null: nullpx
Cargando Video...

La Rosa de Guadalupe - 'El mejor papá del mundo'

15 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

maximiliano: pareja,

¿estás lista para meter

muchos goles?

romina: claro que si, pa,

y como somos invencibles

vamos a ganar, pareja.

maximiliano: ¡sí, vamos!

[silbato]

[festejan]

[gritos]

romina: ¡no!

[gruñe]

¿qué pasa?

te estoy diciendo, papá.

maximiliano: lanza, lanza,

suéltala.

¡gol!

[gritos]

¡gol, pareja, eh!

¡sí!

[festejan]

cosme: ¡vamos, métela!

>> ¡gol!

romina: no, pa,

¿por qué dejaste que se te fuera

si la tienes ahí?

ay, papá, no, ya van dos veces.

maximiliano: eso, vamos, pareja,

vamos.

>> sí, pásala, pásala.

maximiliano: vamos, más rápido.

¡eso!

[gritos]

todos: ¡gol!

maximiliano: ¡si, ganamos!

[vitorean]

romina: estuvo superpadre

el partido, estoy bien contenta,

papá.

maximiliano: si, bueno,

pero ahora hay que entrenar

mucho porque hay que ganarle

al colegio [balbucea], ¿eh?

cosme: oye, pa, ahora te toca

jugar conmigo a los videojuegos,

tenemos la revancha pendiente.

maximiliano: si, por supuesto,

no me la pierdo por nada.

mi amor, ya llegamos.

romina: ay, mamá, ganamos.

cómo me hubiera gustado

que estuvieras ahí.

luisa: si, ya vi,

no estoy ciega.

y a mi no me gusta verte jugar

por eso no fui,

porque no me gusta verte

de [...] jugando un deporte

que es para hombres.

romina: ay, mamá,

no es solo para hombres,

también es para mujeres

porque somos unas buenazas

para el fut, ¿verdad?

luisa: mira, dirás lo que

quieras pero es un deporte

de hombres y me choca

que juegues futbol.

>> ay, ma, ahí vas

con lo mismo de siempre.

mejor apoya a romi

y ve a los partidos,

apóyala así como hizo mi papá

cuando se inscribieron

al equipo de futbol de padres

e hijas.

luisa: no me interesa

ver a tu padre ni a romina

jugando futbol.

maximiliano: a ver, lo que pasa

es que no te has dado

la oportunidad de vernos

jugando futbol.

luisa: no, ni me la daré.

y suéltame, ¿sí?

me acaloras.

>> si, ya vi que

tienes el ventilador.

ay, ma, no hace calor.

luisa: si, pero yo tengo.

y ya déjenme en paz

que en lugar de estar jugando

al futbol deberían de estarme

ayudando aquí en la casa.

maximiliano: mi amor.

luisa: ay no manches,

no tengo ganas, hazte para allá.

maximiliano: pero, mi amor,

nunca tienes ganas.

ándale, yo quiero estar contigo.

luisa: me siento acalorada,

mira, estoy sudando,

sudo demasiado por las noches.

¿sabes qué? voy al baño.

maximiliano: amor,

deberías de ir con tu ginecóloga

para que te dé algo.

no sé, a lo mejor tienes

un desajuste hormonal

o simplemente ya estás entrando

a tu climaterio.

luisa: pero ¿qué te pasa?

no estoy vieja como para que

digas que estoy entrando

a mi climaterio,

estoy por cumplir 45 años.

maximiliano: yo no estoy

diciendo que estés vieja,

simplemente te digo

que podrías ir al médico.

luisa: yo estoy bien,

solo ha de ser algo hormonal

o algo pasajero.

maximiliano: hasta el carácter

te ha cambiado,

antes eras más cariñosa

con los niños y conmigo

y ahora ya ni siquiera quieres

que te toquemos.

luisa: ¿lo que me molesta

sabes qué es?

que solapes las cosas

de tus hijos,

como eso de meter a romina

a un equipo de futbol.

maximiliano: eso no es solapar,

eso es apoyar en las cosas

que les gustan.

pero además esos son pretextos

que pones a tu malhumor.

luisa: ¿sabes qué?

yo no voy a discutir contigo

y piensa lo que

se te dé la gana.

me voy al baño.

