Huracán María

Miles de zapatos cuentan las historias de las muertes que el gobierno de Puerto Rico oculta

Tras la publicación del estudio de la Universidad de Harvard que calculaba las muertes relacionadas con el huracán María en 4,645, este fin de semana se levantó frente al Capitolio de San Juan una instalación con zapatos en homenaje a cada una de las víctimas. Más allá de los números, cada par de zapatos revela la historia de cada fallecido.
3 Jun 2018 – 10:11 AM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico. - Una mujer, de rodillas, deposita un par de zapatos frente al Capitolio de Puerto Rico. Es viernes en la tarde, 1 de junio. A lo lejos, el sol baja en intensidad y el viento trae consigo la sal del mar. Antes, con esos mismos zapatos, un familiar de la mujer caminó en ellos. Era médico y murió por falta de diálisis en días posteriores al huracán María que azotó a Puerto Rico el 20 de septiembre del pasado año. Ahora la mujer saca de su cartera un celular y se conecta con sus familiares que viven en los Estados Unidos. Sostienen una videollamada. Sin embargo, no hablan: lloran.

El pasado viernes, y hasta este domingo, se lleva a cabo un acto simbólico, especie de instalación, que consiste en depositar 4,645 pares de zapatos en homenaje a las víctimas del huracán. El evento nació a raíz de un estudio que realizó la Universidad de Harvard publicado en el New England Journal of Medicine en el que estiman que ese es el número de muertes relacionadas al huracán en un periodo que comprendió del 20 de septiembre al 31 de diciembre de 2017. Al momento de la publicación del estudio, el gobierno de Puerto Rico mantiene la cifra de muertos en 64. Medios internacionales y locales, como el Centro de Periodismo Investigativo, han sido insistentes en que ese número es reduccionista e ilusorio.


Aunque en respuesta a esos cuestionamientos, el gobierno de Puerto Rico le delegó un estudio sobre las muertes a la Universidad George Washington, aún no han ofrecido datos ni estimados.

📸 ¿Por qué los puertorriqueños están dejando cientos de zapatos frente al Capitolio de la isla?

Loading
Cargando galería


“Nunca sabremos si fueron 4,645, pero aquí estamos. Yo creo que es importante expresar nuestro dolor”, dijo un hombre bajito que enumeraba varios pares de zapatos ayer sábado en la noche y que prefirió no ser identificado. En el lugar, alrededor de 100 personas deambulaban con su luto a cuestas. En un banco un padre abrazaba a su hija que lagrimeaba sin consuelo mientras miraba el camposanto lleno de botas, tacones, sandalias y zapatitos de bebé. Una imagen que difícilmente olvidará. Más allá, en una calle inmediata al lugar, el último éxito de Daddy Yankee se perdía en un carro a lo lejos.

Nueva temporada de huracanes

En Puerto Rico ha comenzado la nueva temporada de huracanes y aproximadamente 12,000 viviendas no cuentan con energía eléctrica. Por la crisis económica que vive el país, con una deuda que ronda los 72,000 millones de dólares, muchos han perdido su empleo. Ese es el caso de Yazmín Valentín. Tiene 29 años, es trabajadora social y al momento del huracán laboraba en un centro de diálisis. Ahí, frente a miles de zapatos, contó lo difícil que fue afrontar la falta de diésel, agua, transporte y alimentos. Y, lo peor, ser testigo de la merma de pacientes porque morían o abandonaban el país.


Mayra Echevarría es maestra de historia y, como tantos otros maestros, modificó su clase para ayudar junto a sus estudiantes a quienes más lo necesitaban. “Vine aquí a mostrar la indignación y el dolor”. Mayra señala en dirección a los zapatos: “Mira, están muertos, por ineficiencia, por no tener un plan (médico), por intereses económicos”. ¿Sospechas por qué el gobierno oculta el número de muertes?, le pregunto. “Desde mi perspectiva, para tapar la forma tan terrible en que han manejado este asunto. Quieren tapar lo irresponsables que fueron”. Más tarde Mayra hará una pausa y dirá: “Yo sueño con un mejor país. Y no sé cuándo lo logremos”.

De manera oficial, al momento ninguna bandera desde aquel 20 de septiembre ha ondeado a media asta. Los organizadores del evento, el cual nació de manera orgánica en las redes sociales en respuesta a la publicación del estudio de la Universidad de Harvard, tantearon propiciar un lugar en el que se pudiese, además de rendir tributo, conocer las historias de aquellos que perdieron la vida. Y es ese, incluso más allá de las cifras, el carácter catártico que ha tenido el acto en el que cada hora se suman más y más historias.


Ningún par es igual a otro y cientos están acompañados por hojas con las historias y las causas de cada muerte. Ahí están los zapatos de Alanis García, adolescente que murió por leptospirosis. O los zapatos nuevos que una hija y su nieta le compraron a su padre y abuelo porque este murió descalzo. También están los zapatos de doña Esther, del pueblo de Patillas, acompañados de una nota: “infarto masivo al ver su techo volar”. Y las mediecitas de Isaías: “Recién nacido de Adjuntas. No salió del hospital”. Los zapatos de Wilfredo Morales junto a una nota en la que alguien promete no olvidarlo. Los zapatos en cuyo interior un hombre sembró flamboyanes. Los zapatos en homenaje a 130 personas que murieron el pueblo de Yabucoa. Y los zapatos en homenaje a las 75 personas que murieron en el pueblo de Vieques. En la madrugada de este domingo 2,365 pares de zapatos fueron depositados. Y en cada uno el dolor sin nombre y la promesa del recuerdo.

Más temprano una joven transmitía un live para su madre en los Estados Unidos. Detrás de él, una cita en la cúpula de la casa de las leyes: “El derecho, la libertad y la dignidad por encima de todo”. La voz al otro lado del celular entrecortada. Acá, en esta noche, una hija le dice a su madre: “Ma, hoy de aquí me voy descalza”.

Fotografías comparadas: Puerto Rico tras el paso de María y seis meses después

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Puerto RicoMuertes
Publicidad