra a ver si a él le dice lo mismo.

michelle: no, a alberto no le voy a decir nada.

él es de un carácter muy fuerte. capaz que hasta a la maestra

le anda pegando. abuela: no le digas nada hasta

averiguar bien lo que está pasando con mi nieto.

mi chiquitín, ya, chiquito. ya no llores, tesoro.

consuelo: a ver, vamos a hacer la demostración del baile que

ensayamos. las mamás van a observar el

baile porque lo van a estar ensayando en su casa con sus

hijos, para que quede listo para el 10 de mayo.

en sus posiciones. listo. vente acá.

michelle: ey, ¿qué te pasa? a mi hijo no lo empujas.

sandra: ¿qué te pasa, estúpida? a mi hijo no le vas a hablar así

que para eso está su madre. michelle: educa a tu hijo.

porque es muy agresivo. consuelo: por favor, tranquilas.

michelle: usted tiene la culpa porque no hace nada cuando los

niños se agreden. no le pone un alto a este niño

que no tiene modales. sandra: tú no le vas a hablar

así a mi hijo. consuelo: ya basta, vamos a

hablar a la dirección. soledad: qué vergüenza que den

ese tipo de espectáculo frente a los niños.

ustedes como mamás debe dar el ejemplo.

michelle: no, vergüenza les debería dar a ustedes que no son

capaces de vigilar a los niños. soledad: a veces los niños se

empujan y se golpean pero no es nada grave.

michelle: eso dice usted y también la maestra consuelo pero

en realidad es que descuidan a los niños.

porque no deberían agredirse. sandra: pero tampoco esta señora

debería regañar a mi hijo, ¿quién se cree que es?

soledad: basta por favor, no voy a permitir que se peleen aquí.

les voy a pedir de favor que corrija a su hijo y que

platique con él para que deje de golpear.

la educación, se aprende primero en casa.

sandra: ¿ah, sí? lo mismo exijo, que esta señora primero corrija

a su hijo. soledad: las dos van a corregir

a sus hijos y yo le voy a pedir a la maestra consuelo que esté

más al pendiente. consuelo: sí.

michelle: ya dormí al niño. alberto: muy bien.

michelle: tengo algo importante que decirte de ángel.

alberto: ¿qué hay con él? michelle: es que hay un niño muy

agresivo que lo está molestando y le pega.

alberto: ¿qué dijiste? ¿un niño le pega a mi hijo?

¿y por qué no me lo habías dicho antes?

te pregunté y me dijiste que todo estaba bien.

michelle: es que no quería que te preocuparas.

alberto: es mi hijo, caramba. yo tengo que saber todo lo que

pasa con él. ¿quién es ese niño?

michelle: se llama sebastián. ya hablé con su mamá.

se llama sandra díaz. alberto: esa señora ahora me va

a escuchar porque yo también voy a ir a dejar a ángel.

¿usted es la mamá de sebastián? sandra: si, ¿quién es usted?

alberto: mi hijo es ángel y le advierto que si su hijo

vuelve a tocar al mío, se va a arrepentir.

sandra: ¿me está amenazando? alberto: no, solamente le estoy

advirtiendo, o controla a su hijo o le voy a pedir a la

directora que lo expulse. un niño agresivo es un peligro

para los demás. cuídate, campeón, te portas

bien, venga. saúl: oye, tú.

con qué se la quisiste hacer de gritos a mi esposa, ¿no?

alberto: ¿y tú quién eres? saúl: soy el papá de sebastián

y el esposo de sandra. y a mi esposa nadie le grita,

¿cómo ves? michelle: vámonos, alberto,

no vale la pena y además vamos a llegar tarde al trabajo.

saúl: hazle caso a tu esposa y lárgate.

pero no quiero enterarme que te pones con mi esposa,

¿entendiste? alberto: ahora entiendo porqué

tu hijo es así, teniendo unos padres tan arrabaleros.

saúl: arrabalero te voy a dejar el hocico, imbécil,

cuando te lo parta. sandra: pégale, saúl.

alberto: ni que estuviera manco. sandra: ¡pégale, saúl!

