null: nullpx
Partido Republicano

Donald Trump reaparece y el Partido Republicano se agrieta

Si bien Trump sigue siendo muy influyente entre los miembros de su base, queda por ver si va a volver a postularse a la presidencia pese a que ya no cuenta con Twitter como arma de comunicación o si va a procurar tener un papel significativo en el partido
28 Feb 2021 – 07:40 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Tras polarizar al país con sus políticas y retórica antiinmigrante, beligerante, misógina y divisiva, el expresidente Donald Trump dividió finalmente al Partido Republicano al incitar a sus seguidores a atacar el Capitolio el 6 de enero.

Luego se fue de la Casa Blanca y mantuvo un bajo perfil, dejando a los republicanos peleándose entre sí a raíz del vacío de liderazgo que causó su partida.

Los republicanos ahora están divididos en tres flancos: quienes apoyan a Trump y quieren verlo de regreso como candidato presidencial, los que prefieren dejarlo atrás pero seguir con el partido y los que ya habían roto con él hace tiempo y ahora quieren formar otro partido.

La reaparición pública de Trump el domingo ocurrirá en medio de pugnas de poder en el Partido Republicano, cuando el partido está tratando de ver cómo seguirá adelante tras la derrota del expresidente en las urnas y se prepara para las contiendas de medio período presidencial de 2022.

Si bien el exmandatario sigue siendo muy influyente entre los miembros de su base, queda por ver si va a volver a postularse a la presidencia pese a que ya no cuenta con Twitter como arma de comunicación o si va a procurar tener un papel significativo en el partido. La red social canceló la cuenta del expresidente después del asalto al Capitolio por quebrantar sus regulaciones sobre violencia.

“El partido está teniendo un verdadero callejón sin salida: no puede ganar con Trump pero es obvio que tampoco puede ganar sin él”, dijo a Reuters Alex Conant, estratega republicano que fue asistente del senador Marco Rubio durante su campaña presidencial contra Trump en 2016.

Según un reporte de Axios, Trump planea dejar entrever que él es el “virtual nominado (presidencial) de 2024” y fustigar las políticas migratorias del presidente Joe Biden en su primera aparición pública, en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC).

La instigación a la insurrección fue la última gota que derramó el vaso de agua para muchos republicanos que hasta ese entonces habían tolerado las políticas y retórica de Trump pese a que no estaban completamente de acuerdo con él.

Luego que el Senado absolvió a Trump en su segundo juicio político por instigar a la insurrección, el líder de la bancada republicana de esta cámara, Mitch McConnell prácticamente dio luz verde a los demócratas para que vayan detrás del exmandatario al decir que él era “practica y moralmente responsable” por el ataque y que el gobierno podía tomar otras medidas contra él.

Por otro lado están líderes republicanos como la representante Liz Cheney, la número 3 del liderazgo republicano en la Cámara Baja que votó en favor de llevar a Trump a un segundo juicio político, y el senador Mitt Romney, quien votó en contra de Trump en sus dos juicios políticos.


Muchos republicanos han fustigado o censurado a Cheney, Romney, McConnell y otros legisladores que han enfrentado a Trump con sus votos o posturas. Cheney, por ejemplo, ha sido censurada por su partido estatal y un senador de Wyoming ha anunciado que va a tratar de desbancarla.

“Estoy más preocupado que nunca sobre 2022”, dijo a Fox News el senador Lindsey Graham, aliado cercano de Trump, al hablar sobre las diferencias entre McConnell y Trump.

“No quiero comer a mi propia gente. El expresidente Trump es el republicano más consecuente del partido. Si Mitch McConnell no entiende eso, hay mucho que no está viendo”.

Aparte de estos republicanos que quieren dejar a Trump atrás están los que están ansiosos de ver a Trump haciendo campaña para volver a la Casa Blanca. De acuerdo con un sondeo que el Centro de Investigaciones Pew publicó tras el ataque al Capitolio, el 57% de los votantes republicanos o de tendencia republicana quiere que Trump siga siendo una figura política importante, mientras que el 68% de los estadounidenses está en contra.

Trump cuenta con mayor apoyo en la Cámara Baja, donde el líder de la bancada republicana Kevin McCarthy ha vuelto a aliarse con el expresidente luego de fustigarlo y entretener la idea de censurarlo por el ataque al Capitolio que dejó a un policía y cuatro seguidores de Trump muertos.

La mayoría de los representantes republicanos sigue apoyando a Trump, incluyendo aliados cercanos como Matt Gaetz y Marjorie Taylor Greene, quien ha apoyado a QAnon y otras teorías de conspiración. Trump también cuenta con el apoyo de Ronna McDaniel, presidenta del Comité Nacional Republicano, clave para los próximos planes electorales.


Otro legisladores republicanos, entre tanto, temen que Trump los desbanque si lo confrontan. Este temor está fundamentado ya que muchos votantes republicanos siguen a Trump ciegamente. Casi la mitad de los republicanos, or ejemplo, dice que abandonaría el partido y se integraría a un nuevo partido si Trump fuera líder de esta nueva organización, de acuerdo con un sondeo de la Universidad Suffolk University-USA Today.

Finalmente, existe un grupo de republicanos que quiere formar otro partido. Reuters reportó a en la segunda semana de febrero que docenas de exfuncionarios republicanos estaban dialogando sobre la posibilidad de formar un nuevo partido. Los interesados creen que el Partido Republicano es incapaz de confrontar a Trump y quieren crear un partido con principios conservadores que se adhiera a la Constitución y las leyes.

La idea de crear otro partido conservador ocurre a la vez que el 62% de los estadounidenses dicen que “los partidos (tradicionales) hacen un trabajo tan pobre al representar al pueblo estadounidense que se necesita un tercer partido”, según un sondeo de Gallup.

Trump ganaría la nominación si se postula para la presidencia de 2024, dijo Romney a The New York Times.

"Estoy bastante seguro de que ganará la nominación", dijo el senador, aunque aclaró que "pueden suceder muchas cosas de aquí a 2024".

Pero para ganar, Trump necesita primero un partido y el Partido Republicano tiene que decidir que camino va a tomar.

“Vamos a tener una batalla real por el alma del Partido Republicano en los próximos dos años”, dijo el gobernador republicano de Marylan Larry Hogan a CNN.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default