null: nullpx
Terremotos

Septiembre no es el culpable de que tiemble en México, es “pura coincidencia”

Vladimir Kostoglodov, jefe de departamento de sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM, dijo a Univision Noticias que los investigadores no cuentan con información suficiente que indique que los sismos ocurran en una época del año en particular. Resaltó que las estadísticas muestran que casi cada tres años ocurre un evento mayor a los 7.0 de intensidad en la escala de Richter.
8 Sep 2021 – 03:40 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El que hayan ocurrido sismos en México de gran intensidad y todos en el mes de septiembre e incluso en la misma fecha "es pura una coincidencia", aseguró el jefe del departamento de sismología del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Vladimir Kostoglodov.

En entrevista con Univision Noticias a razón de la cantidad de publicaciones en redes sociales que hacían alusión a este mes como el "culpable" de traer sismos, como el ocurrido la noche del martes 7 de septiembre y el del mismo día, pero de 2017, el investigador aclaró que ellos no cuentan con suficiente estadística que demuestre que son eventos que se puedan pronosticar para decir que van a ocurrir con antelación en un mes específico.

“Ya que no hay estadísticas, solo podemos decir si ha ocurrido o no un terremoto” pasado el mismo, señaló Kostoglodov. “Podemos calcular la referencia de años entre un terremoto, pero no tanta precisión como un mes (como septiembre) de repetición de esos eventos”.

Es pura coincidencia que dos terremotos hayan ocurrido en las mismas fechas exactas, en 2017 y ahora en 2021, es sorprendente para nosotros también. Decir que septiembre es un mes especial para los terremotos, creo que no es correcto”, sostuvo.

Al mismo tiempo, Kostoglodov explicó que aunque la física de los terremotos ya está bien desarrollada, no lo está al grado que se pueda pronosticar que en un mes determinado vayan a ocurrir estos eventos.

En el mismo punto

Otra coicidencia que el investigador resaltó es que el epicentro del sismo de ayer ocurrió en el mismo punto que el de 2017, a 6.8 millas (11 kilómetros) de la costa del balneario de Acapulco, en el sureño estado Guerrero. Sin embargo, explicó que esto se debe a que ahí pasa una importante brecha sísmica.

Kostoglodov apuntó a un dato que puede ser más revelador: que las estadísticas muestran que estos terremotos mayores a 7.0 grados en la escala Richter ocurren casi cada tres años y en pares, es decir uno seguido de otro.

“Pensamos que hay cierta interacción entre un terremoto y otro si son cercanos. Entonces, un terremoto puede acelerar una corriente de otro”, dijo.

“Por ejemplo, en México es bastante típico que los terremotos ocurran en pares, el terremoto de 1932 en Jalisco, de 8.2, y un rato después otro en un área aledaña. En Acapulco en 1985 que también fue doble”.

El investigador sostuvo que el evento ocurrido la noche del martes 7 de septiembre tiene muchas similitudes con el de 1957 cuando se vino abajo la figura alada de la columna de la Independencia en la Ciudad de México por la intensidad y, también, la zona donde fue el epicentro.

Los terremotos en México son un fenómeno común. Esto se debe a que el territorio se encuentra ubicado en una zona de “alta sismicidad” del continente. Según el el Servicio Sismológico Nacional (SSN) en esta zona interactúan cinco placas tectónicas: la de Norteamérica, la de Rivera, la de Cocos, la del Pacífico y la del Caribe.

Al año, en el país se registran más de 15,000 sismos causados por el movimiento de esas placas que, incluso, chocan y rompen material en el subsuelo, lo que genera el movimiento.

Las placas se mueven el norte de México unos 3 centímetros por año, mientras que en el sur la velocidad puede alcanzar los 7 centímetros por año, según el SSN.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default