null: nullpx
Plan de Infraestructura

Joe Biden y Bernie Sanders: de rivales por la presidencia a socios en infraestructura

Ya en el ocaso de sus largas carreras políticas, el presidente y el senador quieren dejar un legado con el paquete de infraestructura que para algunos rivalizará con el de Franklin Roosevelt o Lyndon Johnson en la asistencia del gobierno a la ciudadanía.
18 Jul 2021 – 05:05 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Es fama en los círculos políticos de Washington DC que Joe Biden y Bernie Sanders son dos personas conversadoras. Y como para dar fe de ello, ambos permanecieron recientemente una hora hablando en la Oficina Oval conversando sobre infraestructura.

Los dos exrivales por la Casa Blanca ahora son socios y negocian un compromiso para un plan de infraestructura con el que ambos puedan vivir y que les sirva como el legado de sus décadas de trabajo.

En ese encuentro, el ‘izquierdista’ independiente Sanders argumentó que la ya ambiciosa inversión en infraestructura de Biden debería ser aún mayor, e incluir lo que ha sido uno de sus viejos objetivos: beneficios dentales, auditivos y de la vista para los estadounidenses mayores amparados por Medicare.

El presidente, demócrata centrista, le dio su apoyo, según un alto asistente de la Casa Blanca y otra persona familiarizada con la sesión privada, quienes hablaron bajo condición de anonimato con la agencia AP para describir el encuentro.

El acuerdo fue producto de la confianza mutua y el interés común por ayudar a la clase trabajadora, pero también para restaurar algo de fe en el funcionamiento del gobierno y del sistema democrático tras la turbulenta era de Donald Trump.

"Estamos avanzando para avanzar con la legislación más trascendental aprobada para los trabajadores desde la década de 1930", dijo Sanders a AP esta semana, cuando Biden se dirigía por primera vez en su mandato al Capitolio para convocar el apoyo de los senadores al plan.

Este lunes el presidente Joe Biden dijo que su agenda de infraestructura y familias debe aprobarse para mantener el impulso económico de sus primeros seis meses en el cargo, con el objetivo de marcar la pauta para una semana crucial de negociaciones en el Congreso sobre los dos proyectos de ley.

Hacia la noche, el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer anunció que la votación para someter a debate el proyecto de infraestructura será este miércoles. Necesitará 60 votos, incluido el apoyo de al menos 10 republicanos, para avanzar en un proyecto de ley, en el que los senadores intercambiarían el texto del acuerdo bipartidista una vez que esté terminado.

"Esa votación sobre la clausura se llevará a cabo el miércoles", dijo Schumer desde el pleno del Senado. "De lo que estamos hablando esta semana es de una votación sobre si proceder o no al debate".

Socios improbables

La de Biden y Sanders es una asociación, poco probable pero comprensible, de un presidente que se ganó a los votantes con un guiño tranquilizador que ofrecía un gobierno más tradicional, y un senador ‘socialista democrático’ que estuvo dos veces cerca de ganar la nominación presidencial con una agenda que hasta hace poco era vista como idealista.

Sanders es ahora presidente del Comité de Presupuesto del Senado. Y juntos, están tratando de unir a progresistas y centristas en el Partido Demócrata en torno a los $ 3.5 billones del plan presidencial. Los demócratas controlan por estrecho margen la Cámara de Representantes y tienen un Senado dividido a mitad (50-50).

En la mira tienen lograr una hazaña legislativa a la par con el New Deal de Franklin Roosevelt, en los años 30 del pasado siglo, o la Gran Sociedad de Lyndon Johnson, de los años 60.

Para dos líderes políticos en el ocaso de sus carreras, es la oportunidad de su vida, de dejar bien sentados sus legados.

"Vamos a hacer esto", dijo Biden el miércoles al entrar en el comedor privado del Capitolio, donde animó a los senadores a pensar en el bien que podrían hacer por la gente invirtiendo en lugares como Scranton, un viajo pueblo industrial de Pennsylvania, donde él nació.

Cargando Video...
"Vamos a lograrlo": detalles del acuerdo presupuestario de los demócratas que busca regularizar a indocumentados

Biden y Sanders advirtieron en ese encuentro que el futuro de la democracia depende de la conexión que puedan lograr con ciudadanos de zonas similates, que sienten que el gobierno los ha olvidado.

Ese día, cuando el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, llamó a los senadores que habían levantado la mano para hablar, ninguno hizo preguntas o presentó objeciones. Solo intervinieron para expresasr entusiasmo, según una persona en la sala que habló con AP bajo condición de anonimato para discutir el asunto privado.

