null: nullpx
Muertes

Muere a los 87 años el demócrata Carl Levin, senador con más años de servicio de Michigan

Elegido por primera vez al Senado en 1978, Levin representó a Michigan por 36 años, hasta 2015, y durante su mandato apuntó a refugios fiscales, apoyó trabajos de manufactura y presionó para obtener fondos militares. La revista Time lo clasificó entre los 10 mejores senadores del país en 2006.
30 Jul 2021 – 06:35 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El exsenador demócrata Carl Levin, una voz poderosa en asuntos militares en Washington y un firme partidario de la industria automotriz en su hogar en Michigan falleció este jueves a los 87 años, según anunciaron su familia y el Centro Levin de la facultad de derecho de la Universidad estatal de Wayne, en un comunicado.

Levin, el senador con más años de servicio de Michigan, fue un abogado de derechos civiles educado en Harvard y antiguo taxista que durante décadas llevó su tarjeta de membresía del sindicato automovilístico de 1953 en su billetera.

“Todos estamos devastados por su pérdida. Pero estamos llenos de gratitud por todo el apoyo que Carl recibió a lo largo de su extraordinaria vida y carrera, lo que le permitió llegar a tanta gente y lograr tanto bien”, dice el comunicado.


Elegido por primera vez al Senado en 1978, Levin representó a Michigan por 36 años, hasta 2015, y durante su mandato apuntó a refugios fiscales, apoyó trabajos de manufactura y presionó para obtener fondos militares. Sus años de servicio fueron un testimonio de la aprobación de los votantes del nativo de Detroit, a quien la revista Time clasificó entre los 10 mejores senadores del país en 2006.

"Es una persona muy decente", dijo en 2008 el senador demócrata Jack Reed de Rhode Island, miembro del Comité de Servicios Armados del Senado. "Es modesto, modesto. Nunca olvida que lo que estamos haciendo está relacionado con la vida de las personas a las que representa".

Un conocedor de Washington y exfiscal conocido por su porte de profesor, Levin adoptó un enfoque cortés pero directo que le permitió trabajar eficazmente con republicanos y compañeros demócratas. Fue especialmente astuto en materia de defensa gracias a sus años como máximo demócrata en el Comité de Servicios Armados del Senado.

Y no temía decir lo que pensaba.

Estaba en la minoría, incluso entre sus colegas demócratas en el Senado, cuando votó en contra del envío de tropas estadounidenses a Irak en 2002, y dos años después dijo que la administración del presidente George W. Bush había "escrito el libro sobre cómo manejar mal una guerra". Dio un apoyo cauteloso al aumento de tropas del presidente Barack Obama en Afganistán en 2009, pero luego advirtió sobre "los comienzos del desgaste" del apoyo demócrata.


También criticó la acumulación de armas nucleares del presidente Ronald Reagan, alegando que se produjo a expensas de las armas convencionales necesarias para mantener la preparación militar.

Según sus colegas, casi siempre engendraba un sentimiento de respeto.

"Siempre hemos tenido una relación muy respetuosa y de confianza", dijo una vez el difunto senador republicano John Warner, quien trabajó estrechamente durante años con Levin en el Comité de Servicios Armados. “No intentamos sorprendernos unos a otros. La seguridad de la nación y el bienestar de las fuerzas armadas son lo primero".

Famoso por llevar los anteojos en la nariz, Levin parecía ser el mismo tipo sincero y trabajador dondequiera que fuera, ya fuera frente a las cámaras del Capitolio, en una misión de investigación en el extranjero o perdido entre la multitud de un estadio de fútbol el día del partido.

“Nadie acusaría a Carl Levin de parecerse a la versión de Hollywood de un senador de Estados Unidos. Es regordete, se está quedando calvo y ocasionalmente luce estrujado, y constantemente usa sus anteojos en la punta de la nariz ”, dijo la revista Time en su artículo de 2006 que clasificaba al senador entre los mejores del país. "Aún así, el demócrata de Michigan se ha ganado el respeto de ambas partes por su atención a los detalles y su profundo conocimiento de la política, especialmente en su papel de monitor vigilante de empresas y agencias federales".

Enemigo del fraude y el despilfarro, Levin dirigió una investigación en 2002 sobre Enron Corp., que se había declarado en quiebra el año anterior en medio de escándalos financieros. La investigación contribuyó a una nueva ley federal que requiere que los ejecutivos firmen los estados financieros para que puedan ser responsables penalmente por publicar números falsos.


Levin impulsó una legislación diseñada para tomar medidas enérgicas contra los paraísos fiscales en el extranjero, que, según dijo, le costaron al gobierno de Estados Unidos al menos $100,000 millones al año en impuestos perdidos. También fue un defensor de la investigación con células madre y el control de armas.

Más cerca de casa, Levin promovió políticas que beneficiaban a la industria automotriz y apoyó otorgar $25,000 millones en garantías de préstamos a General Motors y Chrysler. Argumentó que una industria automotriz nacional vibrante fue crucial para reconstruir la economía después de la Gran Recesión. También fue miembro de un grupo de trabajo que apoyaba los esfuerzos para combatir la contaminación y otros problemas ambientales que afectan a los Grandes Lagos.

“Si alguna vez usaste el uniforme, trabajaste un turno en una línea de montaje o te sacrificaste para llegar a fin de mes, entonces has tenido voz y voto en el senador Carl Levin”, dijo Obama en 2013. “Nadie ha trabajado más duro para devolver los trabajos de fabricación a nuestras costas, cerrar las lagunas fiscales injustas y garantizar que todos sigan el mismo conjunto de reglas".

Carl Milton Levin nació en Detroit el 28 de junio de 1934 y permaneció en Motor City la mayor parte de su vida. Después de la escuela secundaria, pasó un tiempo como taxista y trabajó en líneas de plantas de ensamblaje de automóviles para poder terminar sus estudios.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default