Huracán María

Expertos de la Universidad George Washington investigarán la cifra de muertes por el huracán María en Puerto Rico

La cifra oficial es de 64 fallecidos pero cálculos extraoficiales hablan de entre 500 y 1,000 muertos a causa del ciclón.

Expertos de la Universidad George Washington investigarán la cifra de muertes que provocó el huracán María en Puerto Rico y que oficialmente es de 64 aunque cálculos extraoficiales ubican entre 500 y 1,000 fallecimientos.

El anuncio lo hizo este jueves el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, en medio de acusaciones de que el gobierno local dio un conteo menor de fallecidos al verdadero.

Los críticos aseveran que el saldo de muertes fue mucho mayor al reportado oficialmente porque no es normal un aumento tan pronunciado después de la tormenta.


Oficialmente se reportó un promedio de 82 muertes diarias en las dos semanas previas al huracán, 117 al día siguiente del impacto a mediados de septiembre y menos del promedio normal en octubre.

Rosselló aseguró que su administración empleará la tecnología más avanzada para determinar el saldo mortal del ciclón que arrasó a isla el pasado 20 de septiembre destruyendo decenas de miles de residencias, carreteras, el sistema eléctrico y de telecomunicaciones y obligando a cerrar a la mayoría de los hospitales y centros de salud de la isla.

“Como he reiterado desde el paso del huracán y durante la emergencia es de alto interés para el Estado identificar cuántas vidas se perdieron a causa del paso de María por la Isla. Nuestro interés es que un equipo de expertos pueda identificar, de la manera más precisa posible, las muertes asociadas directa e indirectamente con el huracán para así poder mejorar los protocolos ante futuros desastres naturales”, dijo Rosselló en una conferencia de prensa.

“Cada vida es importante y reconocemos la sensibilidad y responsabilidad con la que debe ser estudiado este tema para no afectar a los familiares y amigos de las personas fallecidas", agregó.


Lynn Goldman, directora de la Facultad de Salud Pública de la universidad, dijo que su equipo revisará todos los decesos registrados en Puerto Rico entre septiembre hasta finales de febrero y expresó esperanzas de que su estudio se convierta en modelo para futuros escrutinios de fatalidades tras desastres naturales.

La cifra oficial que ha dado el Gobierno local es de 64 fallecidos y cuatro desaparecidos, aunque una investigación del Centro de Periodismo Investigativo calculó las muertes en más de mil entre septiembre y octubre y otra de la cadena CNN identificó 499 muertes relacionadas al huracán durante el mismo período.

Las revelaciones del CPI y la cadena CNN obligaron el pasado mes de noviembre al Departamento de Seguridad Pública, entidad encargada de certificar las muertes por el ciclón, a pedir a las funerarias de la isla que informaran de posibles muertes causadas por el huracán para que la entidad investigara las circunstancias de las mismas.


Uno de los problemas hallados en el conteo de fataliades es que la vinculación de una muerte al ciclón dependía casi exclusivamente de que un médico especificara esa causa en el certificado de defunción del fallecido.

Sin embargo, se sospecha que otras personas pudieron morir por diversos factores vinculados a los efectos de María, por ejemplo pacientes necesitados de ventiladores u oxígeno para vivir cuyo funcionamiento pudo haberse interrumpido por la falta de electricidad, personas diabéticas que no pudieron acceder a sus medicamentos o personas que necesitaban diálisis y no pudieron acudir a tratarse o las máquinas no funcionaban.

Incluso al día de hoy varios alcaldes alrededor de la isla reclaman más fallecimientos a causa de María en sus municipios debido a la falta de electricidad que a cinco meses del huracán mantiene a oscuras a más de 200,000 clientes de la Autoridad de Energia Eléctrica (AEE).

Vecinos de Barranquitas realizaron una protesta esta semana frente a la sede de la AEE en Santurce reclamando que 10 personas, entre ellos un niño, han muerto en el municipio por la falta de electricidad.

La portavoz del grupo, Irma Rosario, dijo que los fallecidos vivían en los barrios Quebrada Grande y Honduras de Barranquitas, donde viven unas cuatro mil personas mayormente a oscuras.


“Estamos en las mismas condiciones que hace cinco meses, en cuanto a carreteras, estructuras, los escombros están en el mismo lugar y hay falta de servicio de energía eléctrica”, dijo Rosario.

En Yabucoa (sureste), por donde María entró a la isla y que cuenta con electricidad solo en una quinta parte del municipio, la vicelalcaldesa Wanda Castro atribuyó el aumento de fallecimientos en enero pasado a la falta de energía eléctrica.

Castro dijo que en enero de 2107 se registraron en su municipio 130 muertes, o 33 más que en enero de 2016 cuando se registraron 97.

En Morovis (centro), la alcaldesa Carmen Maldonado dijo que 70 personas murieron a causa del huracán María, más que la cifra oficial ofrecida para todo el país,.

“Este es otro triste aspecto muy mal manejado por la administración central. Al día de hoy, un país que se presumía de moderno, no tiene una idea clara de cuántas muertes fueron causadas por esta situación”, dijo Maldonado.

El equipo investigador estima que en tres meses tendrá un informe preliminar y en un año un informe definitivo.

" Diremos las cosas tal cual como las vemos, eso les prometo", dijo Goldman.

La académica explicó que su equipo examinará los decesos con base en certificados de defunción, visitas a funerarias y hospitales y entrevistas con médicos y con familias de las víctimas.

La primera fase de la pesquisa costará unos 305,000 dólares, dijeron funcionarios, añadiendo que la segunda fase podría costar hasta 1,1 millones, una suma considerable para un pequeño territorio estadounidense agobiado por una recesión de 11 años y que está intentando reestructurar una deuda de 73,000 millones de dólares.

El epidemiólogo Carlos Santos advirtió que el equipo posiblemente no tendrá una cifra exacta al concluir su labor y que la investigación será difícil dada la cantidad de tiempo que ha transcurrido.

"El desafío es averiguar exactamente cómo sucedieron los hechos", expresó Santos. "Estamos asumiendo un proyecto cuando ya han pasado varios meses".

Santos añadió que el equipo también tomará en cuenta los fallecimientos ocurridos fuera de Puerto Rico, al considerar que decenas de miles de puertorriqueños huyeron a Estados Unidos y posiblemente algunos fallecieron allí.