null: nullpx
Presupuesto

EEUU crecerá más del 5% con una inflación controlada: estimados del primer proyecto de presupuesto de Biden

El presidente Biden propone un ambicioso presupuesto de $ 6 billones (trillions en inglés) con una alta inversión pública como motor económico y nivelador social en un ambiente que contempla que sea de activo crecimiento económico.
28 May 2021 – 08:31 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El presidente Joe Biden propuso a consideración del Congreso un presupuesto para el año fiscal 2022 por un total de $ 6 billones ( trillions, en inglés) que incluye grandes inversiones en infraestructura y seguridad social expandiendo la importancia del sector público en la economía a los niveles más altos en más de medio siglo.

En los documentos publicados por la Oficina de Presupuestos de la Casa Blanca, se hace un análisis del entorno económico en el que se estima un crecimiento superior al 5% para el año 2021 y de 4,3% en 2022, con lo que se rompería la tendencia de más de dos décadas en las que la economía no ha superado el 4% de crecimiento interanual.

Pese al calentamiento económico natural de la recuperación tras el frenazo que significó la pandemia del coronavirus, la Casa Blanca confía en que la inflación se mantendrá en torno al 2% interanual por los próximos diez años. Expertos financieros consideran que la subida en los precios que se ha registrado en los últimos meses a consecuencia de la reactivación económica es un fenómeno pasajero.

Los documentos de la primera solicitud de presupuesto que Biden hace como presidente busca que el gobierno federal gaste unos $ 6 billones en el año fiscal 2022. El nivel de gasto, indica el diario The New York Times, aumentaría a $ 8,2 billones dentro de una década.

“Bajo el liderazgo del presidente, Estados Unidos está volviendo a la normalidad. Estamos comenzando a cambiar el rumbo de la pandemia. La economía está creciendo y creando puestos de trabajo. Y los estudiantes están regresando a las aulas. Pero nuestro trabajo solo ha comenzado”, indica el comunicado de la Casa Blanca con el que se presentó oficialmente el proyecto.

“A pesar de todo el progreso que nuestro país ha logrado con tanto esfuerzo en los últimos meses, Estados Unidos no puede permitirse simplemente volver a la forma en que estaban las cosas antes de la pandemia y la recesión económica, con las debilidades estructurales y las desigualdades de la vieja economía aún vigentes”, dice el texto.

“Debemos aprovechar este momento para reinventar y reconstruir una nueva economía que invierte en la promesa y potencial de cada estadounidense, que hace que sea más fácil para las familias ingresar a la clase media y permanecer en la clase media, y que posiciona a Estados Unidos para competir con nuestros rivales”.

El presupuesto incluye los dos planes que el presidente ya ha presentado, el Plan de Empleo Estadounidense y el Plan Familias Estadounidenses, y reinvierte en educación, investigación, salud pública y otros sectores.


En cuanto al Plan Familias Estadounidenses, el proyecto detalla la inversión que es necesaria para ayudar a las familias a cubrir los gastos básicos, reducir las primas del seguro médico y continuar luchando contra la pobreza infantil.


El plan no parece contemplar en lo inmediato una estrategia de reducción del déficit fiscal, que se proyecta que se mantendrá por encima del billón de dólares durante la próxima década, según estimaciones que reflejan varios medios .

A raíz de los paquetes de estímulo económico que se aprobaron para combatir la crisis generada por la pandemia del coronavirus el déficit del gobierno federal ha crecido, superando los $ 3,000 millones en septiembre del 2020, de acuerdo con datos del Departamento del Tesoro. En abril de este año se situó en $1,900 millones.

El desbalance de las cuentas públicas fue una preocupación tradicional de los republicanos antes de la llegada de Donald Trump al poder, por lo que es posible que recuperen el punto ahora en sus objeciones a los planes del mandatario demócrata.

Biden planea financiar el gasto aumentando impuestos a las corporaciones, a los multimillonarios y personas de altos ingresos, algo a lo que se oponen por principio los conservadores. Pero esos factores, eventualmente, ayudarán a reducir los déficits presupuestarios en los próximos años.

La agenda de Biden

Los presupuestos presidenciales, que normalmente no se aprueban tal cual se presentan, son un documento que delínea las prioridades de la administración, pero que luego son modificados en negociaciones en el Congreso, que es el que finalmente adjudica los recursos para el funcionamiento del gobierno federal.

La propuesta muestra la mirada que Biden tiene sobre el rol que debe cumplir el gobierno estadounidense en lo que la Casa Blanca llama un momento de crisis: dar impulso a las clases medias y a la industria nacional con un enfoque climático, procurar una reducción drástica de las emisiones que aceleran el cambio climático y apostar por una industria de energía limpia como motor generador de empleo.

Biden también propone un aumento en la inversión en defensa aunque no incluye otras propuestas que el mandatario ha respaldado, como una revisión del seguro de desempleo o ampliación del cuidado de salud. Biden dijo que mejoraría el programa de ayuda de desempleo en su Plan de Familias Estadounidenses pero eso no se incluyó en el presupuesto, indica el reporte.

El plan tampoco incluye dinero para la inclusión de una "opción pública" de atención médica, que daría la oportunidad de un Medicare de plan estatal, pero, según el reporte, el presidente le pedirá al Congreso que cree tal opción.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default