null: nullpx
Bugatti

Bugatti: La historia de una de las marcas más exclusivas

Para poder comprender a fondo al Bugatti que conocernos hoy en día, debemos conocer su historia, desde sus orígenes.
17 May 2021 – 05:11 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Carlo Bugatti fue un exitoso artista italiano conocido por sus muebles y piezas de arte con estilo bastante particular. Tuvo dos hijos, el primero Ettore y el segundo Rembrandt. Este último demostró extraordinario talento esculpiendo desde muy joven.

Ettore por otro lado, demostró también aptitud para el arte, pero el nivel de Rembrandt lo opaco, así que se inclinó más hacia su interés por las máquinas, llevándolo convirtiéndose en un pionero en el diseño, fabricación de maquinaria, así como también fue conocido como piloto de carreras.

Ettore primero trabajo para Prinetti Stucchi, un fabricante milanés de bicicletas y triciclos de carreras. Rápidamente demostró amplio entendimiento e instinto para la construcción de vehículos. Con ellos construyó el Bugatti Tipo-1en 1898.

En 1902 consiguió un jugoso contrato con De Dietrich para fabricar vehículos con ellos, pero su interés por los carros de carrera dio pie la terminación del acuerdo en poco tiempo.

El primer prototipo, el Bugatti Tipo 10, una maquina en miniatura de gran calidad, fue construida entre 1908 y 1909 en el sótano de la casa de Ettore mientras era el jefe de ingenieros para Deutz Gasmotoren Fabrik.

Finalmente, en 1909 Ettore tomó la oportunidad de fundar su propia compañía en Molsheim, Alsace, que en esa época era parte de Alemania.

El primer carro fue el Tipo-13 fabricado en 1910, este fue uno de los primeros carros con 4 válvulas por cilindro. El mismo año el primer Bugatti en recibir la parrilla con diseño en forma de ‘huevo’ fue el ‘Prince Henri’. En esa época el motivo de las parrillas era de vital importancia para los fabricantes por el tema de identidad visual. A diferencia de los Bugatti actuales, los primeros tenían una parrilla con ángulos en las esquinas.

Aunque se veía fuera de lugar entre los otros competidores mucho más grandes, el Tipo-13 fue bastante exitoso en carreras de Hillclimb. La diferencia de potencia se vio compensada por superior maniobrabilidad, agilidad y frenado

Gracias a estas prestaciones, este carro quedaría en 2do lugar en el Gran Premio de Francia llevado a cabo en LeMans en 1911.

En 1914 arrancó la primera guerra mundial y Bugatti tuvo que suspender la producción. Ettore se llevó 2 unidades del Tipo-13 a Milán y enterró las partes de 3 unidades cerca a la planta.

La primera tragedia para la familia Bugatti ocurrió en 1916, cuando Rembrandt decidó quitarse la vida a los 31 años. Este cayó una profunda depresión durante la guerra tras perder a sus adorados animales, quienes fueron la principal fuente de inspiración para su trabajo. Hoy en día sus obras son muy cotizadas y podemos ver algunas como ornamentos sobre los radiadores de los carros que llevan su apellido.

Terminada la guerra a finales de 1918 Ettore regresó a Molsheim. Tras el Tratado de Versalles, donde se formalizó la transferencia de Alsace de Alemania a Francia, Bugatti consiguió a ultimo minuto registrarse como fabricante francés en el motor show de Paris de 1919, exhibiendo un Tipo-13; un Tipo-22 y un Tipo 23.

Ya en la fábrica, Ettore preparo 3 unidades del Tipo-13 para competir en LeMans: las dos que rescató al principio de la guerra y una ensamblada con las partes enterradas en las inmediaciones de la planta.

La carrera se llevó a cabo en agosto de 1920 y Bugatti consiguió la atención de todos ganándola, la primera carrera en Francia después de la guerra.

Al año siguiente en 1921, el Tipo-13 demostró ser imbatible durante el Gran Premio de Brescia en Italia. Los 4 Bugatti que participaron cruzaron la línea de meta antes que nadie. Esta victoria desató un torrente de órdenes de compra para Bugatti.