¿qué es lo que me pasa?

es cierto que ya no soy

la misma.

cómo me molesta,

me choca sentirme así.

mares: de acuerdo al informe

de este trimestre,

la empresa subió un 30 % más

que el trimestre anterior.

pero este incremento

se lo debemos a maximiliano

sandoval, quien desarrolló

e implementó un plan

para hacer más eficiente

nuestros puntos de venta

y poner otros en lugares

estratégicos.

muy bien, maximiliano.

maximiliano: gracias, señor,

solamente hago mi trabajo.

mares: no, no, nada de eso,

de hecho, hace mucho más

que su trabajo.

por eso los socios y la junta

directiva hemos decidido

nombrarlo socio

de nuestra compañía.

[aplauden]

maximiliano: señor mares,

no me lo esperaba.

muchísimas gracias

por la distinción que me hace.

mares: se lo merece,

porque ha sido muy dedicado

en su trabajo.

tanto, que se ha vuelto pieza

importante en el desarrollo

de nuestra empresa.

maximiliano: pues muchísimas

gracias, señor,

es una gran noticia

y les aseguro que

no los voy a defraudar

y voy a estar igual

de comprometido con la empresa.

mares: así sea.

felicidades.

[aplauden]

lourdes: pues no deberías

de descuidar tanto a tu marido.

luisa: ¿y qué quieres

que haga si no tengo ganas

de tener relaciones con él?

es qué no sé ni lo que tengo.

a veces ni yo misma me aguanto.

lourdes: pues deberías de ir

al ginecólogo,

tal como te lo sugirió

tu marido.

luisa: es que todavía

no me toca mi revisión,

pero sí me he dado cuenta que--

que he tenido resequedad

en la piel.

lourdes: eso ha de ser

por el tipo de jabón que usas,

hermana.

quizá deberías de cambiar

de jabón o de crema.

luisa: pensé que tal vez

tú podrías ayudarme, lulú.

¿nunca te has sentido así?

¿malhumorada, bochornosa,

con insomnio?

lourdes: pues tanto así no,

yo siempre lo atribuyo

a mis cambios hormonales

que quizás es lo que te esté

pasando por la edad.

luisa: y dale con la edad.

yo no estoy vieja

como para pensar

que lo que tengo es por eso.

¿y sabes qué?

ya mejor cambiemos de tema

porque tú en lugar de ayudarme

no sabes nada.

lourdes: bueno, hermana,

pero cálmate, no te enojes.

andas muy irritable.

luisa: ¿sabes?

mejor olvídalo, ya--ya se me va

a pasar.

solo que me estresa sentirme

así de incómoda,

no puedo evitar enojarme

de todo.

la verdad es que ando

insoportable, no--

no sé ni por qué.

[música]

[música]

>> la abuela nos debe un pastel

de moca que dijo

que nos iba a traer.

luisa: bueno, seguro

después lo trae.

maximiliano: ¡ya llegué,

familia!

cosme: pa, qué bueno

que llegaste.

ven, juega conmigo.

maximiliano: va, ahorita

jugamos, mi amor,

ahorita jugamos

porque ahora les tengo

una gran noticia, familia.

luisa, pero ven, acércate,

luisa.

¿qué creen?

¡me ascendieron en el trabajo

y me hicieron socio

de la empresa!

[gritan]

luisa: bueno, pues qué bien,

felicidades.

ya vamos a comer.

romina: ¿que no te da gusto,

mamá?

luisa: si, ya felicité

a tu papá, pero ahora es hora

de comer, vamos.

romina: pues yo sí te felicito

y mucho, papá,

por eso eres el mejor,

eres mi todo y eres mi sol,

por eso te vas a sentar

junto a mí, ¿va?

maximiliano: va, vamos.

venga, vamos.

romina: siéntate aquí.

maximiliano: hola, familia,

ya llegué.

>> ¡papito, bienvenido!

maximiliano: hola, hijita.

¿cómo estás?

hola.

romina: ya te extrañaba,

pareja.

maximiliano: qué buen

recibimiento de mi pareja.

¿cómo estás, eh?

¿y tú, campeón?

cosme: es que me dejaron

hacer quebrados

y la verdad es que solo

me quiebro la cabeza.