¡pégale, pégale! más fuerte, saúl, pégale.

michelle: por favor, alberto. sandra: ¡más fuerte, saúl,

pégale! michelle: ¡cállese, señora!

[música] [música]

sandra: ¡pégale más en la cara! [sirena]

pégale más fuerte. pégale más, pégale más.

oficial: ey. me van a acompañar a la

delegación. no pueden hacer disturbios.

michelle: no, por favor, no se lleven a mi marido.

nosotros ya nos vamos a trabajar.

soledad: yo llamé a la policía, no voy a tolerar esta clase

de numeritos y mucho menos en la guardería.

¿qué clase de ejemplo le están dando a sus hijos, señores?

alberto: llévenselo a él, no a mí, él fue el que empezó.

saúl: te crees muy salsa, ¿no? nada más porque me tienen

agarrado, porque si no... soledad: y lo peor de todo que

toda esta gente que está grabando, al ratito va a subir

el video a la red. a ver si no le da vergüenza

seguirse peleando. oficial: no se preocupe,

no harán más disturbios. vámonos.

sandra: ¿qué? no, no se lo pueden llevar, no se lo pueden

llevar. no se lo pueden llevar.

tu marido fue le primero en tirar la piedra cuando me

amenazó fuera de la escuela. michelle: eso no es cierto,

él no te amenazó a ti. te dijo que controlaras a tu

hijo porque es muy violento. agente: tranquilos, aquí no van

a venir a pelear. y si lo hacen, voy a tener que

encerrarlos, ¿me oyeron? alberto: este tipo fue el que

inició todo, yo fui a dejar a mi hijo y él fue el que se acercó

muy violento. él es el que le da el mal

ejemplo a su hijo. agente: los dos son mal ejemplo,

¿qué es eso de andarse peleando? michelle: nosotros ya nos íbamos

cuando señor se acercó y provocó a mi marido.

y ahora por culpa de ellos, ya no vamos a ir a trabajar.

sandra: ay, pobrecitos, tú y tu marido no me sirven ni

para el arranque. agente: ya basta.

ustedes son los adultos, los que se supone son prudentes

y les enseñan valores a sus hijos.

¿y qué les enseñan? ¿el camino a la violencia?

los niños a veces tienen juegos, y hay ocasiones en que esos

juegos son rudos. pero son solo eso, juegos de

niños. a veces entre ellos se entienden

mucho mejor que los adultos. y definitivamente la violencia,

no es el idioma para hablar ni para solucionar los

problemas. abuela: y para después de la

comida, mira lo que te traje, mi cielo.

helado de chocolate que es tu favorito.

qué rico, ¿está rico, mi vida? ¿sabes qué?

al ratito llegan tus papis. pero mientras vamos a jugar.

¿quieres jugar con los luchadores?

aunque, ¿sabes? los luchadores no, porque son muy bruscos.

aunque así es el deporte. ¿juegas brusco con sebastián?

¿sebastián es malo contigo? ángel: no.

abuela: ¿y tienes amiguitas? ángel: no, son malas.

abuela: las niñas no son malas. dime, ¿es una niña la que te

hizo esos moretones? ángel: sí.

abuela: ya sé, en lo que te acabas tu helado, voy a sacar

un libro de animalitos que te va a encantar. ¿sale?

ángel: sí. abuela: ¡eso! ¡bravo! ay.

michelle: yo creo que alberto ya aprendió la lección y va a ser

más prudente. alberto: así es,

fue un día terrible, ya me voy a dormir, hasta luego, suegra.

abuela: hasta luego, hijo. michelle: estás viendo que es

de mecha corta y todavía lo regañas.

abuela: para que se controle más.

lo que tengo que decirte con urgencia es algo que averigüé

platicando con angelito. michelle: ¿qué pasa?

abuela: obviamente está muy chiquito.

y apenas puede decirme quién le provoca todos esos golpes.

pero todo parece indicar que no es sebastián quien le da esos

golpes. sino una niña, una mujer.

