Huracán María

Tras el aumento de suicidios en Puerto Rico, consejeros visitan a víctimas del huracán María

El programa Anímate busca brindar apoyo psicológico a las personas afectadas por el paso del ciclón, muchos todavía sin electricidad y con grandes pérdidas materiales y emocionales.

Una facilitadora del programa Anímate se aproxima a una pareja y le pregunta: "¿Queremos saber cómo se sienten ustedes?".

En el garaje de su casa, Gladys Méndez enseguida se desahoga: "Ay, muy mal. Hasta enfermos nos sentimos, de emergencia hemos tenido que ir al hospital y mira no tenemos luz allí, eso es oscuro de noche".

La facilitadora le pide permiso a Méndez para entrar al hogar y conversar más a fondo con su familia.

El programa de consejería en crisis, Anímate, fue creado con fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), luego de que se registrara un alza en el número de suicidios en la isla, devastada en gran parte por el huracán María.

Aunque el departamento de Salud opina que es necesario un estudio para saber si los casos se relacionan con el paso del ciclón en septiembre, en el 2017, 253 personas se suicidaron en Puerto Rico, 57 más que en el año anterior, lo que representa un aumento del 29%.

Anímate está adscrito al Programa Integrado de Intervención en Crisis, mejor conocido como la Línea PAS de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), que solicitó fondos a la agencia federal para atender las necesidas emocionales de los afectados por el ciclón.

Entre octubre y diciembre del 2017 el programa recibió 26,634 llamadas, en las que casi 9,000 personas reflejaron comportamientos suicidas, mientras que 6,733 ya tenía ideas de cómo hacerlo o amenazaron con quitarse la vida.

Las restantes 2,206 fueron por de intentos de suicidios, señaló la directora de la Línea PAS, Monserrate Allende Santos.

“No hemos tenido nada que lamentar. Llamada que se recibe es una vida que se salva”, aseguró Santos en entrevista con Univision Noticias.

El pasado mes de enero se sumaron otras 16,939 llamadas al centro de atención, cerca de una tercera parte era de gente que reflejó comportamientos suicidas.


A la Línea PAS (1-800-981-0023), que opera las 24 horas al día, los siete días de la semana, se integró el programa de consejería de visitas casa por casa, en los que manejadores de crisis y trabajadores sociales llevan información y ayuda profesional a los sobrevivientes del ciclón, igual que lo hicieron con la jubilada Gladys Méndez.

En las visitas a comunidades de Bayamón y Toa Baja, muchas de las personas de la tercera edad, con diferentes condiciones de salud, dijeron sentir depresión y ansiedad. En algunas las casas no había servicio de energía eléctrica.

Cuando una mujer manifestó que tenía ganas de “desaparecer”, se organizó una intervención de varias horas. Su actitud cambió y se mostró optimista tras obtener una cita con un psicólogo. A estas personas se le realizan visitas y llamadas de seguimiento, explicó Allende.

La desesperanza por no poder restaurar sus residencias también crea ansiedad en las personas que tienen que lidiar con las pérdidas materiales.

FEMA ha recibido más de un millón de solicitudes de asistencia.

Pasados cinco meses del huracán, la administradora de ASSMCA, Suzanne Roig Fuertes, dijo que han notado una disminución en las llamadas de personas con ideas suicidas y el apoyo se ha ido canalizando con el programa Anímate.

De acuerdo con la funcionaria, ahora las llamadas se relacionan más con problemas intrafamiliares y la pérdida de seres queridos.

Vea también:

Madre puertorriqueña y sus hijas buscan una segunda oportunidad tras el paso del huracán María

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SuicidiosPuerto RicoSalud Mental