¡es que no entiendo nada!

maximiliano: no te preocupes,

que para eso está tu padre.

yo fui un buenazo

para las matemáticas, ¿sabías?

cosme: ¿a poco sí?

maximiliano: claro.

mira, te voy a explicar,

es muy fácil y vas a ver

que hasta te van a gustar

las matemáticas.

romina: oye, pa, ¿y después

me puedes ayudar a mí?

es que me dejaron a hacer

un proyecto de los ecosistemas

y me tocó la selva.

maximiliano: claro que sí,

yo los voy a ayudar a todos,

¿eh?

a ver, mira.

luisa: ah, ya llegaste.

maximiliano: sí, mi amor,

estoy aquí con los niños,

los voy a ayudar a hacer

la tarea a todos.

luisa: si, claro, el superpapá.

no estoy de humor

para tus besos.

además aquí están los niños.

maximiliano: ¿y qué tiene?

estoy besando a mi esposa.

luisa: ¡sabes que no quiero,

no me siento bien!

romina: ¡ya nunca estás

de humor para estar

con nosotros, mamá!

luisa: no me faltes al respeto,

romina.

romina: no te lo estoy faltando,

solo estoy diciendo la verdad,

mamá.

nunca quieres que te molestemos

y también tratas supermal

a mi papá, que él solo quiere

darte un beso.

¡eres mala, mamá,

mala con mi papá!

maximiliano: bueno, bueno,

basta, romi, basta,

respeta a tu madre.

se ha sentido mal

y eso lo debemos de comprender.

mi amor, mañana te llevo

con un médico, vas a ver

que te vas a sentir bien.

luisa: ¡es que no quiero

ir a ningún lado,

solo quiero estar sola!

¡sola!

cosme: ¿qué le pasa a mi mamá?

antes me ayudaba con la tarea.

maximiliano: es que está

malhumorada pero no te preocupes

que ya será la misma de antes.

bueno, vamos a ver.

a ver, ya, muéstrame la tarea,

porque esos quebrados

yo los voy a acabar, a ver.

alberto: aquí te traigo

el balance del mes.

¿debo decirte licenciado, jefe?

[ríe]

maximiliano: cállate.

sigo siendo max a secas.

alberto: bueno, y eres mi jefe

desde que te nombraron

socio de la empresa,

además de compañeros

en el equipo de futbol

de nuestras hijas.

maximiliano: pero siempre

seremos amigos.

alberto: oye, no te veo

muy animado, ¿pasa algo?

maximiliano: todo va muy bien

en el trabajo,

pero con mi esposa no.

alberto: ¿y eso?

maximiliano: no sé.

luisa a cambiado mucho,

siempre está de mal humor,

no quiere ni que la toque.

alberto: bueno, las mujeres

a veces son difíciles,

en un momento te dicen

"mi amor" y al otro te están

sorrajando un sartén,

nadie las entiende.

maximiliano: yo siempre me he

llevado bien con luisa,

pero ahora paso más tiempo

con mis hijos y hago todo

con ellos porque simplemente

mi compañera ya no está.

alberto: habla con ella.

maximiliano: ya lo hice,

pero no arregló nada,

ella dice que está bien

que quizás lo que siente

es algo pasajero.

pero empiezo a tener dudas

sobre mi matrimonio.

alberto: no digas eso,

luisa y tú siempre se han

llevado bien,

además ella es una gran mujer,

tal vez, como dices,

es algo pasajero.

maximiliano: no sé, a lo mejor.

pero no sé cuánto tiempo

voy a poder aguantar así

con luisa.

alberto: paciencia, amigo,

las mujeres son algo

impredecibles.

maximiliano: si, pero haberme

refugiado en mis hijos, pero--

mi mujer también--

quiero a mi esposa, la amo.

pero no se deja ayudar.

alberto: te necesitamos al 100,

necesitamos que estés bien,

pensamos pasar

a las semifinales.

maximiliano: oye, pero ¿ahora

qué va a pasar con el equipo?

si ramiro se fue con su hija

penélope porque

lo transfirieron, ¿no?

alberto: tal vez entren

otros jugadores,

ya sabes que habían varios

padres que querían entrar.

tú no te desconcentres,

te veo luego, ¿ok?

entrenador: les llamé antes

del entrenamiento

porque quiero presentarles

a elisa miranda

y a su hija daniela.

ellas van a incorporarse

en nuestro equipo.

alberto: ¿qué no se supone

que este es un equipo

de padres e hijas?

entrenador: así es,

pero daniela no tiene papá,

solo mamá,

y ella quiere integrarse

a nuestro equipo.

además que ellas cuentan

con entrenamiento previo,

ya que estaban en otro equipo

de futbol,

y así yo no tengo que comenzar

desde cero con otro elemento.

más aun sabiendo que estamos

en semifinales.

romina: pues yo supercontenta.

bienvenida, daniela.

maximiliano: sí, por supuesto,

bienvenidas.

alberto: bueno, todo sea

porque ganemos.

bienvenidas.

elisa: gracias.

maximiliano: gracias.

a ver, bueno, ahora sí

que no me resistía las ganas

de comprarles la pizza

para celebrar que pasamos

a la semifinal.