michelle: ¿qué? ¿una mujer? abuela: sí.

alberto: y tu mamá no perdió la ocasión en regañarme.

michelle: no te estaba regañando, sólo dijo que golpear

no es la manera de arreglar las cosas.

y tú sabes que tiene razón. alberto: sí, pero lo dicen como

si hubiera sido mi culpa. y el que me provocó fue el tal

saúl. michelle: dejemos eso atrás.

estaba pensando, ¿y si cambiamos a ángel

de guardería? alberto: ¿por qué? ¿tan grave es

lo que pasa? ¿o hay algo que no me has dicho?

michelle: no es eso, sólo que lo hago para evitar más problemas.

alberto: en este momento no podemos cambiarlo,

y ni hablar de que tu renuncies para cuidarlo.

porque bien sabes que necesitamos ese dinero.

michelle: lo sé, aunque mi hijo está primero y necesito tener la

tranquilidad de que él está bien donde yo lo deje.

alberto: y no pensarás dejarlo con tu mamá.

porque para empezar, ella vive lejos.

y se nos complicaría más. y la guardería está muy cerca.

tranquila, ángel va a estar bien.

hay que pedirle a la directora que tome cartas en el asunto

y que esté al pendiente. pero no puedes dejar el trabajo,

porque si no, perderíamos el único techo que tenemos.

michelle: está bien, angelito seguirá en esa guardería.

vámonos, chiquito, que ya se nos está haciendo tarde.

¿qué pasa? ¿no tienes ganas de ir a la

escuela a jugar con tus amiguitos?

ángel: mm-mm. michelle: no te preocupes,

ya hablamos con los papás de sebastián y ese niño no te va a

volver a hacer nada. alberto: claro que no te va

a volver a hacer nada. espero que ayer hayan aprendido

la lección. michelle: y nosotros también.

no debemos caer en provocaciones.

alberto: no empieces con la misma cantaleta.

ayer con los choros de tu mamá y con tus reclamos, ya me quedó

muy claro. bueno, ya me voy, tú lleva al

niño a la guardería porque con el tiempo que perdí ayer,

seguro se me acumuló el trabajo. michelle: ¿estás seguro que

quieres que lleve a ángel a la guardería?

alberto: ya hablamos de eso y sabes que por el momento

no hay otra opción. no nos queda mas que confiar en

que las cosas van a estar bien. michelle: espero que realmente

las cosas estén bien. vámonos, mi amor.

alberto: vámonos, campeón, vamos a la escuela, eso.

michelle: vente, agarra tu mochila, eso.

alberto: vámonos. michelle: corriendo.

consuelo: ¿listo para entrar? ¿señora michelle?

buenos días, la directora quisiera hablar un momento

con usted. michelle: perdón, pero ahorita

no puedo. tengo que pedir permiso en el

trabajo para hablar con la directora.

consuelo: yo le aviso. michelle: sí, iré a verla en

cuanto pueda. te portas bien.

no caigas en provocaciones, mejor trata de estar lejos

de sebastián. y si alguien trata de hacerte

daño, le dices a la maestra. ángel: no.

>> gracias, buen día. ¿qué pasa?

michelle: no, no voy a entrar a trabajar.

no debí haber dejado a mi hijo en la guardería.

>> deja de hacerte ideas en la cabeza y entra.

es importante que te presentes hoy, te lo advirtieron.

si no vas a perder el trabajo. michelle: no sé qué tengo,

siento que mi hijo me necesita. no debí haberlo dejado

en la guardería. ya le pasó algo una vez,

le puede volver a pasar. me voy.

>> michelle, espera. soledad: ¡rápido, hay que llevar

a angelito al hospital! ¡es una emergencia!

ayuda, por favor. genaro, ve abriendo la puerta

del coche, ayúdame a llevar a este niño al hospital.

no te preocupes, te vamos a llevar al hospital.

ándale, genaro, ábreme la puerta del coche de atrás.

