null: nullpx
Muertes

Mientras el ritmo de vacunación se estanca, EEUU sobrepasa las 600,000 muertes por covid-19

Esta cifra se alcanza en un momento en el que el ritmo de muertes y contagios ha caído en picado gracias a la vacunación, aunque expertos temen que pueda haber nuevos repuntes si la inmunización no sigue avanzando.
15 Jun 2021 – 01:13 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Estados Unidos superó este martes las 600,000 muertes por covid-19, según el monitoreo de la Universidad Johns Hopkins.

Esta cifra -que representa un 15% del total de muertes por covid-19 en el mundo- se alcanza en un momento en el que el ritmo de muertes y contagios ha caído en picado gracias a la vacunación. No obstante, la tasa de vacunación en el país se ha estancado, lo que pone en entredicho la meta marcada por el presidente Joe Biden, de alcanzar que un 70% de la población adulta haya sido inmunizada para el próximo 4 de julio. Un análisis del USA Today de los datos difundidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indica que, de continuar la tendencia reflejada en las dos últimas semanas de mayo, EEUU alcanzaría la cifra de un 67% de inmunización entre adultos.

De acuerdo con los CDC, para la última semana de mayo, un 63% de los adultos en EEUU habían recibido al menos la primera dosis de la vacuna contra covid-19, un aumento de un 62% comparado con la semana pasada. Estados como Utah, Oklahoma, Montana, Dakota del Norte y Dakota del Sur y Virginia del Oeste registraron en el mismo periodo de tiempo un ritmo de vacunación de 15 sobre 10,000 residentes, según The Washington Post.

En la última semana se produjeron 1,870 fallecimientos a causa del virus, para un promedio de 267 muertes al día, números muy por debajo de la media diaria de hace apenas dos o tres meses atrás e inferiores a los de la última semana de varios países con una población mucho menor, como Argentina o Colombia.

Hasta el momento, cerca de 310 millones de dosis de vacunas contra el covid-19 han sido administradas en el país, pero el ritmo de vacunación se ha ralentizado y hay estados que apenas sobrepasan un 30% de inmunización entre su población adulta; por lo que los expertos temen que entre el levantamiento de restricciones y el impasse en la vacunación, así como la propagación de nuevas variantes, puedan surgir nuevos picos de contagios y muertes.

Una nueva amenaza

La preocupación está dada sobre todo por la nueva variante, Delta, que es aproximadamente un 50% más contagiosa que la Alfa y ya está presente en 29 estados del país. Por ahora representa aproximadamente el 10% de los casos reportados en Estados Unidos, pero se espera que escale rápidamente y se convierta en la predominante, como se ha visto en el Reino Unido, donde desplazó a otras variantes y está asociada a más del 90% de los casos detectados, pese al alto índice de vacunación.

Según resultados de un estudio realizado a partir de datos de Escocia y publicado este lunes en The Lancet, la variante Delta ha estado asociada al doble de riesgo de hospitalización en comparación con la variante Alpha (otrora conocida como B.1.1.7 y que es ahora la predominante en EEUU). No se ha confirmado si esto ocurrió debido a que simplemente es más contagiosa, o debido a que genera una enfermedad más severa. Médicos en China y en la India reportan nuevos síntomas y dicen que las personas que se contagian con esta variante están enfermando más y más rápido.

La data indica que la variante Delta reduce en cierta medida la efectividad de las vacunas que siguen ofreciendo buena protección contra la enfermedad severa y hospitalización, pero solamente después de las dos dosis. Los no vacunados y personas parcialmente vacunadas estarían en mayor riesgo, lo que deja a Estados Unidos vulnerable a nuevos brotes, sobre todo en aquellos estados con menor índice de vacunación.

Disparidades evidentes

Un estudio de la fundación Kaiser Family indica que las familias latinas y afroestadaounidenses no solo son las más atrasadas en la vacunación, sino también las más golpeadas por el coronavirus, con respecto a su porcentaje poblacional y al número de fallecidos que han sufrido frente al covid-19.

Ha habido más muertes por covid-19 en hispanos jóvenes, que en sus pares de otros grupos demográficos, revela un análisis de Associated Press según el cual 37% de las muertes en hispanos ocurrieron en menores de 65 años, en contraste con el 12% de los blancos no hispanos y el 30% de los negros. Una muestra de cómo las disparidades en el acceso a la saud han costado vidas.

"Si queremos respetar el precio que 600 mil personas han pagado, no regresemos a la normalidad. Regresemos a algo mejor de lo que había", dice a la agencia de noticias Clyde Yancy, vice decano de diversidad e inclusión de la Escuela de Medicina de la Universidad de Northwestern en Chicago.

Un año y medio después

El primer fallecimiento en EEUU por covid-19 se anunció el 29 de febrero de 2020 y en menos de un año, el 22 de febrero de 2021, el país sobrepasaba el medio millón de víctimas mortales a causa del virus, siendo el más afectado en cifras a causa de la pandemia, aunque otros lo superan si se tiene el cuenta el tamaño de la población.

En enero de 2021 el país alcanzó los 400,000 fallecidos por covid-19 y apenas un mes después sumó otras 100,000 muertes.

En cambio, en los últimos cuatro meses el panorama es muy distinto al de los días más negros de la pandemia en que los hospitales estaban colapsados y morían más de 3,000 personas diarias. Hoy, mientras se van eliminando todas las restricciones y ni siquiera es obligatorio que los vacunados usen mascarillas en interiores, parece que aquellos días han quedado atrás.


Sin embargo, los expertos advierten que no hay que confiarse y que es imprescindible avanzar con la vacunación para lograr llegar cuanto antes a lo más parecido a la normalidad prepandémica. De lo contrario, la variante Delta podría ensombrecer el panorama. No casualidad expertos como el científico Eric Topol la catalogan como "la peor versión del virus que hemos visto".

La meta del presidente Biden era lograr tener al 70% de la población con al menos una dosis para el 4 de julio, Día de la Independencia, pero al ritmo actual de vacunación parece bastante improbable que se pueda alcanzar. Incluso de alcanzarse, una dosis no bastaría para frenar el avance de la variante Delta, como ya se ha visto en el Reino Unido, que al menos ha visto un aumento en los contagios, pero no de muertes.

"Todavía tenemos más trabajo por hacer para derrotar a este virus. No es el momento para bajar la guardia", dijo Joe Bien durante su viaje a Europa.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default