>> ¡qué rico!

maximiliano: y también, bueno,

pues para darte la bienvenida.

elisa: ay muchas gracias, max.

la verdad me he sentido muy bien

de estar entre ustedes.

son un superequipo

en todos los sentidos.

pues es que son muy unidos.

maximiliano: pues somos,

porque pues tú y daniela

ya son parte de este equipo

también.

y gracias a ustedes

pues también pasamos

a la semifinal.

elisa: pues sí.

gracias por tan--

cálida bienvenida.

elisa: [grita]

maximiliano: no te muevas.

no te muevas, no te muevas,

no te muevas.

elisa: [gime]

maximiliano: creo que tenemos

una torcedura.

elisa: ¿tú crees?

maximiliano: si--

elisa: [gime]

maximiliano: ¿puedes, puedes?

elisa: sí, gracias.

[gime]

maximiliano: ahorita agarro

hielo.

elisa: ay, ¿tú crees

que sea solo eso?

maximiliano: sí, no creo

que sea nada más.

elisa: ay gracias.

es que me duele mucho.

maximiliano: ¿sí?

ya está.

se había roto el tubo,

por eso salía agua.

elisa: ay, muchas gracias, max.

me ahorraste al plomero.

bueno, pero ahora estoy

en deuda contigo.

¿cómo te voy a pagar?

maximiliano: pues no sé,

quizás con uno de esos pies

de fresa como los que llevaste

el otro día al entrenamiento.

elisa: bueno, pues puedo hacer

uno especialmente para ti.

maximiliano: o quizás puedas

hacer otra cosa por mí.

elisa: ¿como qué?

maximiliano: como darme un beso.

[música]

[música]

>> el otro día que fui

al partido de futbol

estuvo muy divertido.

podrías ir más a menudo.

luisa: ay, no, mamá,

qué flojera.

a mí el futbol me aburre.

y peor, sabiendo que lo juega

romina en vez de cosme.

>> bueno, ¿y eso qué tiene

que ver?

luisa: pues sí,

porque para mí el futbol

es juego de hombres,

no de niñas.

>> mi hijita, ya ni yo tengo

esos prejuicios tontos.

si el futbol le gusta a tu hija,

deberías de estar ahí

apoyándola.

luisa, mírame.

hay problemas en tu matrimonio,

¿verdad?

luisa: no, estamos bien.

solo los problemas normales

de cualquier matrimonio.

>> a ver, hija, hace tiempo

que no sales con tu marido.

y lourdes me contó

de los problemas que tienes

en tu intimidad.

luisa: ay, lulú.

ya te fue con el chisme,

no sé ni para qué le conté.

>> pues hizo bien

porque soy su madre.

deberías de ir al médico,

quizás son los cambios

hormonales que tenemos

todas las mujeres

cuando llegamos a cierta edad.

luisa: ¡yo no he llegado

a ninguna cierta edad, mamá!

soy joven.

¿y sabes qué?

no quiero seguir hablando

de eso.

>> bueno, yo solo te digo

que tienes que tener

más cercanía con tu marido

porque en el equipo de futbol

hay una mamá que se llama elisa.

luisa: ¿y no se supone

que es equipo de padres e hijas?

>> si, pero entró porque su hija

quería entrar en el equipo

y ella no tiene esposo.

ay, no sé ni cómo decirte, luisa

el caso es que se rumora

que la mamá de esa niña,

la tal elisa,

anda con tu marido.

luisa: ¿con max?

ay, no por favor, mamá.

claro que no.

max sería incapaz de ponerme

el cuerno, él es muy correcto,

además me ama.

sería incapaz de tener

una amante.

esas son habladurías, mamá.

>> ay, hija, hija, hija,

por favor, no seas confiada.

si hay rumores, es por algo.

ponte abusada, mi hija,

porque cuando menos

te lo imagines, te puedes quedar

sin esposo, luisa.

maximiliano: luisa,

¿no has visto mis mancuernas?

luisa: creo que están

en el closet.

¿no se te hace como que

te perfumaste mucho?

maximiliano: no, lo mismo

de siempre.

luisa: no sé,

como que siento que últimamente

te arreglas más.

maximiliano: ¿lo crees?

no, no, para nada,

soy el mismo de siempre.

ahorita bajo a desayunar, ¿sí?

luisa: sí, está bien.

hice chilaquiles.

maximiliano: no, ¿sabes qué?

prefiero algo--como un juguito

verde, algo más dietético.

luisa: ¿y eso?

igual que cosme, nunca has

perdonado los chilaquiles.

maximiliano: no, pero estoy

a dieta, quiero verme bien.

luisa: ¿para quién?

maximiliano: para nadie,

solamente quiero verme bien.

es más, ya viene la final

y quiero estar al 100

porque vamos a ganar.