ábreme, rápido, rápido, muévete, genaro, por favor.

apúrate, tranquilo, todo va a estar bien.

genaro, apúrate, dios mío. ¡apúrate! vamos, por favor,

le avisas a la mamá. vamos al hospital más cercano.

genaro, por dios, ya. consuelo: ¡ángel!

por favor. ¡ángel!

[monitor] michelle: [piensa] ángel de mi

vida, mi corazón, ¿qué te pudo haber pasado?

[saldívar] no voy a mentirle, su hijo está muy grave.

no sabemos aún el tamaño de la lesión.

hasta que baje la inflamación de su cerebro.

michelle: ¿cómo llegamos aquí? ¿cómo fue, hijito mío?

[llora] saldívar: hemos estado

monitoreando el cerebro del niño.

y puede tener un daño severo. michelle: no puede ser.

ese niño le ha estado haciendo daño a mi angelito.

yo lo sabía y no hice nada, ese niño le hizo daño a mi

hijito. saldívar: perdóneme, pero las

lesiones que tiene su hijo no las hizo un niño.

michelle: ¿qué dice? saldívar: lo que oye,

las lesiones de ángel no se las hizo un niño.

sino un adulto. [música]

[música] saldívar: ángel está muy

lastimado. michelle: [llora]

¿cómo es posible que haya sido tan ciega?

¿no darme cuenta que estabas maltratando a mi hijo?

esto parece el golpe de una reja.

saldívar: y el golpe que tiene en a espalda, es como si lo

hubieran azotado contra la pared.

son conjeturas basadas en los moretones.

aunque usted debe averiguar lo que realmente le pasó a su hijo.

michelle: mi hijo. y yo pensando todo el tiempo

que sebastián le pegaba. pero era de la misma edad que mi

hijo. saldívar: el compañerito de su

hijo no puedo tener la fuerza para provocar heridas como

estas. abuela: hay alguien que está

golpeando a mi nieto y hay que averiguar quién es.

roger: quien haya lastimado a angelito es un infeliz.

tan chiquito y no se puede defender.

sofía: tienes que decirle a alberto.

ahorita él se quedó en el hospital pero no sabe todo lo

que te dijo el doctor. cree que fue ese niño sebastián.

michelle: no puedo decirle, no todavía hasta averiguar más.

no quiero que se vaya a meter en más problemas.

alberto: los voy a demandar por lo que su hijo le hizo al mío

y también a la guardería por no poner atención.

sandra: demándelos, pero mi hijo no le hizo nada al suyo.

alberto: ¿cómo explica sus heridas?

soledad: yo le prometo que vamos a investigar y vamos

a llegar a las últimas consecuencias de esto.

se lo prometo. saúl: mi hijo no es ningún

delincuente, ¿ok? sandra: por dios, es un niño.

yo le pregunté si le había pegado y me dijo que no.

alberto: ¿no lo estuvo pellizcando? ¿no le pegó varias

veces? sandra: sí, pero es incapaz

de mandarlo al hospital, eso es imposible.

saúl: ya no le hagas. si quiere denunciarnos,

que nos denuncie. alberto: claro, y que se

investigue este lugar. michelle: y por eso más que

nunca le pido de su comprensión para poder arreglar esta

situación. >> es imposible que te vayas

varios días. yo te necesito aquí.

tenemos que sacar las auditorías y los balances de fin de mes.

michelle: por eso yo apelaba a su comprensión, también es

madre. y pensé que me entendería.

>> sí, y lo más que puedo hacer por ti es permitir que llegues

tarde. pero no puedes faltar.

michelle: en ese caso es mejor que renuncie.

ya que no puede darme unos días. >> espera.

lo máximo que puedo hacer por ti es darte los días que

necesitas. pero sin goce de sueldo.

michelle: acepto, tomaré los días entonces. gracias.

saldívar: su hijo ha tenido una notable mejoría.

michelle: gracias a dios. saldívar: ya se desinflamó el

cerebro pero aún estamos a la espera de su reacción.

más tarde pasaremos a angelito a otra habitación porque ya no

estará en terapia intensiva. michelle: muchas gracias.

