Huracán María

El gobernador de Nueva Jersey crea ente para ayudar a 30,000 boricuas llegados tras el huracán María a su estado

La Comisión para Puerto Rico tiene la misión de agilizar la ayuda de las agencias estatales a los desplazados por el huracán.

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, creó una comisión para ayudar a los puertorriqueños desplazados por el huracán María que han llegado a su estado y que calculó en unos 30,000.

La Comisión para Puerto Rico, compuesta por 18 miembros designados por el demócrata Murphy, también estudiará mecanismos de ayuda para los damnificados en Puerto Rico.

El director ejecutivo de la Administración de Asuntos Federales del Gobierno de Puerto Rico (PRFAA,), Carlos Mercader, representó al Gobierno de Puerto Rico en el lanzamiento de la Comisión en la ciudad de Jersey (Nueva Jersey).


"Es inaceptable que cinco meses después del paso del huracán María por Puerto Rico, tantos americanos siguen sufriendo los estragos de la tormenta", declaró Murphy en un comunicado de prensa.

"Esta Comisión ayudará a los aproximadamente 30,000 puertorriqueños que han buscado refugiado en Nueva Jersey, ordenando a nuestras agencias estatales a agilizar la ayuda a los desplazados", agregó.

"Quiero agradecer al gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, por crear la Comisión de Puerto Rico," afirmó, por su parte, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, señaló la nota difundida en Puerto Rico.

"El gobernador Murphy y el estado de Nueva Jersey han sido grandes aliados en el proceso de recuperación de Puerto Rico tras el paso del huracán María. Trabajaremos mano a mano con la Comisión para asegurarnos de que sea exitosa en su misión", agregó.


La orden ejecutiva firmada por Murphy pide a la Comisión a colaborar con agencias estatales para determinar los servicios de los cuales se pueden beneficiar los puertorriqueños desplazados en Nueva Jersey.

Además, requerirá que la Comisión trabaje con las agencias federales para acelerar la concesión de ayudas por parte del gobierno federal.

Murphy y su esposa visitaron Puerto Rico hace dos meses para ver sobre el terreno los daños causados por el huracán en septiembre de 2017.

Los daños causados por el ciclón se sitúan en unos 94,000 millones de dólares. Entre ellos se encuentran los causados a la red eléctrica de la isla que quedó prácticamente destruida.