ándale, prepárame algo light,

¿sí?

yo me voy a trabajar.

luisa: niñas, ¿ya están listas?

>> yo ya estoy lista,

nada más que la tortuga aquí

que no se apura.

yo ya voy a desayunar.

romina: sí, ahorita voy.

luis: a ver, hija,

déjame hacerte algún peinado.

romina: sí, está bien, ma.

¿y ahora qué mosca te picó a ti?

¿no estás de malas?

luisa: no, hija, ya.

ya me siento mejor.

oye, mi amor,

tu sabes que nunca me ha gustado

el futbol, pero te felicito

por haber llegado a la final.

romina: gracias, ma.

luisa: me contó tu abuela que--

que hay una mamá

dentro del equipo.

romina: ah, sí,

la mamá de daniela.

ella no tiene papá

y pues por eso entró su mamá.

luisa: ¿y no has notado

nada extraño entre esa mujer

y tu papá?

romina: no, ¿a qué te refieres?

luisa: no sé,

a que se toquen de más,

que se abracen.

romina: pues se abrazan

como todos nos abrazamos

cuando metemos gol o ganamos,

¿por qué?

luisa: bueno, si tú notas

algo raro entre ellos,

por favor dímelo.

romina: ¿tú crees que mi papá--?

luisa: no, no, no,

yo no creo nada.

solo digo que si ves algo raro,

me lo digas, ¿está bien?

romina: sí, ma.

y cuando la maestra se distrajo,

me dio una carta,

pero una carta de amor.

daniela: ¡ay qué romántico!

pero nunca se te ha declarado.

romina: no, es que es algo

tímido, ay, pero yo creo

que pronto lo va a hacer, ¿no?

daniela: si, sería muy padre

que fueran novios,

sería lo mejor--

>> miren a las hermanitas

platicando muy alegres.

>> sí, se tienen que acostumbrar

porque pronto van a vivir

juntas.

romina: ay, ¿qué les pasa?

¿por qué vienen a molestarnos?

¿y por qué dicen que somos

hermanitas?

>> porque lo son.

todos saben que tu papá

y la mamá de daniela

son novios.

daniela: ¡eso no es cierto!

romina: mi papá no puede tener

novia porque tiene a mi mamá.

>> pues tu mamá es una cornuda.

daniela: ¡es mentira!

lo dicen porque son

unos envidiosos porque raúl

no puede entrar al equipo

de futbol y metieron

a mí y a mi mamá.

romina: es verdad,

por eso lo dicen.

pero yo y daniela no vamos

a dejar de ser amigas.

siempre vamos a estar unidas

digan lo que digan.

>> ay, sí, siempre estaremos

unidas.

¿cómo la ves?

no es mentira.

todo el mundo sabe que tus papás

son novios y, si no me crees,

pregúntenle a queno a ver

si a él sí le creen.

romina: ¿queno?

eso no es cierto,

¡son unos mentirosos!

daniela: sí,

son unos mentirosos.

queno: chavos, los veo al rato.

romina: queno,

tengo que preguntarte algo.

queno: hola, romi,

¿te gustó la carta que te di?

romina: eh, sí,

pero no vine por la carta.

es que te quiero preguntar

algo muy importante.

queno: ¿qué quieres preguntarme?

romina: ¿es cierto

que la mamá de daniela

y mi papá andan?

queno: romi, yo te quiero mucho

y no quiero que sufras.

romina: ¡o me lo dices

o nunca voy a aceptar

ser tu novia!

queno: está bien.

el otro día, después de uno

de los entrenamientos,

fui a buscarte a los vestidores

y no estabas.

maximiliano: listo,

ya están todos

en el estacionamiento.

elisa: ya quería verte.

se me hace una eternidad

cuando no estás conmigo.

maximiliano: sí, ya me urgía

abrazarte, besarte.

elisa: me choca tener

que escondernos, pero bueno,

así tiene que ser por ahora.

maximiliano: sí, a mí también

me choca.

más aun cuando

en el entrenamiento

ya quería abrazarte,

quería besarte y apenas pude

contenerme para no abrazarte

ahí.

elisa: [ríe]

romina: ¿y tú le dijiste

a todos?

queno: no, en realidad

todos ya lo sabían

porque los habían visto.

ojalá no te hubieras enterado.

romina: está bien.

luego nos vemos.

maximiliano: ¿pareja?

