null: nullpx
Cambio Climático

Ante calor extremo, acceso a aire acondicionado se convierte en un asunto de vida o muerte

En Estados Unidos más de 600 personas mueren al año a causa del clima cálido. Quienes murieron por hipertermia en junio en estados como Oregon o California, según datos oficiales, se encontraban entre los residentes más vulnerables, quienes no tienen la capacidad de pagar un sistema de aire acondicionado.
23 Ago 2021 – 01:01 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Durante el mes de junio, cientos de personas en Estados Unidos murieron a causa del intenso calor. Uno de los estados que más sufrieron los embates del clima extremo fue el de Oregon, donde se registraron por esa causa, oficialmente, 96 fallecimientos.

La mayoría de esas víctimas, dice un reporte público del estado sobre el calor excesivo, “vivían solas en viviendas con aires acondicionados o ventiladores estropeados”.

El acceso a sistemas de climas artificiales en el país, principalmente en zonas donde se ha incrementado la temperatura promedio como la zona noreste del Pacífico, se ha convertido para un sector de la población en un asunto de vida o muerte.

De acuerdo con los mismos datos públicos, quienes murieron por hipertermia (calor excesivo) en junio se encontraban entre los residentes más vulnerables del estado.

Más de la mitad de los casi cien fallecidos tenían más de 65 años y al menos 13 vivían en propiedades para adultos mayores o en viviendas de alquiler para personas de bajos ingresos, gente sin hogar o con discapacidades.

El clima más mortal

Cada año, el calor extremo mata a unas 600 personas en EEUU, lo que lo convierte en el clima más mortal. El calentamiento que ha experimentado el planeta solo hará que las altas temperaturas sean cada vez sea más mortales.

Expertos y especialistas en salud pública coinciden en que el acceso al aire acondicionado se ha convertido en una necesidad para salvar vidas.

Kelly Sanders, profesora asociada de ingeniería en la Universidad del Sur de California aseguró a la cadena NBC que el "aire acondicionado es una forma de adaptación climática. Es fundamental para proteger a las personas".

Las condiciones que se viven en Oregon son similares a las que tienen que soportar quienes viven en casas móviles en lugares como el desierto de California. Así lo dio a conocer un trabajo publicado recientemente por organización ProPublica y republicado por Univision Noticias Digital.

En él, se retrata las difíciles condiciones en que viven los habitantes hispanos de Thermal, California, ubicado en el Valle de Coachella, donde la temperatura durante 139 días al año supera los 95 grados Fahrenheit (35.5 grados Centígrados) y los trabajadores, principalmente latinos, no pueden comprar ni mantener los aires acondicionados.


“A menudo hay diferencias de temperatura sustanciales entre las partes más y menos afluentes de las mismas ciudades. En un estudio realizado en 20 zonas urbanas del suroeste de Estados Unidos se reveló una diferencia de 4 grados Fahrenheit entre el 10% de los vecindarios más pobres y el 10% de los vecindarios más ricos de las mismas ciudades”, asegura el reportaje.

El mismo patrón se mantuvo cuando se compararon los vecindarios blancos y los vecindarios latinos. Entre los estados que se estudiaron, las denominadas desigualdades térmicas de California fueron las peores. En ese mismo estado, Palm Springs (a solo 30 minutos de Thermal), e Inland Empire (la siguiente zona urbana más cercana), mostraron las peores diferencias de todas: una diferencia de 6 a 7 grados Fahrenheit.

En lugares como Thermal, las posibilidades de padecer los efectos del calor son más elevados porque en las viviendas, muchas móviles, las unidades de aire acondicionado no quedan bien ajustadas en las ventanas; incluso cuando son rentadas, no se les permite utilizar equipos que se montan en los vidrios.

Regulación opaca

Los requisitos para que los propietarios proporcionen aire acondicionado o que los edificios nuevos tengan dispositivos de enfriamiento siguen siendo opacos en casi todo el país.

En Oregon, como muchos otros estados, no existe la obligación de que las viviendas incluyan dispositivos de enfriamiento. Tampoco las propiedades subvencionadas por el gobierno están obligadas a tenerlos.

Las personas de bajos ingresos son las que se encuentran en mayor riesgo, sobre todo al estar expuestas a vivir en propiedades envejecidas sin aire acondicionado o ventiladores incorporados. Estos grupos son los más susceptibles a sufrir problemas de salud y enfermedades relacionadas con el calor.

Así se pudo constatar en Portland, en el mismo estado de Oregon, donde al menos 21 personas murieron en el este de la ciudad, en un área conocida como “la isla de calor”, lugar que cuenta con tres de los códigos postales con mayor índice de pobreza de la urbe.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default