"Verdaderamente transformador", dijo el senador Alex Padilla, demócrata de California, usando una palabra que ahora comparten Biden y Sanders.

Sanders, el forastero del Senado

La relación entre Biden y Sanders se remonta a años atrás. El hoy presidente ya había pasado décadas en el Senado cuando el legislador de Vermont fue elegido para la Cámara Alta en 2006.

Si bien Biden fue un ‘animal’ del Senado, Sanders siempre ha sido visto como un forastero en el Capitolio. El senador se declara independiente, y no como miembro del Partido Demócrata, aunque suele votar alineado con la bancada. Contribuye a esa imagen sus trajes arrugados, su comportamiento brusco y su enfoque implacable en las causas liberales.

Al preguntársele a Sanders sobre casi cualquier tema, sus respuestas son casi siempre las mismas: es hora de que el gobierno deje de atender a los ricos y poderosos y se centre en los trabajadores de este país.

Lo que antes era visto como extravagante, ahora las opiniones de Sanders han cautivado a millones de estadounidenses que llenaron los estadios para escucharlo hablar, particularmente después de la Gran Recesión y en medio de una creciente conciencia de la enorme desigualdad de la nación.

Aunque en 2016 perdió la nominación presidencial ante Hillary Clinton, y en 2020 ante Biden, sus campañas lograron ampliar el alcance de su prédica progresista.

Cargando Video...
¿Cómo se pagará el Plan de Trabajos Americanos de Biden? Esto nos dijo el secretario de Trabajo


Al final de esas campañas primarias y de regreso en el Senado, Sanders se convirtió rápidamente en un punto focal de los republicanos que se oponían a la agenda de Biden.

Los republicanos ven a Sanders como una persona influyente, junto con la representante Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata de Nueva York, y otros progresistas prominentes, lo que presiona que el presidente adopte posiciones más liberales.

"El presidente pudo haber ganado la nominación, pero Bernie Sanders ganó la discusión", dijo recientemente el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, en Kentucky. Ese mismo día dijo que estaba "100% concentrado" en detener la agenda de Biden.

Pero al desarrollar el paquete de inversión con el presidente, Sanders mostró otro lado de su conjunto de habilidades: el de un legislador pragmático.

El lunes de la semana pasada circuló la noticia de que los dos estaban reunidos en la Oficina Oval, un momento clave en el que los demócratas luchaban por construir consensos.

Los planes de empleo y familias de Biden totalizan más de $ 4 billones en obras públicas tradicionales e inversiones en infraestructura humana. Sanders había presentado una propuesta más atrevida de $ 6 billones.

Sanders ha estado implorando a sus colegas que no se centraran en los montos sino en las prioridades: ayudar a la clase media, luchar contra el cambio climático, ayudar a los adultos mayores. También había estado insistiendo en que las corporaciones ricas y grandes pagaran su parte justa en impuestos.

“La reunión fue sustantiva, cálida y amistosa, lo que también describe la naturaleza de su relación desde hace años”, dijo el subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Andrew Bates, quien afirmó que el presidente valora el liderazgo de su antiguo colega y rival.

Mientras tanto, hay un grupo bipartidista de senadores está compilando un paquete más reducido de $ 1 billón de gastos en carreteras y otras obras públicas que se espera que sea sometido a votación esta semana.

Pero con los republicanos opuestos a la propuesta más amplia de Biden, los demócratas siguen adelante con el paquete más sólido que podrían aprobar por sí mismos por el método de reconciliación, las reglas presupuestarias especiales que permite que con 51 votos se logre la aprobación de ciertas leyes en lugar de los 60 que normalmente se necesitan para cerrar debate y pasar al voto final en el pleno de la cámara.

Con ese cálculo, si Biden, Sanders y el líder Schumer pueden mantener unidos a los 50 senadores demócratas, la vicepresidenta Kamala Harris tendrá en sus manos el voto del desempate.

El senador demócrata Jon Tester, un agricultor centrista de Montana, aún no apoya el plan más amplio del presidente, pero dijo que Sanders a menudo aboga por cosas que son de "sentido común".

Si bien Tester reconoce que Sanders a veces va más allá del punto donde él se siente cómodo asegura que su colega de Vermont “está tratando de que el ciudadano común tenga una oportunidad

“Ya sabes, para eso es lo que están los demócratas, al menos para eso estoy yo. Quiero asegurarme de que el ciudadano común tenga una oportunidad".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default