mi angelito, te amo tanto. he sido muy tonta y no te he

sabido proteger. perdóname, porque no he sabido

estar contigo y protegerte de esa persona que te ha hecho

mucho daño. virgencita de guadalupe.

tú que sabes del dolor en el corazón de una madre,

ayúdame, ayúdame a encontrar la verdad para poder proteger a mi

hijo, y encontrar ese adulto que golpea a los niños en la

guardería. ayúdame, madrecita.

para salvaguardar la vida no sólo de mi hijo,

sino de todos los niños que están en la guardería.

que están en peligro de ser maltratados.

porque sus padres pueden pensar que...

se trata de golpes que reciben, al estar en juegos de niños.

soledad: la dirección de esta guardería ha decidido

expulsar a sebastián. sandra: ¿qué?

eso es injusto, ¿qué ha hecho mi hijo?

consuelo: pues, mandar a angelito al hospital.

saúl: ¿cómo cree que mi hijo pudo haber hecho eso?

no sean ridículas, por favor. soledad: evítese los

insultos, por favor. yo creo que mejor deberían de

reflexionar sobre los valores y los ejemplos que le están

dando a sebastián. sandra: mi hijo no hizo nada,

están culpando injustamente y lo más fácil es echarle la

culpa, que investigar lo que realmente está pasando.

consuelo: cálmese, no tiene derecho de hablarle así

a la directora. sandra: tengo todo el derecho,

y esto no se va a quedar así, los voy a demandar a todos.

saúl: se van a acordar de nosotros.

porque esto no se hace. sandra: investiguen y luego

actúen con quien de verdad es responsable.

vámonos. soledad: apenas puedo creer

lo que me está diciendo. michelle: los golpes infringidos

a mi hijo no fueron de otro niño sino de un adulto.

soledad: me parece imposible. todos mis profesores están

perfectamente capacitados y le juro que tienen

las mejores referencias. michelle: esta situación

casi le cuesta la vida a mi hijo.

esta persona lo golpeó hasta casi matarlo.

yo siento un odio y un coraje y por eso llegaré hasta las

últimas consecuencias. y debido a eso venimos

a levantar una demanda en contra de la guardería.

alberto: tienen que investigar lo que realmente está pasando

en ese lugar donde casi matan a mi hijo.

agente: llevaremos a cabo una investigación y se castigará

duramente a quien resulte responsable.

abuela: probablemente no sea al único que golpean.

hagan su trabajo, investiguen. agente: así se hará,

se lo aseguro. [música]

[música] saúl: vamos, córrele.

sandra: y ahora para encontrar otra guardería.

no, bueno, ¿qué quieren aquí? ¿no fue suficiente con haber

perjudicado a mi hijo? michelle: no venimos a provocar

problemas, de verdad. queremos hablar con ustedes

en paz. saúl: por su culpa corrieron

a mi hijo. él no tuvo la culpa de lo que

le pasó a su hijo. michelle: nosotros sabemos que

sebastián no fue quien golpeó a ángel.

sandra: pero tu esposo dijo todo lo contrario.

michelle: él no sabía nada, yo no le había dicho nada

de lo que el doctor me había dicho.

que los golpes fueron provocados por un adulto.

fue una de las maestras. pero hay que averiguar quién

lo hizo. por eso hemos venido.

dejemos de lado nuestras rencillas por el bien de

nuestros hijos. alberto: si actué así es porque

estaba furioso por lo que le pasó a mi hijo.

ustedes hubieran reaccionado igual.

saúl: o peor. porque con mi esposa y mi hijo

nadie se mete. sandra: tenemos que estar

unidos, lo que le hicieron a angelito

no tiene nombre, cuenten con nosotros.

saúl: ¿qué tenemos que hacer? michelle: tenemos que demandar.

hablar con otras madres para saber si sus hijos han sido

maltratados. y buscar antecedentes de todas

las maestras. sandra: ya buscamos

los antecedentes de casi todas las maestras.

