Política

Termina la votación en Texas en unas primarias que tuvieron aire de referéndum sobre Trump

El proceso en el estado marca el arranque de la temporada electoral de 2018 para el Congreso, gobernaciones y otros cargos. Los primeros datos indican una participación mayor de la registrada en comicios similares, sobre todo entre los demócratas.

A las 7PM CT se cerraron las urnas en Texas, en la primera ronda de elecciones primarias en el país. Con un entusiasmo inusual, el público repletó los centros de votación, confirmando los pronósticos de una participación electoral histórica.

Desde temprano los centros votación vieron las filas que reflejaban una jornada memorable. La mayor apuesta la hicieron los demócratas, quienes por primera vez en 25 años colocaron un candidato en cada uno de los 36 escaños para la Cámara de Representantes.

Desde hace años el partido quiere girar la predominancia republicana en el estado, que se ha mantenido estable desde 1994.

Los resultados de la votación temprana elevaron los ánimos de liberales, luego que los demócratas marcaran récords de participación.

El ojo político del país se concentró en Texas, ya que los resultados finales marcarán el pulso del ambiente electoral en Estados Unidos camino a noviembre y serán un indicador de la aceptación o rechazo del liderazgo de Donald Trump en la Casa Blanca.

Referéndum

“En un estado clave para los republicanos, los resultados de Texas son un referéndum hacia Trump y la manera en que ha dirigido al gobierno", explicó a Univisión Noticias Mark Jones, analista político y profesor de Rice University.

"Por lo que hemos visto en la votación temprana, hay mucho entusiasmo entre los demócratas. Una combinación de una reacción negativa hacia Trump, así como un grupo de buenos candidatos demócratas bien financiados, que están logrando movilizar a los votantes”, agregó.


En las elecciones de 2016 el magnate logró imponerse en la Estrella Solitaria por un margen de 9%, muy lejano a los 16 puntos porcentuales de diferencia que logró Mitt Romney en 2012.

Sin embargo, no se puede subestimar el apoyo a Trump en el estado. Una encuesta realizada por UT Austin y Texas Tribune mostró que un 83% de los republicanos respaldan al mandatario.

Aunque incialmente Trump había eludido muestras de apoyo locales, la semana pasada dio un giro en su cuenta de Twitter para ofrecer su respaldo a candidatos que son considerados "seguros" en las elecciones locales, como el gobernador Greg Abbott y el senador Ted Cruz.


Más aspirantes mujeres

En esta batalla electoral en Texas es particularmente alto el número de mujeres que buscan cargos públicos, principalmente demócratas. En total hay 222 puestos disponibles a todo nivel en las primarias del estado, donde se postularon más de 700 candidatos, entre ellos 182 mujeres.

Aunque las candidatas sólo representan un 26% del total de nombres en la boleta electoral, el número es un aumento significativo en comparación con años anteriores. Casi tres veces más que en 2014, de acuerdo con datos del Center for American Women and Politics.

Sin embargo, el tejado de vidrio para la igualdad femenina en política todavía no se rompe en el estado. Hay 99 puestos donde sólo figuran candidatos hombres. Sólo en tres carreras resaltó la ausencia masculina.

Específicamente a nivel federal, hay 47 mujeres compitiendo por llegar a Washington, 44 enfocadas en la Cámara de Representantes y tres en el Senado. 34 son demócratas y 10 republicanas.

Los observadores señalan que en muchos casos la participación femenina está impulsada por la ola nacional de empoderamiento y la creciente oposición al presidente Trump.

En medio de ese auge, Texas podría enviar a su primera representante latina a la Cámara Baja. Sylvia García, en el distrito 29 en Houston, y Verónica Escobar, en el distrito 16 en El Paso, son las que tienen más probabilidades de hacer historia en noviembre.

"Son cargos seguros para los demócratas, por lo que cualquiera que gane la nominación, será elegida en noviembre", señaló Mark Jones, de Rice University. "Es virtualmente una certeza de que alguna de las dos resultará electa y el escenario más probable es que las dos lo sean".

También es particularmente inusual en esta elección el número de legisladores que han anunciado sus retiros (distritos 2, 3, 5, 6, 21 y 27), dejando abiertos sus escaños, entre ellos figuras emblemáticas del partido que han acumulado influencia y poder en el Congreso, luego de décadas en sus cargos. Es el caso, por ejemplo, de Lamar Smith y Ted Poe.

A esto se suma la ya clásica pelea por el distrito 23, que cambia de manos entre demócratas y republicanos.

En un paso extraordinario el Comité Demócrata de Campaña del Congreso (DCCC) se concentró en cinco escaños republicanos; la mayoría ajenos de quienes se retiran del Capitolio federal, pero cercanos en los márgenes de votación entre demócratas y republicanos.

“Tenemos ocho escaños que están abiertos en Texas y muchos que están siendo disputados. Eso ciertamente va a transformar la delegación de Texas en el Congreso federal por los próximos 20 años”, aseguró a Univisión Noticias Brandon Rottinghaus, profesor del departamento de Ciencia Política en la Universidad de Houston.

Una de las carreras que más ha llamado la atención a nivel local es la de George P. Bush, quien es considerado una estrella en ascenso en el partido republicano, pero que mostró problemas en encuestas preliminares para lograr su reelección como comisionado de tierras en Texas.

En los resultados preliminares de la jornada, Bush figuró con una cómoda ventaja de 56% frente a su principal rival Jerry Patterson con 31%.


Votación temprana


Desde el 20 de febrero hasta el 2 de marzo se mantuvo la votación temprana en Texas. Luego de triunfos anteriores en estados como Virginia, Alabama y Wisconsin, los demócratas esperaban elevar la participación en el estado. Las cifras preliminares no los decepcionaron.

Más de 650,000 residentes estamparon sus preferencias en los 10 condados donde se concentra el mayor número de votantes registrados en el estado.


Entre ellos 370,219 demócratas y 282,928 republicanos. Son cifras extraordinarias para un año en que no hay elecciones presidenciales. En 2012 la participación de republicanos en la votación temprana llegó a 253.019, mientras entre demócratas alcanzó sólo 184.489.

"Los números de votación temprana en Texas han sido sorprendentes. Sabíamos que los demócratas estaban más entusiasmados y era probable que participaran más. Estos números elevan las expectativas para los demócratas en las elecciones de noviembre, pero los republicanos continúan teniendo ventajas significativas en el estado, como su capacidad de recaudar fondos y la predominancia de ciertos legisladores", comentó Rottinghaus.

En total más de 885,000 personas votaron en las elecciones primarias de Texas, un 50% más en comparación con 2014, cuando la cifra llegó a 592,000.

En las contiendas en las que no se logre una mayoría este martes, el nominado se decidirá en una segunda vuelta, el 22 de mayo próximo.

Ana E. Azpurua contribuyó con esta nota desde Dallas, Texas.