¿qué haces aquí?

¿y tus hermanos?

romina: ¡ya no voy a quererte!

eres el peor papá del mundo,

¡el peor!

maximiliano: pero ¿por qué

me estás diciendo esto--?

romina: ya se que andas

con la mamá de daniela

y no me lo vayas a negar,

¡andas con ella!

[música]

[música]

maximiliano: sí, hija,

no te lo voy a negar, es cierto.

romina: ¿por qué lo hiciste?

yo creía en ti.

¿por qué engañaste a mi mamá,

papá?

maximiliano: puedo explicarte,

por favor--

romina: ¡no, a mí no me vas

a explicar nada!

no quiero escucharte,

¡ni siquiera te quiero ver!

¡me das vergüenza, papá!

maximiliano: hija, por favor.

¡pareja!

[hablan a la vez]

cosme: no te pases,

mejor échame porras a mí.

romina: no, porque las dos

estamos en contra de ti.

y como yo soy la representante

de las mujeres, te voy a ganar.

y te gané.

[festejan]

¿ya ves? ¿qué te dije?

que te iba a ganar.

[hablan a la vez]

maximiliano: ya llegué, familia.

cosme: ¡pa!

qué bueno que llegaste.

para que les demos

una [balbucea] a las niñas

en los videojuegos, ven.

>> ay, sí, tú, ¿cómo no?

cosme: siéntate.

luisa: hola, max.

maximiliano: hola.

luisa: romina, ¿no vas

a saludar a tu papá?

romina: hola, pa.

cosme: ahorita van a ver

que somos unos buenazos

en los videojuegos.

romina: bueno, yo ya

mejor me voy a hacer mi tarea.

cosme: no te vayas, cobarde,

que ahorita mi papá

y yo les vamos a ganar.

maximiliano: hija, por favor,

ven a jugar con nosotros.

romina: dije que tengo

que hacer tarea.

luisa: te traje la ropa limpia.

romina: ay, gracias, ma,

ahorita yo la acomodo.

luisa: aquí te la dejo.

¿dónde está la foto que tenías

en el buró, romina?

romina: ¿cuál?

luisa: ¿cómo cuál?

la de tu papá contigo.

romina: ah.

es que voy a poner una de queno

y mía.

luisa: ¿qué pasa

entre tu papá y tú?

en la cena estuviste distante,

antes hasta te peleabas

por sentarte junto a él,

ahora te sentaste

hasta el otro lado de la mesa,

no quisiste jugar videojuegos,

no está la foto.

¿qué pasa?

romina: nada, ma, no pasa nada.

es que nos enojamos

por una jugada que hicimos

en la cancha, pero es todo.

luisa: ¿segura?

romina: sí, ma,

no tengo nada con él, de verdad.

¡daniela!

qué bueno que te veo,

porque tú y yo ya no somos

amigas.

daniela: ¿por qué?

¿por qué ya no quieres ser

mi amiga?

romina: porque tu mamá

es una robamaridos y robapapás.

es cierto, queno me lo confirmó.

daniela: ¿qué?

no es cierto, no puede ser.

romina: queno los vio besándose.

daniela: ¿cómo te atreves

a hablar de mi mamá?

no voy a dejar--

romina: ¡tu mamá fue

la que empezó!

ella se le metió por los ojos

a mi papá.

daniela: te voy a demostrar

que mientes,

mi mamá es inocente.

tú, queno y todos los demás

son unos mentirosos.

romina: pues es cierto.

no te quiero volver a ver

ni a ti ni a tu mamá

en el equipo ni en ningún lado.

elisa: ay, mi amor,

qué bueno que llegaste,

te estaba preparando tu--

daniela: [grita] ¿cómo pudiste

andar con el papá de romina

si él es un hombre casado?

elisa: mi amor,

déjame explicarte--

daniela: ¿qué hay que explicar?

¿que eres una quitamaridos?

porque por tu culpa romina y yo

ya no somos amigas.

elisa: ay, mi amor,

pero eres muy jovencita todavía

para entender--

daniela: ¿qué hay que entender?

porque si yo no tengo papá,

es justamente porque hubo

otra mujer en la vida de él

y ahora tú estás haciendo

lo mismo.

elisa: hija, por--

daniela: ¡no, mamá!

