null: nullpx
Cambio Climático

El robo de agua, un problema adicional a la histórica sequía que padece California

Los ladrones perforan tuberías, aprovechan hidrantes o incluso usan a la violencia al desviar cisternas de agricultores para llevarlas hasta sus cultivos ilícitos, mayoritariamente de marihuana.
23 Jul 2021 – 12:16 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La sequía extrema que vive gran parte del estado de California ha convertido al agua en un recurso cada vez más cotizado y, paralelamente, ha disparado el fenómeno del robo de agua, sobre todo para cultivos ilegales de marihuana.

Miles de millones de galones del líquido están siendo robados a través de los hidrantes, ríos e incluso pequeñas casas familiares y granjas, reportó CNN.

Si bien el robo de agua no es algo nuevo, la histórica sequía lo ha disparado ya que los grandes embalses están casi vacíos. El gobernador Gabin Newsom ha pedido a los residentes que reduzcan el consumo de agua en un 15%.

“El robo de agua nunca ha sido más severo”, dijo a CNN John Nores, jefe del Equipo de Control de la Marihuana (MET) del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California, que durante años ha estado combatiendo el robo de agua para el cultivo de cannabis, sobre todo en áreas rurales, muy afectadas por este problema.

Según Nores, se estima que desde 2013 se han robado más de 12,000 millones de galones de agua en todo el estado, afectando considerablemente a los cultivos legales, fuentes de agua potable, comunidades pequeñas y tribus nativas estadounidenses, así como a la flora y fauna local, que necesita especialmente del agua en estos calurosos meses de verano, con nuevos récords de altas temperaturas.

Cargando Video...
Increíbles imágenes de un dron revelan la terrible sequía que arrasa a California

Robos de agua

Los ladrones se hacen con este indispensable recurso perforando tuberías de agua, aprovechando los hidrantes o bocas de incendio o incluso usando la violencia contra agricultores al desviar sus camiones cisternas para llevarlos hasta sus cultivos ilícitos.

Para evitar estos robos algunas comunidades se han visto obligadas a retirar los hidrantes o sellarlos.

“La cantidad de agua que se está robando para regar esas plantas tiene un gran impacto en nuestros acuíferos locales”, dijo a CNN el alguacil del condado de Siskiyou, Jeremiah LaRue.

El año pasado, una comunidad de unos 300 residentes del Antelope Valley, en el sur de California, vio colapsar su sistema de agua después de que ladrones usaran camiones cisterna que llenaban de los hidrantes y tuberías, lo cual hizo que la presión del agua bajara mucho en el norte de Los Ángeles, un condado que ha visto 18 roturas de tuberías que han implicado un gasto de medio millón de dólares para arreglarlas, dijo a CNN Anish Saraiya, asistente de obras públicas de la supervisora del condado de Los Ángeles.

Cargando Video...
Emergencia ambiental: la mayor reserva de agua en EEUU alcanza su nivel histórico más bajo desde 1930

Respuesta de las autoridades

Los funcionarios estatales aseguran que están haciendo todo lo posible para combatir el robo de agua y el equipo MET del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California ha realizado más de 900 arrestos por delitos graves de cultivadores de cannabis y ha retirado más de 400 tuberías que desvían agua de arroyos y presas a embalses artificiales creados para almacenar agua para estos cultivos, informó Nores.

La pasada semana, la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles también dio luz verde a una resolución para solicitar a los legisladores estatales que les otorguen la autoridad para procesar el robo de agua, especialmente durante los períodos de sequía severa.

En un editorial publicado esta semana, el diario Los Angeles Times planteaba otra posible vía para acabar con el robo de agua: traer al mercado legal a un mayor número de cultivadores de marihuana, para regularizarlos, facilitándoles el camino para obtener licencias y ajustando sus formas de cultivar a métodos legales, al aire libre, que impliquen un uso más racional del agua.


Recientemente, tras un operativo que condujo a arrestos y decomisos, el sheriff del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, explicó que para una cosecha completa de marihuana se necesitan aproximadamente 150 millones de galones de agua y que los sembradores ilegales suelen realizar cuatro cosechas al año.

Esta complicada situación del agua se convierte en un problema a medida que el estado se ve cada vez más afectado por una sequía extrema en medio de temperaturas récord y voraces incendios.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default