null: nullpx
La Pulga de San José

“No podrán deshacerse de La Pulga tan fácil”: qué sigue para los vendedores del histórico mercado en San José

Pese a que el Concejo de San José aprobo la construcción de un megaproyecto que obligará al cierre de La Pulga, los cientos de comerciantes del lugar aseguran que seguirán luchando para que todos y cada uno de ellos san reubicados en un nuevo mercado.
30 Jun 2021 – 02:31 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

SAN JOSÉ, California. – No fue el resultado que esperaban, pero los casi 500 comerciantes que por años han hecho de La Pulga su única fuente de ingresos e incluso su segundo hogar, aseguran que mantendrán su lucha pese al inminente cierre del mercado.

Este martes el Concejo municipal de San José aprobó de manera unánime rezonificar el área del mercado Berryessa para dar paso a un megaproyecto que incluirá la construcción de 3.4 millones de pies cuadrados de espacio comerciales y 3,450 nuevas viviendas, de la cuales alrededor del 10% serán a precios asequibles.

La decisión había sido postergada la semana pasada para dar oportunidad a los vendedores de La Pulga de renegociar algunos términos del acuerdo con la familia Bumb, dueños del predio donde actualmente se encuentra el mercado popular. Sin embargo, las ganancias no fueron las esperadas.

“Fue una lucha muy dura, pero eso no nos detuvo. No estamos totalmente contentos con los resultados, pero de dónde estábamos hace seis meses, que nada más nos iban a dar una patada en el trasero y decirnos adiós, hemos logrado mucho y eso lo logramos con todo el esfuerzo de la gente, la comunidad”, dijo Roberto González, presidente de la Asociación de Vendedores de La Pulga.

El proyecto de uso mixto busca darle vida e impulsar la economía en la zona donde se ubicará la primera estación de BART en San José. Como parte del acuerdo, los dueños comprometieron cinco acres para albergar una nueva versión de La Pulga, un espacio que apenas representa una tercera parte de los 15 acres que actualmente ocupa el mercado. Según estimaciones de la asociación, unos 430 vendedores se podrían quedar sin espacios para mantener sus negocios.

“No tan fácil se van a poder deshacer de La Pulga o de nosotros que estamos ahí (…) La lucha va a seguir hasta que cada vendedor esté asegurado un lugar en cualquier nuevo mercado”, advirtió González.

“La lucha continua”

Cayetano Araujo ha pasado los últimos 31 años de su vida ganándose la vida con las ventas de un local que renta en el mercado Berryessa, al que también llama su segundo hogar.

Al igual que muchos de los comerciantes del lugar, el resultado de las negociaciones le dejó un amargo sabor de boca. “Con la decisión no estoy satisfecho, pero se logró algo”, explica en entrevista con Noticias Univision 14.

Las demandas básicas de familias como la de Cayetano son asegurar el futuro y patrimonio de familias que por generaciones han heredado los negocios que les dejaron sus padres a lo largo de los 60 años de historia del mercado.

“Hemos trabajado durante tantos años lidiando con todo tipo de dificultades y no vamos a permitir que las circunstancias actuales nos arrebaten el patrimonio de nuestras familias (…) Nuestra lucha es por el futuro de nuestras familias, un espacio para continuar nuestros negocios y libertad para dirigir el mercado”, dijo el comerciante.

Bajo el plan aprobado para el Berryessa BART Urban Village, la familia Bumb se comprometió darles a los comerciantes una notificación de por lo menos un año antes de ser desalojados, lo que no ocurriría antes del 1 de julio de 2023.

“Si no hay suficiente espacio para nuestros compañeros vendedores en Berryessa, le pedimos al alcalde y a los concejales de la ciudad, nos apoyen para seguir conservando un nuevo terreno y seguir con el mercado”, agregó Cayetano.

Representantes del concejal David Cohen, uno de los que impulsó el acuerdo, le confirmaron a Noticias Univision 14 que explorarán qué terrenos de la ciudad cercanos a la zona donde estará el nuevo BART están disponibles para reubicar a los comerciantes que no puedan entrar a la nueva versión de La Pulga en el complejo Berryessa.

Es un paso adelante

Roberto González está consciente que el acuerdo alcanzado no es el final de la lucha para evitar que cientos de vendedores de La Pulga se queden en la calle.

“No es todo lo que queríamos, pero es un paso adelante”, dice.

Entre sus victorias, pueden incluir que consiguieron que se aumentara de $2.5 a $5 millones el fondo para ayudar a los más de 500 comerciantes con los gastos de reubicación. Aunque el ajuste puede sonar como una considerable suma de dinero, el monto aproximado para cada familia sería del alrededor de $8,000.

Otro de los acuerdos logrados fue el de asegurar contratos de arrendamiento por seis meses en lugar de mes tras mes, con la garantía de que durante ese periodo no habría desalojos de comerciantes que se mantengan en regla.

Para los comerciantes, uno de los puntos más importantes es “preservar esa cultura que está en La Pulga” y que les permitan “dirigir el destino del mercado”. Para ello, la mediación de los concejales de la ciudad logró que un acuerdo para crear un Grupo de Asesoría para La Pulga conformado en su mayoría por vendedores de la Asociación.

Lo que sigue, señala González, es esperar los estudios de impacto que explorarán la posibilidad de construir un mercado multinivel que permita el cupo de más comerciantes en los cinco acres de terreno.

“Nos gustaría mucho que La Pulga siguiera en Berryessa, como un mercado multinivel”. “Si eso no es posible, encontrar otro sitio de la ciudad”, explicó.

Te puede interesar:

Cargando Video...
¿Qué pasará con La Pulga de San José? Te explicamos por qué este lugar está lleno de historia
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés

Default

Default