null: nullpx
Salud Mental

El culebrón Britney Spears, o cómo un supuesto problema de salud mental puede quitarte el control sobre tu vida

La fascinación del mundo con Britney Spears se reactivó esta semana. Una jueza de Los Ángeles rechazó el jueves la petición del padre de la cantante de hacerse con la totalidad de su tutela, mientras un documental recién estrenado lanzó la gran pregunta: ¿cómo puede alguien capaz de funcionar a tan alto nivel, con giras mundiales y entradas agotadas ser incapaz de cuidar de sí misma?
12 Feb 2021 – 09:48 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Spears, de 39 años, obtuvo el jueves su primera victoria judicial. Después de varios fracasos, consiguió que la Corte Superior de Los Ángeles rechace la petición de su padre, Jamie Spears, quien controla su tutela legal junto a un fondo de inversión desde hace 13 años. La jueza del caso dirimió que aunque Jamie Spears continuará siendo el tutor legal de su hija, deberá compartir todas sus decisiones referentes a las finanzas con el fondo privado Bessemer Trust, una firma de asesoría de inversiones y gestión patrimonial.

Es un paso más hacia su libertad, que también piden millones de seguidores agrupados en el movimiento #freeBritney así como famosos como Miley Cyrus, que pidió su libertad en mitad de su actuación de la última Super Bowl, o su amiga Paris Hilton, que en varias ocasiones ha criticado que traten a Spears, una superestrella que realiza espectáculos con entradas agotadas en Las Vegas, como a una niña.


Spears demandó a su progenitor en noviembre ante un tribunal de Los Ángeles, en un intento para recuperar su vida y con la amenaza de no proseguir su carrera hasta conseguir su libertad. “Mi cliente me ha informado que tiene miedo a su padre. No actuará mientras él esté a cargo de su carrera”, dijo entonces su abogado, Samuel D. Ingham III.

La princesa del pop perdió las riendas de su vida hace 13 años, cuando su padre asumió su tutela. La estrella ingresó en un psiquiátrico y se quedó sin la custodia de sus hijos. El año 2007 fue infame para la cantante de "Toxic", y estuvo marcado por su comportamiento errático y problemas con las drogas, acrecentados por el acoso de paparazzi tras su divorcio de Kevin Federline y el lanzamiento del disco "Blackout". Su padre obtuvo entonces su custodia y tutoría legal, incluido el manejo de sus finanzas, por “cuestiones de salud mental”.

Britney se ha mantenido en silencio hasta hace poco. En noviembre, sin embargo, la intérprete de Baby One More Time se rebeló por primera vez.

La victoria que recibió esta semana en los tribunales viene respaldada por el recién estrenado documental del The New York Times titulado Framing Britney Spears, donde fans de la cantante y otros personajes clave en su vida ponen en duda el sentido del control legal al que está sometida la artista. Esto supone, según Liz Day, la periodista de The New York Times al frente de la investigación, que su padre puede decidir quién puede visitarla, ponerle guardaespaldas 24 horas al día, firmar contratos y acuerdos, tomar decisiones sobre su casa y sus tarjetas de crédito. Incluso las compras más insignificantes están supervisadas.

El documental narra el ascenso de Spears a la fama en medio de un intenso abuso por parte de los paparazzi y los medios, además de la aprobación de este acuerdo legal (llamado conservatorship) en un momento en que la prensa sensacionalista estadounidense y las organizaciones de noticias informaban agresivamente sobre sus problemas de salud mental.

Personas mayores y enfermas

Una “conservationship” es una forma de tutela designada por un tribunal que generalmente se usa para personas mayores y enfermas o que no pueden tomar decisiones por sí mismas. A menudo es temporal, en este caso Spears ha permanecido bajo el control judicial desde que se adoptó su tutela por primera vez en 2008.

El trabajo representa a Jamie Spears como ausente en gran medida de la vida de su hija hasta que obtuvo el control de sus finanzas, y detalla las circunstancias en torno a la decisión de un juez en 2008 de no permitir que la cantante eligiera a su propio abogado. La película también incluye una entrevista con un abogado que alegó que cuando se reunió con Spears en 2008, ella le dijo que aceptaría la tutela siempre que su padre no fuera el tutor designado.

Este tuit que recuerda que la figura del conservatorship permite gestionar una gran fortuna (estimada en 200 millones de dólares al año).

La gran contradición

“Parece plantear una contradicción ¿cómo puede alguien ser aparentemente capaz de funcionar a un alto nivel como una superestrella realizando espectáculos con entradas agotadas en Las Vegas, al mismo tiempo que no puede cuidarse a sí misma?”, se pregunta Liz Day, la autora del trabajo.

En 2008, efectivamente, estaba en medio del huracán. Por aquella época causaba tanta controversia que la esposa del gobernadora de Maryland dijo que dispararía a Spears si pudiera por el mal ejemplo que era para las chicas jóvenes. En ese momento quizá tuviera algún sentido el control legal de la estrella. ¿Pero y 13 años después? Spears tiene hoy una pareja estable, una relación buena con sus hijos y una estabilidad que hace pensar que ese control no tiene sentido. La cantante ha recompuesto su carrera y su vida legal, y comparte la custodia de sus hijos con su expareja, Kevin Federline.

El documental también recuerda hasta qué punto los medios estadounidenses pueden ser dañinos, con imágenes de archivo de periodistas que le hacían preguntas toalmente inapropiadas y misóginas (cuestionándole, por ejemplo, sobre su virginidad), paparazzi acechándola en medio de su colapso mental, revistas difamándola durante su ruptura amorosa y presentadores de programas de entrevistas ridiculizando sus luchas públicas.

Del otro lado está el movimiento #FreeBritney, una campaña liderada por seguidores que aboga por que la cantante sea liberada de la tutela y del control de su nte sobre la audiencia del jueves o la película, pero esta semana compartió un video en Instagram y Twitter de una actuación anterior, escribiendo: “Siempre me encantará estar en el escenario ... pero me estoy tomando el tiempo para aprender y ser una persona normal”, y agrega,“ ¡¡¡Cada persona tiene su historia y su opinión sobre las historias de otras personas !! ... Recuerda, no importa lo que pensemos que sabemos sobre la vida de una persona, no es nada comparado con la persona real que vive detrás del lente ".

Más allá de lo que expone en sus redes sociales no sabemos lo que piensa, pero sí parece que Spears nunca pareció estar del todo cómoda con la idea de la fama: la chica de McComb, Mississippi, se convirtió en una de las estrellas del pop más grandes y provocativas del mundo. Pero parece haber tenido personalidades enfrentadas entre sí. La propia Spears incluso ha llamado a su personaje en el escenario un "alter ego", y le dijo a Associated Press: "Creo que es un escape, porque honestamente, con lo tímida que soy, no creo que sea saludable. . . Algo hace clic y voy y me convierto en esta persona diferente".

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:Salud MentalBritney SpearsGente

Más contenido de tu interés

Default

Default