¡no quiero escucharte,

no quiero verte,

me has decepcionado!

ahora tú andas en la boca

de todos y saben que andas

con el papá de romina.

elisa: ¡hija, hija,

espérate, por fa--!

no sabes cómo se puso daniela.

maximiliano: entonces,

en cualquier momento explota

y luisa se va a enterar

de la verdad.

elisa: pero nos tenemos

el uno al otro, y yo estoy

dispuesta a luchar por ti.

maximiliano: no sé.

es mejor que terminemos

nuestra relación.

elisa: pero, max, max, no puedo.

yo te quiero, max.

mira, los chicos tarde

o temprano se van a acostumbrar,

y tú y yo podemos luchar juntos.

maximiliano: no sé, no sé,

no sé, no sé.

elisa: ¿qué no sabes?

maximiliano: es que no sé,

no quiero perder a mi familia,

son lo único.

elisa, dame tiempo

para pensarlo, ¿sí?

¿sí?

elisa: está bien.

piénsalo.

entrenador: equipo, venga,

venga.

[balbucean]

ya vamos a comenzar

con el entrenamiento,

porque la final

ya está muy cerca.

vamos a hacer ejercicios

de dominio de balón en pareja.

cada una de ustedes

hará el ejercicio con su padre.

eh, ¿sí, romina?

romina: yo no quiero hacer

el ejercicio con max.

maximiliano: pero ¿por qué

no quieres que tu padre

sea tu pareja?

romina: porque no,

y por favor si me podría

conseguir otra pareja.

entrenador: bueno,

vas con alberto.

y tú, priscila,

harás los ejercicios con max.

vamos.

maximiliano: ¿por qué no quieres

hacer los ejercicios conmigo?

romina: me fallaste, pareja,

me fallaste.

>> ¿y, entonces, hija?

¿qué has pensado

sobre ir al médico?

luisa: que sí lo voy a hacer,

voy a ir con mi ginecóloga,

de hecho, ya hice la cita.

porque ya no puedo

con mis cambios de humor,

con estos calores que me dan.

es de repente, siento que la

cara se me enciende,

me dan bochornos, es horrible.

>> eso pasa, hija.

por eso es bueno que vayas

al doctor para que puedas llevar

con más facilidad tu climaterio.

pero lo primero es aceptar

que tienes que ir.

luisa: ay, no me aguanto

ni yo misma, mamá.

no he podido dormir bien,

ya hasta siento que he subido

de peso.

>> por eso, hija,

es importante que vayas,

porque con medicamentos

y un buen tratamiento

puedes sobrellevar perfectamente

los síntomas.

no pasa nada.

luisa: oye, oye,

¿no vas a saludar a tu abuela?

romina: hola, abuela,

ya me voy a mi cuarto,

es que tengo mucha tarea.

>> hola.

maximiliano: suegra, buenas.

yo te ayudo.

romina: no, gracias--

maximiliano: yo te ayudo, romi.

>> ¿y eso qué fue?

si romina siempre ha querido

estar pegada con su papá.

luisa: no lo sé, mamá,

y no me ha querido decir

por qué se distanciaron,

pero lo voy a averiguar.

laura: qué bueno que trajiste

a romina a la reunión

con priscila y sus amigas,

más ahora que romi

ya no es amiga de daniela.

luisa: ¿daniela?

¿la hija de elisa?

¿la que juega en el equipo

de futbol?

laura: sí, la misma.

las niñas se pelearon.

luisa: ¿por qué?

laura: ay, luisa,

te lo tengo que decir.

romina se peleó con esa niña

porque se enteró

que la tal elisa anda con max.

luisa: no puede ser.

laura: sí, ya todos lo saben

en el equipo y en la escuela

menos tú,

porque en realidad es max

el que lleva a los niños

a la escuela.

pero es verdad.

luisa, te han estado poniendo

los cuernos en tus narices.

maximiliano: ya llegué, familia.

luisa: quiero que te vayas

de esta casa, max,

que te vayas ahora.

agarra esa maleta y lárgate.

maximiliano: pero ¿por qué,

qué te pasa, qué hice, qué pasó?

luisa: ¡lo sé todo!

¡sé de tu traición!

así que agarra tus cosas

y lárgate de esta casa

porque no te quiero volver

a ver.

maximiliano: por favor, luisa,

escúchame--

luisa: no, no, no lo voy

a hacer.

vete.

yo confiaba en ti, pero eres

un traidor, eres un infiel

mentiroso, me decepcionaste.

maximiliano: por favor, luisa.

espero que puedas escucharme

y también puedas perdona--

luisa: ¡solo lárgate,

vete, vete!

