null: nullpx
PI Reportajes

"No me arrepiento": Una madre asesina a puñaladas al abusador sexual de su hijo

La mujer, que pasó cuatro años en prisión por el homicidio del pedófilo que tenía 24 condenas en 30 años, dice que aunque sabe que no volvería a asesinar a nadie, deja muy claro que su decisión de matarlo fue para que "nadie más resultara herido".
27 Jul 2021 – 08:26 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...


Sarah Sands entró al apartamento de su vecino Michael Pleasted con un cuchillo en la mano, conteniendo en el aliento y con la esperanza de que aquel hombre de 77 años que siempre le pareció buena persona admitiera que había abusado de uno de sus cinco hijos. Sin embargo, cuando encontró en él un comportamiento engreído, pronto comenzaron a forcejear y casi sin pensarlo comenzó a apuñalarlo hasta quitarle la vida.

Tras el homicidio, ocurrido en la zona este de Londres, Reino Unido, durante 2015, Sands se entregó inmediatamente y en estado de shock a la policía. Meses después, con 38 años cumplidos, la mujer fue condenada en principio a siete años y medio en prisión, aunque un juez -tras recopilar todo el contexto del caso- redujo la pena a 48 meses, explicó The Sun.


Sands, quien salió de prisión durante los pasados días, le dijo al rotativo que, aunque nunca pensó que sería capaz de lo ocurrido y que no está orgullosa de lo que hizo, no se arrepiente ni un poquito del asesinato que cometió porque “al menos sé que (Pleasted) no va a lastimar a nadie más”.

La mujer rememoró que Pleasted, quien siempre fungió como un buen vecino, le ofreció trabajo a su hijo Bradley -de tan solo 14 años- en febrero de 2014. “Era un modelo a seguir (…) y no había razón para que yo no confiara en él, por eso creía que mi hijo estaba seguro”, indica.

Sin embargo, al poco tiempo que su hijo comenzó a trabajar, un día le dijo que ya no quería seguir yendo. Preocupada por este comportamiento y siguiendo su intuición, la mujer se enteró que aquel hombre afable en realidad era un pedófilo con 24 condenas por delitos sexuales en un periodo de 30 años.

Asimismo, la afligida mujer supo que su vecino había cambiado su nombre y que no estaba registrado en la lista de ofensores sexuales porque sus delitos se habían suscitado previo a la creación de este listado en 1997, explicó la BBC.


Por si fuera poco, tras unos meses de silencio, su hijo terminó por confesarle que Pleasted había abusado de él varias veces en el trabajo y en su casa. Con todo esto sobre la mesa, Sands se acercó a las autoridades correspondientes, pero recuerda con lamento que nadie le hizo caso.

Así, sintiéndose sola y desesperada, Sands decidió confrontar al hombre y al no encontrar la sinceridad esperada, lo golpeó en la frente con el cuchillo, para después apuñalarlo cuando Pleasted intentó defenderse.

Ya en libertad, Sands insistió que no es una mala persona, aunque no niega que ha hecho algo incorrecto y que por eso ha sido castigada con prisión. “Nunca lo haría de nuevo (…) pero no aquella vez no podía dejar que nadie más resultara herido, alguien tenía que proteger a los otros”, comentó.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default