¿quién falta? michelle: tú lo has dicho,

de casi todas. pero mira esto.

esta mujer que busca la policía ¿no es la maestra consuelo?

sandra: "carmen mejía ha cambiado varias veces de

identidad y ahora es buscada con el nombre consuelo méndez".

michelle: esta nota es de un periódico de colima.

dice que hay una demanda en contra de consuelo méndez.

por haber golpeado brutalmente a una niña.

fue ella. fue la que golpeó a mi hijo

hasta casi matarlo. ella fue.

consuelo: genaro, abre las puertas, por favor.

vengan. ¿estás lista?

¿para irte a la casa a trabajar y todo?

tú también, vente. michelle: ¿cómo te atreviste a

meterte con un niño pequeño? consuelo: yo no hice nada.

belén: ¿qué pasa aquí? quedamos de vernos en los

tribunales. michelle: consuelo es quién

le pegó a mi hijo. soledad: no puede ser posible,

es una de mis mejores maestras. michelle: ¿por qué no le cuentas

a soledad que tu verdadero nombre no es consuelo

sino carmen mejía? y que en colima golpeaste

brutalmente a una niña y la mandaste al hospital.

por eso la policía te está buscando.

soledad: ¿eso es cierto? no se quede callada.

policía: estás detenida por maltrato infantil.

intento de homicidio y falsificación de documentos.

tienes derecho a guardar silencio o todo lo que digas

será usado en tu contra. llévensela.

consuelo: ¡no es cierto! ayúdeme, por favor.

no es cierto. soledad: les pido una disculpa,

nunca me imaginé que falsificara su documentación.

no estaba pasando nada extraño. no me di cuenta de lo que hacía.

michelle: esto no se va a quedar en una simple disculpa.

gente como ustedes no debe tener una guardería y mucho menos

la custodia de un niño. sandra y yo no vamos a parar

hasta cerrar este lugar. roger: vamos a jugar.

michelle: al ver a mi hijo correr y lleno de vida, ya dejé

atrás todo lo que pasó. y sé ver los signos de

violencia, son muy diferentes a un juego brusco.

sandra: también aprendimos que los niños a veces juegan un poco

brusco. no hay que hacer una tormenta

en un vaso de agua. abuela: al final, eso fue lo que

las confundió. en lugar de discutir, debieron

ponerse de acuerdo en cómo corregir a sus hijos

para que no sean peleoneros. sofía: la violencia no lleva

a nada. siempre será mejor hablar.

yo mejor voy a ver a los hombres, vamos a supervisarlos.

alberto: campeón, angelito. eres un campeonazo.

michelle: me da gusto ver a mi familia unida.

y que mi esposo todavía disfruta los juegos de niños.

sandra: saúl y yo jamás nos imaginamos encontrar en ustedes

verdaderos amigos. y a pesar de que esto empezó

en golpes, ahora está culminando en una bonita amistad.

michelle: nunca más volveremos a pelear por lo que pase con

nuestros hijos. siempre y cuando sean juegos

de niños. abuela: claro.

sandra: debemos educar a nuestros hijos en amor

y no en violencia. desde pequeños deben aprender,

no sólo el valor de la amistad. también el valor de la vida.

y el respeto hacia los demás, enseñarles que no deben ser

violentos y peleoneros. deben compartir y convivir

en armonía. michelle: tristemente nos damos

cuenta que hay instituciones que no tienen personal

calificado. la corrupción ha llegado a tal

grado que la autoridades dan permiso a diestra y siniestra

para que personas sin preparación y sin escrúpulos

tengan una guardería, y lo que es peor, que estén en

custodia de nuestros hijos. les decimos que siempre

verifiquen quién es su personal porque ese es un tema serio,

que está lejos de ser un juego de niños.

[música] [música]

>> ♪ desde el cielo una hermosa mañana,

desde el cielo una hermosa mañana,

la guadalupana, la guadalupana, la guadalupana bajó al tepeyac

>> juan dieguito la virgen le dijo

juan dieguito, la virgen le dijo este cerro elijo... ♪

Cargando Playlist...