Este fue el inicio de la era dorada de Bugatti. La marca se hizo conocida no solo por las múltiples victorias en competencias, sino también por la belleza de sus carros.

Algunos de sus carros de carrera eran reconocidos inmediatamente por sus diseños bastante particulares como ‘El Cigarro’ y ‘El Tanque’. Mientras que otros por su perfección en todo sentido.

Un ejemplo claro de esto es la obra maestra de Bugatti, el Tipo-35. De este solo se fabricaron 460 unidades entre 1924-1931. En un periodo de solo 3 años, el Tipo-35 ganó 1,851 carreras, incluyendo 12 Grandes Premios en 1926. Este también conquisto el primer puesto en la Targa Florio por 5 años consecutivos (1925-1929). Como si todo esto fuera poco, Bugatti consiguió la vitoria en el primer GP de Monaco llevado a cabo en 1929.

La Gran Depresión afectó considerablemente las ventas de Bugatti durante la década de los 30. En esta época Bugatti ganó una comisión del gobierno francés para fabricar de vagones. Por lo que el fabricante francés aprovecho el superávit de motores de 12 cilindros diseñados para su Tipo-41 -conocido como Royale- para propulsar los vagones. Estos no solo se veían bien, sino que eran muy rápidos, batiendo el récord de velocidad de ese tiempo.

La segunda tragedia para Bugatti ocurriría tras la victoria de 1939 en LeMans. Después de regresar los carros a la fábrica, Jean Bugatti -hijo de Ettore- sufrió un accidente mortal mientras probaba uno de estos Tipo-57 G (Tank) cerca a la planta.

La muerte de Jean marcó un momento de coyuntura para la marca, ya que él había había empezado a tomar el control de la fábrica, demostrando carisma y liderato, además de muy buena visión para el desarrollo de nuevos productos como con el Tipo-55 .

Ese mismo año dio inicio la Segunda Guerra Mundial y a diferencia de la primera, esta vez la planta fue confiscada por los Nazi para fabricar vehículos anfibios. Terminada la guerra, la fábrica quedaría en ruinas y Bugatti en una situación financiera de la que no se pudo recuperar.

El 21 de agosto de 1947 Ettore Bugatti muere en un hospital en Paris. Tras quedar en estado vegetativo por varios meses después de una parálisis cerebral. La marca Bugatti hizo su última aparición pública como negocio independiente durante el Auto Show de Paris en octubre de 1952 y cerraría operaciones a finales de ese mismo año.

11 años más tarde, en 1963, Bugatti fue adquirida por la empresa española Hispano Suiza por la fabricación de partes de avión.

En 1987 Romano Artioli compró la marca y la mudó a Módena, Italia. El esfuerzo del empresario italiano intentó para revivir la marca se concentró principalmente en ediciones exclusivas y limitadas del Bugatti EB 110.

Otros 11 años más tarde, en 1998, el Grupo Volkswagen pagó un estimado de US$50 millones por la marca y una de las primeras decisiones fue regresarla a Molsheim, Alsase.

Volkswagen comisionó a Gioretto Giugiario de ItalDesing para producir el primer prototipo desde su adquisición. El resultado fue el EB 118, el cual fue mostrado al publico durante el Auto Show de Paris en 1998. Luego, en 1999 durante el Auto Show de Ginebra expusieron el EB 218 y al 18/3 Chiron el mismo año durante el Motor Show de Frankfurt.

En septiembre de 2005 Bugatti Automobiles S.A.S. inicio la fabricación de su primer carro de producción: el Veyron 16.4. En 10 años se produjeron un total de 450 unidades con un impresionante motor de 16 cilindros y 4 turbo cargadores y con un precio inicial de US$1,700,000.

Al año siguiente, durante el Auto Show de Ginebra 2016, presentaron al sucesor del Veyron: el Bugatti Chiron. Este también con motor central de 16 cilindros y 4 turbocargadores, pero esta vez con más potencia.

Tal como el Veyron, el Chiron ofrece ediciones especiales y esta vez conseguimos las llaves del Pur Sport, una edición ajustada para mejorar su agilidad y maniobrabilidad. De estas solo se fabricaran 60 unidades para todo el mundo.


Reacciona
Comparte
Publicidad
Default

Default