[lloran]

romina: papá, no.

[música]

[música]

elisa: ven conmigo, max,

quédate en mi casa.

tú sabes que ahí tienes tu casa,

y tú y yo podemos empezar

una nueva vida juntos.

maximiliano: no, elisa,

te llamé porque quiero hablar

contigo.

quiero serte sincero y decirte

que lo nuestro

no va a funcionar.

ahora ya perdí a mi familia

y me duele mucho,

la verdad es que quiero

recuperarla.

elisa: luisa no te va

a perdonar nunca que le hayas

sido infiel.

maximiliano: sí, puede ser,

pero tampoco me voy a ir

contigo, elisa.

perdóname,

pero lo nuestro se terminó.

no quiero que te ilusiones más.

elisa: está bien.

pero toma en cuenta

que yo estaré esperando

por si cambias de opinión.

adiós, max.

maximiliano: virgen de guadalupe

perdóname.

fui un tonto por no darle

su lugar a mi mujer

y a mis hijos.

por favor, ayúdame a recuperar

a mi familia y el amor

de mis hijos y de luisa.

que también luisa comprenda

que su desatención me alejó

de ella, porque yo la amo,

la amo y daría todo por estar

al lado de mi familia.

perdóname por defraudarlos.

ellos me han visto como el mejor

papá del mundo.

romina: papá, papá.

qué bonita rosa.

de tan solo verla

me siento mejor

por favor, virgencita,

que mi papá regrese, por favor.

[llora]

luisa: sé que yo también

tuve culpa al alejarte

con mi actitud

y por una situación de salud

que no quería tratar.

maximiliano: sí, aunque nada

justifica que yo te haya sido

infiel.

yo debí apoyarte más,

llevarte al médico y salir

de ese problema juntos.

perdóname, luisa,

perdona mi desatención.

me quise refugiar en nuestros

hijos cuando tú también

me necesitabas.

luisa: tuvimos que pasar

por todo esto para entender

que los problemas se deben

de hablar y no evadirlos.

acepto que también soy culpable.

ahora los niños están listos

para que regreses.

mañana juega romina,

regresó al futbol.

después de que te fuiste

se salió, ya no quiso jugar

la final,

pero ahora otra vez está

sobre la copa.

maximiliano: yo quiero volver.

yo quiero volver porque--

porque mi familia no solo

es lo primero,

es lo único que me importa.

luisa: entonces, regresa.

[ríe]

alberto: venga, romina,

¡ánimo, vamos!

romina: si mi papá

estuviera aquí,

segurito ganábamos.

pareja.

¡pareja!

¡pareja!

maximiliano: [ríe]

¡pareja!

mi amor, tu mamá y yo

ya nos reconciliamos.

romina: ¿ya vas a volver a casa?

maximiliano: sí, y vamos a ser

la misma familia de antes.

bueno, no, mucho mejor.

ahora sí vamos a darles

con todo, ¿va, pareja?

venga, vamos.

romina: oigan, ya llegó mi papá.

[hablan a la vez]

¡uno, dos, tres, a ganar!

luisa: las mujeres pasamos

por una etapa de cambios

en nuestro cuerpo que nos pone

indispuestas, incómodas

e irritables.

pero debemos de acudir al médico

para ser atendidas debidamente

y llevar un tratamiento.

de lo contrario, podemos tener

trastornos emocionales

y problemas muy fuertes

en el entorno familiar

que pueden llegar a alterar

la armonía.

además, también hay enfermedades

graves que están vinculadas

a la menopausia.

por favor, acudamos al médico.

el climaterio se puede

sobrellevar bien con una buena

atención médica,

haciendo ejercicio y llevando

una vida saludable.

maximiliano: y los esposos

debemos de apoyar a nuestras

mujeres.

hablen con ellas,

sean solidarios.

nuestras esposas deben sentirse

amadas y apoyadas durante

ese proceso de cambios.

porque la familia no es solo

lo primero, es lo único.

y, al verlo así,

los hijos te ven como...

el mejor papá del mundo.

[música]

>> ♪ desde el cielo

una hermosa mañana

desde el cielo

una hermosa mañana

la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajó al tepeyac

>> juan dieguito

la virgen le dijo

juan dieguito

la virgen le dijo

este cerro elijo

este cerro elijo

este cerro elijo

para hacer mi altar

>> la guadalupana

la guadalupana

la guadalupana bajó al tepeyac ♪

Cargando Playlist...